SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número1El Tratado de no Proliferación Nuclear: la vigencia de la norma en América Latina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Universum (Talca)

versión On-line ISSN 0718-2376

Universum v.20 n.1 Talca  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762005000100001 

 

Editorial

En este número del primer semestre de 2005, ilustra nuestra portada una imagen del intelectual y político liberal chileno, Francisco Bilbao (1823-1865), una de las personalidades más atractivas y complejas del siglo XIX en América latina.

En 1844, Bilbao, a la edad de 21 años, escribió La sociabilidad chilena, libro en el que criticaba a la Iglesia y proponía políticas liberales que permitieran la modernización de las costumbres y las instituciones del país. La obra recibió la orden de quema; el autor, el pago de una pena pecuniaria y su expulsión de la Escuela de Derecho.

En 1845, Bilbao se radicó en París, donde estudió con Lamennais, Quinet y Michelet, quienes, junto a las ideas democráticas del socialismo utópico francés, ejercieron una fuerte influencia en su pensamiento político.

De regreso en Chile, en 1850, junto a Santiago Arcos, José Zapiola, Eusebio Lillo, Benjamín Vicuña Mackenna, José Miguel Carrera y Fontecilla, Domingo Santa María, José Victorino Lastarria, Salvador Sanfuentes, entre otros, creó la "Sociedad de la Igualdad", así como el periódico El Amigo del Pueblo, desde el cual atacaba al gobierno conservador de Manuel Montt y al clero. Luego de la derrota de la revolución de 1851, viajó al Perú, donde escribió La Revolución de Chile, Los Mensajes del Proscrito, y Vida de santa Rosa.

En 1855 realizó un nuevo viaje a París y a Bruselas donde trabajó con su antiguo maestro, Edgard Quinet, y al año siguiente publicó Movimiento Social de los Pueblos de la América Meridional e Iniciativa de la América: Idea de un Congreso Federal de las Repúblicas, en los que reflexionaba sobre la necesidad de unificar a la que denominaba “Nuestra América”, para protegerla de los afanes expansionistas de Estados Unidos y Europa.

En 1857 viajó a Buenos Aires y apoyó la Confederación Argentina encabezada por Justo José de Urquiza. La invasión francesa a México, en 1862, hizo que Bilbao sospechara de su tan admirada Francia, en la que, más allá de sus ideales democráticos y republicanos, surgía el mismo imperialismo que había observado en los Estados Unidos, lo que denunció en La América en peligro. Dos años más tarde, publicó El evangelio americano, en el que una vez más tomaba a su querida América latina como motivo de análisis y de una propuesta por la libertad, la igualdad y la justicia.

Al año siguiente, el 19 de febrero de 1865, murió en Buenos Aires, donde permanecieron sus restos hasta 1998, año en que fueran trasladados a Chile.

El pensamiento que generó Bilbao ha sido visto, al menos, de tres maneras: Como el revolucionario que denuncia, a costa de su propio bienestar, a una sociedad añeja e intolerante. Como el impío que utilizó la causa católica, para subvertir el orden social y moral. Como el representante del intelectual latinoamericano utópico y alejado de la realidad, que antepone sus sueños e ideales al lento ritmo histórico y social del mundo latinoamericano.

En cualquiera de los tres casos, en los elogios como en las diatribas, Bilbao ha actuado como un faro cuando se habla de pensamiento político en el Nuevo mundo, y cuya vigencia siempre es actual, por su voluntad de transformar la sociedad de su época y por su afán, tal vez el más bolivariano de los liberales del siglo XIX, de integrar al continente como una Federación de Naciones que comparten un pasado y una cultura comunes.

Por las razones anteriores hemos decidido ilustrar nuestra portada con el rostro de Francisco Bilbao, pero además por la incorporación de tres reseñas dedicadas a comentar el libro de la doctora Clara Jalif, Francisco Bilbao y la experiencia libertaria en América. La propuesta de una Filosofía americana, publicado por la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2003, y del que dan cuenta los académicos Arturo Andrés Roig, Ricardo Salas, Manuel Loyola y Javier Pinedo.

Una modalidad de reseña colectiva similar hemos utilizado en los comentarios al tercer tomo del libro, El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Entre la modernización y la identidad: “Las discusiones y las figuras del fin de siglo. Los años 90”, de Eduardo Devés, cuyo lanzamiento se realizó en enero de este año en el Instituto de Estudios Avanzados de la USACH, en Santiago de Chile.

Además, en el presente número de Universum, hemos incorporado algunos trabajos leídos en el “VI Seminario Iberoamericano: Democracia y cultura en América latina: problemas y desafíos”, que es organizado por nuestro Instituto y que se realizó en noviembre de 2003, a los que se han sumado las contribuciones de otros académicos.

Por último, en la sección Discursos, incluimos los textos leídos por María Teresa Cárdenas y Emilio Filippi, durante la entrega de la Medalla al Mérito Académico al escritor talquino, Guillermo Blanco, así como las palabras del galardonado. Incorporamos también el discurso pronunciado por el poeta Gonzalo Rojas, al momento de recibir el Premio Cervantes 2003, y la intervención de Claudio di Girolamo durante la ceremonia de aniversario de la Universidad de Talca, 2004. Cierra esta sección, el texto que Arturo Fontaine leyó durante la ceremonia de entrega del Premio Iberoamericano de Letras “José Donoso” y las palabras de agradecimiento del poeta premiado, Antonio Cisneros.

En todos ellos, se encontrará una historia de los principales acontecimientos académicos realizados en el último año en la Universidad de Talca, así como una muestra de los problemas y discusiones en torno a actuales debates de las Ciencias Sociales y las Humanidades.

Francisco Javier Pinedo
Director

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons