SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue17The problem of rule-following in Michael Oakeshott author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista de humanidades de Valparaíso

Print version ISSN 0719-4234On-line version ISSN 0719-4242

Rev. humanid. Valpso.  no.17 Valparaíso Aug. 2021  Epub Aug 01, 2021

http://dx.doi.org/10.22370/rhv2021iss17pp311-317 

Reseñas de libros

Reseña de libro. Balbontín, Cristóbal & Ricardo Salas (eds.) (2020). Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019. Santiago de Chile: Libros del Amanecer.

María Beatriz Gutiérrez Recabarren*   * 

* Doctorado en Ciencias Humanas, mención Discurso y Cultura. Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Austral de Chile.

“Evadir” o el imperativo por un nuevo devenir

Evadir, un “singular libro” como señalan sus compiladores Ricardo Salas y Cristóbal Balbontín1 en el prólogo, que surge como una vía de expresión ante “las preguntas que subyacen al estallido”2. A la vez, una obra plural que reúne 55 ensayos referidos a los acontecimientos detonados tras la evasión del pago de los pasajes del Metro por parte de estudiantes secundarios en Santiago. El volumen, bajo el subtítulo “La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019”, convocó a académicas y académicos de quince universidades chilenas y cuatro extranjeras, una fundación y tres centros de estudios.

A partir de la iniciativa de estos compiladores, comprometidos en ejercer una filosofía activa en medio del ruido que irrumpe con la revuelta -coincidente con la realización del VI Congreso Nacional de Filosofía- destinan esta coyuntura para construir en colectivo una obra que sirve al estudio de la realidad del país, sus antecedentes, desarrollo y consecuencias, abordando críticamente su tarea intelectual durante el proceso mismo de los acontecimientos registrados en las semanas previas al Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución, suscrito el 15 de noviembre de 2019 por las principales fuerzas políticas que integran el Congreso Nacional. Si bien sus textos surgen y se desarrollan - como se señala - en torno a un hecho coyuntural, los tópicos, nociones y conceptos que ofrece desde las dimensiones sociales, éticas y políticas unido a las fuentes que refiere, nos dona un material de análisis y reflexión siempre actual, no sólo para la academia sino también para la mayoría ciudadana.

Se trata de un texto escrito desde la disciplina filosófica, aquella ciencia de las primeras causas y principios que requiere cuestionamiento y abstracción desde la perspectiva aristotélica. Ciencia que algunos, imbuidos en tan profundas cavilaciones, no sólo han dificultado el propósito de acceder al cuestionamiento y comprensión de las causas y principios, sino que les ha alejado de su vocación pública. Sin embargo, en este libro, presenciamos una filosofía que cuestiona la responsabilidad social; una heterogeneidad interesante dentro de una misma disciplina, que acude a fuentes arcaicas, modernas, latinoamericanas y europeas; desde vertientes del derecho, la política y la economía. Un ejercicio colectivo que atraviesa lo humano más allá de la academia tradicional, adentrándose en la situación misma para observar escépticamente sus dimensiones, actores, factores históricos y las nociones esenciales que participan de este acontecimiento. Una filosofía que junto a las humanidades está llamada a cuestionar su sentido, refundando su vocación arrebatada, adormecida o silenciada por el pragmatismo del modelo económico y político, confinándola a la abstracción, llegando incluso a cuestionarse su pertinencia en la formación secundaria por su “inutilidad” o peligro, puesto que no ve beneficio en un pensamiento que no sea transable en mercancía. Este trabajo se constituye entonces en una muestra tangible de no ceder a la “servidumbre voluntaria” (La Boétie 2006; Castro y Moscoso 2020, 168); en la recuperación y oportunidad de pensar “problemas abiertos que posibilitan la conexión con áreas temáticas que vienen de afuera de la disciplina, que nos ponen en jaque y complejizan lo que hacemos” (2020, 166), como lo subraya Cecilia Sánchez.

En un primer acercamiento los relatos compilados aparecen como una exposición anárquica, diversificada, carente de categorizaciones previas o referencias de sus autores, más allá de la institución a la cual representan o están adheridos; vinculados por una cronología inicial acerca de la revuelta de octubre 2019, no se observan otras referencias que guíen al lector en su recorrido. Sin embargo, otra perspectiva de resignificación es interpretar en ello una ausencia intencionada, en el tono del acontecimiento que no reconoce líderes, sino que convoca subjetividades en un colectivo común: la revuelta social. Donde los indicios de búsqueda refieren simplemente a las claves que nos ofrecen la precisión de sus títulos, lo cual podemos interpretar como un ejercicio de simetría y horizontalidad, donde no hay jerarquías preestablecidas, siendo el lector, su capacidad de análisis e investigación, el llamado a completar activamente la construcción de sus propias categorías al respecto.

Navegar por sus páginas se constituye en un placer intelectual. Perspectivas filosóficas que nos sitúan en el acontecimiento y sus circunstancias, permitiéndonos entrar y salir como por los recovecos de un paisaje, un pensar en la incertidumbre, un orden caótico (Prigogine 1997) de la experiencia, de las nociones que surgen y de las cuales brotan nuevas perspectivas.

La diversidad de autores que participan de esta compilación con sus respectivos puntos de vista, fuentes filosóficas de inspiración e investigación, ofrecen un universo polifónico, pero en tal heterogeneidad se reconoce un hilo conductor que refiere al ejercicio del pensar reflexivo, elaborado, que logra ensamblar el repertorio filosófico adquirido con las múltiples dimensiones del acontecimiento y una sensibilidad en su observación, tanto del colectivo como de las individualidades protagonistas de las circunstancias. A la vez, ofrece un espacio donde muchos autores relevan el legado de pensadores chilenos vanguardistas, que hace mucho advirtieron a modo de radiografía un modo de vivir y habitar nuestro imaginario sociopolítico donde el poder de una élite y la falta de reconocimiento de una mayoría se traduciría en conflicto.

Los autores asumen una responsabilidad ética y una claridad perceptiva para no definir lo que está siendo (Rivas 2005), es decir, cautela y honestidad para no caer en “aplicar al acontecimiento una plantilla conceptual previamente asegurada” (Oyarzún 2020, 457) como destaca Pablo Oyarzún, pues, no se construye lo que aún es necesario construir, para que la promesa de cambios que anida, ciertamente “contenga visos de realidad” (2020, 462).

Desde la lógica filosófica, Juan Redmond también advierte la necesidad de proceder con cautela en los análisis, considerando el peso ejercido por la manipulación a la base del despliegue argumentativo que circula en torno a los hechos. Escritos abiertos que no eluden por ello el deber moral de construir un pensamiento, deber que en todas las revoluciones, consiste en trabajar para aquellos que vienen detrás, como declarara García Lorca, citado por Iñigo Álvarez en su texto.

“Evadir”, un título a tono con las circunstancias, polémico como detonante transformador de la realidad. Tal como en la composición “VIII” de Kandinsky - a modo de cartografía crítica- en una mirada aérea que compone un todo de diversos elementos heterogéneos, estos escritos permiten un transitar por las percepciones corporales, sonoras o cromáticas; los objetos semióticos como las banderas y los torniquetes; sus diversos protagonistas; las dimensiones temporales de un presente decidido a poner en su lugar al pasado que se ha resistido a abandonar el imaginario colectivo, así como dispuesto a construir un futuro posible y para todos; y, conceptos instalados en el centro de la revuelta entre los cantos y los gases lacrimógenos, tales como: violencia, poder, modelo económico, ética y democracia.

Destacando algunos ensayos nos encontramos con el trabajo de Cristóbal Friz enhebrado con pensamientos de Giannini, Moulian y Ruiz en el tratamiento de la dimensión política del conflicto, mientras Mario Samaniego lo desarrolla desde la alteridad y el lazo social. En esa línea, Rodrigo Pulgar Castro advierte también la pérdida de la noción de alteridad subsumida por el impersonalismo, recurriendo al legado -hoy actualizado- de Jorge Millas, donde el conflicto que produce la ceguera del poder activa la ira, hoy expresada en la calle; ira que al hacerse constante “traiciona lo que queremos como normalidad social” (Pulgar 2020, 109), así como lo señala Judith Butler (2020) en relación a la filosofía social de los vínculos, en el valor de la reciprocidad. Por su parte, Roberto Vargas expone la transformación deliberada de las nociones de tiempo y espacio gestada por el neoliberalismo, espacio que ha sido implosionado por la revuelta a modo de resistencia. También escritos breves, aunque consistentes, como el de Raúl Villarroel, describiendo lo absurdo e irracional del asombro ante los actos vandálicos de las manifestaciones que, desde un pensamiento episódico, no se detiene a establecer la relación con sujetos que habitan los extramuros de la segregación, como una potencia ingobernable que sólo será aplacada con una verdadera justicia social. Mauricio Mancilla, por su parte, logra hacer una completa síntesis omnisciente del acontecimiento bajo la perspectiva de una libertad que se conquista3; mientras Bernardo Guerrero, situado en su contexto nortino, ofrenda un relato sublime a Gustavo Gatica, víctima de la violencia institucional que lo dejó ciego.

En definitiva, cada cual acude a un objeto, criterio o noción para observar el asunto de modo global o específico; donde la violencia, es lo más recurrente, en este contexto revolucionario, observado con escepticismo benjamiano, eludiendo la visión parcial, conveniente y miope de la institucionalidad; donde Paulina Morales da cuenta de la dimensión democrática o ingobernable de la tecnología moderna que permite acceder a imágenes y discursos que comunican aquello que se quiere borrar, disimular o negar.

Evade, modo verbal del verbo evadir, es el título del texto de Rodrigo Karmy. Pero, ¿de cuál modo verbal estamos hablando? Por una parte, se conjuga la tercera persona singular del modo indicativo correspondiente a un “él, ella o usted evade”, modo que el poder ha utilizado hasta el hartazgo a través de la evasión de los impuestos, las demandas, los juicios, los cuestionamientos y la cárcel; un modo de impunidad que por más que se indique parece indiferente, práctica amparada en una legalidad tramposa por gran parte de la élite económica, política y religiosa de este país. Por otra parte, se tiene la segunda persona singular del modo imperativo: “tú, evade”, que señala una invitación, un desafío, un desacato directo. Este modo imperativo es aquel que consigna la revuelta en respuesta a un indicativo, cuyo infinitivo le da título al volumen. A ello, se refiere Karmy, como el llamado de un pueblo violento y a la vez solidario, un evadir como inicio de posibles y destituyente, que siempre va a pérdida porque no mide, ante el propósito de abrir posibilidades de cambios. Un evade imperativo como “epifanía que catalizó la “evasión” total de un pueblo frente al “abuso de poder”, contra la sistemática impunidad sostenida estructuralmente por el ordenamiento estatal y su matriz subsidiaria” (Karmy 2020, 245).

Varios de estos ensayos merecerían reseñas individuales por la lúcida argumentación desplegada, unido al logro de una narración sensible y dignificante de las circunstancias. Por ello, cada lector es convocado al ejercicio de reflexionar y ponderar con su propio pensamiento los textos desplegados, donde los autores coinciden en la crisis ética y política de un pueblo invisibilizado que piensa y no parece dispuesto a seguir siendo manipulado por un poder que ha eludido sus responsabilidades, movilizando con ello a la ciudadanía a detener las injusticias y construir otro modo de habitar.

Este conjunto de académicos se suma a la circunstancia, evadiendo los temores y el recato de una academia restrictiva o limitada, para saltar el torniquete y acudir a un ejercicio filosófico atrevido y cuestionador, en pos de una academia al servicio de la sociedad. Por ello, no se encontrará en el tono de estos escritos un análisis imparcial. Estos abordan una filosofía ética y política para apreciar el acontecimiento en la base de humanidades que construyen un colectivo, no un rebaño, como han querido postular algunos; humanidades dignas y pensantes, que despiertan ante el imperativo estudiantil a evadir reconociendo el abandono por parte de quienes tenían el deber de cautelar la justicia social, chilenos que han donado sus cuerpos, inteligencias, emociones y horizontes en el esfuerzo cotidiano por sobrevivir a la incertidumbre angustiosa del devenir, en un escenario donde “lo sorprendente no es que la gente robe o haga huelgas, lo sorprendente es que los hambrientos no roben siempre y que los explotados no estén siempre en huelga” (Deleuze y Guattari 1985, 36, citado por Castro y Moscoso 2020, 171).

Por ello, enfrentarse a esta compilación -donde la filosofía se dispone a pensar la revuelta de octubre del 2019- implica ejercitarse en una filosofía viva que observa los acontecimientos con una claridad de enfoque y cierta confianza, como si adivinara el proceso constitucional aprobado por amplia mayoría cuando aún no se vislumbraba; brindándonos la posibilidad de elaborar en profundidad aquellos hechos que nos reiteran este cambio en el orden de las cosas de un país aparentemente domesticado por el sistema, que despertó del mal sueño activándose así un pueblo que no es bueno ni malo -como destaca Karmy- no higienizado para ser salvado, ni vándalo para justificar su masacre, como pretendió el discurso contrarrevolucionario del poder gubernamental.

En definitiva, la diversidad de textos estructura un viaje que invita a contemplar, analizar y profundizar en los mismos sus diferentes tópicos, tales como las nociones que aborda, los elementos que hacen conjunción, los componentes históricos y culturales, desde una perspectiva situada y comprometida con la dimensión política de la existencia en esta situación circunstancial, relevándose así este compendio en un interesante material de estudio, de análisis y de continuidad investigativa.

Este libro invita a recorrer una filosofía consciente del mundo real, que no se acomoda habitando el cielo de las ideas, como señala Emmanuel Renault (2013). Este colectivo comprometido ofrece sus “pálpitos” (Oyarzún 2020, 460) desde sus individualidades, en un orden caótico y diverso como la misma revuelta que reflexiona. Disponiendo, a través de sus relatos, lucidez y belleza para observar. Muestra de ello son el texto de entrada de Valentina Bulo que identifica “afectividades insurgentes (que) nos brotan hoy removiendo las placas y los sedimentos que nos constituyen” (Bulo 2020, 29); y el de salida, de Pablo Oyarzún, quién plantea que este “fruto no podría llegar a ser… si no afirmamos y sostenemos y queremos lo que el pálpito y el vislumbre, más allá o más acá de las conjeturas y las sondas, secretamente anuncian” (Oyarzún 2020,462).

En síntesis, este libro abre perspectivas, pluralidad y compromiso ético de un grupo de académicas y académicos que enfrentan y reflexionan el acontecimiento de la revuelta social, desarrollando una filosofía crítica del devenir a partir de la contingencia, al servicio tanto de la academia como de la ciudadanía. Reflexiones abiertas para volver al suceso y sus circunstancias, así como para trascenderlo y promover el diálogo positivo en las interrelaciones sociales y políticas

Referencias bibliográficas

Bulo, Valentina (2020). Afectividades insurgentes. En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019, pp. 23-29. Santiago: Libros del Amanecer. [ Links ]

Butler, Judith (2020). La fuerza de la no violencia. Buenos Aires: Paidós. [ Links ]

Castro, Borja, Moscoso, Pedro (2020). Cuerpos, torsiones y afectos de la revuelta: democracia indómita como crítica a la servidumbre humana. En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019, pp.168-192. Santiago: Libros del Amanecer . [ Links ]

Deleuze, G., Guattari, F. (1985). El Anti-edipo. Capitalismo y esquizofrenia. Barcelona: Paidós. [ Links ]

Karmy, Rodrigo (2020). Evade: el discurso contrarrevolucionario y el ajusticiamiento popular. En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019 , pp. 242-245. Santiago: Libros del Amanecer . [ Links ]

La Boétie, Étienne de (2006). Discurso sobre la servidumbre voluntaria. Buenos Aires: Libros de la Araucaria. [ Links ]

Oyarzún, Pablo (2020). La fuerza de un acontecimiento. En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019, pp. 457-462. Santiago: Libros del Amanecer . [ Links ]

Prigogine, Ilya (1997). El fin de las certidumbres. Madrid: Taurus. [ Links ]

Pulgar, Rodrigo (2020). América, América, ¿por qué tiemblas? En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019, pp. 109-111. Santiago: Libros del Amanecer . [ Links ]

Renault, Emmanuel (2013). L’expérience de l’injustice. Reconnaissance et clinique de l’injustice. Paris: La Découverte. [ Links ]

Rivas Díaz, Jorge (2005). Pedagogía de la dignidad de estar siendo. Entrevista con Hugo Zemelman y Estela Quintar. Revista Interamericana de Educación de Adultos, 27(1), 113-140. [ Links ]

Sánchez, Cecilia (2020). Filosofías sin desván. En C. Balbontín y R. Salas (eds.), Evadir. La filosofía piensa la revuelta de octubre 2019 , pp.163-167. Santiago: Libros del Amanecer [ Links ]

1 Académico de la Universidad Católica de Temuco y de la Universidad Austral de Chile, respectivamente.

2Importante hito en escuelas de verano: académicos presentaron libro en que filósofos reflexionan sobre la revuelta social de octubre de 2019. Noticias departamento de filosofía, Universidad de Concepción (19 enero, 2020). http://humanidadesyarte.udec.cl/importante-hito-en-las-escuelas-de-verano-academicos-presentaron-en-la-udec-libro-en-que-filosofos-reflexionan-sobre-la-revuelta-social-de-octubre-de-2019/

3Tomando como referente el lema institucional del la Universidad Austral de Chile: “Libertas Capitur”.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons