SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue22El aprendizaje de la mirada. La experiencia literaria en la obra de Antonio Muñoz MolinaLos mejores cuentos author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Alpha (Osorno)

On-line version ISSN 0718-2201

Alpha  no.22 Osorno July 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22012006000100019 

 

ALPHA Nº 22 Julio 2006 (242-244)

RESEÑA

Juan BONILLA. 2005.
El Estadio de Mármol. Barcelona: Seix Barral. 251 pp.


Otro acierto de este escritor español, ganador del Premio Biblioteca Breve de 2003 y columnista y reportero del diario El Mundo, que ya tiene a su haber varias novelas —entre ellas, la galardonada Los príncipes nubios— y tres libros de relatos. El Estadio de Mármol es una contribución a este último género: un volumen de diez cuentos, escritos con gran maestría en el manejo de estructuras y de estilo. Bonilla domina todos los trucos del oficio y sabe jugar con ellos de manera genial, sobre todo, en cuanto a las perspectivas narrativas. ¿Qué temas trata en estos textos? Hay de todo, pero me parece que los textos de inspiración psicológica predominan. Ya el primer cuento “Hablar por hablar” va alrededor de la mala conciencia de Lucas quien, al escuchar en un programa de radio confesiones de diversas personas, se acuerda de sus “pecados” (por ejemplo haber abandonado a una cubana) y se identifica con lo narrado en la radio. “Encuentro en Berlín” también tiene un fondo psicológico: Una madre no quiere aceptar que su hijo murió y se construye una vida artificial como si el hijo existiera. Esto va bien hasta que la burbuja se rompe cuando el narrador la encuentra en Berlín, se enamora de ella, y en una ocasión —para consolarla— le dice “yo también perdí un hijo”. (65). Lo que queda después del desencanto es poesía pura: “La horas desfilan con sus cascos metálicos y sus bayonetas preparadas y sus botas relucientes. Dos insomnes tratan de dormir; tras el cristal de la ventana una ciudad se diluye en el agua de la noche como un medicamento que no sabe cómo curar un mal”. (66 y ss). Me siento un poco incómodo con una cita tan larga en una reseña, pero creo que estas líneas dicen más sobre el valor de la obra que unas palabras más sobre el contenido de las historias. Otro cuento de inspiración psicológica es “Una montaña de zapatos”. Un médico se enferma de pancreatitis después de la lectura de un libro sobre las víctimas de Auschwitz. Se identifica con Tobías Edberg —una de las víctimas— y participa en su muerte durante un largo estado de coma, del cual sale triunfante contra todo pronóstico. El cuento que da título al libro “El Estadio de Mármol” tiene en común con el anterior, el fondo histórico de fascismo europeo en el siglo XX. En este caso es la Italia de Mussolini, donde un adolescente descubre sus inclinaciones homosexuales, despertadas por la belleza física de las estatuas de mármol en un gran estadio deportivo erigido por el Duce. Inclinaciones sexuales descomunales son también el tema del cuento “El Dragón de Arena”, centrado en el motivo del hermano enamorado de su hermana que hace recordar “Sangre de los Wälsungen”, un cuento de Thomas Mann sobre el incesto. Pero, no es exactamente un Wälsungenblut a la española, porque la hermana tiene amantes y el hermano celos. El cuento más triste es “El santo Grial”, en el que el padre de un hijo con leucemia busca a un posible hermanastro del niño, que cree haber tenido con otra mujer. Después de mucho tiempo de indagaciones encuentra a la ex-amante en Nueva York. Sin embargo, el grial no va a ser suyo, porque la mujer le dice que su hijo no es de él. A pesar del tema de la muerte de un niño, este cuento contiene algunos elementos cómicos como los tienen los cuentos “Vitíligo” y “Una novela fallida”, este último para mí el mejor texto del libro. Vitíligo es una enfermedad de la piel o, como se puede leer en un diccionario médico una “afección cutánea caracterizada por la aparición de placas blancas rodeadas de una aureola oscura…” (152). Esta enfermedad es la causa de los problemas que tiene el narrador con Luz —su pareja— quien, cada vez más, se aleja de él y entra en la vida virtual de un videojuego con el título de Vida Real mientras que él, bajo la influencia de un ansiolítico, entra a través de una vida de sueño en el ambiente de los marginados por enfermedad. En “Una novela fallida” se cuentan las tentativas frustradas de escribir una novela histórica sobre el caso de Judas Iscariote, una novela que el narrador no será capaz de escribir, y las investigaciones de un comisario de policía imaginario en cuanto a los motivos que podría haber tenido Judas en este acto de traición que cuenta el Evangelio. En este texto Bonilla juega con todas las técnicas de la creación literaria de una manera vertiginosa.

Para caracterizar este volumen de cuentos en conjunto voy a citar la definición de un buen cuento, que Bonilla proporciona en “El cuarto de los trastos”, cuando se refiere a los cuentos de un autor imaginario: Son “cuentos admirable(s) escrito(s) con una tensión lírica magistral, con imágenes estremecedoras y una sorpresa en el último párrafo digna de los mejores autores del género". (25).

Ewald Weitzdörfer

FH Kempten, Bahnhofstr. 61, 87435 Kempten, Alemania, weitzd@web.de

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License