SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 número1La Construcción Lingüística de la Identidad AmericanaIndependencia y su expresión léxica en la Aurora de Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Boletín de filología

versión On-line ISSN 0718-9303

Boletín de Filología v.45 n.1 Santiago  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-93032010000100004 

Boletín de Filología, Tomo XLV Número 1 (2010): 103 - 126

ARTICULOS

Sobre el español de Chile: del período colonial al independiente*

 

On the chilean spanish: from the colonial to the independent period

 

Juan Antonio Frago Gracia

** Departamento de Lingüística General e Hispánica, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza, España.


Resumen

No pocos aspectos del español de América actual tienen difícil explicación sin su consideración histórica, de igual modo que la interpretación de la moderna sincronía ayuda a comprender sus precedentes diacrónicos, incluidos los rasgos grafémico-fonéticos de la lengua escrita. Es la cuestión que aborda la primera parte del artículo, con textos de Neruda, para a continuación establecer una comparación con el corpus de la chilena sor Úrsula Suárez, de la primera mitad del siglo XVIII. A partir de este corte sincrónico y con el apoyo de referencias documentales posteriores, se llega al análisis de un documento redactado en el mismo Chile durante los años de la Independencia. Y se concluye señalando continuidades y cambios, varios de carácter sociolingüístico y normativo, del español colonial a las puertas del período independiente, con pautas evolutivas en general válidas para todo el español americano.

Palabras clave: comparaciones diacrónicas, cambios sociolingüísticos, tradición e innovación.


Abstract

Many aspects of the varieties of Spanish from Latin America can be explained by considering their historic roots. In the same way, the interpretation of modern synchrony helps to understand its diachronic precedents, including the graphemic and phonetic features of the written language. The frst part of the present article explores this issue by focusing on texts by Neruda. Then it compares Neruda's texts to the corpus of the Chilean Úrsula Suárez, which draws from the frst half of the 18th century. Starting from this synchronic snapshot and with the help of references from later documents, a text written in the same Chile during the years of the independence is analyzed. The analysis concludes by pointing out that there are both patterns that continue as well as those that change. Several of these patterns are sociolinguistic and normative in nature in the colonial Spanish on the brink of the independent period. These evolutionary patterns can be applicable, in general, to all the varieties of Spanish from Latin America.

Key words: diachronic comparisons, sociolinguistic changes, tradition and innovation.


 

1. SINCRONÍA NERUDIANA EN VISIÓN DIACRÓNICA

1.1. Si el lingüista se limitara a estudiar los rasgos idiomáticos de Neruda por el análisis de sus textos, al menos mediante el corpus que aquí voy a considerar (Oses 2010), llegaría a la errónea conclusión de que el laureado poeta no seseaba ni participaba de otros modismos fónicos generales del hablar chileno actual. Claro es que a nadie se le ocurriría la práctica de semejante método, siendo que se conservan archivos sonoros nerudianos y conociéndose sobradamente las principales características fonéticas del español americano en general, y del de Chile en particular. Sin embargo, el ejercicio escolar no es vano si sirve para la mejor explicación de las manifestaciones lingüísticas del pasado, que solo podemos rastrear a través del análisis textual.

En el plano fonético, sabemos que Neruda seseaba, como seseaban los chilenos cultos e incultos a finales del período colonial, y mucho antes; pero los que entonces escribían no se libraban de cometer lapsus gráficos reveladores del fenómeno, trueques entre s y c-z, y la mayoría ni siquiera pretendía evitarlos, mientras que el nobel austral maneja las tres letras con plena corrección académica. Evidentemente, no es la lengua lo que en este aspecto ha cambiado desde la Independencia hasta ahora, sino la percepción sociológica de las "faltas" en la enseñanza de una ortografía verdaderamente regularizada y oficial, finalmente aceptada en todo el mundo hispánico.

Salvo error u omisión de mi parte, a pesar de la espontaneidad e improvisación de muchos textos de este corpus nerudiano, escrito a impulsos de la pasión amorosa, retazos palpitantes de la fuerte emotividad del poeta, en ellos el reflejo grafémico del seseo no se descubre. La formación escolar del autor, sus constantes lecturas y un prurito de selección reprimen la transgresión escrituraria que esta pronunciación provoca en individuos de otros niveles socioculturales1. El relajamiento o la aspiración de la /-s/ implosiva tal vez se verifique en el adjetivo fascinerosos, en tal supuesto ultracorrección relacionada, o motivada en el escritura por dicho fenómeno fónico2, y en algún otro ejemplo más, a saber, cuando Neruda manuscribe ab, lo tacha y dejando un espacio pone asbestos: "Dice que no tiene asbestos en tela pero ofrece tubo de ab asbestos especialmente para chimenea" (110)3. Semejante sería el ejemplo de un "Lec escribo esta cartita", si no fuera porque el desliz está mecanografiado con una máquina recién adquirida por el poeta, en breve nota que contiene otros errores4.

Poca sustancia grafémica en realidad como para poder seguir por la escritura de Neruda en este corpus los grandes rasgos de su pronunciación, de modo que si se obviara la incuestionable referencia diacrónica de la forma Fuenzalida y todo lo demás se considerara simple lapsus ocasional, el futuro historiador de la lengua concluiría que el nobel chileno representaba un fonetismo intercambiable con el de cualquier español norteño, algo que desde luego contradiría el análisis de textos relativos a otros niveles socioculturales de su mismo territorio. Evidentemente, a mayor formación y más alto grado de cultura alcanzado por el individuo, menos posibilidad hay de que los modismos de su pronunciación alteren los cánones ortográficos, como también es cierto que en la época de la Independencia, aunque la situación se conocía de tiempo atrás, por razones que en lo básico son sobradamente conocidas el elitismo cultural no marcaba tan radicalmente como en la actualidad las diferencias en la comisión de lapsus gráficos de referencia fonética.

Pablo Neruda hace gala de una gran corrección ortográfica, salvo en lo tocante a la acentuación y puntuación, donde comete deslices explicables en papeles de suma intimidad y emotividad, además bastantes de ellos escritos a vuelapluma, por lo demás asimismo corrientes en otros grandes autores, del lado español Federico García Lorca, por ejemplo. Incluso se permite Neruda el juego ortográfico, pues el cariñoso apodo de Patoja que aplica a Matilde Urrutia, incluso adornado de diversos sufijos, a veces con la histórica x lo escribe (Patoxita: 94, 112, 120).

1.2. En el aspecto gramatical son numerosas las manifestaciones del americanismo nerudiano, con un aislado vulgarismo apreto 'aprieto' analógico del infinitivo, "te apreto contra mí" (40), de posible aparición en distintas zonas del mundo hispánico: en Aragón es de frecuente uso popular, campesino sobre todo. Registran sus manuscritos la anteposición del posesivo al sustantivo en vocativos, "es extrañísimo escribirte, mi amor" (76), "como Ud. ve, mi perrona, Ud. tiene un amplio mundo ante sí" (277). Ofrecen ejemplos de complemento directo de persona sin marca prepositiva, "todo sigue lo mismo, aunque ayer mataron un obrero" (236), "quiero ver un doctor de la piel" (240), así como formaciones verbales mediante el sufijo -ear: cagarrear (230), jamaiquear (214), pildorear (232), pomadear (234), así como de pronominalización: "compré dos diamantes, uno se voló y fue repuesto" (234), "la Ximena se tiró un balazo" (238). Y no falta el testimonio de impersonal pluralizado: "aquí hacen unos días espléndidos" (247).

Los manuscritos de Neruda registran la adverbialización del adjetivo, "luego te escribiré más largo" (8), así como una clarísima preferencia por locuciones adverbiales de tiempo introducidas por en: "te llamaré el 10 o después en la mañana"(18), "me bañé en la mañana" (52), "irá en la tarde" (66), "la veré en la tarde" (174), "el martes en la noche vendrá" (214), "llegué en la mañana" (230), de modo que una sola vez emplea las construcciones con a, "volvió tarde a la noche" (277), y con por, ésta quizá como variación estilística: "no puedo pasar por la mañana, pasaré en la tarde" (58): la académica NGLE se limita a señalar que "concurren" las frases adverbiales de los tipos por la mañana y en la mañana "con las variantes correspondientes con a (a la mañana, a la tarde, a la noche") (2271), aunque más bien es cuestión de variación diatópica, y en los dominios americanos el uso marcadamente corresponde a las construcciones con en. En las cartas del poeta igualmente se halla demasiado 'muy', "Ud. es demasiado inteligente para que yo la aconseje" (247), así como recién: "recién me llaman, esta tarde te escribiré de nuevo" (30), "las fiestas recién empiezan" (204). De antenoche, "esta noche dormí bien..., antenoche en Tocapilla me pasó algo curioso" (52), el mismo compendio gramatical indica que es "frecuente en muchos países americanos" (1322)5.

De hecho estamos aquí ante una muestra más del apego a la tradición del español americano, pues antenoche es compuesto adverbial de gran antigüedad, Corominas y Pascual lo atestiguan con notable precedencia sobre anteanoche (1980-1991: IV, 234)6, y los grandes diccionarios dieciochescos, el de Autoridades y el de Terreros, únicamente la primera forma recogen. No es, pues, de creación americana el término adverbial usado por Neruda, que todavía tiene correspondencia rural en el español europeo, con el andaluz antinoche (Alvar Ezquerra 2000: 78) por vulgar cambio de timbre en vocal átona o cruce con el muy extendido en el mismo dialecto antier 'anteayer'. Lo verdaderamente característico del español de América frente al español de España a este respecto no es solo su más generalizada conservación de antenoche, que resulta arcaico a este lado del Atlántico en muchas partes y para muchos hablantes, y en cambio es de plena vitalidad en su trasplante americano, sino sobre todo, y esto es prueba de esa misma vigorosa vigencia, el que lo usen hablantes de la talla cultural de un Neruda. El impulso innovador no falta, sin embargo, en estos retazos de su lengua escrita, particularmente en lo tocante al voseo, inexistente en este corpus tanto en el aspecto pronominal, cosa lógica dados los largos precedentes chilenos en la decadencia de vos, como en la vertiente verbal, donde seguramente es decisiva la postura normativa y estilística del autor.

1.3. Tradicional es el empleo de anteojos 'gafas o lentes' por parte de Neruda (72), especialmente en relación comparativa con el español de España, y relieve americano ha llegado a adquirir un remecer (52) perteneciente al acervo patrimonial hispánico, igual que caturra 'cotorra o loro pequeño', "le mando una nueva casa para sus caturras con Losada" (72), aunque con adaptación semántica chilena, como de resemantización americana es temblor (52), 'terremoto de escasa intensidad' según definición académica; igual que de formación y significado americanos, sobre base léxica peninsular, es transar (238). De probada raigambre hispanoamericana es el especial juego, en bastantes casos con implicación semántica, que a la derivación se ha dado en esta gran modalidad del español, con los morfemas -ista, "la mirista les quitó en represalia (no sé de qué) el niño" (252), -ón, frivolona (54), lagrimona (42), perrona (228), -oso, "pero el mañoso Homero dice que cómo él va a llegar allá" (240), y -udo, "el muy pelotudo tuvo que llegar a Rumania para darse cuenta" (54), como representativos en la sufijación diminutiva son los casos de florcitas (220) y pueblitos (180), americanismos generales, procedimientos morfológicos y léxico-semánticos perfectamente establecidos en el período preindependiente, según en otra parte he mostrado (2010: 210-214). Y mención aparte merece el testimonio nerudiano de cagaleta: "en cuanto a la Mary, trabaja en su kilómetro mural, llamando varias veces al día "cagaleta español" a su digno esposo" (214).

En la documentación colonial también está suficientemente apuntado uno de los principales factores de la diferenciación dialectal entre el español americano y el europeo, cual es la cuestión del grado, probablemente más determinante que el criterio de una auténtica exclusividad de los distintos fenómenos lingüísticos en una y otra parte. Es lo que en los textos de Neruda se verifica con el muy preponderante empleo del adjetivo lindo: "un proyecto lindo para el libro" (20), "tu boca es grande y linda" (60), "el más lindo viaje" (202), "una linda niñita" (208), "le mando una linda for" (224), claramente preferido al del aislado bonito: "el libro de Volodia ha salido estos días, muy bonito" (204). La preferencia americana por lindo frente al mayor uso español de otros sinónimos, la diferencia de grado en este punto se atenúa respecto de Andalucía occidental y Canarias, es innegable, y ya lo era antes de que la Colonia llegara a su fin.

Su condición de escritor americano enriquece la norma lingüística de Neruda con voces amerindias: cahuín (131), chasca (78), chascona, chercán (86), copihue (132), pampa, papa 'raíz bulbosa' en "papas de tulipas" (198), peumo (86), poto (240), poroto (214), totora (164), y algunas más, la mayoría quechuas y mapuches, de acuerdo con la adscripción territorial del poeta. El término de controvertido étimo que chucha es da pie a la manifestación del correspondiente menosprecio sociolingüístico por parte del autor, en observación teñida de misoginia: "Ella con labios blancos parecía una negra. A cada momento decía chucha como un Matta cualquiera" (238). Su reflexivo uso del lenguaje en una ocasión lo lleva a tachar el quechuísmo puma, con el que varias veces se refiere a su amante, escribiendo a continuación leona: "tu pelo de puma (tachado) leona" (122). Aunque a Matilde Urrutia se refiere Neruda más frecuentemente con el indoamericanismo, y su elección sinonímica en este caso puede radicar en el sentido sociológico de lo que sobre el particular dice Morínigo: "El nombre popular de esta fiera en toda la América española es león. La gente culta la llama puma por influencia erudita" (1998: 607).

El hablante culto desde luego está más capacitado que el inculto para practicar la selección estilística, y en la creación literaria siempre se han aprovechado las posibilidades expresivas que la variación lingüística en cada momento de la historia ofrece, especialmente en el verso, y en el caso nerudiano contamos con una precisa verificación léxica. En efecto, el poeta a fuer de americano es solícito en el empleo de colorado: "casita colorada" (170), y, en alusión a Matilde, "diabla colorada" (132), "para tu cabeza de puma colorada" (40), pero la métrica le harán escoger el sinónimo rojo en esta especie de tercetillo de fondo tradicional y popular, afín a los juegos poéticos modernistas:

lagrimona,
puma roja,
cara de mona (42).

2. UN PRECEDENTE DIECIOCHESCO EN LOS TEXTOS DE SOR ÚRSULA SUÁREZ

2.1. El corpus chileno que ahora se comenta pertenece a Úrsula Suárez, monja clarisa que lo redactó desde 1708 a 1730 y que se conserva en manuscrito autógrafo. Su valor como testimonio lingüístico de la época es por muchos conceptos verdaderamente inapreciable, no siendo el menor de sus méritos la espontaneidad expresiva de que la autora en él hace gala, sino también el carácter dialógico de muchos de sus pasajes, donde la oralidad y el realismo idiomático aforan inconfundibles y constantes en sus páginas, frecuentemente matizadas de vulgarismos fonéticos, muchos de los cuales sin embargo entonces no tenían tan marcada connotación negativa como la que actualmente los caracteriza. Sin embargo, ni mucho menos era inculta una monja que, en atinadas palabras de Ferreccio Podestá, su editor, en lo que escribe "se exhibe como una mujer intelectualmente superdotada" (1984: 23), con bastante bagaje de lecturas e insaciable pasión por la escritura. A pesar de que en varios lugares de su obra haga alardes de fingida ignorancia, recurso retórico al fn y al cabo, según la contradicción aparente que esta cita encierra:

¿Por qué a mi me están afligiendo, que nada entiendo? Ni siquiera un libro entero he leído, sino, de los que hallo, un pedasito; y esto es verdad, porque soy tan perversa que ni la cartilla pasé entera. No me acuerdo, padre, que jamás un libro haya llegado a pasar, que en todo he sido la suma de la maldad; porque si tomaba un libro, era por entretenimiento y no para aprovecharme de ello, y los buscaba de historias o cuentos, novelas o comedias; los davides apetecía por las historias y ejemplos. También leí en esos tiempos de noviciado de la Escritura algo y también vidas de santos, y en no siendo trágicas, las dejaba (148-149).

El cultismo léxico tiene amplia presencia en las relaciones de sor Úrsula, de gran viveza y espontaneidad narrativa, pero con resabios que seguramente le vienen de los modelos estilísticos de sus lecturas; así la reiterativa enclisis pronominal con los verbos situados tras pausa: "y dijome que bien había hecho... rióse; díjome..., yo, corrida de lo que el padre decía, callé; empesóme a desir no sé qué...; díjome... Volví el sábado por la mañana; díjele el pesar con que estaba; díjome que no, que estaba confesada muy a su satisfación... Pidiéndole a Dios quitase de mí aquel desasosiego, dábale mis quejas por ello" (189). Sin contar con su habitual mantenimiento del antiguo orden de palabras del tipo quejáreme (150), llevaréla (211), contaréselo (229).

Confesa la clarisa haber leído de novicia "un libro en lengua de negros", del que años después repetiría algunas formas (Sambi Tati, Sambi Moni, Sambi Espíritu Santo), y al habla de africanos en curso de ladinización lo califica de su media cuchara: "a este grande lo agasajaba más y minoraba el trabajo; los demás lo reparaban y con su media cuchara se me quejaban", torpeza idiomática que con única pincelada dibuja en la elocución de los esclavos "vos –me dijeron– enseñastes a nosotros" (232). De sus vivencias en la casa paterna recordará que siendo niña preguntaba en vano a las sirvientas por una abuela ya difunta, hasta que "un criadito choquito me dijo: "¡Cuantu ha que murió, señora! ¿No lo habís sabido?" (103), y en la expresión del pequeño esclavo negro, ya ladino, pretende marcar el perfl de un hablante vulgar, con un antihiatismo fonosintáctico, cuantu ha 'cuanto ha', que ella misma practicaba, a tenor de lo que indican testimonios suyos como no fuasí 'no fue así' (100, 101), si mi hubiera muerto 'si me hubiera muerto' (133), etc.; y el habís 'habéis' no pasa de ser un analógico cruce vulgar con la correspondiente forma de la tercera conjugación (reís, salís, venís), uso conocido en hablas populares españolas y americanas. Y la fnura de su percepción lingüística se explaya en pasaje de insuperable valor para la pragmática histórica de ella como forma de tratamiento, a propósito de una disputa con la airada abadesa:

 

Yo proseguía leyendo la carta y esto le dio más rabia. Empesó a echar por esos trigos de Jesucristo de que la culpa había tenido de haserme difinidora, que las otras, siendo de más años, no habían tenido tal mano, y que sólo ella, y dábale con ella, hasta que me enfadó de tanto ella, que le dije que si con su oficio me había levantado del polvo de la tierra, que si lo que en la carta iba era bueno, por qué me hasía tanto menospresio sólo por lerlo para mí (162).

2.2. Si este corte sincrónico chileno se compara con el representado en las misivas y notas amorosas de Neruda, inmediatamente saltan a la vista no pocas coincidencias, argumento al fin y al cabo de que tales hechos lingüísticos de actualidad ya se hallaban arraigados en el último siglo colonial, y probablemente incluso antes. Por supuesto en sor Úrsula están ampliamente atestiguadas anteposiciones del posesivo al nombre en vocativos, como "sí, mi alma, serás lo que tú quisieres" (101), los complementos directos de persona sin a, así "deje esa niña, doña María" (94), "consultaron (las religiosas) sus confesores, quienes les dijeron..." (241), "entró el padre Tomás a confesar una enferma" (250), "premie vuestra mersed esa criada que tanto me ha regalado" (260), los verbos con sufijo -ear, orejear (175), vejear (100), los pronominalizados, "no la distinguía porque parese se desaparesía" (198), "tres veses se juyó de la religión" (237), y los impersonales pluralizados: "y no solas dos personas habían en esta maldad" (108), "desto discurrieron (que) era echarlas de ella, y hubieron lágrimas y quejas" (197). Pero el tiempo no pasa en vano, sin que haya evolución o replanteamientos normativos si la distancia entre dos sincronías se dilata suficientemente, como es el caso, de modo que no resulta raro así que la monja deslice bastantes ejemplos semejantes a "las religiosas con quien vivo" (247), y que el poeta se atenga al uso de quienes, ni que sor Úrsula escriba "yo estuve disgustada de principio en el convento, echando menos los aseos de mi casa" (140), mientras Neruda se sirve de la innovación echar de menos (Oses 2010: 158). Por cierto que la NGLE nada señala respecto de la variación echar menos-echar de menos existente en la América española, con diferencias sociolingüísticas o diatópicas, y el también académico DPD, aun indicando que la primera forma "está hoy en desuso", la apunta en una cita literaria chilena de 1995 (244)7. Y como asimismo es natural, dada la separación diacrónica entre uno y otro corpus, el segundo desconoce no pocos rasgos gramaticales de rancio sabor tradicional que el dieciochesco contiene.

2.3. Por lo que al léxico concierne, las nerudianas sufijaciones con -ón encuentran correspondencia en los usos de regalona de sor Úrsula: "mi padre me cargaba y mi madre le desía: «Ya está cargado con el tarangallo, así está esta mosa de regalona»" (125), "Señor mío ¿por qué cuando usas de tus misericordias con las mujeres anda la Inquisición conosiendo de ellas? Respondió: por regalonas" (252). Así como de plena preferencia en la clarisa era el empleo de colorado: "que diesen las (polleras) de sarga y me dejase la colorada" (117), "yo estaba con tanta vergüensa como si fuera de ellas; tamaña de colorada, que me ardía la cara" (188), y marcada claramente también su inclinación al uso de lindo, en numerosos ejemplos, entre ellos: "y como me vio tan lindas puntas y manto, me estuvo llamando" (95), "yo discurría que sería cosa tan linda...", "aquí he hallado una cosa tan linda que me parese buena para refrescarlo" (211), "aunque no veía en ellos ninguna cosa divina, sino caras lindas" (219), "mira, Señor, esa cara linda, que a haserle sien mil favores obliga" (222). Sor Dolores conoce el sinónimo hermoso, claro está, y de él se sirve a efectos estilísticos, para evitar la repetición de lindo: "que no nesesitaba de dote, pues en ser linda lo tenía..., no siendo yo de las más hermosas" (122), aunque el cómputo de frecuencias es bien significativo aquí, además de que hermosa en la escritora chilena también tiene la acepción 'robusto, saludable', que el diccionario académico anota como familiar: "venía a entrar a él la novicia semanera de compaña, que era hermosa y bisarra, que bien conosió vuestra paternidad", "y estándola mirando yo, se me ofreció que aquella tan gorda Marsela, bisarra y sana...", "¿ves esa que es tan hermosa, gorda y bisarra, que te parese que mucho vivirá?" (146).

2.4. Claro es que las diferencias normativas y sociolingüísticas igualmente son evidentes en la comparación entre la primera mitad del siglo XVIII y la del XX del español de Chile, en los cortes sincrónicos respectivamente representados por sor Úrsula Suárez y por Neruda, pues en éste, por el corpus analizado, no hay voseo ni pronominal ni verbal, mientras que en la monja abundan las dos representaciones formales de dicho tratamiento personal. Aunque esta cuestión gramatical requiere un estudio monográfico en los textos de la clarisa, por su complejidad y extraordinaria recurrencia, dado el estilo dialogado de su redacción, señalaré sus principales rasgos, el primero de los cuales consiste en que las formas de respeto hacia las personas de más edad, de Úrsula dirigiéndose a padres, abuelos, tíos y otros miembros de su entorno social, así como a superiores (confesor, abadesas, maestras de novicias), o entre individuos adultos de nivel medio-alto en la sociedad criolla, son vuestra merced, su merced y usted. Con la salvedad de que en el núcleo familiar sus integrantes además de la tercera persona pueden emplear la segunda para hablar entre sí, sea con tuteo, por ejemplo una tía a la madre de la futura monja: "¿ves como es discreta y la debes estimar?" (98), sea con voseo, así un primo de su padre a doña María: "sélebre es tu hija, Gata; yo vengo por ser ella mi divertimiento, y no para veros" (127). En segundo lugar, que el voseo no se ve socialmente estigmatizado, pues a Úesula sus familiares indistintamente la tratan de y de vos: "¿vos habías de ser monja?" (91), "calla, loca, que tu vivesa no es para monja" (92). Y de las dos maneras es el trato entre la niña, pero también cuando con más años se halle en el convento, y los sirvientes, incluidos mulatos y negros esclavos.

El voseo en el corpus de la monja chilena puede ser puro: "ese mostruo sois vos" (199), pero con mayor frecuencia mixto o solo verbal: "si vos te disgustas" (179), "vos ya ves" (236), "ya que te mostráis tan magnífico" (250). Lo cierto es que en el medio social y urbano que el corpus de la clarisa dibuja lo que al respecto aparece es un uso gramatical con variación, aunque ya se apunta con bastante afirmación uno de los caracteres de la futura norma americana, con un clarísimo decaimiento del pronombre vosotros y un continuo uso de la tercera persona plural, de cualquier clase o nivel que sea el sujeto referenciado (criadas, monjas, criollas encumbradas): "no se aparten del estrado; esténme rodeando, que he visto al diablo" (110), "no me estén moliendo" (164), "oigan el padre, que debe pensar que yo le tengo de hurtar la casoleta" (227), "no me digan muchas desvergüensas..., ustedes se llevarán el provecho" (246), "miren qué garras de la canonisada" (250), "déjenme confesarme" (255), "vayan a ver el fuego, que se abrasan" (266). De igual modo les habla a las novicias: "crerán que estoy triste, niñas", "no sean disparatadas" (150), y solo en el tratamiento interiorizado, como en el Quijote hacía Sancho, cambia de registro: "y cuando iban a que les diese legción, desía entre mí: «ahora lo veréis»" (151).

2.5. La variación lingüística presenta más aspectos en las relaciones de sor Úrsula, entre ellos la coexistencia de la frecuente distinción lo/le con casos de leísmo (le por lo complemento directo), así: "empesé a agasajarle" (180), "su señoría mandó le esperasen los médicos" (269), "tengo el gusto de obedeserle" (270); o en las locuciones adverbiales la competencia entre a la noche (140, 236, 244, 248), por la mañana (178, 189) y en la noche (196), donde la expresión con en se está abriendo camino, lejos aún del uso que tendrá en el español de Neruda, pero lógicamente próximo al que tiene cuatro decenios después en sor Dolores Peña y Lillo, otra monja santiaguina (Frago 2010: 112-113). La fluctuación, que en modo alguno tiene nada que ver con el caos idiomático, se manifiesta en vámosnos (173)-vámonos (136), y en tantas más cuestiones que describen un estado de la lengua en el que el apego a la tradición y el impulso innovador compiten, en un marco normativo cercano en su identidad al imperante en los años de la Independencia, con no pocos fundamentos de lo que será el moderno español americano.

3. PERFILES DIECIOCHESCOS DEL ESPAÑOL DE CHILE

3.1. FONÉTICA

Para la época de referencia encontrar un empleo casi por completo exclusivo de mesmo, de escrebir o de resebir, como en las relaciones de sor Úrsula sucede, no puede, sino errónea y gratuitamente, calificarse sin más de vulgarismo fonético, pues en mesmo no hay alteración vocálica, sino variante etimológica de mismo que tuvo preferente uso medieval y que como registro literario se mantuvo hasta bien entrado el siglo XVII, cada vez más comprometida por mismo, antes popular, su prevalencia en el habla culta, algo parecido a lo que ocurrió respecto de escribir y recibir con sus antiguas disimilaciones vocálicas (i...í > e...í), durante mucho tiempo de plena aceptación, y aun preferencia, en la lengua escrita, de suponer es que también en la hablada, de los más cultivados. El registro de estas formas en sor Úrsula, como en tantos criollos de su tierra y de otras partes de América en aquellos años, y aún más tarde, no es constitutivo de vulgarismo, sino que ha de verse como la conservación de usos con la pátina de una vieja selección en un nivel social que luego los abandonaría en aras de la novedad normalizadora.

Aparte de no pocas vacilaciones vocálicas, algunas vulgares y otras en el límite de la vulgaridad, demostrativas en todo caso de que todavía no eran tajantemente rechazadas en el ambiente social de la clarisa, se encuentra un rayto 'rayito' (193), mero desliz escriturario o manifestación de la pérdida de la mediopalatal /y/ en contacto con vocal palatal o con /a/, fenómeno de antigua constatación en castellano y que pervive en muchas hablas rústicas (cuchío 'cuchillo', gaína 'gallina', maor 'mayor', también raíto 'rayito'). Más enjundia americana sin duda tiene el extraordinario arraigo del antihiatismo que los escritos de sor Úrsula demuestran, incluso en situación fonosintáctica de la que arriba he dado algún ejemplo. Está el caso de la solución en diptongo de un hiato, en cuete 'cohete' (223), y las numerosas simplificaciones de la secuencia ee: crer 'creer' (135), crerá (207), crerán (150), crería (220), cres 'crees' (208), desé 'deseé' (194), ler 'leer' (162, 3 ejs.), preminencias (260), vementes 'vehementes' (248), así como el recurso a la epéntesis consonántica en huyía 'huía' (176). Pero la definitiva prueba de la fuerza con que el fenómeno fonético en cuestión por entonces se producía en el habla chilena es la reacción ultracorrecta que provoca en las formas de la clarisa aleada 'aliada', "llamó a sus aleadas y que mal me miraban" (265), asalareado 'asalariado' (163) y columpeaba 'columpiaba' (109).

Particularismo dialectal de impronta hispánica meridional corresponde a la pérdida de la /-d-/ intervocálica en disparatá 'disparatada', "y era tan disparatá, que cuando daba la lección mal dada, con el santo me enojaba" (111), y na 'nada', "volvamos a casa, que na se perderá" (139), además de felidad, con la -d- después puesta sobre las vocales entre las que canónicamente debía estar (224)8. De la misma ascendencia es el relajamiento y neutralización de las líquidas implosivas /-r, -l/, que se verifica en álbol 'árbol' (95), aocar 'ahorcar' (122), poque 'porque' (125), descubri 'descubrir', "en atensión desto tengo por impocible descubrí mi pecho" (154), mi 'mil' (182), vorver (138), y que puede estar indicado en la -l quizá hipercorrecta de trilgos 'trigos' (162). Probablemente responde al mismo tipo dialectal la grafía contedad 'cortedad' (99), así como, en relación con el debilitamiento extremo o aspiración de la /-s/, mar 'más' (127), demar 'demás', "llegué yo como las demar [a] abrasarla" (265), igual que portrer 'postrer' (93) y portrero 'postrero' (95), éstas tal vez condicionadas en dilación regresiva por las vibrantes que le siguen.

Meridionalismo en su origen es el fenómeno referido a la /-s/ por la elisión de -s a fnal de sílaba y palabra, en mi 'mis', "por mi pecados" (256), quinienta, "estas son otras quinienta" (208), e yntarme 'instarme' (184), en este caso con la ese olvidada luego sobrepuesta, según Ferreccio Podestá anota; y al mismo fenómeno responde la sobrante o ultracorrecta letra de nadas 'nada' (187), seguramente también estan 'estas', "estan gentes" (205), y quizá los ejemplos ya vistos de -r por -s (mar, portrer, portrero). Muy problemática resulta la interpretación de las formas preciosimo, "ofreciese al Padre Eterno sus méritos y de su Hijo preciosimo" (220), presiosima, "por tu presiosima sangre" (229), traviesima, "como niña que era, traviesima y vivísima por estremo" (92). Efectivamente, aunque -ismo por -ísimo se conoce en Colombia, es de intensa implantación popular en Aragón y hay alguna huella más norteño-peninsular de esta pérdida de vocal postónica en dicha sufijación, no me consta su existencia en Chile, que de haberse dado en el habla de sor Úrsula supondría en tales testimonios el caso lingüístico aquí tratado. Sin embargo quizá no sea cuestión más que simples deslices escriturarios en parte explicables por el hecho de que -ísimo en el español de Chile no ha llegado a hacerse popular (Oroz 1966: 287-288). En España, en tiempo de Cervantes, este sufjo aún no se había popularizado, de modo que no es extraño que su familiaridad sociolingüística haya ido con retraso en el lejano y apartado dominio chileno.

En cuanto al yeísmo, son escasas en este corpus sus manifestaciones gráficas, apenas un callese 'cayese', "que pedía callese fuego del cielo" (204), y un halla 'haya', "allá se lo halla" 'allá se lo haya' (205), que sin embargo bastan para que pueda afirmarse la pronunciación yeísta en sor Úrsula. Su editor advierte que "la confusión de los grafemas ll y y figura muy escasamente a lo largo de la documentación histórica, en contraste con los nutridos testimonios de otros casos comparables de fusión fonética", lo cual en líneas generales es cierto, según los textos que se expurguen, aunque hay manuscritos que de largo se salen de esta regla, así la dieciochesca copia bogotana del Carnero de Rodríguez Freyle, por lo cual el filólogo chileno con razón advierte que "las escasas afloraciones testimoniales de confusión ll-y hay que beneficiarlas como verdaderos tesoros" (Relación 27).

En juyó 'huyó', "creció esta desdichada en mala educasión: tres veses se juyó de la religión" (237), con igualación de la aspiración procedente de /f/ latina y del resultado velar de las prepalatales fricativas medievales, se identifica la /h/ americana frente a la /x/ hispano-norteña, y es un rasgo de hermandad histórica con el español meridional. La relación es específicamente andalucista en el caso del seseo, característico no solo del habla de la clarisa sino de todo su país, y esto desde bastante tiempo atrás, y los lapsus gráficos seseo-ceceosos en número variable pueblan todas las páginas del corpus, ya desde la primera, que el editor ofrece en facsímil: confución, corasón, desir, favorese, favoresiendo, mersedes, niñés, rasón, vensa, vergüensa. Pero otras influencias dialectales también se aprecian en este retazo de lengua escrita, pues el occidentalismo que por su evolución fonética muestra el sufjo -allo de tarangallo 'estorbo, impedimento', "ya está cargado con el tarangallo" (125), se corresponde con el cambio /pl-/ > /pr-/ en preitearon (130), propio del oeste peninsular.

3. 2. GRAMATICA

La anticuada falta del artículo, que otros textos americanos del XVIII aún atestiguan, resalta en "cuando lunes, a los ocho días, ya era muerta la novicia" (147), "esto fue en tiempo de señor romero" (270), y está una concordancia como la alba (129). En el campo nominal destacan el género femenino de azúcar, la asúcar (99, 100), "una poca de asúcar" (269), así como la posposición del posesivo en el sintagma en comparación mía (260), el interrogativo cúyo, "ni se sepa cúyo es esto" (149), cuál por qué, "no hay cuál poderle dar" (102), y el indefinido cualesquier con nombre singular: "tolerando en esto cualesquier defeto" (168).

Del verbo destacan la contracción vía 'veía' (93), que tuvo aplicación literaria pero ha llegado a ser rústico, el presente antiguo huigo 'huyo' (121), y en cuento al pretérito simple de ver, es rara su forma ya canónica en la época (267), siendo muy dominante con numerosos ejemplos un veí formado con el lexema del infinitivo y la desinencia personal (131, 197, 210, 266, etc.), con algunas muestras del tradicional vide (226, 263), que aún cuenta con muchas pervivencias en la geografía americana, de ámbito rural sobre todo. Ahora bien, en sor Úrsula la palma del arcaísmo sin duda se la lleva el imperativo metatizado con enclítico: dalde (255), premialde (213), tiralda (115), y seguramente de influencia literaria es su futuro tmético quitármelo has (248). El infinitivo vertir, de preferencia americana sobre verter, se halla en la monja clarisa (259), como decenios después en la dominica Peña y Lillo, con más afinidades lingüísticas (Frago 2010).

De inconfundible sello tradicional es la negación expresada con dos voces de este sentido antepuestas al verbo: "yo tampoco no lo quiero" (179). Se encuentra en el corpus de sor Úrsula la repetición adverbial luego, luego, "que cuanto antes pasase luego luego con mi tío" (253), la locución vulgar cuantimás (141), el arcaísmo aínas (más aínas 'antes'), "que yo no me quiero casar, y más aínas me he de ahorcar" (122), "que no puedo tolerarlas; más aínas me quitaré la camisa y dormiré vestida" (246). La innovación consistente en dar variación de género a medio también se halla en la clarisa, de lo que he registrado precedencia mexicana y del mismo XVIII en Chile (Frago 2010: 261): "yo, media afrentada, le dije con la cabesa baja..." (127-128), "que, como era media vieja, me loaba de atenta" (142); también últimamente 'finalmente' (139), así como un profuso empleo de harto (223, 231, 235, etc.), igualmente como adjetivo (183, 196), y del adverbial no más, así en "dile no más que si sabe él..." (219), "consedióla por dos veses no más" (262).

De la preposición a se ha señalado su frecuente falta como marca de complemento directo personal, y en este texto chileno asimismo aparece una marcada preferencia por usarla como régimen de entrar, por ejemplo, "no entró al lugar donde salió" (223), "los arrieros que entraban al monasterio" (243), "soñé que entrando al coro..." (269), pero "entra en la bodega de los vinos" (249); como destacable es el valor direccional de en, con alguna mención de la misma autora: "antes de entrar al convento, me pasó en casa de mi abuelo" (139), y el registro del sentido positivo en de: "que partiésemos de la plata" (103), "descargaba sobre él tantos de los asotes" (229), "envióme lienso para sábanas y una poca de asúcar" (269). Y merece registrarse la presencia de la locución adversativa más que 'aunque', "respondió: «que la cargue ella»; díjele: «más que nunca me ayude, padre, que tampoco yo se lo ruego»" (268); además de la temporal de que: "vino el señor obispo de que salió de las vísperas" (261).

3.3. LEXICO

Arriba (cfr. 2.3.) se han comentado algunas peculiaridades léxicas de sor Úesula, que mantiene voces del acervo antiguo, general o dialectal, como aguaitar, "me fui enfadada a aguaitarla, por ver si mi madre la enviaba" (122), la de derivación popular ivierno (217, 219), pareser 'aparecer', "luego mis camisas paresieron y mi abuela entendió el cuento" (98), taita 'padre', "miré y veí a mi padre en esta cama...; díjele: taita ¿enfermo está?" (211), tarangallo, "mas mi padre me cargaba y mi madre le desía: ya está cargado con el tarangallo" (125), como al uso del español clásico corresponde plática, "estábamos en esta plática..." (251), con numerosos registros en este corpus, lo mismo que platicar, todos convertidos en americanismos, seguramente ya en la época de la clarisa.

Pero en su texto asimismo se ven representadas innovaciones propiamente americanas, así en la preferencia de agarrar sobre coger, como sinónimos en sus relaciones, aunque con frecuencia notable de la primera forma: "y, agarrada de mi prima, daba gritos por quitarle el manto", "mi madre... hecha una ira me iba a agarrar", "me cogió y se fue" (94), "nosotras seremos las uñas para agarrar" (244), "yo, repugnando, agarré un palo grueso" (267), "agarréla y rasguéla por en medio" (269), etc. Junto a los casos de botar, "botóme la olla disiéndome que eran alharacas y embustes" (260), banda, "en la otra banda también se están abrasando" (267), cuadra, "apartada como una cuadra del padre" (218), habladero, "estos habladeros tuve con Dios" (177), "yo tenía mil habladeros" (191), "mi mayor tormento haberle de desir al padre estos habladeros" (207), llamado, "por último salí al llamado de la maestra" (145), orejear, "el que estaba conmigo estaba mirando; yo llamé al retirado; estúvelo agasajando; y uno y otro estaban orejeando" (174-175), pericote, "en esto veí un pericote negro y ferós, que entraba a la selda" (229), polvillo 'tabaco', "porque el polvillo y mate era imposible que faltase" (179), "tus vicios de mate y polvillo" (247), rasgar 'arrojar, vomitar', "caí enferma, no sé si de apesadumbrada o caliente la sangre; empesé a rasgarla por la boca y estuve bien apretada" (259), y tacho, de probable origen andaluz, usado como sinónimo de olla: "fui a la selda para tomar un poco de agua caliente y no hallé fuego en ella...; hallándome en esta nesesidá, fui en persona a la cosina de la comunidad con un tacho...; la vicaria... botóme la olla" (260). Y está el galicismo de origen náutico rebenque, adaptado semánticamente en América como marinerismo de tierra adentro: "no fue el delito más para irme a dar en las espaldas dos rebencasos con un latiguillo que llevó" (129).

En materia de derivación se ha anotado la característica tendencia americana al empleo del sufijo -ón, con la consecución de especiales matices semánticos, representada en muestras nerudianas y en el regalona de sor Úrsula (cfr. 1.3., 2.3.), esta forma con precedente peninsular y con alguna correspondencia meridional actual (Alvar Ezquerra 2000: 685), pero de sobresaliente arraigo americano, y chileno en particular. Y el recurso al sufjo -azo como aumentativo de sentido despectivo también se verifica en tontazo, "te he engañado, tontaso, tan mal animal que de mí se dejó engañar" (115). La intensa frecuencia del diminutivo -ito, desde un punto de vista gradual sin duda defnidora del español americano, se encuentra ampliamente ejemplificada en este corpus: choquito, criadito, esclavita, hermanita (3 ejs.), hijita, negrita en cuatro casos (102-103), cuerpesito, olorsito, priesita (105). Finalmente, el indoamericanismo léxico tiene escasa representación en las relaciones de la monja chilena, pues, aparte del general maíz, únicamente ofrecen unos pocos términos corrientes en su ámbito geográfico, los quechuísmos callampa, chacra (109), lúcomo (227), mate (246), y el mapuche coipo (229).

4. LA COMPARACIÓN EN LOS AÑOS DE LA INDEPENDENCIA

4.1. Tomo como referencia un centenar largo de páginas del manuscrito de la Castilla de campo, escrita desde 1808 a 1817 en Chicureo "por el ciudadano Pedro Fernández Niño" y "dedicada al Exmo. Sr. Gral. en Gefe Dn. José de San Martín", justamente el año en que el Libertador argentino pasó los Andes con su ejército y dominaba la escena política en Santiago, en cuya conquista colaboró decisivamente9. El autor, importante terrateniente, era de notable cultura, su rúbrica es la típica del notario o escribano público, de buena caligrafía y lenguaje gramaticalmente correcto, con numerosos cultismos y aun latinismos en su léxico.

Es cierto que comete algún vulgarismo vocálico, como lijía junto a lejía (29r), pero de mínima frecuencia, y consonánticos como almú (28v, 33v, 36r) al lado de almud, o auja 'aguja' (13r), augerados (12r), aujerea (24v), abugero (28r), abugerados (42v), güebo (29) y redamen 'derramen' (28v, 33r), nada, sin embargo, comparable a lo que sobre el particular descubren los textos dieciochescos de sor Úrsula Suárez y de sor Dolores Peña y Lillo. En el plano gramatical se halla la concordancia la agua (11v, 39v), asimismo corriente en otros escritos americanos coetáneos, y un ocasional "te se funde" en convivencia con "se te apega" (39r), éste el verdaderamente representativo de la Cartilla de campo, en la cual ayga (23r) compite con haya (35v), lo cual supone un cierto cambio normativo, más evidente en relación con el tan corriente aún en el siglo anterior conduzga, pues en el manuscrito de Fernández Niño condusga tiene su g rectificada con una c (9v). Y la evolución del gusto lingüístico se aprecia en la total ausencia de mesmo, escrebir, recebir, pues ya todo es mismo, escribir, recibir. Y seer, "que su hechura ha de seer de palqui" (27r), "la bodega para seer correspondiente a la biña..." (40r), seguramente no constituye sino la huella de las lecturas del autor.

El antihiatismo del hacendado chileno es acusadísimo, pero no lo manifiesta como las dos monjas escritoras, pues, al menos en la parte de su texto que he analizado, no cae en soluciones antihiáticas propiamente dichas, sino en numerosas ultracorrecciones, demostrativas de que el autor tenía muy arraigado tal rasgo fónico e intentaba, infructuosamente, evitarlo, por lo menos en su lengua escrita. Esto en formas muy repetidas como bacear 'vaciar' (9v), bacear y chirrea 'chirría' (15v), roceadas 'rociadas' (16r), y un bacear con su e corregida en i (30r), con tres casos de esta misma grafía en una sola página, el tercero de igual manera enmendado (34r).

Se refjeja aquí la adopción de una determinada postura sociolingüística en relación con este tipo de pronunciación, similar a la que se aprecia respecto de otros dialectalismos originarios, a saber, el occidentalismo que supone la alteración de /bl-/ en /br-/, porque la única vez en que escribe heblas 'hebras', "unas heblas de ylo" (26v), claramente rectifica la l en r, igual que hace con el ocasional meridionalismo aldiendo (39r), con retoque de la -l en -r. Y lo propio sucede en el exclusivo lleísmo gráfico de alludar (33r), donde en la anómala ll visiblemente se ha trazado una y. El yeísmo de sandilla 'sandiya (sandía)' es reiterado (24v, y pássim) por tratarse de un caso de lexicalización, por entonces bien implantado en este dominio americano, como en otra parte he indicado (2010: 169).

En cambio, los lapsus provocados por la pronunciación seseosa no merecen ni una sola enmienda, prueba de la plena identificación del hablante-escribiente con este fenómeno fonético, siendo que en su corpus son abundantes, aunque no tan numerosos como en la escritora clarisa, menos aún respecto de los que la dominicana Peña y Lillo en sus cartas desliza. Como aztas 'hastas', hase 'hace', hasen, veses, zebos 'sebos', zezos 'sesos' (3v), graza (4 ejs.), zebo, zevo (4r), graza (3 ejs.), pansas 'panzas', poso 'pozo' (4v), astaz, cabesas, capatás, cezos 'sesos', moso, zebos (6v).

4.1.2. En lo gramatical destaca el arcaísmo de la locución preposicional entro de, "deves tenerle un palo entro de la misma manisuela", "entro del lagar" (42r-v), el valor partitivo de la preposición de en "su poco de sal" (20r), "algún poco de lejía" (32r) y el de a con referencia locativa en "no emmiendes al mayordomo a presencia de ellos" (22r), como de signo tradicional es la conjunción temporal de que, "y tu peón, de que están horeados, las saca de allí" (12v), "de que se ba acavando de recoger dicho sevo..." (34r), "de que se enfrían los ensartan de seis en seis" (35v). Aunque el caso más significativo de uso arcaizante en este texto sin duda es el del artículo como antecedente del relativo con referencia pronominal: "sávete que dicho sevo y el en que fríes el pavilo deve ser colado" (36v).

Precedencia en la historia del español europeo y americano tiene el subjuntivo vamos 'vayamos', también atestiguado aquí y con pervivencias actuales: "pero bamos al quid de la dificultad" (30v), "bamos a lo esencial: debe tener para llamarce bodega..." (40r), de reiterada presencia en sor Úrsula, así: "Llevaréte al otro convento derecho, sin que vamos a casa" (Relación 145). Asimismo estaba apuntada en el período colonial la concordancia del indefnido cualquiera en forma plural con sustantivo singular, combinación que se halla en Fernández Niño, "que ha de ser otro matancero y no qualesquiera" (9v), "para que en qualesquiera destino que les des lo desempeñen con puntualidad" (37r), con alguna continuidad en el español americano de hoy día, que el académico DPD considera de "inadmisible" empleo (192).

La cuestión normativa afora en varios hechos de los aquí documentados, y se advierte asimismo en el tuteo con que sistemáticamente el hacendado se dirige al hijo adulto en su extenso escrito, en el cual es muy predominante la distinción lo/le, y se mantiene la variación adverbial entre a la noche (10v) y en la mañana (15v). En cuanto a la expresión a la fja, el diccionario académico la da como propia de varios países americanos, Chile entre ellos, y es evidente que ya estaba en uso antes de la Independencia, pues que este texto la testimonia: "el durasno, la guinda, la siruela, el damasco, etcétera, en una caja con almíbar, a la fja" (25r). Y no deja de interesar históricamente el hecho de que Fernández Niño con toda regularidad emplee donde, mientras medio siglo antes Peña y Lillo prefriera el anticuado onde, a veces en la variante vulgar ande.

4.1.3. Capítulo aparte merece el léxico de este corpus, cuyo estudio no cabe en las páginas de que dispongo. Abundan en él los americanismos consolidados, cuales son adobera (14v, 18r, con definición del autor), agarrar en numerosos registros preferido a coger (25v, 32r, etc.), banca (35r) en variación con banco (36r), baquiano (14v), bordo, "que sus bordos no sean gruesos, para con facilidad recojer de dichos fondos el jabón sin lejía" (30r), botar (6v, 17r), garra, "guarda las aztas para venta y las garras se pudren para hacer cola" (5r), "apilarás las astaz y garras de cuero" (8r), "assí se les pisan y repisan las orillas o garras para que se estiren bien dichos cueros" (20r), chancho (26 r-v), uso del adjetivo harto, "hartos látigos" (8r), malaya, "a cuya hora pedirás la separación de las malayas para darles a tus peones de ramada" (6r), "y a la noche al salir llevará cada uno una malaya, un corazón y dos riñones" (10v), mixtar, "le mixtas otras 2 arrobas de lejía" (31v), "no le mixte más cal" (33r), pepa, "cuelas los caldos de pepas, escovajos, ollejos y espumas" (43r), poncho (10v), prieto (28v), ramada (8r, 10v), recojo, "para los recojos de grazas" (19r), "son para los recojos del caldo" (43r), tupir, "el pasto segado es para tupir techos" (8r), voltear y plan, "deven los barqueros repuntar los ganados un día antes del rodeo, esto es, boltear todos los ganados a los planes, durmiendo ellos esa noche en los cerros" (23v), "en 6 días te boltean la madera" (38r). Dada la temática del corpus, los indoamericanismos son numerosos en él, entre ellos, además del antillanismo ají (24v), los quechuismos cancha (8v, 9v), charqui (6r), concho (31v), guano (37r), mate (10v), papa (24v), quipo, "todo liador lleva quipo y razón de los cueros que consume" (8v), y los mapuches litre (24v), lonco (11v), maitén (27r), maqui (42r), palqui y quilo (11r), pichi (3v) y quillay (24v).

De derivación americanista están las formaciones con -ada en las voces cuerada (14r) y potrerada (23r, con definición del autor), el morfema -aje en paneaje, "siendo el paneaje de regular tamaño" (34v), -ón en doblón 'fácil de doblarse', "(de los cuchillos) no te den por disculpa el mal flo, la oja o que son doblones" (13r) y -oso en dilatoso, "se halla con punto, espeso y dilatoso para hervir" (31r). En cuanto al diminutivo -ico, de excepcional registro en "mi fn es que tu bolcico no lo laste" (43v), seguramente no es más que una mera reminiscencia tradicional de una disponibilidad morfemática que fue común a todo el mundo hispánico hasta finales del siglo XVII, pero que desde entonces fue restringiéndose territorialmente tanto en la Península como en Ultramar. En el apartado verbal, de la sufijación en -ear están los ejemplos de charquear (5v), sebear formado sobre sebo (5v, 6v), sopear, "sopear las grasas" (16v), y de pronominalización los de arderse, "si se arde una payla de graza, se apaga con un cogote" (4v), "que no se arda o queme" (16r), y lloverse (25r).

5. CODA

He atestiguado pararse 'ponerse en pie' a fnales del siglo XVIII en la Nueva España y en el Alto Perú (2010:196), significado americano que no se aparta demasiado de la estirpe semántica de su étimo, y que con acepciones próximas se encuentra en el texto de Fernández Niño: "paras lo que le havrás puesto, una botija devajo para recivir la lejía que por el dicho abujero el pilón produce" (28r), "lo sacas de la adovera, parado de costillas sobre una tabla", "haviéndolos cortado, los hases parar medio por medio en parte que no les dé el sol" (32v), "como el guano esté bien parado, aunque le llueva 10 días, no es nada" (39v). La vitalidad de este verbo al llegar el período independiente era grande, pues, al parecer en toda América, y por los mismos años es término familiar para el boliviano Vargas: "había una mujer impedida..., que no andaba ni se paraba siquiera", "entonces paré las orejas y creí verdaderamente que este hombre quería mudar de opinión" (1982: 280, 364). Aunque haya minoritarias y rurales correspondencias peninsulares de este caso léxico-semántico, en el español americano en modo alguno este verbo se caracteriza de arcaísmo, sino del tradicional prolongamiento histórico de un elemento del acervo hispánico adornado de la innovación polisémica.

Cuestión distinta es la concerniente a la variante dentrar de entrar, continuamente empleada por el erudito hacendado, "a la ramada no dentra olla, calabaso ni tiesto alguno" (10v, y pássim), como la preposición antigua entro en la locución entro de o el conjuntivo de que, también de frecuente registro en textos chilenos dieciochescos, en el guerrillero boliviano asimismo, "se ocultan entro el monte" (Vargas 1982: 358), usos que desde entonces han experimentado un gran retroceso diatópico y social, habiendo cambiado así su categorización cultural y su misma estampa histórica en el propio marco americano10. La documentación producida en América y la historiografía panhispánica ayudan a encuadrar adecuadamente las evoluciones lingüísticas y hasta muchas de sus soluciones actuales, de modo que al considerar el caso de en direccional, por ejemplo, debe matizarse la opinión de Oroz (1966: 399), quien al anotar la preferencia de en por a en Chiloé, concluye que del dominio insular "se difundió este uso al continente, en particular a Valdivia..., más al Norte prevalece a". Porque es el poso tradicional de un español de isla, por lo tanto secularmente sujeto al aislamiento, lo que causó el mayor arraigo de tal uso prepositivo en él. En el resto de Chile, como en toda América, se conoció desde el principio de la Colonia, pero las zonas mejor comunicadas y con importantes centros urbanos se acomodaron mejor y más prontamente a la nueva distribución normativa de en y a con dicho sentido.

Los textos pertinazmente afirman que el español americano de la Independencia tenía lo principal de su urdimbre formado, tanto en el aspecto de la difusión general como en el del particularismo regional, sobre hechos configurados en un juego de tradición y de innovación. Esto no niega que haya habido evoluciones posteriores, siempre sujetas a demostración, pero las más llamativas quizá sean las sociológicas o de reajuste normativo. El léxico indudablemente está más abierto a la evolución y a la determinación sociocultural, y así se ha visto que en sor Úrsula es ivierno el término registrado, que por tres veces documenté en O'Higgins, mientras invierno está en carta de Bolívar (2010: 205). Pues bien, esta forma, la propia del español culto contemporáneo, es la predominante en el también chileno Fernández Niño (ymbierno: 11v, 19v, 24r), frente a un ybierno (8r) tradicional y ya arcaizante.

Cada corpus y cada autor traen sus sorpresas, y diferentes afanes para el investigador. En el del culto terrateniente se apunta un coloquialismo con atisbos documentales de cierta novedad para la época: "todo matancero ha de venir acompañado (que este se llama el palanca), pero tú le adviertes que ha de ser otro matancero y no cualesquiera" (9v), luego, simplemente: "no se permite más compañero que el palanca" (11r). Y se verifica la conciencia del particularismo regional por parte del escritor: "advierte pues que el caldo que la huva te produce desde que la hechas a la saranda tiene nueve destinos o nombres, según el estilo de nuestra tierra" (46v). En cuanto a sor Úrsula, llama la atención su espontaneidad narrativa, su frescura idiomática y la aguda percepción de la realidad social de que hace gala, hasta el punto de que, describiendo una de sus visiones, escribe: "porque lo miré despacio, reparando en modo de cabello estraño, que, como aquí el uso de las pelucas no había llegado, no podía yo entender qué modo de pelo fuese aquel" Y añade: "En efecto, cuando llegó gobierno nuevo conosí en el presidente Ibañes Peralta lo que de la peluca dudaba" (218). Este político comenzó su gobernación el año 1700 y, por lo que la clarisa indica, introdujo en la sociedad chilena el afrancesado uso de la peluca, quién sabe si también el galicismo mamá, así acentuado por Ferreccio Podestá en sus numerosas ocurrencias. Sin embargo, la falta de la tilde en el corpus de sor Úesula no permite asegurar que no se trate realmente del hispánico mama.

 

NOTAS

1   El desliz grafémico seseo-ceceoso, pero en el caso del poeta chileno evidentemente referido al seseo, quizá se halle en breve nota con membrete de la Fundación Pablo Neruda, en el que escribe cuadro Fuenzalida y que el editor transcribe Fuensalida (146-147). De todos modos seguramente se trataría de un caso de lexicalización en voz antroponímica, pues Fuenzalida es apellido bien conocido en Chile.

2  La carta es mecanografiada y el pasaje en cuestión, "Muchos cariños para esos compadres fascinerosos", por el editor comentado como "compadres facinerosos" (214-215, 217).

3  Neruda se corrigió con la tachadura sobre ab, advertido el olvido de la -s, y ni siquiera llegó a completar el trazo de la b.

4  Como puede observarse en "mi magnífica maquinita de PRMER ORDEN Yb así se ve qué prácr ico ('práctico') soy al comprar esta ganga" (112-113).

5   Hay en este corpus epistolar otros rasgos sintácticos caracterizadores del hablante hispanoamericano, así el empleo de entrar con régimen prepositivo a en lugar de en, "entré a la Agencia" (214).

6  Con similares dataciones, lo mismo verifca el académico CORDE.

7 El diccionario académico en su edición de 2001 consigna simplemente "echar de menos o echar menos".

8 En cambio, no tiene carácter dialectal, sino sociocultural o normativo, la pérdida de la /-d/, con reiterada manifestación en este corpus: mersé (118, 157, 177, 256, 265, 268), nesesidá (260).

9 Cartilla de campo y otras curiosidades dirigidas a la enseñanza y buen éxsito de un hijo. Trabajada en Chicureo desde 1º de enero de 1808 hasta el de 1817 por el ciudadano Pedro Fernández Niño: http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=cartilladecampo:1808-1817

10 Respecto de dentrar, observa Oroz (1966: 343, 368) que se conserva "con gran persistencia en la lengua popular" y que hasta no hace mucho, incluso a comienzos del siglo XX, parece haber sido común a todas las clases sociales.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ALVAR EZQUERRA, MANUEL. 2000. Tesoro léxico de las hablas andaluzas. Madrid: Arco Libros.

COROMINAS, JOAN y JOSÉ A. PASCUAL. 1980-1991. Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana. Madrid: Gredos.

DPD: v. Real Academia Española, Asociación de Academias de la Lengua Española.

FERRECCIO PODESTÁ, MARIO (ed.) 1984. Úrsula Suárez (1666-1749). Relación autobiográfica. Santiago de Chile: Universidad de Concepción, Biblioteca Antigua Chilena.

FRAGO, JUAN ANTONIO. 2010. El español de América en la Independencia. Santiago de Chile: Taurus.

MORINIGO, MARCOs A. 1998. Nuevo diccionario de americanismos e indigenismos. Buenos Aires: Editorial Claridad.

NGLE: v. Real Academia Española, Asociación de Academias de la Lengua Española.

OROZ, RODOLFO. 1966. La lengua castellana en Chile. Santiago: Universidad de Chile.

OSES, DARÍO (ed.) 2010. Cartas de amor. Pablo Neruda. Cartas a Matilde Urrutia (1950-1973). Barcelona: Editorial Seix Barral.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de Autoridades (1726-1739/1969). Madrid: Gredos.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA. 2005. Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana Ediciones Generales.

------ 2009. Nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa Libros. Relación: v. Ferreccio Podestá.

TEREROS Y PANDO, ESTEBAN. 1786/1987. Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes. Madrid: Arco Libros.

VARGAS, JOSÉ SANTOS. 1982. Diario de un comandante de la Independencia americana, 1814-1825. Edición de Gunnar Mendoza I. México: Siglo XXI.


* Del Proyecto FFI2008-02718/FILO, MICINN.

** Para correspondencia, dirigirse a: Juan Antonio Frago Gracia (jafrago@unizar.es), Departamento de Lingüística General e Hispánica, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Zaragoza, Pedro Cerbuna 12, 50009 Zaragoza, España.

Recibido: 30/03/10.
Aceptado: 25/04/10.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons