SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.40 número63¡Cuarenta años!: ¿No es verdad que pasan en un segundo?La comprensión oral del lenguaje no literal y su relación con la producción escrita en escolares índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.40 n.63 Valparaíso  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342007000100002 

Revista Signos 2007, 40(63), 11-27

DOCUMENTO

Visiones del pasado, el presente y el futuro de la Lingüística: A propósito de los 40 años de Revista Signos. Estudios de Lingüística

Como parte de las celebraciones del aniversario 40 (1967-2007) de la Revista, decidimos invitar a algunos amigos del mundo de la lingüística a que respondieran dos simples, pero también complejas preguntas. Ellas son:

1.  ¿Cuál es el avance más relevante de la Lingüística en las últimas cuatro décadas?

2.  ¿Cuál es el mayor desafío que enfrentará la Lingüística en los próximos años?

Estas dos preguntas debían ser respondidas en un espacio relativamente breve y en un tiempo que desde que lanzamos la idea hasta que se cerraba el plazo de entrega se hizo un tanto ajustado. Lamentablemente, debemos reconocer que la humorada se activó tal vez tardíamente y que ello implicó poner una exigencia compleja sobre los especialistas convocados. En general, debemos apuntar que nuestra invitación fue acogida como un desafío, pero con gran entusiasmo y alegría. Seguramente también la premura de la invitación hizo que algunos de los invitados se resistieran a la agenda tan apretada. En parte, por ello, somos culpables de que algunos se hayan restado y no mandaran respuesta. Afortunadamente, la mayoría de los convocados respetaron el plazo y no debimos dejar fuera a ninguno que llegara tardíamente.

Para construir la lista de invitados procuramos incluir amigos y conocidos diversos en origen, nacionalidad, experiencia académica y líneas temáticas. Por ello, se incluyó a alumnos de postgrado, jóvenes profesores universitarios y lingüistas de reconocida trayectoria.

A los que respondieron nuestra demanda, les hacemos llegar nuestro caluroso agradecimiento. Ellos han regalado a la Revista un documento que seguramente dará que hablar. En este compendio se detecta una interesante diversidad y, al mismo tiempo, una relevante coincidencia en torno a ciertas ideas-fuerza, tópicos o hechos que marcan los SIGNOS de los tiempos actuales.

Sin más, dejemos a los protagonistas de este regalo.

¡Muchas gracias a todos!

Giovanni Parodi
Cristian González

(compiladores)

 

Elvira Arnoux
Universidad de Buenos Aires
Argentina

Tal vez no sea conveniente hablar de “avance” en singular ya que lo que caracteriza a la lingüística de las últimas cuatro décadas es la eclosión de perspectivas diversas sobre los hechos de lenguaje y, a partir de ellas, la construcción de diferentes objetos teóricos. Este proceso, que ha llevado a que en algunos ámbitos se prefiera hablar de Ciencias del Lenguaje, ha cristalizado en rótulos disciplinarios que se han ido agregando a los ya existentes y que tanto exponen posiciones distintas sobre los fenómenos abordados como responden a corrientes científicas relacionadas con tradiciones académicas particulares. En relación con lo señalado, los “avances” corresponderían, por un lado, a la legitimación de esos variados modos de delimitar problemas, construir objetos, definir categorías y, por el otro, a la acentuación de las indagaciones en las “zonas de contacto” (las que vinculan, por ejemplo, los componentes de la gramática, o las que ponen en relación áreas de conocimiento lingüísticas y no lingüísticas).

Los desafíos también son diversos. Frente a la necesaria multiplicación de trabajos empíricos, se deberán regular los modos de relevamiento de datos y construir teorías que orienten y den cuenta de esos recorridos. En relación con las ciencias cognitivas, cuyo desarrollo actual es indudable, se deberá profundizar en los tipos y niveles de conocimiento lingüístico propios de la facultad humana del lenguaje y en sus articulaciones. Respecto de temas que se retoman en la reflexión lingüística, habrá que afinar y complejizar el estudio de los modos y operaciones de construcción de significados. Finalmente -en una serie por cierto muy incompleta- el desafío será atender cada vez más a los problemas que las sociedades contemporáneas presentan respecto de los modos de participación política, las brechas educativas, el proceso de globalización y la expansión de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Adriana Bolívar
Universidad Central de Venezuela
Venezuela

El avance más relevante de la lingüística puede resumirse como una apertura a las explicaciones del significado de manera más integradora. El cambio se ha manifestado en un movimiento desde una lingüística unidireccional, con el foco en el habla de una persona, hacia una lingüística bi-direccional en la que la explicación de los significados y de las estructuras toma en cuenta la colaboración de por lo menos dos en una interacción en contexto. Los avances se han manifestado fundamentalmente en los desarrollos de la pragmática y del análisis del discurso, con variaciones que dependen del alcance del contexto examinado y de los métodos empleados. El desarrollo de la lingüística de corpus ha significado un gran avance para la precisión de las descripciones y la generación de hipótesis sobre la estructura y funcionamiento de las lenguas. Un giro fundamental ha sido el interés por integrar la teoría con la práctica en programas educativos y la concepción del lenguaje como una práctica social, lo que se ha manifestado, en el primer caso, en el desarrollo de la teoría gramatical (la sistémico funcional y la teoría de la valoración) y, en el segundo, en el análisis crítico del discurso.

El mayor reto que se presenta a los lingüistas deriva del doble compromiso con los avances de la disciplina y con los grandes cambios de la sociedad en que vivimos. Por un lado, es fundamental adaptarse a las nuevas tecnologías y entrar de manera decidida a la interdis-ciplinariedad y, por otro, es necesario articular la teoría con la práctica para mejorar la explicación de los significados en la dinámica social. La tecnología ofrece la posibilidad de analizar grandes cantidades de datos y de avanzar en la comprensión de las lenguas y de la culturas, pero queda el reto de lo que podemos hacer con estos grandes corpus. El problema mayor en mi opinión es cómo producir teoría del lenguaje si seguimos analizando los corpus con categorías de la época pre-corpus. Queda pendiente de qué manera vamos a abordar, por ejemplo, la multimodalidad si queremos ofrecer explicaciones del significado más abarcadoras, que integren el lenguaje verbal con otros lenguajes. Los desarrollos exigen la definición de nuevos métodos y la identificación de categorías emergentes. El reto sigue siendo la confrontación de paradigmas porque en el fondo lo que está en juego es un debate epistemológico que hay que enfrentar de manera directa si queremos, efectivamente, describir textos en contextos en la dinámica de la interacción social.

Patrick Charaudeau
Universidad París XIII
Francia

Il faudrait pouvoir s’entendre -mais ceci est une proposition à discuter- sur le fait que les sciences du langage -dénomination qui s’est substituée, à juste titre, à celle de linguistique, trop restrictive- se développent dans deux directions : l’une, tournée vers la connaissance des structures de la langue (ou des langues), allant, dans certains courants, jusqu’à tenter de décrire les mécanismes mentaux qui les engendrent (cognitivisme); l’autre, tournée vers les usages et l’analyse des discours, des textes et des faits de communication, s’inspirant de plusieurs courants (la philosophie analytique, la sociologie du langage, l’ethnométhodologie, la sémiologie, etc.), et s’attachant à étudier les discours sociaux.

Puis, prendre acte du fait qu’il y a des pratiques analysantes transversales : dans les études lexicales (traitements informatiques), dans les études sémantiques (théorie de topoi, analyses propositionnelles), dans les études sur l’énonciation (les modalités) dans les études en argumentation (les connecteurs), pratiques qui se trouvent à l’interface entre la langue et le discours.

Enfin, il faut prendre conscience que la finesse des découpages que l’on est amené à opérer dans la recherche ne doit pas nécessairement apparaître dans un cursus d’enseignement. Pour ma part, je proposerais que, partant d’une première grande division entre "linguistique de la langue" et "linguistique du discours", on se mette d’accord sur les enseignements qui doivent faire partie de ce fameux socle commun, et ceux qui sont proposés comme optionnels, à un certain niveau du cursus. C’est ce qui se fait, par exemple, en psychologie: tout étudiant en psychologie (à quelques variantes près) a une même formation de base aussi bien théorique que méthodologique; puis, il peut se spécialiser en psychologie sociale, cognitive ou clinique.

Guiomar E. Ciapuscio
Universidad de Buenos Aires
Argentina

En cuanto a los avances de la disciplina en las últimas cuatro décadas, creo que en gran parte deben referirse a las posibilidades que ha brindado el trabajo interdisciplinario. Dos ejemplos: los desarrollos producidos por la neurobiología, la psicolingüística, la ciencia cognitiva y la lingüística han hecho posible dar respuestas cada vez más apropiadas a problemáticas fundamentales como la naturaleza y el funcionamiento de la capacidad lingüística, el proceso de adquisición lingüística, la comprensión y tratamiento de los déficits y daños neurolingüísticos. Por otra parte, los aportes de la lingüística computacional, que incorpora los conocimientos de la informática y la inteligencia artificial, han permitido avanzar de manera sustantiva en el procesamiento de lenguaje natural y en el desarrollo de las modernas tecnologías de la información así como de herramientas informáticas para distintos propósitos. Naturalmente, fundamentos imprescindibles de estos progresos en el conocimiento son los desarrollos al interior de la lingüística: por un lado, la investigación básica en el conocimiento de lenguas (tanto de sus propiedades universales como particulares), en las modelizaciones de su mecanismo y generación proporcionadas por la gramática formal y basadas en los insumos de la gramática descriptiva. Por otro lado, el importante aumento de los conocimientos sobre recursos lingüísticos y sus usos vinculados con esferas determinadas de actividad social, que han permitido y permiten incrementar de manera sostenida la calidad y efectividad de los desarrollos teóricos y aplicados para las prácticas lingüísticas de producción e interpretación.

En cuanto a sus desafíos, los avances mencionados en el punto anterior deben ser extendidos y profundizados, de manera de lograr dar respuestas cada vez más satisfactorias y generar nuevas preguntas que signifiquen un progreso en nuestros conocimientos básicos y aplicados sobre el lenguaje, las lenguas y sus empleos en contextos específicos. De manera más global, la disciplina debería poner empeño en contribuir con su instrumen-tarium a resolver problemáticas actuales de orden socio-cultural de interés general. Seguidamente, una enumeración inevitablemente incompleta: cómo favorecer y mejorar la adquisición, generación, distribución y almacenamiento de conocimientos relevantes por parte de la ciudadanía, bajo las nuevas formas textuales de la comunicación virtual y globalizada; cómo contribuir a superar la desigualdad social y a lograr progresivamente la igualdad de oportunidades, sobre la base de una más intensa y efectiva educación lingüística; cómo favorecer y propiciar la diversidad lingüística y la comunicación intercultural, desarrollando simultáneamente la propia cultura lingüística.

Nina Crespo
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

Considero que el avance de la lingüística ha sido hacia la interdisciplinariedad (psico-lingüística, sociolingüística, etc.) y hacia la idea del lenguaje ya no como un sistema aislado, sino como una herramienta que sirve a la interacción humana y que está influido por ella. Esta comprensión del lenguaje le ha permitido a la lingüística convertirse en un instrumento para acceder al conocimiento del fenómeno del hombre como ser social y cultural.

Los caminos que ha tomado la lingüística son diversos y en cada uno de ellos el desafío es diferente. Sin embargo, considero que en una perspectiva más general, el desafío de la lingüística en esta época de ciencia despersonalizada y despersonalizante, está en erigirse como una disciplina que realmente ayude a la promoción del ser humano, tanto en cuanto individuo como en cuanto a ser social. Debemos saber más del desarrollo humano y de cómo el lenguaje se relaciona con él. Esto nos llevará a comprender -entre otras cosas- cómo las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información están influyendo en el hombre y en su desarrollo mental y lingüístico, llevándonos a nuevos desafíos educativos y humanos.

La lingüística deberá, asimismo, conocer el discurso humano como creador de realidades y vehículo de significados sociales e ideológicos, para considerar su valor en la convivencia humana.

Silvana Ferrari
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

Sin duda hay más de una respuesta posible para esta pregunta. En las últimas décadas, la lingüística se ha desarrollado y ha explicado fenómenos desde una multiplicidad de perspectivas. La riqueza “multi-enfoque” ha dado lugar a lo que considero el avance más relevante, a saber, las investigaciones interdisciplinarias. Esto ha hecho posible que, como nunca antes, se dé cuenta de la complejidad y variabilidad de la comunicación humana. Especial relevancia tuvo la incorporación de los estudios de los procesos cognitivos, es decir, ya no es posible estudiar el lenguaje sin considerar lo que sucede en la mente de los sujetos. No es posible teorizar acerca del procesamiento de la información sin contrastar los resultados obtenidos con la arquitectura biológica de nuestro cerebro. No se puede avanzar sin considerar la relación lenguaje–mente/cerebro.

El mayor desafío es redefinir su objetivo, método y objeto, ya que como consecuencia de los enfoques interdisciplinarios, a menudo, se pierde de vista qué es lo netamente lingüístico. Creo que es necesario volver a responder los asuntos planteados por Saussure, ya que se han entregado tantas respuestas y formulado tantas teorías que nunca se sabe hasta dónde llegar, hasta dónde incluir, cuántos factores hay que considerar al estudiar el lenguaje. En definitiva, el mayor desafío es volver a responder las preguntas más elementales.

Anita Ferreira
Universidad de Concepción
Chile

Uno de los avances más interesantes ha sido la interdisciplinariedad lingüística. Ello nos ha llevado a aunar perspectivas en torno a problemáticas y fenómenos lingüísticos, dando origen a nuevas interdisciplinas. Entre ellas, una de las más productivas y desarrolladas, en estas últimas décadas, ha sido la “Enseñanza de Lenguas Asistidas por Computador” (del inglés, Computer Assisted Language Learning), cuyo propósito fundamental es optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje de lenguas a través de la integración del computador en las metodologías de enseñanza.

Uno de los mayores desafíos que enfrentará la lingüística en la próxima década será el análisis, descripción y explicación de los discursos y textos generados en la comunicación diaria a través de la utilización de tecnologías informáticas. Además, los avances en los modelos lingüístico-computacionales, técnicas y tecnologías para el tratamiento automático del lenguaje natural posibilitará sistemas de diálogos, sistemas de preguntas-respuestas en corpora lingüísticos, creación y uso de ontologías, todo lo cual permitirá el acceso y utilización de conocimiento lingüístico complejo en diversos tipos de tareas humanas. Por otra parte, el desarrollo de sistemas computacionales inteligentes (sistemas tutoriales inteligentes) mejorará la enseñanza de lenguas no solo en cuanto a una interacción personalizada sino también porque serán capaces de procesar lenguaje natural y adaptarse a los estilos cognitivos de los estudiantes, logrando con ello un impacto directo en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Cristian González
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

Uno de los avances más importantes de la Lingüística en los últimos 40 años es el surgimiento de la Lingüística del Discurso. Con el Análisis del Discurso, lugar de encuentro de las diversas disciplinas que comparten su interés por el lenguaje en uso, una parte importante de lingüistas han asumido el estudio sistemático de las diversas prácticas discursivas que dan forma y sentido a la realidad social. Estas investigaciones han hecho visible un nuevo nivel del estudio del lenguaje, el discurso, lo que en oposición a la noción de lengua puede ser reconocido como un nuevo objeto de estudio. De este modo, los estudios del discurso dan origen a un renovado cuerpo de teorías acerca de los géneros, de la subjetividad en el lenguaje, de la modalización, de la organización estratégica del discurso, de la conversación, de la función social de los discursos, entre otros. Con lo cual, los lingüistas han debido asumir la complejidad del estudio del lenguaje y la necesidad de la colaboración interdisciplinaria.

El mayor desafío para nuestra disciplina es lograr articular satisfactoriamente una teoría que integre los diversos elementos que participan de la construcción del sentido social manifiesto en las diversas prácticas discursivas de la sociedad. Esto exige una decidida colaboración con las disciplinas que se ocupan de otros aspectos relacionados con el lenguaje desde diversas perspectivas, como la biología, la psicología, la sociología y los estudios culturales. Particularmente, me resulta interesante el estudio de las prácticas discursivas vinculadas a los ámbitos profesionales, a la organización de las instituciones y a la transmisión de conocimiento, especialmente, en relación con los resultados empíricos que puede realizar la disciplina para el mejoramiento de la comunicación en el ámbito social.

Anamaría Harvey
Pontificia Universidad Católica de Chile
Chile

Uno de los mayores logros de la disciplina en las últimas décadas ha sido su gradual dis-tanciamiento de las descripciones basadas en el sistema y su apertura hacia el estudio de la lengua en uso, tanto escrita como oral.

Asimismo, la relevancia que los lingüistas le asignan hoy en día a aproximaciones psico-socio-pragmáticas y a miradas interdisciplinarias para la mejor comprensión y explicación de un objeto de estudio tan complejo como lo es el fenómeno de la comunicación lingüística.

Así, el mayor desafío para la lingüística de los próximos años no es sino la búsqueda de marcos teóricos y explicativos de base lingüística acordes con este cambio paradigmático y el consecuente posicionamiento de la disciplina al interior del concierto de las ciencias sociales y humanas.

Max Louwerse
Universidad de Memphis
Estados Unidos de Norteamérica

Linguistics has been growing because it has become more interdisciplinary than ever. In addition to Department of Linguistics, Departments of Psychology, Cognitive Science, Computer Science and Artificial Intelligence have all integrated linguistic research and have been blossoming. What the last 40 years have indicated is that Theoretical Linguis-tics cannot stand alone. Instead linguistic research should take advantage of its interdis-ciplinary relations. The 40th birthday of Revista Signos particularly shows the products of these relations. Many research challenges may lie ahead, ranging from the debate between symbolic and embodied approaches of language processing, to challenges in automated speech recognition. The growth of linguistic research over the last 40 years suggests that these challenges will strengthen the interdisciplinary endeavors to find an-swers to research questions.

James Robert Martin
Universidad de Sydney
Australia

It is worth noticing the development of genre analysis as a theory of text structure, es-tablishing the text as the basic unit of discourse analysis (comparable to the clause in grammar or the phoneme in phonology). This has made it possible for functional linguists to interpret the ways in which people use language to live, weaving ideational, interpersonal and textual meaning together to achieve their social purposes. The notion of text has also facilitated the development of multimodal discourse analysis, which considers how language cooperates with other modalities of communication (e.g. image, sound, action) in actual situations of language use.

The development of animated forms of representation, moving beyond the words and images of a 2 dimensional page, by way of modelling dynamic aspects of language change in the text (logogenesis), in the individual (ontogenesis) and the culture (phylogenesis) will be part of the challenges.

María Eugenia Merino
Universidad Católica de Temuco
Chile

El avance más sobresaliente en la lingüística, a mi juicio, lo ha experimentado el análisis crítico del discurso o ACD. Principalmente debido a que ha enfocado su objeto de investigación, por una parte, en las ciencias sociales y las humanidades concibiendo la vida social en tanto prácticas sociales y el discurso como un componente fundamental que está en relación dialéctica con tales prácticas. Por otro lado, el ACD se aboca también a la investigación más crítica de los cambios sociales en la sociedad contemporánea, especialmente en los distintos tipos de narrativas generados por los sistemas sociales y sus consecuencias en el individuo y en los grupos.

El mayor desafío para la lingüística será contribuir a la comprensión del rol del discurso en la era post moderna en la que se están gestando profundos cambios económicos, sociales, tecnológicos y culturales a gran escala que impactarán al individuo y a la sociedad. Entre tales cambios se posicionarán diversos tipos de signos que circularán transversales a los contextos y espacios específicos. De acuerdo con Baudrillard (1983), bajo este nuevo paradigma el concepto de realidad se modificará hacia uno de “simulación de la realidad” en el que el discurso jugará un rol preponderante.

Sophie Moirand
Universidad París III
Francia

C’est en sémantique (référentielle et cognitive) et en pragmatique (linguistique et cognitive) que l’on trouve des avancées spectaculaires, il me semble. Sémantique et pragmatique permettent désormais d’envisager concrètement les relations entre le langage humain et la réalité, ou ses représentations: comme le langage est-il apte à parler du monde? Comment reconstruit-il la réalité sociale? Comment les mots, la grammaire, le discours permettent-ils de catégoriser, de classer, d’organiser l’expérience humaine? Les théories énonciatives et pragmatiques ont eu en effet des retombées importantes sur les études de sémantique lexicale (le sens des mots, la prototypie), de grammaire sémantique (par ex. pour les temps verbaux, les relations spatiales, la détermination) ainsi que sur celles du discours et sur le comparatisme (pragmatique ou textologie contrastives). Elles ont conduit à appréhender les significations à partir des conditions d’utilisation du langage et à inscrire son fonctionnement dans l’ensemble des pratiques culturelles et sociales tout en s’interrogeant sur les représentations cognitives qui les sous-tendent.

Le défi qui est posé à la linguistique me paraît être celui d’arriver à garder sa spécificité face aux tentatives d’ “annexion” des sciences cognitives d’un côté, des sciences sociales de l’autre, avec lesquelles elle entretient forcément des relations complexes. Dans le domaine dans lequel je travaille actuellement, l’analyse du discours, la tentation est grande d’oublier la description des formes de la langue et le poids des systèmes linguistiques dans la communication ou l’appréhension de la réalité ou sa construction au profit d’approches globales, davantage interprétatives, qui relèvent des sciences sociales ou des sciences de la communication. Le défi est donc de continuer à s’appuyer sur la force descriptive et explicative des systèmes à l’aide de catégories linguistiques, même et surtout si l’on s’oriente vers des perspectives socio-cognitives ou psycho-socio-cognitives qui visent la compréhension du langage humain en général.

On pourrait voir une avancée dans l’utilisation que l’on fait de l’informatique, qui a per-mis ces dernières années de travailler sur de “grands corpus”, et donc l’importance prise par “la linguistique de corpus” (la lexicométrie, les analyseurs syntaxiques, les marques rapportées aux genres, la textométrie…). Mais l’informatique reste une technologie au service des théories linguistiques (tout en permettant de les faire avancer), et ne constitue pas “en soi” une avancée en linguistique. On peut même se demander si, à terme, ce ne sont pas les théories sémantiques ou pragmatiques qui feront “avancer” les technologies informatiques.

Marcela Oyanedel
Pontificia Universidad Católica de Chile
Chile

Al dejar de ser solo descripción de la lengua como objeto autónomo, la lingüística ha asumido que el lenguaje es un elemento esencial para la comprensión del hombre y de la sociedad. De este modo, se ha abierto al trabajo interdisciplinario y ha posicionado al lenguaje como un elemento central en la reflexión y en la investigación de las ciencias humanas y sociales.

Me parece que el mayor desafío, y la mayor responsabilidad, para la lingüística se encuentra en el ámbito de la educación, no solo la formal sino también otras instancias for-madoras (medios de comunicación, por ejemplo). En este sentido, los lingüistas debemos intentar diseñar encontrar instrumentos eficientes que contribuyan a hacer posible que las personas -en las distintas etapas de su vida y en los más variados contextos sociales y culturales- adquieran y dominen formas de interacción comunicativas que les permitan desarrollarse, integrarse y aportar a la sociedad.

Marianne Peronard
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

El avance más relevante es, indudablemente, el haber aceptado que el lenguaje debe estudiarse desde una perspectiva transdisciplinaria y que, si se quiere llegar a definir un objeto de estudio como la realidad compleja que es, no se puede pretender levantar muros insalvables para impedir que otras ciencias se interesen por él. Esta complejidad es precisamente lo que hace del lenguaje una capacidad exclusivamente humana y hace que el ser humano sea el único ser que, gracias al lenguaje, tiene un pasado y puede crear un futuro.

El mayor desafío es alcanzar una teoría que logre explicar cómo se adquiere y cómo puede el ser humano hacer uso del lenguaje. En otras palabras, una teoría que dé cuenta de su característica más notable: ser un fenómeno de carácter biológico y espiritual simultáneamente. Si logramos explicar eso, habremos avanzado mucho en acercarnos al aspecto más intrigante del ser humano.

Claudio Pinuer
Universidad de Bío-Bío
Chile

El mayor avance ha sido la imposición de alcanzar adecuación científica y explicativa en los ámbitos esenciales de la disciplina. Esto ha convertido a la lingüística en una ciencia humana de punta y ha dotado a otras disciplinas de las herramientas teóricas y metodológicas para avanzar en sus investigaciones particulares.

El mayor desafío de la lingüística es mantener su identidad y especificidad disciplinar en el marco del desarrollo explosivo de la investigación multidisciplinaria del lenguaje y de las lenguas naturales.

Jan Renkema
Universidad de Tilburg
Holanda

The most relevant issue has been that Linguistics has gone beyond the sentence bound-ary. We now know a lot more about the ways in which sentences can be connected into text or discourse than in the year when the first issue of Revista Signos was published. It has to be said that in the beginning we were too optimistic about ‘text grammars’ (a misleading metaphor). There is much more freedom in combining sentences than in link-ing constituents: coherence is not only semantically based, but also pragmatically. The most important issue nowadays is how to combine referential cohesion, like phoricity and ‘nymic’ relations, and relational coherence, like elaboration, causation and ‘presenta-tional’ relations. A major step forward can be made if we succeed in articulating a theory that leads to a classification model with descriptive adequacy, that explains why readers interpret discourse relations as they do, and that predicts at any point in a discourse the most plausible discourse continuation. On the basis of this knowledge -what makes a dis-course a discourse- we can face problems related to language in communication.

We have reached many inspiring results in cognitive linguistics, in solving some aspects of Plato’s problem: How can we know so much, given that we have so little information? How is it possible that we can construct a world in our mind with only a few shreds of discourse? Our challenge for the years to come will lie in critical linguistics, in solving some aspects of Orwell’s problem: How can we know so little, given that we have so much information available? The fast growing amount of governmental documentation and in-formation has not resulted in better informed citizens. The activities of news agencies all over the world seem inversely proportional to getting real news to the people. We have so much information -in discourse- about how to work on communication between different cultures and religions, how to solve poverty, how to prevent war, but we do have the same problems, and even bigger ones, than forty years ago. Could it be that we are still pro-ducing discourse in institutions, including diplomacy, government, health and media, of which the quality is too low to convey the real content about our globe? The challenge for linguistics will be to find new ways for doing research into institutional communication.

Bernardo Riffo
Universidad de Concepción
Chile

Ha habido varios avances relevantes, por lo que no puedo restringir mi respuesta a una sola posibilidad. Menciono aquí dos de los desarrollos que en mi opinión merecen ser destacados, entre otros. Por una parte, se ha consolidado una teoría formal de la facultad del lenguaje en la escuela generativa, con interesantes proyecciones hacia la psicología y, especialmente, hacia la neurociencia. Esto le ha dado a la lingüística, sin duda, un sitial de privilegio entre las ciencias humanas, alcanzando un grado de desarrollo que no puede mostrar ninguna otra disciplina de esta área. Por otro lado, se ha ampliado significativamente el objeto de estudio hacia el nivel textual/discursivo y su instalación contextual/pragmática, con lo que la lingüística se sitúa desde un objeto propio en el terreno de la comunicación humana, pero esta vez lo hace dotada de herramientas mucho más precisas que las de otras ciencias sociales.

Hay varios desafíos. Uno de ellos es elaborar una teoría unificada de los aspectos internos (facultad del lenguaje) y los externos (contextual/pragmático) con suficiente desarrollo formal que le permita proporcionar explicaciones precisas e incluso predecir ciertos fenómenos. Otro desafío es la incorporación sistemática de la tecnología a la investigación, pero ya no solo en la forma de dispositivos materiales de apoyo al trabajo, sino como parte constitutiva de los diseños de investigación.

José Luis Samaniego
Pontificia Universidad Católica de Chile
Chile

En mi opinión no se puede hablar de un avance, sino de un proceso en cadena que va desde la lingüística estructural inmanentista y la consiguiente descripción del producto abstracto, esto es, de la lengua como sistema, a recuperar, por una parte, la lengua aislada del contexto para el contexto total, estableciéndose así disciplinas como la sociolingüís-tica, la psicolingüística, la geolingüística, etc.; y, por otra, a focalizar ya no el producto sino la competencia: lingüística generativa, la que abre el camino para la actual lingüística cognitiva. Finalmente, el paso siguiente fue el estudio de la “lingüística del habla” esto es, al estudio de la lingüística del texto y del discurso y, gracias a la computación, disponer de corpus amplios para el trabajo descriptivo. Considero que el mayor desafío será el amplio campo de la lingüística aplicada en términos de contribuir de manera real y efectiva a satisfacer determinadas necesidades de la sociedad, las que van desde un manejo eficiente de las cuatro operaciones lingüísticas en lengua materna, el aprendizaje de lenguas extranjeras, la comprensión crítica de textos de diferentes naturaleza, la producción de discurso y textos con fines específicos, y un largo etcétera.

Guillermo Soto
Universidad de Chile
Chile

Pienso que se observan cuatro características, al menos desde mi campo de acción, en la trayectoria de nuestra ciencia: la relación fructífera con otras disciplinas cognitivas, especialmente las neurociencias y la psicología; la consolidación del discurso como nivel de análisis legítimo; el desarrollo de metodologías múltiples y la incorporación creciente de las cuantitativas, y el avance de la lingüística aplicada y de los proyectos multidisciplina-rios. Más ampliamente, creo que la lingüística ha ido mostrando cada vez con más fuerza la necesidad de modelos que integren los aspectos cognitivos y sociales y que trasciendan los límites de la vieja dicotomía entre naturaleza y cultura. Ha seguido, en esto, me parece, su tradición de pivote de las ciencias humanas.

Como sabemos, la futurología es un oficio muy riesgoso: Lord Kelvin aseguró que la radio no tendría futuro y que los aviones eran un imposible; Herbert Simon prometió que ya en la década de 1980 las máquinas realizarían toda forma de trabajo humano. Conminado a aventurar una respuesta, pienso que, al menos en las áreas que me conciernen, debiéramos integrar mayormente las caracterizaciones funcionales y formales de los hechos del lenguaje; profundizar nuestro conocimiento de la gramática como fenómeno que emerge del discurso; y relacionar los modelos cognitivos del lenguaje con los interaccionales, propiciando un enfoque cognitivamente más ligero. Todas estas tareas las entiendo como pasos en el camino, ya proyectado, de resolver creativamente la oposición, a estas alturas más que discutible, entre naturaleza y cultura.

Wolfgang Teubert
Universidad de Birmingham
Inglaterra

The last four decades saw the gradual re-introduction of empiricism into linguistics. Shallow behaviourism had given our discipline a bad name. As a consequence, however, it was not the reality of our natural languages but an abstraction in the form of language as such which became the object of our linguistic enquiry. This language system is thought to be represented by a universal grammar, some kind of an abstract mechanism. Situated somehow in the mind or brain, as an innate language organ, or as a cognitive device, it turns thoughts, represented in a universal language of thought, into natural language expressions, and vice versa. As applications of this top-down models continued to fail in AI and M T, some researchers began to relate the purported mechanism of the language system to real language data as found in a corpus. Thus langue-linguistics had a first brief glance at corpus linguistics, which offers, in spite of its humble origins in lexicography, a complementary bottom-up approach to linguistic enquiry, content to describe surface regularities rather than to pronounce a unified language theory.

The object of language studies, i.e. the discourse, differs from the object of physics, namely the natural world, in that it is symbolic, that it is about something, that it has intentionality. Over the next decades, language studies will, I believe, focus less on mod-elling a language system that predicts what can be said and what not (Borges’ library of Babel is a compelling refutation of any such claim), exploring instead the self-referential-ity of the discourse, as the repository of all shared knowledge, and laying bare the ways in which it constructs our social reality. Rather than searching for an all-explanatory lan-guage system, we will learn to interpret what has actually been said, taking into account the diachronic dimension of the discourse as the inescapable condition of humankind. Our language studies will be devoted to the development of parole-linguistics; something promised but never provided by de Saussure and studiously avoided by current cognitive paradigms.

Teun van Dijk
Universidad Pompeu Fabra
España

No parece demasiado sesgado afirmar que el discurso es, en un sentido largo, la noción más adecuada para resumir tantos desarrollos, en varias ciencias humanas y sociales, en el estudio del lenguaje. Por un lado, las dimensiones más sociales y culturales (con la sociolingüística, la etnografía, etc.); por otro lado, la dimensión más cognitiva, extendiendo el objeto de análisis desde las estructuras de las oraciones abstractas y aisladas al texto, varios tipos de texto, a la conversación y a la interacción, a los actos de habla, a las estructuras sociales, y a las bases cognitivas de la producción y de la comprensión.

Y porque no fue solamente un desarrollo aislado, en una disciplina, en un país, y de un momento, sino un movimiento cada vez más grande, en más disciplinas, en más países, y durante las últimas décadas, no cabe duda que esos desarrollos, cada vez más interrela-cionados, constituyen el avance más significativo de la lingüística de los últimos 40 años. Es gracias a ese movimiento que incluso el ‘núcleo’ de la gramática ya no es como antes, porque incluso allá el movimiento es hacia la gramática discursiva, la relación entre gramática y conversación, la gramática y lingüística cognitiva, etc.

Podemos concluir que ahora, 40 años después, casi ya no existen estudios de la lengua que no estén profundamente influenciados por ese movimiento multidisciplinar del estudio del discurso en sus contextos cognitivos, sociales, políticos, culturales e históricos.

Desde los desafíos, en un primer movimiento, me parece esencial que los desarrollos resumidos arriba puedan continuar y extenderse. Segundo, necesitamos enfocar aún más toda la dimensión de las aplicaciones en muchas áreas de la sociedad, de la enseñanza de las lenguas; los libros de texto y los currículos; Internet y las búsquedas inteligentes de información; el diagnóstico y el tratamiento de trastornos mentales y verbales serios; la comunicación pública; la reproducción de ideologías sexistas y racistas; y tantas áreas más. Tercero, más técnicamente tal vez, existe un área fundamental que está avanzando mucho, pero de la cual seguimos sabiendo casi nada: la neurolingüística. La base neurobiológica de todos los desarrollos mencionados arriba -del discurso, la acción y la interacción, etc.- todavía es largamente desconocida. Cuarto, con los tremendos avances hacia el texto, de las estructuras y funciones del discurso y de la interacción, sabemos tan poco sobre el contexto, sobre las relaciones detalladas entre estructuras sociales, de la situación al nivel micro hasta la estructura de la sociedad al nivel macro. Lo que se sabe es más bien co-variacional, o sea, muy superficial. No sabemos como, por ejemplo, nuestras identidades o roles sociales (de género, edad, clase, etnia, profesión, etc.) afectan exactamente las variaciones posibles del uso de la lengua.

Combinando esos desarrollos del futuro podemos esperar aplicaciones en el área de la comunicación humano-máquina, del diseño de máquinas o robots que pueden hablar, escribir, comprender, traducir, y comunicar con humanos o entre sí. Sin embargo, aparte de esos desarrollos técnicos de las ciencias del uso de lenguaje, espero aún más aplicaciones sociales que contribuyan a una sociedad más justa, unas formas de ACD mucho más allá de las pocas teorías, aplicaciones, e ideas de los estudios críticos actuales. Los problemas sociales en el mundo son tremendos y muchos también tienen dimensiones discursivas fundamentales donde podemos contribuir: la política y la diplomacia internacional, la negociación entre partidos en guerra, los fracasos en la enseñanza, la proliferación de ideologías racistas y xenofóbicas, la pobreza -que se manifiesta de muchas maneras también en el discurso- y en general las desigualdades fundamentales que se quedan, o incluso se extienden en las sociedades del mundo, y a pesar de los avances tecnológicos. Si la lingüística y los estudios del discurso no logran hacer su propia contribución significativa a la reducción de la pobreza y de las desigualdades sociales, sus avances teóricos no serán muy relevantes. Es eso el desafío fundamental del futuro de la lingüística y de los estudios del discurso.

Andreu van Hooft
Universidad de Nimega
Holanda

Los avances más relevantes de los últimos 40 años, según mi opinión, son: la profundización y el desarrollo de las interrelaciones de la lingüística con otras ramas del saber y de la ciencia como la neurología, la psicología, sociología y la poética y retórica. La aplicación de las nuevas tecnologías para construir, recopilar y analizar corpora de actos de habla sea en su forma textual u oral, general o de especialización. La descripción de las estructuras lingüísticas de lenguas naturales. La descripción y análisis de la variación lingüística y los estudios de género, el incremento del uso del método experimental y cuasi-experimental para verificar o desechar hipótesis. El estudio empírico de la capacidad comunicativa del ser humano.

En relación a los desafíos, podemos señalar que tal como menciona Muykens (2002), la lingüística se encuentra en la encrucijada, el umbral que une y separa la lengua interna (I-language) y lengua externa (E-language) (Chomsky 1995). Desde este espacio de intersección entre lo mental y lo social se podrán desarrollar desde un enfoque empírico los posibles puentes entre estas dos facetas de la lengua.

Específicamente, en mi área de actividad, el ámbito del estudio de los textos y discursos de especialidad encontramos, siguiendo a Harris y Bargiela-Chiappini (2003), los siguientes retos:

- La conveniencia de formular y encontrar una teoría estándar aceptada por una mayoría de los investigadores.

-  La relevancia de continuar el análisis de corpus de textos especializados reales, explorándolos en todos los niveles de la lengua y desde enfoques pragmáticos tanto como funcionales, para describir y tipificar mejor sus características.

- La tarea, motivada por la creciente necesidad del estudio del lenguaje en situaciones multilingües e interculturales, de realizar el análisis de la recepción de estos textos y discursos especializados ya sea desde una perspectiva monocultural o crosscultural.

Patricia Vargas
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

Las tendencias de la lingüística moderna han alterado sustancialmente la concepción tradicional de la lengua y se han dedicado al estudio de la comunicación oral, de sus rasgos y sus condicionantes, y por tanto, al estudio de la interacción de la influencia del contexto en el discurso, al estudio estructural de los enunciados (más allá de la gramática de la oración), y a los procesos de la adquisición del lenguaje (oral). Creo que, en la actualidad, estas nuevas perspectivas de investigación lingüística constituyen uno de los patrimonios más valiosos aplicados a la Didáctica de la Lengua.

El objetivo de toda lingüística ha de ser el proporcionar los procedimientos necesarios para interpretar la lengua, en su plenitud, y facilitar los mecanismos de creación discursiva en español, de modo que estos planteamientos gramaticales ofrezcan, además, una rentabilidad óptima.

En relación con la sintaxis, parte nuclear de los estudios lingüísticos, esta se ocupa de las relaciones entre los componentes de cada unidad y entre los miembros de cada estructura. La misión de la sintaxis es muy compleja y vasta para los próximos años ha de ocuparse de:

- Formular las estructuras lingüísticas de cada nivel de lengua, comprobarlas y experimentarlas.

- Estudiar las relaciones entre las estructuras de los sucesivos niveles de la lengua.

- Facilitar métodos o mecanismos que permitan comprobar las funciones y las unidades de cada estructura.

- Señalar las relaciones entre las formas de expresión y las correspondientes formas de contenido.

- Explicar el poder creativo de las estructuras de la lengua, mostrando cómo operan y pueden producir mensajes. Mostrar la capacidad generativa que poseen las estructuras.

En este contexto, uno de los grandes desafíos para los próximos años, será el formular y describir una gramática de la lengua oral.

René Venegas
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Chile

A mi parecer, los avances de la lingüística en estas últimas cuatro décadas están asociados directamente con el resurgimiento del empirismo como forma de conocimiento científico del lenguaje en tanto lengua en uso. De este modo, distintas líneas de investigación han ido cobrando cada vez mayor protagonismo en la explicación de nuestro objeto de estudio. Ejemplos concretos de ello ha sido la investigación lingüística asociada a los grandes corpora y a las validaciones matemático-estadísticas que han venido a complementar los avances realizados por los métodos deductivistas, principalmente generativistas. Es destacable además, la preocupación creciente por las variables pragmáticas y contextuales, las que junto con las variables socio-cognitivas han dado sustento al estudio del discurso desde una perspectiva más amplia y enriquecedora, un ejemplo concreto de ello es el avance desde una psicolingüística experimental hasta una psicolingüística discursiva y sus implicaciones computacionales. Otro aspecto que merece ser destacado es el desarrollo y la aplicación del conocimiento lingüístico en las nuevas tecnologías de la información, fundamentalmente en lo que concierne al desarrollo de la Internet y los sistemas de recuperación de información asociados a ella.

Creo que el mayor desafío de la lingüística es establecer con mayor claridad las variables críticas en la explicación del fenómeno discursivo. En términos más específicos, debemos ser capaces de responder con mayor eficacia a las demandas de la sociedad actual respecto de cómo enseñar a comprender y producir discursos, no tan solo a nivel escolar sino que a todo nivel, incluyendo el universitario y el profesional. Esta es una tarea que si bien se ha ido desarrollando consistentemente en nuestras universidades, sus resultados aún no logran permear el sistema educativo. Solo este desafío implica un esfuerzo teórico sustantivo en las interdisciplinas en las que la lingüística debe ser un eje central, además de un proceso de transferencia de conocimiento más efectivo.

Por otra parte, un desafío mayor es posicionar a la lingüística, ya no solo en el ámbito educativo, sino que también en sus aplicaciones tecnológicas. En este sentido, las relaciones entre lingüística y las ciencias de la información y la computación deben fortalecerse, de modo tal que se logren construir herramientas de análisis, de recuperación y de generación de discursos de variados tipos, que sean implementadas en organismos artificiales de apoyo a tareas humanas complejas.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons