SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número70La argumentación y las emociones en el debate televisivoSolidaridad ideológica en el discurso de la historia: Tensión entre orientaciones monoglósicas y heteroglósicas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.42 n.70 Valparaíso  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342009000200003 

Revista Signos, 2009, 42(70), 197-218

ARTICULOS

Estructura retórica, recursos lingüísticos y función social del nqataGak (consejo toba)

Rhetorical structure, linguistics features and social function of nqataGak (Toba advice)

 

Cristina Messineo

CONICET-Universidad de Buenos Aires. Argentina.

Dirección para correspondencia


RESUMEN

El trabajo explora la producción discursiva de los tobas (grupo étnico guaycurú) de la región del Gran Chaco. Se centra en el estudio del nqataGak (consejo), un género de habla particular en cuanto los rasgos formales, los dominios semánticos y a la importancia social que posee. A pesar del proceso de desplazamiento lingüístico a favor del español, el nqataGak es utilizado en la actualidad no solo como modo de socialización de niños y jóvenes, sino también como método de persuasión política y religiosa. En todos los casos, juega un rol fundamental en la regulación de las conductas de la vida cotidiana y en el control social. En el artículo se analizan los siguientes aspectos que caracterizan y definen al nqataGak: los componentes del evento comunicativo (contexto de producción e interacción, roles de los participantes, tópicos, clave o tono, propósitos, etc.), la estructura retórica (prosodia y paralelismo) y los recursos léxicos y morfosintácticos utilizados. Desde la perspectiva de la Lingüística Antropológica y disciplinas afines como la Etnografía del Habla y la Etnopoética, el trabajo se propone contribuir al estudio del discurso en grupos indígenas de la región chaqueña, así como también a las investigaciones tipológicas y comparativas sobre géneros discursivos.

Palabras Clave: Lengua toba; consejo, género discursivo, recursos lingüísticos, estructura retórica, función social.


ABSTRACT

This paper explores the discursive production of the Toba people, who live in the Gran Chaco Region. It focuses on the study of (advice), a specific oral genre, by considering its formal characteristics, its semantic dominion, and its social importance. nqataGak constitutes one of the principal pedagogical tools in children's socialization process because they acquire a great deal of traditional knowledge through this type of discourse. Advice is also a highly productive genre which is currently used not only in the education of Toba youths, but also in politics and religion as a method of persuasion. In all cases, advice can constitute a powerful communicative resource in the construction of intersubjective or interethnic relations. In this way, advice plays a dramatic role in everyday working, social, and ritual life. This paper analyzes the following aspects, which converge and characterize nqataGak: the components of speech events (setting, participants' roles, topics, key, purposes, etc.), the rhetorical structure, and the lexical and morphosyntactic devices. From anthropological linguistics and related disciplines, such as communications ethnography and ethno-poetics, the purpose of this article is to contribute to the studies of the Toba discourse and to notional considerations of discourse in Native American oral traditions.

Key Words: Toba language, nqataGak 'advice', discursive genre, linguistics devices, rhetorical structure, social function.


 

INTRODUCCIÓN

El nqataGak (consejo), constituye entre los tobas de la región del Gran Chaco un género particular en cuanto a sus rasgos formales, a sus dominios semánticos y a la importancia social que posee. Conforma también una unidad de habla identificada como tal por los propios hablantes quienes reconocen características formales que permiten contrastarla con otras. En la actualidad, el consejo es utilizado no solo como modo de socialización de niños y jóvenes, sino también como método de persuasión política y religiosa. En todos los casos, juega un rol fundamental en la regulación de las conductas de la vida cotidiana y en el control social.

El trabajo incorpora los aportes teóricos y metodológicos de la Lingüística Antropológica y de disciplinas afines como la Etnografía del Habla y la Etnopoética. Explora el contexto de producción e interacción social, la estructura retórica y los recursos morfosintácticos que hacen del nqataGak un género particular dentro del repertorio verbal toba. Asimismo, se propone contribuir al estudio del discurso en grupos indígenas de la región chaqueña, así como también a las investigaciones tipológicas y comparativas sobre géneros discursivos en distintas culturas y sociedades.

El toba es una lengua de la familia guaycurú hablada por aproximadamente 60 mil personas que habitan en la región del Gran Chaco y en asentamientos permanentes denominados 'barrios' en las ciudades de Resistencia, Presidencia Roque Sáenz Peña, Rosario, Santa Fe, Buenos Aires y La Plata (Argentina). Desde el punto de vista sociolingüístico, el toba es una lengua minorizada, que en ciertas situaciones comunicativas ha sido reemplazada por el español y cuya transmisión intergeneracional -especialmente en las comunidades urbanas- está interrumpiéndose.

A pesar del proceso de retracción que ha sufrido su lengua vernácula, los tobas poseen en la actualidad una importante producción verbal que se manifiesta a través de variados estilos y géneros del habla. Aunque algunos de estos géneros solo permanecen en la memoria de los ancianos, la mayoría forma parte de un repertorio que aún hoy -dada su capacidad de adaptarse y recrearse en nuevos contextos sociales- posee absoluta vigencia. Así también, la habilidad para narrar o la destreza oratoria son cualidades muy valoradas por ellos y constituyen elementos decisivos a la hora de elegir un jefe político o un dirigente religioso. Como ha sido desde la época precolonial, gran parte del poder (haloyk) de los jefes tobas (nataGalapi) y de los chamanes (pio'oGonaqpi) se funda en su competencia para ejecutar consejos.

1. Estilos y géneros del habla en sociedades de tradición oral

Las discusiones sobre la sistematización de los eventos comunicativos en sociedades de tradición oral a menudo hacen referencia a la noción de 'género' o 'tipo textual', como por ejemplo 'narrativa mitológica', 'rogativa', 'cuento', etc. Además de demostrarse que es muy difícil definir empíricamente estas categorías (Gülich, 1986; Biber, 1989), se sabe también que es prácticamente imposible abordar a una definición de géneros discursivos común y aplicable a todas las lenguas.

La mayor parte de la bibliografía sobre géneros o tipos textuales refiere hasta el momento a las lenguas europeas y, en especial, a las lenguas con escritura. No obstante, dada la diversidad de estilos y géneros del habla, documentados en las distintas sociedades del mundo, establecer una tabla de tipos textuales que sea aplicable universalmente resulta casi imposible.

Los estudios sobre lenguas indígenas han abordado el discurso (y los géneros discursivos) básicamente desde dos perspectivas. Desde el punto de vista lingüístico y textual, el discurso es concebido como la unidad de análisis que ocupa el nivel más alto de la jerarquía formada por la fonología, la morfología y la sintaxis. De esta manera, en la investigación sobre géneros (o tipología textual), se intentan caracterizar distintos tipos de textos de acuerdo con los rasgos de la estructura lingüística (Gülich & Raible, 1977; Beaugrande & Dressler, 1981; Biber, 1988; entre otros). En relación con el estudio del discurso en las lenguas indígenas de Latinoamérica, la perspectiva lingüística y textual ha sido desarrollada fundamentalmente por investigadores miembros del Instituto Lingüístico de Verano (Urban & Sherzer, 1988).

La segunda perspectiva propone un acercamiento antropológico al discurso, en tanto este se concibe no solo como trama textual sino como fenómeno verbal perteneciente al nivel de la lengua en uso, originado en una situación concreta de habla, social y culturalmente construido. Esta aproximación ha sido sostenida fundamentalmente por la Etnografía del Habla1 y disciplinas afines que brindan el marco teórico y metodológico para el estudio del habla y la comunicación en su contexto etnográfico y consideran el discurso como el nexo de la relación entre lenguaje, cultura y sociedad (Sherzer, 1987). La Etnografía del Habla descansa en la consideración de que los eventos comunicativos están organizados de formas culturalmente específicas y de que esta provee los conceptos y los métodos útiles para la comprobación de las maneras características de hablar en una comunidad de habla determinada. Desde este punto de vista, el evento de habla es la unidad de análisis en la que convergen los rasgos formales del texto y las características del contexto: situación, participantes, propósitos comunicativos, tono o clave, entre otros (Hymes, 1972). Así también, el análisis incorpora aspectos de la sociología interaccional (Gumperz, 1981, 1982, 1991) tales como la entonación, los turnos de habla, los tonos de voz, el silencio, etc. que forman parte del discurso concebido como un vehículo de comunicación social y cultural. Finalmente, la Etnopoética y el arte verbal (Bauman, 1975; Bauman & Briggs, 1990; Hymes, 1981; Sherzer, 1982, 1987, 1992; Briggs, 1988; Sherzer & Urban, 1986) orientan el estudio a ciertas regularidades retóricas tales como la estructura del verso, la organización de los diálogos, el paralelismo y la recurrencia de conectores y partículas que organizan los diversos tipos de discurso en las sociedades orales.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de los estudiosos de la lengua en uso y que resulta relevante para articular la noción de discurso con el enfoque etnográfico es la diversidad de 'estilos de habla' reconocidos en las sociedades de tradición oral. Por 'estilo de habla' se entiende un tipo reconocible de uso del habla que se distingue de otros tipos por sus rasgos formales (Urban, 1984). No obstante, en la investigación empírica la noción de estilo se mezcla con la de 'género', aunque en términos teóricos esta última toma en cuenta el significado o la función del discurso más que sus rasgos formales, diferenciando así 'modos de habla', como por ejemplo, el contraste entre cuento, mito, canción, consejo, etc. Los géneros poseen propiedades formales que los caracterizan, pero dichas propiedades no son definitorias en la medida en que lo son para los estilos (Urban & Sherzer, 1988). Así también, rasgos de estilos idénticos o similares pueden atravesar géneros diferentes.

A pesar de los desacuerdos terminológicos, la noción de 'género discursivo'2, desde los tiempos de Boas (1940), ha sido clave en los estudios sobre antropología lingüística, específicamente para referirse a determinados tipos de discursos producidos en las sociedades de tradición oral.

Dentro del marco de la Etnografía del Habla, Dell Hymes (1972) define las unidades de análisis de este campo de investigación e identifica género como uno de los componentes del 'evento comunicativo'. La noción de género -sostiene el autor- implica la posibilidad de identificar características formales reconocidas por la tradición. "Desde una perspectiva heurística, es importante proceder como si toda habla tuviera características formales de algún tipo; aún así, la noción habitual de habla casual o no marcada, señala el hecho de que existe un amplio espectro entre los géneros en cuanto al número y al carácter de marcadores formales" (Hymes, 1972:65). El autor reconoce que los géneros a menudo coinciden con los eventos de habla, aunque considera que deben ser tratados desde el punto de vista analítico como independientes dado que un mismo género puede repetirse en distintos eventos con efectos y propósitos diferentes (serio, humorístico/ pedagógico, ritual, etc.).

Varias definiciones formales de género discursivo se han aportado tanto desde la antropología lingüística, como desde otras disciplinas. Bloch (1975: 13), por ejemplo, considera 'géneros orales' a aquellos discursos que a diferencia de la conversación cotidiana expresan el conocimiento de manera formalizada. En la caracterización de los 'actos de habla formalizados', como el autor los denomina, reconoce los siguientes rasgos: "modelos lingüísticos fijos, selección extremadamente limitada de la entonación, exclusión de algunas formas sintácticas, vocabulario específico, secuencias fijas..., reglas estilísticas conscientemente aplicadas en todos los niveles". Howell (1986), concuerda con la caracterización de Bloch (1975) y sostiene que los 'actos de habla formalizados' se diferencian de la comunicación verbal ordinaria por la creación de un escenario (setting) en el cual una o más personas actúan (gives a performance) frente al resto. No obstante, la utilización de esta noción con propósitos clasificatorios rígidos ha sido, desde la Etnopoética (Briggs & Bauman, 1996) y desde otras corrientes, fuertemente criticada.

Para Hanks (1987) la idea de reglas objetivas, sostenida fundamentalmente por Bloch (1975) es reemplazada por la de esquemas y estrategias, lo que le permite considerar un género discursivo como un conjunto de elementos focales prototípicos que los actores utilizan de manera diversa y que se mantienen fijos dentro de una estructura unitaria.

Más allá de la antropología lingüística, y aún trascendiendo los límites de la lingüística, el concepto de género acuñado por Bakhtin (1981) tiene, para este propósito, absoluta vigencia. Bakhtin (1981:62) sostiene que: "...cada esfera del uso de la lengua elabora sus propios tipos relativamente estables de enunciados, a los que denominamos géneros discursivos". Bakhtin (1981) también destaca la estrecha relación existente entre género y estilo; y sostiene que una función particular (científica, técnica, comercial, cotidiana, etc.) y las condiciones de una comunicación verbal específica en cada una de estas esferas conforma géneros particulares, a partir de ciertos tipos de emisiones relativamente estables en cuanto al tema, a la composición y al estilo.

Los trabajos sobre Etnopoética y arte verbal, centrados en el estudio del uso estilístico y persuasivo del lenguaje oral, incorporan junto con la noción de 'género' el concepto de 'ejecución' [performance]. Una parte significativa del arte verbal, y por lo tanto, una característica inherente de los géneros reside en el poder que posee el ejecutante para controlar a su audiencia. Dicho poder emerge básicamente de los recursos formales y convencionales que utiliza en su ejecución: códigos especiales, fórmulas o enunciados explícitos que indican aperturas y cierres, rima, armonía vocálica y paralelismo, pautas prosódicas especiales de tempo, acento, entonación, etc. (Bauman, 1975). Una parte significativa de la tradición oral, y por lo tanto, una característica inherente de los géneros del habla reside en la capacidad que posee el ejecutante para desplegar las habilidades estéticas convencionalmente reconocidas por la tradición (patrones estilísticos y formales particulares de cada género, uso de los paralelismos, prosodia y otros recursos como gestos y movimientos corporales) así como también por el efecto que este tiene sobre la audiencia.

Desde una concepción del arte verbal no centrada en el texto, sino en la ejecución como comunicación humana en contexto. Entendiendo la noción de ejecución como marco interpretativo dentro del cual deben comprenderse los mensajes comunicados. Tal noción es relevante para este trabajo. El marco interpretativo guía u orienta al interlocutor respecto del tipo de discurso o género que está teniendo lugar, instruyéndolo sobre cómo interpretar el o los otros mensajes que se comunican. El marco representa una comunicación sobre la comunicación y es, en este sentido, metacomunicativo (Bateson, 1972).

La competencia comunicativa, concepto acuñado y reformulado por Hymes (1966) a partir del de competencia lingüística de Chomsky, consiste en dominar no solo la gramaticalidad de las oraciones sino también las circunstancias en las que la actividad verbal resulta apropiada. Refiriéndose al arte verbal en culturas indígenas de América y, en especial, a la competencia para ejecutar géneros específicos de habla, Briggs (1988) caracteriza la 'competencia en la ejecución' [competence in performance] como la habilidad del ejecutante para desplegar su competencia estética, es decir, el conocimiento de patrones estilísticos y formales de un género en particular. En términos más específicos: el uso de determinados sonidos, de gestos y actitudes corporales, el uso especial de la prosodia y del lenguaje figurativo, el uso de paralelismos, repeticiones, expresiones formulaicas y el uso especial de la gramática y de la sintaxis (Sherzer, 1987). Pero también se relaciona con la responsabilidad, es decir, el grado de acceso de los miembros de una comunidad al conocimiento tradicional y a la manera en la que el hablante articula este conocimiento con la interacción social presente. En este sentido, la ejecución implica también la noción de creatividad e improvisación que se encuentra en toda clase de actividades comunicativas y eventos de habla, desde el más ritualizado y formal (rogativas, fórmulas adivinatorias, cantos chamánicos) hasta el más cotidiano y casual (conversaciones). Ahora bien, no todas las personas pertenecientes a una comunidad de habla tienen el mismo acceso al conocimiento tradicional ni la misma habilidad para desempeñarse como ejecutantes de un género particular. Esto se relaciona, por un lado con factores de edad y especialización, pero también depende del grado de amenaza de la lengua vernácula.

2. La estructura retórica de las lenguas indígenas de América

En su esfuerzo por estudiar de manera sistemática el discurso en las lenguas indígenas de América, algunos autores como Tedlock (1983), Hymes (1980, 1981), Sherzer (1982, 1992), Woodbury (1985), Klein (1986), Urban (1991), Sammons (2000), Golluscio (2000, 2001) y Messineo (2004), entre otros, sostienen que el arte verbal amerindio está organizado según unidades discursivas denominadas 'versos' y que constituye, en este sentido, una forma de poesía. Estas unidades -marcadas fonológicamente por rasgos prosódicos y de entonación- estructuran el discurso en varios niveles y permiten comprender el contenido y la función del arte verbal así como también el de los estilos y géneros particulares en las lenguas de tradición oral.

En el marco de la mencionada aproximación al estudio del arte verbal amerindio (especialmente Klein, 1986), he trascrito y dividido los textos originales en unidades prosódicas tales como: frase fonológica, verso y sección o episodio. La frase fonológica constituye la unidad de entonación mínima que corresponde a un simple contorno entonacional y que se separa de otras por una breve pausa o hesitación. Los límites entre versos están marcados por pausas más largas que las que ocurren entre las frases fonológicas y pueden estar constituidas por una o más frases fonológicas. En términos sintácticos, pueden o no coincidir con una oración, dependiendo del género o del estilo. Finalmente, la 'seccion' o 'episodio', es la unidad más alta en la jerarquía. Está demarcada por pausas largas que pueden ser claramente percibidas. Una sección puede consistir de una o más versos y sintácticamente puede estar constituida por una palabra o varias oraciones. La sección en toba corresponde a una unidad de contenido completa.

A esta jerarquía de rasgos prosódicos y sintácticos concatenados que, de acuerdo con Klein (1986), estructuran el discurso en toba, el componente de conectores señalado por Woodbury (1985) para el yupik de Alaska Central (y previamente por Hymes, 1980, para el Chinookan), puede también resultar útil para caracterizar los géneros particulares en esta lengua3.

De acuerdo con lo señalado anteriormente, la estructura retórica del toba posee, al menos, tres partes o componentes interrelacionados: el prosódico, el de conectores y el sintáctico. Por otra parte, actuando sobre los tres sistemas se encuentra el componente afectivo que hace uso de la prosodia, de la fonética, de la morfosintaxis, de la modulación de la voz, así como también de los gestos, posturas y movimientos corporales. La importancia de la estructura retórica del toba como un sistema integrado reside, no obstante, en la función que esta cumple en los distintos estilos del habla. Tanto la interdependencia entre los componentes como la autonomía de cualquiera de ellos respecto de los otros define géneros y estilos particulares.

En un trabajo previo he identificado tres estilos básicos del habla toba definidos por su estructura retórica: el conversacional, el de la oratoria y el narrativo (Messineo, 2004).

3. nqataGak 'Consejo'

3.1. Función social, tópicos y vigencia actual

Dentro del estilo de la oratoria4, el nqataGak (plural: nqataGako) constituye una de las principales herramientas pedagógicas en el proceso de socialización infantil, ya que gran parte del conocimiento tradicional es adquirido por los niños a través de este género discursivo. Dado que la educación toba se caracteriza por ser no autoritaria y que el castigo físico hacia los niños se evita, estas formas discursivas constituyen medios eficaces para transmitir contenidos culturales, reglas sociales y pautas morales de manera no coercitiva a la vez que juegan un rol fundamental en la regulación del comportamiento en la vida cotidiana y en el control social. En este sentido, el nqataGak constituye un cuerpo jurídico que condensa y transmite las leyes y normas de la sociedad toba. Especialmente orientado a reproducir y explicar las reglas sociales y los valores éticos del grupo, su función es prevenir ciertas conductas que podrían sobrepasar los límites social y culturalmente establecidos.

Los temas del nqataGak se relacionan con el aprovechamiento de los recursos del monte, las técnicas de caza y recolección, los límites parentales y la demarcación de ciertos espacios cosmológicos, entre otros.

Los nkataGako son discursos que guían los niños y a los jóvenes a conformar un conjunto de conductas y precauciones respecto del mundo circundante: el río, el monte, la alimentación, el campo, la noche, los seres no humanos y las personas ajenas al núcleo familiar. Por otra parte, considerando el poder que posee la palabra entre los tobas, los consejos tienen la particularidad de ser dichos por una única vez y en el momento determinado. De esta manera, acompañan y protegen a niños y jóvenes en las etapas de su desarrollo hasta que llegan a ser verdaderos adultos. Los peligros que encierra la noche, la importancia de madrugar, el respeto por las entidades no humanas, la necesidad de dormir con la cabeza hacia el oriente, el favorecimiento de la endogamia y la prevención del divorcio, entre otros, constituyen algunos de los tópicos principales del consejo. Dentro de este género, se incluyen también las instrucciones puntuales que los padres dan a sus hijos para mantenerse atentos y cuidarse respecto de algunas situaciones específicas de la vida cotidiana. Los tobas llaman a este tipo de habla nvitaGako y que puede traducirse como 'advertencias' siendo uno de sus temas principales el de la hospitalidad. Los jóvenes deben ser cordiales con las visitas, permanecer siempre con la cabeza erguida y atender a los huéspedes cuando los mayores están ausentes.

El consejo es un género altamente productivo que actualmente no solo se utiliza en la educación infantil, sino también como un medio de persuasión política y religiosa. Wright (1990) menciona su uso en el contexto de las iglesias sincréticas tobas en donde el pastor predica y aconseja a la audiencia mediante el uso de este género discursivo. En este mismo contexto, el término nqataGak es utilizado también con referencia a los mandamientos bíblicos. Como recurso metacomunicativo de transformación y establecimiento de nuevos roles, el consejo cumple también una función importante en la regulación de la vida social de los tobas (véase Sección 4).

3.2. Contextos de interacción

El contexto de interacción del nqataGak requiere siempre de una relación asimétrica entre un emisor o ejecutante y un receptor o una audiencia. Tradicionalmente, dicha relación puede ser de índole generacional: anciano/a => joven, parental: padre/madre => hijo/a o social: jefe (nataGala?) o líder religioso => comunidad (de fieles). Sin embargo, el nqataGak no es un diálogo sino un monólogo en el sentido bajtiniano. Es un discurso de autoridad (Bakhtin, 1981) que es pronunciado por el hablante en un tono afectivo y persuasivo, sin esperar una respuesta inmediata del oyente. El nqataGak es también un monólogo en términos de turnos de habla. Predominantemente deóntico, este tipo de discurso transmite un mandato cultural mediante una clave -en términos de Hymes (1972)- fuertemente afectiva, íntima y no coercitiva. El consejo toba combina un discurso autoritario, asimétrico y normativo con uno persuasivo y afectivo que emerge de las relaciones estrechas -generalmente sanguíneas- entre el emisor y el receptor. Esta característica ha sido también mencionada por Golluscio (2001) para el ngïlam 'consejo' mapuche, un pueblo indígena del sur de Argentina y Chile.

3.3. Estructura retórica: Prosodia y paralelismo

La estructura retórica del nqataGak se organiza sobre la base del verso. A diferencia de lo que sucede en la conversación, las pausas entre verso y verso resultan, en el consejo, considerablemente más largas. Dicho género se caracteriza también por la presencia de contornos entonacionales planos o descendentes combinados con contornos afectivos propios de estilo persuasivo. Uno de los rasgos más salientes del estilo persuasivo es el tempo, que es notablemente más lento que el de la conversación. Así también, se caracteriza por la presencia de pausas largas entre secciones o episodios y de contornos entonacionales menos variados que los que se encuentran en el habla informal (Klein, 1986; Messineo, 2004).

El consejo, entonces, se estructura sobre versos que están generalmente formados por una o dos entonaciones simples. Los versos no coinciden necesariamente con una unidad sintáctica completa, dado que las oraciones generalmente incluyen más de un verso.

El siguiente fragmento está tomado de un nqataGak cuyo propósito es alertar a una joven respecto de la influencia de personas extrañas o ajenas a la familia. El consejo, a su vez, recomienda seguir las enseñanzas de quienes son de la propia sangre. Nótese que los versos 1, 2 y 4 consisten de unas pocas palabras, y no llegan a conformar una oración completa, como se observa en el ejemplo (1):

Lo que es interesante acerca de la autonomía del componente prosódico con respecto a la sintaxis es que indica algo acerca del contenido, es decir, produce un efecto retórico especial6. En consonancia con un tempo lento y marcado por pausas largas, la estructura del nqataGak-basada en unidades sintácticas cortas o incompletas- manifiesta afecto y confianza entre los participantes del evento comunicativo a la vez que revela el empeño y la firmeza del emisor al transmitir sus enseñanzas.

El paralelismo de estructuras morfológicas y sintácticas (Jakobson, 1966) es otro de los rasgos relevantes del discurso toba. Su función como recurso poético en la narrativa de los indígenas americanos ha sido analizado previamente por Sherzer (1992), Sammons (2000) y Golluscio (2000), entre otros. En su investigación sobre los warao de Venezuela, Briggs (1996, 2000) señala su uso en la disputa, la mediación y el consejo.

En el nqataGak ciertos versos o secciones cruciales se repiten de manera idéntica o similar para enfatizar la función directiva del discurso y el propósito pedagógico de este género particular. Los siguientes ejemplos se estructuran sobre dos tipos de paralelismo: paralelismo de secciones (2) y paralelismo de versos (3).

En el ejemplo (2), el paralelismo ocurre entre las secciones E y F, en las que se repite el mismo patrón sintáctico. El único cambio entre ambas secciones es: no'ohnn 'cosas lindas' por hamae' 'cosas dulces', enfatizando de esta manera el contraste entre la mujer que no es de la propia familia y la madre.

En segundo lugar, el paralelismo puede darse entre versos adyacentes. En el ejemplo (3) versos 12, 13, 14 y 15 las consecuencias positivas que derivan de obedecer el nqataGak se ennumeran y estructuran sobre la base del paralelismo gramatical. Dicho recurso permite imprimir autoridad al mensaje y añadir fuerza semántica a las palabras del emisor:

3.4. Recursos lingüísticos

Los siguientes recursos léxicos y morfosintácticos contribuyen a reforzar la clave (key) persuasiva, íntima, afectiva y no coercitiva del nqataGak.

3.4.1. Sufijos diminutivos y términos de parentesco

La recurrencia de sufijos diminutivos (yalole(k) 'hijita (o)'; iwalole(k) 'nietita(o)', así como el uso de términos de parentesco para dirigirse al oyente o a la audiencia: (yalek 'hijo'; iwal 'nieto/a'; ita?alpi 'padres'; yate?elpi 'madres'), constituye un marcador del género en la medida en que refuerza el componente afectivo del discurso. Obsérvense ejemplos (8), (11), (12) y (13).

3.4.2. Verbos descriptivos y nominales atributivos

El predominio de verbos descriptivos y nominales atributivos tales como no?on / onaGayk "es bueno que"; laGadayk 'es obediente'; ne'enaGayk 'es atrevido'; ena?am 'es igual a', yaqa?a 'es extraño'; ama? 'es dulce' y la baja frecuencia de uso de verbos activos y de movimiento señala, en contraste con el estilo narrativo, el carácter sugestivo de este género. De hecho, su función no es inducir al desempeño de acciones puntuales, sino conformar en el destinatario una actitud ética hacia la vida que guíe sus conductas futuras.

3.4.3. Marcas de segunda persona, modo imperativo y construcciones condicionales

Las marcas de segunda persona en los sustantivos7 y en los verbos8 (ejemplos 4 a 8), las formas imperativas9 (ejemplos 9 y 10) y las construcciones condicionales (ejemplos 11 y 12) son recursos gramaticales que señalan la función predominantemente apelativa de este género:

El uso de los pronombres independientes de segunda persona10 constituye también un recurso gramatical que distingue al consejo de otros tipos de discursos con función apelativa, como las órdenes domésticas 11 y las invitaciones, entre otros.

El ejemplo (8) constituye la fórmula de apertura de un nqataGak. La referencia a la segunda persona aparece indicada tanto en la morfología pronominal del verbo ('an- loshigem: presta atención), como en el pronombre independiente ('am: vos). Su función es focalizar la atención del oyente en una situación comunicativa íntima y afectiva. En consonancia con el carácter persuasivo del nqataGak, el uso del pronombre personal independiente con función enfática permite transmitir mandatos culturales en un tono afectivo y no coercitivo:

Los ejemplos (9) y (10) corresponden a una orden doméstica y a una invitación, respectivamente. En ambos, la referencia a la segunda persona aparece solo señalada en el verbo. Mediante dichas emisiones, el hablante incita al oyente a que realice una acción puntual y determinada y, a diferencia de lo que sucede con el consejo, espera de su interlocutor una respuesta inmediata:

3.5. Secuencia discursiva

Por último, un rasgo formal y convencional propio de la ejecución del consejo es su secuencia discursiva más o menos predeterminada. Dicha secuencia consta, en la mayoría de los casos, de una fórmula apelativa que indica la iniciación o apertura del discurso y de otra que señala el final o cierre. La fórmula de cierre, o bien indica, cómo sucede en otros géneros del habla toba, el final del evento comunicativo (ejemplo (11) verso 36) o bien refuerza el motivo principal por el cual se debe obedecer el consejo (ejemplo (12) verso 15). Ambos recursos constituyen el marco metacomunicativo (Bateson, 1985) que define el tipo de género que será o ha sido ejecutado, proporcionando al receptor o a la audiencia la ayuda para interpretar los mensajes contenidos dentro de ese marco. Dicho marco, puede ser explícito como sucede en los versos 2 ('éste es mi consejo') y 36 ('hasta aquí llega el consejo) del ejemplo (11). Puede también inferirse a partir del uso de léxico específico ('mi hijita'), recursos gramaticales (pronombre independiente de 2ª persona y marca de 2ª persona en los verbos) y unidades de entonación convencionales, como se observa en (12):

4. El nqataGak como práctica creativa y transformadora de roles sociales

En la sección 1 se señaló que uno de los aspectos más interesantes para el estudio de los géneros discursivos es el modo en que el ejecutante vincula el conocimiento tradicional con la interacción social presente a través de un marco genérico particular. La competencia en la ejecución incluye, entonces, no solo la habilidad del emisor para desplegar su competencia retórica, sino también para recrear y transformar los roles sociales establecidos. En este sentido, el nqataGak constituye un recurso comunicativo poderoso en la construcción de relaciones intersubjetivas, en la medida en que permite transformar roles sociales establecidos y crear nuevos vínculos. El hecho de que un anciano toba brinde un consejo a una persona que no pertenece a su propia familia o su grupo étnico constituye un índice de confianza y, por lo tanto, el sello de una relación más duradera y profunda.

En esta sección se presenta el texto de un nqataGak ejecutado por un anciano toba (AT) en el contexto de una serie de entrevistas realizadas por el autor con el objetivo de estudiar los géneros discursivos tobas. El fragmento es parte de una conversación llevada a cabo hacia al final de mi trabajo de campo en una comunidad indígena del Chaco argentino. A pesar de mi sostenido interés por investigar el género 'consejo', durante mi estadía nunca pude presenciar la ejecución de un nqataGak, ni aún mediante la elicitación descontextualizada. Solo tuve acceso a la información requerida unos minutos antes de mi partida a Buenos Aires. AT me acompañó a la estación de ómnibus e inició una larga conversación en la que se refirió con tristeza a la inminente pérdida de su lengua, situación que detectaba claramente en las nuevas generaciones de jóvenes y niños. Extraigo de esa conversación uno de los consejos que el anciano toba ejecutó para mí en español, como se observa en el ejemplo (13):

1. Yo no voy a mezquinar / mi nieta / to:::do lo que yo sé // 12

2. to::do lo que usted me pide / yo voy a vaciarme //

3. pero llegará el momento / en que voy a desaparecer//

4. entonces / mi nieta/ recordará //

5. y llevará esto / a otros nietos de allá LEJOS // de Buenos Aires //

6. y dirá // e::sto es lo que traigo de MI YAPE' (abuelo) //

7. Por eso/ este/ es / mi consejo //

8. 'mira BIE::N lo que ense:ñas //

9. porque / hay ALGUIEN / que sie:::mpre está mirando nuestros corazones' //

En esta verdadera 'ejecución'- más que el despliegue de su competencia estética, AT reordena creativamente los roles de los participantes de la entrevista (investigador-investigado). Transforma la relación social por mí establecida en un nuevo vínculo, también asimétrico, pero controlado por él. En esa ejecución, él asume el rol de yape' (anciano toba) en tanto autoridad para transmitir a través del marco genérico del nqataGak los valores y las costumbres de la cultura toba.

Como puede observarse en el verso 9, AT alude de manera implícita (mediante la expresión ALGUIEN) a la autoridad irrefutable de Dios13, legitimizando, de esta manera, su rol de anciano toba responsable de dicha transmisión. No obstante, el tono del consejo no es coercitivo ni autoritario, sino íntimo, afectivo y persuasivo. Mediante este consejo, AT establece una nueva relación de cercanía y confianza en la cual acepta "entregarme" la información por mí requerida y "vaciarse", de sus conocimientos. Asume simultáneamente su rol de consultante en el sentido de que me ofrece, en la práctica, una verdadera ejecución del género consejo, no ya como mero dador de la información, sino como protagonista de su propia actuación. Exhibe, de esta manera, su destreza y habilidad comunicativa para improvisar y crear nuevas relaciones sociales en el curso de su ejecución. Así también, actualiza en el acto mismo de la interacción, su responsabilidad como anciano de la comunidad para transmitir la lengua y la cultura. Su práctica discursiva constituye de por sí un intento de reestablecimiento de la transmisión intergeneracional, rota o amenazada. En este acto, me incluye en la cadena de transmisión intergeneracional, comprometiéndome a continuarla.

CONCLUSIONES

La documentación y el análisis de géneros del habla en comunidades indígenas constituyen un terreno fértil para indagar en las posibles relaciones entre la lengua, la cultura y la sociedad. Como exploración inicial en este campo, el objetivo de este trabajo ha sido analizar el contexto etnográfico y la función social del nqataGak (consejo toba) en relación con los rasgos lingüísticos y prosódicos que emergen del texto. El marco teórico y metodológico adoptado ha permitido integrar dos aspectos del análisis: el etnográfico y el lingüístico.

Sobre la base de una secuencia discursiva relativamente estable, de características prosódicas recurrentes y de rasgos lingüísticos específicos, el nqataGak organiza y transmite el conjunto de leyes, pautas de conducta y valores morales que regulan la vida social de los tobas. El consejo resulta entonces de la combinación de dos tipos de discurso: uno formalmente autoritario, normativo y asimétrico con otro de carácter íntimo y afectivo. En consonancia con un modelo educativo tolerante y no coercitivo, este género transmite un fuerte mandato cultural mediante un tono afectuoso y persuasivo. Las pausas largas, el tempo lento, los contornos entonacionales planos o descendentes, las oraciones incompletas y el paralelismo de versos y secciones definen el estilo persuasivo propio del nqataGak. Así también, el uso de términos de parentesco, de diminutivos, de formas libres y ligadas de la 2ª persona, etc., imprimen en el texto la clave (Hymes, 1972) que caracteriza este género particular y lo distingue de otras formas del habla, como las órdenes domésticas y las invitaciones.

Asimismo, el uso sistemático y recurrente de los rasgos mencionados determinan un patrón genérico relativamente estable, pero a su vez flexible y permeable a las nuevas situaciones de contacto e interacción social. En este sentido, el nataGak no solo constituye una herramienta de socialización de niños y jóvenes sino también un recurso comunicativo poderoso en la construcción y transformación de las relaciones sociales.

NOTAS

1 Esta disciplina, desarrollada y difundida en los EE.UU. en los años 60 a partir de los trabajos de Dell Hymes, nace de la Antropología Lingüística y se ha ido enriqueciendo sistemáticamente por los aportes de otras disciplinas como el Folklore, la Etnopoética, el Análisis del Discurso, la Pragmática, entre otras. Uno de sus principales objetivos es contribuir al conocimiento de las relaciones entre lengua, cultura y sociedad por medio del estudio del habla contextualmente situada.

2 Otras denominaciones se utilizan para referirse al mismo concepto: tradición oral o literatura oral (Finnegan, 1970), género (Hymes, 1972), géneros verbales (Bauman & Sherzer, 1974), arte verbal, arte hablado o arte oral (Bauman, 1975), géneros del discurso (Hanks, 1987, 1989), etc.

3 En toba, la repetición en cada verso del relato de determinados conectores tales como nache, qaq, cha'aze ('y', 'entonces', 'por eso') define el estilo narrativo y constituye un recurso efectivo de cohesión y continuidad discursiva (Messineo, 2004).

4 Denomino estilo de la oratoria a aquellos discursos a través de los cuales el hablante incita al oyente a hacer algo o a actuar de determinada manera. Dentro de esta caracterización general se incluye una amplia gama de géneros discursivos que va desde el discurso político, la prédica religiosa, los consejos de padres a hijos, e incluso algunos tipos de rogativas. En este trabajo se analizará solo el "consejo", aunque los géneros restantes revisten gran interés desde el punto de vista lingüístico y etnográfico.

5 Las siguientes abreviaturas se utilizan para las glosas: A (sujeto activo); ADV: (adverbio); APL (aplicativo); ATR (atributivo); CL (clasificador nominal); CON (conector discursivo); DEM (demostrativo); DIM (diminutivo); DIR (sufijo direccional); DUR (aspecto durativo); EV (evidencial reportativo); EX (existencial); FEM (femenino); FOC (foco); IMP (impersonal); LOC (sufijo locativo); M (sujeto medio o semirreflexivo); MASC (masculino); NC (nexo completivo); NEG (negación); POS (prefijo posesivo), PRO (pronombre personal independiente); PROG (aspecto progresivo); 1 (primera persona); 2 (segunda persona); 3 (tercera persona); 4 (cuarta persona o persona indefinida).

6 Dicho recurso ha sido estudiado sistemáticamente por Woodbury (1985) en la narrativa de los Yupik de Alaska Central.

7 El toba distingue entre sustantivos alienables e inalienables. La posesión inalienable se indica directamente sobre el sustantivo poseído mediante un prefijo. Los sustantivos que reciben marca de posesión refieren a partes del cuerpo, términos de parentesco, algunos objetos fabricados por el hombre, enfermedades del ser humano y entidades físicas, mentales y espirituales de las personas, entre otras.

8 En el verbo, la referencia a la persona gramatical se indica mediante morfemas específicos (Klein, 1978; Messineo, 2003).

9 Los verbos en toba no presentan marca morfológica de modo (Messineo, 2003). Una orden se distingue de una emisión declarativa por el uso de la segunda persona enfática y un contorno entonacional ascendente que desciende abruptamente hacia el final de la frase. Sin embargo, la negación empleada en las órdenes difiere de la utilizada en las oraciones declarativas.

10 Dado que los verbos en toba presentan marca morfológica de persona correferencial con el sujeto, el uso del pronombre personal independiente con función sujeto es opcional, y su presencia en una oración posee valor enfático (Messineo, 2003).

11 Se trata de pedidos o indicaciones verbales que guían al niño en el comportamiento de la vida diaria. Constituyen piezas centrales en la socialización infantil toba ya que regulan la conducta cotidiana, el control social y la organización cooperativa del trabajo en familia (Hecht, 2008).

12 La siguiente notación se utiliza para señalar las unidades del discurso y los rasgos prosódicos en el texto:

13 La alusión a Dios y el uso de citas bíblicas constituyen recursos frecuentes utilizados por los tobas evangelizados para legitimizar su discurso. Dichos recursos permiten conectar un modelo ideal (valores y costumbres de la cultura) con uno real (la relación entrevistador/ entrevistado) y constituyen una muestra de la competencia en la ejecución de géneros particulares.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bauman, R. (1975). Verbal art as performance. American Anthropologist, New Series, 77(2), 290-311.

Bauman, R. & Briggs, Ch. (1990). Poetics and performance as critical perspectives on language and social life. Annual Review of Anthropology, 19, 59-88.

Bauman, R. & Sherzer, J. (1974). Explorations in the ethnography of speaking. Cambridge: Cambridge University Press.

Bakhtin, M. (1981). The dialogic imagination: Four essays. En M. Holquist, C. Emerson & M. Holquist (trad). Austin: University of Texas Press.

Bateson, G. (1972). Steps to an ecology of mind. Nueva York: Ballantine Books.

Bloch, M. (1975). Political language and oratory in traditional society. New York: Academic Press.

Boas, F. (1940). Introduction to International Journal of American Linguistics. Race, language and culture (pp. 199-210). New York: Free Press.

Beaugrande, R. & Dressler, W. (1981). Introduction to text linguistics. London: Longman.

Biber, D. (1988). Variation across speech and writing. Cambridge: Cambridge University Press.

Biber, D. 1989. A typology of English texts. Linguistics, 27, 3-43.

Briggs, Ch. (1988). Competence in performance. The creativity of tradition in Mexicano verbal art. Philadelphia: University of Pensilvannia Press.

Briggs, Ch. (1996). Conflict, language ideologies, and privileged arenas of discoursive authority in warao dispute mediation. En Ch. Briggs (Ed.), Disordely discourse. Narrative, conflict and inequality (pp. 204-242). Oxford Studies in Anthropological Linguistics, Oxford: Oxford University Press.

Briggs, Ch. (2000). Emergence of the non-indigenous peoples: The warao narrative. En K. Sammons & J. Sherzer (Eds.), Translating native American verbal Art. Ethnopoetics and ethnography of speaking (pp.154-196). Washington and London: Smithsonian Institution Press.

Briggs, Ch. & Barman, R. (1996). Género, intertextualidad y poder social. Revista de Investigaciones Folklóricas, 11, 78-108.

Finnegan, R. (1970). Oral literature in Africa. Oxford: Clarendon Press.

Golluscio, L. (2000). From the Nawel Ngïtram to 'The Story of The Tiger'. Issues in the translation of mapuche verbal art. En K. Sammons & J. Sherzer (Eds.), Translating native american verbal art. Ethnopoetics and ethnography of speaking (pp. 272-294). Washington and London: Smithsonian Institution Press.

Golluscio, L. (2001). Gramática, discurso e interacción social: El sistema tiempo-aspecto-modalidad en el ngïlam 'consejo' mapuche. En E. Narvaja de Arnoux & A. Di Tulio (Eds.), Homenaje a Ofelia Kovacci (pp. 279-300). Buenos Aires: EUDEBA.

Gumperz, J. (1981). The linguistic bases of communicative competence. En D. Tannen (Ed.) Analyzing discourse: Text and talk (pp. 71-93). Washington: Georgetown University Press.

Gumperz, J. (1982). Discourse strategies. Cambridge: Cambridge University Press.

Gumperz, J. (1991). Contextualization and understanding. En A. Duranti & Ch. Goodwin (Eds.) Rethinking Context: Language as an interactive phenomenon (pp. 229-252). Cambridge: Cambridge University Press.

Gülich, E. (1986). Textsorten in der Kommunikationspraxis. En W. Kallmeyer (Ed.) Handlungsmuster, Textsorten, Situationstypen (pp. 15-47). G. Ciapuscio (trad.). Düsseldorf: Schwann.

Gülich, E. & Raible, W. (1977). Linguistische Textmodelle. München: Fink.

Hanks, W. (1987). Discourse genres in a theory of practice. American Ethnologist, 14, 668-692.

Hecht, A. (2008). Encrucijadas de significados acerca de la relación lengua e identidad en niños indígenas en contextos urbanos. Alteridades, México D.C.: Universidad Autónoma de México.

Howell, S. (1986). Speech acts as one discourse. Man, 21, 79-101.

Hymes, D. (1966). La sociolingüística y la etnografía del habla. En E. Ardener (Ed.) Antropología social y lenguaje. Buenos Aires: Paidós.

Hymes, D. (1972). Models of the interaction of language and social life. En J. Gumperz & D. Hymes (Eds.), Directions in sociolinguistics (pp. 35-71). New York: Basil Blackwell.

Hymes, D. (1980). Particle, pause and pattern in American Indian narrative verse. American Indian Culture and Research Journal, 4(4), 7-51.

Hymes, D. (1981). In vain I try to tell you. Essays in Native American Ethnopoetics. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Jakobson, R. (1966). Gramatical parallelism and its Russian facet. Language, 42, 399-429.

Klein, H. (1978). Una gramática de la lengua toba: Morfología verbal y nominal. Montevideo: Universidad de la República.

Klein, H. (1986). Styles of Toba discourse. En J. Sherzer & G. Urban (Eds.), Native South American discourse (pp. 213-35). Berlin: Mouton de Gruyter.

Messineo, C. (2003). Lengua toba (guaycurú). Aspectos gramaticales y discursivos. En Lincom Studies in Native American Linguistics 48. Muenchen: Lincom Europa Academic Publisher.

Messineo, C. (2004). Toba discourse as verbal art. Anthropological Linguistics, 46(4), 216-238. Bloomington: Indiana University Press.

Sammons, K. (2000) Replicating key features of poetics construction in Sierra Popoluca storytelling performance. En K. Sammons & J. Sherzer (Eds.), Translating native american verbal art. Ethnopoetics and ethnography of speaking (pp. 22-41). Washington and London: Smithsonian Institution Press.

Sherzer, J. (1982). Poetic structuring of Kuna discourse: The line. Language in society, 11, 371-390.

Sherzer, J. (1987). A discourse-centered approach to language and culture, American Anthropologist, 89, 295-309.

Sherzer, J. (1992). Formas del habla Kuna. Una perspectiva etnográfica. Ecuador: ABYA-YALA.

Sherzer, J. & Urban, G. (1986). Native South American discourse. Berlin: Mouton de Gruyter.

Tedlock, D. (1983). The spoken word and the work of interpretation. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Urban, G. (1984). Speech about speech in speech about action. Journal of American Folklore 97, 310-328.

Urban, G. (1991). A discourse-centered approach to culture. Native South American myths and rituals. Austin: University of Texas Prees.

Urban, G. & Sherzer, J. (1988). The lingüistic anthropology of native South America. Annual Review of Anthropology, 17, 283-307.

Woodbury, A. (1985). The functions of rhethorical structure: A study of Central Alaskan Yupik Discourse. Language in Society, 14, 153-190.


Correspondencia: Cristina Messineo (cristina.messineo@gmail.com). Instituto de Lingüística, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. 25 de mayo 221-1002, Buenos Aires, Argentina.

Recibido: 9-IV-2008, Aceptado: 5-I-2009.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons