SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 número1“EL MEJOR LICEO DE CHILE”, CALIDAD EN EDUCACIÓN PÚBLICA Y SUS REPRESENTACIONES SEMIÓTICAS EN DISPUTA¡CARNAVAL, TODA LA VIDA! DISCURSOS ARTIVISTAS DE RESISTENCIA EN BARCELONA: EL CASO EN MEDIO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Perspectivas de la comunicación

versión On-line ISSN 0718-4867

Perspect. comun. vol.15 no.1 Temuco jun. 2022

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48672022000100223 

Artículos:

EL MODELO COMUNICATIVO MEXICANO ANTE EL COVID-19: POLÍTICA Y CIENCIA EN LA TV

THE MEXICAN COMMUNICATIVE MODEL OF COVID-19: POLITICS AND SCIENCE IN TV

Dr.  Iván Facundo Rubinstein1 
http://orcid.org/0000-0001-7069-0340

1Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, México ivanfacundo88@gmail.com

Resumen:

En este artículo se analiza la comunicación política del gobierno de México para la gestión de la pandemia del Covid-19. Para ello se toman como punto de partida las conferencias vespertinas diarias como un espacio en donde se tensionaron los discursos políticos y científicos, al tiempo que se construyó una narrativa tendiente a generar consenso y legitimar las medidas sanitarias del gobierno federal, cuestionadas por la opinión pública como laxas y poco eficientes. Para ello se hace un análisis discursivo desde la socio-semiótica y se postula lo que se ha denominado como el modelo didáctico de la comunicación gubernamental.

Palabras clave: comunicación audiovisual; comunicación científica; política pública; información de salud; semiótica; Covid-19

Abstract:

In this article we analyze the political communication of the Mexican government in the management of the COVID-19 pandemic. We take as a starting point the daily evening conferences as a space in which the political and scientific discourses are in tension. Moreover, in these conferences the government built a narrative that seeks to gain support and legitimize the sanitary actions of the federal government, which was criticized of being limp and inefficient. We do a discursive analysis from the socio-semiotic approach, and postulate what we called the didactic model of the governmental communication.

Keywords: audiovisual communication; scientific communication; public policy; health information; semiotic; Covid-19

1. Introducción

En los últimos tiempos han circulado diversas investigaciones en comunicación política abocadas al estudio y análisis de la gestión de diferentes gobiernos ante la pandemia del Covid-19. En Estados Unidos se ha enfatizado el rol perjudicial del entonces presidente Donald Trump al minimizar la pandemia en su inicio y no saber gestionar adecuadamente las políticas sanitarias, y cómo dicho comportamiento afectó negativamente el manejo de la pandemia (Hatcher, 2020). En Gran Bretaña, no obstante, se ha señalado que a pesar de la desinformación y mal manejo del primer ministro Boris Johnson, la sociedad en general siguió las pautas de aislamiento y distanciamiento social, y contrarrestó la comunicación negativa del Estado a través de los medios de comunicación (Newton, 2020). Como contrapartida, se ha señalado el liderazgo de la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en el manejo de la crisis y los usos efectivos de medios de comunicación y reportes de Facebook Live como una forma no sólo de generar empatía entre la población y ganar su confianza, sino incluso para incentivar comportamientos acordes a las políticas sanitarias del gobierno (McGuire et al., 2020). En el caso de España se ha analizado el manejo de crisis por parte del gobierno, atendiendo a su correcto inicio y la mala gestión una vez comenzada la etapa de expansión de contagios y muertes, y el consecuente colapso sanitario (Crespo & Garrido, 2020); también se ha hecho una descripción de los roles que asumieron los portavoces, y el efecto de sus intervenciones en rueda de prensa (García-Santamría et al., 2020), así como las discrepancias entre las acciones comunicativas del gobierno y los reclamos de los medios de comunicación en sintonía con el malestar social ante la falta de información más allá de la proporcionada por el gobierno (Rodríguez-Blanco, 2020). En el caso de Brasil se ha enfatizado la mala gestión del gobierno de Jair Bolsonaro, y la falta de una adecuada comunicación de riesgo que sirviera de guía a la sociedad, al tiempo que se utilizaban las (mal coordinadas) políticas sanitarias como plataforma de propaganda (Silva-Lopes & Ulysséa-Leal, 2020). Asimismo, se ha estudiado la comunicación presidencial a través de Twitter en España, Argentina, México y Brasil, hallando una tendencia hacia el perfil presidencialista y personalista, más allá de la cercanía o alejamiento ideológico de los partidos en gobierno hacia las formas de gestión populista (Manfredi-Sánchez et al., 2020).

En el caso específico de México, se ha señalado el estilo familiar y cercano de su comunicación institucional, con un fuerte componente de story telling y construcción de personajes (Martínez-Estrella, 2020); se ha hecho también un estudio exploratorio sobre los rasgos formales de las conferencias de prensa del subsecretario de promoción de la salud y portavoz del gobierno, Hugo López-Gatell, durante la fase 2 de la pandemia, a través del análisis de contenido (Llano-Guibarra & Aguila-Sánchez, 2020); y se ha estudiado la baja incidencia de la comunicación del gobierno de México entre los jóvenes, lo cual ha motivado la campaña pública “ES POR TI”, con el fin de integrarlos en las estrategias gubernamentales (Arévalo-Martínez et al., 2021).

Para complementar los estudios que se han estado realizando sobe la comunicación política en México, en este trabajo profundizaremos en las conferencias de prensa vespertinas, prestando especial atención a cinco momentos clave del año 2020: la presentación pública, durante una conferencia matutina del presidente, de Hugo López-Gatell como principal portavoz del acciones gubernamentales; la entrada en cada una de las tres fases marcadas por el gobierno en razón de la evolución de la pandemia; la presentación y lanzamiento de la Jornada Nacional de Sana Distancia, el conjunto de políticas sanitarias diseñadas por el Estado. De esta manera se espera dar cuenta de la evolución y consolidación de una estrategia discursiva ante la pandemia del Covid-19, la cual ha sido caracterizada como de “científica”- en oposición a discursos de tipo “presidencialista”. Específicamente, sostenemos que, a pesar de tratarse de un discurso que podría ser englobado dentro del género científico, se trató de una estrategia argumentativa tendiente a justificar las decisiones políticas tomadas en materia sanitaria; dicho en otras palabras: lejos de tratarse de políticas públicas sustentadas en el saber científico-técnico, se utilizaron los atributos de este saber para justificar a posteriori a las políticas públicas. Se trata, por lo tanto, de un discurso que antecede a las decisiones políticas, en lugar de precederlas.

2. Una aproximación metodológica a las conferencias vespertinas: corpus y categorías de análisis

Este trabajo parte del enfoque socio-semiótico, entendido como aquel que da cuenta de la construcción social del sentido: aquellos procesos mediante los cuales se producen operaciones discursivas (verbales, visuales, audiovisuales, sonoras, espaciales, etc.) tendientes a investir de significado los hechos sociales que configuran nuestra vida diaria (Verón, 1993). En el caso que nos compete, se realizó un análisis audiovisual de las transmisiones en vivo de las llamadas “conferencias vespertinas” que protagonizó Hugo López-Gatell, titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, dependiente de la Secretaría de Salud del gobierno federal de México.

Las conferencias vespertinas caracterizaron la comunicación política del gobierno mexicano en relación con la pandemia del Covid-19 durante el 2020, aunque no fueron exclusivas de este fenómeno. El antecedente inmediato lo encontramos en las “mañaneras” encabezadas por el presidente López Obrador, las cuales consistían en una mixtura entre conferencias de prensa diarias y acción para fijar la agenda mediática del día (Olivos-Ángeles, 2020; Andrade et al., 2021). En consonancia, las conferencias encabezadas por López-Gatell fungieron a la vez como una suerte de conferencias diarias para informar el avance y las últimas novedades respecto a la gestión de la pandemia, pero también como plataforma desde las cuales el gobierno buscó enmarcar sus políticas públicas y otorgarles el manto de inteligibilidad deseada.

Para este trabajo hemos escogido cinco conferencias, en función de su importancia con respecto a la evolución de la gestión de la pandemia: la intervención inaugural de López-Gatell dentro de la “mañanera” de López Obrador, el 28 de febrero; la entrada de México en la fase 1 de la pandemia, el 29 de febrero; el lanzamiento de la Jornada Nacional de Sana Distancia (JNSD), el 23 de marzo; el inicio de la fase 2 de la pandemia, el 24 de marzo; el inicio de la fase 3 de la pandemia, el 21 de abril.1 La presentación de López-Gatell en el marco de las conferencias matutinas del presidente López Obrador es importante ya que no sólo se lo presenta al público en general, sino que también lo introduce al campo periodístico y lo respalda políticamente. La JNSD es importante ya que, como hemos mencionado, consisten en el conjunto de políticas sanitarias diseñadas por el gobierno, las cuales se modificaban a medida que avanzaban los contagios e iniciaba el proceso de vacunación; por este motivo, la presencia diaria resultó importante para especificar el sentido y alcance de estas políticas, al tiempo que se trató de combatir a las fake news. Finalmente, las fases 1, 2 y 3 responden a la categorización diseñada por el gobierno para ajustar las políticas de la JNSD.

Como se ha mencionado, en todos los casos las conferencias fueron encabezadas por López-Gatell, aunque no fue el único orador; en las conferencias analizadas estuvo acompañado por Gustavo Reyes Terán (coordinador de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad), José Luis Alomía (director general de Epidemiología, de la Secretaría de Salud), y Ricardo Cortés Alcalá (titular de la Dirección General de Promoción de la Salud).

Las categorías de análisis empleadas en este artículo son de tipo cualitativo y han sido construidas de forma inductiva: se tomaron como punto de partida los análisis descriptos al inicio del artículo- referidos a las diferentes aproximaciones a la comunicación gubernamental para la gestión del Covid-19-, así como las aportaciones que se han realizado desde la socio-semiótica para el análisis de la comunicación política en el lenguaje audiovisual, y aquellos elementos del análisis conversacional que presentaban potencial heurístico para el caso. Específicamente, en este trabajo se analizaron el tipo de interacciones verbales y no verbales entre los funcionarios públicos y los periodistas presentes en las conferencias vespertinas. Para ello se tomaron como variables el tipo de respuesta brindada, la forma de asignación de turnos, los tópicos principales del discurso, y la dimensión del carisma presente en la figura de López-Gatell; de la conjunción de estas categorías se derivó lo que se ha denominado como el modelo didáctico de la comunicación gubernamental, en sus variantes expositivas y explicativas. En los siguientes apartados se detallan cada una de las categorías empleadas, así como sus variables.

2.1. Modelo didáctico: expositivo y explicativo

Una de las cuestiones fundamentales que se presentaron en la comunicación ante la pandemia fue la de calibrar las políticas públicas apropiadas con la falta de certeza científica. Debido a que se trató de un fenómeno sanitario estudiado en tiempo real, en sincronía con el avance de la pandemia, la información oficial por parte de gobiernos y organismos internacionales- incluso la Organización Mundial de la Salud- fue rectificada en no pocas ocasiones. Es por ello por lo que se ha señalado la necesidad de una interacción horizontal entre expertos en salud y el público lego, como una medida tendiente a impedir la difusión de fake news, en un contexto marcado por la incertidumbre (Casasola, 2020). Y es bajo esta premisa que entendemos al modelo didáctico.

Bajo dicha categoría nos referimos a dos dimensiones discursivas que encontramos en las cinco conferencias analizadas y que orientan el sentido de formulaciones hechas por López-Gatell y los otros funcionarios que lo acompañaron: la enunciación expositiva y la enunciación explicativa (ambas, íntimamente ligadas). Es también la principal diferencia entre la enunciación de tipo presidencial y la que mostró el gobierno de México: si bien en ambos casos nos encontramos con una relación asimétrica entre el orador y la “sociedad civil”, en el modelo didáctico, dicha relación se construye siguiendo una lógica pedagógica. El enunciador asume una figura de autoridad que no descansa en el capital delegado (como el político, cuya autoridad emana del hecho de haber sido electo por un lapso prefijado) sino en el saber experto (un capital específico, que en principio no se encuentra sujeto a la temporalidad social). Por su parte, el enunciatario se construye como un “ciudadano tipo”, sin distinciones de clase, nivel socioeconómico, género, raza o etnia; la única característica relevante es la de ser “lego”- es decir, carecer de las competencias requeridas para comprender cabalmente una determinada situación-, por lo que el enunciador se limita a cumplir su rol de ilustrador.

Dentro del modelo didáctico se han detectado dos dimensiones complementarias e incluso separadas y delimitadas en las propias conferencias: la exposición y la explicación. En el primer caso se trata de un discurso informativo, unilateral, que sigue la lógica del broadcasting: un orador que detenta un tipo de información la difunde a los oyentes, apoyado en material visual y/o audiovisual (en el caso de las conferencias, en forma de diapositivas); el modelo didáctico expositivo abre la conferencia y su duración es variable. El segundo caso presenta las interacciones entre los oradores y los periodistas acreditados a las conferencias, cuyas preguntas pueden o no coincidir con los tópicos presentados en la exposición; su duración está determinada por la exposición. En este último caso cobra especial interés los subjetivemas de López-Gatell para calificar a las preguntas, así como el modo de asignación de turnos (lo veremos más adelante).

2.2. Tipos de respuesta: directa, incidental, no-respuesta

Aquí encontramos un procedimiento retórico propio del campo político, y que puede ser constatado en cualquier interacción entre un político y un periodista: la relación tensa entre la capitalización de la exposición pública y el riesgo del descrédito mediático (Bourdieu, 2000). En este caso observamos tres formas de atender a las preguntas de las y los periodistas: el orador puede responder directamente a lo solicitado, negarse a responderlo o responderlo parcialmente. La primera opción no necesita ser detallada. La segunda presenta la curiosidad de que, en el análisis, nunca se observó una negación a responder, sino una desviación respecto a la pregunta; y dicha desviación se produjo de forma sutil, al desplazar el eje de la respuesta hacia un tema propuesto por el propio orador y desarrollado siguiendo el modelo didáctico. Finalmente, la respuesta parcial o incidental se produce cuando, en el desarrollo de la respuesta, se intercala un comentario/observación/señalamiento sobre un aspecto del fenómeno, el cual no ha sido solicitado en la pregunta, ni tampoco contribuye a su clarificación. Este último punto es especialmente interesante, en la medida en que constituye más de la mitad de las interacciones con las y los periodistas.

2.3. La asignación de turnos

Forma parte del marco en el cual se desenvuelve la interacción entre oradores y periodistas, y remite a una dimensión sumamente importante dentro del análisis conversacional (Wolf, 1979; Sciurano & Rubinstein, 2017). Su importancia no radica (solamente) en el hecho de que la asignación de turnos puede abrir o cerrar o un tema, sino en la forma en que dicha acción contribuye a afianzar el modelo didáctico. Esto se produce mediante los subjetivemas y los apelativos calificativos con que los oradores caracterizan a las preguntas de los periodistas, estableciendo así una relación enunciador-enunciatario similar a la que puede encontrarse en un contexto áulico, reforzando la dimensión didáctica del modelo comunicacional.

2.4. Contenido: la promoción de la imagen del gobierno

Esta categoría es familiar a la mayoría de los estudios de análisis del discurso. Aquí se tratan los principales tópicos que enmarcan los discursos de López-Gatell y los demás funcionarios, prestando especialmente atención a tres ejes: la presencia de una razón científico-técnica como justificación de facto para la toma de decisión política; la individualización de responsabilidades respecto a las medidas ante la pandemia del Covid-19; y la visibilización de políticas públicas.

El primer eje describe la apelación a la razón científico-técnica para justificar las políticas públicas del gobierno; esta apelación se produce ad verecundiam- bajo la forma de una cita de autoridad-, es decir que no se explica la forma o las razones por las cuales se ha escogido un determinado tipo de política pública, sólo se da a entender que hay detrás una “razón científica” o un tipo de posibilidad o límite técnico, pero sin ahondar en ello. La individualización de responsabilidades es el efecto de las políticas del gobierno: se construye discursivamente un escenario en el que “todos” nos vemos afectados por la pandemia por lo que, consiguientemente, tendríamos la misma responsabilidad en su solución- vale decir, se produce una horizontalización (ficticia, en tanto solo es discursiva) entre los deberes del Estado y los de la “sociedad”. La visibilización de políticas públicas matiza en parte el eje anterior, y se corresponde con aquellos momentos en que se enfatiza lo que ha hecho el Estado, al mostrar que “ha cumplido” su parte en la gestión de la pandemia.

2.5. El carisma

Tal vez la categoría menos asible, pero, también, una muy trabajada desde la comunicación política. Nos referimos aquí a aquellas estrategias retóricas mediante las cuales López-Gatell afianzó su imagen pública y supo enmarcar los temas de discusión a lo largo de las conferencias, así como gestionar los momentos de conflicto. Una gran parte de lo que entendemos por carisma es complementado por el modelo didáctico. A fin de contribuir a la comprensión del fenómeno, señalaremos las ocasiones en que vemos aparecer dicha categoría, contextualizándola y poniéndola en relación con las otras.

En el siguiente apartado veremos de qué forma las categorías antes mencionadas permiten dar cuenta del modelo comunicativo empleado en las conferencias vespertinas del gobierno de México para afrontar la pandemia del Covid-19 durante el año 2020.

3. El modelo comunicativo mexicano ante el Covid-19

Todas las conferencias de prensa vespertinas tuvieron lugar en el Palacio Nacional2 de la Ciudad de México, sede del poder ejecutivo. Se realizaron entre las 19:00 y las 20:00 horas, y fueron transmitidas por los canales oficiales del gobierno federal. En todos los casos el mobiliario escenográfico fue el mismo: un panel horizontal del mismo largo que la tarima, del cual dos tercios se encontraban pintados de color morado, el mismo utilizado por el partido en gobierno.3 El otro tercio, de color blanco, ubicado en el extremo derecho desde el punto de vista del espectador, presenta el escudo nacional en tono dorado suave, y la leyenda “CONFERENCIA DE PRENSA” en tono morado. En el extremo izquierdo se ubica la pantalla por la cual se presentan las diapositivas y el material visual y audiovisual utilizado como apoyo durante las conferencias. En el centro se ubica la mesa- que se cambió a una de mayores dimensiones a medida que se sumaban agentes oficiales a la conferencia, al tiempo que aumentaba su repercusión en la cobertura mediática- cubierta por un manto también morado, y hacia la izquierda, al lado de la pantalla, una bandera con el escudo al frente, en un mástil de dos metros de altura. El zócalo que separa al alfombrado gris de la tarima del suelo (también alfombrado en gris) se encuentra cubierto con tela pinzada, de color morado.

Es importante considerar los elementos escenográficos ya que cumplen la función de enmarcar materialmente la interacción de las conferencias de prensa. Los tonos morados corresponden el partido en gobierno, Morena, por lo cual se produce una equivalencia semántica entre el canal de comunicación estatal (en este caso, la Secretaría de Salud, dependiente del Ejecutivo) y el partido en gobierno. Esto se ve acentuado por el uso de elementos simbólicos nacionales, tales como la bandera o el escudo, o el propio canal oficial del gobierno federal, por el cual es retransmitida. Como veremos en este trabajo, la conjunción entre el Estado y el partido en gobierno no se da solamente en los elementos formales de la comunicación ante la pandemia, sino que está presente en el propio discurso de los conferenciantes.

3.1. Presentación de López-Gatell como portavoz del gobierno: establecimiento del modelo didáctico en la conferencia matutina del presidente

Podemos observar el modelo didáctico en la presentación de López-Gatell como portavoz del gobierno. Su intervención es de seis minutos: el subsecretario se para delante del atril para dirigirse a las y los periodistas. El presidente, Andrés Manuel López Obrador permanece de pie a sus espaldas, mientras el resto de los funcionarios escuchan sentados a los costados. El enfoque no es expositivo, sino didáctico: López-Gatell explica qué es el Covid-19, sus síntomas, que provoca una baja mortalidad, y que el gobierno tomará acciones preventivas. En este punto, dos minutos luego de iniciada su participación, se señala lo que será transversal a la política sanitaria mexicana: “Las epidemias se contienen en la comunidad… En la casa, en la escuela, en la vivienda, en la comunidad en donde uno va y viene. No hay que dejarle todo esto a una acción gubernamental. El estado mexicano se compone de gobierno y de sociedad”. Esta afirmación es importante no sólo porque anticipa el tipo de políticas públicas, sino porque redefine al Estado- administrado a nivel federal por el partido en gobierno- como la sumatoria del partido junto con los habitantes de México. Es decir, no se define al Estado como el conjunto de instituciones que regulan la vida social, sino como un sinónimo del país. Esta falsa equivalencia no sólo es jurídicamente incorrecta,4 sino que disuelve las responsabilidades: tal como afirma López-Gatell “Cada uno de nosotros puede actuar para prevenir en sí mismo y en los demás, empezando por la familia”.

Un segundo elemento importante es el apoyo al sector privado y el cuidado de la economía. En su intervención se caracteriza a los filtros por detección de temperatura, tanto en escuelas como en oficinas u empresas, como no indispensables: “lo digo porque las autoridades escolares o las autoridades laborales, o las propias empresas contratantes, podrían empezar a recibir presión”. Esta misma idea vale tanto para la utilización de filtros como para el cierre preventivo: ante la pregunta de una periodista, responde que “no hay una razón científica o técnica, de salud, para cerrar escuelas, cerrar trabajos”.

Por último, es posible identificar como tercer elemento la dimensión del carisma a través de tres acciones. Esto lo vemos reflejado en el uso prosódico de la entonación, gestos y manos para acentuar palabras clave como “distanciamiento” o “importante” a lo largo del discurso. En el mismo tenor puede situarse el agradecimiento a las preguntas, lo cual es una constante a lo largo de las conferencias; esta acción no sólo refuerza la relación entre López-Gatell y las y los periodistas, sino que también coadyuva al establecimiento del modelo didáctico. Finalmente, en esta primera aparición vemos el recurso de la mímica: al explicar que no deben darse saludos con la mano, ni abrazos o besos, propone un autoabrazo, el cual escenifica ante la risa de las periodistas y el propio presidente, quien enfatiza el gesto echándose hacia atrás- sobre el modo en que el propio cuerpo puede configurarse como un conjunto de unidades significantes integradas tanto sintagmática como paradigmáticamente puede consultarse a Maier (2008), Finol (2008) o Guzmán (2010). La conjunción de estos elementos genera un clima de distención y cercanía, lo cual explica en parte la buena imagen pública con la que contó López-Gatell al inicio de la pandemia.5 También son la base sobre la cual se construyó el modelo comunicativo en las conferencias vespertinas, las cuales son examinadas a continuación.

3.2. El modelo didáctico de López-Gatell: las conferencias vespertinas

Siguiendo con el mismo eje, en este apartado analizaremos el modelo didáctico en sus dimensiones expositivas y explicativas. Dentro de estas últimas, en lo concerniente a las interacciones se verá los tres tipos de respuesta (así como su frecuencia) desarrollados por López-Gatell y el equipo de funcionarios de salud, así como las estrategias de asignación de turnos y la presencia del componente carismático. Por último, se indagará en el contenido del discurso, prestando especial interés a los tópicos de razón científico-técnica, individualización de responsabilidades, y políticas públicas del gobierno federal.

3.2.1. El modelo didáctico: expositivo y explicativo

Al atender al modelo didáctico-expositivo, una primera constatación concierne a la distribución del tiempo (tabla 1). Mientras que las conferencias correspondientes al inicio de la fase 1 y la fase 2 dedican casi la mitad del tiempo a la exposición, aquellas que involucran el comienzo de la JNSD y el inicio de la fase 4 le dedican menos del 40 %. Esto último puede deberse a la búsqueda por otorgar mayor espacio a las preguntas de las y los periodistas, y así despejar dudas e incertidumbre, aunque como veremos más adelante la claridad del mensaje no es algo que esté siempre presente.

Tabla 1 Distribución de tiempos en el modelo didáctico-expositivo. 

Orador Temas tratados Tiempo empleado Tiempo total Porcentaje
Fase 1 Alomía Informe de últimas 24 horas 45 min. 85 min. 53 %
JNSD López-Gatell Panorama nacional 15 min. 40 min. 37.5 %
Fase 2 Alomía Panoramas internacional y nacional 26 min. 55 min. 47 %
Fase 3 Alomía Panoramas internacional y nacional 22 min. 59 min. 37 %
Alomía Aumento de casos en Tabasco

Fuente: elaboración propia.

Como puede observase, quien se ha encargado de llevar adelante la exposición de información ha sido José Luis Alomía, en ese entonces director general de Epidemiología, de la Secretaría de Salud. Los temas tratados en cada una de las intervenciones se concatenan desde una perspectiva reducida a una ampliada: en el inicio de la fase 1 sólo se desarrolló el informe de las últimas 24 horas, aunque tan solo con esos datos se cubrieron 45 minutos (tal vez debido a la novedad de la pandemia era necesario brindar toda la información posible). Esto contrasta con el inicio de la JNSD, a la cual sólo se le dedicaron 15 minutos, los cuales se destinaron al panorama nacional- y la aclaración de que los casos en ese entonces venían “de afuera”, es decir que aún no había propagación interna- y las proyecciones que se habían realizado. Ya en el inicio de la fase 2 entra en juego la mirada internacional, a través del comparativo entre regiones, el cual se adiciona al panorama nacional (dedicado casi exclusivamente a las estadísticas entre los estados de México a lo largo de los días). Por último, en el inicio de la fase 3 se identificaron dos núcleos temáticos: el primero refiere al panorama internacional (con el comparativo entre regiones) y el panorama nacional (nuevos casos confirmados y su distribución por entidades federativas a lo largo de los días); el segundo corresponde con el aumento de transmisión en el estado de Tabasco, y se produce como una respuesta ante una petición de datos sobre ocupación hospitalaria y su distribución por paciente y por regiones. Resulta importante mencionar este caso porque Alomía reconoce el aumento en Tabasco, y se limita a señalar que la información se encuentra disponible en la página web del gobierno, pero sin mencionar la existencia de políticas públicas tendientes a disminuir el aumento de casos (sólo se enfatiza la importancia de las acciones de la JNSD, las cuales se corresponden con las recomendaciones básicas dadas a conocer a nivel internacional).6

Como hemos mencionado, en las interacciones de las conferencias vespertinas se presentaron tres tipos de respuesta: la respuesta directa, la ausencia de respuesta, y aquella que se da de modo incidental. En los tres casos, estos modos están directamente relacionados con el modelo didáctico-explicativo. A continuación, se describe de qué forma opera cada uno de ellos.

3.2.2. Respuestas directas, incidentales y no-respuestas

Sólo se detectaron tres respuestas directas. Las dos primeras corresponden al inicio de la fase 1, y tienen que ver con la forma en que se llevan adelante los procesos de detección de casos y con la forma en que se toman las muestras. La primera es respondida por Alomía, mientras que la segunda la responde Gustavo Reyes Terán, coordinador de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad. La tercera respuesta directa la proporciona López-Gatell, y corresponde al inicio de la fase 3, en la cual se define y explica en que consiste la fatiga informativa.

Se han encontrado también tres casos en los cuales no se responde. El primero de ellos se produce cuando, en el inicio de la fase 1, se pregunta si es posible que haya personas asintomáticas no detectadas, a lo que Alomía explica cómo se clasifican las personas infectadas.

Los otros dos casos corresponden a López-Gatell, al anunciar la JNSD. Al preguntársele cuál es la predicción para las próximas semanas y cuántos casos hay registrados, la respuesta que se brinda es una explicación de la forma en que se propagan los virus. Asimismo, ante la petición sobre la posición en relación con los restaurantes de la Ciudad de México que seguían abiertos, López-Gatell se limita a repetir que “la distancia es la mejor herramienta que tenemos para controlar esta pandemia”, a lo que seguidamente se explica la razón de ello. Resulta pertinente señalar que en este último caso se evita responder sobre la situación particular de los restaurantes en Ciudad de México, y en su lugar se apela a la distancia que “nos ayuda a todos”; de esta forma se evita confrontar directamente con los empresarios gastronómicos- continuando así el cuidado al sector privado, presente en la conferencia matutina de López Obrador-, al tiempo que se involucra por igual a los televidentes, los periodistas y los dueños de restaurantes, bajo la figura genérica de un enunciatario abstracto.

Las respuestas parciales son las más numerosas- se han contabilizado un total de 15- y corresponden todas a López-Gatell. La primera concierne al inicio de la fase 1, cuando explica lo que es un escenario de brote; las siete siguientes corresponden a la JNSD, y abarcan: la proyección del gobierno, cómo funciona la reacción al miedo, qué son las fases 1 y 2, cómo funciona el registro de la temperatura, qué son los contagios asintomáticos, cuáles son los métodos de la epidemiología, y cómo son las pruebas rápidas. El inicio de la fase 2 presenta solamente una respuesta parcial, cuando se explica por qué la epidemia será larga. En el inicio de la fase 3 encontramos la explicación sobre las diferencias entre una fase y un escenario, la discrepancia entre datos oficiales y la situación del estado de Chihuahua.

Finalmente, merece la pena señalar aparte tres respuestas parciales concernientes al modelo centinela. Fue este el método empleado por el gobierno para realizar proyecciones sobre los contagios, en lugar de hacer testeos masivos, los cuales fueron calificados por López-Gatell como “poco útiles”. Ante las reiteradas críticas a nivel nacional e internacional, se abordó el tema en tres momentos diferentes: en el inicio de la JNSD, al explicar cómo es el funcionamiento del modelo centinela; al inicio de la fase 2, al compararlo con la forma en que funcionan las encuestas; y al inicio de la fase 3, al explicar su funcionamiento en las fases 1 y 2.

3.2.3. Interacciones: asignación de turnos y carisma

Hemos mencionado a la forma en que se asignan turnos como un elemento que contribuye a afianzar el modelo didáctico. Esto es así ya que, por un lado, se afianza la relación entre López-Gatell y los periodistas mediante el reconocimiento explícito de la importancia de sus preguntas; al mismo tiempo, se establece una dinámica de cercanía y asimetría, propia de los salones de clase.

En la conferencia sobre el inicio de la fase 1 se observa incluso la familiaridad con la que se dirige López-Gatell hacia algunos de los periodistas: “El compañero levantó la mano, luego Araceli, luego usted, y luego tres de esta fila, hasta llegar a Mauricio”.7 Seguidamente se les da reconocimiento a algunos periodistas, por ejemplo al afirmar: “Es correcto Carlos, su pregunta y su observación con muy atinadas”- introducción a su no respuesta, relativa a la forma en que se propagan los virus, ya mencionada.

La asimetría de la relación queda evidenciada en la respuesta a la petición de “liberar” los datos del modelo centinela: en la respuesta “no es cosa de liberarlos o no liberarlos, es cosa de, con mucho gusto, ilustrares dónde están” es posible ver la importancia semántica del verbo elegido (“ilustrar”) el cual remite a la concepción clásica de la educación tradicional.

En la conferencia sobre el inicio de la fase 2 volvemos a encontrar el recurso de reconocer la importancia de la labor periodística: “Gracias por las preguntas. Muy importantes”, antes de explicar qué son las pruebas rápidas y por qué su utilidad es limitada- ante los pedidos de tomar políticas sanitarias como las de Europa o Corea del Sur, que en ese momento presentaban una rápida disminución de casos.

Por su parte, en la conferencia sobre el inicio de la fase 3 podemos observar tanto la asimetría como la cercanía y reconocimiento. El primer caso lo observamos cuando López-Gatell asigna los turnos: “Por favor, usted colega de amarillo, y usted que nunca ha participado”. El segundo lo vemos en una introducción a respuesta “Que bueno Ángeles que usted es muy perspicaz y nos hace estos señalamientos”. Por razones de espacio no es posible profundizar aquí en las consecuencias interaccionales de esta dinámica, pero se intuye que puede llegar a construirse una competencia interna por el reconocimiento del orador y, de esta manera, tener un mejor tratamiento a la hora de conseguir respuestas o incluso entrevistas, lo que puede redundar en beneficios laborales- en otras palabras, el reconocimiento puede transmutarse en capital simbólico o económico, en razón del funcionamiento del campo periodístico.

Por último, encontramos indicadores del carisma a lo largo de las conferencias analizadas. A modo ilustrativo mencionaremos los casos más evidentes y que tienden a reforzar el mensaje. Tres de ellos corresponden a la mirada a cámara, la cual genera la ilusión del rompimiento de la separación enunciatario-receptor y el consecuente reforzamiento del mensaje mediante el efecto de cercanía (Verón, 2003). En la primera conferencia la mirada a cámara se produce al final, cuando se informa que las consultas telefónicas sólo deben darse si se pertenece a un grupo de riesgo o si se estuvo en el extranjero: “Ayúdennos a no saturar la atención”. En la segunda conferencia se produce al abordar las políticas sanitarias: “Es crucial recordar que lo que hagamos, cada uno de ustedes, en su casa, en su trabajo, en el ambiente público, va a ayudar a ustedes mismos, van a ayudar a todos”, reforzando así la mencionada individualización de responsabilidades. Lo mismo se produce en la tercera conferencia cuando afirma: “Ahora me dirijo a usted, que nos está oyendo, para decirle: quédese en su casa”.

También podemos señalar la forma en la que abre la segunda conferencia: al extender los brazos hacia los costados afirma “Ejercemos una distancia tan sana, que hoy voy a estar solito”. Tanto la mímica de la distancia como el diminutivo enmarcan la interacción en un ambiente cordial y familiar, de una cercanía que encubre la asimetría entre López-Gatell y los periodistas. El carisma también puede ser considerado en aquellos reconocimientos a las preguntas de las y los periodistas, y en el uso prosódico de la entonación, anteriormente mencionados. Vale señalar que aquí no se trata de detallar todos los aspectos que pueden considerarse como indicadores del carisma, sino de describir aquellos que presentan una propiedad heurística que permiten entender mejor el modo de funcionamiento del modelo didáctico.

3.2.4. Los tópicos

Por último, desarrollaremos los tres principales tópicos que aparecieron a lo largo de las conferencias analizadas: la apelación a la razón científico-técnica, la individualización de responsabilidades, y la visibilización de las políticas públicas.

En lo concerniente a la razón científico-técnica, esta es parte consustancial del modelo didáctico-expositivo, sustentado mayormente en las estadísticas y proyecciones realizadas por el gobierno; por lo tanto, es transversal a todas las conferencias analizadas. Pero no se limita a ello, sino que podemos encontrarla también en dos momentos claros. El primero de ellos es en la conferencia de inicio de fase 1, al sostener López-Gatell que la saturación hospitalaria no es real, y que dicha afirmación se encuentra “basada en la estadística, los números, la biología, la epidemiología”. Vemos así que se hace una apelación directa al campo científico, pero sin sustentar la afirmación: no se sabe de qué forma la estadística o los números- que presumiblemente aparecen separados para engrosar los componentes del listado- indican que no hay saturación hospitalaria, ya que no se da ninguna información adicional. Tampoco queda clara la conexión entre tal afirmación y la biología o la epidemiología. Se trata, por lo tanto, de una petición de principio que tiene como fundamento el ethos del emisor.8

Lo mismo sucede en la conferencia sobre el inicio de la fase 3, y el ya mencionado modelo matemático usado por el gobierno. Al momento de emitirse dicha conferencia,9 se cuestionaba al gobierno de México por no utilizar testeos masivos, tal como sucedía en otras partes del mundo que tomaban como ejemplo las políticas sanitarias de Nueva Zelanda y Corea del Sur. Sobre este asunto López-Gatell afirmó:

“Decidimos, con base en las recomendaciones de los grupos científicos- siete grupos académicos que coordinó CONACyT,10 especialistas en matemáticas, algunos específicamente en epidemiología matemática- coincidieron en una predicción de lo que está ocurriendo en México, y podría continuar ocurriendo sí, y solo sí, la Jornada Nacional de Sana Distancia, es decir «Quédate en casa», se cumple apropiadamente”.

Esta afirmación resume los principales puntos que estamos trabajando. En primer lugar, se apela a la razón científico-técnica como una cita de autoridad, sin proveer de evidencia ni información sobre el modelo matemático que utilizaron. Sólo se señala que el modelo está desarrollado por especialistas en matemáticas y coordinado por una institución federal, el CONACyT, y esos elementos funcionan en sí mismos como justificación suficiente. En segundo lugar, tal como afirma López-Gatell, el modelo predice lo que está ocurriendo en México, lo que justifica la negativa del gobierno a emplear testeos masivos, tal como era la recomendación internacional en ese momento. En tercer lugar, la predicción tendrá efecto “sí y solo sí” la JNSD es cumplida por la población. En otras palabras, la efectividad de las políticas sanitarias del gobierno está atada no a su buena administración, sino a la acción de las personas, lo que refuerza la individualización de responsabilidades, la cual hemos visto que aparece en la intervención de López-Gatell durante la conferencia matutina del presidente.

La individualización de responsabilidades se encuentra en todas las otras conferencias vespertinas. En la de inicio de fase 1 se menciona que el gobierno no controla por sí solo a la pandemia, sino que necesita de toda la comunidad, lo cual se repite en la segunda conferencia con la ya vista mirada a cámara: “es crucial recordar que lo que hagamos, cada uno de ustedes (…) va a ayudar a ustedes mismos, van a ayudar a todos”. En la tercera conferencia también se menciona el hecho de que la efectividad de la JNSD dependerá de la población.

Ahora bien, si el éxito de la JNSD depende exclusivamente de la población ¿qué rol le toca al Estado en materia sanitaria? A lo largo de las conferencias se abordan las políticas públicas llevadas a cabo por el gobierno. En la primera conferencia vespertina se menciona el lanzamiento de la ya mencionada línea de atención telefónica para las personas que presentan síntomas, así como el monitoreo de las fake news. En la segunda conferencia se menciona el adelanto de las medidas de la JNSD, las cuales se repiten en la tercera conferencia. Finalmente, en la cuarta conferencia se menciona el lanzamiento de un número de Whatsapp para que se comunicaran quienes tuvieran síntomas o dudas sobre el Covid-19 y las medidas de la JNSD.

Como puede apreciarse, en todos los casos se trata de medidas que no son restrictivas, sino que sólo buscan brindar la información necesaria para que las personas se cuiden, lo que explica el hecho de que la efectividad de la JNSD depende de la población y no del Estado, quien queda eximido de la responsabilidad de gestionar medidas sanitarias del tipo en que se llevaban a cabo en la mayoría de los países: prohibición y/o restricción para el tránsito y permanencia en el espacio público, uso obligatorio de cubrebocas y alcohol en gel, toma de temperatura, testeos masivos, etc.

4. A modo de conclusión

La pandemia del Covid-19 sorprendió a los gobiernos alrededor del mundo, más allá de su inclinación ideológico-partidaria y del desigual nivel de desarrollo económico de sus países. La novedad de la situación explica el hecho de que muchas políticas y afirmaciones- incluidas aquellas emitidas desde la Organización Mundial de la Salud- tuvieran que reajustarse o corregirse a medida que avanzaba el conocimiento científico sobre el Sars-Cov-2. En este contexto, la mayoría de los gobiernos optaron por medidas obligatorias de distanciamiento social y cierre de fronteras, con distinto tenor y diferente duración. En el caso específico de México, nunca se produjo el cierre de fronteras, ni se estableció la obligatoriedad de cuarentenas o el uso de cubrebocas; en otras palabras, se apostó por el desincentivo y no por la prohibición.

Como hemos visto al inicio del trabajo, la comunicación política de los gobiernos de cara a la pandemia del Covid-19 no sólo es un objeto de estudio privilegiado por las Ciencias de la Comunicación, sino también una dimensión fundamental para la correcta gestión de la pandemia. La capacidad de comunicar un mensaje con claridad, de forma correcta y oportuna, a través de los canales oficiales y las redes socio-digitales del gobierno, es un rasgo esencial a la hora no sólo de llevar tranquilidad a la población, sino también de poner en funcionamiento el conjunto de medidas sanitarias que se consideran necesarias. En este tenor, una característica fundamental es el llamado a comunicar la incertidumbre desde las ciencias, y generar consensos en torno a un problema complejo, novedoso y que nos involucra a todos y todas.

En la mayoría de los países la comunicación estuvo a cargo del poder ejecutivo, especialmente del presidente; en forma ocasional quedó delegada a sus portavoces oficiales, quienes podían o no ser las cabezas de los ministerios o secretarías de salud. En el caso de México, el principal portavoz y quien ostentaba mayor credibilidad no fue el presidente, sino el subsecretario de promoción de la salud.

Ante la pandemia del Covid-19 se puso en marcha un modelo comunicativo que hemos caracterizado como didáctico (en sus variantes expositiva y explicativa), sustentado fuertemente en el ethos del subsecretario López-Gatell en tanto médico epidemiólogo. No obstante, en sí mismo esto no significó que las políticas sanitarias del gobierno estuvieran dadas por las recomendaciones científicas, como presumiblemente se podría pensar; por el contrario, lo que se ha visto es la apelación retórica a una razón científico-técnica para fundamentar y justificar decisiones ya tomadas, y que generaban gran controversia en la población por no ir en sintonía con las recomendaciones de la comunidad internacional (tales como los testeos masivos, las medidas de cuarentena o los filtros sanitarios de toma de temperatura). Estas acciones explican el comportamiento ambivalente en relación con el uso obligatorio de cubrebocas: durante la mayor parte del 2020 López-Gatell aseguró en sus conferencias que no había “evidencia científica” que confirmara la utilidad del uso del cubrebocas, lo que servía como justificación a la negativa sistemática del presidente López Obrador a utilizarlo en sus reuniones de trabajo y exposiciones públicas;11 sólo a finales de ese año se recomendó su uso, aunque únicamente en espacios cerrados.

Una de las dimensiones cruciales de esta comunicación fue la predominancia de una argumentación tendiente a individualizar las responsabilidades, posicionando a la sociedad en el mismo horizonte de responsabilidad que el Estado, así como a enfatizar el cuidado y protección al sector privado. Es importante considerar que durante el año 2020 varios países paralizaron sus economías a través del aislamiento social preventivo y obligatorio, especialmente a través de las cuarentenas; dichas políticas públicas fueron empleadas tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, con las importantes excepciones de Inglaterra, Brasil y Estados Unidos- cuyos mandatarios fueron duramente cuestionados por la opinión pública nacional e internacional. México se sitúa en un punto intermedio: si bien no se prohibieron ni desincentivaron las medidas restrictivas, las políticas públicas a nivel nacional se redujeron la mayoría de las veces a unas simples recomendaciones. Esta decisión se inscribe en la valoración de la economía como organizadora de la vida social en un país con 56 % de empleo informal.12 Y si bien es cierto que una gran proporción de la población mexicana depende del día a día, no es menos cierto que la pandemia ha causado un elevado grado de mortalidad. En este sentido, el ponderar a la dimensión económica por sobre la salud poblacional puede haber beneficiado a ciertos actores privilegiados del sector privado, pero el efecto sobre la población en situación de vulnerabilidad parece haber sido adverso: no sólo se afectaron derechos humanos esenciales, como el caso de la vida y la salud, sino que tampoco se logró evitar la crisis económica y el aumento de pobreza extrema.13

Como se ha mencionado, la acción comunicativa del gobierno se llevó a cabo en un canal y espacio oficial, del Estado, pero enmarcado por el campo semántico del partido político en el poder. Debido a su formato, las conferencias vespertinas de López-Gatell remiten directamente a las conferencias matutinas con las que el presidente incidía sobre la agenda periodística diaria y generaba una imagen favorable a su gobierno. Si bien no es posible establecer aquí la intensión de las conferencias vespertinas- ya que hacerlo implicaría adentrarnos en la subjetividad de los actores políticos-, podemos postular dos hipótesis sobre sus efectos, fundadas en el análisis discursivo realizado en este trabajo. Como primera hipótesis se considera que el gobierno buscó enmarar políticamente una comunicación proveniente del saber médico: si bien el principal portavoz de la gestión de la pandemia poseía una trayectoria profesional como epidemiólogo, tanto el formato de las conferencias vespertinas como su homología con las conferencias matutinas redundaron en el encuadre político del discurso. La segunda hipótesis se encuentra estrechamente relacionada: en tanto se buscó enmarcar políticamente a las conferencias vespertinas, y en tanto muchas de las afirmaciones de López-Gatell tendieron a justificar el accionar del gobierno federal, podemos establecer que la comunicación mexicana ante la pandemia del Covid-19 fue de carácter político antes que sanitario. De esta manera, vemos una continuidad entre las estrategias de comunicación presidencial propia de otros países y la empleada por el gobierno México.

Las hipótesis mencionadas se derivan del análisis discursivo empleado en este trabajo. Resta el examen atento a las condiciones de recepción del discurso de López-Gatell, y a la efectividad de las medidas sanitarias puestas en funcionamiento por el gobierno de México. Asimismo, es importante considerar las posibles derivaciones que este trabajo tiene tanto para los estudios de la comunicación política como para los de democracia: en primer lugar, es posible constatar que la comunicación política no se restringe únicamente a los discursos presidenciales, sino que se encuentra presente en otros espacios, aunque estos se presenten como “técnicos” o “científicos; en segundo lugar representa un punto de partida para estudiar el uso político (incluso propagandístico) que los gobiernos pueden hacer de la comunicación de crisis, en un contexto en donde las vulnerabilidades socioambientales presentan una tendencia al aumento; finalmente, el esquema metodológico empleado para el análisis discursivo puede ser empleado para el análisis de la comunicación política y de crisis, ya sea que se trate de conferencias presenciales o que se encuentren mediatizadas a través de la televisión o las plataformas de internet. Son puntos de entrada que constituyen elementos insoslayables para el estudio de nuestras democracias contemporáneas.

Referencias Bibliográficas

ANDRADE, P., FLORES-GONZÁLEZ, R., & PABLO-CONTRERAS, M. (2021). Las conferencias mañaneras y el monitoreo de medios. UVserva, (12), pp. 153-168. https://doi.org/10.25009/uvs.vi12.2797Links ]

ARÉVALO-MARTÍNEZ, R. I., PRADO-FLORES, R., & GÓNGORA-CUEVAS, G. E. (2021). Nueva teoría estratégica de comunicación y biopolítica en México ante la COVID-19: Proyecto de salud solidaria ES POR TI. Razón y Palabra, 24(110), pp. 113-137. https://doi.org/10.26807/rp.v25i110.1723Links ]

BOURDIEU, P. (2000). Sobre el Campo Político. Presses Universitaires de Lyon. [ Links ]

CASASOLA, M. S. (2020). Covid-19: Comunicar las ciencias desde la incertidumbre. Temas y Debates, 40(1), pp. 159-164. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S1853-984X2020000300017Links ]

CRESPO, I. & GARRIDO, A. (2020). La pandemia del coronavirus: Estrategias de comunicación de crisis. Más Poder Local, (41), pp. 12-19. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/7407214.pdfLinks ]

FINOL, J. C. (2008). Discurso, Isotopía y neo-Narcisimo: Contribución a una Semiótica del Cuerpo. Telos, 10(3), pp. 383-402. https://www.redalyc.org/pdf/993/99318197003.pdfLinks ]

GARCÍA-SANTAMARÍA, J. V., PÉREZ-SERRANO, M. J., & RODRÍGUEZ-PALLARES, M. (2020). Portavoces oficiales y estrategia audiovisual en la crisis de la Covid-19 en España. Profesional de la Información, 29(5), pp. 1-17. https://doi.org/10.3145/epi.2020.sep.13Links ]

GUZMÁN, A. (2010). Reflexiones encarnadas: cuerpos que se piensan a sí mismos. DeSignis. Publicación de la Federación Latinoamericana de Semiótica (FELS), 16, pp. 22-32. https://www.designisfels.net/wp-content/uploads/2021/05/i16.pdfLinks ]

HATCHER, W. (2020). A Failure of Political Communication Not a Failure of Bureaucracy: The Danger of Presidential Misinformation During the COVID-19 Pandemic. American Review of Public Administration, 50(6-7), pp. 614-620. https://doi.org/10.1177/0275074020941734Links ]

LLANO-GUIBARRA, N. I. & AGUILA-SÁNCHEZ, J. C. (2020). Conferencias de prensa y COVID-19: explorando la respuesta gubernamental mexicana desde la comunicación en salud. Revista Española de Comunicación en Salud, (S1), pp. 319-327. https://doi.org/10.20318/recs.2020.5451Links ]

MAIER, C. (2008). Traducción corpórea: meditaciones sobre la mediación. DeSignis. Publicación de la Federación Latinoamericana de Semiótica (FELS) , (12), pp. 41-48. https://www.redalyc.org/pdf/6060/606066731005.pdfLinks ]

MANFREDI-SÁNCHEZ, J. L., AMADO-SUÁREZ, A., & WAISBORD, S. (2020). Twitter presidencial ante la COVID-19: Entre el populismo y la política pop. Comunicar. Revista Científica de Educomunicación, 29(66), pp. 83-94. https://doi.org/10.3916/C66-2021-07Links ]

MARTÍNEZ-ESTRELLA, E. C. (2020). Uso de personajes y metáforas en la gestión de la crisis sanitaria del COVID-19. Revisión de la comunicación de sanidad pública en España y México. Revista Española de Comunicación en Salud , (S1), pp. 319-327. https://doi.org/10.20318/recs.2020.5458Links ]

MCGUIRE, D., CUNNINGHAM, J. E. A., REYNOLDS, K., & MATTHEWS-SMITH, G. (2020). Beathing the virus: an examination of the crisis communications approach taken by New Zealand Prime Minister Jacinda Ardern during the Covid-19 pandemic. Human Resource Development International, 23(4), pp. 361-379. https://doi.org/10.1080/13678868.2020.1779543Links ]

NEWTON, K. (2020). Government Communications, Political Trust, and Complaint Social Behavior: The Politics of Covid-19 in Britain. The Political Quarterly, 91(3), pp. 502-513. https://doi.org/10.1111/1467-923X.12901Links ]

OLIVOS-ÁNGELES, M. (2020). La política mediática de Rafael Correa (2007-2017) y Andrés Manuel López Obrador (2018-2024). De Raíz Diversa, 7(14), pp. 21-45. http://dx.doi.org/10.22201/ppela.24487988e.2020.14.77189Links ]

RODRÍGUEZ-BLANCO, V. (2020). ¿Se vulneró el derecho a recibir información durante el primer estado de alarma en la crisis del COVID 19? Revista Española de la Transparencia, (12), pp. 227-246. https://doi.org/10.51915/ret.136Links ]

SCIURANO, G. A. & RUBINSTEIN, I. F. (2017). “Desfasajes entre visibilidades y discursos televisivos: el aporte de la semiótica a los estudios de género y medios”. En Pardo, N.G. & Ospina, L. E. (Compiladores), Miradas, Lenguajes y Perspectivas Semióticas. Aportes desde América Latina (pp. 683-696). Universidad Nacional de Colombia- Instituto Caro y Cuervo. [ Links ]

SILVA-LOPES, I. & ULYSSÉA-LEAL, D. (2020). Entre a pandemia e o negacionismo: a comunicação de riscos da Covid-19 pelo Ministério da Saúde do Brasil. Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación, (145), pp. 261-280. https://doi.org/10.16921/chasqui.v1i145.4350Links ]

VERÓN, E. (1993). La semiosis social. Fragmentos de una teoría de la discursividad. Gedisa. [ Links ]

____ (2003 [1983]). Está ahí, lo veo, me habla. Revista Comunicativa, Enonciation et cinéma, (38), pp. 1-28. https://www.biblioteca.org.ar/libros/656151.pdfLinks ]

WOLF, M. (1979). Sociologías de la vida cotidiana. Teorema. [ Links ]

1 Puede accederse a las conferencias analizadas en este artículo mediante el siguiente enlace: https://www.youtube.com/playlist?list=PLbyCE265pVdlg-wuburN08d3OedeR5Wov

2Salvo contadas excepciones, como aquellas que se transmitieron desde las instalaciones de la Secretaría de Salud o en locaciones de otros estados de México. No obstante, las conferencias aquí analizadas se desarrollaron en Palacio Nacional.

3Morena, acrónimo del nombre completo “Movimiento de Regeneración Nacional”. El color empleado es el Pantone 1805 c.

4Por ejemplo, en materia de derechos humanos es el Estado, entendido como las instituciones de gobierno en todos los niveles (municipal, provincial/estatal y federal), quien debe garantizarlos. Es por ello que tanto las recomendaciones como las sanciones y exigencias se le hacen al Estado, no al “país” en abstracto.

5Como ejemplo baste mencionar que, de acuerdo con la encuesta realizada por la consultora Enkoll en abril de 2020—Percepción sobre el coronavirus en México—, el 44 % de los encuestados confiaba en López-Gatell, seguido luego del gobernador de cada estado (16 %) y del presidente López Obrador (9 %). El 27 % manifestó no confiar en ninguno.

6Mantenimiento de distancia no inferior al metro y medio, lavado frecuente de manos, estornudo de etiqueta, uso de cubrebocas en espacios cerrados, saludos a distancia y aislamiento de personas con síntomas.

7Una introducción similar la encontramos cuando afirma posteriormente “Vámonos en esta fila. Habíamos dicho: Araceli, el colega de allá atrás, y luego Mauricio”.

8La formación de base de Hugo López-Gatell es en epidemiología.

9Recordemos que fue el 21 de abril del 2021

10Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Es la institución federal que establece las políticas públicas en materia de humanidades, ciencia, tecnología e innovación

11La única excepción consistió en los eventos realizados en otros países.

12Comunicado de prensa 166/20. Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 29 de abril de 2020.

13Comunicado de prensa Nº 09. Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 05 de agosto de 2021.

Recibido: 11 de Enero de 2022; Aprobado: 05 de Mayo de 2022

Conflicto de interés

El autor declara que no existen conflictos de interés.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons