SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número36TÓPICO HISTORIA Y FICCIÓN: HETEROGENEIDAD LATINOAMERICANA EN UMBRAL DE JUAN EMAR índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Alpha (Osorno)

versión On-line ISSN 0718-2201

Alpha  no.36 Osorno jul. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22012013000100001 

 

PRESENTACIÓN

PRESENTACIÓN

 

El número 36 de Revista ALPHA emerge en un contexto natural signado por las tormentas invernales del Sur de Chile y su correspondiente exhibición de potencias naturales reverenciables, pensables y hasta temibles en ocasiones. Inesperadamente, y como si fuera el resultado de un prodigioso concierto de voluntades, es esta atmósfera de fuerzas telúricas desatadas, admirables y también temibles, lo que emerge en la selección de trabajos que recoge este número.

En efecto, la profusa presencia del agua, que aportan las interminables lluvias invernales y que ha llamado siempre la atención del hombre de distintas épocas, es presentada aquí por un artículo de Eloy y Alberto Martos quienes subrayan su estatus de bien cultural y, en tanto tal, su carácter de elemento simbólico enquistado en la producción cultural que se plasma en los imaginarios y, en este caso, los imaginarios presentes en las tradiciones ancestrales, que el autor rescata en una actitud de respeto al patrimonio natural y cultural que bien puede prolongarse en la solución de cuestiones contemporáneas como la gestión sostenible y responsable de los recursos hídricos, en un modo nuevo de concebir la relación naturaleza y humanidad. Es esta consideración la que abre la puerta de ingreso y funciona como clave articuladora del erudito examen que Héctor Julio Pérez López realiza de las distintas representaciones de lo natural y su proceso (in)volutivo en el arte de la alta Edad Media y la incidencia procesual que sobre ellas ejerció la evolución de las teorías escatológicas cristianas. El autor subraya y sustenta la presencia de dos hitos temporales y culturales diferenciados y opuestos en el proceso que describe: el de una representación natural en la que la presencia de lo animal supera cuantitativamente a la presencia de la figura humana y que plantea la cuestión de que si es cierto que la figura humana… resultaba ya entonces un elemento clave para la difusión del mensaje católico, debería encontrarse una explicación a cómo pudo ostentar el mundo animal un protagonismo tal superándola; y un segundo extremo histórico en el que, a la par del desarrollo y refinamiento de la teología, se manifiesta un distanciamiento jerárquico entre el hombre y el entorno que lo rodea hasta el extremo de que ya en la escolástica clásica encontramos una auténtica expulsión de lo natural fuera del proyecto escatológico. Pérez López se manifiesta ahora en una escena en donde la figura humana experimenta ahora el entorno (oscuro y laberíntico) como amenaza de un enemigo ancestral y culturalmente construido: el diablo, quien aparece como el protagonista principal, cuya fuerza demoniaca ha influido en forma notoria, tanto en el ritmo laboral de los mineros como en el destino de este espacio laboral.

Y lo oscuro y lo complejo, pero en el contexto de la prisión política, es analizado por Jorge Montealegre en el estudio de la reconstrucción de la cotidianidad a partir de casos de violaciones a los Derechos Humanos en Chile y Uruguay y recurriendo a la memoria como la principal fuente de conocimiento para recrear y resignificar los espacios evocados, teniendo como referente el Holocausto.

La idea del mundo como espacio hermenéutico, que asienta y desarrolla Mauricio Mancilla, apoyado en Gadamer (entre otros), hace aparecer el acto hermenéutico como un continuo proceso de apropiación, que se realiza mediante el lenguaje y que bien puede actuar como marco explicativo de la pluralidad de voces y contenidos que recogen las páginas de este nuevo número de ALPHA, ya que explica suficientemente los esfuerzos exegéticos representados en los textos señalados, como también los de la refinada reflexión filosófica de Miguel González Vallejos, quien se pregunta, contra la crítica contractualista de la filosofía moral de Kant, si el fundamento de las leyes prácticas reside en la reinishe vernunft; o en las consideraciones que María José López Merino y María Victoria Londoño Becerra ––cada una desde una particular óptica–– hacen de la obra siempre actual de Hannah Arendt, como también, pero esta vez desde una matriz analítica algo diferente, que busca el rescate del discurso marginal mediado por la irrupción del poder, de la visión que Jimena castro Godoy nos ofrece de dos muestras del discurso femenino claustral, encarnados en los textos de Hildegard von Bingen y Sor Úrsula Suárez que, pese a la distancia cronológica que las separa, resultan hermanadas en la sumisión a la sanción masculina que sus discursos debieron aceptar como condición para su circulación cultural y social. En una perspectiva también asociada a la idea presentada por Mauricio Mancilla respecto del ejercicio hermenéutico como apropiación, se inscribe también el trabajo de Hans Gundermann, quien subraya el hecho de que las culturas de los pueblos originarios, que se han inscrito en las recientes movilizaciones étnicas, dibujan un horizonte simbólico nuevo que demanda una vez más este mismo acto de apropiación que es el acto hermenéutico.

Sin embargo, si la atmósfera de fuerzas invernales tormentosas y prodigiosas pudiera parecer abandonada al leer estos otros trabajos, ella pronto vuelve a imponerse, esta vez con tonos apocalípticos, en los trabajos de Roberto Ángel acerca de la novela híbrida No será la Tierra de Jorge Volpi, en donde el autor ve un mecanismo de semantización estructural de la caída de los grandes relatos del siglo XX, y en el abordaje que realiza María del Mar Ramírez de las imágenes del fin del mundo en las xilografías de Alberto Durero, trabajos que sin duda cierran este ciclo tormentoso y liberador de las fuerzas naturales que ha coincidido con el contexto climático en el que ve la luz este número 36 de Revista ALPHA.

La presencia de la literatura chilena la encontramos con Juan Emar, quien en ALPHA 36 provoca dos colaboraciones, la primera de Malva Marina Vásquez y Constanza Vargas sobre Umbral, donde se explora la propuesta vanguardista escritor, crítico de arte y pintor, que en esta obra da cuenta de la heterogeneidad de tradiciones culturales como impronta de escritura de un sujeto latinoamericano; y con Julio Piñones, quien analiza el lenguaje narrativo de Pájaro Verde. También dialogaremos con Enrique Lihn, por medio de la entrevista de Andrés Florit a Oscar Hahn donde este destacado poeta desmitifica algunos rasgos del escritor y del amigo.

No obstante, y como al final de toda tormenta sucede siempre un claro de sol, que devuelve al espacio sus colores y optimismo y que en esta edición se encuentra representado en el trabajo de Bernardo Guerrero Jiménez, quien, a partir del análisis del baile del marinero, en el contexto de la fiesta de Ayquina, reconoce las manifestaciones de la conciencia nacional y la fundamentalidad del cantar y bailar como expresión del culto mariano.

Conjunción de caóticas y prodigiosas fuerzas naturales desatadas en el invierno austral, plasmadas en la polifonía enunciativa que manifiestan los artículos recogidos, este nuevo número de ALPHA busca aportar nuevas líneas al relato general del conocimiento humanista que, unas veces en relación armónica y otras veces en relación conflictiva con determinados enunciados del mismo, pretende enriquecerlo y complejizarlo.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons