SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 issue3Numerical modeling of the fracture process in mode I of concrete beams with known cracking path by means of a discrete model of cohesive crack author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista ingeniería de construcción

On-line version ISSN 0718-5073

Rev. ing. constr. vol.25 no.3 Santiago  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-50732010000300006 

Revista Ingeniería de Construcción Vol. 25 N°3, Diciembre de 2010 www.ing.puc.cl/ric PAG. 419-431

Efecto de las puzolanas naturales en la porosidad y conectividad de poros del hormigón con el tiempo

 

Mauricio López* ¹, José Tomás Castro**

* Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago. CHILE

* R&Q Ingeniería, Santiago. CHILE

Dirección para Correspondencia


RESUMEN

Los materiales puzolánicos adicionados a las mezclas de hormigón con cemento portland reaccionan con la portlandita formando nuevos silicatos de calcio hidratados los pueden mejorar la durabilidad de estructuras de hormigón. Con el objetivo de mejorar el entendimiento del rol de las puzolanas naturales en el desempeño del hormigón, este estudio caracterizó la porosidad e interconectividad de los poros de hormigones en función del contenido de puzolanas naturales. El programa experimental caracterizó la resistencia y permeabilidad de hormigones con diferentes contenidos de puzolanas y con edades entre 28 y 84 días para así evaluar el efecto de las puzolanas en función del tiempo. Los resultados muestran que la ganancia en impermeabilidad debido al uso de puzolanas naturales es muy superior al efecto observado en resistencia. Por ejemplo, hormigones con 33% de puzolanas en reemplazo del cemento presentaron una resistencia a compresión 27% inferior a la del hormigón sin puzolanas; sin embargo, su impermeabilidad fue aproximadamente 200% superior a las de los hormigones sin puzolanas. Los ensayos de permeabilidad a iones cloruro y absorción capilar, presentaron baja variabilidad y buena correlación con las reacciones puzolánicas. Se concluye que se debe controlar independientemente la permeabilidad y la resistencia del hormigón ya que son afectadas de manera diferente por las reacciones puzolánicas; además, se concluye que para considerar el efecto de las puzolanas se debe ensayar permeabilidad a edades tardías.

Palabras Clave: Puzolanas, ion cloruro, capilaridad, permeabilidad, durabilidad


1. Introducción

1.1 Durabilidad del hormigón

La durabilidad de una estructura de hormigón es una variable muy compleja, la cual depende simultáneamente de diversos factores. Estos factores se pueden clasificar en dos grupos; los relacionados con el ambiente de exposición en que se encuentra la estructura de hormigón y los que tienen relación con las características propias del hormigón.

Entre los factores del ambiente de exposición del hormigón podemos encontrar variables como; solicitación a la que estará sometida la estructura, agresividad del ambiente que rodea al hormigón, condiciones climáticas del lugar y eventos puntuales como altas temperaturas de un incendio o bien altas deformaciones de un sismo. En cuanto a los factores relacionados con las características propias del hormigón podemos encontrar los siguientes: factores a nivel de ejecución proyecto (herramientas empleadas, materiales a utilizar, dosificación, método constructivo, técnicas de construcción y especificaciones), y mantenimiento de las estructuras.

Estos dos grupos de factores se deben considerar en la concepción de un proyecto para cumplir con la vida útil de diseño de la estructura. Resulta evidente pensar que el grupo de los factores relacionados con el ambiente de exposición del hormigón es un aspecto macro y difícil de manejar por los participantes del proyecto. Resulta posible entonces influir en las características propias del hormigón para controlar la durabilidad del proyecto.

Si aislamos los factores de las características propias del hormigón y nos concentramos sólo en el hormigón que se utilizará en las estructuras, la durabilidad estará condicionada por la capacidad de este material en mantenerse en buen estado y resistir ataques de agentes que lo deterioran. Estos agentes dañan al hormigón sólo cuando logran penetrar dentro de la microestructura de éste. Es por esto que la principal variable que se debe manejar para obtener un hormigón durable es la porosidad e ínterconectividad de poros que determinan la permeabilidad que éste tiene (Mehta RK. y P.J.M. Monteiro, 2006).

1.2 Materiales cementicios suplementarios y durabilidad

La tecnología del hormigón ha presentado grandes avances en los últimos años. Entre los cambios mas relevantes en este período está el desarrollo de nuevos aditivos químicos para modificar las propiedades del hormigón en estado fresco y endurecido y el uso de materiales cementicios suplementarios (SCM's por su sigla en inglés) o adiciones minerales como apoyo y/o complemento al cemento portland.

Los SCM's tienen un variado origen y efectos en las propiedades del hormigones fresco y endurecido. Entre los SCM's de mayor uso se encuentran actualmente la microsílice (subproducto de la industria de aleaciones de ferrosilicato), la escoria granulada de alto horno (subproducto de la fabricación del acero) y cenizas volantes (subproducto de la quema del carbón en centrales termoeléctricas).

Además de los SCM's de origen artificial, se encuentran otros de origen natural como lo son ciertas arcillas (metakaolin) y puzolanas volcánicas naturales. Estas últimas de gran abundancia en centroamérica y américa del sur son utilizadas comunmente en algunos paises de la región (Mehta P.K. y P.J.M. Monteiro, 2006; Neville A.M., 1996).

Las SCM's pueden presentar reacciones hidráulicas y puzolánicas. Las primeras son reacciones químicas en presencia de agua que les permite endurecer similar a lo que ocurre con el cemento portland. Las segundas son reacciones de óxidos de sílice en presencia de hidróxidos de calcio (portlandita)y agua para formar silicatos de calcio hidratados (Mindess S. et al., 2003; Hewlett P., 2004). Los hidróxidos de clacio que son uno de los productos de hidratación del cemento portland también pueden ser producidos por el propio SCM al combinarse su CaO con agua (Papadakis V.G. et al., 1992).

La generación de silicatos de calcio hidratados a partir de la reacción puzolánica contribuye a densificar la microestructura del hormigón, disminuir su porosidad y aumentar la resistencia (Meddah M.S. y A. Tagnit-Hamou, 2009). El efecto de las SCM's en la estructura de poros está fuertemente relacionado con la composición del SCM y la razón agua cemento (Diamond S., 2000). Adicionalmente, para que la reacción puzolánica se lleve a cabo es necesario un buen curado que asegure la presencia de agua (Malhotra V.M. y P.K. Mehta, 2005; Ayers M.E. y M.S. Khan, 1993).

Berry E.E. et al. (1994) en un estudio de hidratación de pastas con cenizas volantes tipo "F" concluyó que dicho SCM posee una extensiva participación en la hidratación y reacciones cementantes incluso a edades de 180 días. Encontraron además una ceniza volante que no reacciona pero que ayudan a llenar los espacios vacíos en la microestructura (densificación). Otro estudio (Jiang L. et al., 1999), concluye que si bien un incremento en la cantidad de SCM puede inicialmente aumentar la porosidad de la pasta, la porosidad decrece con el tiempo a medida que el SCM se hidrata. Ellos concluyen además que hay un límite en el reemplazo de cemento por SCM para mejorar la microestructura de la pasta.

El efecto de los materiales cementicios suplementarios en durabilidad, y particularmente en permeabilidad del hormigón, ha sido investigado detenidamente. Dogan U.A. et al. (2009), midió la permeabilidad iones cloruros de hormigones de similar dosificación pero con diferentes contenidos de cenizas volantes, escoria granulada de alto horno o microsílice. Los hormigones fueron sujetos a curado al aire o curado húmedo. Los resultados revelaron la importancia del curado en la permeabilidad cuando se utilizaron SCM's; en los hormigones con SCM's y curado húmedo el contenido de SCM fue más importante en le reducción de la permeabilidad que la razón agua-cemento.

Otra investigación (Uzal B. et al., 2007) que utilizó puzolanas naturales, cenizas volantes y escoria granulada de alto horno como SCM concluyó que dichas SCM contribuyen a la reducción de la permeabilidad a iones cloruro especialmente a 90 días de edad. La permeabilidad a iones cloruro a la edad de 90 días de las mezclas con SCM fue entre un 6 y un 14% de aquella de una mezcla sin SCM de resistencia a compresión similar. Gu P. et al. (2000) en una investigación que estudió durabilidad en hormigones con SCM, concluyó que el uso de SCM redujo considerablemente la permeabilidad a iones cloruro respecto de mezclas sin SCM lo que se vio reflejado en mayor protección al acero de refuerzo incluso con recubrimientos bajos.

1.3 Significancia de la Investigación

La motivación de esta investigación es cuantificar la contribución de las puzolanas naturales en cuanto a la permeabilidad de hormigones fabricados con cementos chilenos. Para ello se diseña un programa experimental que permite caracterizar de diferentes formas la permeabilidad de mezclas de hormigón fabricadas con cementos con diferente contenido de puzolanas naturales.

2. Desarrollo experimental

2.1 Materiales Constituyentes

Todas las mezclas fabricadas en este estudio consideraron el mismo tipo de agregados dosificados en la misma proporción de manera de obtener una curva granulométrica constante. Se utilizó una mezcla de agregado fino y agregado grueso de tamaño máximo de 20 mm con una proporción 60% / 40%, respectivamente. Las propiedades físicas de los áridos se presentan en la Tabla N°1.

Tabla 1. Propiedades de los agregados

Para mejorar la trabajabilidad del hormigón fresco se utilizó un aditivo plastificante con una dosis de 0,47% del peso del cemento. La trabajabilidad buscada en cada mezcla, medida con el asentamiento de cono, es de 6 cm aproximadamente, en algunos casos se requirió realizar un ajuste del asentamiento de cono utilizando un hiperplastificante.

La investigación consideró el uso de tres cementos diferentes, un cemento portland del tipo I según ASTM C-150 (OPuz), un cemento portland mezclado con un 14% en peso de puzolanas naturales (14Puz) denominado cemento portland puzolánico de alta resistencia inicial y un cemento portland mezclado con un 33% en peso de puzolanas naturales (33Puz) denominado cemento puzolánico corriente. En los dos últimos se realiza una molienda conjunta del clinker y las puzolanas naturales pero con diferente duración. El contenido de yeso de todos ellos varió entre 2.7 y 3.5%.

La Tabla 2 presenta las propiedades de los cementos utilizados en la investigación y la Tabla 3 presenta su composición aproximada.

Tabla 2. Propiedades de los cementos utilizados

La composición de óxidos del cemento portland se encuentra dentro de valores típicos, mientras que la composición de las cenizas naturales se asemeja a valores presentes en cenizas volantes del tipo F, sin actividad hidráulica y con actividad puzolánica.

Tabla 3. Composición de cementos y puzolana utilizada

2.2 Metodología experimental

Con el fin de medir la influencia del tipo de cemento en la permeabilidad, se optó por un factorial de experimentos en que se varía consistentemente la variable de interés (contenido de puzolana) y se mide la variable de respuesta (permeabilidad) con diferentes métodos de caracterización. De esta manera se mantuvo constante las dosis de cementante total, agua, agregado grueso, agregado fino y aditivo reductor de agua y se varió solamente el tipo de cemento. Se utilizó una nomenclatura para caracterizar los distintos hormigones donde las letras indican el tipo de cemento (33Puz=cemento 33% puzolana, 14Puz= cemento 14% puzolana y OPuz=cemento portland puro) y los números indican la razón agua/cemento utilizada (05 = razón agua/cemento 0,5).

Todas las mezclas contienen 396 kg/m3 de materiales cementicios, 198 kg/m3 de agua, 1036 kg/m3 de agregado fino, 691 kg/m3 de agregado grueso y aditivo plastificante al 0.4% del peso de materiales cementicios.

El cemento portland puro presenta una hidratación más rápida por lo que pensar en ensayos a los 28 días es necesario. Por otra parte, los cementos que contienen puzolana requieren de un mayor tiempo para que las reacciones puzolánicas se lleven a cabo, por lo que considera 84 días para dichos ensayos. De esta manera las edades de interés de ensayo son 28 y 84 días con una medida intermedia a los 56 días. Todas las probetas son almacenadas en una cámara húmeda hasta la edad de ensayo.

Los hormigones fabricados fueron caracterizados en su resistencia a compresión, y permeabilidad utilizando el ensayo de permeabilidad al agua según norma DIN 1048, permeabilidad a iones cloruros según ASTM C-1202 y absorción capilar según ASTM C-1585.

Los ensayos de resistencia a compresión y permeabilidad a iones cloruros se realizan en los tres hormigones en estudio a las edades de 28, 56 y 84 días. Los ensayos de absorción capilar y permeabilidad al agua se realizaron para los tres hormigones en estudio a la edad de 28 y 84 días y adicionalmente a la edad de 56 días para el hormigón 33Puz05.

3. Resultados y discusión

3.1 Ensayo de resistencia a la compresión

Este ensayo fue aplicado siguiendo las guía de ASTM C-39 utilizando probetas cúbicas de 20 cm de arista (bajo la norma NCh 1037-1977).

En la Figura 1 se presentan las resistencias obtenidas a lo largo del tiempo en donde se puede ver que todos los hormigones mejoraron su resistencia en el tiempo mostrando un comportamiento similar.

La Figura 1 muestra que el uso de puzolanas en reemplazo por cemento portland, produce una importante reducción en la resistencia a compresión del hormigón en el período de 28 a 84 días estudiado. A 28 días de edad, la resistencia del hormigón 33Puz05 es un 31% menor que la resistencia de 0Puz05 mientras que la resistencia de 14Puz05 es un 13% menor de la resistencia de 0Puz05. Estos porcentajes de reducción son similares a los contenidos de puzolanas de 33 y 14% del cemento utilizado en 33Puz05 y 14Puz05, respectivamente. Esto sugiere que a la edad de 28 días la contribución de las puzolanas no es perceptible aún.

En el período 28 a 84 días la evolución de los hormigones con puzolanas es ligeramente más pronunciada de el hormigón con cemento portland puro. En el período analizado, el hormigón 0Puz05 presenta un incremento de sólo de un 10% en su resistencia con respecto al valor de 28 días, mientras que el hormigón 14Puz05 aumentó su resistencia en 14% y el 33Puz05 en un 17%. Como consecuencia, a la edad de 84 días las diferencias entre los diferentes hormigones han disminuido.

A los 84 días de edad, el hormigón 33Puz05 tiene una resistencia 27% menor a la de 0Puz05 mientras que 14Puz05 tiene una resistencia 11% menor a la de 0Puz05. Si bien las diferencias en resistencia son aun importantes a la edad de 84 días, se percibe una contribución de las puzolanas con respecto a los valores de 28 días.

Figura 1. Evolución de resistencia según contenido de puzolanas

Los cementos utilizados en esta investigación, además de diferir en su contenido de puzolanas, presentan diferencias en su Finura Blaine (Tabla 2). Esto implica que el cemento de mayor finura (i.e. 14Puz05), presentará mayor grado de hidratación a edades tempranas y medias (28 días o menos), efecto que disminuye o incluso desaparece a edades tardías (84 días o más). Es necesario entonces analizar con detalle los resultados obtenidos a la edad de 28 días ya que estarían afectados en mayor medida por las diferencias en finura de sus cementos.

Es así como se puede concluir que la mezcla 0Puz05 (con cemento de menor finura) habría presentado mayor resistencia a 28 días de edad y mantenido su resistencia a 84 días en caso de haber tenido finuras como las de las mezclas 33Puz05 y 14Puz05. Esto habría acentuado la diferencia en las tasas de ganancia de resistencia en el tiempo observadas aquí entre el cemento portland puro y los cementos con puzolanas naturales.

3.2 Ensayo de permeabilidad a iones cloruro

El ensayo de permeabilidad a iones cloruros consiste en medir la carga que pasa, en un determinado período de tiempo, cuando se aplica una diferencia de potencial que obliga a la migración de iones cloruros a través de una probeta de hormigón.

Como se puede ver en la Figura 2, a los 28 días no se ve mayor diferencia en cuanto a la carga que pasa, el hormigón 0Puz05 presenta una menor permeabilidad ante iones cloruros que los hormigones 33Puz05 y 14Puz05, los tres hormigones quedan clasificados según la norma como una permeabilidad al ion cloruro alta. A medida que aumenta la edad de ensayo se observa una disminución en permeabilidad a ion cloruro.

A pesar que a los 56 días de edad los tres hormigones presentan una permeabilidad alta, se observa que los hormigones 33Puz05 y 14Puz05 bordean los 4000 Coulomb que marcan el límite de la clasificación de permeabilidad moderada, el hormigón 0Puz05 reduce menos su permeabilidad entre los 28 y 56 días de edad y se transforma en el más permeable de los tres hormigones en estudio.

En el período 56 a 84 días de edad, los hormigones continúan presentando la misma tendencia en la reducción de permeabilidad con el hormigón 0Puz05 con una tasa de disminución más baja. A los 84 se observa que los hormigones que contienen puzolanas naturales (33Puz05 y 14Puz05) presentan una permeabilidad moderada mientras que el hormigón con cemento portland puro (0Puz05) mantuvo la permeabilidad alta.

En términos generales los hormigones con puzolanas presentan una clara diferencia en su variación en el tiempo con respecto al hormigón sin puzolanas. Si bien los hormigones con puzolanas se comportan similarmente, se observa que el hormigón con mayor contenido de puzolana (33Puz05) presenta una reducción porcentual más importante en el período entre 28 y 84 días de edad al compararlo con el hormigón con menor contenido de puzolana (14Puz05).

Cabe señalar que las conclusiones aquí obtenidas consideran comparaciones entre hormigones con cementos de diferente finura (Tabla 2). Tomando en consideración que las diferencias en finura del cemento son relevantes a edades tempranas o medias, se puede concluir que las mezclas 0Puz05 (de cemento de menor finura) habrían presentado menores permeabilidades a 28 días y habría mantenido su permeabilidad a 84 días en caso de haber tenido finuras mayores como las de 33Puz05 y 14Puz05. Esto habría mostrado incluso menor reducción en permeabilidad de la mezcla 0Puz05 entre 28 y 84 días de edad acentuando más aún el efecto de la incorporación de puzolanas en la permeabilidad a iones cloruros con el tiempo.

La presencia de puzolana en los hormigones 33Puz05 y 14Puz05, permite obtener una menor permeabilidad al ion cloruro y una mayor reducción de esta propiedad en el tiempo cuanto más sea el contenido de puzolana. Estos resultados coinciden con los resultados de Mehta PK. y P.J.M. Monteiro (2006), que concluyeron que a la edad de 90 días o más un hormigón con cemento Portland puro presenta por lo general 2500 Coulomb más en su permeabilidad a iones cloruros que un hormigón con un agregado cementicio. En esta investigación la diferencia registrada entre 0Puz05 y las mezclas con puzolanas fue de 2900 Coulomb.

Figura 2. Evolución de permeabilidad de iones cloruros según contenido de puzolanas

Se concluye que la puzolana juega un rol trascendente en la permeabilidad de los hormigones desde el punto de vista de la permeabilidad de cloruros, se desprende que la puzolana permite obtener una microestructura densa con una red de poros discontinua que dificulta el paso de cloruros a través del hormigón.

Una investigación (Cortes M., 1997) efectuó ensayo de permeabilidad de iones cloruro de mezclas similares a las investigadas en este estudio, pero a la edad de 266 días.

Los resultados obtenidos para la mezcla 33Puz05, 14Puz05 y 0Puz05 fueron de 418, 1236 y 3275 Coulombs, respectivamente lo que confirma la tendencia en la reducción de la permeabilidad observada entre 28 y 84 días de edad. Las mezclas con mayor contenido de puzolanas continuaron disminuyendo su permeabilidad a iones cloruros de manera más pronunciada. Más aun, dicha disminución guarda relación con el contenido de puzolanas. Es así como después de 266 días de edad, las mezclas 33Puz05 y 14Puz05 presentan una permeabilidad equivalente a un 12.7 y 37.7% de la registrada en el hormigones sin puzolanas, respectivamente.

3.3 Ensayo permeabilidad al agua

El ensayo de permeabilidad de agua mide la profundidad con que el agua penetra en el hormigón cuando es sometida a presiones de entre 0.1 y 0.7 MPa por un período de 4 días. El gráfico de la Figura 3 muestra el comportamiento promedio de los resultados en el tiempo, en el gráfico se indica también el la desviación estándar en los resultados que presenta cada hormigón.

Cabe destacar que la variabilidad entre probetas (mostrada en Figura 3) es importante respecto de las variaciones promedio medidas entre hormigones con diferentes tipos de cemento y a diferentes edades. Se concluye que si bien se presenta una reducción en la permeabilidad con el tiempo, no son diferencias importantes y que la precisión del método de ensayo es limitada. El coeficiente de variación en los ensayos se ubicó entre un 10.3 y 33.3% con una media de 22%. Relacionado a lo anterior, se observa que el hormigón 33Puz05 presenta un aumento en la permeabilidad entre 56 y 84 días lo que no es posible desde el punto de vista de la hidratación del hormigón.

El ensayo de permeabilidad al agua presenta una variabilidad alta lo que lo hace un indicador de permeabilidad poco preciso. El uso de agua en el rango de presiones de este ensayo puede estar induciendo daño en la estructura de poros de la pasta de cemento y por lo tanto pudiera estar aumentando la porosidad o permeabilidad del hormigón.

Dado que se trata de un ensayo acelerado y que no representa condiciones de exposición típicas del hormigón en servicio, se concluye que este ensayo no es adecuado para evaluar permeabilidad al agua del hormigón.

3.4 Ensayo de absorción capilar

Este ensayo fue aplicado según norma ASTM C 1585. El ensayo consiste en medir la tasa de absorción capilar de una probeta de hormigón previamente acondicionada en la cual se limita el área en la cual puede absorber agua. El ensayo mide indirectamente la ínterconectividad de la estructura de poros del hormigón. La Tabla 4 presenta el coeficiente inicial de absorción capilar calculado según ASTM C-1585 entre un período de 0 y 6 horas de ensayo. Dicho coeficiente representa la pendiente de la curva entre el aumento de masa de la probeta (producida por la absorción capilar de agua) por unidad de área y la raíz cuadrada del tiempo transcurrido.

De la Tabla 4 se observa que la mezcla 33Puz05 junto con 0Puz05 presentan los más altos coeficientes de absorción capilar a la edad de 28 días en contraste con la mezcla 14Puz05 que presenta un valor aproximadamente 20% inferior a los anteriores. La finura del cemento utilizado en 14Puz05 y la consecuente más rápida hidratación explican en parte el menor coeficiente inicial de absorción presentado por dicho hormigón. Esto debido a una menor ínterconectividad de sus poros respecto a las otras dos mezclas.

Figura 3. Evolución de la permeabilidad al agua según contenido de puzolanas

Tabla 4. Coeficiente inicial de absorción capilar

No obstante, entre 28 y 84 días de edad, las mezclas 33Puz05, 14Puz05 y 0Puz05 presentan una reducción en el coeficiente de inicial de absorción capilar de 35%, 22%, y 25%, respectivamente. Se concluye que el mayor contenido de puzolanas naturales presentes en 33Puz05 permitió disminuir la ínterconectividad de poros de una manera más eficiente que la observada en 14Puz05 y 0Puz05.

4. Conclusiones

Del análisis de los resultados de este estudio que comparó el desempeño e de hormigones con diferente contenido de puzolanas naturales, se puede concluir:

° El ensayo de permeabilidad al agua evaluado en este estudio resulta ser poco exacto y poco sensible, presentando una gran variabilidad en sus resultados. Dado que se trata de un ensayo acelerado a presiones de hasta 0.7 MPa y que no representa condiciones de exposición típicas del hormigón en servicio, se concluye que este ensayo no es adecuado para evaluar permeabilidad del hormigón.

° El ensayo de permeabilidad a iones cloruro entrega resultados consistentes de baja variabilidad y que representan de buena manera la contribución de las puzolanas a la permeabilidad del hormigón.

° El ensayo de absorción capilar entrega resultados consistentes que reflejan de buena manera el decrecimiento en la ínterconectividad de poros que ocurre a medida que las puzolanas se hidratan.

° La mayor reducción en la permeabilidad de iones cloruros, de los 28 a 84 días, la tiene el hormigón 33Puz05 (33% de puzolana) la cual fue de 65%, el hormigón 14Puz05 (14% de puzolana) redujo su permeabilidad en un 60% y por último el hormigón 0Puz05 (0% de puzolana) tuvo una reducción de sólo 25%.

° Las puzolanas presentan una contribución mucho más considerable en la reducción de la permeabilidad que en el aumento de resistencia. Esto se debe a que los productos de hidratación de las puzolanas naturales contribuyen principalmente a reducir la ínterconectividad en la estructura de poros, dificultando el transporte al interior de la microestructura del hormigón.

° Basados en los resultados obtenidos en este estudio, el efecto de la puzolanas naturales es mucho más significativo en la reducción de permeabilidad que en el aumento de resistencia. Por lo tanto, especificar durabilidad de hormigones por medio de resistencia, o bien esperar un aumento en durabilidad por un aumento en resistencia, es un error cuando se están usando puzolanas naturales.

° Los resultados indican que a los 84 días aún no existe una estabilización de las propiedades, por lo que el desarrollo y mejora de las propiedades de los hormigones debiera crecer en el tiempo, sobre todo la permeabilidad de los hormigones con mayor contenido de puzolana.

5. Agradecimientos

Este trabajo ha sido financiado gracias al apoyo del Proyecto Regular 11060341 de Fondecyt. Se agradece también el apoyo del personal de RESMAT-DICTUC.

6. Referencias

Ayers M.E. y M.S. Khan (1993), Overview of Fly Ash and Silica Fume Concretes: The Need for Rational Curing Standards, in Proceedings ofV. Mohan Malhotra Symposium. 1993: American Concrete Institute.        [ Links ]

Berry E.E., R.T. Hemmings, M.H. Zhang, B.J. Cornelius y D.M. Golden (1994), Hydration in High-Volume Fly Ash Concrete Binders. ACI Material Journal. 1994. 91(4): p. 382-389.         [ Links ]

Cortes M. (1997), Penetración de Cloruros en el Hormigón, influencia de la Composición y de la Pasta Aglomerante. 1997, Universidad de Chile: Santiago.        [ Links ]

Diamond S. (2000), Mercury Porosimetry: An Inappropriate Method for the Measurement of Pore Size Distribution in Cement-Based Materials. Cement andConcrete Research, 2000. 30(10): p. 1517-1525.        [ Links ]

Dogan U.A., E.B. Kurt, A.G. Sarán y M.H. Ozkul (2009), Benchmarking Concretes with Pozzolanic Materials in Terms of Rapid Chloride Penetration Test, ACI Material Journal, 2009. 106(3): p. 251-257.        [ Links ]

Gu P., J.J. Beaudoin, M.H. Zhang y V.M. Malhotra (2000), Performance of Reinforcing Steel in Concrete Containing Silica Fume and Blast-Furnanee Slag Ponded with Sodium-Chloride Solution. ACI Material Journal, 2000. 97(3): p. 254-262.        [ Links ]

Hewlett P. (2004), Lea's Chemistry of Cement and Concrete. 4th ed. 2004, Burlington: Butterworth-Heinemann. 1092.        [ Links ]

Jiang L., B. Lin, y Y. Cai (1999), Studies on Hydration in High-Volume Fly Ash Concrete Binders. ACI Material Journal, 1999. 96(6): p. 703-706.        [ Links ]

Malhotra V.M. y P.K. Mehta (2005), High-Performance, High-Volume Fly Ash Concrete: Materials, Mixture Proportions, Properties, Construction Practice, and Case Histories. 2nd ed. 2005, Ottawa: Supplementary Cementing Materials for Sustainable Development Inc.         [ Links ]

Meddah M.S. y A. Tagnit-Hamou (2009), Pore Structure of Concrete with Mineral Admixtures and Its Effect on Self-Desiccation Shrinkage. ACI Material Journal. 2009. 106(3): p. 241-250.        [ Links ]

Mehta P.K. y P.J.M. Monteiro (2006), Concrete : microstructure, properties, and materials. 3rd ed. 2006, New York: McGraw-Hill, xxi, 659 p.        [ Links ]

Mindess S., J.F. Young y D. Darwin (2003), Concrete. 2nd ed. 2003: Prentice Hall.        [ Links ]

Neville A.M. (1996), Properties of concrete. 4th and final ed. 1996: J. Wiley.        [ Links ]

Papadakis V.G., M.N. Fardis y C.G. Vayenas (1992), Hydration and Carbonation of Pozzolanic Cements. ACI Material Journal, 1992. 89(3): p. 119-130.        [ Links ]

Uzal B., L. Turanli y P.K. Mehta (2007), High-Volumne Pozzolan Concrete for Structural Applications. ACI Material Journal, 2007. 105(5): p. 535-538.        [ Links ]

E-mail: mlopez@ing.puc.el

Revista Ingeniería de Construcción Vol. 25 N°3, Diciembre de 2010 www.ing.puc.cl/ric

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License