SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.30 número2Violencia de Barrio y Crianza Materna en Medellín-Roma: Rol de la Autoeficacia Emocional NegativaMecanismos de Desconexión Moral, Diferencias de Sexo y Predictores Clínicos en Adolescentes: Un Estudio Exploratorio índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Psykhe (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-2228

Psykhe vol.30 no.2 Santiago  2021

http://dx.doi.org/https://doi.org/10.7764/psykhe.2019.22385 

ARTÍCULOS REGULARES

Psicoterapia y Superación de Agresiones Sexuales: Mensajes de Niños/as y Adolescentes a Pares y Psicoterapeutas

Psychotherapy and Overcoming Child Sexual Abuse: Messages from Children to Other Children and Psychotherapists

Camila Gómez1 

Ximena Lama1 

Claudia Capella1  * 
http://orcid.org/0000-0002-7252-6605

1 Departamento de Psicología, Universidad de Chile, Chile.

Resumen:

El presente estudio tuvo como objetivo describir los mensajes que niñas, niños y adolescentes entregan a otros pares y psicoterapeutas acerca de la psicoterapia y el proceso de superación de las agresiones sexuales que han experimentado. Para ello se utilizó el análisis narrativo temático de las entrevistas realizadas a una muestra intencionada de 15 participantes, todos entre 7 a 17 años, que habían egresado de sus procesos psicoterapéuticos por agresiones sexuales en 6 centros especializados en Santiago, Chile. Los resultados destacan la visión de niños, niñas y adolescentes acerca de la superación de la agresión sexual, la valoración de la psicoterapia como un principal factor de apoyo en este proceso y la posición y esfuerzos personales que ellos y los psicoterapeutas necesitan para enfrentarlo. Se discute el aporte de los resultados para el quehacer clínico al favorecer que los psicoterapeutas puedan visualizar el impacto positivo que tiene su labor, entregando un suministro afectivo y emocional que permita equilibrar los efectos adversos del trabajo y aumentar su satisfacción laboral. Por otro lado, se destaca la posibilidad que trasmitir mensajes a otros sea una forma de apoyar la superación, pues permite un posicionamiento de agente en relación a la experiencia abusiva sufrida, relevándose la importancia de rescatar las voces de aquellos que han sido víctimas, enfatizando su agencia personal, más allá de la vulneración.

Palabras clave: abuso sexual; superación; proceso psicoterapéutico; agencia personal; psicoterapeutas

Abstract:

The aim of this study was to describe the messages that girls, boys, and adolescents give to peers and psychotherapists regarding the psychotherapy and the process of overcoming the sexual abuse that they have undergone. For this purpose, thematic narrative analysis was used to examine interviews with a purposive sample of 15 participants, aged between 7 and 17 years, who had completed a psychotherapy process for sexual abuse in 6 specialized centers in Santiago, Chile. The results underline the views that children and adolescents hold about overcoming sexual abuse, how they value psychotherapy as a key support factor in this process, and the personal positioning and efforts that children/adolescents and psychotherapists require in order to deal with it. The article offers a discussion on how the results might contribute to clinical work by enabling psychotherapists to visualize the positive impact of their efforts, providing an affective and emotional input that might offset the negative impact of their work and increase job satisfaction. Also, the article underscores the possibility that conveying messages to others may support the healing process, since it allows victims to become agents in relation to the abusive experience. This stresses the importance of focusing on the voices of victims and their personal agency beyond the abuse suffered.

Keywords: sexual abuse; healing; psychotherapy process; personal agency; psychotherapists

A nivel nacional e internacional el fenómeno de las agresiones sexuales infanto-juveniles se ha transformado en una temática de alta visibilidad, dada su elevada prevalencia y su relevancia social y clínica (Echeburúa & de Corral, 2006; Fondo de las Naciones Unidas [UNICEF], 2015). En Chile las denuncias por este grave delito han aumentado en el 2018 a 28.132 (Chile, Ministerio Público, 2019), mientras que un estudio elaborado por Pinto-Cortez y Guerra Vio (2019) da cuenta que 26,4% de adolescentes entre 12 y 18 años reporta haber sufrido alguna vulneración sexual a lo largo de sus vidas.

Muchos estudios dan cuenta de los efectos negativos que tienen las agresiones sexuales en la vida de quienes han sido víctimas (Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales [CAVAS], 2011; Echeburúa & de Corral, 2006), pudiendo interferir su desarrollo físico, cognitivo y socioafectivo, tanto a corto como a largo plazo (Pereda Beltrán, 2009, 2010).

Las experiencias de agresiones sexuales comúnmente se constituyen en un evento traumático en la vida de niñas, niños y adolescentes, en la medida en que tal agresión no puede ser entendida o asimilada por el sujeto ni incorporada en el continuo vital, superando sus capacidades de afrontamiento (Capella, 2017; Ronen, 1996). Algunos autores plantean que un evento traumático puede tener un fuerte impacto en la narrativa personal de quienes han sido víctimas, constituyéndose como el núcleo central de su identidad -en la que predomina una idea del sí mismo dañado o quebrado- y dificultando la construcción de una narrativa personal de mayor integración y coherencia entre pasado, presente y futuro (Capella, 2017; Gonçalves, 2002; Neimeyer et al., 2006).

Así, uno de los objetivos centrales de la psicoterapia es promover la resignificación de la experiencia abusiva, lo que implicaría que la persona que ha sido víctima, a través de la expresión, la exploración y la elaboración del trauma, pueda integrar la experiencia en una nueva narrativa más coherente de sí mismo y su historia de vida (Capella Sepúlveda, 2011; Capella & Gutiérrez, 2014; Martínez, 2012; Neimeyer et al., 2006; Servicio Nacional de Menores [SENAME], 2015). Mediante la resignificación e integración de esta experiencia traumática, las personas podrían superar esta vivencia, reconociendo sus fortalezas y desarrollando recursos que les permitan enfrentar nuevas situaciones, generando un sentido de mayor empoderamiento personal (Capella & Gutiérrez, 2014).

Diversos estudios han demostrado la efectividad de la psicoterapia en niñas, niños y adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales, dando cuenta de una mejoría en el bienestar sintomatológico y psicológico (Hetzel-Riggin et al., 2007; Sánchez-Meca et al., 2011).

Existen, en menor medida, investigaciones referidas a la psicoterapia desde la mirada de los niños y niñas, las que en general se centran en estudios retrospectivos, en los que adultos dan cuenta de las experiencias de psicoterapia vivida en la niñez (Fundación para la Confianza & Centro de Estudios de la Niñez Corporación Opción, 2012; Phillips & Daniluk, 2004).

A nivel internacional y en Chile existen estudios que se basan en la experiencia que niñas, niños y adolescentes tienen acerca de su psicoterapia en casos de agresiones sexuales (Capella et al., 2016; Capella, Gutiérrez, et al., 2018; Foster & Hagedorn, 2014; Jessiman et al., 2017; Nelson-Gardell, 2001). En estos se releva que, a pesar de lo dificultoso que puede ser el comienzo de la psicoterapia, existe una visión de cambio tras el proceso psicoterapéutico, el que les permitió construir nuevos significados de sí mismos y lograr superar la experiencia abusiva.

El concepto de superación ha sido descrito como un proceso que implica la resignificación de lo traumático, sumado a un fortalecimiento de la propia identidad (Cho & Park, 2013; Draucker et al., 2011), siendo una de sus principales características la idea de crecimiento, que involucra que la persona puede desarrollar y fortalecer recursos en el proceso de resignificar la experiencia (Phillips & Daniluk, 2004).

En Chile, se destaca el estudio realizado por Capella et al. (2016) acerca del proceso de superación de las agresiones sexuales. En este, los/as niños/as y adolescentes no solo describen cambios a nivel sintomático tras la experiencia de psicoterapia, sino que también una sensación de empoderamiento y crecimiento personal. Así, existe la noción de que la situación abusiva es una experiencia más en la vida y no la vida completa, primando un sentido de agencia personal para seguir adelante (Capella et al., 2016; Draucker et al., 2011; Foster & Hagedorn, 2014).

El concepto de agencia puede ser entendido como la propia percepción que tiene el sujeto acerca de su capacidad de acción en el mundo (Ahearn, 2001); el sujeto agente es visualizado como el productor de su poder, en tanto tiene la habilidad para generar diversos efectos en su mundo (Karp, 1986, citado en Ahearn, 2001). En psicoterapia, la agencia es vista desde la noción de autonomía, empoderamiento, reposicionamiento en el mundo (Gómez Gómez & Zohn Muldoon, 2016) y, en el ámbito de las agresiones sexuales, el concepto de agencia podría relacionarse con la construcción de un nuevo sentido identitario, que facilitaría la visualización de las capacidades, recursos y limitaciones, proveyendo un mayor sentido de control sobre la experiencia (Banyard & Williams, 2007; Saha et al., 2011).

Se ha descrito que para quienes han sido víctimas la reconstrucción de un nuevo sentido del sí mismo se ve enriquecida, en la medida en que utilizan esta experiencia al servicio de un otro. Draucker et al. (2011) habla sobre la idea de reclamar la propia vida, en la que las personas que han sido víctimas se sienten capaces de determinar el rumbo de sus vidas y buscan apoyar a otros. De igual manera, uno de los cambios que experimentan los/as niños/as y adolescentes que fueron victimizados es su deseo de ayudar a otros pares que han vivido situaciones similares (Foster & Hagedorn, 2014). Pakman (2004) manifiesta que para quienes han vivido un evento traumático dar testimonio de su experiencia implica un reposicionamiento desde un lugar de víctima (sin mayor voluntad) a una posición o acto de voluntad, siendo agentes activos, capaces de decidir qué contar y que no.

En esta línea, se distingue el estudio en adolescentes realizado por Capella, Rodríguez, et al. (2018), en el que relevan que el proceso de superación, si bien es difícil, puede lograrse con apoyo de la psicoterapia. No obstante, el proceso psicoterapéutico no es el único facilitador, sino que sobresale la visión de los adolescentes como agentes activos en este proceso, animando a otros/as niños/as y adolescentes a posicionarse desde ahí. A través de las cartas, los participantes del estudio transmiten sus experiencias de resignificación. En este sentido, destaca cómo la experiencia se organiza al ser narrada. Así, las narraciones proporcionan una estructura para otorgar sentido al sí mismo y la identidad, es decir, a la vez que se cuenta el relato, se crea una nueva identidad narrativa (Sparkes & Devís Devís, 2007).

Martyniuk (2014) plantea que la víctima sobreviviente, al crear un testimonio, da cuenta de sus emociones y experiencias, transmite su agonía personal y sus vivencias se enriquecen. Testimoniando lo vivido, se proveería de nuevos significados, además de un consuelo y un ideario de no repetición. Al testimoniar, el testigo adquiere una fortaleza capaz de manifestar el daño, pero también la superación. A través de este acto, aquellas narrativas quebradas por el trauma facilitan un reposicionamiento de la víctima como un narrador activo, cuyas narrativas personales tienen propósitos interpersonales (Sewell & Williams, 2002).

Si se comprende que el crecimiento y agencia personal es uno de los principales cambios experimentados en el proceso de superación de la experiencia abusiva y que estos cambios son favorecidos con la posibilidad que tienen las víctimas de ayudar a otros, es importante resaltar las voces y testimonios que estas puedan tener acerca de su proceso de psicoterapia y superación.

Así, el principal objetivo de este artículo es describir el mensaje que niñas, niños y adolescentes han manifestado a otros pares y psicoterapeutas, respecto de qué hacer en la terapia, cómo enfrentar este proceso y cómo salir adelante de la experiencia abusiva, a partir de su propia experiencia en una psicoterapia especializada.

Este estudio constituye un aporte más directo en la práctica clínica, en tanto entrega consideraciones para el trabajo especializado con esta población, lo que permitiría adecuar los tratamientos desde sus propios requerimientos, mejorando la adherencia y desarrollo de dichos procesos. Al realzar las narrativas de los niños, niñas y adolescentes, este estudio contribuye a la restitución de ellos y ellas como agentes expertos de su proceso de recuperación.

Método

El presente estudio forma parte de un estudio mayor de investigación cualitativa en cambio en psicoterapia con niños/as y adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales, integrando distintas visiones.

Participantes

La muestra fue de carácter intencionado, puesto que se seleccionaron casos que cumplían con los criterios de inclusión (Valles, 2003) dentro de la muestra mayor del proyecto, que contemplaba 40 participantes. La muestra seleccionada para el presente estudio corresponde a 15 participantes, los cuales habían sido víctimas de una agresión sexual y habían ingresado a programas de atención especializados por dicha situación. Los casos fueron seleccionados desde la muestra mayor del estudio, considerando aquellos participantes que hubieran finalizado sus procesos psicoterapéuticos y que hayan accedido a participar de la ultima entrevista en la investigación. Los participantes corresponden a 10 niños/as y 5 adolescentes, todos entre 7 y 17 años al momento de realizar la entrevista por el egreso de su psicoterapia. En la (Tabla 1) se da cuenta de las características de la muestra.

Tabla 1 Caracterización de la Muestra de Niños/as y Adolescentes. 

La muestra se obtuvo de Programas de Reparación de Maltrato (PRM) de la Región Metropolitana, Chile, los que corresponden a programas de atención especializada en maltrato y agresión sexual. Dichos programas reciben subvención estatal y siguen lineamientos técnicos del Servicio Nacional de Menores (SENAME). Participaron seis centros, pertenecientes a cuatro instituciones: CAVAS, en su área de Reparación (dependiente de la Policía de Investigaciones de Chile), Ciudad del Niño, Corporación Opción y Fundación Mi Casa.

Acorde al SENAME (2015), la intervención busca tres objetivos generales: interrumpir la situación de vulneración, favorecer un proceso de resignificación de la experiencia abusiva y fortalecer los recursos de la red social y familiar, en pos de un bienestar psicosocial. Para eso, se ha establecido que una dupla psicosocial sea quien acompañe y guíe la intervención, siendo psicólogos/as quienes trabajan con las niñas, niños y adolescentes, mientras que trabajadores/as sociales intervienen con el adulto responsable. Los intervinientes en dichos programas cuentan con diversas formaciones teóricas. En esta muestra específica, la mayoría de los profesionales que atendió los casos adscribe al modelo sistémico o constructivista y, en menor medida, al psicoanálisis.

Los plazos establecidos para la intervención corresponden a 12 meses desde el ingreso al centro, pudiendo extenderse a 18 meses o más dependiendo de las necesidades del caso (SENAME, 2015).

Instrumento

La recolección de información para la investigación mayor en que se inserta este estudio se realiza a través de entrevistas en profundidad a niños/as y adolescentes, sus madres, padres y terapeutas, en distintos momentos de la intervención: aproximadamente a los 6 meses de iniciada la psicoterapia, a los 12 meses de intervención y, en los casos en que la psicoterapia continúa posterior a ese plazo, al momento del egreso. Cada uno de los momentos tiene un guion en el cual se le pide a los participantes abordar distintos aspectos del proceso terapéutico y el cambio.

Para este estudio en particular, se consideraron las entrevistas de niños/as y adolescentes al egreso/finalización del proceso psicoterapéutico. En esta muestra, el promedio de duración de la terapia correspondió a 20 meses con un rango entre 16 y 25 meses.

En las entrevistas de egreso se incorporaron preguntas de evaluación global de la terapia, así como otros aspectos del proceso de cambio y psicoterapia en el cual participaron. Al finalizar la entrevista, se solicitaba a los niños/as y adolescentes que, a partir de su experiencia, entregaran mensajes a los distintos actores (a sus familiares, a profesionales del sistema judicial, a sus pares). En este estudio, se analiza específicamente el contenido de los mensajes que darían a otras niñas, niños y adolescentes que inician un proceso psicoterapéutico en el centro al cual ellos asistieron (u otros parecidos), además de consejos y sugerencias que podrían hacer a los psicólogos tratantes de dichos centros. Se eligen las preguntas específicas, puesto que estas favorecen la transmisión de un mensaje a otros y condensan dicha información, aun cuando son temáticas emergentes en diversos apartados de las entrevistas globales.

Procedimiento

Las entrevistas fueron realizadas por las integrantes del equipo de investigación en base a los guiones elaborados, entre diciembre del año 2016 y octubre del año 2017. Estas fueron efectuadas en los mismos centros en que habían sido atendidos, en un periodo cercano a ser egresados del programa. Se destaca la brecha en el periodo de entrevista, debido a que algunos casos cerraron sus procesos psicoterapéuticos antes que otros.

Las niñas, niños y adolescentes y sus adultos responsables fueron invitados a participar de la investigación en el momento de ingreso al centro. En dicho momento se les explicó el objetivo de la investigación y las distintas etapas, informándoles que podían dejar de participar en cualquier momento del proceso. En el caso de acceder, los adultos firmaron un consentimiento informado, mientras que los niños/as y adolescentes firmaron un asentimiento.

El proyecto de investigación fue aprobado por el Comité de Ética de la Investigación en Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. En cada etapa de la investigación se resguardó el bienestar de los participantes, así como la confidencialidad de la información. Se veló por el bienestar de ellos al no preguntar directamente por la experiencia abusiva, contener emocionalmente al niño, niña o adolescente en caso de desestabilización y, si durante la entrevista aparecía alguna temática relevante a tratar en terapia, se conversaba la posibilidad de trasmitirla al terapeuta o proveer algún apoyo adicional.

Análisis de la Información

Las entrevistas fueron grabadas en audio y transcritas, realizándose el análisis sobre la transcripción. El análisis de los datos fue realizado a través del análisis narrativo, ya que favorece la comprensión de las perspectivas de los propios participantes y aborda historias personales en donde se incorporan dimensiones de temporalidad y subjetividad (Capella, 2013; Riessman, 2008). Específicamente, se utilizó el análisis narrativo temático, ya que se focaliza en analizar el contenido y significado de la narrativa, interpretándola dentro de un contexto (Riessman, 2008).

Inicialmente se seleccionaron los extractos de las entrevistas en que se abordaban las temáticas previamente definidas. Estos se agruparon acorde a las dos temáticas planteadas, para luego analizarlas de manera separada. En cada unidad temática se visualizaron los significados emergentes, distinguiendo similitudes y diferencias e integrándolas en diversas subunidades temáticas. Finalmente, se organizaron y ordenaron estas diferentes subunidades, aunando y relacionando las principales temáticas surgidas.

Resultados

Los resultados del presente estudio se organizan en torno a los dos ejes temáticos centrales mencionados. Por una parte, aparecen los mensajes que los entrevistados entregan hacia sus pares: niños/as y adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales que ingresan a procesos psicoterapéuticos en programas especializados en la temática. Por otra parte, aparecen los mensajes hacia los psicólogos que trabajan en estos centros.

Para facilitar el entendimiento de los resultados se exponen citas de los participantes, identificados con seudónimo, por resguardo de la confidencialidad.

Mensajes hacia los Niños, Niñas y Adolescentes

En el análisis de dicha categoría fue posible agrupar las narrativas en torno a cuatro ejes temáticos de mensajes que los entrevistados quieren transmitir a otros pares, los que dan cuenta de las conceptualizaciones del proceso de superación y la terapia y que se vinculan entre sí. En primer lugar, se visualiza la valoración positiva de la psicoterapia en el proceso de superación de las agresiones sexuales. Dentro de esta valoración, aparece muy destacado el segundo grupo de mensajes, el que se relaciona con el vínculo terapéutico como un aspecto central del proceso. En tercer lugar, asociado a la relación terapéutica, aparecen resaltados los mensajes respecto al esfuerzo personal que los niños, niñas y adolescentes realizan en este proceso, el que implica tanto un posicionamiento en la psicoterapia como una fuerza personal para la superación. Finalmente, se abordan las conceptualizaciones que los entrevistados dan sobre la superación de la agresión sexual.

Valoración Positiva de la Psicoterapia

Lo primero que surge en las narrativas de los entrevistados es la valoración positiva que realizan del espacio terapéutico, refiriéndolo principalmente como un favorecedor del bienestar. Cabe señalar que, aun cuando han atravesado por una experiencia dolorosa y reconocen el proceso terapéutico como complejo, vivencian la psicoterapia positivamente al cierre de la misma:

Que vinieran, porque les va a hacer bien. (Jacinta, 11 años)

Así, este bienestar aparece como un resultado del proceso terapéutico, pero también es visualizado como una vivencia en el espacio terapéutico:

Yo viví una súper buena experiencia ahí (…) es una experiencia súper bonita. (Rocío, 9 años)

Considerando el bienestar que asocian al espacio terapéutico y a los efectos de la terapia, es que aconsejan asistir al proceso de psicoterapia en estos centros:

Que vengan al psicólogo, porque es bueno. (Natalia, 11 años)

Al cierre del proceso terapéutico, valoran positivamente la ayuda que este espacio brinda. Así, los entrevistados vinculan esta valoración positiva con sentirse mejor progresivamente y con encontrar un espacio donde se pueden recrear y realizar diversas actividades divertidas para ellos:

Tú vas y juegas con un autito, todo el día, te entregan colación, vas a paseos que son muy hermosos, te acompañan todos los tíos. (Rocío, 9 años)

Que se pongan felices, porque las psicólogas son muy entretenidas. (Bárbara, 7 años)

Los entrevistados valoran lo lúdico y el acompañamiento que realizan los psicólogos. En ese sentido, los participantes reflejan cómo esta valoración se relaciona con la posibilidad de recuperarse y de salir adelante de la experiencia traumática, lo que implica una experiencia transformadora hacia el bienestar:

Está lleno de cosas maravillosas que te cambian la vida (…) tienen que confiar, porque es un lugar bueno, te recuperas. (Rocío, 9 años)

Igualmente, los/as niños/as y adolescentes entienden que la transformación vivenciada en el proceso terapéutico es difícil. Esta dificultad se vincula a la temática por la que ingresan a estos programas, visualizando inicialmente la psicoterapia como un proceso difícil.

Aun cuando reconocen lo doloroso de la experiencia de agresión sexual y el proceso terapéutico asociado a la superación de la vivencia, los mensajes son esperanzadores, transmitiendo optimismo y aliento con el objetivo de favorecer la asistencia al proceso y, por ende, que logren visualizar el bienestar a futuro, reafirmando la progresividad del logro:

Va a costar mucho al principio, pero una vez que tratas un poco, ya el resto de historia te va. (Rafael, 16 años)

Relación Terapéutica Construida desde la Confianza

Gran parte de la valoración positiva que tienen los entrevistados acerca de la terapia se relaciona con las actividades que realizaron junto al psicoterapeuta y al vínculo que establecieron con él/ella. En ese sentido, entre los mensajes que niños/as y adolescentes entregan a otros pares que han sido víctimas, la relación terapéutica emerge como un factor importante. Es altamente significativa la cualidad de dicha relación, en tanto es descrita como la que favorece la recuperación de la experiencia traumática: un espacio en el que se produce un vaciamiento emocional, pero en el que también es posible disfrutar. Una niña señala:

¡Dile todo al tío! Todo lo que sientes o cierra los ojos y dile todo lo que sientes, todo, todo lo que te hicieron, si tienes pena, llora, si tienes alegría, ríete, pero pásala bien, está lleno de juguetes. (Rocío, 9 años)

Para lograr esto, relevan la confianza como un favorecedor en el establecimiento del vínculo con el terapeuta. Así, los entrevistados instan a que niños/as y adolescentes puedan confiar en los psicólogos, aun cuando esto es visualizado como una tarea difícil. Es importante señalar que, si se considera que uno de los aspectos centrales en la agresión sexual es la transgresión de la confianza, lograr el establecimiento de un vínculo de esas características pudiera generar temor:

Tienen que confiar, que tienen que confiar en las tías, en todas las personas del PRM y que no tienen que tener miedo. (Noemí, 12 años)

Para ellos, la confianza implicaría una posibilidad de apertura de las experiencias de agresiones sexuales sufridas. La apertura y posterior abordaje en la terapia de esta temática son vistos como una gran ayuda:

Que hablen del tema con alguien, por ser, con un psicólogo, que vayan a un psicólogo, para que se sientan mejor y así los ayuden, como me ayudaron a mí. (Viviana, 17 años)

Establecer un vínculo de confianza con el profesional tratante y poder hablar de lo que origina su ingreso a los programas especializados, aparece en los mensajes directamente relacionado con la realización de un esfuerzo personal.

Esfuerzo Personal para Afrontar la Psicoterapia

La relación terapéutica y la importancia de la confianza para la construcción de dicho vinculo, no solo implicaría un esfuerzo por parte del psicólogo, sino también por parte de los propios niños y adolescentes. Así, se desprende de las narrativas de los participantes una motivación a que quienes inicien un proceso terapéutico puedan tener una disposición favorable a este.

Que va a costar mucho al principio (…) te vas a hacer tú amiga del psicólogo, o amigo, antes que te des cuenta. (Rafael, 16 años)

Las narrativas dan cuenta de una posición personal para hacer frente a la psicoterapia y a la experiencia abusiva, refiriendo que esta sería una forma de afrontamiento que otorga la posibilidad de recuperación:

Que siempre hay que salir adelante con todo lo que tengas en tu corazón, pero salir adelante y salir como familia en el PRM. (Noemí, 12 años)

Al finalizar el proceso psicoterapéutico, refieren que es importante visualizarlo como un apoyo, por lo que hay que confiar en que este sirve y, por tanto, disponerse favorablemente. A su vez, aparece de manera significativa en las narrativas de los entrevistados el esfuerzo personal que los niños/as y adolescentes necesitan desplegar en la psicoterapia:

Que no tengan miedo, principalmente, porque pueden apoyarse y pueden hacer todo, o sea, apoyarse ustedes mismos, porque es un proceso muy lindo que van a llevar. (Rocío, 9 años)

Que hicimos juntas, porque no solamente ella [refiriéndose a la psicóloga] me ayudó (…) también puse parte de mí. (Aurora, 13 años)

Este esfuerzo personal se vincula con lo señalado anteriormente, respecto de vencer el miedo inicial; miedo asociado tanto a confiar en los otros (psicoterapeuta) como a abordar la temática por la cual ingresan al centro.

Los entrevistados consideran que desahogarse y confiar en el psicólogo es un aspecto fundamental para un mayor bienestar, y, por ende, para la superación. Aluden a que mantener el silencio respecto de la situación de agresión sexual sufrida no favorece la recuperación, sino más bien provoca mayor sufrimiento, por lo que resulta trascendental realizar el esfuerzo para generar una mayor confianza con el terapeuta y abordar la agresión.

La buena disposición también es considerada como la posibilidad de hablar de la experiencia abusiva, poder entenderla y darle importancia, atreviéndose a compartirla con otro -en este caso el terapeuta- quien se configura como una audiencia que oye el relato y permite construir en conjunto nuevas narrativas:

Si alguien te toca, aunque sea una vez, igual tienes que atreverte a decirlo (…) eso es desahogarte con un tío [psicólogo] (…) dile todo al tío, todo lo que sientes o cierra los ojos y dile todo lo que sientes, todo lo que te hicieron, si tienes pena, llora (…) es una experiencia súper bonita (…) tienen que confiar, porque es un lugar bueno, te recuperas. (Rocío, 9 años)

Además de los esfuerzos personales en relación a la terapia, también hay esfuerzos personales en torno a la superación de la experiencia abusiva.

Superación Entendida como Salir Adelante

Respecto de los significados asociados a la superación que transmiten a sus pares, aparece el olvido y/o el no pensar tanto en la experiencia abusiva como uno de los principales elementos que dan cuenta de la recuperación:

Que tampoco piensen tanto en eso, porque o si no se van a seguir afectando (…) que no piensen tanto, porque los afecta más (…) y como que se enojan más (…) es como si estuvieran en otro planeta. (Celeste, 10 años)

Así, para los entrevistados, este olvido es fundamental para dejar atrás la sensación de estar triste y el daño asociado a la vivencia. En diversas investigaciones aparece este olvido asociado a superación de la experiencia, mas que a una eliminación del recuerdo, en tanto el recuerdo deja de capturar la narrativa y permite continuar con el curso vital (Capella et al., 2016; Draucker et al., 2011, Foster & Hagedorn, 2014).

El proceso de psicoterapia y cambio asociado a la experiencia abusiva es visualizado como un proceso difícil, pero posible de realizar. Los entrevistados transmiten mensajes de aliento y de esperanza en el logro de la superación. Se aprecia que los participantes desean que quienes reciban el mensaje logren sentirse mejor:

Que la vida es bella independiente de cómo se den las cosas, independiente de lo malo que sea, que te traiga las dificultades, si la vida te pone mucha dificultad en el camino es porque sabe que tú puedes, que tú puedes enfrentarla (…) siempre debes seguir adelante con tu vida (…) tú simplemente sigue y siempre con la mente optimista. (Amalia, 15 años)

Estos mensajes esperanzadores dan cuenta de la superación y de la posibilidad de seguir adelante con la vida, inspirando a otros para no quedarse estancados en el momento doloroso por el cual están transitando, sino más bien a tener la posibilidad de ver que más adelante será mejor:

Que no se queden ahí, que sigan para adelante (…) porque todavía les queda mucho más de vida, todavía queda mucho más de vida y quedan muchas más aventuras. (Jacinta, 11 años)

De las narrativas de los entrevistados, destaca la transmisión de una visión del proceso de superación de la experiencia de agresiones sexuales; siendo un proceso que se da en relación con otros (entre ellos, el terapeuta) y que requiere de un esfuerzo personal para su consecución. Sumado a lo anterior el mensaje primordial que los entrevistados enfatizan es el aliento y esperanza para aquellos que se encuentran en una fase inicial.

Mensaje a los Psicólogos/as

Los mensajes a los psicólogos se organizaron en cuatro temáticas: una conceptualización acerca del proceso psicoterapéutico y rol del psicólogo en este espacio, las características que valoran de los psicoterapeutas, mensajes de agradecimiento por la labor de los profesionales tratantes y, finalmente, mensajes de aliento frente a un trabajo que perciben demandante.

Psicoterapia como un Espacio de Ayuda

En concordancia con los mensajes que las niñas, niños y adolescentes entregan a sus pares, en los mensajes a psicólogos/as los entrevistados resaltan una visión de la terapia como un espacio de ayuda que potencia el bienestar y la superación de la experiencia abusiva.

En este espacio de ayuda se van abordando diversos aspectos de la vida de los/as niños/as y adolescentes, los que les permitirían ir creciendo a nivel personal y desarrollando un bienestar integral:

Te apoyan, te ayudan en todo, mi psicóloga me ha ayudado en varias cosas, por ejemplo, autoestima, confiar (…) siempre estar con una sonrisa para empezar bien el día, cosas así, cosas como pequeñas para los otros, pero después ves que es una gran diferencia. (Rafael, 16 años)

La percepción positiva que los entrevistados tienen acerca de la psicoterapia está estrechamente ligada a la visión que tienen acerca del terapeuta y su labor, es decir, cuando hablan acerca de la terapia y la ayuda que encontraron en este espacio, necesariamente hablan del psicólogo y el trabajo que hacen para ayudar a la recuperación de niños, niñas y adolescentes:

Que sigan haciendo lo mismo, porque ayudan harto a los niños, mucho (…) que hagan lo que hacen siempre. (Celeste, 10 años)

Que de verdad ayudan mucho (…) que, al fin y al cabo, con su trabajo pueden sanar a muchos niños, ayudarles a sanarse. (Amalia, 15 años)

Finalmente, en la psicoterapia y el psicólogo es posible encontrar una ayuda para construir un mayor bienestar en el presente, pero también un favorecedor para un cambio positivo y un crecimiento a largo plazo, ligado a la superación de la experiencia:

Los psicólogos te ayudan tanto emocional para ese tiempo y para toda la vida. (Rafael, 16 años)

Relación Terapéutica de Buen Trato

Considerando la relevancia que tienen los psicólogos en la construcción de la psicoterapia como un espacio de ayuda, los entrevistados valoran la calidad del vínculo con el psicoterapeuta y la importancia que este se establezca desde el buen trato:

Que lo ayuden, en tratarlo bien, ser amables y cariñosos. (Leonor, 7 años)

Los participantes subrayan que los terapeutas tienen o debiesen tener los conocimientos de cómo tratar a los niños, niñas y adolescentes, enfatizando el componente afectivo como un canal para la construcción de este vínculo:

Que todos los niños que vengan los atiendan bien y los atiendan con mucho cariño, como lo hizo la tía [psicóloga]. (Noemí, 12 años)

Hmm, ni uno [refiriéndose a consejos para los/as psicólogos/as] (…) porque ellos saben cómo tratarnos. (Vicente, 9 años)

Los adolescentes en particular se refieren al esfuerzo que los profesionales tienen que realizar en la construcción de este vínculo. Desde la visión de ellos, es importante que el terapeuta dedique tiempo para entender al paciente respecto de sus gustos, intereses y necesidad, y sea capaz de elaborar diversas estrategias para conocer y ayudar al niño, niña o adolescente. En ese sentido, valoran estrategias que sean sensibles a las características de cada paciente, tales como el uso de técnicas artísticas o lúdicas:

Que sigan siendo simpáticos (…) si un niño no quiere hablar, que busquen la manera, entreteniendo, dibujando, como en mi caso, jugando, que busquen una manera que lo pueda entender (…) porque es importante que si vienen para acá es por algo y supongo que tiene que ser importante. (Trinidad, 15 años)

Agradecimiento a los Psicólogos

Los participantes dan cuenta que la labor que el psicólogo tiene en la terapia y la relación terapéutica implica un esfuerzo. Así, agradecen y relevan, desde sus experiencias, el trabajo que los terapeutas realizaron con ellos:

Que estoy agradecida del, de cómo lo que hizo la tía [psicóloga] conmigo y que llegó a hacer un muy buen trabajo. (Aurora, 13 años)

Junto con lo anterior, instan a los terapeutas a mantener estas características que les resultaron tan favorables para el proceso de recuperación, principalmente las cualidades afectivas:

Sí, le dejaría un consejo a la tía [psicóloga]: que no se fuera, porque es la mejor psicóloga que hay (…) que sigan siendo buenos como están siendo ahora. (Noemí, 12 años)

Mensajes de Aliento a los Psicólogos

Aparecen mensajes de aliento respecto a la motivación que tienen que tener por su trabajo y el reconocimiento de lo difícil que es esta labor.

En primer lugar, se remarca la importancia de que los psicoterapeutas estén motivados con su labor y que dicha motivación radique en el apoyo a los/as niños/as y adolescentes, más que en otras variables. Así, para los entrevistados parece relevante que los psicólogos tengan una correcta motivación, ya que esto podría ayudar en la disposición que tienen hacia su trabajo y en la construcción de un vínculo de mayor calidad y comprensión, aspecto que ya se ha connotado anteriormente:

Que no hagan las cosas porque quieren así como plata, que lo hagan porque quieren (…) no sé, porque a veces hay gente que hace solamente porque necesita plata, dinero (…) si uno no lo hace por eso, por plata, es como que son más tiernos, más chistosos, hacen más cosas. Y los que lo hacen por plata es como "no hagas eso", son como más pesados. (Celeste, 10 años)

Estos mensajes de aliento también se relacionan con el reconocimiento que los niños, niñas y adolescentes hacen respecto del trabajo de los psicoterapeutas, señalando que esta es una labor difícil, desgastante y que implica una carga emocional, sobre todo en situaciones donde tienen poco control. Aun reconociendo esto, los entrevistados animan a los terapeutas a continuar con esta labor:

Que sigan apoyándolos, que de verdad ayudan mucho y que no se rindan tampoco, porque yo supe que a veces los psicólogos también se ponían a llorar por los problemas de los niños, porque a veces es mucha la injusticia, que sigan adelante. (Amalia, 15 años)

Finalmente, dentro de los mensajes entregados por los entrevistados a los terapeutas, es preciso destacar el siguiente, ya que integra diversos aspectos descritos anteriormente: la importancia de tener un compromiso por la labor y mantener ese apoyo para con otros niños, niñas y adolescentes, el reconocimiento de que se establece un vínculo en psicoterapia y que mediante esta relación y proceso terapéutico es posible obtener logros, entendidos como un crecimiento y aprendizaje (personal y/o familiar) que trasciende a la psicoterapia y a la temática de las agresiones sexuales:

Que sigan apoyando a los niños, que me da mucha pena partir como un pajarito, porque en todo ese proceso me enseñaron a volar y al final aprendí (…) y ahora voy a planear mi vuelo y voy a volar (…) entonces, voy a volar como pajarito con toda mi familia. (Rocío, 9 años)

Discusión

Los resultados de las narrativas de los entrevistados dan cuenta de conceptualizaciones que han ido generando a partir de sus propias experiencias, en torno a la superación de las agresiones sexuales, el proceso terapéutico como favorecedor de dicha superación y, finalmente, la relación terapéutica como facilitador para la psicoterapia y, por tanto, para la superación. Lo que sobresale en estos mensajes hacia otros pares y terapeutas es la visión de esfuerzo personal que atraviesa cada una de estas conceptualizaciones, un esfuerzo personal que debe ser accionado tanto por parte de las niñas, niños y adolescentes como de los terapeutas.

Estas conceptualizaciones se ven integradas en la (Figura 1), la que se desarrollará a lo largo de la discusión.

Figura 1 Superación y sus Favorecedores. 

Con el objetivo de dar cuenta de los resultados obtenidos, se enfatizarán estas tres ideas centrales.

Respecto del primer tema, se aprecia que a partir de los mensajes otorgados a otros pares es que los niños, niñas y adolescentes hablan de mejorías a nivel afectivo y emocional, en una sensación de mayor bienestar anímico y personal, lo que se condice con los estudios sobre la efectividad de la psicoterapia en la reducción sintomática (Hetzel-Riggin et al., 2007; Sanchez-Meca et al., 2011). No obstante, diversos autores describen que la superación de la experiencia abusiva no solo implica una mejora a nivel sintomático, sino que un sentido de crecimiento y continuidad vital (Phillips & Daniluk, 2004; Saha et al., 2011), lo que también se ve claramente reflejado en las narrativas de los entrevistados.

En ambos mensajes, las niñas, niños y adolescentes mencionan que, si bien la experiencia abusiva es un momento doloroso en la vida, se puede salir adelante. La recuperación, desde el punto de vista de ellos, es visto como un olvido o pensar menos en la agresión sexual, poniendo énfasis en que esta situación es un evento de la vida, como muchos otros más, pudiendo sacar aprendizajes de esta experiencia. Lo anterior se condice con investigaciones previas, donde el foco central de la superación es que la agresión sexual sufrida, pierda la relevancia en la historia y deje de ser central en el desarrollo (Capella, Gutiérrez et al., 2018; Draucker et al., 2011; Foster & Hagedorn, 2014).

Si bien pudiera ser que el olvido inicialmente se asocie con buscar evitar aspectos vinculados a la agresión, acorde a lo visualizado en otras investigaciones, el olvido no necesariamente significa que la experiencia desaparezca, sino más bien es un recuerdo que no está permanentemente presente (Capella et al., 2016). Desde ahí, la conceptualización en torno a olvidar podría relacionarse a la forma en que los niños pueden expresar verbalmente la idea de la superación (Rodríguez Rodríguez, 2014), acorde con los recursos cognitivos esperados para ese periodo evolutivo, donde lo real se centra en lo concreto (Sepúlveda, 2013). Sería interesante profundizar en futuras investigaciones respecto de la conceptualización del olvido en los/as niños/as y sus implicancias en la superación.

Se aprecia como significativo para las personas que han sido víctimas crecer y empoderarse a partir del proceso de resignificación de la agresión, en tanto este crecimiento las fortalece y les permite situar la vivencia coherentemente en su continuo vital (Capella et al., 2016; Foster & Hagedorn, 2014). A su vez, no solo existe una visión de que la vida continúa, sino también una mirada más optimista respecto de las cosas que puedan pasar y de lo que ellas mismas pueden hacer para enfrentar las diversas situaciones que se les presenten.

En los mensajes a otros, algunos de los entrevistados manifiestan la superación vinculada a una forma distinta de estar en la psicoterapia. En ese sentido, Pakman (2004) se refiere el reposicionamiento desde un lugar de víctima a una posición de agente activo, capaz de decidir. Es posible hipotetizar que este reposicionamiento en la psicoterapia se puede extender a diversas áreas de la vida, lo cual aparece destacado en las narrativas de los entrevistados: ser primero agentes de su propio proceso de superación y, desde este reposicionamiento, ser agentes de su vida.

Considerando la forma en que los participantes entregan estos mensajes a sus pares, es posible pensar que el testimonio en sí mismo es una forma de apoyar la superación, pues permite un posicionamiento de agente en relación a la experiencia abusiva sufrida (Martyniuk, 2014; Sparkes & Devís Devís, 2007). Se aprecia que los entrevistados logran construir mensajes de superación y ayuda a otros, los que no son meramente un acto pasivo para reflejar su realidad, sino también una forma de promover su propia agencia, reflejando el crecimiento y fortalecimiento a otros. Al narrarlo, se favorecería uno de los objetivos planteados de la psicoterapia con niños/as y adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales (Capella & Gutiérrez, 2014): generar un nuevo concepto de identidad narrativa a través del testimonio. Además, aparece claramente en los mensajes a pares una invitación a estos de ir desarrollando una identidad diferenciada de la agresión sexual.

Una segunda idea es que, tanto en los mensajes a psicólogos como a otros pares, se refleja la psicoterapia como un lugar de ayuda, cumpliendo un importante rol en los cambios y aprendizajes. En ese sentido, el vínculo con el terapeuta es descrito como un factor preponderante en la incorporación y permanencia en psicoterapia, así como un facilitador de los cambios anteriormente descritos.

Recalcan la construcción de un vínculo de confianza, en el que puedan mostrarse cómo son y les permite apropiarse del espacio. Sobresale un vínculo de buen trato, respetuoso de su individualidad. Diversos autores destacan que un evento traumático, al ser relacional, se resignifica solo en relación con otro (Martínez, 2012). Así, el trabajo psicoterapéutico se realiza principalmente en un vínculo diádico que lo favorece (Horvath & Bendi, 2002). Este operaría en dos ejes: por una parte, es un vehículo del cambio y, por otra, es como un cambio en sí mismo (Capella-Sepúlveda, 2014), ya que sería un modelador de relaciones saludables.

Tanto niños/as como adolescentes visualizan la terapia como un lugar lúdico, un espacio de entretención y distención (Foster & Hagedorn, 2014). No obstante, se aprecian algunas diferencias entre ambos grupos etarios. Los adolescentes subrayan la importancia de la valoración de los intereses personales por parte del psicoterapeuta, señalando que deben poner énfasis en los intereses que tenga el paciente (gustos, hobbies, entre otros). Esta diferencia podría deberse a tareas evolutivas propias de la adolescencia (Sepúlveda, 2008), en la que el mayor sentido de autonomía y la (re)construcción identitaria toman fuerza y resultan fundamentales a la hora de construir un vínculo con otro. A su vez, se aprecian algunas diferencias en la forma verbal de los mensajes, lo que es coherente con las características del desarrollo de los participantes (Sepúlveda, 2008). En general, en los adolescentes se vería una mayor capacidad de abstracción y relatos más extensos, mientras que las/os niñas/os tienden a ser más concretos en sus consejos.

Aun así, se aprecia que no hay mayores distinciones evolutivas en términos temáticos de los mensajes ni tampoco en cuanto al género, lo que se condice con otras investigaciones (Capella et al., 2016; Capella & Rodríguez, 2018; Foster & Hagedorn, 2014; Jessiman et al., 2017).

Un tercer eje corresponde a los esfuerzos personales que tanto los pares como los psicoterapeutas necesitan realizar durante el proceso terapéutico. Así, para ambos grupos etarios es importante tener una buena disposición frente a la psicoterapia. En niños/as y adolescentes, esta buena disposición se traduce en poder desahogarse en terapia y tener confianza en el terapeuta. Se enfatiza la importancia de abordar la experiencia abusiva para generar cambios. Esto se condice con estudios en población infanto-juvenil victimizada sexualmente, donde las psicoterapias más efectivas corresponden a los modelos de terapia centrados en el trauma (Deblinger et al., 2006). En los terapeutas, la buena disposición se traduce en mantenerse motivados durante el proceso, a pesar de lo agotador de la temática, y en los componentes afectivos de la relación, mostrándose cariñosos y atentos. Estos esfuerzos que los/as niños/as y adolescentes destacan de sus terapeutas se condice con lo planteado en la literatura acerca de que existen aspectos afectivos y motivacionales del terapeuta que inciden positivamente con el cambio terapéutico (Binder et al., 2011; Levitt et al., 2006).

Si bien los esfuerzos de los terapeutas son importantes, tanto niñas/os como adolescentes hacen notar que sus propios esfuerzos son los que también les ayudaron a salir adelante, lo que se condice con lo expresado en la literatura sobre cómo niñas/os y adolescentes se transforman en agentes activos de su proceso de recuperación (Capella et al., 2016; Foster & Hagedorn, 2014). Se puede pensar que la agencia personal no solo es un resultado final de la psicoterapia, sino que un aspecto que se desarrolla durante este proceso: en la medida en que reelaboran sus historias, adquieren nuevas herramientas y experimentan una nueva capacidad para hacer frente a la vida, reposicionándose progresivamente desde un lugar más pasivo en terapia -por ejemplo, recibir ayuda- a uno más activo (expertos en su proceso de superación). En compañía del terapeuta, el/la niño/a y adolescente va transformándose en actor principal, recuperando el control sobre su propio mundo y facilitando un sentido de mayor autoeficacia frente a la vida (Capella & Rodríguez, 2018; Gómez Gómez & Zohn Muldoon, 2016; Jessiman et al., 2017; Maddux, 2002; Vidal Astroza, 2018).

A pesar de que este estudio es un aporte en cuanto a dar cuenta del testimonio de niñas, niños y adolescentes, tiene limitaciones que abren espacios para nuevas investigaciones. En primer lugar, la muestra intencionada de casos egresados en forma exitosa es una restricción, en tanto es posible que se haga una buena valoración del proceso psicoterapéutico, del terapeuta y de los resultados de la psicoterapia. Futuras investigaciones podrían considerar casos de deserción o que fracasan terapéuticamente.

Por otro lado, el tamaño muestral del estudio limita una mirada más profunda respecto a algunas posibles diferencias, por ejemplo, entre niños/as y adolescentes de diferentes edades. Sería importante visualizar en futuras investigaciones metodologías que fueran más sensibles a las diferencias evolutivas de los entrevistados.

A su vez, por el foco de la investigación, es posible que otros elementos favorecedores, por ejemplo, la familia o contexto social, no hayan sido resaltados, quedando fuera sus testimonios. Los padres han sido considerados como víctimas indirectas y, al mismo tiempo, son testigos privilegiados del proceso de las niñas, niños y adolescentes, además de favorecedores fundamentales del proceso terapéutico, en tanto son quienes los acompañan y contienen afectivamente (Dussert et al., 2017).

También resulta una limitación la metodología, ya que solo se incorpora una narrativa verbal, siendo interesante poder incluir en futuras investigaciones narrativas visuales o lúdicas, las que no solo constituirían un medio más sensible al lenguaje de los niños y niñas, sino que también podría complementarse con el lenguaje hablado/escrito (Capella, Rodríguez et al., 2018).

Respecto a las implicancias clínicas de este trabajo, sobresale el impacto positivo que tiene la psicoterapia para las/os niñas/os y adolescentes, lo que implica un alcance profesional y personal para los psicoterapeutas que trabajan en esta temática, posibilitando que estos puedan recibir mensajes de aliento y aprobación acerca de su labor. En este sentido, diversos estudios han descrito los efectos adversos que conlleva el trabajo en temáticas de trauma, en los que los terapeutas pueden experimentar síntomas similares a los vividos por las víctimas directas, en un fenómeno que se conoce como traumatización vicaria (McCann & Pearlman, 1990, citado en Guerra & Pereda, 2015) o fatiga por compasión (Figley, 2002).

Recientemente se ha comenzado una línea de investigación en la que se acentúan los efectos positivos de trabajo en trauma infantil, los que podrían enriquecer las vidas de quienes trabajan con dicha temática (Arnold et al., 2005), destacando conceptos como resiliencia vicaria, crecimiento vicario postraumático y satisfacción por compasión. Estudios recientes con psicoterapeutas (Wheeler & McElvaney, 2017) dan cuenta de la tendencia de estos a focalizarse en los aspectos negativos del trabajo y la dificultad que presentan para visualizar los positivos, entendiendo que son estos los que ayudan a equilibrar los efectos adversos del trabajo, al aumentar la sensación de satisfacción y crecimiento a partir de la labor.

Así, los mensajes de agradecimiento y aliento entregados por niñas, niños y adolescentes entrevistados podrían ser un suministro afectivo y anímico a los terapeutas, así como el significado positivo que otorgan a la relación que el/la psicólogo/a logra establecer con ellos (centrada en la confianza, respeto y atención a las necesidades); también puede ser visto como un acto que se constituye como restaurador o aliciente para continuar en esta labor. De igual manera, si estos mensajes otorgan esperanzas a otros niños y adolescentes, también proveen esperanza para terapeutas en cuanto a la relevancia que adquiere su trabajo.

De todas formas, es importante reconocer que, tal como se mencionó previamente, la psicoterapia en estos casos se dio en un contexto de intervención interdisciplinaria, por lo cual en futuras investigaciones se podría complementar con la evaluación que hacen niños/as y adolescentes o sus adultos responsables de la intervención de otros profesionales que se desempeñan en los centros.

Finalmente, la elaboración de este artículo es en sí mismo un acto de restitución para aquellos/as niños/as y adolescentes que han sido víctimas, resaltando las voces de aquellas/os que alguna vez fueron silenciados. En ese sentido, si se considera que todas las narrativas personales tienen propósitos interpersonales y que la forma en que el narrador cuenta la historia se relaciona con la posición en que está frente a una audiencia especifica (Sewell & Williams, 2002), el testimonio que ellos transmiten a otros/as niños/as, adolescentes y a sus terapeutas da cuenta de sus experiencias, su agencia y su cambio. A este respecto, tanto la investigación como la realización de este artículo permiten dar cuenta de sus procesos de superación y es un aliciente en la restitución y validación de su posición de agentes expertos (Martyniuk, 2014; Pakman, 2004) y la de muchos otros niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas, han superado la experiencia y no están incluidos en este artículo.

Financiamiento:

El presente artículo deriva del proyecto de investigación FONDECYT de Iniciación N° 11140049 "Cambio Psicoterapéutico en agresiones sexuales: perspectiva de los niños/as y adolescentes que han sido víctimas, sus padres y psicoterapeutas" (Capella-Sepúlveda, 2014), financiado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile, a cargo de la tercera autora. Las autoras agradecen al equipo de investigación del proyecto, que hizo posible este estudio, así como a las instituciones, centros y los/as niños/as y adolescentes participantes.

Referencias

Ahearn, L. M. (2001). Language and agency. Annual Review of Anthropology, 30, 109-137. https://doi.org/10.1146/annurev.anthro.30.1.109. [ Links ]

Arnold, D., Calhoun, L. G., Tedeschi, R. & Cann, A. (2005). Vicarious posttraumatic growth in psychotherapy. Journal of Humanistic Psychology, 45(2), 239-263. https://doi.org/10.1177/0022167805274729. [ Links ]

Banyard, V. L. & Williams, L. M. (2007). Women's voices on recovery: A multi-method study of the complexity of recovery from child sexual abuse. Child Abuse & Neglect, 31(3), 275-290. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2006.02.016. [ Links ]

Binder, P. -E., Moltu, C., Hummelsund, D., Sagen., S. H. & Holgersen, H. (2011). Meeting an adult ally on the way out into the world: Adolescent patients' experiences of useful psychotherapeutic ways of working at an age when independence really matters. Psychotherapy Research, 21(5), 554-566. https://doi.org/10.1080/10503307.2011.587471. [ Links ]

Capella, C. (2013). Una propuesta para el estudio de la identidad con aportes del análisis narrativo. Psicoperspectivas, 12(2), 117-128. https://doi.org/10.5027/psicoperspectivasvol13-issue2-fulltext-281. [ Links ]

Capella, C. (2017). Desequilibrium and loss of the narrative coherence in identity construction: A Piagetian perspective on trauma in adolescent victims of sexual abuse. Journal of Constructivist Psychology, 30(4), 323-338. https://doi.org/10.1080/10720537.2016.1227737. [ Links ]

Capella, C. & Gutiérrez, C. (2014). Psicoterapia con niños/as y adolescentes que han sido víctimas de agresiones sexuales: sobre la reparación, la resignificación y la superación. Psicoperspectivas, 13(3), 93-105. https://doi.org/10.5027/psicoperspectivas-vol13-issue3-fulltext-348. [ Links ]

Capella, C., Gutiérrez, C., Rodríguez, L. & Gómez, C. (2018). Change during psychotherapy: The perspective of children and adolescent who have been sexually abused. Research in Psychotherapy, 21(1), 24-39. https://doi.org/10.4081/ripppo.2018.288. [ Links ]

Capella, C., Lama, X., Rodríguez, L., Águila, D., Beiza, G., Dussert, D. & Gutierrez, C. (2016). Winning a race: Narratives of healing and psychotherapy in children and adolescents who have been sexually abused. Journal of Child Sexual Abuse, 25(1), 73-92. https://doi.org/10.1080/10538712.2015.1088915. [ Links ]

Capella, C. & Rodríguez, L. (2018). Buenas prácticas que favorecen el cambio psicoterapéutico en casos de agresiones sexuales: integrando la perspectiva de niños/as y adolescentes que han sido víctimas, sus padres y psicoterapeutas. Revista Señales, 18(1), 7-22. https://www.sename.cl/web/wp-content/uploads/2017/02/Revista-Senales_N18-2018.pdf. [ Links ]

Capella, C., Rodríguez, L., Lama, X. & Beiza, G. (2018). Passing on the experience of psychotherapy and healing letters of adolescents who have been victims of sexual abuse to another. Narrative Inquiry, 28(1), 119-138. https://doi.org/10.1075/ni.17001.cap. [ Links ]

Capella Sepúlveda, C. (2011). Hacia narrativas de superación: el desafío para la psicoterapia con adolescentes de integrar la experiencia de agresión sexual a la identidad personal (Tesis de doctorado, Universidad de Chile(. Repositorio Académico de la Universidad de Chile. http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/112610. [ Links ]

Capella-Sepúlveda, C. (2014). Cambio psicoterapéutico en agresiones sexuales: perspectiva de los niños/as y adolescentes que han sido víctimas, sus padres y psicoterapeutas (Proyecto FONDECYT de Iniciación N° 11140049). Universidad de Chile. http://repositorio.conicyt.cl/handle/10533/170560?show=full. [ Links ]

Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales. (2011). Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales: una revisión de la experiencia. Gobierno de Chile, Ministerio del Interior, Policía de Investigaciones de Chile. [ Links ]

Chile, Ministerio Público. (2019). Boletín estadístico anual enero-diciembre 2018 [Conjunto de datos]. http://www.fiscaliadechile.cl/Fiscalia/estadisticas/index.do. [ Links ]

Cho, D. & Park, C. L. (2013). Growth following trauma: Overview and current status. Terapia Psicológica, 31(1), 69-79. https://doi.org/10.4067/S0718-48082013000100007. [ Links ]

Deblinger, E., Mannarino, A. P., Cohen, J. A. & Steer, R. A. (2006). A follow-up study of a multisite, randomized, controlled trial for children with sexual abuse-related PTSD symptoms. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 45(12), 1474-1484. https://doi.org/10.1097/01.chi.0000240839.56114.bb. [ Links ]

Draucker, C. B., Martsolf, D. S., Roller, C., Knapik, G., Ross, R. & Warner Stidham, A. (2011). Healing from childhood sexual abuse: A theoretical model. Journal of Child Sexual Abuse, 20, 435-466. https://doi.org/10.1080/10538712.2011.588188. [ Links ]

Dussert, D., Capella, C., Lama, X., Gutierrez, C., Aguila, D., Rodríguez, L. & Beiza, G. (2017). Narrativas de padres de niños, niñas y adolescentes que han finalizado psicoterapia por agresiones sexuales: un proceso de superación conjunta. Psykhe, 26(1), 1-14. https://doi.org/10.7764/psykhe.26.1.950. [ Links ]

Echeburúa, E. & de Corral, P. (2006). Secuelas emocionales en víctimas de abuso sexual en la infancia. Cuadernos de Medicina Forense, 12(43-44), 75-82. https://doi.org/10.4321/S1135-76062006000100006. [ Links ]

Figley, C. R. (2002). Compassion fatigue: Psychotherapists' chronic lack of self care. Journal of Clinical Psychology, 58(11), 1433-1441. https://doi.org/10.1002/jclp.10090. [ Links ]

Fondo de las Naciones Unidas. (2015). 4° Estudio de maltrato infantil en Chile. Análisis comparativo 1994-2000-2006-2012. Autor. https://www.unicef.org/chile/media/1306/file/4to_estudio_de:maltrato_infantil_en_chile.pdf. [ Links ]

Foster, J. M. & Hagedorn, W. B. (2014). Through the eyes of the wounded: A narrative analysis of children's sexual abuse experiences and recovery process. Journal of Child Sexual Abuse, 23(5), 538-557. https://doi.org/10.1080/10538712.2014.918072. [ Links ]

Fundación para la Confianza & Centro de Estudios de la Niñez Corporación Opción. (2012). Abuso: configuración y supervivencia. Representaciones sociales de niños y niñas y el relato de adultos sobrevivientes de abuso sexual en su niñez. LOM. [ Links ]

Gómez Gómez, E. N. & Zohn Muldoon, T. (2016). Agencia y cambio en psicoterapia. El espiral de la reflexividad. En T. Zohn Muldoon, E. N. Gómez Gómez & R. Enríquez Rosas (Coords.), Psicoterapia y problemas actuales: debates y alternativas (pp. 223-255). Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. [ Links ]

Gonçalves, O. F. (2002). Psicoterapia cognitiva narrativa: manual de terapia breve. Desclée de Brouwer. [ Links ]

Guerra, C. & Pereda, N. (2015). Estrés traumático secundario en psicólogos que atienden a niños y niñas víctimas de malos tratos y abuso sexual: un estudio exploratorio. Anuario de Psicología, 45(2), 177-188. https://revistes.ub.edu/index.php/Anuario-psicologia/article/view/14265/17522. [ Links ]

Hetzel-Riggin, M. D., Brausch, A. M. & Montgomery, B. S. (2007). A meta-analytic investigation of therapy modality outcomes for sexually abused children and adolescents: An exploratory study. Child Abuse & Neglect, 31(2), 125-141. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2006.10.007. [ Links ]

Horvath, A. O. & Bendi, R. P. (2002). The alliance. En J. C. Norcross (Ed.), Psychotherapy relationships that work: Therapist contributions and responsiveness to patients (pp. 37-70). Oxford University Press. [ Links ]

Jessiman, P., Hackett, S. & Carpenter, J. (2017). Children's and carers' perspectives of a therapeutic intervention for children affected by sexual abuse. Child & Family Social Work, 22(2), 1024-1033. https://doi.org/10.1111/cfs.12322. [ Links ]

Levitt, H., Butler, M. & Hill, T. (2006). What clients find helpful in psychotherapy: Developing principles for facilitating moment-to-moment change. Journal of Counseling Psychology, 53(3), 314-324. https://doi.org/10.1037/0022-0167.53.3.314. [ Links ]

Maddux, J. E. (2002). Self-efficacy: The power in believing you can. En C. R. Synder & S. J. Lopez (Eds.), Handbook of positive psychology (pp. 277-287). Oxford University Press. [ Links ]

Martínez, J. (2012). Abuso sexual infantil ¿qué se repara en la terapia? En C. Aretio Aguirrebeña & M. Heresi Arroyo (Eds.), Temas de psicología clínica infanto juvenil: aportes y reflexiones (pp. 95-111). Ediciones Universidad Diego Portales. [ Links ]

Martyniuk, C. (2014). Testimonio, prosa, poesía. Revista Derecho del Estado, 32, 157-176. https://revistas.uexternado.edu.co/index.php/derest/article/view/3819/4012. [ Links ]

Neimeyer, R. A., Herrero, O. & Botella, L. (2006). Chaos to coherence: Psychotherapeutic integration of traumatic loss. Journal of Constructivist Psychology, 19(2), 127-145. https://doi.org/10.1080/10720530500508738. [ Links ]

Nelson-Gardell, D. (2001). The voices of victims: Surviving child sexual abuse. Child and Adolescent Social Work Journal, 18(6), 401-416. https://doi.org/10.1023/A:1012936031764. [ Links ]

Pakman, M. (2004). The epistemology of witnessing: Memory, testimony, and ethics in family therapy. Family Process, 43(2), 265-274. https://doi.org/10.1111/j.1545-5300.2004.04302010.x. [ Links ]

Pereda Beltran, N. (2009). Consecuencias psicológicas iniciales del abuso sexual infantil. Papeles del Psicólogo, 30(2), 135-144. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=77811726004. [ Links ]

Pereda Beltran, N. (2010). Consecuencias psicológicas a largo plazo del abuso sexual infantil. Papeles del Psicólogo, 31(2), 191-201. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=77813509005. [ Links ]

Phillips, A. & Daniluk, J. C. (2004). Beyond "survivor": How childhood sexual abuse informs the identity of adult women at the end of the therapeutic process. Journal of Counseling & Development, 82(2), 177-184. https://doi.org/10.1002/j.1556-6678.2004.tb00299.x. [ Links ]

Pinto-Cortez, C. & Guerra Vio, C. (2019). Victimización sexual de niños, niñas y adolescentes chilenos: prevalencia y características asociadas. Revista de Psicología de la Universidad de Chile, 28(2), 1-12. https://doi.org/10.5354/0719-0581.2019.55658. [ Links ]

Riessman, C. K. (2008). Narrative methods for the human sciences. SAGE. [ Links ]

Rodríguez Rodríguez, L. (2014). Narrativas de cambio y fortalecimiento: una aproximación al proceso de superación de experiencias de agresión sexual en niños y niñas (Memoria de grado, Universidad de Chile(. Repositorio Académico de la Universidad de Chile. http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/131608/Memoria%20L.Rodr%c3%adguez%20FINAL.pdf?sequence=1&isAllowed=y. [ Links ]

Ronen, T. (1996). Constructivist therapy with traumatized children. Journal of Constructivist Psychology, 9(2), 139-156. https://doi.org/10.1080/10720539608404660. [ Links ]

Saha, S., Chung, M. C. & Thorne, L. (2011). A narrative exploration of the sense of self of women recovering from childhood sexual abuse. Counselling Psychology Quarterly, 24(2), 101-113. https://doi.org/10.1080/09515070.2011.586414. [ Links ]

Sánchez-Meca, J., Rosa-Alcázar, A. I. & López-Soler, C. (2011). The psychological treatment of sexual abuse in children and adolescents: A meta-analysis. International Journal of Clinical and Health Psychology, 11(1), 67-93. http://www.aepc.es/ijchp/articulos.php?coid=English&id=371. [ Links ]

Sepúlveda, G. (2008). Perspectiva constructivista evolutiva en psicología clínica infanto juvenil. En A. Kaulino & A. Stecher (Eds.), Cartografía de la psicología contemporánea: pluralismo y modernidad (pp. 209-230). LOM. [ Links ]

Sepúlveda, M. G. (2013). Psicoterapia evolutiva con niños y adolescentes. Mediterráneo. [ Links ]

Servicio Nacional de Menores. (2015). Orientaciones técnicas. Línea programas. Programas de protección especializada en maltrato y abuso sexual grave (PRM). Gobierno de Chile, Ministerio de Justicia. https://www.sename.cl/wsename/p16_21-12-2018/2-orientaciones-tecnicas-prm.pdf. [ Links ]

Sewell, K. W. & Williams, A. M. (2002). Broken narratives: Trauma, metaconstructive gaps, and the audience of psychotherapy. Journal of Constructivist Psychology, 15(3), 205-218. https://doi.org/10.1080/10720530290100442. [ Links ]

Sparkes, A. C. & Devís Devís, J. (2007). Investigación narrativa y sus formas de análisis: una visión desde la educación física y el deporte. En W. Moreno Gómez & S. M. Pulido Quintero (Eds.),Educación, cuerpo y ciudad. El cuerpo en las interacciones e instituciones sociales(pp. 43-68). Funámbulos. [ Links ]

Valles, M. S. (2003). Técnicas cualitativas de investigación social: reflexión metodológica y práctica profesional (3a Reimpresión). Síntesis. [ Links ]

Vidal Astroza, C. (2018). Vivencias de adolescentes sobrevivientes a agresiones sexuales respecto de la figura del agresor. Psiquiatría y Salud Mental, 35(3/4), 178-186. http://www.schilesaludmental.cl/wp-content/uploads/2019/05/5.-Vivencias-adolescentes-sobrevivientes-agresiones-sexuales-C.-Vidal.pdf. [ Links ]

Wheeler, A. J. & McElvaney, R. (2017). "Why would you want to do that work?" The positive impact on therapists of working with child victims of sexual abuse in Ireland: A thematic analysis. Counselling Psychology Quarterly, 31(4), 513-527. https://doi.org/10.1080/09515070.2017.1336077. [ Links ]

Recibido: Diciembre de 2019; Aprobado: Agosto de 2020

* La correspondencia relativa a este artículo debe ser dirigida a Claudia Capella, Departamento de Psicología, Universidad de Chile, Avda. Capitán Ignacio Carrera Pinto 1045, Ñuñoa, Santiago, Región Metropolitana, Chile. Email: ccapella@u.uchile.cl.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons