SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número1La cuantificación difuminada en la cuenta anual de una Oficina de Transferencia Tecnológica: ¿retórica o estilo?Dime en qué lengua publicas y te diré qué tipo de científico eres. Reflexiones de Pío del Río Hortega sobre la lengua, el patriotismo y las comunicaciones científicas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Boletín de filología

versión On-line ISSN 0718-9303

Boletín de Filología vol.55 no.1 Santiago jun. 2020

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-93032020000100405 

Artículos

Análisis onomasiológico de los agentivos deverbales –nte, –dor y –ón

Onomasiological analysis of verbal agentive suffixes –nte, –dor, and –ón

Ethelmar Vázquez Pérez1 

1Universidad Nacional Autónoma de México. México

Resumen:

Los sufijos agentivos como –ero, –ista y –dor han sido ampliamente estudiados dentro del español, sin embargo, el sufijo –nte, que también toma bases verbales para derivar palabras, ha sido excluido de los análisis que involucran agentividad. La inclusión de –nte en el sistema agentivo resulta necesaria para complementar los trabajos previos, así como para comprender los procesos de creación léxica actuales reflejados en el acuñamiento de neologismos formados con estos sufijos. Debido a esto, el objetivo de este artículo es describir las características tanto semánticas como léxicas de los sufijos deverbales agentivos –dor, –nte, –ón, principalmente en el español de México. Se propone un análisis onomasiológico basado en esquemas de rivalidad entre –dor,–nte, y –ón enfocado en el rendimiento de estos sufijos para la formación de neologismos. Los resultados indican que cada uno de los sufijos agentivos presenta un perfil específico que resulta en preferencias de selección claras, –dor es el sufijo más común y con menores restricciones.

Palabras clave: Modelo onomasiológico; Esquemas rivales; Sufijos agentivos; Sufijo –dor; Sufijo –nte; Sufijo –ón

Abstract:

Agentive suffixes in Spanish such as –ero, –ista and –dor have been widely studied. However, the verbal suffix –nte has been excluded from analyses involving agentivity. The –nte inclusion in the agentive system is essential to complement previous work, as well as to understand current lexical creation processes reflected in the coining of neologisms formed with these suffixes. Thus, this article aims to describe the semantic and lexical characteristics of the deverbal agentive suffixes –dor, –nte, and –ón, mostly in the mexicanspanish dialect throughan onomasiological analysis based on competing schemes between –dor, –nte, and –on, focused on the performance of these suffixes in the formation of neologisms. The results indicate that each of the agentive suffixes presents a specific profile that results in clear selection preferences, –dor being the most common suffix and with the fewest restrictions.

Keywords: onomasiological model; competing schemes; agentivity; spanish suffix –dor; spanish suffix –nte; spanish suffix –ón

1. INTRODUCCIÓN

* Para correspondencia, dirigirse a: Ethelmar Vázquez Pérez (mar.vazquezpe@gmail. com), Centro de Lingüística Hispánica, Circuito Maestro, Mario de La Cueva S/N, C.U., Coyoacán, 04510 Ciudad de México, CDMX.

Nota título de sección 1

El objetivo del presente trabajo es explorar, describir y analizar la competencia presente en los sufijos deverbales del español: –dor –nte y –ón (triunfador, triunfante, triunfón) , principalmente en el español de México.

El sistema agentivo del español presenta varios sufijos que se desempeñan dentro de este esquema; para el español de México sobresalen los trabajos de Moreno de Alba (1986), Beniers (1992 , 1996) y Maldonado (2011 ), quienes en su mayoría abarcan a los sufijos denominales –ista y –ero, así como al deverbal –dor.

Si bien estos sufijos ya han sido estudiados en cuanto a las “zonas de confluencia en que cada uno de los morfemas se ha especializado para cubrir el amplio espacio semántico que atañe a funciones agentivas” (Maldonado 2011: 2), existe una falta de información respecto al sufijo –nte, el cual también forma parte del grupo de los morfemas agentivos.

Entre los pocos trabajos para el español de México se encuentra la investigación de Beniers (1992 : 15), quien señala las características de –nte como un sufijo que “refiere preferentemente agentes cuyas acciones o estados están aún vigentes” mientras que –dor resulta en “agentes caracterizados por la reiteración de la acción”. De igual forma, Beniers resalta que –nte toma como base verbos que no denotan verdaderas acciones, mientras que –dor prefiere verbos de acción. Debido a esto, es importante resaltar la necesidad de un estudio que se enfoque en los derivados de agentivos deverbales, pues como ya se mencionó, la base verbal juega un papel importante al momento de caracterizar rasgos semánticos de los derivados.

1.1. LA RELEVANCIA DE UNA APROXIMACIÓN ONOMASIOLÓGICA

Los análisis planteados en este trabajo pretenden abordarse desde una perspectiva onomasiológica; pues la mayoría de los antecedentes al respecto han utilizado enfoques únicamente lexicográficos y de tipo semasiológico, lo cual ha resultado en una prioridad de la forma sobre el significado, por lo que es normal que en los trabajos pioneros del tema (Laca 1993; Rifón 1996) se priorice la forma de la palabra resultante sobre la influencia de la base derivativa, por ejemplo; de igual manera esta postura semasiológica se encuentra fuertemente ligada al uso de obras lexicográficas como corpus para los datos de análisis.

Debido a lo anterior, a partir de la teoría onomasiológica (Štekauer 2005a; 2005b) el presente trabajo se basará en la concepción del léxico como función denominativa por parte de los hablantes, quienes deben elegir entre distintos esquemas el que mejor se adapte a la denominación que buscan.

Es por ello que la propuesta del análisis onomasiológico permite observar el funcionamiento de estos sufijos a través de la creatividad y uso de los hablantes, al momento de formar neologismos, ya sea con –dor, –nte u –ón. Esto no significa que se prescindirá del uso de obras lexicográficas como fuente de análisis, al contrario, se pretende complementar esta metodología lexicográfica con un corpus de neologismos (Morfolex).

Aunado a esto, si bien el uso de diccionarios en trabajos previos permitía una mayor cantidad de datos para el análisis, también implicaba un corpus heterogéneo en cuanto a períodos de tiempo y espacios geográficos, pues existen palabras asentadas que probablemente ya no sean del conocimiento actual de los hablantes, así como ítems léxicos provenientes de distintos países hispanohablantes; en este sentido, un corpus como Morfolex (Zacarías 2016) se encuentra limitado a un período de tiempo determinado, así como a una única zona dialectal: México.

Estas cualidades permiten contrastar la naturaleza de los datos de ambos corpus, el lexicográfico y el dedicado a neologismos, respecto a un mismo fenómeno: la distribución y funcionamiento de los sufijos deverbales agentivos, con el objetivo de comparar las tendencias de formación de esquemas en ambos.

Por último, a este respecto es necesario considerar que de entre los antecedentes los únicos análisis para el español de México son los de Beniers (1992 ) y Maldonado (2011 ) y, como se mencionó, únicamente en el primero se hace referencia al funcionamiento del sufijo –nte.

Esta ausencia de –nte en análisis que aludan a su agentividad o rivalidad con –dor puede deberse a su naturaleza latina y a su origen como terminación flexiva –ens –entis del participio de presente activo de los verbos de la segunda, tercera y cuarta conjugación. (Pharies 2002: 217)

–nte pasó de ser desinencia flexiva latina para manifestarse en español como sufijo derivativo, aunado a este cambio –nte perdió su función verbal y ahora se encuentra solo en adjetivos y sustantivos. La nueva función que actualmente posee, así como su papel dentro de la formación de agentes, fundamentaría la elección del análisis propuesto dando prioridad al significado (onomasiología) en lugar de a la forma (semasiología).

1.2. EL SISTEMA AGENTIVO DEVERBAL DEL ESPAÑOL: UN PANORAMA GENERAL

Respecto a los antecedentes en la tradición hispánica, el sufijo –nte es caracterizado por la Real Academia Española (RAE/ASALE 2010: 127) como un sufijo que puede designar personas (cantante), productos (calmante), instrumentos (tirante, volante) y lugares (una pendiente, una saliente), la mayoría procede de verbos de la primera conjugación con algunas excepciones (comedia>comediante).

De igual manera forman un grupo nutrido los que constituyen nominalizaciones de adjetivos, usualmente las derivaciones de –nte pueden usarse como adjetivos y sustantivos (estimulante, precedente, resistente).

Dentro de esta perspectiva, la Academia (RAE/ASALE 2010: 128) propone dos grandes grupos de derivación: 1) Oficios, ocupaciones o actividades de carácter profesional (cantante, practicante, vigilante), muchos pertenecen al lenguaje jurídico (condonante, reclamante, querellante); y 2) Productos y sustancias (adelgazante, solvente, picante, carburante).

Dicha propuesta coincide con la perspectiva del presente trabajo, sin embargo, se prefiere realizar una distinción en la que los derivados agentivos pueden desplazarse entre la cadena de acción (agente, instrumento o fuerza) dadas las características de la base y el perfil propio del sufijo.

La Real Academia Española define al sufijo –dor en el Manual (2010: 123) como un sufijo que designa nombres de persona, instrumento o lugar. Aunque casi todos los sustantivos de persona en –dor / –dora son considerados nombres de agente (aviador, historiador, leñador), estos pueden derivarse tanto de verbos transitivos (registrar>registrador) como de intransitivos (correr>corredora).

Es claro que –nte, al igual que –dor, toma bases verbales para formar palabras por lo que esta investigación resulta necesaria para complementar trabajos previos, así como para comprender los procesos de creación léxica actuales reflejados en el acuñamiento de neologismos formados con –dor y –nte.

Aunado a lo anterior, también se consideró pertinente incluir dentro de la investigación al sufijo –ón, usualmente definido como un apreciativo de tipo aumentativo, intensivo o expresivo (RAE/ASALE 2010: 129). No obstante, la descripción dentro de la tradición hispánica poco ha hablado respecto a la posible derivación deverbal con carácter agentivo, como en el caso de matón o ganón.

Este sufijo también puede llegar a presentarse en competencia con –nte (inocentón, inocente) y con –dor (gastón, gastador), debido a esto se considera que –ón también cumple un papel importante dentro del sistema de sufijos agentivos deverbales del español.

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Es desde la rivalidad constante entre sufijos que –dor y –nte comparten una función agentiva; sin embargo, la hipótesis del presente trabajo es que deben existir rasgos semánticos correspondientes a cada derivado, ya sean dados por los sufijos o por las bases verbales, esto permitiría que dichos derivados desempeñen una función específica con respectivos matices semánticos diferentes, dicha hipótesis haría posible distinguir dobletes como donante y donador o gobernante y gobernador. Por otro lado, existen casos de bloqueo en los que –dor y –nte no pueden competir; tal es el caso de ganador y *ganante o asistente y *asistidor, cuyas formas rivales no se encuentran atestiguadas y no parece plausible que se lleguen a acuñar.

Con el fin de dilucidar las áreas de confluencia semántica entre los mencionados afijos, la metodología se centra en el trabajo con datos de corpus, los que serán extraídos del Diccionario de la Lengua Española y el Diccionario inverso de la lengua española (Bosque y Pérez 1987), entre otras fuentes lexicográficas de habla hispana.

A partir de estos datos se propondrá un esquema de formación de palabras, basado en el enfoque onomasiológico, que involucre a los sufijos –nte, –dor y –ón. Dicho enfoque se centra en el proceso dinámico que involucra la formación de nuevas unidades de nombramiento (Stekauer 2005b: 43), esto es, se enfatiza el rol activo y la capacidad cognitiva de los hablantes, ya que este modelo rechaza la idea de percibir a la formación de palabras como un sistema impersonal de reglas que no se relacionan con los elementos nombrados o con los hablantes. (Stekauer 2005b: 46)

Los postulados teóricos para el presente trabajo se basan en las ideas dadas por Dokulil (1997 ) y Stekauer (2005a; 2005b), quienes conciben como punto de partida los conceptos que poseen los hablantes que, después de ciertos procesos, resultan en la formación de nuevas unidades de nombramiento; es decir, los esquemas de formación de palabras siguen una dirección que parte del significado hacia la forma.

Es por ello que el esquema de formación de palabras planteado para –nte, –dor, y –ón se complementará a partir de neologismos, los cuales serán recuperados del corpus Morfolex. (Zacarías 2009-2016)

3. METODOLOGÍA

La presente investigación utiliza dos corpus como fuentes principales de análisis: el corpus recopilado mediante obras lexicográficas y el extraído de los datos registrados en el corpus de neologismos Morfolex. Estos corpus fueron etiquetados con base en las características de las bases verbales y los derivados siguiendo los lineamientos dados por la teoría del Aktionsart (Vendler 1957) y papeles temáticos (Van Valin y LaPolla 1997) con la finalidad de clasificar las palabras analizadas de manera más sistemática. A continuación se describen, para cada corpus, los criterios de selección de ejemplos, así como los lineamientos para el etiquetado.

3.1. CORPUS DE OBRAS LEXICOGRÁFICAS

Para el análisis se recopilaron datos provenientes del Diccionario de la Lengua Española (DLE) y el Diccionario inverso de la lengua española (Bosque y Pérez 1987). En total se registraron 866 ítems léxicos, 483 palabras para –nte, 352 palabras para –dor y 31 palabras para –ón. Para –nte y –ón se consideraron todas las entradas; para –dor se eligió aproximadamente la mitad de registros asentados en los diccionarios, esto con la finalidad de que el número comparativo entre –nte y –dor estuviera equilibrado.

Por último, para –ón se consideraron únicamente los derivados de base verbal, esto debido a que tanto –nte como –dor son sufijos deverbales.

Se presentan algunos ejemplos:

1) –dor: administrador, coagulador, coordinador, decolorador, embalsamador, esterilizador, ilustrador, impermeabilizador, nadador, operador, presentador, rastreador, suavizador.

2) –nte: presidente, asistente, dependiente, comandante, absorbente, residente, correspondiente, derechohabiente, fosforescente, militante, ignorante, creyente, sedante, tolerante, efervescente, exigente, valiente.

3) –ón: criticón, buscón, respondón, fregón, copión, pegalón, chillón, soplón, llorón, abusón, vomitón, gritón, preguntón.

3.2. CRITERIOS PARA EL ETIQUETADO

Las etiquetas señalaban características relevantes tanto de las bases verbales como de los derivados. Para los verbos se consideró el número de sílabas, el tipo de terminación de la raíz –afijal o no afijal–, la etimología, y el Aktionsart ( Vendler 1957) al que correspondían.

De igual manera para los derivados en –dor –nte –ón se consideró relevante el número de sílabas, la aparición de rivalidad y solidaridad, y la posición dentro del eje de agentividad de acuerdo con los papeles temáticos propuestos por Van Valin y LaPolla (1997: 89).

1

tab1 Cuadro 1. Ejemplo de etiquetado para derivados 

3.3. CORPUS MORFOLEX

Morfolex (Zacarías 2016) es un corpus con más de 15,000 neologismos, clasificados de esta manera bajo criterios lexicográficos, es decir, se considera como neologismo toda palabra que no aparece en un corpus lexicográfico. Esta base de datos permite medir con mayor precisión ciertos procesos morfológicos, como la productividad. A este respecto, Zacarías (2016: 22) calcula la productividad de –nte, –dor, y –ón, entre otros sufijos, y concluye que –dor es un 50% más productivo que –nte; mientras que la productividad de –ón respecto a –nte es de 12%, y un 13% respecto a –dor. Lo anterior coincide con los datos presentados en este trabajo, ya que en el total de ítems léxicos recopilados también es observable un 50% de productividad más de –dor respecto a –nte, pues de este corpus se extrajeron 102 palabras para –nte, 153 palabras para –dor, y 12 palabras para –ón. A continuación se presentan algunos neologismos:

1) –dor: abandonador, aflojador, bacheador, bolereador, cacheteador, chapuzoneador, chatarrizador, cosificador, encajuelador, enchiquerador, familiarizadora, fondeador, hambreador, marmolizador.

2) –nte: abracadabrante, asqueante, bocineante, demonizante, doctorante, engelante, gelificante, pedorreante, resiliente, sintiente, suspirante, trotante.

3) –ón: echón, ganón, gastalón, maltratón, molestón, pasalón, preocupón, reclamón, rogón, triunfón.

El análisis de datos basados en el uso, como es el caso de los neologismos, permite explorar un panorama más amplio que el restringido dentro de las obras lexicográficas, cuya variedad de ítems léxicos da cuenta de distintas épocas y zonas geográficas, es por ello que una de las ventajas de Morfolex es que los ejemplos recopilados reflejan un solo período de tiempo, así como una única variante dialectal del español: el mexicano.

Los criterios de etiquetado para –dor, –nte y –ón fueron los mismos utilizados para el corpus de obras lexicográficas.

3.4. PARÁMETROS DE ANÁLISIS

A partir del concepto de esquemas rivales (Zacarías 2016) inscrito dentro del modelo analítico onomasiológico (Štekauer 2005a) se propone una concepción del léxico a partir de la intención denominativa por parte de los hablantes, quienes deben elegir entre distintos esquemas el que mejor se adapte a la denominación que buscan; es decir, para Štekauer (2005 a: 211) los principios básicos para la formación de palabras se basan en reglas y patrones productivos que generan unidades de nombramiento, o palabras, motivadas por las necesidades específicas de los hablantes para denominar algo, y para ello se hace uso del componente léxico que provee de afijos al componente de formación de palabras.

Es importante resaltar que desde esta perspectiva onomasiológica el lexicón y la formación de palabras son dos componentes separados que cooperan constantemente, y que es a través del lexicón que se interactúa con la sintaxis: “It should be noted that word-formation focuses on the process of forming naming units rather than on using them (this being the scope of syntax)”. (Štekauer 2005a: 214)

Además, dentro del componente de formación de palabras existe un proceso jerárquico para dar forma a los conceptos, consta de 4 niveles: 1) semántico, 2) onomasiológico, 3) onomatológico y 4) fonológico. Para fines del presente trabajo se considerarán únicamente los 3 primeros, ya que es en estos niveles donde se analizan las relaciones entre la semántica del concepto y la estructura interna de las palabras; especialmente en los niveles 2 y 3 se asigna el significado a las formas a partir del Morpheme-to-Seme-Assignment Principle (MSAP) (Stekauer 2005b: 50). Bajo este principio se considera que el significado se encuentra lingüísticamente expresado por las bases y los afijos que intervienen en la formación de palabras.

Otro concepto importante dentro de este modelo es la propuesta de Tipos Morfológicos (TM), estos pueden definirse como diferentes estructuras morfológicas que representan la misma categoría conceptual; por ejemplo, en el caso de Agente para el inglés se cuenta con las unidades –er (writer), –ist (novelist), –man (oarsman), etc., y juntas forman un Morphological Type Cluster (MTC). (Štekauer 2005a: 222)

Hay que señalar que existe competencia entre los TM para llegar a ser el dominante dentro de cierta categoría conceptual; en el presente trabajo se cuenta con el MTC de Agente constituido por los deverbales –dor, –nte y –ón.

Cualquier concepto nuevo o denominación innovadora es analizada con mayor naturalidad bajo una perspectiva onomasiológica, pues siempre se podrá alinear la semántica de la palabra con las unidades morfológicas seleccionadas por los propios hablantes.

Esta propuesta de análisis es particularmente útil para el sufijo –nte cuyo cambio del latín al español, así como el actual uso agentivo puede ser explicado de mejor manera a través del significado y no desde una perspectiva de forma.

A partir de estos supuestos se considerarán distintos factores que priman al significado sobre la forma en cuanto a la selección, y rivalidad, de –nte, –dor, y –ón. Debido a lo anterior, en la presente investigación se evitará estudiar los sufijos como elementos aislados, y en su lugar se analizará –nte, –dor, y –ón como parte de un sistema.

3.5. FACTORES ESTRUCTURALES DE LA RIVALIDAD ENTRE SUFIJOS AGENTIVOS

Como se ha mencionado, –dor usualmente se encuentra en competencia con –nte dentro del campo de la agentividad, como en dobletes del tipo fabricador/fabricante, hablador/hablante, y anunciador/anunciante. En ocasiones –ón también puede desplazarse hacia los significados agentivos como en ganón o reclamón; sin embargo, su campo de acción parece más reducido hacia denotaciones de tipo iterativas, como preguntón o criticón.

En el presente trabajo se pretende establecer si existen factores que influyan en la elección por parte de los hablantes entre –dor y –nte para designar agentividad, por lo cual es necesario caracterizar dichos sufijos, así como contrastar sus funciones dentro de un esquema de rivalidad.

La noción de esquema se retomará como “la rutinización de una estructura conceptual que nos sirve para comprender un conjunto de datos de la realidad y darles sentido” (Zacarías 2016: 13). Estos diversos esquemas compiten en ocasiones, cuando confluyen dentro del mismo dominio morfológico, por ejemplo, en el campo de la agentividad se presentan duplas como donador y donante que representa la competencia de los sufijos deverbales –dor y –nte.

Debido a lo anterior, la descripción de estos sufijos, y sus esquemas se realizó con base en los factores estructurales propuestos por Zacarías (2010), quien conjunta los principios teóricos dados por Almela (1999) y Langacker (1999) referentes a los análisis de formación de palabras: “Estos factores engloban las características morfosemánticas que pueden definir detalladamente una rivalidad y describir las preferencias de selección de la estructura activa” (Zacarías 2016: 35).

El concepto de estructura activa resulta en extremo útil al momento de analizar esquemas rivales, pues cuando los esquemas formativos compiten para designar un concepto suele haber uno que prevalece, este esquema posee un nivel de activación mayor, y es a lo que se denomina estructura activa (Langacker 2008: 230).

Bajo esta perspectiva de análisis, se propone que para la selección de la estructura activa intervienen los siguientes factores estructurales: categoría de la base, la descripción categorial y subcategorial de la bases que intervienen en el proceso formativo, ya sean verbales, adjetivales o sustantivas; significado de la base, los rasgos semánticos que pueden influir en la selección del sufijo hacia la base, por ejemplo, rasgos transitivos en el caso de los verbos; forma de la base, se consideran la terminación, el número de sílabas y la posición del acento; significado del derivado, los rasgos de significado que caracterizan a la palabra derivada; dentro de este parámetro es posible observar los traslapes de espacios semánticos entre esquemas, sin embargo, hay ciertos matices semánticos que permiten distinguirlos y contrastarlos; y forma del derivado, se considera la longitud, el número de sílabas y la posición del acento.

4. ANÁLISIS ONOMASIOLÓGICO DE LA RIVALIDAD ENTRE SUFIJOS AGENTIVOS

4.1. CORPUS DE OBRAS LEXICOGRÁFICAS

A continuación se presenta el análisis de los datos recopilados, tanto en obras lexicográficas como en Morfolex (neologismos del español de México), explorando diversos factores estructurales que potencialmente influyen el esquema de rivalidad –nte, –dor y –ón.

4.1.1 . Categoría y significado de la base

Todas las bases derivativas consideradas para –dor, –nte y –ón fueron exclusivamente verbos. La categorización de las bases verbales se realizó a partir de los criterios propuestos por Vendler (1957 : 143) y la teoría del Aktionsart (Van Valin y LaPolla 1997: 92) que los divide en estados, actividades, logros y realizaciones.

Para la clasificación de cada verbo se buscaron ejemplos oracionales 2 , todos pertenecen al Corpus del Español del Siglo XXI (CORPES), con el objetivo de ubicarlos en sus contextos más generales (Cruse 1986) y así proporcionarles la etiqueta más adecuada. Este filtro de contextos siguió la metodología de ‘selección pasiva’ propuesta por Cruse para determinar el establecimiento de significado de un ítem léxico:

A lexical form may well be associated with an unlimited number of possible senses, but these are not all of equal status. If we take seriously the notion of ‘unlimited number’, there must be, for any lexical form, potential senses which have never been realized in use: equally, every lexical form has at least one relatively well-utilized sense. We may thus envisage a gradient of what we shall term establishment of senses. […] The difference between established senses and potential senses is not merely one of frequency of use, although this is undoubtedly an important component of the difference: established senses are presumably represented differently in the mind’s lexicon. It seems appropriate to distinguish two kinds of contextual selection, according to whether the selected sense is established or not. In the former case, where selection is from among pre-established senses, the context acts merely as a kind of filter. (Cruse 1986: 68)

2

De acuerdo con los datos, es posible que la rivalidad entre sufijos agentivos se circunscriba a los derivados con bases verbales de tipo + dinámicas: actividades, realizaciones y logros.

Es notable que –dor predomina en derivados de actividades: administrar, ilustrar, pasear, boxear; realizaciones: blanquear, forjar, afilar, encuadernar y logros: chasquear, pegar, degollar, sellar.

De igual manera se comporta –nte respecto a actividades: cantar, dibujar, comandar, persistir y realizaciones: circunferir, emerger, florecer, oxidar; además –nte es el único sufijo que toma bases verbales estativas: yacer, existir.

Finalmente, –ón prefiere bases de actividad: criticar, escuchar, llorar, gritar. Aunado a esto, parece que al necesitarse un agente claro o prototípico, los sufijos seleccionan preferentemente bases verbales de actividad o realización, como en presidir>presidente o talar>talador.

También es importante señalar que un verbo puede tener dos acepciones de Aktionsart, y en esos casos también es observable la selección sufijal basada en el aspecto, ya que, y según Cano (2016 : 54), –dor formará derivados propios de la acepción + dinámica como en Los romanos fueron los ocupadores de la península; mientras que –nte lo hará con la acepción –dinámica: Varias personas son las ocupantes del vagón de atrás.

Esta restricción respecto a la base derivativa, y su correspondiente Aktionsart, también puede explicarse dadas las características de los derivados, ya que los terminados en –dor usualmente presentan una agentividad muy alta, por lo que es poco probable que carezcan de una base verbal o que deriven de un verbo de estado; a diferencia de las lecturas estativas que pueden presentar los derivados en –nte, o que incluso no necesiten una base verbal como en el caso de préstamos léxicos (resiliente, luminiscente), palabras compuestas (drogodependiente, derechohabiente), o neologismos (abracadabrante, gelificante).

Finalmente, el sufijo –ón selecciona en su mayoría verbos de actividad, lo cual se encuentra estrechamente ligado al hecho de que los derivados resultantes usualmente tienen una lectura iterativa (gritón, criticón), como se explicará más adelante con mayor detalle.

Estas diferencias en cuanto a preferencia de selección de bases verbales pueden ser factores que influyan en la especialización semántica que tomarán los derivados de –dor, –nte y –ón dentro de la cadena de acción.

4.1.2 . Forma de la base

El máximo de sílabas aceptado en la base es de 5, presentes en 14 verbos de los 866 recopilados en obras lexicográficas (desmoralizar, evangelizar, impermeabilizar, antioxidar, aromatizar, personificar). En general, predominan las bases verbales con 3 sílabas, sin embargo, al parecer esto no influye de ninguna manera en la selección del sufijo derivativo, dado que –dor, –nte y –ón pueden añadirse a cualquier base verbal que posea menos de 5 sílabas.

4.1.3 . Significado del derivado

Para este apartado del análisis es relevante la teoría de papeles temáticos o, según Van Valin y LaPolla (1997: 86), los participantes dentro de los estados de las cosas: agente, un participante con voluntad, instigador con un propósito de la acción o evento; efectuador, el ‘hacedor’ de la acción, el cual puede, o no, tener voluntad o propósito; experimentador, un participante capaz de percibir estados internos; instrumento, normalmente son participantes inanimados o entidades manipuladas por un agente que está llevando a cabo una acción; fuerza, algo parecido al instrumento, pero que no puede ser manipulado; y tema, cosas que se encuentran localizadas o que atraviesan por un cambio de locación.

La asignación de papel temático siguió la mencionada metodología de ‘selección pasiva’ propuesta por Cruse (1986: 68) explicada en 4.1.1.

Para la presente investigación son relevantes únicamente aquellos papeles temáticos que indican presencia o ausencia de agentividad.

3

De acuerdo con la información recopilada a partir del DLE y el Diccionario Inverso (1987), y como se observa en la tabla, la distribución de los derivados de –dor tiende hacia una mayor agentividad, es decir, a los agentes prototípicos, aquellos con voluntad, propósito y control de la acción o evento como nadador, paseador, presentador, coordinador, administrador. La segunda aparición más frecuente de este sufijo se encuentra en los derivados de tipo instrumental como amplificador, secador o rociador, elementos que exigen a un agente que los manipule.

Respecto a –nte, su posición en la escala de agentividad es más amplia, pues además de formar agentes como comandante, dibujante o concursante, este sufijo puede derivar efectuadores, es decir, agentes con menos control o volición como en drogodependiente, residente o asistente; o como en el caso de “sustancias activas” del tipo tonificante, matificante, sedante, repelente. Sin embargo, parece que –nte prefiere ocupar el espacio de fuerza como en absorbente, adherente, efervescente, fosforescente, aunque también posee la capacidad para derivar temas como referente, ignorante o sangrante.

En cuanto a –ón, este puede moverse dentro del área para efectuador, ya que usualmente es incierto si la acción llevada a cabo fue voluntaria o accidental: fregón, chillón. También es posible clasificar ciertos derivados del tipo ganón como temas si se considera el ganar como motivo del azar o algo casual, una consecuencia de causas externas y no de volición propia: En comicios “a modo”, Romero Deschamps resulta ‘ganón’ (La Jornada, Política, 18 octubre 2018). Finalmente, para –ón también es posible encontrar rasgos de volición y control en ciertos casos como en saltón, criticón, copión, comelón.

tab2 Tabla 1. Distribución de las bases verbales según su Aktionsart 

tab3 Tabla 2. Distribución de los derivados según el rol del participante 

4.2. CORPUS DE NEOLOGISMOS MORFOLEX

4.2.1 . Categoría y significado de la base

4

Los porcentajes observados en Morfolex coinciden con las preferencias mostradas por los datos lexicográficos, aunque en este caso hay una tendencia más clara dentro de los datos provenientes de neologismos respecto al espacio donde se presenta la rivalidad.

Por una parte –dor continúa prefiriendo actividades: apapachar, berrear, chapuzonear, fondear; y realizaciones: gentrificar, marmolizar, desmalezar, tunelar; al igual que –nte, actividades: aletear, cabalgar, gorjear, cronicar, y realizaciones: burocratizar, demonizar, gelificar.

Y de la misma manera que en el corpus lexicográfico, –nte en neologismos deriva de estados: desfallecer, asquear. Por otra parte, –ón continúa eligiendo actividades: gastar, luchar, molestar, rogar.

4.2.2 . Significado del derivado

5

Este factor también coincide con lo reportado en las obras lexicográficas, ya que –dor refuerza su tendencia a formar agentes: asfaltador, bulleador, cosificador, encajuelador, ideologizador; así como instrumentos: chatarrizador, carpeteadora, ruteador, tunelador.

Mientras que –nte predomina en derivados de fuerza: abrasante, despresurizante, gelificante, necrotizante; aunque continúa rivalizando en ciertos espacios con –dor respecto a la formación de agentes: promovente, debatiente, doctorante, franquiciante.

El sufijo –ón también replica la tendencia del corpus lexicográfico al mantenerse dentro del área de agentes, con neologismos como gastalón y rogona.

Los dos análisis presentados, tanto de obras lexicográficas como de Morfolex, pretenden dar cuenta del funcionamiento de los sufijos –nte, –dor y –ón a partir de distintos factores que consideran tanto el comportamiento de las bases verbales como el de los derivados. Con base en las observaciones realizadas a partir del análisis se propone una caracterización de estos sufijos descrita en el siguiente apartado.

tab4 Tabla 3. Distribución de las bases verbales según su Aktionsart 

tab5 Tabla 4. Distribución de los derivados según el rol del participante 

4.3. CARACTERIZACIÓN DE LA RIVALIDAD EN LOS SUFIJOS ESTUDIADOS

Los derivados con el sufijo –dor suelen presentar rasgos propios de agentes prototípicos: mayor control y volición sobre la acción que se realiza (nadador, competidor, leñador), estas lecturas suelen reflejarse en la percepción de los hablantes, quienes identifican a estos derivados como genéricos o comunes para designar “lo que/el que realiza la acción”, dentro de la estructura onomasiológica a la forma –dor le corresponden rasgos como [+animado] [+humano] [+agente] [+oficio], así como un significado dinámico y activo.

Este significado usualmente proviene de la base verbal de la que derivan, en su mayoría, actividades y realizaciones. Aunado a estas características de corte semántico, también es posible observar un perfil particular en la sintaxis, pues los derivados de este sufijo tienden a categorizarse como sustantivos y aparecer usualmente en posiciones de sujeto dentro de la oración.

Respecto al esquema de formación de palabras con –nte pueden surgir unidades como presidente, concursante o dibujante, las cuales presentan un perfil similar a nadador o competidor, pues poseen los rasgos esperados de un agente. Sin embargo, los derivados de –nte tienden a clasificarse en su mayoría dentro del rol de fuerzas, es decir, participantes sin animacidad o volición pero que realizan una acción, como en el caso de absorbente, efervescente, sedante, y repelente. En este sentido, la estructura onomasiológica le asigna a –nte los semas [-animado] [+fuerza], aunque en ocasiones se comparte la estructura semántica con –dor [+animado] [+humano] [+agente] como asistente, concursante, y cantante.

Si bien estas palabras tienden a derivar de verbos de actividad o de realizaciones, a diferencia de los derivados en –dor pueden presentar lecturas menos dinámicas o estativas, como en yaciente o existente; o incluso es posible prescindir de bases verbales como en resiliente, luminiscente y derechohabiente.

Dado su origen de participio activo su función es adjetiva, sin embargo, en los casos donde se desempeña como agente prototípico, del tipo comandante, donante o estudiante la categorización suele ser de sustantivo. Sintácticamente suele aparecer en posición de objeto directo o sujeto.

Como se ha mencionado a lo largo de este trabajo, la rivalidad entre –dor y –nte se circunscribe a derivados provenientes de actividades y realizaciones, y si bien –dor parece ser el sufijo predilecto por los hablantes para formar agentes, –nte también puede ser utilizado en determinados contextos para marcar agentividad.

Aunado a lo anterior, en el uso por parte de los hablantes estos derivados pueden neutralizar sus perfiles semánticos, tal es el caso del doblete gobernador y gobernante. Si bien en varios contextos estos derivados pueden ser sustituibles, aún mantienen ciertos matices que los diferencian, ya que el derivado con –dor presenta un uso más específico al designar al líder de un lugar (El gobernador del estado de Chihuahua), mientras que gobernante se utiliza con un sentido más general e incluso con un significado más abstracto (Los gobernantes del país).

Finalmente, respecto a –ón, es posible que no participe tanto de este esquema de rivalidad ya que, aunque sí presenta agentividad, posee un espacio más reducido dada su percepción iterativa que genera la idea de exceso como algo negativo o despectivo: saltón, chillón, soplón, preguntón, además de referir a un participante con poco control o nula volición, como en el caso de ganón y triunfón.

A lo largo del presente trabajo se han explorado y descrito las características de los sufijos deverbales agentivos del español; se considera que con este análisis han quedado establecidos los criterios que definen la rivalidad entre –dor, –nte y –ón a partir de un enfoque onomasiológico, el cual permitió tratarlos en conjunto a partir del concepto de agentividad, así como incluir características en función del uso reflejado en la creación de neologismos.

5. CONCLUSIONES

A partir de dos fuentes de análisis, un corpus de obras lexicográficas y un corpus de neologismos, se obtuvo un perfil semántico específico para cada uno de los sufijos agentivos; de igual manera se comprobó la relevancia de las características que presentan las bases verbales, y su influencia sobre los derivados resultantes.

En este sentido, el sufijo –dor selecciona la acepción +dinámica de las bases verbales y deriva en su mayoría agentes prototípicos, aquellos participantes humanos con un alto grado de volición y control sobre la acción; de igual manera este sufijo presenta un alto porcentaje de derivados de tipo instrumento, los cuales nuevamente indican su alto nivel de agentividad, ya que este rol temático usualmente exige un agente que lo manipule.

Por otra parte, el sufijo –nte suele derivar de bases verbales que presentan una menor dinamicidad, y es el único sufijo del sistema agentivo deverbal del español que en ocasiones puede prescindir de la base verbal; asimismo –nte domina las derivaciones de verbos estativos. Los derivados con este sufijo tienden a designar en primer lugar a participantes de tipo ‘fuerza’, elementos no animados ni volitivos que realizan una acción; sin embargo, la rivalidad con –dor en el área de la agentividad es fuerte, ya que, en segundo lugar –nte suele derivar agentes con un significado claro para los hablantes como es el caso de cantante o presidente.

Finalmente, es importante destacar que si bien –ón no posee una gran presencia dentro de la rivalidad entre sufijos agentivos, sí actúa dentro de un espacio semántico dedicado a los agentes, ya sea que presenten control y volición o se desplacen hacia el rol de efectuador, de cualquier manera, los derivados con –ón expresan una idea de iteratividad que resulta en percepciones negativas para los agentes que designa.

Con base en estas propuestas, y a la luz de un enfoque onomasiológico, los perfiles semánticos planteados para –dor, –nte y –ón pueden aplicarse tanto a los datos extraídos de diccionarios como a nuevos elementos de la lengua, tal es el caso de los neologismos en Morfolex.

De igual manera pudo observarse que los resultados muestran la misma tendencia para la mayoría de los dialectos del español dentro del corpus lexicográfico, por lo que estas caracterizaciones para –dor –nte y –ón podrían considerarse pertinentes para la formación de palabras en español de manera general, y marcan una futura línea de investigación hacia análisis más rigurosos al respecto.

En suma, los resultados presentados indican que el esquema de rivalidad para formar agentes continúa siendo productivo y transparente para los hablantes.

Referencias bibliográficas

Almela, R., (1999). Procedimientos de formación de palabras en español . Barcelona: Ariel [ Links ]

Beniers, E.(1992). "Los nombres de agente". Estudios de Lingüística Aplicada. (15), 11-19. [ Links ]

Beniers, R. (1996). El sufijo –ista y la solidaridad entre sufijos . En Estrada, Z., Figueroa, M., López Cruz, G (eds.);Memorias del III Encuentro de Lingüística en el Noroeste. (29-39). Hermosillo: Universidad de Sonora [ Links ]

Bosque, I., (1987). Diccionario Inverso de la Lengua Española . Barcelona: Gredos [ Links ]

Cano, M. (2016). De cómo las propiedades morfológicas, sintácticas y aspectuales de los derivados tiene reflejo en su significado . En Alcoba, S., Buenafuentes, C., Clavería, G (eds.);Los lindes de la morfología. Anexos de Revista de Lexicografía. (39-61). La Coruña: Universidade da Coruña [ Links ]

Cruse, D., (1986). Lexical Semantics . Cambridge: Cambridge University Press [ Links ]

Dokulil, M. (1997). The Prague School’s theoretical and methodological contribution to ‘word-formation’ (Derivology) . En Panevová, J., Skoumalová, Z (autor.);Obsah – výraz – význam. Miloši Dokulilovi k 85. narozeninám. (179-210). Praga: FF UK [ Links ]

Laca, B. (1993). Las nominalizaciones orientadas y los derivados españoles en –dor y –nte. . En Varela, S (eds.);La formación de palabras. (180-204). Madrid: Taurus [ Links ]

Langacker, R., (1999). Grammar and conceptualization . Berlín: Mouton de Gruyter [ Links ]

Langacker, R., (2008). Cognitive Grammar. A Basic Introduction . Oxford-New York: Oxford University Press [ Links ]

Maldonado, R. (2011). Sobre perfiles y bases en sufijos agentivos . En Arellanes, F., Ibáñez, S., Rojas, C (eds.);De Morfología y temas asociados. Homenaje a Elisabeth Beniers Jacobs. (145-172). México: Universidad Nacional Autónoma de México [ Links ]

Moreno de Alba, J., (1986). Morfología derivativa nominal en el español mexicano . México: Universidad Nacional Autónoma de México [ Links ]

Pharies, D., (2002). Diccionario etimológico de los sufijos españoles . Madrid: Gredos [ Links ]

Real Academia de la Lengua Española / Asociación de Academias de la Lengua Española, ., (sin fecha). Diccionario de la Lengua Española . Recuperado de http://dle.rae.esLinks ]

Real Academia de la Lengua Española / Asociación de Academias de la Lengua Española, ., (2010). Nueva gramática de la lengua española. Manual . México: Espasa [ Links ]

Rifón, A.(1997). "Sinonimia y polisemia de los sufijos –dor y –nte". Revista de Lexicografía. 3 , 95-105. [ Links ]

Štekauer, P., (2005). Meaning predictability in word formation . Amsterdam: John Benjamins [ Links ]

Štekauer, P. (2005). Onomasiological approach to word-formation . En Štekauer, P., Lieber, R (autor.);Handbook of Word Formation. (207-232). Dordrecht: Springer [ Links ]

Van Valin, R., LaPolla, R., (1998). Syntax. Structure, meaning and function . Cambridge: CUP [ Links ]

Vendler, Z.(1957). "Verbs and times". The Philosophical Review. 66 . [ Links ]

Zacarías Ponce de León, R., (2009-2016). Proyecto Morfolex. Estudio de la morfología y el léxico del español . México: Facultad de Filosofía y Letras, UNAM [ Links ]

Zacarías Ponce de León, R.(2010). "Esquemas rivales en la formación de palabras en español". Onomázein. 22 (2), 59-82. [ Links ]

Zacarías Ponce de León, R., (2016). Rivalidad entre esquemas de formación de palabras . México: Universidad Nacional Autónoma de México [ Links ]

Zacarías Ponce de León, R.(2017). "Morfología léxica en el español actual de México: neología y productividad". Estudios de Lingüística Aplicada. (64), 11-31. [ Links ]

1Los datos de esta investigación forman parte del proyecto PAPIIT IN402020 “Léxico neológico del español de México. Esquemas productivos e identidad lingüística” bajo la coordinación del Dr. Ramón Felipe Zacarías Ponce de Léon.

2Estos ejemplos, así como los de Morfolex, pueden consultarse al final dentro del Apéndice.

APÉNDICE

Ejemplos de algunos contextos oracionales tanto para bases verbales como para derivados.

Bases verbales

6

7

tab6  

tab7  

Papeles temáticos

8

tab8  

Recibido: 12 de Septiembre de 2019; Aprobado: 18 de Marzo de 2020

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons