SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número2Buenas Prácticas Pedagógicas Observadas en el Aula de Segundo Ciclo Básico en Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Psykhe (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-2228

Psykhe vol.23 no.2 Santiago nov. 2014

http://dx.doi.org/10.7764/psykhe.23.2.821 

 

SECCIÓN ESPECIAL: PSICOLOGÍA EN EL AULA

SPECIAL SECTION: PSYCHOLOGY IN THE CLASSROOM

 

Introducción a la Sección Especial: Psicología en el Aula

 

Introduction to the Special Section: Psychology in the Classroom

 

Valeska Grau y David D. Preiss

Pontificia Universidad Católica de Chile
Editores Invitados


 

El aula es el contexto en el que los y las estudiantes pasan la mayor parte de su tiempo dedicado al logro de aprendizajes y donde los profesores cumplen un rol esencial. En efecto, la investigación muestra que los profesores son una de las influencias más poderosas para el aprendizaje (Hattie, 2009; Nye, Konstantopolous & Hedges, 2004) y, para que esa influencia sea positiva, debemos contar con profesores que involucren cognitivamente a sus estudiantes, promuevan habilidades de resolución de problemas, monitoreen el desarrollo del conocimiento que buscan impartir, entreguen retroalimentación oportuna y los apoyen continuamente en el logro de sus metas de aprendizaje (Hattie, 2009). Para esto deben organizar un discurso en la sala de clases que promueva la visibilización de los procesos de pensamiento de los estudiantes, a través de interacciones entre el profesor y toda la clase, el profesor y un grupo pequeño de estudiantes o incluso un estudiante e interacciones entre pares (Alexander, 2008; Grossman, Hammerness & McDonald, 2009; Mercer & Littleton, 2007). Es por esto que gran parte de la investigación comparada sobre la calidad de la enseñanza y el aprendizaje escolar considera la selección, formación, inducción, evaluación e incentivo de los profesores como procesos clave para asegurar el éxito de los sistemas escolares (Barber & Mourshed, 2007; Hunt, 2009). Esta tendencia ha influido en la generación de políticas y programas de gran escala para mejorar la formación de profesores en el mundo. Por otra parte, centros de investigación de alta influencia han concentrado esfuerzos en el estudio de prácticas pedagógicas, con el fin de generar evidencia para modelar y sustentar experiencias ejemplares de impacto global (Clarke, Keitel & Shimizu, 2006; Darling-Hammond & Bransford, 2005; Hiebert et al., 2003). Por una parte, esta tendencia responde a la necesidad de comprender y sistematizar el núcleo del conocimiento de contenido pedagógico (Shulman, 1986) y, por otra, a la necesidad de clarificar los patrones más efectivos para su transmisión y adquisición entre profesionales de la enseñanza.

En el contexto de la investigación que busca entender los procesos de aprendizaje que ocurren en el aula, el uso de videos se ha vuelto una herramienta fundamental en los últimos años. No solo nos permite registrar de manera detallada estrategias de enseñanza o discursos del profesor y sus estudiantes, sino que también nos permite ver como todos los elementos se orquestan para generar una clase. Sumado a esto, la tecnología ha mostrado desarrollos importantes en las últimas décadas, permitiendo disminuir costos y mejorar la calidad de la imagen con dispositivos de audio y video poco invasivos para las salas de clase (Tochon, 2007). Junto con esto, se han desarrollado programas de análisis de información visual (Programa Observer, Studiocode, ELAN, Transana, Videograph, entre otros). Así, se han usado principalmente en estudios que buscan evaluar la calidad docente, que analizan interacciones profesor-alumno que aportan elementos para entender patrones instruccionales y estilos de enseñanza en pos de una mejora en la calidad de la docencia (Araya & Dartnell, 2009; Larraín, Freire & Howe, 2014; Preiss, 2009, 2010), para evaluar la efectividad de las intervenciones en docencia (van Es & Sherin, 2008), para investigar interacciones entre pares acerca de los contenidos (Grau & Whitebread, 2012; Howe et al., 2007; Kutnick, Ota & Berdondini, 2008; Mercer & Littleton, 2007) o para entender procesos de aprendizaje que se despliegan en el aula. La tendencia al uso de videos en la investigación de aula se ha difundido ampliamente y, justamente, una muestra de ello es la sección especial del presente número de la revista Psykhe. Presentamos cinco artículos que con objetivos y metodologías diversas se aproximan al aula a través de la utilización de videos de clase. Los dos primeros artículos, el de Preiss, Calcagni, Espinoza, Gómez, Grau, Guzmán, Müller, Ramírez y Volante y el de Medina, Valdivia y San Martín presentan estudios de videos de clase a partir de evidencia generada por los programas chilenos de evaluación docente, con el propósito de describir el patrón instruccional chileno. Luego, los estudios presentados por Pino-Pasternak, Basilio y Whitebread y por Larrain, Howe y Cerda usan evidencia de videos generados en el contexto de investigaciones que buscan observar procesos que expliquen o medien resultados de aprendizaje de los estudiantes, medidos a través de diseños pre-post. Finalmente, el artículo de Müller, Volante, Grau y Preiss muestra una faceta distinta del uso de videos, a saber, cómo pueden utilizarse en desarrollo profesional, al ofrecer ventanas hacia salas de clases reales.

En el caso del primer artículo, Preiss et al. introducen los antecedentes y enfatizan la importancia de observar el aula, conceptualizando lo que sería la buena docencia. Utilizando videos de profesores calificados como competentes y destacados en el programa chileno de evaluación docente (Docentemás) y el programa de Acreditación de Excelencia Pedagógica, describen las buenas prácticas más frecuentes en clases de 5º a 8º básico en las asignaturas de lenguaje y matemáticas. También usando videos producidos para la evaluación de Docentemás, el artículo de Medina et al. caracteriza las prácticas de docentes de 1º y 2º años de educación básica en relación a la enseñanza de lectura y las interacciones utilizadas con este propósito. Se presentan los resultados de un estudio centrado en las prácticas de enseñanza de la lectura en los dos primeros años de la educación básica y los enfoques que le subyacen. En ambos estudios se confirma lo que ya está documentado respecto a la investigación de sala de clases en Chile: las interacciones en el aula se caracterizan por el dominio del discurso docente, con escasa participación de los estudiantes. El tercer y cuarto artículo se mueven desde la descripción como objetivo a la caracterización de lo que ocurre en el aula como forma de explicar resultados en los estudiantes, en ambos casos usando diseños cuasi-experimentales y grabando las clases a través de video para relacionar con aspectos de aprendizaje de contenidos o habilidades. En el trabajo de Pino-Pasternak et al. se describen dos intervenciones realizadas en el Reino Unido en que se investigó el efecto de prácticas dialógicas, juego y aprendizaje colaborativo en la auto-regulación del aprendizaje y rendimiento académico, a través de un diseño cuasi-experimental. Larrain et al., por su parte, estudiaron el efecto de la argumentación en clase completa en el aprendizaje de ciencias. Por último, el artículo de Müller et al. nos invita a un campo relativamente nuevo de aplicación de la filmación de aula: el uso de videos para desarrollo profesional de directores y docentes. En este caso específico el estudio evalúa una intervención breve en el desarrollo de habilidades de observación de sala de clases en profesores que participaron en un programa de formación en liderazgo educacional con énfasis en prácticas de influencia instruccional. El estudio muestra resultados promisorios en el uso de videos como parte de un dispositivo de formación en observación de aula.

Los artículos que presentamos aquí dan cuenta de aspectos importantes de las salas de clases, tales como la caracterización de la buena docencia y de las clases que promueven aprendizajes. Si bien en su conjunto representan un avance significativo en el conocimiento, aún nos queda mucho por avanzar en la explicación de las diferencias en la calidad de la docencia o, más importante aún, cómo fomentar la buena docencia en formación inicial y continua. Es, entonces, cuando el foco en el aula se combina con miradas en distintos niveles del sistema escolar en pos de acciones que promuevan el desarrollo de sus docentes y estudiantes. Esperamos ver avances significativos en esta línea de investigación en un futuro cercano.

Referencias

Alexander, R. J. (2008). Culture, dialogue and learning: Notes on an emergent pedagogy. En N. Mercer & S. Hodgkinson (Eds.), Exploring talk in school (pp. 93-114). London, Reino Unido: Sage.         [ Links ]

Araya, R. & Dartnell, P. (2009). Saber pedagógico y conocimiento de la disciplina matemática en docentes de educación general básica y media. En Chile, Ministerio de Educación (Ed.), Selección de investigaciones primer concurso FONIDE: evidencias para políticas públicas en educación (pp. 157-198). Santiago, Chile: Editor, Departamento de Estudios y Desarrollo.         [ Links ]

Barber, M. & Mourshed, M. (2007). How the world´s best-performing school systems come out on top. London, Reino Unido: McKensey.         [ Links ]

Clarke, D., Keitel, K. & Shimizu, Y. (Eds.) (2006). Mathematics classrooms in twelve countries: The insider´s perspective. Rotterdam, Holanda: Sense.         [ Links ]

Darling-Hammond, L. & Bransford, J. (Eds.) (2005). Preparing teachers for a changing world: What teachers should learn and be able to do. San Francisco, CA: John Wiley & Sons.         [ Links ]

Grau, V. & Whitebread, D. (2012). Self and social regulation of learning during collaborative activities in the classroom: The interplay of individual and group cognition. Learning and Instruction, 22, 401-412. doi:10.1016/j.learninstruc.2012.03.003

        [ Links ]

Grossman, P., Hammerness, K. & McDonald, M. (2009). Redefining teaching, re-imagining teacher education. Teachers and Teaching: Theory and Practice, 15, 273-289. doi:10.1080/13540600902875340

        [ Links ]

Hattie, J. (2009). Visible learning: A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement. New York, NY: Routledge.         [ Links ]

Hiebert, J., Gallimore, R., Garnier, H., Givvin, K. B., Hollingsworth, H., Jacobs, J. … Stigler, J. (2003). Teaching mathematics in seven countries: Results from the TIMSS 1999 video study. Washington, DC: National Center for Education Statistics/U.S. Department of Education.

Howe, C., Tolmie, A., Thurston, A., Topping, K., Christie, D., Livingston, K. … Donaldson, C. (2007). Group work in elementary science: Towards organisational principles for supporting pupil learning. Learning and Instruction, 17, 549-563. doi:10.1016/j.learninstruc.2007.09.004

Hunt, B. C. (2009). Efectividad del desempeño docente. Una reseña de la literatura internacional y su relevancia para mejorar la educación en América Latina (Documento Nº 43). Santiago, Chile: Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe.         [ Links ]

Kutnick, P., Ota, C. & Berdondini, L. (2008). Improving the effects of group working in classrooms with young school-aged children: Facilitating attainment, interaction and classroom activity. Learning and Instruction, 18, 83-95. doi:10.1016/j.learninstruc.2006.12.002

        [ Links ]

Larraín, A., Freire, P. & Howe, C. (2014). Science teaching and argumentation: One-sided versus dialectical argumentation in Chilean middle-school science lessons. International Journal of Science Education, 36, 1017-1036. doi:10.1080/09500693.2013.832005

        [ Links ]

Mercer, N. & Littleton, K. (2007). Dialogue and the development of children´s thinking: A sociocultural approach. London, Reino Unido: Routledge.         [ Links ]

Nye, B., Konstantopoulos, S. & Hedges, L. V. (2004). How large are teacher effects? Educational Evaluation and Policy Analysis, 26, 237-257. doi:10.3102/016 23737026003237

        [ Links ]

Preiss, D. D. (2009). The Chilean instructional pattern for the teaching of language: A video-survey study based on a national program for the assessment of teaching. Learning and Individual Differences, 19, 1-11. doi:10.1016/j.lindif.2008.08.004

        [ Links ]

Preiss, D. D. (2010). Folk pedagogy and cultural markers in teaching: Three illustrations from Chile. En D. D. Preiss & R. J. Sternberg (Eds.), Innovations in educational psychology: Perspectives on teaching, learning, and human development (pp. 325-355). New York, NY: Springer.         [ Links ]

Shulman, L. S. (1986). Those who understand: Knowledge growth in teaching. Educational Researcher, 15(2), 4-14. doi:10.3102/0013189X015002004

        [ Links ]

Tochon, F. (2007). From video cases to video pedagogy: A framework for video feedback and reflection in pedagogical research praxis. En R. Goldman, R. Pea, B. Barron & S. J. Derry (Eds.), Video research in the learning sciences (pp. 53-66). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.         [ Links ]

van Es, E. A. & Sherin, M. G. (2008). Mathematics teachers´ “learning to notice” in the context of a video club. Teaching and Teacher Education, 24, 244-276. doi:10.1016/j.tate.2006.11.00

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons