SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36 issue1Presentacion: “Entre lenguas. Revistas, traducciones y redes”The Valparaiso review: prensa victoriana en movimiento author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Universum (Talca)

On-line version ISSN 0718-2376

Universum vol.36 no.1 Talca July 2021

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762021000100007 

DOSSIER

“Preguntón de ciudad”. Discursos sobre la experiencia sexual y saberes médicos en revistas de la cultura de izquierdas (argentina, 1937- 1945)

“Preguntón de ciudad”. Sexual experience discourses and medical knowledge in left-wing culture magazines (Argentina, 1937-1945)

Laura Fernández Cordero1 
http://orcid.org/0000-0002-0253-5549

1Universidad Nacional de San Martín, Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas. CONICET. Buenos Aires, Argentina. E-mail: lfdezcordero@gmail.com

Resumen

En el marco de una investigación de mayor alcance relacionada con la intervención de las izquierdas en la difusión de saberes sexuales durante el siglo XX argentino a través de sus publicaciones periódicas, este artículo se detiene en el correo de lectores de las revistas Cultura Sexual y Física (1937-1941) y Hombre de América. Fuerte y libre (1940-1945). En ambos espacios, el médico anarquista Manuel Martín Fernández respondía consultas sobre sexualidad. El objetivo de este trabajo es explorar el punto de contacto entre el saber médico y el discurso de la experiencia de quienes consultan. La hipótesis que atraviesa el artículo afirma que en esa zona de intercambio se expresa una impronta libertaria que permite concebir a las revistas como espacios de construcción colaborativa de saberes y de producción de subjetividad más que como simples vehículos de información.

Palabras clave: revistas; sexualidad; anarquismo; lectorado; Argentina

Abstract

In the research framework of a major scope related to the intervention of the left wings in the spread of sexual knowledge in periodic publications, during the Argentine 20th century, this paper focuses on the letters from the readers of the magazines: Cultura Sexual y Física (1937-1941) and Hombre de América. Fuerte y libre (1940-1945). In both spaces, the anarchist medical doctor Manuel Martín Fernández answered questions about sexuality. The objective of this study is to investigate the contact point between medical knowledge and experiential discourse. The hypothesis of this article states that the libertarian imprint, expressed in that exchange area, allows us to analyze magazines as spaces of collaborative and constructive knowledge and production of subjectivity, instead of simple vehicles of sexual information.

Keywords: magazines; sexuality; anarchism; readership; Argentina

INTRODUCCIÓN

La profusión de discursos sobre la sexualidad que señalara Michel Foucault (1976) para otras latitudes tuvo, sin dudas, sus episodios locales. En consonancia con el movimiento que durante los años veinte y treinta animó la reforma sexual desde las izquierdas europeas (Weeks, 2012), la primera difusión pública de saberes sobre lo sexual en Argentina se dio, precisamente, a través del terreno compartido por las expresiones políticas y culturales de izquierda de la primera mitad del siglo XX. El afán por divulgar saberes científicos en pos de la transformación de las conciencias y el progreso educativo y moral, propio de quienes pugnaban por incidir en el incipiente movimiento obrero, orientó una intensa tarea cultural a través de actividades educativas, teatrales, literarias y cinematográficas, además de un sinfín de publicaciones (Barrancos, 1996). El temario común incluía una versión de la “emancipación de la mujer” y alguna información sobre la cuestión sexual.

En su rastreo de los antecedentes para una recepción del psicoanálisis, Hugo Vezzetti (1996) dio cuenta del hilo que une el socialismo europeo en su compromiso con el progresismo sexual y una “sexología popular” que comenzó a desarrollarse desde los años veinte. Con el antecedente de los escritos sobre el amor de corte anarcosocialista de José Ingenieros, Vezzetti registró una recepción heterogénea de los saberes de la reciente sexología europea (Béjin, 1987). Así, fuera del campo experto, la circulación de textos de autores como Richard Krafft-Ebbing, Havelock Ellis y Magnus Hirschfeld, entre otros, se daba a través de una prolífica producción de periódicos, folletos y revistas relacionados con la cultura de izquierda. Esa circulación -que se intensificó en el período de entreguerras con centro en Buenos Aires- fue explorada por Leandro Gutiérrez y Luis Alberto Romero (1995) en ocasión de sus estudios sobre la cultura de lo que denominaron “sectores populares”. Confirmaron allí la importancia de la tradición de izquierda y el progresismo liberal en la recepción y difusión de un conjunto ecléctico de saberes protagonizado por las temáticas sexuales.

Este artículo se concentra en el aporte a ese proceso del movimiento anarquista que comenzó a desenvolverse a fines del siglo XIX en las principales ciudades del país, y que fuera señalado por Dora Barrancos como el responsable de la incorporación local al “erotismo discursivo generalizado” (1990, p. 250). Muchos trabajos nos han descubierto esa propuesta de revolución social que incluía la transformación de las relaciones afectivas y sexuales. Tal supuesto, central en el ideario, se basaba en el llamado a la emancipación de la mujer y en la promoción de alguna forma de amor libre contra el matrimonio tradicional. Sin embargo, lejos de un consenso partidario verticalista o el respeto por los postulados de un autor, hombres y mujeres anarquistas debatieron con fervor a través de la prensa doctrinaria y la edición de folletos y libros; un gran despliegue que se dio de manera pública y por fuera de los círculos doctos (Feijóo, 1982; Molyneux, 1986; Bellucci, 1990; Feijóo y Nari, 1994; Ansolabehere, 2000; Vasallo, 2007; Bacci y Fernández Cordero, 2007; Finet, 2009; Losso, 2015; Ledesma Prietto, 2016; Fernández Cordero, 2017a).

Como ha afirmado con razón Nadia Ledesma Prietto (2016), los múltiples estudios sobre el aporte anarquista a la discusión temprana sobre lo sexual se detienen en los años treinta. Es por eso que la historiadora avanzó hacia las siguientes décadas para dar cuenta del discurso médico libertario y su incidencia en la circulación de saberes sexuales y en la promoción del placer, antes de la más célebre “revolución sexual” de los años sesenta. Si los aportes sobre los inicios del anarquismo analizaban, con particular acento, la prensa libertaria, Ledesma Prietto llevó su exploración a las revistas culturales. Tanto su trabajo como este artículo dialogan con el campo de estudios del anarquismo en España, en especial con aquellos análisis sobre las publicaciones que influenciaron o tuvieron algún intercambio con las publicaciones locales. A la orientación general que ofrecen los antecedentes clásicos (Kaplan, 1971; Nash, 1975 y 1995; Ackelsberg, 1999) y las más recientes contribuciones de Richard Cleminson (2008), se suman otros más específicos sobre la presencia de la temática sexual en las revistas del período: Generación Consciente y Orto (Navarro, 2014), Estudios (Navarro, 1997;Tabernero-Holgado, Jiménez-Lucena y Molero-Mesa, 2013; Lora, 2018; de Fiori, 2016), Revista Blanca (Cleminson, 1995; Lora, 2018).

La investigación en torno a la intervención anarquista (y de las izquierdas en general) en la profusa difusión de saberes sexuales de los años treinta y cuarenta en la Argentina se encuentra todavía en proceso. A pesar de ese estado inicial, es posible observar que se viene prestando más atención a quienes producen, traducen y difunden la información en desmedro del momento de la recepción y apropiación de esos discursos. Para comenzar a saldar esa vacancia, en este artículo se analizarán dos revistas -Cultura Sexual y Física (1937-1941) y Hombre de América. Fuerte y libre (1940-1945)- que, con sus correos de lectores a cargo del médico anarquista Manuel Martín Fernández, ofrecen una oportunidad inmejorable para explorar el público lector. Sin embargo, no se pretende reponer el polo de la recepción o rastrear el lector ideal bosquejado por la publicación, sino que se procura explorar el punto de encuentro entre los discursos doctos y los de la experiencia sobre lo sexual. La hipótesis que sostiene el artículo afirma que la impronta libertaria que se expresa en esa zona de intercambio permite analizar las revistas como espacios de construcción colaborativa de saberes y de producción de subjetividad más que como simples vehículos de información sobre lo sexual.

Entre La Reforma Y La Revolución Sexual

La década mal llamada “infame” ha provocado un intenso debate historiográfico (de Privitello y López, 2015). Comenzó con la crisis económica que azotó al mundo capitalista y con un golpe de Estado que, encabezado por el General José Félix Uriburu, derrocó al representante de la Unión Cívica Radical, Hipólito Irigoyen, el 6 de septiembre de 1930. A los fuertes vaivenes políticos se sumaron las mutaciones económicas propias del fin del auge del modelo agroexportador y, hacia el final de la década, de una nueva guerra mundial que, aunque sin intervención directa del país, tuvo consecuencias sobre su intercambio comercial con Europa. Grandes transformaciones urbanas y sociales produjeron a las masas como un factor político clave y dieron signos de una modernización que, con antecedentes en la década previa, se fue forjando a través de los medios de comunicación, el auge de la producción editorial local y la ampliación del público lector.

Por esos años, el anarquismo ya no tenía la influencia de la primera década del siglo, y sufrió el recrudecimiento de la represión y la persecución política. Sin embargo, el movimiento permaneció activo, en especial, en el frente sindical (Nieto, 2012) y en la actividad cultural (Graciano, 2012; Domínguez Rubio, 2017). Además, vivió un proceso de reorganización que, a partir del 2do. Congreso Anarquista Regional de la República Argentina, celebrado en la ciudad de Rosario en 1932, dio nacimiento a la Federación Anarco Comunista Argentina (FACA) (López Trujillo, 2005). El principal órgano de expresión de ese sector fue el periódico “Acción Libertaria” (1933-1971). Si lo consideramos representativo de una parte importante del anarquismo organizado, se constata que no se registra allí el nivel de debate en torno a la “cuestión sexual” que se daba en la prensa de los inicios (Fernández Cordero, 2019). En cambio, tal como demostró Ledesma Prietto (2014), esa temática sí tiene presencia en revistas culturales a través de la intervención de médicos comprometidos con el anarquismo. Su trabajo propone un matiz en aquella hipótesis de Barrancos (1990) según la cual se habría ido acentuando una tendencia hacia la medicalización en el debate sobre lo afectivo y lo sexual, dominada a partir de los años veinte por una perspectiva eugenésica. Sin desconocer ese acento, Ledesma Prietto puntualiza que los médicos anarquistas procuraron distinguir el ejercicio de una sexualidad responsable del mandato de la procreación, así como propiciar el placer femenino.

En este punto es preciso advertir que la reivindicación del placer sexual femenino no siempre supuso un cariz libertario. Tal como señalara Vezzetti (1996), uno de los libros de divulgación sexológica más vendidos a finales de los años treinta y durante la siguiente década fue “El matrimonio perfecto” (1926), éxito de ventas de la Editorial Claridad. En un largo tomo, el doctor holandés Theodor Hendrik Van de Velde (1873-1937) propugnaba la necesidad de la satisfacción femenina, pero siempre en el marco el vínculo matrimonial, la familia y la decidida orientación del marido para propiciar, tanto como contener, el deseo de la esposa. Sin embargo, pese a sus límites morales, este discurso se oponía con fuerza a las posturas conservadoras cuya mayor expresión eran los sectores más duros de la Iglesia católica. A pesar de que siempre fue activa en relación con el mundo obrero, en los años treinta asistimos a un fortalecimiento de su presencia y su capacidad de intervención en el espacio público (Lida, 2015). No solo celebró una de sus más multitudinarias reuniones, el Congreso Eucarístico Internacional de 1934, sino que desarrolló una fuerte campaña a través de la radio y la producción editorial. Los sectores conservadores, de corte nacionalista, acompañaban a la Iglesia en su cruzada contra el “desorden sexual” (McGee Deutsch, 2006) y contra lo que, la encíclica Papa Pio XI titulada “Casti Connubii” (1930) reconocía como una “perversísima moralidad”. Varios de sus pasajes demuestran el dinamismo de las transformaciones en el paradigma sexual y su amplia difusión a través de diversos medios de comunicación.

Un segundo frente de preocupación en esos espacios era el poder de la ciencia para orientar la moral sexual, en especial, aquel sector consustanciado con alguna forma de eugenesia. Como sabemos, el discurso eugenésico no se circunscribió a los discursos conservadores, sino que atravesó con igual fortuna los espacios emancipatorios y progresistas (Weeks, 2012; Vezzetti, 1996; Miranda, 2011). Una agenda reformista preocupada por cuestiones de higiene, salud y orientación sexual de la población se conformó con la participación de sectores tan distintos como conservadores, radicales, liberales, católicos, socialistas y anarquistas (Biernat, 2007; Ledesma Prietto, 2012). Bien estudiado es el caso del socialismo argentino que tuvo una decidida participación de en la creación de organismos específicos -como la Liga Argentina De Profilaxis Social fundada en 1921- y en la sanción de la Ley nacional 12.331 de Profilaxis de las Enfermedades Venéreas que llevó a la obligatoriedad de un certificado de salud prenupcial en 1936 (Barrancos, 1996 b; Queirolo, 2013).

Esta ambivalencia entre posiciones más cercanas al discurso revolucionario del paradigma sexual y otras en clave reformista no exenta de tintes conservadores fue señalada por Jeffrey Weeks (2012) para el caso de los espacios socialistas, liberales y progresistas de Reino Unido, y por Ralf Dose y Pamela Selwyn (2003) en la construcción de la Liga por la reforma sexual (1928-1933). En términos locales, aquella manifestación anarquista de tan temprana radicalidad dialogó con las expresiones más moderadas, pero continuó aportando una veta distintiva que, como se advirtió, dejó de tener presencia masiva en la prensa doctrinaria para ocupar un lugar en revistas culturales de mayor alcance durante la segunda mitad de los años treinta.

Revistas y experiencia lectora

A medio camino entre los tiempos largos del libro y la vertiginosidad de los periódicos, las revistas construyen otro tipo de polifonía. En sus índices heterogéneos conviven voces diversas, géneros variados, múltiples temáticas y huellas a través de las cuales es posible vislumbrar los avatares de las lecturas. Contamos con una prolífica serie de estudios sobre las prácticas lectoras que, en las líneas abiertas por Roger Chartier y Robert Darnton, permitió analizarlas como parte sustancial del proceso de recepción (de Diego, 2013). Las revistas ofrecen una excelente oportunidad para observar ese proceso dado que la figura del lector es convocada, idealizada y hasta producida por quienes las animan. A su vez, como se ha señalado, las revistas forman parte del proceso de construcción del lectorado y propician formas de lectura y escritura (Parada, 2007); así como destinan zonas precisas en donde la voz del lectorado es más visible, por caso, los espacios que convocan y estimulan su participación como las encuestas y cartas de lectores (Delgado, 2015). Lejos de ser simples receptores, quienes leen pueden erigirse en productores haciendo de las revistas un espacio de producción escrita ampliada (Rogers, 2015), y de esta manera formar parte del proceso de incorporación a las competencias de escritura y lectura de nuevos sectores sociales como trabajadores, niños y mujeres (Lyons, 2016; Batticuore, 2017; Darrigrandi y Viu, 2019).

En el caso argentino, las revistas acompañaron el proceso de alfabetización, profesionalización de la escritura y ampliación del público lector que se fue consolidando en las primeras décadas del siglo XX (Bontempo, 2014). Con su afán de intervenir en la cultura popular, los proyectos de izquierdas, en sentido amplio, se sumaron al debate por la modernización de la vida social (Montaldo, 1999). Entre ellos se destacó la editorial Claridad -responsable del exitoso libro ya citado: “El matrimonio perfecto”-, empresa comercial y cultural liderado por Antonio Zamora (1896-1976), un hombre ligado al socialismo. Tras numerosos proyectos que combinaban objetivos ideológicos y requerimientos comerciales, en agosto de 1937 Claridad comenzó a publicar Cultura Sexual y Física (en adelante CSyF), un “Magazine de divulgación científica de todos los estudios que interesan al hombre y a la mujer para conseguir y conservar la salud y la belleza del cuerpo y del espíritu” que se extendió por 48 números hasta julio de 19411. Con un formato mediano y atractivo (28 x 20 centímetros, 64 páginas en los números regulares), gracias a un precio bajo ($0,30) y sus audaces tapas coloridas se destacó en puntos de venta como estaciones de ferrocarriles y subterráneos. CSyF se presumía un “manual de cultura popular” cuyo objetivo declarado era “educar al soberano” (ver 12, p. 705) en temas como alimentación, ejercicio físico, cuidado estético, salud y sexualidad. Se mantenía con algunos pocos anuncios publicitarios y una suscripción anual; sin información precisa sobre el número de las tiradas, hay indicios de un crecimiento sostenido que les permitió continuar su financiación y distribuirla en varios países de América Latina a los que llevaba su aire de modernización y su disposición “profusamente ilustrada” (Fernández Cordero, 2015a).

El “director científico”, responsable de la línea editorial era Bartolomé Bosio (1877-1956), médico de orientación anarco-sindicalista. Las notas están firmadas por nombres masculinos y algunos pocos femeninos: Sara Papier, Ada de la Peña y Eva Gérard. A través de variadas referencias se registra la presencia de la sexología europea y el psicoanálisis con autores como Havellock Ellis, Auguste Forel, Bertrand Russell, Paolo Mantegazza, Ellen Key y Sigmund Freud. Quienes editaban CSyF apoyaban la reciente sanción de la Ley de Profilaxis que, entre otras consecuencias, produjo la reconfiguración del “mundo de la prostitución”. Parecen imaginar lectores jóvenes o de mediana edad necesitados de orientación y, a pesar de que rechazan el papel de guía moral, mantienen una enunciación imperativa y muy prescriptiva; de hecho, explicitan que procuran “la formación de un sano e integral concepto eugenésico en todas las personas de ambos sexos, que las preserven de afecciones y trastornos físicos y morales” (ver contratapa, 14).

Desde enero de 1940 CSyF coincidió con otra revista: Hombre de América. Fuerte y libre (en adelante HdA) que se extendería por 27 números hasta octubre de 19452. Esta nueva publicación, -presentada como “Revista de acción cultural” y “ecléctica pero no anodina”- proponía una intervención intelectual, cultural y política de amplitud ideológica con participantes comprometidos con el socialismo, el anarquismo y el antifascismo. Su Comité de dirección estaba compuesto por el Dr. Edgardo Casella, Aarón Cupit, Jorge Hess, Dr. Juan Lazarte y el Dr. Manuel Martín Fernández. Muy escasas son las firmas femeninas entre quienes se destaca la escritora Herminia Brumana. También con un costo relativamente bajo ($0,30) la revista apuntaba a un lectorado ilustrado, actualizado y al tanto de la política de su tiempo. Se sostenía por suscripción, venta y algunas publicidades, y promocionaban programas de radio, obras de teatro y publicaciones afines. Recurrían a pinturas, ilustraciones y grabados de artistas contemporáneos más que a la fotografía. Con un tamaño algo mayor (30 cm x 22 cm) y unas cuarenta páginas, HdA también procuraba alcanzar varios países de América Latina.

No existen trabajos académicos especialmente dedicados a HdA, una publicación ambiciosa, cuyo índice se ocupa de los avatares de la política latinoamericana, la cuestión indígena, la actualidad de la guerra, la pedagogía, el cine, la literatura, el teatro y el arte precolombino, entre otros temas. Sus redactores afirman que buscan “extender en todo nuestro continente conocimientos sobre los problemas médicos sociales, eugenésicos, psicosexuales, etc.” (ver Editorial, 1, p.3). Y, sobre todo, convocar con insistencia la participación a través de refutaciones, colaboraciones escritas o encuestas. Aunque con menos énfasis en la “cultura sexual”, HdA incluye en su primer número el “Curso de sexología” del Dr. Juan Lazarte y una encuesta sobre “problemas psicosexuales” dedicada al amor, a cargo del Dr. Manuel Martín Fernández (Ledesma Prietto, 2014; Fernández Cordero, 2015b).

Ambos serán, a la sazón, los pilares en la difusión de saberes sexuales en sendas publicaciones. Lazarte nació en el seno de una familia de clase media de la ciudad de Rosario, (Santa Fe), el 21 de marzo de 1891, y falleció el 19 de julio de 1963 en la misma provincia. Desarrolló estudios en medicina, ciencias biológicas y naturales y genética en la Argentina y en los Estados Unidos. Activo en la militancia social y gremial, desde temprano fue colaborador y animador de numerosas publicaciones anarquistas. En 1932, participó del 2do. Congreso Anarquista Regional de la República Argentina y escribió en el periódico Acción Libertaria. Más adelante adhirió a espacios socialistas libertarios y fue un firme opositor al gobierno de Juan Domingo Perón. Él mismo escritor de varios libros, -entre otros: La revolución sexual de nuestro tiempo (Buenos Aires, Nervio, 1932), La crisis mundial del capitalismo (Barcelona, Amigos del Libro, 1933), Sociedad y prostitución (Rosario, Ruiz, 1935) - tuvo un rol importante como editor.

Menos conocido y, por tanto, de biografía más esquiva, Manuel Martín Fernández nació en la provincia de Jujuy y estudió medicina en la provincia de Córdoba; luego, se instaló en la provincia de Santiago de Estero. Allí tomó contacto con el anarquismo a través de la agrupación Renovación, en cuya representación participó del 2do. Congreso Anarquista Regional de la República Argentina en 1932. Activo en la militancia social y gremial desde su consultorio, animador de la escena antifascista, solidario con la lucha en España y colaborador de diversos proyectos culturales y políticos del anarquismo y el socialismo libertario, terminó por instalarse con su compañera, la odontóloga Lola Quiroga, en la zona norte de la ciudad de Buenos Aires hacia fines de la década del treinta, cuando lo encontramos participando en las revistas analizadas en este artículo (Ledesma Prietto, 2016).

Correo de lectores y lectoras

La orientación médica y psicosexual que comparten estas revistas coincide con la intervención de los sectores de izquierda o progresistas de otros países. Si tomamos el caso de España, muy presente por cercanía cultural e idiomática, se registra una tendencia similar durante los años 20 y 30 cuya impronta anarquista ha sido la más estudiada (Rago, 2001; Álvarez Peláez, 2004; Navarro, 1997; 2014, Cleminson, 2008; Lora, 2018). En el marco de una escena trasatlántica de intercambio sobre estas temáticas (Navarro, 2019), Lazarte constituía un autor de referencia en Estudios. Revista Ecléctica (Barcelona, 1928-1937) donde participaba con notas dedicadas a temas como psicología y medicina sexual, anticoncepción, maternidad, adulterio, etc. (Isabel Jiménez-Lucena y Jorge Molero-Mesa, 2014). En esa revista, muy leída en círculos libertarios locales, se observan antecedentes directos del correo que aquí analizaremos, la sección “Preguntas y respuestas” y el “Consultorio Psíquico sexual”.

Como señalamos, quienes dirigían CSyF y HdA tomaron la decisión de otorgar un lugar importante a la participación del público lector (Fernández Cordero, 2015b). En CSyF se proponen varias encuestas y una página titulada “La voz de los lectores” en la que seleccionan y transcriben cartas ejemplares; a su vez, HdA anima el envío de notas y opiniones sobre los temas de interés común. Las temáticas sexuales tienen un lugar central en esa dinámica participativa. Una de las primeras encuestas de CSyF se dedica a enfermedades sexuales y educación preventiva, y se dirige a profesionales de la medicina. Muy pronto, la sección “Contestando a los Lectores” que abre en el segundo número, se especializa en “temas sexuales y físicos”. Comienza respondiendo la propia Dirección, hasta que en el número 21 se explicita el nombre de Manuel Martín Fernández. No se observan cambios significativos en el tipo de respuesta salvo una mayor orientación psicológica y giros de complicidad y cercanía. En HdA el “Curso de Sexología” de Lazarte se sostiene algunos números, mientras que Fernández comienza una larga nota sobre “El complejo amor” que llegará hasta el número 11 bajo el título “problemas psicosexuales”. Junto a la nota prospera una encuesta sobre “Vida sexual, matrimonio y educación sexual” que coexiste desde el segundo número con el “Consultorio psicosexual”. A su vez, Fernández reseña del libro de Lazarte “Psicosociología de los celos” que acaba de salir desde la flamante editorial Americalee (ver HdA, 7, pp. 35-36), así como firma una nota titulada: “La mujer. Su posible felicidad sexual” (ver HdA, 14, p. 16 y 18).

Aunque el correo de lectores es un espacio muy frecuente, algunos estudios que han analizado el conjunto prolífico y heterogéneo de la prensa anarquista local señalan una distintiva disposición a la polifonía manifiesta y a la polémica (Fernández Cordero, 2013). La participación activa de quienes leían coadyuvaba en la creación de una comunidad discursiva particular donde las prácticas lectoras tenían un papel central (Di Stefano, 2013). Muchas veces, los periódicos, revistas y folletos dependían del aporte de distintos grupos y, en parte por eso, estaban abiertos a las colaboraciones y otras formas de intervención. Además, la desconfianza en la autoridad de un solo referente o de un intelectual renombrado derivaba en la distribución generalizada de la palabra oral y escrita. Décadas más tarde, esa impronta de cuño libertario se expresaría en las revistas aquí analizadas y matizaría las aristas más prescriptivas y doctorales del intercambio comunicativo.

La sección “Contestando a los Lectores” de CSyF comienza con una carta que consulta sobre la relación de los celos y las hormonas, y otra misiva sobre la impotencia. A medida que la cantidad crece, hasta ocupar más de dos páginas, se exige claridad y datos mínimos como lugar de residencia, nombre o seudónimo. Las contribuciones se multiplican y llegan desde varias ciudades del país y de América Latina. El correo de HdA tiene el mismo formato aunque su duración es menor, no sobrepasa los primeros seis números, y apenas ocupa media página. En su estudio sobre la sección “Preguntas y respuestas” de la revista Estudios, Tabernero-Holgado, Jiménez-Lucena y Molero-Mesa, (2013) proponen no detenerse, como es más usual, en los discursos expertos, sino valorar el papel de los legos como agentes en la construcción y gestión de conocimiento científico-médico. En acuerdo con esa apreciación, este artículo se dispone a observar la zona de encuentro de esos discursos como una estrategia posible para analizar la dinámica del intercambio.

Ambas secciones presentan un desafío importante al momento de analizar las consultas debido a que no se publican las preguntas, sino tan solo las respuestas. Esta supresión que podría ser un obstáculo se convierte, sin embargo, en un indicio de que realmente existieron dado que, muchas veces, las cartas de lectores pueden ser una invención de la redacción para dar cuenta de un punto de vista o animar la participación. En este caso, en cambio, el hecho de que algunas respuestas resulten tan crípticas que solo parecen comprensibles por quien preguntó sugiere que eran verdaderas preguntas.

A pesar de esa ausencia, los fragmentos publicados ofrecen mucha información. En principio, una posición enunciativa declarada: “Quiero saber”, “Un asiduo lector”, “Impotente”, “Duda que mata”, “Porteña curiosa” (ver CSyF, 11, p. 704); “¿Soy o no soy?”, (ver CSyF, 15, p. 187); “Preguntón de ciudad”, “Susanita Triste” y “Desesperado” (ver CSyF, 48, p. 762). “Marido atormentado” (ver HdA, 2), “Desesperada” (ver HdA, 3), “Joven Triste”, “Madre preocupada” (ver HdA, nº 6). En cuanto al género, se registra mayor cantidad de firmas masculinas, aunque también seudónimos femeninos que consultan sobre la virginidad (y su pérdida por accidente o a causa de la masturbación), la fecundación, las prácticas sexuales y la “frigidez”. Quienes escriben bajo nombres masculinos, en cambio, se muestran más preocupados por las consecuencias de la masturbación, el tamaño de sus genitales, la impotencia, las poluciones nocturnas, las enfermedades venéreas, la homosexualidad y la prostitución.

Aunque la pregunta se haya suprimido, cada respuesta del médico deja entrever un diálogo diferido en el que la voz de quien consulta se expresa. Para distinguirla es preciso observar las distintas modalidades del discurso referido: directo, indirecto o indirecto libre (Reyes, 1993). Es decir, del modo en el que los emisores médicos integran la consulta en su discurso. Con esa herramienta verificamos que, en algunos casos, el médico explicita de manera directa y entre comillas un fragmento de la consulta: “No entendemos qué es lo que quiere decir, exactamente, cuando dice ̔testículos caídos̕. Pero si todas sus funciones son normales: ¿por qué preocuparse acerca de la anatomía?” (ver CSyF, 16, p. 249). En otros, se recurre a un uso tan indirecto del modo referido que el enunciado original se torna inaccesible: “Moronense septembrino: 1º, sí; 2º, sí; 3º, sí; 4º exactamente igual” (ver CSyF, 14, p. 127). O queda sujeto a conjeturas, como es el caso de esta respuesta a María Antonieta de la que podemos deducir una consulta por masturbación o lesbianismo: “Frene su vicio y suprímalo después. Considérelo eliminado y verá cómo su hombre no se dará cuenta de nada” (ver CSyF, 11, p. 704).

A veces, la consulta ofrece un puntapié para explayarse en explicaciones dado que se considera una respuesta útil más allá del consultante, en especial, cuando es una problemática recurrente, como el uso de anticonceptivos. En esas oportunidades, se amplía la respuesta a través de la modalidad indirecta libre; por ejemplo, en relación con las técnicas de control de la natalidad como el preservativo o el método de los médicos Ogino-Knaus, basado en el cálculo de los días fértiles. En su parafraseo libre de la pregunta, el médico afirma que el muy utilizado “coitus interruptus” es inadecuado en una vida sexual normal porque obstaculizaría el placer, dimensión fundamental para la estabilidad “nerviosa” de ambos géneros. De manera repetida, quienes responden integran la heterogeneidad de las consultas en un mandato general de ejercitar una férrea voluntad y procurar la satisfacción racional del deseo a fin de desarrollar una vida saludable y sin prejuicios. Es por eso que a un novio en estado de excitación se le indica: “Todo es cuestión de poner en juego la voluntad, y saber frenarse un poco” (ver CSyF, 12, p. 781). A “Cansada de la Vida” le dicen que “hay que encaminarse a una vida natural, normal” (ver CSyF, 12, p. 780). Y a MASTURB de La Plata le señalan que puede recurrir a la masturbación “cuidando de no convertirla en vicio” (ver HdA, 2, p. 25).

La hipótesis sobre la importancia de las personas no expertas en la construcción del conocimiento científico-médico que propusieran Tabernero-Holgado, Jiménez-Lucena y Molero-Mesa, se ve aquí confirmada no solo por el correo, sino por notas explícitas donde, en este caso Fernández, afirma que sus respuestas se basan en su vasta experiencia en consultorios y en su papel como testigo y escucha de numerosas historias similares (ver HdA, 10). De esta manera, esa voz confidente, recurre a su autoridad científica, pero funda también su eficiencia en la interacción misma. Esa experiencia le permite, incluso, atribuir al consultante dudas por adelantado, así como responder con paciencia los numerosos pedidos de confirmación de normalidad respecto de la anatomía, los deseos o las prácticas mismas. Con suficiencia, la respuesta brinda serenidad o reorienta el sentido de la inquietud al traducirla a un lenguaje médico que tranquiliza porque ofrece una denominación precisa y hasta un tratamiento posible.

En ocasiones, el marco impuesto por los médicos es desafiado, como se puede entrever en la respuesta a “Errante Cuyana” quien va a enterarse que el sexo anal constituye una “perversión” y que los médicos tendrán “el mayor placer en desviarla del camino en que está y orientarla normalmente” (ver CSyF, 41, p. 314). Si algo desestabiliza los límites establecidos por aquel marco es la homosexualidad masculina y la menos visible experiencia lesbiana. La variedad de respuestas del correo confirma que los supuestos van desde la condición innata de la homosexualidad a su percepción como patología adquirida.

En suma, la observación de la zona de intercambio entre lenguas doctas y experienciales y su análisis a partir de las modalidades del discurso referido, demuestra que las revistas ofrecen un tipo de intercambio que va más allá de la vehiculización de información sobre saberes sexuales. Sin que se pierda la legitimidad de la razón científica, la impronta libertaria que atraviesa los procesos comunicativos en los que la autoridad se ve desafiada, facilita un intercambio casi amistoso en el que el médico puede decir que aprende de la experiencia y quien consulta desafía lo establecido como parámetro moral. La modalidad prescriptiva no cesa, pero tampoco se anula porque, pese a la dureza, la consulta es respetada y atendida. La dirección tampoco es siempre vertical porque, en ese diálogo, quienes interrogan obtienen los datos o la orientación que necesitaban, y el saber médico se reelabora a partir de las consultas. Incluso, como veremos, el parafraseo de las inquietudes y dudas convoca, sin que sea previsto, otro tipo de lecturas.

Lecturas y subjetividad

Los proyectos que cobijaban a CSyF y HdA incluían la publicación de libros. De mayor envergadura, el catálogo de la Biblioteca Científica de Editorial Claridad era considerado “un complemento indispensable para el amplio conocimiento de los detalles relativos a los diversos problemas de profilaxia, eugenesia y educación sexual y física que se plantean en las páginas de CULTURA SEXUAL Y FISICA” (ver CSyF, 6, contratapa). Mucho más modesto era el emprendimiento de HdA, cuyos integrantes también participaron de los inicios de la editorial Americalee. Entre los libros más recomendados en sendas secciones de correo encontramos: El matrimonio perfecto de T.H. Van de Velde, El matrimonio moderno del Dr. Edward Griffith, Secretos del matrimonio del Dr. G. Mac Hardy y la Enciclopedia del conocimiento sexual de los doctores Costler y Willy. Para las preguntas que excedían el paradigma heterosexual: Psicología homosexual de A. Hesnard y Los estados intersexuales en la especie humana de G. Marañón.

Las respuestas solían incluir una guía de lectura precisa y cierta operación de moderación por parte de los redactores:

E.M.S., Rosario. Lo que usted quiere -esas explicaciones minuciosas-, no es posible, porque seríamos acusados de pornográficos. Si hubiera una mayor cultura sexual, tal vez lo podríamos hacer. Le hemos indicado en otra ocasión un libro -cuyo precio es sumamente módico-, y hasta la página donde puede encontrar las explicaciones como usted las desea. Más no podemos hacer. (ver CSyF, 17, p. 319)

Esta respuesta llama nuestra atención sobre otro tipo de lectura, una que rechaza de plano la revista y, en especial, esta sección. Por caso, en la nota “Un eje rioplatense contra Cultura Sexual y Física”, los redactores se defienden de las acusaciones de un periódico conservador de Montevideo (Uruguay), que habría caracterizado al correo como “verdadera sucursal del infierno” (s/f, 47, p. 696-698). Mientras que en la revista Criterio, que expresa uno de los sectores más duros y combativos del catolicismo, se afirma:

… y así hasta las “Consultas de carácter sexual contestadas por el Dr. M. Martín Fernández”. De estas consultas no se puede hablar. ¡Pobres de los jóvenes desprevenidos que las lean! Unas aconsejan inmoralidades, muchas son asquerosas. Sin agregar pornografía literaria y obscenidad gráfica, es difícil que se pueda ir más lejos (ver “Materialismo corrompido y corruptor”, Criterio, 886, p. 393).

Dedicaremos otro trabajo a este tipo de polémicas, pero si lo mencionamos aquí es porque ofrece una clave explicativa que va más allá del contenido. La preocupación de los detractores apunta a la dinámica del intercambio y a su efecto sobre el lectorado. Según estas apreciaciones la condición “pornográfica” no estaría dada solo por la información brindada, sino por el hecho de que el diálogo con la razón médica habilita y normaliza conductas y valores inaceptables. También por los libros recomendados para la formación personal, un material que contiene precisas ilustraciones cuyos usos tanto educativos como recreativos resultan incontrolables.

En su defensa, los responsables de CSyF insisten en esa clave al incluir un diálogo en el que una joven lectora argumenta:

Yo también entonces, como usted, leía Criterio, pero nunca Criterio me dijo media palabra que pudiera iluminar mi ignorancia y salvarme del fracaso. Hasta que un día, por casualidad, cayó en mis manos un ejemplar de CULTURA. […] Y mediante su lectura primero a conocerme a mí misma, pues, aunque no lo parezca, es lo que menos conocemos todos: nuestra naturaleza. (ver “Monseñor y la opinión de la Mujer Argentina”, 47, p. 698)

Este fragmento sugiere que habría, al menos, dos tipos de lectura, una que no enseña ni ofrece herramientas contra otro que, más que brindar información, contribuye a una transformación personal. De nuevo encontramos un matiz libertario por el cual la autoridad médica o política no anula la conciencia individual, el poder de decisión y la libertad de elegir. Conocerse y descubrir su “naturaleza” son acciones propias de una construcción de sí en la que la revista cumple un papel destacado, incluso más allá de quien consulta de forma puntual. Por ejemplo, la recomendación a “Potota Dolorense”, quien parece gustar de los objetos de goma, prescribe: “si usted tiene novio y lo quiere de verdad, no debe confesarle su perversión, pues salvo el caso de que él también sea un pervertido, no la perdonaría” (ver CSyF, 41, p. 314). De seguro, alguien podría encontrar entre el parafraseo libre, el diagnóstico patologizante y la opinión moral del médico información sobre su “rareza” y la buena noticia de que comparte su gusto con alguien más.

Tal como lo hemos analizado, el correo permite demostrar la hipótesis propuesta. Además de difundir conocimientos sobre lo sexual, las revistas ofrecen una significativa y dinámica zona de intercambio entre lenguas doctas y experienciales que revela una construcción colaborativa de saberes. A su vez, las múltiples lecturas que convoca forman parte de procesos activos de construcción de subjetividad y transformación de sí. Esta dinámica es advertida con preocupación por quienes querrían controlar todo tipo de “desorden sexual” y estimulada, con espíritu libertario, por la voz de la medicina anarquista que, pese a sus límites morales dispone herramientas y hace proliferar las posibilidades. Así, con sus diversas e incontrolables lecturas, el correo es una suerte de muestrario de la vida sexual de una década que, al menos en este aspecto, se revela menos “infame” de lo convenido y más cercana de lo esperable a las “discretas” revoluciones de los años sesenta (Cosse, 2010).

Conclusiones

A pesar de que la radicalidad de los discursos anarquistas locales en torno a la sexualidad han sido muy estudiados, no solo han recibido menos atención más allá de los años treinta, sino que la mayoría de los trabajos se ha orientado a indagar sobre la difusión en desmedro del momento de apropiación. Como afirmamos, el corpus más recorrido por esas exploraciones ha sido conformado por la prensa y no tanto por las revistas, y mucho menos por los libros. Ante ese panorama, este artículo se propuso analizar las revistas Cultura Sexual y Física (1937-1941) y Hombre de América. Fuerte y libre (1940-1945) con foco en el punto de encuentro entre los discursos doctos y los de la experiencia sobre lo sexual en sendos correos de lectores que contaron con la participación del médico anarquista Manuel Martín Fernández.

Durante el desarrollo del artículo se ha procurado explorar las revistas no solo por su condición de vehículos o soportes de información sino porque, desde su producción, la construcción de sus índices y la conformación misma de cada número presentan una peculiar polifonía que aquí hemos rastreado prestando atención a una de las secciones más dinámicas, el correo de lectores. A su vez, hemos propuesto que la conjunción con un tipo de disposición comunicativa propia de la comunidad discursiva de la prensa anarquista aportó mayor multiplicidad y desestabilización de la autoridad en tanto última palabra.

Como recurso metodológico, elegimos observar los distintos usos del discurso referido para verificar que el intercambio entre las voces expertas y las experienciales permite dar cuenta de la apropiación por parte de los médicos de los datos que ofrecían quienes consultaban, aun cuando estuviesen solicitando información. Por otro, hemos percibido la importancia de la sección y de la revista en general al proponer un tipo de lectura que suponía un papel activo del lectorado. No solo encontrar datos, sino acceder a herramientas argumentales y bibliografía ilustrada que les permitiera construirse como subjetividades de la sexualidad y del deseo.

Si partimos de la significativa intervención de las izquierdas en general y del anarquismo en particular en el debate sobre la cuestión sexual, ahora podemos refrendar no solo la importancia de las revistas en ese proceso, sino la presencia de una modalidad comunicativa cuya fuerza explicativa dependerá de futuras exploraciones. Por lo pronto, afirmamos que la impronta libertaria en la transformación del paradigma sexual ha atravesado el siglo XX, y que animó en distintas revistas un espacio de construcción colaborativa de saberes y de producción de subjetividad. Aunque todavía preso de diagnósticos patologizantes y juicios heteronormativos, el impulso anarquista de difundir ideas revolucionarias y saberes liberadores no dejo de tallar más allá del auge de las primeras décadas. De hecho, los estudios sobre el conjunto de la prensa, las revistas, las bibliotecas y los catálogos editoriales de los años treinta y cuarenta, sin dudas, establecerán un diálogo fructífero con los estudios sobre los años sesenta y setenta, mucho más célebres por su revolución de los afectos, los cuerpos y las sexualidades.

Referencias

Ackelsberg, M. A. (1999). Mujeres libres. El anarquismo y la lucha por la emancipación de las mujeres, Barcelona: Virus. [ Links ]

Álvarez Peláez, R. (2004). Publicaciones sobre sexualidad en la España del primer tercio del siglo XX: entre la medicina y la pornografía. Hispania, (218), 947-960. [ Links ]

Ansolabehere, P. (2000). La voz de la mujer anarquista. Mora, (6), 109-119. [ Links ]

Bacci, C. y Fernández Cordero, L. (2001). Feroces de lengua y pluma. Sobre algunas escrituras de mujeres anarquistas. Políticas de la Memoria, (6/7), 190-196. [ Links ]

Barrancos, D. (1990). Anarquismo, educación y costumbres en la Argentina de principios de siglo, Buenos Aires: Contrapunto. [ Links ]

Barrancos, D. (1996a). La escena iluminada. Ciencias para trabajadores (1890-1930). Buenos Aires: Editorial Plus Ultra. [ Links ]

Barrancos, D. (1996b). Socialismo, higiene, y profilaxis social, 1900-1930. En Lobato, M. Z. (Ed) Política, médicos y enfermedades. Lecturas de historia de la salud en la Argentina (117-149). Buenos Aires: Editorial Biblos, Universidad Nacional de Mar del Plata. [ Links ]

Batticuore, G. (2017). Lectoras del siglo XIX. Buenos Aires: Ediciones Ampersand. [ Links ]

Béjin, A. (1987). Crepúsculo de los psicoanalistas, aurora de los sexólogos. En Ariés, P.; Béjin, A. & Foucault, M. (Eds.) Sexualidades Occidentales (249-282). Buenos Aires: Paidós. [ Links ]

Bellucci, M. (1990). Anarquismo, sexualidad y emancipación femenina. Argentina alrededor del 900. Nueva Sociedad, (109), 148-157. [ Links ]

Biernat, C. (2007). Médicos, especialistas, políticos y funcionarios en la organización centralizada de la profilaxis de las enfermedades venéreas en la Argentina (1930-1954). Anuario de Estudios Americanos, 64(1), 257-288. [ Links ]

Bontempo, M. P. (2014). Hombres, mujeres y niños leen y cruzan la ciudad. Prácticas de lecturas cotidianas en Buenos Aires (1900-1950). M. Ghirardi, Territorios de lo cotidiano. Del antiguo virreinato del Perú a la Argentina contemporánea, 261-274. [ Links ]

Cleminson, R. (1995). Anarquismo y homosexualidad: antología de artículos de la “Revista blanca"," Generación consciente"," Estudios" e" Iniciales"(1924-1935). Madrid: Huerga y Fierro. [ Links ]

Cleminson, R. (2008). Anarquismo y sexualidad en España (1900-1939). Cádiz: Universidad de Cádiz. [ Links ]

Cosse, I. (2010). Pareja, sexualidad y familia en los años sesenta. Una revolución discreta en Buenos Aires. Buenos Aires: Siglo XXI. [ Links ]

Darrigrandi Navarro, C. y Viu Bottini, A. (2019). Imágenes de mujeres lectoras en revista Zig-Zag, 1920-1940. Estudios filológicos, (64), 13-34. [ Links ]

De Diego, J. L. (2013). Lecturas de historias de la lectura.Orbis Tertius, 18 (19), 42-58. Recuperado dehttps://cutt.ly/JmfBmGfLinks ]

De Fiori, N. (2016). Maria Lacerda de Mourana Revista Estudios (1930-1936): anarquismo individualista e filosofia da natureza. Dissertação (Mestrado em Tecnologia). Curitiba: Universidade Tecnológica Federal do Paraná. [ Links ]

De Privitellio, L. y López, I. (2015). La década del treinta. Dossier, (53). Programa Interuniversitario de Historia Política. Buenos Aires. Recuperado de https://cutt.ly/umfBTo1Links ]

Delgado, V.; Mailhe, A.; Rogers, G. (Comps). (2014). Tramas impresas: Publicaciones periódicas argentinas (XIX-XX). La Plata: Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Recuperado de https://cutt.ly/QmfBI7oLinks ]

Di Stéfano, M. (2013). El lector libertario: prácticas e ideologías del anarquismo argentino (1898-1915). Buenos Aires: Eudeba. [ Links ]

Domínguez Rubio, L. (2017). Un itinerario por los proyectos editoriales del anarquismo en Argentina: cambios, maniobras y permanencias. Izquierdas, (33), 21-41. [ Links ]

Dose, R. y Selwyn, P. E. (2003). The World League for Sexual Reform: Some Possible Approaches. Journal of the History of Sexuality,12(1), 1-15. http://doi.org/10.1353/sex.2003.0057. [ Links ]

Feijóo, M. C. (1982). Las feministas. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. [ Links ]

Feijóo, M. y Nari, M. (1994). Imaginando las/los lectores de La Voz de la Mujer. En Fletcher, L. (comp.), Cultura y Mujeres en el siglo XIX (pp. 276-284). Buenos Aires: Feminaria. [ Links ]

Fernández Cordero, L. (2013). Un ejercicio de lectura sobre el concierto de la prensa anarquista a partir de M. Bajtin (Argentina 1895-1925). AdVersuS. Revista de Semiótica, (24), 69-91. [ Links ]

Fernández Cordero, L. (2015a). Para iluminar el sexo y el cuerpo. Revista Cultura Sexual y Física de Editorial Claridad. En Delgado, V.; Mailhe, A.; Rogers, G. (Comps), Tramas impresas. Publicaciones periódicas argentinas (XIX-XX) (157-177). La Plata: Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. [ Links ]

Fernández Cordero, L. (2015b). Sexología europea en las izquierdas argentinas de los años cuarenta. El correo de lectores de las revistas Cultura Sexual y Física y Hombre de América. XI Jornadas de Sociología. Buenos Aires: Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires. [ Links ]

Fernández Cordero, L. (2017). Amor y anarquismo. Experiencias pioneras que pensaron y ejercieron la libertad sexual. Buenos Aires: Siglo XXI. [ Links ]

Fernández Cordero, L. (2019). Anarquismo y cuestión sexual en el periódico Acción libertaria (Argentina, 1933-1955). Izquierdas, (49), 1733-1751. [ Links ]

Finet, H. (2009). Ni dieu, ni patron, ni mari: femmes, ouvrières et anarchistes à Buenos Aires (1890-1920). Francia: Ed. du TempsPerdu. [ Links ]

Fletcher, L . (comp.). (1994). Cultura y Mujeres en el siglo XIX. Buenos Aires: Feminaria. [ Links ]

Foucault, M. (2014). Historia de la sexualidad (Vol. I), Buenos Aires: Siglo XXI Editores. [ Links ]

Graciano, O. (2012). La escritura de la realidad. Un análisis de la tarea editorial y del trabajo intelectual del Anarquismo argentino, entre los años 30 y el Peronismo. Izquierdas, (12), 72-110. [ Links ]

Gutiérrez, L. y Romero, L. A. (1995). Sectores populares, cultura y política. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. Recuperado de https://cutt.ly/dmfBZhGLinks ]

Jiménez Lucena, I. y Molero Mesa, J. (2014). Una dialógica desestabilizadora del orden social y sexual: el médico argentino Juan Lazarte en la revista anarquista Estudios (1932-1936). Asclepio, 66(2), 56. http://dx.doi.org/10.3989/asclepio.2014.20Links ]

Kaplan, T. E. (1971). Spanish anarchism and women's liberation. Journal of Contemporary History, (2), 101-110. [ Links ]

Ledesma Prietto, N. (2012). La eugenesia bajo la lupa de las investigaciones sociales argentinas. Intersticios. Revista sociológica de pensamiento crítico, 6 (2). [ Links ]

Ledesma Prietto, N. (2014). Eugenesia y revolución sexual: El discurso médico anarquista sobre el control de la natalidad, la maternidad y el placer sexual. Argentina, 1931-1951 (tesis de doctorado). Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, Argentina. [ Links ]

Ledesma Prietto, N. (2016). La revolución sexual de nuestro tiempo. El discurso médico anarquista sobre el control de la natalidad, la maternidad y el placer sexual (Argentina, 1931-1951). Buenos Aires: Biblos. [ Links ]

Lida, M. (2015). Historia del catolicismo en la Argentina entre el siglo XIX y el XX. Buenos Aires: Siglo XXI Editores. [ Links ]

López Trujillo, F. (2005). Vidas en rojo y negro. Una historia del anarquismo en la “Década Infame”. La Plata: Letra Libre. [ Links ]

Lora Medina, A. (2018). El poder de la lectura como herramienta revolucionaria. El caso del anarquismo español de los años treinta. Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 17, 335-360. https://doi.org/10.14198/PASADO2018.17.12Links ]

Losso, F. (2015). La intervención discursiva de periódicos escritos por mujeres en la propaganda anarco-comunista (tesis de grado). Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata. [ Links ]

Lyons, M. (2016). La cultura escrita de la gente común en Europa, c.1860-1920. Buenos Aires: Ampersand. [ Links ]

McGee Deutsch, S. (2006). Contra “el gran desorden sexual”: Los nacionalistas y la sexualidad, 1919-1940. Sociohistórica, (17-18), 127-150. Recuperado de https://cutt.ly/jmfB8i4Links ]

Miranda, M. (2011). Controlar lo incontrolable. Una historia de la sexualidad en la Argentina. Buenos Aires: Biblos. [ Links ]

Molyneux, M. (1986). No God, No Boss, No Husband: Anarchist Feminism in Nineteenth-Century Argentina. Latin American Perspectives, 13(1), 119-145. Hay versión en español: (1997) Ni dios, ni patrón, ni marido. Feminismo anarquista en la Argentina del siglo XIX, La Voz de la Mujer, Periódico comunista-anárquico. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes, 1997. [ Links ]

Montaldo, G. (1999). La disputa por el pueblo: revistas de izquierda. En Sosnowski, S. (Ed.), La cultura de un siglo: América latina en sus revistas (37-50). Madrid: Alianza editorial. [ Links ]

Nash, M. (1975). Mujeres Libres, España 1936-1939. Barcelona: Tusquets. [ Links ]

Nash, M. (1995). La reforma sexual en el anarquismo español. En Hofmann, B.; I Tours, P. J. y Tietz, M. (Eds.) El anarquismo español. Sus tradiciones culturales. Frankfurt/Madrid: Vervuert Iberoamericana. [ Links ]

Navarro Navarro, F. J. (1997). El paraíso de la razón: la revista «Estudios» (1928-1937) y el mundo cultural anarquista. Valencia: EdicionsAlfons el Magnànim. [ Links ]

Navarro Navarro, F. J. (2014). Sexualidad, reproducción y cultura obrera revolucionaria en España: la revista Orto (1932-1934). Arbor, 190(769), 1-13. http://dx.doi.org/10.3989/arbor.2014.769n5014Links ]

Navarro Navarro, F. J. (2019). Reforma sexual, control de natalidad, naturismo y pacifismo. La cultura libertaria trasatlántica en las décadas de 1920 y 1930: Estudios. Revista Ecléctica (1928-1937) y su proyección y redes en América. Historia y Política, (42), 145-174. https://doi.org/10.18042/hp.42.06Links ]

Nieto, A. (2012). Entre anarquistas y peronistas. Organización sindical y experiencias obreras en la industria del pescado, Mar del Plata, 1942-1966 (tesis doctoral). Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. [ Links ]

Parada, A. E. (2007). Cuando los lectores nos susurran: libros, lecturas, bibliotecas, sociedad y prácticas editoriales en la Argentina. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas, Facultad de Filosofía y Letras, UBA. [ Links ]

Queirolo, G. (2013). Género y sexualidad en tiempos de males venéneros (Buenos Aires, 1920-1940). Revista Nomadías, (17), 67-87. [ Links ]

Rago, M. (2001). ¿Es que no es digna la satisfacción de los instintos sexuales? Amor, sexo e anarquianaRevoluçãoEspanhola.Corpo e História. Campinas, SP: Editora Autores Associados, 145-161. [ Links ]

Rey, A. L. (2011). Palabras y proyectos de mujeres socialistas a través de sus revistas (1900-1956). Mora, 17 (1). [ Links ]

Reyes, G. (1993). Los procedimientos de cita: estilo directo y estilo indirecto. Madrid: Arco Libros. [ Links ]

Tabernero Holgado, C.; Jiménez Lucena, I. y Molero Mesa, J. (2013). Movimiento libertario y autogestión del conocimiento en la España del primer tercio del siglo XX: la sección “Preguntas y respuestas” (1930-1937) de la revista Estudios. Dynamis, 33(1), 43-67. [ Links ]

Vasallo, A. (2007). ‘Sin Dios y sin jefe’ Políticas de género en la revolución social a fines del siglo XIX. En Bravo, M.; Gil Lozano, F. y Pita, V. (Comps.), Historia de luchas, resistencias y representaciones, Mujeres en la Argentina, siglos XIX y XX (63-90). San Miguel de Tucumán: Editorial de la Universidad Nacional de Tucumán. [ Links ]

Vezzetti, H. (1996). “Las promesas de la sexología”, Aventuras de Freud en el país de los argentinos. De José Ingenieros a Enrique Pichón-Rivière. Buenos Aires: Paidós. [ Links ]

Weeks, J. (2017). Sex, politics and society: The regulation of sexuality since 1800. Londres: Routledge. [ Links ]

Criterio, (24 de abril 1941), (886), 393. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (enero de 1938), (6), contratapa. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (junio de 1938), (11), 704. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (julio de 1938), (12), 705. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (julio de 1938), (12), 780. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (julio de 1938), (12), 781. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (septiembre de 1938), (14), 127. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (septiembre de 1938), (14), contratapa. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (octubre de 1938), (15), 187. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (noviembre de 1938), (16), 249 [ Links ]

Cultura Sexual y Física (diciembre de 1938), (17), 319. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (diciembre de 1940), (41), 314. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (junio de 1941), (47), 696-698. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (junio de 1941, (47), 698. [ Links ]

Cultura Sexual y Física (julio de 1941), (48), 762. [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre, (enero de 1940), (1), 3. [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (febrero de 1940), (2), 25. [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (abril de 1940), (3). [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (diciembre de 1940), (7), 35-36. [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (junio de 1941), (10). [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (junio de 1942), (14), 16 y 18. [ Links ]

Hombre de América. Fuerte y libre (septiembre 1940), (6) [ Links ]

1La colección que guarda el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas (CeDInCI) faltan algunos pocos números: 1, 25 y 38. En la revista misma indican que el primer número se había agotado y no tenían reservas.

2La colección completa se conserva en el CeDInCI, y está disponible en su Portal de revistas latinoamericanas: http://americalee.cedinci.org/portfolio-items/hombre-de-america/

Received: March 02, 2020; Revised: July 17, 2020; Accepted: November 20, 2020

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons