SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número66Los de abajo. Tres siglos de sirvientes en el arte y la literatura de América LatinaEntre significantes y significados: algunas encrucijadas del pensamiento de Susan Sontag índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Aisthesis

versión On-line ISSN 0718-7181

Aisthesis  no.66 Santiago dic. 2019

http://dx.doi.org/10.7764/aisth.66.13 

Dossier

Contra Susan Sontag: Fragmentos de una obra, lectura de una imagen

Camila Gatica

Rafael Gaune

El contra que abre el título de este dossier compuesto por seis artículos no es de oposición analítica o una contrariedad académica, sino más bien es el uso de una palabra que ella misma utilizaba para posicionarse ante las dinámicas de la interpretación y la hermenéutica en la filosofía, en el arte, en el cine y en la crítica literaria. Aquí, obviamente, resuena su fundamental recopilación de ensayos Against Interpretation (1966) como un punto de partida para entender esa hermenéutica desarrollada con notable maestría en esas páginas.

El contra es una preposición matizada y filtrada por su obra y la forma de experimentar la intelectualidad, la crítica, la fama y su propia vida. Es una preposición, en definitiva, que nos habla de la multiplicidad de la obra de Susan Sontag que transita en diversas direcciones a través de la filosofía, el cine, la dramaturgia, la fotografía, la novela y la crítica literaria; y, en cierto sentido, este dossier es una expresión inacabada de aquello. El título, en definitiva, nos reenvía a la imposibilidad de clasificarla en una disciplina o en un determinado saber, pero que nos da pistas analíticas de cómo analizarla y producir una contra clasificación que, posiblemente, ella desecharía radicalmente.

¿Contra qué o quiénes se emplazaba Sontag? Quizás el contra más sistemático en la obra de Sontag es aquel que separaba en rígidas fronteras la alta cultura y la baja cultura. Entendía que sí existía una jerarquía de formas de culturas, pero que ambas no se anulaban a través de una elección a priori que presuponía erróneamente un abismo. En modo directo y explícito la norteamericana formulaba este problema y, al mismo tiempo, lo concluye: “Estaba —estoy— a favor de una cultura plural, polimorfa. Entonces, ¿no hay jerarquía? Por supuesto que hay una jerarquía. Si debiera elegir entre The Doors y Dostoievski, entonces —desde luego— elegiría a Dostoievski. Pero, ¿tengo que elegir?” (Sontag, Contra la interpretación 390). Asimismo, ese contra también se modelaba en cómo entendía la función de la escritura a partir del genial retrato que hace de su crítico predilecto, Walter Benjamin, en el ensayo “Bajo el signo de Saturno” (1978). Es aquí en donde esa nueva hermenéutica de los contras queda más clara, pues la ética del escritor, en definitiva, es una forma de destrucción contra la “introspección superficial”, las “ideas consoladoras”, la “creatividad de aficionado” y las “frases vacías”.1

El dossier que presentamos es el producto de un seminario realizado el 26 de septiembre de 2018 en el Instituto de Historia UC, en colaboración con el Instituto de Estética UC, precisamente, para intentar aprehender a Susan Sontag desde diversos saberes y a partir de sus propias observaciones. El hecho de que este seminario haya sido organizado en el Instituto de Historia es un indicio de las fronteras disciplinares que traspasa y, al mismo tiempo, transgrede la norteamericana. En estas páginas proponemos tres dimensiones de Susan Sontag que nos hablan de su complejidad de registros, fuentes y métodos para aproximarse a los problemas del ser humano en el tiempo, en las ideas, en la historia y en el arte.

En primer lugar, aparece la ensayista y teórica crítica, especialista en mosaicos de autores que estudia con notable audacia importantes temas filosóficos. Es así como Contra la interpretación, Sobre la fotografía y La enfermedad y sus metáforas la posicionan como una intelectual omnívora, erudita, vanguardista y, por qué no decirlo, esencial para comprender la historia intelectual del siglo xx (Gatica, Gaune, Kottow). El dolor, la enfermedad, las imágenes y los diálogos intelectuales formativos confluyen en una narrativa a veces fluida y ligera, pero también oscura y distante. Estos textos aparecen como espacios de escritura en donde la memoria, el recuerdo y el dolor se desarrollan desde la búsqueda de un diálogo con intelectuales que Sontag admiraba.

Una segunda dimensión, quizás la menos valorada y con una gran cantidad de críticas, es la Sontag novelista. Para unos subvalorada, para otros sobrevalorada, las novelas de Sontag no son fáciles de encasillar, precisamente por la dificultad de clasificarlas en un estilo o canon. Así, emerge El amante del volcán que, desde la historia entrecruzada entre Nápoles y personajes británicos durante el siglo xviii, va descifrando sus obsesiones por el amor desmedido, el amor oculto, por la historia y también por las taxonomías de objetos, emociones y seres humanos (Sanfuentes). Sontag, a partir de ese ejercicio de búsquedas y exploración teórico-literarias, que comparte con otras ensayistas contemporáneas a ella, Marta Traba y Leyla Perrone-Moisés (Herrera), se vuelve obsesiva sobre el estilo y el canon, y los límites entre la estética y la moral. Es interesante observar que también existe una preocupación en otras autoras y que se vuelve un diálogo apócrifo en torno a cómo entender la tarea del ensayo o “la tarea ética del escritor moderno”, como expone Sontag retratando a Benjamin (Sontag, Under the Sign of Saturn 131).

Del mismo modo, emerge la Sontag cinéfila y experta en teoría crítica del cine que expresa su erudición como una forma de entender la realidad fílmica y la realidad política. Esto se demuestra en el cuestionamiento de la delimitación que realiza respecto a lo pornográfico, idea que va más allá de lo sexual, y en donde se destaca el potencial del espacio imaginario del mismo que subvierte la definición del concepto (Lema). Asimismo, como en la revisión de la escritura sobre el cine, para concentrarse en el amor que el cine inspiraba, dando cuenta de la decadencia del medio a través de lo político a la vez que de la capacidad de este en términos de la cultura y la historia (Valenzuela).

Si bien utilizar la preposición contra seguido de un nombre propio como título de un dossier puede leerse como una abierta provocación o bien una crítica, en este caso articula una serie de artículos que buscan precisamente entablar un diálogo directo y crítico con la influyente intelectual norteamericana. En este sentido, lo que hemos buscado en este dossier es dialogar con algunos de sus textos desde una posición frente a su obra que emerge desde distintas disciplinas y que, al igual que su corpus intelectual, dialoga en la amplitud de los temas desde lo particular.

1“The ethical task of the modern writer is to be not a creator but a destroyer —a destroyer of shallow inwardness, the consoling notion of the universally human, dilettantish creativity, and empty phrases” (Sontag, Under the Sign of Saturn 131).

Referencias

Sontag, Susan. Contra la interpretación y otros ensayos. Buenos Aires, De bolsillo, 2008. [ Links ]

Sontag, Susan. Under the Sign of Saturn. Nueva York, Vintage Books, 1981. [ Links ]

Creative Commons License This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution License, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.