SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 issue1Percutaneous closure of Left Atrial Appendage with the Amplatzer Cardiac Plug Device in patients with atrial fibrillation: Preliminary data author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista chilena de cardiología

On-line version ISSN 0718-8560

Rev Chil Cardiol vol.29 no.1 Santiago  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-85602010000100014 

Rev Chil Cardiol 2010; 29:155-156

CARTA AL EDITOR

 

Los conflictos de intereses y el cardiólogo

 

A. Lama

Dirección para correspondencia

 

Sr Editor:

Se sabe que los conflictos de intereses han influido negativamente la práctica médica, así como la investigación científica, e incluso la educación médica 1.

La relación de los médicos con este tipo de industria ha alcanzado tal grado de perversión, que el tema ya ha salido del ámbito científico propiamente tal, y se habla ya públicamente del escandaloso y corrupto estado de esta situación2.

Una característica de estos conflictos es que no son reconocidos por los médicos. Pensamos, y nos convencemos, que somos impermeables a su influencia sobre nuestro juicio en la práctica. Sin embargo, está claramente demostrado que las atenciones que la industria farmacéutica, de equipos e insumos médicos, brindan a los médicos, influyen y alteran de manera subconsciente, nuestras decisiones clínicas. Y la industria sabe muy bien que esto es así, y por eso invierte ingentes cantidades en el marketing de sus productos hacia los médicos.

Por estos motivos, creo que ha sido muy bueno que se haya incorporado en el programa del último Congreso de Cardiología, realizado recientemente en Viña del Mar, una conferencia acerca del tema de los conflictos de intereses y la relación con la industria.

Este tipo de actividad, sin lugar a dudas, va creando conciencia sobre este importante tema, sobre el que la mayoría de los médicos aparte de no reconocer, simplemente, no quiere hacerse cargo, porque resulta más cómodo, y conveniente.

Sin embargo, pienso que el crear conciencia, resulta, aunque importante, demasiado poco.

De todas formas, hay que reconocer, que desde las primeras publicaciones sobre el tema3, se han hecho algunos avances. Entre ellos, lograr que en el Código de Ética Médica, del Colegio Médico, se haya incorporado un capítulo acerca de la relación de este gremio con la industria. Algunas sociedades científicas nacionales han hecho recomendaciones acerca de cómo relacionarse con ella, y desde el Comité de ética de nuestra Sociedad de Cardiología, también se ha tratado de concientizar sobre el tema4. Pero todo esto, hoy resulta insuficiente. Me parece que es hora de tomar medidas concretas, de materializar las recomendaciones que sobre el tema emanan del pensamiento académico5. De otro modo, solo serán, una vez más, palabras y letras muertas. Estoy consciente que poner término a varias prácticas, percibidas como normales e inofensivas, en la relación médico-industria, impone dificultades y sacrificio, pero es ciertamente posible si hay voluntad de hacerlo. Comparto la idea metafórica de la Dra. Wager acerca de esta relación: es necesario bailar con la industria, pero saber bailar; es decir, de lejos, para no pincharse6. Pienso que la iniciativa de colocar el tema en el tapete, al interior de nuestro Congreso, debiera ser sólo el paso inicial, para continuar rápida y decididamente, una discusión permanente, sistematizada y profunda al interior de nuestra Sociedad, que permita identificar todos y cada uno de los potenciales conflictos de intereses en el quehacer habitual de la Sociedad y sus miembros, para luego ejecutar todas las medidas necesarias capaces de poner término a esta inadecuada relación, y que ojalá queden, al menos, ya manifiestas y de manera ejemplar, en nuestro próximo Congreso nacional, el del Bicentenario. Urge hacerlo, por el bien de la cardiología, de nuestros pacientes, y por qué no decirlo, por nosotros mismos, como persona humana que somos.

 

REFERENCIAS:

1.    http://www.iom.edu/Activities/Workforce/ConflictOfInterest.aspx (disponible en internet al 5 de diciembre 2009)        [ Links ]

2.    http://www.nytimes.com/2009/03/03/business/03medschool.html?_r=2 & scp=1 & sq=harvard%20medical%20%20school & st=cse (disponible en internet al 5 de diciembre 2009)        [ Links ]

3.    LAMA A. El médico y los conflictos de intereses. Rev Med Chile 2003; 131: 1463-8        [ Links ]

4.    HEUSSER F. Ejercicio de la medicina e industria farmacéutica. Rev Chil de Cardiol 2005; 24: 209-211.        [ Links ]

5.    BRENNAN TA, ROTHMAN FJ, BLANK L, BLUMENTHAL D, CHIMONAS SC, COHEN JJ. Health Industry Practices that create conflicts of interest. A policy proposal for Academic Medical Centers. JAMA 2006; 295: 429-33        [ Links ]

6.    WAGER E. How to dance with porcupines: rules and guidelines on doctors' relations with drug companies. BMJ. 2003; 326: 1196-8.        [ Links ]

 

Recibido el 21 de Diciembre diciembre 2010, Aceptado el 16 de Marzo de 2010

Correspondencia: Dr. Alexis Lama Toro. San Sebastian 2953, Dpto 22 Las Condes, Santiago Teléfono: 334 8454. Correo Electrónico: lamatoro@yahoo.es

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License