SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número2NUEVOS ESCENARIOS EDUCATIVOS A PARTIR DEL COVID-19 EN LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIACONSTRUCCIÓN DE MEMORIA EN LA NUEVA HISTORIETA HISTÓRICA RIOPLATENSE: LOS CASOS MALANDRAS Y TACUARA DE RODOLFO SANTULLO Y DANTE GINEVRA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Perspectivas de la comunicación

versión On-line ISSN 0718-4867

Perspect. comun. vol.14 no.2 Temuco dic. 2021

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48672021000200171 

Artículos

ENCUADRE A LA MEMORIA MEDIÁTICA: LAS NOTICIAS DE LOS DIÁLOGOS DE PAZ DE LA HABANA EN EL TIEMPO

FRAMING THE MEDIA MEMORY: THE NEWS OF THE HAVANA PEACE DIALOGUES IN EL TIEMPO

Julián Andrés Burgos Suárez1 
http://orcid.org/0000-0001-7302-2866

Francisco Javier Tagle Montt2 
http://orcid.org/0000-0003-1480-1020

1Universidad de Manizales, Manizales, Colombiajulianandres.burgos@gmail.com

2Universidad de Los Andes, Santiago, Chile fjtagle@uandes.cl

Resumen:

A partir del encuadre de las noticias de los Diálogos de Paz de La Habana que realizó el periódico El Tiempo entre los años 2012 y 2016, se analizó la memoria mediática que construyó el diario sobre el conflicto entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC. Se establecieron tres encuadres: Error que no se debe repetir, Tragedia sin sentido y Pasado superado. A partir de estos, el periódico no sólo recordó el pasado a la luz de un acontecimiento presente, sino que propició una posición política sobre el conflicto respecto a la legitimidad de los Diálogos.

Palabras clave:  Conflicto; periodismo; encuadre mediático; memorización; democracia

Abstract:

Based on the framing of the news of the Peace Dialogues in La Havana that the newspaper El Tiempo produced between 2012 and 2016, the media memory that the newspaper built on the internal Colombian conflict between the State and the FARC guerrillas was analyzed. Three frames were established: an error that should not be repeated, a senseless tragedy and a past that has been overcome. Based on these three frames, the newspaper not only recalled the past in light of a present event, but also promoted its own political position on the conflict over the legitimacy of the Dialogues.

Keywords: Conflict; journalism; media framing; memorization; democracy

1. Introducción

Entre el 4 de septiembre del 2012 y el 26 de septiembre del 2016, se llevaron a cabo los Diálogos de Paz de La Habana, con el propósito de poner fin al conflicto armado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para así construir una paz estable y duradera.

La memoria es uno de los compromisos más significativos del periodismo en tiempos de guerra (Martín-Barbero, 2001; Flórez et al., 2008). En el caso colombiano, la memoria ha sido un recurso periodístico constante en la cobertura de los acontecimientos del conflicto y en el restablecimiento de la paz.

La presente investigación realizó un análisis de los encuadres que usó El Tiempo de Colombia, principal periódico del país, durante su cobertura noticiosa de los Diálogos de Paz de La Habana en cuanto a la construcción de una memoria mediática. En este sentido, se propone que el diario recordó o evocó un pasado, a la luz de un acontecimiento presente, con el fin no solo de conmemorar, sino de propiciar una posición política.

A partir de la teoría del framing, se rastrearon todas las noticias que publicó El Tiempo durante los cuatro años que duraron las negociaciones y que hicieron alusión a la memoria de la guerra interna colombiana. Como resultado se pudo establecer que El Tiempo elaboró tres tipos de marcos: Error que no se debe repetir, Tragedia sin sentido y Pasado superado. A partir de este análisis, se explica el compromiso político que asume el periódico como agente de la memoria, al politizar el recuerdo en función de la legitimidad de los Diálogos de Paz de La Habana.

Pese el amplio volumen de estudios sobre la guerra interna en Colombia y el rol del periodismo (Tamayo & Bonilla, 2014; Bonilla, 2015), este análisis resulta pertinente ya que no se han realizado investigaciones sobre la relación memoria, medios y este conflicto en particular. Al establecer el tipo de memoria que construyó el diario El Tiempo, se facilitará comprender el papel del periódico como agente de la memoria, en un contexto de disputa simbólica por las representaciones del pasado que inciden en el presente político.

2. La memoria mediática

Halbwachs (1950) afirma que la existencia de una memoria colectiva es posible gracias a los marcos sociales que provocan las formas de recordar. En este sentido, estos marcos son producidos y reproducidos por distintos agentes presentes en cada sociedad, por lo que la memoria colectiva no se comprende sin estos componentes que la hacen posible (Erll & Rigney, 2009; Neiger et al., 2011; Erll, 2012).

En la cultura contemporánea, los medios de comunicación son esos componentes que detonan procesos de evocación, recuerdo y de institucionalización de la memoria (Gordon & Garde-Hansen, 2016). Esto lleva a plantear que la memoria se constituye mediáticamente (Assmann, 2017). Es decir, los medios no son contenedores neutrales de información sobre el pasado, sino que, en su tarea de narrar, construyen la realidad a la que se refieren (Mökel-Rieke, 1998; Linke, 2007; Sola-Morales, 2013; Vásquez & Leetoy, 2016; Rincón, 2006). De este modo, la relación entre memoria y medios no solo está en la transmisión del recuerdo, sino en ser agentes activos en las formas de recordar, esto es lo que se denomina memoria mediática (Garde-Hansen, 2011).

De esta manera, la memoria mediática puede operar en dos ámbitos específicos: Primero, en el de la conmemoración directa, aquella que es encargada y realizada desde los medios, y que se observa cuando estos recuerdan acontecimientos históricos. Sobre estos, los medios operan el recuerdo a través de la evocación de la memoria aceptada y dominante, por lo que su actuación se vuelve en todo el sentido, conmemorativa y redundante (Schudson, 1997; Erll & Rigney, 2009).

El segundo ámbito de operación de la memoria mediática sucede cuando las formas del recuerdo se activan desde los medios, pero sin una clara pretensión de ser un acto conmemorativo (Schudson, 1997; Vinitzky-Seroussi, 2016). Se trata de un modo de prolongar los marcos del recuerdo sobre el pasado con fines siempre orientados a establecer posiciones sobre el presente. Tal es el caso de la promoción de memorias no dominantes, de memorias contrahegemónicas (Neiger et al., 2011), o de simples memorias o recuerdos banales (Vinitzky-Seroussi, 2011). Todas estas memorias están siempre al margen del consenso colectivo, bien para desarticularlo, oponerse o porque es un recurso para hablar sobre el presente (Edy, 2011).

3. Periodismo y memoria mediática

Mientras la memoria es a lo pasado, el periodismo se refiere a lo presente (Kitch, 2008). Asimismo, se suma la distancia que han puesto los propios periodistas respecto a aceptar su papel como constructores del recuerdo (Ortiz-Leyva, 2013). El motivo de esto es porque la lógica de proximidad, inmediatez y prontitud con la que opera el periodismo, parece desechar la posibilidad de que los profesionales de los medios de comunicación se ocupen de lo pretérito.

Sin embargo, Zelizer (2008) plantea que sí existe una relación entre periodismo y pasado, la que está dada porque el recuerdo es uno de los principales recursos del periodismo para dar cuenta del presente. En este sentido, esto lo hace para contextualizar la actualidad noticiosa y también para dar cobertura a la conmemoración de eventos históricos (Edy, 1999; Volkmer & Lee, 2014; Neiger et al., 2014).

En lo que respecta a la memoria, el periodismo es un agente y un lugar de construcción de ésta (Kitch, 2008; Olik, 2014; Kitch, 2008; Schudson, 2014; Neiger et al., 2011). De acuerdo con Edy (1999; 2011), el periodista hace uso de la memoria en la construcción de las noticias a través de tres formas: Primero, cuando la cobertura es sobre eventos del pasado; segundo, al revisar y cuestionar lo pretérito desde la actualidad, y finalmente, cuando la cobertura, si bien se centra en el presente, evoca a la memoria del colectivo.

4. Framing y memoria

Los estudios sobre framing constituyen la teoría de mayor desarrollo en las investigaciones sobre las comunicaciones masivas de las últimas décadas (Sádaba, 2008; Marín & Zamora, 2014). Pese a que se continúa discutiendo sobre el carácter del encuadre como paradigma fragmentado (Entman, 1993; Cacciatore et al., 2016), su capacidad para explicar los efectos de los medios (Lecheler & Vreese, 2012; Scheufele & Iyengar, 2014) y el modo en que estos representan la realidad (Vreese, 2005; Reese et al., 2008), lo han convertido en un método efectivo para el análisis de las noticias.

La definición de lo que es un frame tiene dos perspectivas en la tradición investigativa. La primera de ellas recoge la tradición psicológica, que se basa en que la comprensión de los problemas depende de la manera en que estos son presentados a los individuos (Scheufele & Iyengar, 2014). Mientras que la segunda, la de orden sociológico, los marcos son los parámetros desde donde los ciudadanos discuten los asuntos públicos, en los cuales los productores de símbolos seleccionan, excluyen o dan énfasis a los diferentes aspectos del discurso (Gitlin, 1980; Tuchman, 1983; Neuman et al., 1992).

Siguiendo con la tradición sociológica, Gamson y Modigliani (1989) definen a los marcos como paquetes interpretativos desde donde se da significado a un tema. Por su parte, Vreese (2005) explica el framing como el énfasis que se le da a los aspectos relevantes y diferenciadores de una realidad. En ese sentido, Cappella y Jamieson (1996) afirman que los marcos activan formas de conocimiento, estimulan el uso de valores culturales y crean un contexto. Sádaba, Rodríguez y Bartolomé, (2012) han establecido una definición amplia de frame que incluye todas las instancias del proceso comunicativo. Ésta se basa en la propuesta de Reese (2007; 2010) que entiende a los marcos como los principios símbólicos de organización de la sociedad. Finalmente, Entman (1993) define a los frames como: “La selección de algunos aspectos de la realidad percibida para hacerlos más destacados en un texto de comunicación” (p. 52). El mismo Entman (2007) amplía su definición, al decir que marco es: “El proceso de seleccionar algunos elementos de la realidad y armar una narrativa que resalta las conexiones entre ellas para promover una interpretación particular” (Entman, 2007, p. 164).

Respecto a la investigación sobre los frames en las noticias periodísticas, ésta se concibe como el tratamiento informativo y la cobertura que hacen los medios a los acontecimientos sobre los que informan (Sádaba, 2001; Jamieson, 1993; Lamuedra, 2012).

Recientemente se ha incorporado la metodología del framing a los estudios sobre la memoria y el periodismo mismo (Humanes, 2003; Schwalbe, 2006; Dickerson, 2012; Ángel, 2016; Tagle & Solà, 2018). Así, se usa el pasado colectivo para informar sobre el presente, estableciendo al recuerdo como un frame (Humanes, 2003; Ortiz-Leyva, 2013; Kitch, 2008; Zelizer, 2008; Edy 2011). Esto activa un repertorio de recuerdos colectivos que componen la memoria y desde donde es posible ver la dinámica de los medios en la configuración de sentido sobre la realidad (Erll & Rigney, 2009; Neiger et al., 2011; Zelizer, 2011; García, 2017).

5. El periódico El Tiempo

En lo que se refiere al sistema de prensa escrita colombiano, el periódico de circulación nacional El Tiempo no sólo es el medio informativo más leido de este país, sino el de mayor importancia política. Si bien es un periodico de una linea editorial pro institucionalidad, no ha sido nunca de carácter partidista (Vargas, 2018; López de la Roche, 2004).

Desde su fundación en 1911, que ha estado ligado a la familia Santos, la misma de los presidentes Eduardo Santos (1938-1945) y Juan Manuel Santos (2010-2018). Actualmente, pertenece al grupo Santo Domingo, uno de los tres conglomerados económicos más fuertes del país, gracias a que controla varias empresas del sector financiero, productivo y mediático. Desde los años noventa, que este grupo ha tenido una transformación organizacional que le permite conformarse hoy como una casa editorial que produce diferentes medios impresos y un canal de televisión por cable, así como un importante portal de noticias Web.

El Tiempo ha sido testigo de primera mano de los acontecimientos del conflicto armado colombiano, y ha narrado hechos y situaciones de la guerra que le han valido varios premios nacionales e internacionales de periodismo.

6. Metodología

El objetivo principal de esta investigación es determinar los frames de memoria mediática que promovió el periódico El Tiempo durante la cobertura informativa de los Diálogos de Paz de La Habana.

Esta investigación se fundamenta en las siguientes dos hipótesis:

H1: El periódico El Tiempo, en su cobertura de los Diálogos de Paz de La Habana, usó hechos pasados del conflicto para enmarcar los Diálogos como un acontecimiento político.

H2: La memoria que El Tiempo construyó sobre el conflicto no es plenamente una memoria histórica del mismo.

Según lo que establece la literatura sobre la teoría del framing, esta investigación es de tipo inductivo (Gamson, 1992; Neuman et al., 1992; Semetko & Valkenburg, 2000; Hertog & McLeod, 2001). Es decir, se analizarán las noticias sin definir previamente los frames que hipotéticamente enmarcan la memoria mediática. De acuerdo con lo anterior, esta investigación es de orden cualitativo, en tanto que desde descriptores textuales se procesaron analíticamente las noticias sobre los Diálogos, buscando establecer los marcos particulares con los que el periódico construyó la memoria del conflicto (Carrasco-Campos & Saperas, 2015).

Se analizaron todas las noticias que publicó el periódico El Tiempo en las que se hizo una referencia al pasado para dar cuenta de un acontecimiento del presente. Para tal fin, en el archivo del diario ubicado en la ciudad de Bogotá, se hizo una revisión de todas las noticias que se publicaron entre el 4 de septiembre de 2012, fecha en la que el presidente Santos anunció oficialmente la realización de los Diálogos, y el 31 de septiembre de 2016, dos días antes del plebiscito refrendario de los Acuerdos de La Habana.

Se estableció como unidad de análisis de los frames las palabras u oraciones presentes en las noticias que remarcaron juicios o hechos sobre el pasado (Gamson & Modigliani, 1989; Entman, 1993; Zamora & Marín, 2010). De acuerdo con Tankard (2001), estos pueden estar presentes en titulares, subtítulos, fotos, pie de foto, leads, fuentes, citas, citas textuales, logos, gráficos, estadísticas, frases o párrafos conclusivos.

Luego de definida la muestra, se procedió a hacer un análisis categorial (Clemente & Gabbioneta, 2017) que consistió en establecer una codificación de primer orden sobre la cualidad del marco empleado en cada noticia. Una vez realizado este primer nivel de codificación, se establecieron puntos en común entre estas categorías primarias con clasificaciones de segundo orden más amplias, que permitieron deducir los marcos con los cuales el periódico construyó la memoria mediática.

7. Resultados y discusión

En total se encontraron 1.487 noticias sobre los Diálogos de Paz de La Habana, de las cuales sólo en 136 se identificó una referencia explícita al pasado. Es decir, en un 9.2 % de las notas hubo alguna evocación a un acontecimiento pretérito de la guerra interna.

Fuente: Elaboración propia

Gráfico 1 Notas informativas aparecidas en El Tiempo respecto a los Diálogos de Paz de La Habana con referencia al pasado del conflicto. 

De acuerdo con el Gráfico 1, se puede apreciar que 2012 y 2016 fueron los dos años donde se publicaron más notas informativas con referencia al pasado. En este sentido, estos años corresponden al inicio y al final de los Diálogos de Paz de La Habana, lo que explicaría esta tendencia.

Se empezó estableciendo para cada noticia, cuál era el acontecimiento del pasado que se traía al presente. Esto permitió determinar tres frames generales que usó el periódico para dar cuenta de la memoria del conflicto: Error que no se debe repetir, Tragedia sin sentido y Pasado superado. El gráfico 2 permite establecer cuál de estos marcos de memoria fue el predominante en El Tiempo.

Fuente: Elaboración propia

Gráfico 2 Porcentajes de las noticias en El Tiempo encuadradas en los frames Error que no se debe repetir, Tragedia sin sentido y Pasado superado durante los Diálogos de Paz de La Habana. 

7.1. Error que no se debe repetir

En la mayoría de las noticias que se clasificaron dentro del encuadre Error que no se debe repetir, la relación entre el acontecimiento recordado y los Diálogos de Paz es de antecedente relacionado con el evento presente. Esto quiere decir que los acontecimientos pasados se traen a la actualidad para dar una justificación que no se construye desde la relación causa-consecuencia.

Los hechos más recurrentes en las noticias de este frame fueron los de los Diálogos de Paz del Caguán entre 1998 y 2002, y la creación y exterminio del partido político Unión Patriótica (UP) desde 1985. En esa mirada hacia atrás sobre diálogos pasados, la sombra del Caguán como un proceso fallido, pesa más que la referencia a otros procesos de diálogos que sí han sido exitosos, en tanto que hubo efectivo abandono de las armas y cese de hostilidades. Por ejemplo, esto queda en evidencia en esta noticia aparecida en el primer año de los Diálogos:

Hace poco más de una década, en plena negociación de paz del Caguán, las FARC planteaban el cese del fuego como un punto de llegada y no de partida. A diferencia de los 90, las FARC atraviesan por el peor momento militar de sus 50 años. Una tercera razón es histórica: tanto en los diálogos de Betancourt como en el Caguán, las FARC aprovecharon las negociaciones para reforzar su aparato militar. En ese lapso se produjeron hechos como la toma del Palacio de Justifica y el asesinato de centenares de militantes de la UP. Cada violación del cese al fuego fue minando la confianza del país frente al proceso (El Tiempo, 9 de septiembre de 2012).

El hecho de que los anteriores acuerdos con las FARC fueran fallidos, aumentó la desconfianza del diálogo con la guerrilla, haciendo que cada vez que se recordaban estos acontecimientos, se hicieran con total prevención. En este mismo sentido, se recuerdan los episodios del nacimiento y exterminio de la UP, como un error del pasado que no se puede repetir. Por ejemplo, El Tiempo señala en el año 2013: “La fatal combinación de armas y política en la que se han visto envueltas las FARC y que contribuyó a la destrucción de la UP, el partido con el que se lanzaron al ruedo a mediados de los 80” (El Tiempo, 7 de septiembre de 2013).

También se encontraron referencias a acontecimientos pasados como asuntos no del todo resueltos, que habrían quedado pendientes de otros procesos de diálogos. Hay dos puntos que no habían sido contemplados en 30 años de procesos fallidos: entrega de armas y reparación de víctimas (El Tiempo, 6 de septiembre de 2012). Además, en este encuadre se promovió la idea de las supuestamente verdaderas pretensiones de la guerrilla: “No se puede regularizar el conflicto. Es la vieja pretensión de las FARC de institucionalizar y prolongarlo indefinidamente” (El Tiempo, 31 de enero de 2013).

En este sentido, tanto en las noticias sobre cuestiones no resueltas en diálogos anteriores como en exigencias de las FARC, se aprecia un afán de que no se deben descuidar ciertos aspectos para no cometer los errores del pasado.

7.2. Tragedia sin sentido

Dentro de los acontecimientos pasados que se recordaron en este encuadre estuvieron:

- La época de la conquista en el siglo XVI

- La Patria Boba que sucedió entre 1810 y 1816

- Las luchas agrarias de los años 30

- El asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948

- El surgimiento de las guerrillas en 1964

- El primer desaparecido de 1977

- Las 23 masacres entre 1980 y 2012

- La creación y exterminio de la UP desde 1985

- La muerte de Luis Carlos Galán en 1989

- La masacre de soldados en Puerres en 1996

- La desaparición del capitán Camacho en 1998

- Las tomas de Mitú, El Billar y de Miraflores en 1988

- El secuestro de Luis Mendieta en 1998

- La masacre de Machuca por parte del ELN en 1998

- La masacre de la familia Turbay en 2000

- El asalto al edificio Miraflores en 2001

- Los secuestros de Ingrid Betancourt y Claudia Rojas en 2002

- La masacre de Bojayá en 2002

- -Los secuestros de civiles entre 2002 y 2006

- La muerte de Guillermo Gaviria en 2003

- La bomba en el club el Nogal en 2003

- La masacre de los concejales de Rivera en 2006

- Los bombardeos militares entre 2010 y 2012

Por otra parte, también se recordaron episodios indeterminados en el tiempo, pero que aludían a momentos del pasado violento del conflicto colombiano. Por ejemplo, las historias de vida de las víctimas, las tomas de poblaciones, los secuestros de civiles y recuerdos de desaparecidos.

Este encuadre quiere promover una memoria del conflicto presentándolo como una tragedia sin sentido que ha vivido el país. Construido desde el recuerdo de episodios de violencia histórica y reciente, muestran lo incoherente de la guerra. Así, lo confirma esta entrevista de 2014 a los jefes de las FARC, en la que recuerdan la masacre de Bojayá: “Nos duele hondamente el fatal desenlace que para la población de Bojayá significó este terrible suceso” (El Tiempo, 19 de diciembre de 2014).

Asimismo, en otra noticia, pero del año 2015, se recogen las declaraciones de uno de los jefes guerrilleros en las que expresa este sin sentido, aludiendo a las contradicciones que dejan estas décadas de enfrentamiento: "En la guerra se mueren los inocentes y sobrevivimos los culpables… es posible llegar a unos acuerdos que le pongan fin a este baño de sangre de más de 50 años" (El Tiempo, 6 de enero de 2015). De igual modo, pero ahora a través de una entrevista a los altos mandos militares: "Sabemos que más de medio siglo de dolor ha dejado heridas muy profundas en el cuerpo, en el espíritu y en la memoria de millones de colombianos, destrozando sueños y truncando esperanzas" (El Tiempo, 27 de septiembre de 2016).

Cabe destacar, que en estas noticias de violencia se promueve la presentación de la mujer como un grupo de la sociedad que sufrió de manera particular las consecuencias de esta guerra: “La necesidad de reconocer a la mujer como una de las principales víctimas del conflicto armado y lo prioritario que es escucharlas para poder dejar el oscuro y sangriento capítulo de los de 50 años de guerra colombiana” (El Tiempo, 6 de septiembre de 2015).

7.3. Pasado superado

Este tercer encuadre encontrado en las noticias de El Tiempo se refiere a una forma de recordar el conflicto como un pasado que se va dejando atrás. A diferencia del anterior, éste se caracteriza por un tono más orientado al futuro que encuentra razones para recordar el conflicto.

Se recordaron momentos históricos internacionales como los Acuerdos de Paz del Salvador, Guatemala y Nicaragua, con los que se ejemplificó la importancia de los Diálogos de Paz de la Habana y su posibilidad de llegar a buen término. En este sentido, los acontecimientos recordados se usaron para darle un significado preponderante a los Diálogos, con el resultado de que la memoria del conflicto es un suceso del pasado que está siendo superado por los hechos del presente.

En este encuadre se puede notar un tratamiento del recuerdo que se supedita a la exaltación histórica del evento presente, trayendo a colación episodios de un pasado que se va configurando como una cuestión que queda atrás: “El primer diálogo abierto de los colombianos en 50 años de conflicto armado, sobre uno de los temas que nos ha mantenido en guerra durante este tiempo” (El Tiempo, 16 de diciembre de 2012).

Del mismo modo, se utiliza el recuerdo de la guerra para magnificar el acontecimiento presente, construyendo un nuevo significado sobre el conflicto. Así, lo demuestra esta noticia de 2015: “Estamos viviendo una oportunidad histórica de gran valor. Yo estuve en conversaciones en tres gobiernos anteriores (…) y esta es la primera vez en que la oportunidad va más allá de ser una oportunidad” (El Tiempo, 11 de enero de 2015).

También en este encuadre se promueve la resignificación del conflicto, cambiando su sentido trágico por otro que connota un pasado a olvidar: “Una guerra de 50 años no se acaba en 50 días. El conflicto es obsoleto, atávico y anticuado” (El Tiempo, 22 de febrero de 2013). Otras de las formas en que se construyó este encuadre, fue con el recurso de mostrar el cambio en la perspectiva de la guerrilla, como da cuenta esta noticia de 2014: “Por primera vez en casi 30 años de intentos de paz entre el Estado y las FARC, la guerrilla se comprometió por fin a acabar cualquier relación con el narcotráfico” (El Tiempo, 17 de mayo de 2014).

Se observa como nuevamente se recuerda un largo período de tiempo de diálogos infructuosos, para establecer la importancia del momento presente, representado en una actitud de cambio. Esto se evidencia, por ejemplo, en la presentación de las declaraciones de un jefe guerrillero dirigidas al presidente Uribe en 2016: “Fue usted un formidable adversario que nunca nos dio cuartel, pero como ve, seguimos aquí en brega, trabajando incansables por la nueva Colombia” (El Tiempo, 15 de mayo de 2016). Asimismo, hay un reconocimiento por parte de la guerrilla sobre los secuestros: “El secuestro fue un error. Alfonso Cano hizo una consulta y en 2011 dijimos que no habría más” (El Tiempo, 1 de junio de 2016).

8. Discusión

En el caso del encuadre Error que no se debe repetir, los acontecimientos del pasado que se traen al presente están relacionados con los recuerdos de los Diálogos del Caguán y la creación y exterminio de la UP. Se trata de eventos en los que las negociaciones no condujeron a los resultados esperados.

Así, se desprende la idea de que, en la memoria colectiva del país, esos episodios se recuerdan como acontecimientos fallidos que trajeron las peores consecuencias y que por eso no se deben repetir. El uso de esta memoria por parte del periódico es para establecer a los Diálogos de Paz de La Habana como acontecimientos singulares, cuyo valor principal, será su diferenciación con los diálogos anteriores.

En el caso del encuadre Tragedia sin sentido, se percibe que los eventos pasados traídos al presente se extienden en el tiempo, remitiéndose hasta episodios anteriores a la existencia misma de las FARC. Este encuadre coincide con las perspectivas de los historiadores que ven en las diferentes épocas de la violencia un hilo conductor (Fajardo, 2015; Zubiría, 2015; Giraldo, 2015).

En cuanto al frame Pasado superado, ese mismo relato de la memoria del conflicto como evento trágico, es usado nuevamente para dar un significado más definido a los Diálogos. El pasado doloroso es refigurado por la evocación de acontecimientos menos cercanos a la fase de confrontación directa con las FARC, con los que se construye la idea de que por más cruel que haya sido la guerra, se podrán superar con la firma de los Diálogos.

Así, el conflicto que se debe recordar en el encuadre Error que no se debe repetir, es de actos violentos y vetustos, plagado de errores de los que se debe aprender para no repetir la historia. En el caso del encuadre Tragedia sin sentido, lo que se recuerda es lo irracional de la guerra, significado desde el dolor atroz de las víctimas. Finalmente, en el caso del encuadre Pasado superado, lo que se evoca es el cambio y expectativas en torno a los Diálogos y sus resultados.

9. Conclusiones

Se pude concluir que el periódico elaboró tres encuadres con los que construyó la memoria mediática del conflicto: Error que no se debe repetir, Tragedia sin sentido y Pasado superado.

En estos tres frames El Tiempo promovió una memoria supeditada a la necesidad de comunicar una opinión favorable a los Diálogos de Paz de La Habana. Se confirma la cualidad de la memoria mediática como relato que no busca la instauración de una verdad histórica, sino como narrativa que usa el pasado para orientar las posiciones frente a acontecimientos del presente. En ese sentido, se concluye que el periódico estableció una agenda de memoria para consolidar los Diálogos de Paz de La Habana y en ello confirmó su orientación política a favor de la institucionalidad.

Con respecto a la segunda hipótesis, El Tiempo en su cobertura de los Diálogos, usó una memoria que convenía al gobierno. Esta memoria se fundó en episodios de la guerra contra las FARC, en diálogos anteriores y en episodios del conflicto colombiano, que en general, recordaban el pasado trágico y absurdo de la guerra. Al ser una memoria colectiva de tipo no conmemorativa, encierra una disputa por el poder en la reconstrucción del recuerdo.

De esta manera, El Tiempo elaboró una excusa para los Diálogos, usando la narrativa de la tragedia y del error para configurar un relato a favor de éstos. La narrativa construida a través de los encuadres propone un relato del conflicto solo centrado en el dolor y en la muestra de un país que ha querido buscar una salida a la barbarie, pero sin lograrlo. La guerra es reducida a una cadena interminable de sufrimiento que debe parar. En buena medida se construye la idea de que el conflicto es complejo y amplio, y en éste, las FARC tienen una gran responsabilidad en su extensión y degradación.

Sin embargo, las explicaciones del conflicto, sobre su origen o las causas objetivas no aparecen. En este sentido, se distancia totalmente del relato histórico que se construye sobre las causas de su surgimiento y prolongación. En el relato mediático que configura la memoria del conflicto, la violencia brutal es el hilo conductor de la tragedia, abarcando tanto los tiempos más inmediatos de la confrontación, como algunos más distantes.

Finalmente, se recordó la tragedia sin sentido que ha sido el conflicto, con el propósito de llamar la atención sobre los errores del pasado que no se deben repetir en esta ocasión. Así, se promueve la idea de que, si esto se evita en los Diálogos de La Habana, se puede asegurar que la guerra será un pasado oscuro superado. En El Tiempo se promovió un imaginario de un posconflicto pacífico, y fue en ese mundo posible que se consolidó su estrategia editorial con la que se unió a favor de la institucionalidad.

Referencias bibliográficas

ÁNGEL, A. (2016). Media and the construction of memory. The case of the Arboleda massacre in Colombia. Catalan Journal of Communication and Cultural Studies, 8(2), pp. 301-308. https://doi.org/10.1386/cjcs.8.2.301_1Links ]

ASSMAN, A. (2017). Transnational Memory and the Construction of History through Mass Media. En L. Bond, S. Craps & P. Vermeulen (Eds.), Memory Unbound. Tracing the Dynamics of Memory Studies (pp. 65-82). Berghahn Books. [ Links ]

BONILLA, J. (2015). Algo más que malas noticias. Una revisión crítica de los estudios sobre medios-guerra. Signo y Pensamiento, 34(66), pp. 62-78. https://doi.org/10.11144/Javeriana.syp34-66.ammnLinks ]

CACCIATORE, M., DIETRAM, A., SCHEUFELE, A. & INYEGAR, S. (2016). The End of Framing as we Know it ... and the Future of Media Effects. Mass Communication and Society, 19(1), pp. 7-23. https://doi.org/10.1080/15205436.2015.1068811Links ]

CAPPELLA, J. & JAMIESON, K. (1996). News Frames, Political Cynicism, and Media Cynicism. The ANNALS of the American Academy of Political and Social Science, 546(1), pp. 71-84. http://www.jstor.org/stable/1048171Links ]

CARRASCO-CAMPOS, A. & SAPERAS, E. (2015). La operacionalización de la noción de framing en Journal of Communication (2009-2013): objetos de estudios, técnicas de investigación y construcción teórica. Communication & Society, 28(4), pp. 49-66. DOI:10.15581/003.28.4.sp.49-66 [ Links ]

CLEMENTE, M. & GABBIONETA, C. (2017). How Does the Media Frame Corporate Scandals? The Case of German Newspaper and the Volkswagen Diesel Scandal. Journal of Management Inquiry, 26(3), pp. 287-302. https://doi.org/10.1177/1056492616689304Links ]

DICKERSON, J. (2012). Framing Infamy: Media and Collective Memory of the Attack on Pearl Harbor. [Tesis Doctoral, North Carolina State University] http://www.lib.ncsu.edu/resolver/1840.16/7804Links ]

EDY, J. (1999). Journalist uses of collective memory. Journal of Communication, 49(2), pp. 71-85. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.1999.tb02794.xLinks ]

____ (2011). The Democratic Potential of Mediated Collective Memory. En M. Neiger, O. Meyers & E. Zandberg (Eds.), On media memory. Collective memory in a new media age (pp. 37-47). Palgrave Macmillan. DOI: 10.1057/9780230307070_3 [ Links ]

ENTMAN, R. (1993). Framing: Toward clarification of a fractured paradigm. Journal of Communication , 43(4), pp. 51-58. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.1993.tb01304.xLinks ]

____ (2007). Framing Bias: Media and the distribution of power. Journal of Communication, 57(1), pp. 163-173. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2006.00336.xLinks ]

ERLL, A. (2012). Memoria colectiva y culturas del recuerdo, estudio introductorio. Universidad de Los Andes Facultad de Ciencias Sociales. [ Links ]

ERLL, A. & RIGNEY, A. (2009). Media and Cultural Memory. Walter de Gruyter. [ Links ]

FAJARDO, D. (2015). Estudio sobre los orígenes del conflicto social armado, razones de su persistencia y sus efectos más profundos en la sociedad colombiana. Espacio Crítico. [ Links ]

FLÓREZ, M., GIRALDO, D. & ROLDÁN, I. (2008). Impacto del conflicto colombiano en los periodistas. Revista Colombiana de Psiquiatría, 37(1), pp. 66-80. http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0034-74502008000100006&script=sci_arttextLinks ]

GAMSON, W. A. (1992). The social psychology of collective action. En A. D. Morris & C. McClurg Mueller (Eds.), Frontiers in social movement theory (pp. 53-76). Yale University Press. [ Links ]

GAMSON, W. A. & MODIGLIANI, A. (1989). Media discourse and public opinion on nuclear power: A constructionist approach. American Journal of Sociology, 95(1), pp. 1-37. http://www.jstor.org/stable/2780405Links ]

GARCÍA, A. (2017). Memoria, subjetividad y medios de comunicación en el conflicto armado de Colombia. JSR Funlam Journal of Students' Research (2), pp. 95-105. https://doi.org/10.21501/25007858.2584Links ]

GARDE-HANSEN, J. (2011). Media and Memory. Edinburgh University Press. [ Links ]

GIRALDO, M. (2015). Aporte sobre el origen del conflicto armado en Colombia, su persistencia y sus impactos. Espacio Crítico [ Links ]

GITLIN, T. (1980). The whole world is watching. University of California Press. [ Links ]

GORDON, K. & GARDE-HANSEN, J. (2016). Remembering British Television. Audience, Archive and Industry. The British Film Institute. [ Links ]

HALBWACHS, M. (1950). La memoria colectiva. Presses Universitaire de France. [ Links ]

HERTOG, J. & MCLEOD, D. (2001). A multiperspectival approach to framing analysis: A field guide. En S. D. Reese, O. H. Gandy & A. E. Grant (Eds.), Framing public life (pp. 139-162). Lawrence Erlbaum. [ Links ]

HUMANES, M. (2003). La reconstrucción del pasado en las noticias. La representación mediática del 25 aniversario de la muerte de Franco y la coronación de Juan Carlos I. Anàlisi: Quaderns de comunicació i cultura, (30), pp. 39-57. https://raco.cat/index.php/Analisi/article/view/15137Links ]

JAMIESON, K. H. (1993). Dirty politics: Deception, distraction, and democracy. Oxford University Press. [ Links ]

KITCH, C. (2008). Placing journalism inside memory - and memory studies. Memory Studies, 1(3), pp. 311-320. https://doi.org/10.1177/1750698008093796Links ]

LAMUEDRA, M. (2012). Percepción de la realidad mediática y deontología periodística: hacia un periodismo participativo acorde con una democracia deliberativa. Observatorio (OBS) Journal, 6 (1), pp. 183-209. https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/16882/file_1.pdf?sequence=1&isAllowed=yLinks ]

LECHELER, S. & VREESE, C. (2012). News Framing and Public Opinion: A Mediation Analysis of framing Effects on Political Attitudes. Journalism and Communication Quarterly, 89(2), pp. 185-204. https://doi.org/10.1177/1077699011430064Links ]

LINKE, G. (2007). Memory, media, and Cultural Mediation. Amerikastudien / American Studies, 52(3), pp. 343-360. http://www.jstor.org/stable/41158318Links ]

LÓPEZ DE LA ROCHE, F. (2004). Presentación del dossier sobre historia de los medios de comunicación social y del periodismo en Colombia. Historia Crítica, (28), pp. 7-19. http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-16172004000200001&lng=en&tlng=esLinks ]

MARÍN, J. & ZAMORA, R. (2014). Aproximación integradora en la investigación sobre la teoría del Framing desde su Condición Multiparadigmática. Anuario Electrónico De Estudios En Comunicación Social "Disertaciones", 7(1), pp. 6-40. https://revistas.urosario.edu.co/index.php/disertaciones/article/view/3838Links ]

MARTÍN-BARBERO, J. (2001). Colombia: ausencia de relato y desubicaciones de lo nacional. En J. Martín-Barbero, Imaginarios de nación: pensar en medio de la tormenta. Ministerio de Cultura de Colombia. [ Links ]

MÖKEL-RIEKE, H. (1998). Media and Cultural Memory. Amerikastudien / American Studies , 43(1), pp. 5-17. http://www.jstor.org/stable/41157348Links ]

NEIGER, M., MEYERS, O. & ZANDBER, E. (2011). On media memory. Collective memory in new media age. Palgrave Mac Millan. [ Links ]

____ (2014). Reserved Memory: Commerorating the Past through Coverage of the present. En K. Tenenboim-Weinblatt & B. Zelizer (Eds.), Journalism and Memory (pp. 113-130). Palgrave McMillan. [ Links ]

NEUMAN, R., JUST, R. & CRIGLER, N. (1992). Common knowledge. News and the construction of political meaning. University of Chicago Press. [ Links ]

OLIK, J. (2014). Reflections on the Underdeveloped Relations between Journalims and Memory Studies . En K. Tenenboim-Weinblatt & B. Zelizer (Eds.), Journalism and Memory (pp. 17-31). Palgrave McMillan. [ Links ]

ORTIZ-LEYVA, G. (2013). Memoria y presente en el relato periodístico. Palabra Clave, 1(16), pp. 69-100. http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0122-82852013000100004&lng=en&tlng=esLinks ]

REESE, S. (2007). The Framing Project: A Bridging Model for Media Research Revisited. Journal of Communication , 57(1), pp. 148-154. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2006.00334.xLinks ]

____ (2010). Finding Frames in a Web of Culture: The Case of the War on Terror. En P. D’Angelo & J. A. Kuypers (Eds.), Doing News Framing Analysis (pp. 17-42). Routledge. [ Links ]

REESE, S., GANDY, O. & GRANT, A. (Eds.) (2008). Framing Public Life. Perspectives on Media and Our Understanding of the Social World. Lawrence Erlbaum Associates Publishers. [ Links ]

RINCÓN, O. (2006). Narrativas mediáticas. O cómo se cuenta la sociedad del entretenimiento. Gedisa. [ Links ]

SÁDABA, T. (2001). Origen, aplicación y límites de la “teoría del encuadre” (framing) en comunicación. Comunicación y Sociedad, 14(2), pp. 143-175. https://hdl.handle.net/10171/7975Links ]

____ (2008). Framing: el encuadre de las noticias. el binomio terrorismo-medios. La Crujía. [ Links ]

SÁDABA, T., RODRÍGUEZ, J. & BARTOLOMÉ, C. (2012). Propuesta de sistematización de la teoría del framing para el estudio y praxis de la comunicación política. Observatorio (OBS) Journal , 6(2), pp. 109-126. https://doi.org/10.15847/obsOBS622012540Links ]

SCHEUFELE, D. & IYENGAR, S. (2014). The State of Framing Research: A Call of New Directions. The Oxford Handbook of Political Communication. [ Links ]

SCHUDSON, M. (1997). Live, Laws, and Language: Commemorative versus Non-Commemorative forms of Effective Public Memory. The Communications Review, 2(1), pp. 3-17. https://doi.org/10.1080/10714429709368547Links ]

____ (2014). Journalism as a Vehicle of non-Commemorative Cultural Memory. En K. Tenenboim-Weinblatt & B. Zelizer (Eds.), Journalism and Memory (pp. 85-96). Palgrave McMillan. [ Links ]

SCHWALBE, C. (2006). Remembering Our Shared Past: Visually Framing the Iraq War on U.S. News Website. Journal of Computer-Mediated Communication, 12, pp. 264-289. https://doi.org/10.1111/j.1083-6101.2006.00325.xLinks ]

SEMETKO, H. & VALKENBURG, P. (2000). Framing European Politics: A Content Analysis of Press and Television News. Journal of Communication , 50(2), pp. 93-109. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.2000.tb02843.xLinks ]

SOLA-MORALES, S. (2013). Memoria mediática y construcción de identidades. Tabula Rasa, 19, pp. 301-314. http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1794-24892013000200014&lng=en&tlng=esLinks ]

TAGLE, F. & SOLÀ, N. (2018). Encuadres de la memoria mediática chilena: Las noticias sobre la muerte de Fidel Castro. Cuadernos.info, 42, pp. 147-161. https://dx.doi.org/10.7764/cdi.42.1234Links ]

TAMAYO, C. & BONILLA, J. (2014). El deber de la memoria. La agenda investigativa sobre la cobertura informativa del conflicto armado en Colombia 2002 - 2012. Palabra Clave , 17(1), pp. 13-45. https://palabraclave.unisabana.edu.co/index.php/palabraclave/article/view/3383/3384Links ]

TANKARD, J. W. (2001). Empirical Approach to the Study of Media Framing. En S. D. Reese, O. H. Gandy & A. E. Grant (Eds.), Framing public life (pp. 95-106). Lawrence Erlbaum. [ Links ]

TUCHMAN, G. (1983). La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad. Gustavo Gili. [ Links ]

VARGAS, J. (2 de noviembre de 2018). KienyKe.com se consolida entre los líderes de opinión. KienyKe.com. https://www.kienyke.com/radark/cuales-son-los-medios-mas-leidos-de-colombia-cifras-y-conceptos. [ Links ]

VÁSQUEZ, M. & LEETOY, S. (2016). Memoria histórica y propaganda. Una aproximación teórica al estudio comunicacional de la memoria. Comunicación y sociedad, (26), pp. 71-94. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0188-z52X2016000200071&lng=es&tlng=esLinks ]

VINITZKY-SEROUSSI, V. (2011). Round Up the Unusual Suspects’: Banal Commemoration and the Role of the Media. En M. Neiger, O. Meyers & E. Zandberg (Eds.), On media memory. Collective memory in a new media age . Palgrave MacMillan Memory Studies . [ Links ]

____ (2016). Banal commemoration. En A. Totan & T. Hagen (Eds.), Routledge International Handbook of Memory Studies. Routledge. [ Links ]

VOLKMER, I. & LEE, C. (2014). Shifting the Politics of Memory: Mnemonic Trajectories in a global Public Terrain. En K. Tenenboim-Weinblatt & B. Zelizer (Eds.), Journalism and Memory(pp. 50-65). Palgrave McMillan. [ Links ]

VREESE, C. (2005). News Framing: Theory and Typology. Information Design Journal + Document Design, 13(1), pp. 51-52. https://asset-pdf.scinapse.io/prod/2089363775/2089363775.pdfLinks ]

ZAMORA, R. & MARÍN, J. (2010). La representación simbólica del escándalo político. Hacia una tipología de los marcos periodísticos (frames) utilizados en la narración del escándalo de corrupción política. Razón y Palabra, 73. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=199514908046Links ]

ZELIZER, B. (2008). Why memory’s work on journalism does not reflect journalism’s work on memory. Memory Studies , 1(1), pp. 79-87. https://doi.org/10.1177/1750698007083891Links ]

____ (2011). Cannibalizing Memory in the Global Flow of News. En M. Neiger, O. Meyers & E. Zandberg (Eds.), On media memory. Collective memory in a new media age (pp. 27-36). Palgrave McMillan. [ Links ]

ZUBIRÍA, S. (2015). Las dimensiones políticas y culturales en el contexto del conflicto colombiano. Espacio Crítico. [ Links ]

Recibido: 15 de Septiembre de 2020; Aprobado: 09 de Diciembre de 2021

Conflicto de interés Los autores declaran que no existe conflicto de interés.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons