SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.69Carlos Peña, Hugo Omar Seleme y Fernando Vallespín. Estudios sobre RawlsAgustín Squella. ¿Es usted liberal? Yo sí, pero... índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de filosofía

versión On-line ISSN 0718-4360

Rev. filos. vol.69  Santiago  2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-43602013000100027 

Reseñas

 

Miguel Ruiz (Ed.). Sofistas, pensamiento y persuasión. Santiago: Ventana Abierta, 2011, ISBN 978-956-881515-8, 135 pp.


La publicación de Sofistas, Pensamiento y Persuasión, editada por Miguel Ruiz Stull, Doctor en Filosofía y profesor de las Universidades de Chile y Diego Portales, es un suceso provechoso para las humanidades en Chile. En este libro, el profesor Ruiz logró convocar a un grupo transgeneracional de colaboradores, provenientes de diversos campos académicos y universidades, dando origen a una colección de textos rica en perspectivas y aproximaciones en torno al tema que lo convoca, la importancia y significación de los sofistas para la cultura griega y su trascendencia en el escenario de la filosofía contemporánea.

Esta colección da cuenta de que, a pesar de la presencia difusa de los estudios clásicos en nuestras universidades, el estudio de la filosofía e historia antiguas son relevantes en nuestro contexto académico y su estudio se mantiene actualizado en el debate contemporáneo gracias al esfuerzo, rigor y entusiasmo de quienes se dedican a su estudio. En este sentido, este libro viene a engrosar el volumen más bien exiguo de publicaciones originales y traducciones en el mundo hispanoparlante sobre la sofística de la Atenas clásica.

Tal como plantea el editor en la introducción, si bien se trata de siete artículos que abarcan diversas temáticas en torno a los sofistas y su significación para la cultura griega y la filosofía occidental, todos los aportes se reúnen en torno al nudo temático que da el subtítulo a la presente edición: pensamiento y persuasión. Al disolver el vínculo parmenídeo entre ser y lenguaje, divorciándolo de su compromiso ontológico, la sofística propondrá una nueva epistemología, la cual liberada del compromiso con la realidad, explorará el poder de la palabra, especialmente la retórica y su capacidad persuasiva para construir realidades políticas, éticas, estéticas y lógicas. Siguiendo el análisis contemporáneo en la materia, la mayoría de los artículos tiene una intención restauradora del estatus de los sofistas como pensadores y filósofos de la política y el lenguaje, más allá de su rol de profesores y técnicos retóricos. En este sentido, los autores dan cuenta del estado actual de la discusión, tomando como punto de partida los trabajos que plantean que, si bien la sofística no constituye un movimiento filosófico en sí mismo, los sofistas, al menos Gorgias y Protágoras, pueden ser considerados legítimamente filósofos (Ver, por ejemplo, Cassin 2008; Johnstone 2009; Kerferd 1981; Romilly 1988).

Los trabajos aquí reunidos se pueden dividir, latamente, en tres ejes temáticos: la relación entre sofística y democracia, incluyendo aquí las implicancias ético-políticas que conlleva la teoría del homo mensura y la consiguiente supresión de la diferencia entre ser y apariencia (Francisco Borghesi, Benjamín Ugalde y Andrés Covarrubias), los problemas y oportunidades lingüísticas, literarias, filosóficas y estéticas que emergen de la concepción no referencial del lenguaje y su divorcio ontológico de la realidad develado por Protágoras y Gorgias (Pablo Oyarzún y Miguel Ruiz) y la relación entre la sofística y el teatro en el escenario cultural griego (Oscar Velázquez).

Los artículos de Borghesi, Ugalde y Covarrubias, más allá de sus planteamientos individuales, sirven de atractivas introducciones para quienes abordan por primera vez el estudio de la sofística, y perfectamente podrían convertirse en lecturas mínimas para cursos de filosofía e historia. Recurriendo a una gran diversidad de fuentes históricas y filosóficas, Francisco Borghesi sitúa a los sofistas en el contexto político e intelectual de la Atenas del siglo V, subrayando la diversidad de posturas entre los sofistas, así como las mutuas influencias entre el movimiento y la polis. Los profundos conocimientos de filosofía e historia de Borghesi se manifiestan en un análisis que destaca los intercambios entre democracia y sofística. El autor subraya que aunque el pensamiento sofista no se constituyó en una filosofía de la democracia, como sostiene Ugalde, Atenas proveyó un escenario ideal para su florecimiento. Para los sofistas, la democracia era aceptable mientras estuviese dirigida por una elite de la inteligencia. En consecuencia, una vez que esta alianza se resquebrajó, los sophoi se aislaron progresivamente de la contingencia y se abocaron a la reflexión teórica. De entre los fragmentos que conservamos hoy, solo los de Protágoras podrían hacer pensar en una filosofía política de raigambre sofista, como propone Benjamín Ugalde, a partir de la comprensión unitaria de sus conceptos de justicia y del homo mensura. Para sostener esta unicidad, es necesario hacer una lectura ética de la idea del hombre como medida de todas las cosas que implica la sujeción de los conceptos individuales al bien superior de la polis. Andrés Covarrubias, por su parte, plantea que la tesis de Protágoras del homo mensura implicó, por una parte, la supresión entre ser y apariencia, y por otra, la validez de todas las opiniones individuales. Luego, con Gorgias, la palabra se apropiará de una realidad que ella misma construye. Así, el campo del lenguaje se transformará en un campo de batalla donde la estrategia retórica asegura el éxito de la persuasión, independientemente del estatus de verdad y de la excelencia de la opinión triunfante. En este contexto, frente a la indiferencia respecto a la verdad, persistirá la objeción ética según la cual los discursos no solo deben ser evaluados por su eficacia, sino por su justicia. Esta observación es recogida por Cicerón y Quintiliano, para quienes el título de orador debe reservarse exclusivamente para quienes sobrepasen la excelencia retórica, para alcanzar la eminencia ética.

Al igual, que Covarrubias, Oyarzún, y Ruiz toman como punto de partida las implicancias de la concepción no referencial del lenguaje, analizando sus implicancias en los ámbitos literarios y estéticos. Oyarzún, siempre interesado en las relaciones entre filosofía, literatura y arte, examina el pensamiento de Gorgias como momento fundacional de la teoría de la ficción a partir de la lectura del Tratado del no-ente y el Encomio a Helena. Al negar toda capacidad de referirse y comunicar al ser, Gorgias establecería la total exterioridad del ente, transformando al lenguaje en amo de toda experiencia humana. De esta manera, la palabra deja de ser el vehículo del ente para convertirse en el demiurgo de una realidad plural. Ruiz, por su parte, establece los marcos generales donde tiene efecto la noción del kairos, entendido como un saber y manipulación de la contingencia y de la coyuntura. Siguiendo la doctrina mimética y expresiva del arte de Pseudo-Longino y la teoría de lo sublime y del genio de Kant, Ruiz propone una lectura del Encomio a Helena en que Gorgias pone en ejercicio la potencia del discurso para llevar a su audiencia hasta la suspensión del juicio, abriendo un espacio temporal en que se señala la diferencia entra figura y realidad. Así, el sofista se identifica con el genio, que posee la naturaleza y la técnica que le permite utilizar la palabra con eficacia para conmover las emociones de su audiencia, abriendo el campo de la experiencia estética.

Finalmente, es necesario señalar que el trabajo de Velázquez sobre la relación entre oratoria y teatro, particularmente la comedia aristofánica, es el más débil de la colección. Desaprovechando la oportunidad de explorar las complejas relaciones entre el teatro y la filosofía, Velázquez realiza un cuadro impresionista, de carácter anecdótico, en el que destaca la función desorientadora de la comedia, que hace aparecer a Sócrates como un sofista. Por cierto, dicho análisis no contiene novedad alguna, y el escrito solo destaca por su buen humor.

Referencias bibliográficas

Cassin, B. (2008), El efecto sofístico. México: Fondo de Cultura Económica.         [ Links ]

Johnstone, C. L. (2009), Listening to the logos: Speech and the coming of wisdom in ancient greece. Columbia, S.C.: University of South Carolina Press.         [ Links ]

Kerferd, G. B. (1981), The sophistic movement. Cambridge; New York: Cambridge University Press.         [ Links ]

Romilly, J. d. (1988), Les grands sophistes dans l'athénes depériclés. Paris: Editions de Fallois.         [ Links ]

Susana Gazmuri
Universidad Adolfo Ibáñez
Susana.Gazmuri@uai.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons