SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número2Análisis Psicométrico de la Escala Parental Breve (EPB): Invarianza Demográfica y Longitudinal en Adolescentes ChilenosRecodificación Fonológica y Formación de Representaciones Ortográficas en Español índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Psykhe (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-2228

Psykhe vol.23 no.2 Santiago nov. 2014

http://dx.doi.org/10.7764/psykhe.23.2.623 

 

ARTÍCULOS

ARTICLES

 

Evaluación del Perdón en Relaciones de Pareja: Propiedades Psicométricas del Transgression-Related Interpersonal Motivations Inventory (TRIM-18) en un Contexto Chileno

 

Measuring Forgiveness in Couple Relationships: Psychometric Properties of the Transgression-Related Interpersonal Motivations Inventory (TRIM-18) in a Chilean Context

 

Mónica Guzmán, María José Tapia, Marcelo Tejada y Katherine Valenzuela

Universidad Católica del Norte


El objetivo de esta investigación fue evaluar la consistencia interna y validez de la versión en español del Transgression-Related Interpersonal Motivations Inventory (TRIM-18) para medir el perdón en el ámbito de las relaciones de pareja en contexto chileno. El TRIM-18 es un cuestionario de auto-reporte que evalúa la motivación hacia la evitación, la venganza y la benevolencia frente a una transgresión relacional. A fin de examinar las propiedades psicométricas de este instrumento, se evaluaron 3 muestras independientes no probabilísticas de la ciudad de Antofagasta, Chile: 2 de estudiantes universitarios (N = 181 y 394) y 1 de la comunidad general (N = 552), con edades entre los 18 y 65 años. Los resultados permiten concluir que el TRIM-18 es un instrumento confiable y válido para su uso en el contexto chileno, presentando buenos índices de consistencia interna y buen ajuste a los datos en una estructura factorial tridimensional. Asimismo, se observaron asociaciones con constructos teóricamente vinculados al perdón, tales como el auto-reporte global del perdón, la satisfacción con la relación y el ajuste socioemocional.

Palabras clave: perdón, evitación, venganza, benevolencia, relaciones de pareja


The aim of this study was to evaluate the reliability and validity of the Spanish version of the Transgression-Related Interpersonal Motivations Inventory (TRIM-18) for measuring forgiveness in couple relationships in a Chilean context. The TRIM-18 is a self-report questionnaire that measures the respondent’s motivation for avoidance, revenge, and benevolence when faced with a relational transgression. In order to examine its psychometric properties, 3 independent non-probabilistic samples were evaluated: 2 composed of university students (N = 181 and 394) and 1 from the general community (N = 552), all from the city of Antofagasta, Chile. The results obtained make it possible to conclude that the TRIM-18 is a reliable and valid instrument for use in a Chilean context, given its adequate internal consistency indexes and good fit to a three-dimensional factorial structure. Moreover, associations were found with constructs theoretically related to forgiveness, such as a global self-report of forgiveness, relational satisfaction, and socioemotional adjustment.

Keywords: forgiveness, avoidance, revenge, benevolence, couple relationships


 

El estudio sobre el perdón en relaciones amorosas ha ido en aumento en los últimos años, especialmente en el marco de la identificación de aquellas variables que contribuirían a la mantención de un vínculo satisfactorio con la pareja (e.g., Allemand, Amberg, Zimprich & Fincham, 2007; Fincham & Beach, 2007; Gordon, Hughes, Tomcik, Dixon & Litzinger, 2009; Karremans & Van Lange, 2009).

El perdón está supeditado a la ocurrencia de una transgresión relacional, entendida como un tipo de estrés interpersonal provocado por la percepción de ser agraviado u ofendido por otro (McCullough, Root & Cohen, 2006). En el marco de los vínculos amorosos, la presencia de estas ofensas forma parte de las interacciones cotidianas, pues, incluso de manera no intencionada, se puede hacer o decir algo que hiere a la pareja, por ejemplo, un olvido o un comentario hecho sin pensar. Sin embargo, en algunas ocasiones estas transgresiones pueden dejar cicatrices emocionales duraderas y profundas que afectan la cercanía psicológica en la pareja. Estas temáticas se ven con frecuencia en el ámbito psicoterapéutico (Gordon, Baucom & Snyder, 2005).

Si bien existe una serie de definiciones sobre el perdón, una de las conceptualizaciones más empleadas es la propuesta originalmente por McCullough, Worthington Jr. y Rachal (1997), quienes lo conciben como un conjunto de cambios prosociales mediante los cuales la persona ofendida disminuye su motivación a evitar y buscar revancha de quien la hirió. Basándose en la idea de la reciprocidad de los vínculos, estos autores señalan que, ante una ofensa, las personas tienden a distanciarse de quien las agravió y a experimentar sentimientos de dolor y rabia que se traducen en pensamientos de venganza. Según estos autores, tales reacciones serían parte de una respuesta básica y natural de los seres humanos que impide seguir siendo dañados y permite controlar la agresión, protegiendo de esta manera al sí mismo (McCullough, Root, Tabak & Witvliet, 2009). Sostienen que cuando una persona perdona a otra, regula dichas motivaciones, experimentando un descenso en su tendencia a alejarse y tomar revancha del ofensor. Estos aspectos, evitación y venganza, constituyen lo que más recientemente se ha conceptualizado como la dimensión negativa del perdón (Fincham & Beach, 2002; Gordon et al., 2009).

Posteriormente, ante el planteamiento de que el perdón también implicaría la presencia de sentimientos positivos hacia quien cometió la transgresión, se agregó el componente de benevolencia (McCullough & Hoyt, 2002), referido el restablecimiento de sentimientos conciliatorios y positivos hacia el ofensor. Este aspecto, denominado actualmente la dimensión positiva del perdón, es especialmente relevante en relaciones cercanas, como un vínculo de pareja, sobre el que se ha postulado que la ausencia de motivaciones negativas no bastaría por sí sola para dar cuenta del perdón, pues se requeriría, además, del logro de una visión más balanceada y positiva del otro (Fincham & Beach, 2002; Gordon et al., 2009; Paleari, Regalia & Fincham, 2009).

La discusión acerca del potencial benéfico del perdón como estrategia para enfrentar invariablemente las transgresiones es un tema aún sujeto a debate por algunos autores (e.g., Legaree, Turner & Lollis, 2007), lo cual es especialmente atingente cuando se le confunde con otros conceptos relacionados, tales como el olvido: perdonar no implica eliminar de la conciencia el hecho ocurrido; la reconciliación: perdonar no implica necesariamente el restablecimiento de la relación; o la justificación de la ofensa: perdonar no implica aceptar las razones por las que el otro actuó de manera hiriente (para una revisión sobre los aspectos de consenso y disenso en la conceptualización del perdón, ver Guzmán, 2010a).

Pese a ello, existe vasta evidencia empírica acerca de la asociación directa entre perdón y satisfacción en las relaciones de pareja (e.g., Fincham & Beach, 2007; Gordon & Baucom 1998; Orathinkal & Vansteenwegen, 2006; Tsang, McCullough & Fincham, 2006). Diversos estudios han concluido que la capacidad de perdonar está asociada a mayores niveles de ajuste diádico (Gordon, 2003), a patrones de comunicación más constructivos y a menores niveles de agresión psicológica en parejas casadas (Fincham & Beach, 2002) y al logro de mayores niveles de cercanía e intimidad en la relación (Finkel, Rusbult, Kumashiro & Hannon, 2002). Asimismo, el perdón se ha asociado a mejores indicadores de salud mental y bienestar psicológico (e.g., Bono, McCullough & Root, 2008; Casullo, Morandi & Donati, 2006; Riek & Mania, 2012; Tse & Yip, 2009).

En la conceptualización del perdón se distinguen tres formas de entenderlo, que se han traducido en diferentes formas de medición. En primer lugar, se identifica el perdón episódico, que se concibe como un estado respecto de una transgresión específica en un momento determinado (McCullough et al., 1998; Paleari et al., 2009). Entre los instrumentos desarrollados para medir el perdón episódico se encuentra el Transgression Related Interpersonal Motivations (TRIM-12; McCullough et al., 1998, 2006). En segundo lugar, se distingue el perdón diádico, que se define como la disposición a perdonar dentro de una relación particular (Fincham, Hall & Beach, 2005; Kachadourian, Fincham & Davila 2004). Uno de los instrumentos que mide el perdón diádico es el Interpersonal Resolution Scale (IRS; Hargrave & Sells, 1997). En tercer lugar, se identifica el perdón disposicional, entendido como un rasgo de personalidad que alude a la tendencia a perdonar en una amplia variedad de circunstancias interpersonales, siendo uno de los instrumentos que lo evalúan de este modo el Transgression Narrative Test of Forgiveness (TNTF; Berry, Worthington Jr., Parrott III, O’Connor & Wade, 2001).

Con base en esta conceptualización y teniendo como foco el perdón episódico en relaciones cercanas, McCullough et al. (1998) desarrollaron el TRIM-12, cuyo objetivo es evaluar el perdón, abarcando las dos dimensiones antes descritas, evitación y venganza. Posteriormente, se agregó a estas subescalas la dimensión de benevolencia (McCullough & Hoyt, 2002), dando lugar a una nueva versión, el TRIM-18 (McCullough et al., 2006), objeto de validación del presente estudio. Este es uno de los instrumentos más utilizados a nivel internacional para evaluar el perdón.

Si bien el TRIM-18 se compone de tres subescalas (evitación, venganza y benevolencia), la discusión respecto de la dimensionalidad de este instrumento es un tema vigente. Inicialmente, McCullough y Hoyt (2002) propusieron que este poseería una estructura tridimensional, conformada por los tres aspectos ya descritos. Sin embargo, con posterioridad han señalado que este tendría una configuración bidimensional (McCullough et al., 2006), con la evitación y benevolencia conformando un solo factor. Más recientemente, se ha propuesto que el TRIM-18 tendría una estructura unidimensional (McCullough, Luna, Berry, Tabak & Bono, 2010).

Pese al desarrollo creciente de instrumentos que evalúan el perdón en el contexto anglosajón, en el ámbito chileno no ha ocurrido lo mismo. En Chile no existen instrumentos validados para la medición del perdón en el marco de las relaciones cercanas, salvo la adaptación al español realizada por Guzmán (2010b) del TRIM-12 (McCullough et al., 1998), que no incorpora la dimensión de benevolencia, aspecto que se considera relevante cuando se busca evaluar el perdón en relaciones en curso. Los únicos instrumentos sobre el perdón desarrollados o validados en español de los que se tiene conocimiento se concentran en España (e.g., Yárnoz & Comino, 2012) y Argentina (e.g., Casullo, 2005), pero su foco no ha estado puesto en el perdón en vínculos amorosos. Tal carencia limita la posibilidad de desarrollar estudios tendientes a comprender un fenómeno presente tanto en las interacciones cotidianas de una pareja como en el ámbito clínico, donde una proporción importante del quehacer terapéutico con parejas tiene que ver con la reparación de relaciones dañadas por transgresiones severas. Contar con instrumentos adaptados al contexto chileno que evalúen este constructo permitiría abrir un espacio para investigar, por ejemplo, la manera en que las personas elaboran y resuelven el dolor asociado a una transgresión.

De este modo, el objetivo de este estudio fue evaluar las propiedades psicométricas de la versión en español del TRIM-18 en tres muestras independientes, dos de estudiantes universitarios y otra de población general de la ciudad de Antofagasta, Chile, aplicándolo al ámbito de las relaciones de pareja. De manera más específica, se examinó la estructura factorial del instrumento y se evaluó su consistencia interna. Adicionalmente, se recopiló evidencia de su validez de criterio. Para ello, se examinó, en primer lugar, su asociación con el auto-reporte global del perdón, esperándose que las escalas de evitación y venganza tuviesen una asociación inversa con el ítem global de perdón y directa con la dimensión de benevolencia. En segundo lugar, en la segunda muestra se evaluó su asociación con el nivel de satisfacción con la relación, esperándose asociación inversa con las dimensiones de evitación y venganza y directa con la de benevolencia. En tercer lugar, en la tercera muestra se evaluó su asociación con el desajuste socioemocional, esperándose que hubiese una asociación directa con la evitación y venganza e inversa con la benevolencia. También se evaluaron diferencias en el perdón según variables sociodemográficas.

Método

Participantes

Se evaluaron tres muestras no probabilísticas independientes, en las que se consideraron como criterios de inclusión ser mayor de 18 años y encontrarse, al momento de la evaluación, en una relación de pareja de al menos seis meses de duración. Se estableció este tiempo como mínimo para que hubiese espacio para el desarrollo de un cierto sentido de interdependencia como pareja.

Muestra 1. Muestra por conveniencia conformada por 181 estudiantes universitarios de diferentes carreras (psicología, ingeniería, geología, periodismo, pedagogía, tecnología médica, entre otras), distribuidos en 114 mujeres (63%) y 67 hombres (37%), con edades entre 18 y 40 años (M = 23,2, DE = 5,13). Respecto del estado civil legal, un 84,8% de la muestra era soltera, un 11,3%, casada, un 1,0%, separada o divorciada y un 2,9% omitió esta información. El tiempo promedio de duración de la relación de pareja fue de 2,3 años (DE = 2,0). Un 20,1% de los estudiantes señaló tener hijos.

Muestra 2. Muestra por conveniencia compuesta por 394 estudiantes universitarios pertenecientes a diferentes carreras (psicología, medicina, ingeniería, geología, pedagogía, educación parvularia, entre otras), distribuidos en 263 mujeres (66,8%) y 131 hombres (33,2%), con edades entre 18 y 50 años (M = 23,4 años, DE = 6,5). Respecto del estado civil legal, un 85,0% de los participantes reportó ser soltero, un 13,5% estaba casado y un 1,3%, separado o divorciado. Un 0,3% omitió esta información. El tiempo promedio de relación fue de 3,5 años (DE = 3,5). Un 23,6% de la muestra señaló tener hijos.

Para el reclutamiento de las muestras 1 y 2 se establecieron contactos con los directivos de cuatro universidades de la ciudad de Antofagasta, Chile, a fin de dar a conocer los objetivos del estudio y contar con la autorización para la recolección de datos. Los estudiantes fueron abordados en modalidad grupal, en el contexto de clases, previa coordinación con el/la docente a cargo.

Muestra 3. Muestra intencional por cuotas de sexo y rangos de edad, según hitos y ciclos evolutivos del desarrollo humano. Los participantes fueron contactados en diversas organizaciones públicas y sociales de la ciudad de Antofagasta, tales como universidades, empresas privadas, plazas, salas de espera de centros médicos, entre otras. Estuvo compuesta por 552 personas, distribuidas en 282 mujeres (51,1%) y 270 hombres (48,9%), con edades entre 18 y 65 años (M = 40,8, DE = 13,5), según la siguiente distribución: 16,3% entre 18 y 25 años, 20,3% entre 26 y 35 años, 21,4% entre 36 y 45 años, 23,2% entre 46 y 55 años y 18,8% entre 56 y 65 años. En cuanto al estado civil legal de los participantes, un 50,8% reportó ser casado, un 40,0%, soltero, un 8,5%, separado o divorciado y un 0,7%, viudo. El tiempo promedio de la relación fue de 15,6 años (DE = 12,3) y el 69,9% de ellos declaró tener hijos.

En relación con la ocupación de los participantes de esta muestra, un 82,8% reportó desarrollar un trabajo remunerado. De estos, un 54,6% desempeñaba trabajos de tipo administrativo o técnico, un 25,4% declaró ser profesional y un 20,0% desarrollaba otro tipo de trabajo. Entre quienes no desarrollaban un trabajo remunerado (17,2%), un 68,6% estaba cursando estudios superiores (universitarios o técnicos).

Instrumentos

Además de registrar características sociodemográficas, como edad, sexo, estado civil, ocupación, presencia de hijos y duración de la relación de pareja, se aplicaron los siguientes instrumentos:

Transgression-Related Interpersonal Motivations Inventory (TRIM-18; McCullough et al., 2006). Es un cuestionario de auto-reporte que evalúa las reacciones de una persona ante transgresiones específicas (perdón episódico). Consta de 18 preguntas divididas en tres escalas: la motivación a buscar venganza, compuesta por cinco ítems (e.g., “Hago que pague por lo que hizo”), la motivación a evitar al ofensor, compuesta por siete ítems (e.g., “Lo/a evito”) y seis ítems correspondientes a la dimensión de benevolencia (e.g., “A pesar de que sus acciones me han herido, igual le deseo lo mejor”).

Posee un formato de respuesta de tipo Likert de 5 puntos, que varía desde 1 (totalmente en desacuerdo) a 5 (totalmente de acuerdo), donde puntuaciones altas dan cuenta de mayor tendencia hacia la evitación, venganza y benevolencia, respectivamente.

El TRIM-18 posee buenos índices de consistencia interna, con un alfa de Cronbach superior a 0,85 en cada una de sus escalas (McCullough et al., 1998; McCullough, Fincham & Tsang, 2003; McCullough & Hoyt, 2002), y adecuados indicadores de validez, demostrada por su asociación con la medición del perdón mediante un ítem único (p < 0,01) y con variables de la relación, tales como la satisfacción, el compromiso y la cercanía (p < 0,01) (McCullough et al., 1998).

Se realizó la traducción cruzada del instrumento, siguiendo los lineamientos propuestos por Hambleton, Merenda y Spielberger (2005). En primera instancia, el TRIM-18 fue traducido al español por dos psicólogos bilingües de manera independiente, previa autorización del autor del instrumento. Posteriormente, se realizó la traducción cruzada por otros dos profesionales, un traductor y un psicólogo bilingüe, para asegurar que el significado de los ítems en español fuese equivalente al de los originales. Las dos traducciones previas fueron evaluadas según exactitud y discrepancia por estos últimos, quienes dieron recomendaciones respecto del instrumento. Dichas sugerencias fueron incorporadas en la versión en español del TRIM-18. Posteriormente, la escala fue examinada por seis jueces expertos de manera independiente, quienes la revisaron en función de su comprensibilidad y claridad. Los jueces fueron psicólogos con experiencia en temas relativos a las relaciones de pareja y/o la adaptación y validación de instrumentos. Se realizaron pequeños ajustes en algunos de los ítems de acuerdo a las sugerencias recibidas. Dado que el ítem 15 “Corto la relación con él/ella” no aplica con claridad a relaciones de pareja en curso, no se incluyó en los análisis, siguiendo las sugerencias sobre la adaptación de instrumentos de Streiner y Norman (2008). De esta manera, se probó una versión con 17 de los 18 ítems originales.

Al responder a las preguntas de este cuestionario, se pidió a las personas que pensaran en una situación en la que se hubiesen sentido heridas u ofendidas por su pareja y que respondiesen de acuerdo a los pensamientos o sentimientos actuales hacia ella.

Auto-reporte global de perdón. Esta medida consta de un ítem único, que evalúa explícitamente el grado en el cual la persona ha perdonado a su pareja en una escala de 1 (totalmente en desacuerdo) a 5 (totalmente de acuerdo). Evaluaciones similares se han utilizado en una serie de otros estudios (e.g., Gordon, 2003; Guzmán, 2010b; Karremans, Van Lange, Ourwerkerk & Kluwer, 2003; McCullough et al., 1998; Orathinkal, Vansteenwegen, Enright & Stroobants, 2007). Este instrumento se ocupó como criterio externo para evaluar la validez convergente del TRIM-18. Se esperó una asociación inversa de este ítem con las dimensiones de evitación y venganza y directa con la de benevolencia.

Subescala de satisfacción de la Investment Model Scale (Rusbult, Martz & Agnew, 1998). La Investment Model Scale es un instrumento que evalúa cuatro constructos: nivel de compromiso, nivel de satisfacción, calidad de las alternativas y magnitud de la inversión en una relación de pareja. La subescala de satisfacción mide el grado en el cual la relación de pareja gratifica necesidades individuales de intimidad, compañía, sexualidad y seguridad. Consta de 10 ítems en un formato Likert de 6 puntos que varían desde 1 (totalmente en desacuerdo) a 6 (totalmente de acuerdo), donde puntuaciones altas darían cuenta de mayor acuerdo con la aseveración. Ejemplos de ítems son: “la relación que tengo con mi pareja logra satisfacer bien mis necesidades de intimidad, compañía, etc.” y “la relación que tengo con mi pareja me hace feliz”. Puntajes más altos indican mayor satisfacción con la relación. Posee buenas propiedades psicométricas, con índices de consistencia interna, evaluada mediante el alfa de Cronbach, de 0,92 y 0,95 (Rusbult et al., 1998). Para este estudio se ocupó la versión adaptada al español por Guzmán (2010b), cuya consistencia interna fue 0,93.

Esta escala se ocupó como criterio externo de validación para los resultados del TRIM-18, esperándose una asociación inversa con la evitación y venganza y directa con la benevolencia.

Questionnaire OQ-45.2 (Lambert et al., 1996). Este es un instrumento de 45 ítems que evalúa el ajuste socioemocional, considerando tres dimensiones de problemáticas: sintomatología ansioso-depresiva, relaciones interpersonales y rol social, donde puntajes más altos indican mayor desajuste socioemocional. Para este estudio se utilizó la versión validada en Chile por Von Bergen y De la Parra (2002). Estudios realizados en el país sobre su consistencia interna, tanto en muestras de pacientes como de la comunidad en general, indican un coeficiente alfa de Cronbach total de 0,91. El examen de la validez de constructo mostró una sensibilidad de 0,90 (verdaderos positivos correctamente identificados en punto de corte) y de 0,93 (verdaderos negativos correctamente identificados en punto de corte) (Von Bergen & De la Parra, 2002).

Esta escala también se utilizó como criterio externo para la validación del TRIM-18. Dado que el instrumento mide desajuste, se esperó asociación directa con la evitación y venganza e indirecta con la benevolencia.

Procedimiento

Con el fin de evaluar el comportamiento de las escalas y explorar su dimensionalidad, se administró el cuestionario a una muestra piloto de 181 personas (muestra 1).

La segunda etapa del estudio correspondió a la aplicación del cuestionario a una muestra de similares características (muestra 2) y a otra de la comunidad (muestra 3).

El cuestionario fue aplicado por un grupo estable de la investigación que contaba con experiencia en recolección de datos.

En todos los casos se otorgó información sobre los objetivos del estudio y la naturaleza de la participación en el mismo, enfatizándose el carácter voluntario, anónimo y confidencial de sus respuestas. Posteriormente, se procedió a la firma de un consentimiento informado, luego de lo cual cada participante respondió de manera individual el cuestionario en papel en el lugar en que fue contactado.

Análisis de Datos

Previo al análisis de la información, se examinaron los datos con el propósito de detectar datos ausentes y casos atípicos. Del total de casos inicialmente recolectados, tres casos de la muestra 1, siete de la muestra 2 y 12 de la muestra 3 fueron eliminados, pues completaron solo algunos ítems del cuestionario.

A fin de maximizar la potencia estadística de los análisis, se reemplazaron los valores perdidos con el método de Esperanza-Maximización (EM), previo análisis que los ítems no superasen más del 5% de valores perdidos y que fuesen datos faltantes al azar (Harel, Zimmerman & Dekhtyar, 2008; Tabachnick & Fidell, 2008). Además, dos casos de la muestra 1, cuatro de la muestra 2 y 10 de la muestra 3 fueron identificados como atípicos, por lo que se eliminaron de los análisis.

Para el examen de la estructura factorial del instrumento (unidimensional, bidimensional o tridimensional), se realizó preliminarmente un análisis factorial exploratorio (AFE) con el método de extracción de ejes principales y rotación oblicua promax en la muestra 1, pues existe divergencia respecto del número de factores, según se describió previamente. No se estimó pertinente realizar un análisis factorial confirmatorio (AFC), dado el pequeño tamaño de dicha muestra y sus consecuencias sobre la potencia estadística. En cambio, se realizaron AFC con las muestras 2 y 3.

Para evaluar el ajuste de los modelos evaluados, de acuerdo a lo que recomienda Kline (2005), se ocupó una serie de indicadores de ajuste, además de c2, cuya desventaja es su alta sensibilidad al tamaño muestral (Byrne, 2006): el índice de ajuste comparativo (CFI), el índice de ajuste normado (NFI) y el índice de ajuste no normado (NNFI), en los que valores mayores que 0,90 indican un ajuste razonable a los datos y valores mayores que 0,95, buen ajuste; el error cuadrático medio de aproximación (RMSEA), en el que valores menores que 0,06 indican un ajuste aceptable a los datos; y el cuociente c2/gl, en el que se considera un adecuado ajuste un valor menor a 3.

Para evaluar la consistencia interna de las subescalas se utilizó alfa de Cronbach en las tres muestras evaluadas.

Para obtener evidencia acerca de la validez de criterio, se evaluó la asociación de las subescalas del TRIM-18 con el auto-reporte global del perdón en las muestras 2 y 3, con la satisfacción con la relación en la muestra 2 y con el ajuste socioemocional en la muestra 3, mediante la correlación r de Pearson.

Los análisis se realizaron de manera separada para cada muestra, por corresponder a mediciones independientes y porque las variables incluidas (auto-reporte global de perdón, satisfacción con la relación y ajuste socioemocional) para evaluar la validez de criterio difirieron entre las muestras.

Finalmente, se evaluaron diferencias en el perdón según sexo, mediante un análisis multivariado de la varianza (MANOVA), y la correlación entre dichas dimensiones y la edad y el tiempo de duración de la relación de pareja, mediante r de Pearson.

Los análisis de los datos se llevaron a cabo con los programas SPSS 19.0 y EQS 6.1 (Bentler, 2005).

Resultados

Estructura Factorial del TRIM-18

Como requisito previo a la aplicación del AFE, se calculó la esfericidad de Bartlett (p = 0,000) y el índice KMO = 0,91, para evaluar la pertinencia de realizar dicho análisis. Ambos estadísticos indicaron que este podía llevarse a cabo. El AFE convergió en 9 iteraciones.

Para determinar el número de factores a extraer, se consideraron como criterios los autovalores mayores que 1 y el gráfico de sedimentación, probándose soluciones alternativas de uno, dos y tres factores. Los análisis realizados sugirieron que la mejor solución era una de tres factores, los que explicaron el 67,6% de la varianza. El primer factor explicó el 47,2% y contenía los ítems 2, 5, 7, 10, 11 y 18, que correspondería a la dimensión Evitación. El segundo factor explicó un 12,0% de la varianza y contenía los ítems 3, 6, 8, 12, 14 y 16, que correspondería a la dimensión Benevolencia. Finalmente, el tercer factor explicó un 8,4% de la varianza, con los ítems 1, 3, 4, 9, 13, 14 y 17, que correspondería a la dimensión Venganza. Como se observa en la Tabla 1, los ítems 3 y 14 poseen cargas significativas (> 0,40) en más de un factor: en el originalmente propuesto, Benevolencia, pero también en Venganza. Asimismo, el ítem 1 presenta una carga que se encuentra en el límite de lo aceptable en el factor Venganza.

Posteriormente, se evaluó la estructura de tres factores en las muestras 2 y 3 mediante AFC. Al especificar los modelos, se permitió la correlación entre factores y se fijó en 1 la carga de uno de los ítems en cada factor.

Previo examen de la normalidad mediante el coeficiente de Mardia, se estimó un primer modelo, con los tres factores latentes propuestos y 17 variables observadas. El modelo inicial evidenció un ajuste solo aceptable a los datos, tanto en la muestra de estudiantes, c2(116, N = 394) = 224,0, p < 0,001, c2/gl = 1,93, NFI = 0,82, NNFI = 0,89, CFI = 0,90, RMSEA = 0,049, 90% CI [0,039, 0,059], como en la de población general, c2(116, N = 552) = 292,5, p < 0,001, c2/gl = 2,52, NFI = 0,85, NNFI = 0,89, CFI = 0,90, RMSEA = 0,053, 90% CI [0,045, 0,060].

Tabla 1
Cargas de los Ítems en los Factores en el Análisis Factorial Exploratorio,
con Ejes Principales y Rotación Oblicua Promax (N = 181)

La inspección de las cargas factoriales muestra que todas ellas son significativas (p < 0,01). Sin embargo, al examinar los índices de modificación propuestos por el programa, se observa que los ítems 3 y 14 tienen cargas significativas en más de un factor en la muestra de estudiantes. Específicamente, ambos aparecen asociados al factor Venganza y Evitación, respectivamente, además de la dimensión a la que teóricamente pertenecen, Benevolencia. Asimismo, el ítem 1 tiene una carga significativa pero de baja magnitud (0,27).

En el caso de la muestra de población general ocurre algo similar, pero solo con dos de los reactivos. Todos los ítems tienen cargas significativas; sin embargo, el ítem 1 satura en el factor Evitación, aun cuando teóricamente corresponde a Venganza. Asimismo, el ítem 3 tiene carga en dos factores, Benevolencia y Venganza.

Considerando estos antecedentes, se decidió re-estimar un segundo modelo, esta vez sin los ítems problemáticos comunes en ambas muestras, es decir, sin los reactivos 1 y 3. Estos cambios implicaron una mejora en los indicadores de ajuste, tanto en la muestra de estudiantes, c2(87, N = 394) =156,37, p < 0,001, c2/gl = 1,80, NFI = 0,87, NNFI = 0,92, CFI = 0,94, RMSEA = 0,044, 90% CI [0,031, 0,056], como en la de población general, c2(87, N = 552) = 187,19, p < 0,001, c2/gl = 2,15, NFI = 0,89, NNFI = 0,92, CFI = 0,95, RMSEA = 0,037, 90% CI [0,037, 0,055].

El examen de las cargas factoriales de este segundo modelo muestra que todos los parámetros son apropiados en términos de su magnitud y significación (ver Tabla 2), con cargas que fluctúan entre 0,42 y 0,83, las que superan el valor mínimo de 0,40 considerado aceptable (Kline, 2005). Además, los factores están correlacionados entre sí en las direcciones esperadas (p < 0,05).

Tabla 2
Cargas Factoriales Estandarizadas en el Análisis Factorial Confirmatorio del TRIM-18

En resumen, considerando los indicadores de ajuste del modelo, la adecuación y la significación estadística aceptable de todos los parámetros estimados, se concluyó que el modelo tridimensional representa apropiadamente la información contenida en los datos.

Consistencia Interna

Como se observa en la Tabla 3, los valores de consistencia interna fueron satisfactorios para todas las dimensiones en las tres muestras. Si bien la subescala Venganza es la que tiene los valores más bajos (a = 0,69), es también la que contiene menos ítems.

Tabla 3
Índices de Consistencia Interna de las Subescalas del TRIM-18

Validez de Criterio

Como se observa en la Tabla 4, todas las correlaciones fueron significativas y en las direcciones esperadas, con magnitudes moderadas, salvo la asociación entre el auto-reporte global de perdón y la venganza en la muestra de población general, de fuerza menor.

Tabla 4
Correlación Entre las Dimensiones del Perdón, Auto-reporte
Global de Perdón, la Satisfacción y el Ajuste Socioemocional

Diferencias Según Sexo, Edad y Tiempo de Relación

Mediante el MANOVA, los resultados permiten concluir que no existen diferencias entre hombres y mujeres, ?(3, 390) = 0,99, p = 0,450, en las escalas del TRIM-18 en la muestra de estudiantes, pero sí hubo un efecto del sexo, ?(3, 548) = 0,98, p = 0,015, ?2 = 0,02, sobre las dimensiones del TRIM-18 en la muestra de población general. De los análisis univariados se desprende que hubo diferencias en la evitación, F(1, 550) = 8,83, p = 0,003, y en la benevolencia, F(1, 550) = 5,60, p = 0,018, pero no en la venganza, F(1, 550) = 2,65, p = 0,104. Específicamente, las mujeres presentaron puntuaciones más altas en la evitación, M = 15,41 (DE = 5,98), 95% IC [14,73, 16,08], que los hombres, M = 13,92 (DE = 5,54), 95% IC [11,23, 14,61]. Respecto de la benevolencia, los hombres fueron quienes presentaron puntajes más elevados, M = 23,48 (DE = 4,85), 95% IC [22,91, 24,05], que las mujeres, M = 22,51 (DE = 4,71), 95% IC [21,95, 23,07].

Al evaluar la asociación de las escalas del TRIM-18 con la edad y el tiempo de relación, se detectó que hubo relación entre la edad y la evitación, r = 0,11, p = 0,026, solo en la muestra de estudiantes universitarios (muestra 2), siendo de baja magnitud, así como una asociación directa entre la edad y la benevolencia en la muestra de población general, r = 0,09, p = 0,040. Respecto del tiempo de relación, no hubo asociación en ninguna de las dos muestras, p > 0,05.

Discusión

En términos generales, es posible afirmar que el TRIM-18 funciona adecuadamente en las muestras evaluadas, demostrando buenas propiedades psicométricas para su uso.

Respecto de su dimensionalidad, los ítems se distribuyen en tres factores correlacionados entre sí: Evitación, Venganza y Benevolencia. Solo hubo un par de ítems cuyo comportamiento no fue el óptimo; al probar su eliminación, se observó una mejora en el ajuste del modelo de tres factores a los datos. Uno de ellos fue el ítem 1, “Hago que pague por lo que hizo”, perteneciente originalmente a la dimensión venganza, el cual tuvo una carga factorial de baja magnitud en las muestras de estudiantes y formó parte del factor Evitación en la de población general. Los análisis de consistencia interna apoyaron su carácter prescindible, pues su supresión aumentó la misma. El mal funcionamiento de este ítem puede tener que ver con que su contenido es un tanto extremo al ser aplicado a relaciones de pareja en curso, sobre todo en aquellas más estables, crítica que se le ha formulado a alguno de los reactivos del TRIM-18 (Paleari et al., 2009). En este sentido, es probable que el TRIM-18 sea más sensible para la evaluación de transgresiones graves. Otro de ellos fue el ítem 3, “A pesar que sus acciones me han herido, igual le deseo lo mejor”, que formó parte del factor Benevolencia, al que originalmente pertenecía, pero que también apareció asociado al factor Venganza en las tres muestras evaluadas. Tal situación puede asociarse a que su traducción favoreció que funcionase como un ítem inverso de dicha subescala más que como uno asociado a la venganza. Finalmente, el ítem 14, “He dejado atrás el dolor y el resentimiento”, tuvo un comportamiento similar (pertenencia a dos factores) en las muestras de estudiantes, pero no en la de población general. Dado el carácter más heterogéneo de esta última, se decidió mantenerlo.

De acuerdo a estos resultados, quizás convendría reformular dichos reactivos y probar nuevamente su comportamiento. No obstante, de replicarse estos hallazgos y apelando a criterios más estrictos, la versión más apropiada para evaluar el perdón en relaciones de pareja en su uso en contexto chileno sería una con 15 de los 18 reactivos. Si el énfasis estuviese puesto en el desarrollo de estudios comparativos o transculturales, sería importante evaluar la equivalencia de esta versión con la original en inglés.

Asimismo, los indicadores de consistencia interna fueron apropiados, siendo la escala de evitación la que alcanzó los índices más altos. El resto de las escalas presenta índices aceptables, considerando el número de reactivos que las componen.

Por otra parte y de acuerdo a lo esperado, la evitación y venganza se asociaron inversamente con el auto-reporte global de perdón y directamente con la benevolencia en ambas muestras, tal como se ha reportado en otros estudios (e.g., Guzmán, 2010b; Orathinkal et al., 2007). Respecto de la satisfacción, y de acuerdo a lo predicho, existe correlación directa entre el perdón y satisfacción con la relación, tal como lo afirma una serie de estudios previos (e.g., Fincham, 2009; Gordon & Baucom, 1998; Orathinkal & Varnsteenwegen, 2006). Asimismo, y también de modo congruente con lo esperado, hubo asociación entre las dimensiones del TRIM-18 y el ajuste socioemocional, respaldando hallazgos previos acerca de la relación entre el perdón y menores problemas de salud mental (e.g., Bono et al., 2008; Casullo et al., 2006; Riek & Mania, 2012; Tse & Yip, 2009).

En cuanto a las diferencias observadas en las puntuaciones del TRIM-18 según el sexo en la muestra de población general, los resultados obtenidos difieren de lo reportado en otros estudios, en los que se ha concluido que las mujeres perdonan más que los hombres (Miller, Worthington Jr. & McDaniel, 2008; Orathinkal, Vansteenwegen & Burggraeve, 2008). En este caso, las mujeres reportaron mayores niveles de evitación y menores de benevolencia ante una transgresión específica. Una explicación para este resultado es que la ocurrencia de estos eventos en la relación de pareja podría tener un impacto emocional mayor en ellas, dada la diferente socialización de acuerdo a los roles de género, estimulando que para las mujeres los temas vinculados a la relación sean más relevantes. Cabe señalar, sin embargo, que esta es solo una explicación tentativa, pues el tamaño del efecto observado es muy pequeño. Por otro lado, hubo una relación directa entre la evitación y la edad en la muestra de estudiantes (aunque de baja magnitud) y entre la edad y la benevolencia en la de población general. Al respecto, se ha señalado que la capacidad para perdonar se incrementa con la edad (Steiner, Allemand & McCullough, 2011).

En su conjunto, estos antecedentes permiten señalar que el TRIM-18 es un instrumento válido y confiable para su aplicación en el contexto chileno para medir el perdón en relaciones de pareja. Contar con un instrumento que mida este constructo es relevante, especialmente en el ámbito de la psicología clínica, sobre todo si se consideran los cambios experimentados en los últimos años en las formas de gestionar las relaciones amorosas. A modo de ejemplo, el aumento en los últimos cinco años en las demandas de divorcio en Chile (Chile, Instituto Nacional de Estadísticas, 2012) instala la necesidad de disponer de instrumentos que permitan explorar cómo eventos de este tipo repercuten en la salud emocional de los miembros de la pareja. La evaluación del perdón constituye, en dicho sentido, un aporte para informar el proceso terapéutico en los casos en que intervenir sobre este sea una alternativa viable y posible para el trabajo con el dolor asociado a la recuperación de una herida relacional.

Pese a ello, este estudio tiene ciertas debilidades que son necesarias mencionar. La primera de ellas es la limitada generalización de los resultados al ser una muestra no probabilística y que incluyó solo a habitantes de la ciudad de Antofagasta. Estudios futuros podrían evaluar si el instrumento se comporta de manera similar en muestras más heterogéneas, así como en diversas formas de vivir la pareja (parejas de hecho versus parejas casadas, por ejemplo).

Otra limitación está relacionada con las debilidades propias de los cuestionarios de auto-reporte, que son más permeables a la deseabilidad social y requieren de un nivel de introspección adecuado para ser respondidos. Por ello, investigaciones futuras podrían complementar este tipo de medición del perdón con otras de carácter más observacional o el informe de terceros significativos (Hoyt & McCullough, 2005).

Sin embargo, se considera que este trabajo representa un paso adelante al proporcionar una plataforma para el desarrollo de un cuerpo más amplio e integrado de investigación sobre el perdón en relaciones cercanas, tema poco abordado en Chile desde una perspectiva psicológica y clínica.

Referencias

Allemand, M., Amberg, I., Zimprich, D. & Fincham, F. D. (2007). The role of trait forgiveness and relationship satisfaction in episodic forgiveness. Journal of Social & Clinical Psychology, 26, 199-217. doi:10.1521/jscp.2007.26.2.199

Bentler, P. M. (2005). EQS 6 Structural Equations Program Manual. Encino, CA: Multivariate Software.

Berry, J. W., Worthington Jr., E. L., Parrott III, L., O’Connor, L. E. & Wade, N. G. (2001). Dispositional forgivingness: Development and construct validity of the Transgression Narrative Test of Forgivingness (TNTF). Personality and Social Psychology Bulletin, 27, 1277-1290. doi:10.1177/01461672012710004

Bono, G., McCullough, M. E. & Root, L. M. (2008). Forgiveness, feeling connected to others, and well-being: Two longitudinal studies. Personality and Social Psychology Bulletin, 34, 182-195. doi:10.1177/0146167207310025

Byrne, B. M. (2006). Structural equation modeling with EQS: Basic concepts, applications, and programming (2ª ed.). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum.

Casullo, M. M. (2005). La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica. Revista de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 23(1), 39-64.

Casullo, M. M., Morandi, P. & Donati, F. (2006). Síntomas psicopatológicos, predisposición a perdonar y religiosidad en estudiantes universitarios. Anuario de Investigaciones, Facultad de Psicología Universidad de Buenos Aires, 13, 261-266.

Chile, Instituto Nacional de Estadísticas (2012). Justicia: Informe Anual 2012. Santiago, Chile: Autor, Subdirección de Operaciones. Extraído de http://www.ine.cl/canales/menu/publicaciones/calendario_de_publicaciones/pdf/justicia_2012.pdf

Fincham, F. D. (2009). Forgiveness: Integral to a science of close relationships. En M. Mikulincer & P. R. Shaver (Eds.), Prosocial motives, emotions, and behavior: The better angels of our nature (pp. 347-365). Washington, DC: American Psychological Association.

Fincham, F. D. & Beach, S. R. H. (2002). Forgiveness in marriage: Implications for psychological aggression and constructive communication. Personal Relationships, 9, 239-251. doi:10.1111/1475-6811.00016

Fincham, F. & Beach, S. R. H. (2007). Forgiveness and marital quality: Precursor or consequence in well-established relationships? The Journal of Positive Psychology, 2, 260-268. doi:10.1080/17439760701552360

Fincham, F. D., Hall, J. H. & Beach, S. R. H. (2005). “Til lack of forgiveness doth us part”: Forgiveness in marriage. En E. L. Worthington Jr. (Ed.), Handbook of forgiveness (pp. 207-226). New York, NY: Routledge.

Finkel, E. J., Rusbult, C. E., Kumashiro, M. & Hannon, P. A. (2002). Dealing with betrayal in close relationships: Does commitment promote forgiveness? Journal of Personality and Social Psychology, 82, 956-974. doi:10.1037/0022-3514.82.6.956

Gordon, K. C. (2003). Forgiveness and marriage: Preliminary support for a measure based on a model of recovery from a marital betrayal. The American Journal of Family Therapy, 31, 179-199. doi:10.1080/01926180301115

Gordon, K. C. & Baucom, D. H. (1998). Understanding betrayals in marriage: A synthesized model of forgiveness. Family Process, 37, 425-449. doi:10.1111/j.1545-5300.1998.00425.x

Gordon, K. C., Baucom, D. H. & Snyder, D. K. (2005). Treating couples recovering from infidelity: An integrative approach. Journal of Clinical Psychology, 61, 1393-1405. doi:10.1002/jclp.20189

Gordon, K. C., Hughes, F. M., Tomcik, N. D., Dixon, L. J. & Litzinger, S. C. (2009). Widening spheres of impact: The role of forgiveness in marital and family functioning. Journal of Family Psychology, 23, 1-13. doi:10.1037/a0014354

Guzmán, M. (2010a). El perdón en relaciones cercanas: conceptualización desde una perspectiva psicológica e implicancias para la práctica clínica. Psykhe, 19(1), 19-30. doi:10.4067/S0718-22282010000100002

Guzmán, M. (2010b). Apego y perdón de transgresiones relacionales ocurridas en la pareja: el rol mediador de las atribuciones negativas y la satisfacción (Tesis de Doctorado no publicada), Escuela de Psicología, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.

Hambleton, R. K., Merenda, P. F. & Spielberger, C. D. (Eds.) (2005). Adapting educational and psychological tests for cross-cultural assessment. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum.

Harel, O., Zimmerman, R. & Dekhtyar, O. (2008). Approaches to the handling of missing data in communication research. En A. F. Hayes, M. D. Slater & L. B. Snyder (Eds.), The Sage sourcebook of advanced data analysis methods for communication research (pp. 349-371). Thousand Oaks, CA: Sage.

Hargrave, T. D. & Sells, J. N. (1997). The development of a forgiveness scale. Journal of Marital & Family Therapy, 23, 41-62. doi:10.1111/j.1752-0606.1997.tb00230.x

Hoyt, W. T. & McCullough, M. E. (2005). Issues in the multimodal measurement of forgiveness. En E. L. Worthington Jr. (Ed.), Handbook of forgiveness (pp. 109-124). New York, NY: Routledge.

Kachadourian, L. K., Fincham, F. & Davila, J. (2004). The tendency to forgive in dating and married couples: The role of attachment and relationship satisfaction. Personal Relationships, 11, 373-393. doi:10.1111/j.1475-6811.2004.00088.x

Karremans, J. C. & Van Lange, P. A. M. (2009). Forgiveness in personal relationships: Its malleability and powerful consequences. European Review of Social Psychology, 19, 202-241. doi:10.1080/10463280802402609

Karremans, J. C., Van Lange, P. A. M., Ouwerkerk, J. W. & Kluwer, E. S. (2003). When forgiving enhances psychological well-being: The role of interpersonal commitment. Journal of Personality and Social Psychology, 84, 1011-1026. doi:

Kline, R. B. (2005). Principles and practice of structural equation modeling (2ª ed.). New York, NY: Guilford Press.

Lambert, M. J., Burlingame, G. M., Umphress, V., Hansen, N. B., Vermeersch, D. A., Clouse, G. C. & Yanchar, S. C. (1996). The reliability and validity of the Outcome Questionnaire. Clinical Psychology and Psychotherapy, 3, 249-258. doi:10.1002/(SICI)1099-0879(199612)3: 4_249::AID-CPP106_3.0.CO;2-S

Legaree, T. -A., Turner, J. & Lollis, S. (2007). Forgiveness and therapy: A critical review of conceptualizations, practices, and values found in the literature. Journal of Marital & Family Therapy, 33, 192-213. doi:10.1111/j.1752-0606.2007.00016.x

McCullough, M. E., Fincham, F. D. & Tsang, J. -A. (2003). Forgiveness, forbearance, and time: The temporal unfolding of transgression-related interpersonal motivations. Journal of Personality and Social Psychology, 84, 540-557. doi:10.1037/0022-3514.84.3.540

McCullough, M. E. & Hoyt, W. T. (2002). Transgression-related motivational dispositions: Personality substrates of forgiveness and their links to the Big Five. Personality and Social Psychology Bulletin, 28, 1556-1573. doi:10.1177/014616702237583

McCullough, M. E., Luna, L. R., Berry, J. W., Tabak, B. A. & Bono, G. (2010). On the form and function of forgiving: Modeling the time-forgiveness relationship and testing the valuable relationships hypothesis. Emotion, 10, 358-376. doi:10.1037/a0019349

McCullough, M. E., Rachal, K. C., Sandage, S. J., Worthington Jr., E. L., Brown, S. W. & Hight, T. L. (1998). Interpersonal forgiving in close relationships: II. Theoretical elaboration and measurement. Journal of Personality and Social Psychology, 75, 1586-1603. doi:10.1037/0022-3514.75.6.1586

McCullough, M. E., Root, L. M. & Cohen, A. D. (2006). Writing about the benefits of an interpersonal transgression facilitates forgiveness. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 74, 887-897. doi:10.1037/0022-006X.74.5.887

McCullough, M. E., Root, L. M., Tabak, B. & Witvliet, C. v. O. (2009). Forgiveness. En S. J. Lopez (Ed.), Handbook of positive psychology (2ª ed., pp. 427-435). New York, NY: Oxford University Press.

McCullough, M. E., Worthington Jr., E. L. & Rachal, K. C. (1997). Interpersonal forgiving in close relationships. Journal of Personality and Social Psychology, 73, 321-336. doi:10.1037/0022-3514.73.2.321

Miller, A. J., Worthington Jr., E. L. & McDaniel, M. A. (2008). Gender and forgiveness: A meta-analytic review and research agenda. Journal of Social & Clinical Psychology, 27, 843-876. doi:10.1521/jscp.2008.27.8.843

Orathinkal, J. & Vansteenwegen, A. (2006). The effect of forgiveness on marital satisfaction in relation to marital stability. Contemporary Family Therapy, 28, 251-260. doi:10.1007/s10591-006-9006-y

Orathinkal, J., Vansteenwegen, A. & Burggraeve, R. (2008). Are demographics important for forgiveness? The Family Journal, 16, 20-27. doi:10.1177/1066480707309542

Orathinkal, J., Vansteenwegen, A., Enright, R. D. & Stroobants, R. (2007). Further validation of the Dutch version of the Enright Forgiveness Inventory. Community Mental Health Journal, 43, 109-128. doi:10.1007/s10597-006-9065-4

Paleari, F. G., Regalia, C. & Fincham, F. D. (2009). Measuring offence-specific forgiveness in marriage: The Marital Offence-Specific Forgiveness Scale (MOFS). Psychological Assessment, 21, 194-209. doi:10.1037/a0016068

Riek, B. M. & Mania, E. W. (2012). The antecedents and consequences of interpersonal forgiveness: A meta-analytic review. Personal Relationships, 19, 304-325. doi:10.1111/j.1475-6811.2011.01363.x

Rusbult, C. E., Martz, J. M. & Agnew, C. R. (1998). The Investment Model Scale: Measuring commitment level, satisfaction level, quality of alternatives, and investment size. Personal Relationships, 5, 357-387. doi:10.1111/j.1475-6811.1998.tv00177.x

Steiner, M., Allemand, M. & McCullough, M. E. (2011). Age differences in forgivingness: The role of transgression frequency and intensity. Journal of Research in Personality, 45, 670-678. doi:10.1016/j.jrp.2011.09.004

Streiner, D. L. & Norman, G. R. (2008). Health measurement scales: A practical guide to their development and use. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.

Tabachnick, B. G. & Fidell, L. S. (2008). Using multivariate statistics (5ª ed.). Boston, MA: Pearson.

Tsang, J. -A., McCullough, M. E. & Fincham, F. D. (2006). The longitudinal association between forgiveness and relationship closeness and commitment. Journal of Social & Clinical Psychology, 25, 448-472. doi:10.1521/jscp.2006.25.4.448

Tse, W. S. & Yip, T. H. J. (2009). Relationship among dispositional forgiveness of others, interpersonal adjustment and psychological well-being: Implication for interpersonal theory of depression. Personality and Individual Differences, 46, 365-368. doi:10.1016/j.paid.2008.11.001

Von Bergen, A. & De la Parra, G. (2002). OQ-45.2, cuestionario para evaluación de resultados y evolución en psicoterapia: adaptación, validación e indicaciones para su aplicación e interpretación. Terapia Psicológica, 20, 161-176.

Yárnoz, S. & Comino, P. (2012). Un instrumento para la evaluación del perdón en el ámbito del divorcio y la separación. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 12, 49-58.


Fecha de recepción: Abril de 2013.
Fecha de aceptación: Abril de 2014.

Mónica Guzmán González, María José Tapia Bugueño, Marcelo Tejada Opazo y Katherine Valenzuela González, Escuela de Psicología, Universidad Católica del Norte, Antofagasta, Chile.

La correspondencia relativa a este artículo debe ser dirigida a Mónica Guzmán González, Escuela de Psicología, Universidad Católica del Norte, Avda. Angamos 0610, Antofagasta, Chile. E-mail: moguzman@ucn.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons