SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número57La metacognición como herramienta didácticaLa impureza: Sus implicaciones en la poesía y las colecciones de Pablo Neruda índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.38 n.57 Valparaíso  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342005000100006 

 

Revista Signos 2005, 38(57), 75–88

LINGÜÍSTICA

Relieve sintáctico en el español escrito de Chile:
Las construcciones ecuacionales y ecuandicionales*

Syntactic emphasis in written chilean Spanish:
The ‘ecuacionales’ and ‘ecuandicionales’ constructions

 

Claudio Pinuer

Universidad del Bío–Bío

Chile

Dirección para correspondencia


Resumen

En este artículo se examinan comparativamente las construcciones ecuacionales y ecuandicionales con el doble propósito de caracterizar sus propiedades formales, sintácticas e informativas, por una parte; y, por otra, evaluar su rendimiento como recursos sintácticos de focalización. Para cumplir con estos objetivos, se utiliza una metodología funcional que comprende un conjunto de descriptores sintácticos, semánticos y pragmáticos, los cuales se aplican a un corpus de 120 casos (110 ecuacionales y 10 ecuandicionales), obtenidos de una revisión lineal de prensa escrita chilena de cobertura nacional. El procedimiento de análisis se aplica a cada enunciado de la muestra en el plano paradigmático y sintagmático, deduciendo rasgos que relacionan y distinguena estas oraciones. De acuerdo con esta precisión, interesa poner de manifiesto peculiaridades relacionadas con la forma y comportamiento pragmagramatical. Entre los resultados importantes, cabe destacar la función metalingüística que se constata en ambas construcciones, en el sentido de la capacidad que evidencian para discriminar estructuras gramaticales de diverso nivel. A esto, se puede agregar la desigual productividad discursiva que muestran estos mecanismos de ponderación. Estos resultados coinciden con los obtenidos en otros trabajos, pero a diferencia de ellos aquí se sitúan los hallazgos en el ámbito de la complejidad gramatical que entraña el empleo de estos dispositivos de relieve, en los cuales se produce una extracción sintáctica de la cual se derivan importantes consecuencias informativas.

Palabras Clave: Oraciones ecuacionales, oraciones ecuandicionales, focalización, sintaxis, pragmática.


Abstract

In this article the ‘ecuacionales’ and ‘ecuandicionales’ constructions are examined comparatively with the double intention of characterizing their formal, syntactic and informative properties, on one hand; and, on the other, to evaluate their performance as syntactic resources of emphasis. To accomplish these objectives, a functional methodology is used, which includes a set of syntactic, semantic and pragmatic functions, which are applied to a corpus of 120 samples (110 ‘ecuacionales’ and 10 ‘ecuandicionales’), which was obtained from a line–by–line analysis from Chilean newspapers of nationalwide circulation. The analysis procedure is applied to every term of reference of the sample in the paradigmatic and syntagmatic dimensions, deducing features that relate to and distinguish these sentences. According to this precision, this study is intended to reveal peculiarities related to the form and pragmagramatical behavior. Among the relevant results, it is necessary to emphasize the metalinguistic function that is stated in both constructions, in the sense of their capacity to discriminate between grammatical structures of various levels. To this, it is possible to add the unequal discursive productivity show by these mechanisms of emphasis. These results agree with those obtained in other studies, but unlike those, our findings are in the area of the gramatical complexity and this implies the employment of these emphatic devices, in which a syntactic extraction is produced from which important informative consequences stem are derived.

Key Words: Ecuacionales sentences, ecuandicionales sentences, emphasis, syntax, pragmatics.




INTRODUCCIÓN

En los últimos cuarenta años, el análisis gramatical se ha visto enriquecido con la irrupción de nuevos modelos que han incorporado aspectos semánticos y pragmáticos a la descripción sintáctica de la oración y de otros niveles morfosintácticos tradicionales como la cláusula, la frase, la palabra y el morfema.
En gran medida, esta apertura metodológica se debe al funcionalismo en sus diversas corrientes (Butler, Mairal, Martín & Ruiz de Mendoza, 1999), las que no es el caso diferenciar aquí. A modo de resumen se puede señalar que el funcionalismo se basa en el axioma de que no se puede dominar nada por completo, hasta que no se conocen los usos del objeto que se quiere describir.
El funcionalismo nace de una concepción teleológica del lenguaje, que lo considera un instrumento u organum y, al mismo tiempo, una actividad que tiene un propósito general, que es la comunicación, y varios fines específicos derivados de aquel, a cada uno de los cuales se le denomina función. El carácter teleológico del lenguaje está recogido de la Tesis I de las presentadas en 1929 por el Círculo Lingüístico de Praga, en la que se postula que el análisis lingüístico se debe hacer desde el punto de vista de la función, dado que la lengua es un sistema de instrumentos de expresión utilizados con un fin.
Frente a la variedad de enfoques funcionales, en este trabajo se siguen en particular los planteamientos de la escuela de León (Universidad de León, España), en donde destacan los trabajos de Gutiérrez (1989, 1997a y 1997b).
El modelo ‘leonés’, que no difiere en gran medida del resto de las escuelas hispanas y del funcionalismo europeo en general, comprende tres niveles descriptivos: el nivel sintáctico, el nivel semántico y el nivel pragmático (López, 2000). A partir de esto, se desarrolla un análisis pragmagramatical de la oración, que permite abordar fenómenos sintácticos desde una perspectiva nueva, sobre todo de estructuras cuya organización y funcionamiento no son abordables satisfactoriamente desde un punto de vista tradicional.
Esta condición se encuentra presente en las oraciones ecuacionales y ecuandicionales, que se analizan aquí con el propósito de desentrañar sus similitudes y diferencias formales, funcionales e informativas; a partir de un examen sintagmático y paradigmático, basado en el modelo funcional mencionado en el párrafo anterior, el cual se explicitará un poco más en los siguientes puntos.
No es exagerado sostener que la apertura teórica y metodológica de la gramática tradicional a disciplinas afines de creación reciente, como la pragmática y el análisis del discurso, ha traído consigo una verdadera "reescritura" de nuestra gramática (ver por ejemplo, RAE, 1973). En efecto, la investigación actual se caracteriza por una incorporación formal de la dimensión semántica e informativa en la descripción sintáctica de los hechos lingüísticos, lo que ha traído consigo el paso del ejemplo aislado al fenómeno lingüístico contextualizado, con intención comunicativa.
Un ejemplo contundente de este ‘rehacer’ de la gramática se puede encontrar en la Gramática descriptiva de la lengua española, editada por Bosque y Demonte (1999). Dos capítulos en particular resultan muy ilustrativos: el capítulo 37 "La predicación: Las oraciones copulativas" (Fernández, 1999); y el capítulo 47 "Las funciones informativas: Las perífrasis de relativo y otras construcciones perifrásticas" (Carrasco, 1999).
En el primero, el lector se encuentra con un exhaustivo y explicativo análisis del fenómeno atributivo, donde las limitaciones del análisis sintáctico aislado se superan gracias a la inclusión de funciones semánticas e informativas.
En el caso del capítulo 47 –referencia importante para este trabajo– se desarrolla una revisión detallada de construcciones sintácticas (entre ellas, las oraciones hendidas), prácticamente marginadas de los estudios tradicionales debido a su particular fisonomía.
El trabajo, que se resume en este artículo, se inscribe en este renovado planteamiento de la gramática. De hecho, una de las estructuras analizadas representó una verdadera encrucijada para muchos connotados hispanistas, Bello (1981) entre ellos, quien no dudó en calificar las estructuras ecuacionales como "construcciones anómalas con ser".
Sin embargo, las construcciones ecuacionales (como las construcciones ecuandicionales, entre las que existe gran afinidad funcional) no son agramaticales. Su "gramática" es diferente, en la medida que su organización está regulada por el énfasis informativo, al igual que en otros medios lingüísticos de focalización (por ejemplo, la reiteración, la reducción de cláusulas y la dislocación).
Precisamente, ecuacionales y ecuandicionales son abordadas aquí como parte de un conjunto de dispositivos gramaticales de ponderación, que comparten la propiedad de estar configuradas a partir de una predicación pragmática.

MARCO DE REFERENCIA

1. Focalización y tematización

Importantes autores, entre ellos Gutiérrez (1997b), unánimemente clasifican como recursos sintácticos de focalización las estructuras ecuacionales y ecuandicionales, la dislocación a la izquierda; y, con menos consenso, la pasiva analítica o perifrástica. Los casos (1), (2), (3) y (4) ilustran estos procedimientos en el orden en que se mencionaron:

(1)

Es justamente ESA VIRTUD lo que más valoran los cercanos a la Licenciada.

(2) Si alguien tiene ese derecho eres TÚ.
(3) PURO MITO dicen los expertos.
(4) LENIN GUARDIA fue condenado por su responsabilidad en las cartas bombas.

Estos ejemplos, donde se identifica con mayúscula total el segmento ponderado, incluyen una magnitud destacada informativamente, a partir de procedimientos sintácticos diversos, que producen idénticos efectos: focalizar y rematizar una porción del enunciado.
La focalización es una función pragmática frecuentemente asociada a la tematización, pero se trata de funciones independientes, tal como se demuestra en los ejemplos que siguen:

(5) UNA BAJA EN LAS VENTAS (*el Sernac) detectó el Sernac.
(6) A los soberbios, (yo) no los soporto de ninguna forma.

El ejemplo (5) tiene el Objeto Directo (OD) focalizado. Su posición dislocada altera el ordo naturalis, es decir, el orden que está determinado por las propiedades estructurales de la lengua (Fernández & Anula, 1995). En este caso, la distribución SVO (sujeto– verbo–objeto) en la cual el verbo, en calidad de componente central, precede a su complemento argumental que identifica el objeto nocional de la predicación, a lo que se agrega el modus declarativo del ejemplo.
En el enunciado (6), también se verifica una dislocación a la izquierda, pero por una acción tematizadora. Una magnitud que ocupa generalmente una posición posverbal es trasladada al arranque de la oración, convirtiéndola en su tópico o tema.
Entre (5) y (6) existen unas cuantas diferencias sintácticas, que permiten determinar claramente la identidad de una y otra estructura. En (5) la ubicación posverbal del sujeto es obligatoria, en tanto que (6) admite la anteposición del sujeto, debido a la presencia de una pausa prolongada, que puede considerarse como otra diferencia, aunque prosódica entre ambos casos. Otro aspecto gramatical característico de la tematización es la coindización que se genera entre los dos segmentos deslindados por la pausa en los cuales se produce una geminación o copia sintáctica del tema cuando este actúa como OD y OI (Objeto Indirecto).
En suma, (5) es una construcción focalizada y (6) una construcción tematizada. Esta última, como aclaran Fernández & Anula (1995), no debe confundirse con las construcciones de tópico colgado o formulado en las cuales el hablante anuncia el tópico de su intervención lingüística:

(7)

En cuanto al caso Albania, la justicia ordenó una nueva reconstitución.

2. Predicación pragmática

En los párrafos anteriores, se ha hecho mención al orden natural, al carácter argumental de ciertos complementos y a la focalización. Aunque estos conceptos pertenecen a dominios distintos, se aplican a una misma entidad que llamamos oración, debido a la triple organización sobre la que se sustenta este nivel morfosintáctico, respectivamente: dominio sintáctico, semántico y pragmático.
Esta configuración heterogénea permite realizar diferentes esquemas informativos a partir de unos mismos patrones sintácticos y semánticos. Cuando estas disposiciones o distribuciones no están determinadas por propiedades estructurales de la lengua, los funtivos oracionales se encuentran dispuestos en torno a las funciones de tema y rema o aporte y soporte, según Gutiérrez (1997b). De acuerdo con el mismo autor (Gutiérrez, 1997a), con ello se produce una predicación pragmática o informativa. La focalización, entonces, es un caso de predicación pragmática, como lo es también la atenuación, función informativa que puede considerarse antítesis de la focalización.
Como se ejemplificó al comienzo, nuestra lengua dispone de una serie de mecanismos sintácticos de relieve, que coexisten con otros procedimientos de naturaleza lingüística diversa; por ejemplo: acento de intensidad, dicción ralentizada, reiteraciones léxicas y afijos de cuantificación.

3. Construcciones ecuacionales y ecuandicionales

De entrada, es importante señalar que muchos estudios sobre ecuacionales (o hendidas por generalización) y ecuandicionales coinciden en circunscribir su ejemplificación a oraciones autónomas, lo que sin duda agiliza el planteamiento del tema (Gutierrez, 1989, 1997a, 1997b; Sedano, 1990, 1995, 1996). No obstante la ganancia metodológica, se soslaya la capacidad que tienen ambos esquemas sintácticos de contraer, por ejemplo, la función de OD de verbos enunciativos; como sucede con la cláusula hendida en (8) y la ecuandicional en (9):

(8) El propio Kleith Richards reconoció que fue EL VOCALISTA el que lo salvó de la heroína.
(9) El primer mandatario aclaró que si presenta el proyecto es porque LE INTERESA QUE SE APRUEBE.

Además de compartir la condición de dispositivos sintácticos de relieve, las proposiciones ecuacionales y ecuandicionales coinciden en una serie de rasgos que revisaremos de manera breve, comenzando por el más obvio:

(10) El propio Kleith Richards reconoció que el vocalista lo salvó de la heroína.
(11) El primer mandatario aclaró que presenta el proyecto porque le interesa que se apruebe.

Los enunciados (10) y (11) son, respecto de (8) y (9), secuencias análogas no enfatizadas. De la simple comparación se puede concluir que tanto en ecuacionales como en ecuandicionales se extrae un segmento que se expande perifrásticamente (Moreno, 1999) y se destaca informativamente.
Una segunda coincidencia es la capacidad de ponderar complementos de diverso nivel. Por de ejemplo, el caso (8) presenta la enfatización de un complemento argumental sujeto (cfr. ejemplo 10), en tanto que (9) incluye el relieve de un adjunto circunstancial de causa (cfr. ejemplo 11); por supuesto que la situación inversa es totalmente posible:

Es EN PARÍS donde quiere proseguir su carrera artística. (cfr. Quiere proseguir su carera artística en París)
Si alguien mereció reconocimiento fue ROBERTO BOLAÑO. (cfr. Roberto Bolaño mereció reconocimiento).

(12)

(13)


En (12) la magnitud subrayada es el complemento no argumental en París. Por su parte, en (13) se destaca el sujeto léxico Roberto Bolaño.
Por último, oraciones ecuacionales y ecuandicionales tienen un mismo esquema básico de organización: cláusula subordinada – verbo ser– magnitud focalizada.
La exclusividad del verbo copulativo no es casual, pues su condición de verbo desemantizado permite que entre la cláusula subordinada y la magnitud focalizada se produzca una identificación referencial. Al leer con atención los diversos ejemplos, se puede comprobar que los dos constituyentes de la ecuación denotan básicamente la misma entidad extralingüística. Se agrega a esto que ser copulativo no tiene estructura argumental, lo que da plena facilidad para integrar a la predicación entidades de diversa naturaleza designativa.
Veamos a continuación algunas diferencias, siguiendo el orden de las coincidencias. La relación que se produce entre secuencia primitiva y secuencia focalizada no es igual informativamente en ambos mecanismos de relieve. En concreto, al comparar la oración neutra con su versión ecuandicional se verifica en esta última una "disminución informativa":

(14) Si la economía no mejora es PORQUE EL GOBIERNO NO HACE BIEN SU TRABAJO.

La magnitud destacada, según se revela en el ejemplo, pierde valor asertivo al integrarse a una construcción de valor condicional. De hecho, la referencia no puede evaluarse en términos de una proposición verdadera o falsa, lo que sí es factible hacer en la versión neutra o no enfatizada:

(15) La economía no mejora porque el gobierno no hace bien su trabajo.

En este caso, el adjunto circunstancial identifica una causa que justifica la referencia de la cláusula matriz. Es una aserción y como tal puede ser verdadera o falsa.
En cuanto al núcleo básico de organización (cláusula subordinada – verbo ser– magnitud focalizada), es posible encontrar, también, diferencias importantes. En primer lugar, el nexus subordinado ecuandicional siempre aparece transpuesto por la unidad condicional si, eventualmente siempre que y cuando, pero solo en expresiones de causa y finalidad:

(16) Si ( cuando/siempre que) tanto insiste es PORQUE ES IMPORTANTE.

Por contrapartida, en las ecuacionales la misma proposición es encabezada por unidades relativas, tanto pronominales como adverbiales:

(17) Pero fueron LOS PENQUISTAS quienes comenzaron a dar la sorpresa.
(18) Es AQUÍ donde los hechos vinculan los homicidios del abogado Rolando Coloma y del procurador
  Abdón Adad.

Otra diferencia tiene que ver con las posibilidades distribucionales. En toda oración ecuandicional, el segmento hipotético se ubica siempre en el arranque y el verbo copulativo, entre aquel y el segmento ponderado, cualquiera modificación a este esquema produce un enunciado agramatical:

(19) *Eres tú si alguien miente (cfr. Si alguien miente eres TÚ).
(20) *Porque tiene problemas es cuando duerme poco (cfr. Cuando duerme poco es PORQUE TIENE
  PROBLEMAS).

Para explicar esta rigidez distribucional se debe tener en cuenta que estas construcciones están emparentadas con las oraciones de subordinación condicional. De hecho, en algunos estudios aparecen incluidas bajo ese título, aunque también han sido clasificadas entre las proposiciones de causalidad y finalidad, y construcciones de relativo (Alcina & Blecua, 1994). Es importante tener presente que el segmento condicional ocupa de preferencia la posición inicial, por lo que es muy común que se le llame prótasis por esta misma razón:

(21) Si todo sale bien, la primera dama estará de regreso en 15 días.
(22) Si nadie se opone, los declaro marido y mujer.

Ninguna propiedad estructural impide que la prótasis se ubique a continuación del verbo, sin embargo, su valor de conditio se debilita. Dado que el segmento condicional identifica el requisito que debe o debiera cumplirse para que se concrete lo expresado por la cláusula matriz, resulta lógico que su posición preferente sea el arranque.
Si a lo anterior se suma la ubicación que ocupa el rema en español, se llega a determinar que el segmento hipotético de una oración ecuandicional debe necesariamente situarse en posición inicial.
Bien diferente es la situación de las construcciones ecuacionales, en las que sus constituyentes básicos pueden adoptar distintas posiciones:

(23) Eran MIS DIENTES SALIDOS lo que hacían las delicias de mis compañeros. /H/
(24) Lo que hay en mis dibujos es UNA ENTELEQUIA, UNA SÍNTESIS. /SH/
(25) ÉL es quien narra los acontecimientos que se tejen a su alrededor desde los años ’60 hasta
  nuestros días. /SHI/

Inicialmente, se descartó la posibilidad de que estas oraciones fueran equivalentes a las cleft sentences del inglés, por lo que se generalizó el término ecuacional propuesto por Alarcos (1978). Sin embargo, el examen de los datos demostró que sí había correspondencia y que, como en inglés, también era necesario distinguir con claridad las tres expresiones distribucionales ilustradas en los ejemplos anteriores. Por esta razón, se debe discriminar entre oración hendida (23), seudohendida (24) y seudohendida inversa (25). Sobre el particular, son muy valiosos los diversos trabajos de Sedano (1990, 1995, 1996).
La diferencia fundamental entre las tres expresiones de ecuacionalidad es pragmática. Y de acuerdo con lo que hemos podido constatar en otro estudio (Pinuer, 2002), las distintas opciones tienen que ver con el grado de progresión informativa. Como la cláusula de relativo identifica la información conocida, la posición del rema depende del nivel de fuerza informativa que asigne el enunciatario a la información nueva y a pesar de que el nexus relativo nunca lleva antecedente, sí tiene capacidad fórica por lo que también adquiere repercusión la distancia del antecedente o magnitud copiada en su posición relativa.

MATERIALES Y MÉTODO

El material de estudio forma parte de un corpus de mil 60 enunciados portadores de algún recurso sintáctico de focalización, construido a partir de la revisión lineal de tres diarios chilenos de circulación nacional: La Tercera, Las Últimas Noticias y El Mercurio. La distribución por fuente se muestra en la siguiente Tabla1:

Esta muestra se recopiló de la edición de un día (20 de julio de 2003), a fin de controlar la eventual incidencia de la variable información en el nivel de aparición de las estructuras en estudio.
La diferencia porcentual verificada entre las fuentes debió estar determinada por el tamaño de cada periódico, conjetura que se ve ratificada por la distribución de las cifras: de acuerdo con su extensión, las cantidades se dividen de manera proporcional. No puede descartarse la posible intervención de otras variables como las secciones predominantes (artículos, reportajes, entrevistas, etc.) o el perfil lingüístico de la publicación, pero no fueron consideradas en esta investigación.
Del total de la muestra, las estructuras ecuacionales llegan a 110 casos, en tanto que las construcciones ecuandicionales alcanzan los 10 registros, cifras que se examinarán detalladamente en el próximo punto. Los 120 casos, que conforman el material específico de estudio, son sometidos a un análisis funcional, a partir de la aplicación de una matriz de descriptores sintácticos, semánticos y pragmáticos.
En el plano sintáctico, los hechos lingüísticos se analizan en su dimensión paradigmática y sintagmática, procurando identificar las relaciones que las unidades contraen interna y externamente.
En el nivel semántico, el estudio comprende la descripción de los constituyentes léxicos fundamentales: el verbo, encargado de identificar el evento; y el nombre, responsable de instanciar las entidades integradas al evento. También, se considera la estructura argumental de la cláusula. En cuanto al plano pragmático, el análisis funcional determina la expresión sintáctica y léxica de la organización informativa de cada enunciado. Para cumplir esta tarea, el modelo incorpora una serie de funciones pragmáticas, entre las que destacan: tema y rema, tematización y rematización, focalización (relieve o énfasis) y atenuación.
La contrastación de secuencia enfatizada y no enfatizada posibilita detectar la porción de enunciado que opera como foco informativo. En principio, cualquier complemento argumental y no argumental puede ser extraído por una construcción ecuacional y ecuandicional. Sin embargo, ciertas funciones sintácticas son más susceptibles que otras de integrarse a uno u otro mecanismo; y aún más, ambos recursos no tienen, como se verá luego, el mismo nivel de productividad.
En la Tabla 2, se presentan de manera resumida los aspectos considerados en el análisis. Se trata de una generalización que recoge los descriptores más distintivos que se aplicarán en el análisis del corpus. Su división en niveles estancos no sugiere la idea de que estos planos carezcan de interacción; por el contrario, el estudio demuestra que los niveles se inciden mutuamente, de lo cual, se confirma la necesidad de construir métodos flexibles y holísticos que se adecuen a la heterogeneidad formal y funcional del fenómeno verbal.

ANÁLISIS Y RESULTADOS

Para cumplir con los objetivos que justifican este trabajo, el análisis y presentación de resultados se dividirá en dos secciones. La primera estará dedicada a revisar la productividad discursiva de las estructuras ecuacionales y ecuandicionales, en tanto que la segunda estará centrada en la profundización de ciertos aspectos fóricos y metalingüísticos que proporcionan más antecedentes sobre la complementariedad de ambos recursos focalizadores.

1. Productividad y extensión comunicativa

Los 120 casos recogidos son parte de un corpus mayor que comprende 1060 enunciados que incluyen uno o más mecanismos sintácticos de focalización. La distribución general de la muestra se refleja en la siguiente tabla:

En el marco de estos resultados, es evidente que tanto las construcciones ecuacionales como ecuandicionales presentan una baja aparición en comparación con los mecanismos de dislocación y construcción pasiva perifrástica2. Esta reducida frecuencia puede deberse a la complejidad inherente que caracteriza a ambos dispositivos sintácticos, en los cuales no solo existe hipotaxis, sino también coindización. Ambos fenómenos son característicos de la sintaxis compleja, menos preferida en el discurso oral y en los textos escritos basados en la oralidad, dominantes en la prensa escrita de donde se obtuvo la muestra.
Las diferencias porcentuales son más notorias al comparar entre sí la frecuencia de aparición de ecuacionales y ecuandicionales: las primeras alcanzaron un 10.38% de manifestación, en tanto que las segundas solo registraron un 0.94%. Un hecho, que en cierta medida explica esta notable disparidad, es que las construcciones ecuandicionales se emplean casi exclusivamente para focalizar aditamentos de causalidad (ejemplos 26, 27, 28 29) y finalidad (ejemplos 30, 31, 32):

(26) Si el detenido no fue sometido a proceso es PORQUE TIENE QUE HABER SIDO DEJADO EN LIBERTAD.
(27) […] pero si pasa alguien que es de otra esfera, es POR RAZONES POLÍTICAMENTE SOSPECHOSAS.
(28) Pero, si deciden irse es PORQUE ELLOS QUIEREN, no yo.
(29) Si mi papá apareció en TVN, como cualquier otro participante de "Tocando las Estrellas", fue
  PORQUE TODOS LOS FAMILIARES FUERON PARTE DE ESA ACTIVIDAD.
(30) Si una ley prohíbe el tráfico de influencia será PARA EL BIEN DE LA SOCIEDAD.
(31) Si nos preparamos tanto fue PARA QUE TODO SALGA BIEN.
(32) Si la policía no intervino fue PARA NO COMPLICAR MÁS LA SITUACIÓN.

No obstante la validez de estos casos, no son suficientes para explicar su escasa aparición. Dado que la muestra se circunscribe al dialecto chileno, no resulta posible buscar la explicación en el marco de la norma sintáctica del español de Chile. En efecto, un estudio comparativo de varios dialectos del español permitiría determinar si el reducido uso de este recurso de focalización es una tendencia de nuestro dialecto o de la lengua española en su conjunto.
Por lo anterior, no se puede más que conjeturar sobre estos resultados. Al respecto, puede ser posible que las estructuras ecuandicionales sean neutralizadas por las construcciones condicionales con las que tienen una gran proximidad formal, lo que se corrobora al comparar los casos con su paráfrasis condicional:

(33) Si el detenido no fue sometido a proceso, tiene que ser dejado en libertad.
(34) Si pasa alguien que es de otra esfera, se sospecha de razones políticas.
(35) Si deciden irse, ellos lo quieren.
(36) Si mi papá apareció en TVN, como cualquier otro participante de "Tocando las Estrellas", todos los
  familiares fueron parte de esa actividad.
(37) Si una ley prohíbe el tráfico de influencia, se obtiene el bien de la sociedad.
(38) Si nos preparamos tanto, todo saldrá bien.
(39) Si la policía no intervino, no se complicó más la situación.

Pero tal vez pueda ser más determinante el hecho de que estas estructuras, al igual que las ecuacionales, presentan una configuración sintáctica que dista mucho del orden prototípico de la oración española, el cual es: sujeto – verbo – objeto. En relación con esto, conviene recordar que Bello (1981) situó a estas últimas entre las construcciones anómalas con ser.
Más que anómalas, estas estructuras tienen una configuración muy singular, la cual determina que, entre otras cosas, no se adapten al análisis sintáctico tradicional. Sobre este punto, Gutiérrez (1989: 64) arguyó: "Creo que en el análisis de las oraciones ecuacionales hemos de salirnos del tradicional esquema sujeto–núcleo verbal–atributo: ni hay sujeto, ni atributo, ni cabe (por consiguiente) hablar de impersonalidad."
Por otra parte, la frecuencia superior de construcciones ecuacionales se relaciona con la mayor capacidad que poseen para extraer funtivos y complementos de diverso nivel.
La Tabla 4 presenta resultados en tal dirección.



En cuanto a la situación por fuente, es destacable el hecho de que el diario Las Últimas Noticias tenga una leve superioridad de recursos en comparación con La Tercera, teniendo en cuenta que este último tiene una extensión significativamente superior. En el mismo sentido, es explicable que la fuente con mayor presencia de focalización haya sido El Mercurio.
Por otra parte, el cuadro demuestra que las construcciones ecuacionales son mucho más versátiles en su campo de acción, pues integran constituyentes y complementos de diversa jerarquía. En el primer caso, se detectó la presencia de nueve focalizaciones de cláusulas, a través de la incorporación de un verbo vicario:

(40) Lo que pasa es que TENGO UN ESTUDIO y desde chico me ha gustado el tema del jazz.
(41) Lo que pasa es que LA NOELIA NO TRABAJA LOS SÁBADOS.
(42) Lo que pasa es que HAY DOS CUENTOS QUE SE SALEN DEL FORMATO.
(43) Lo que pasó es que JEAN PAUL (LUKSIC) NUNCA SE CONFORMÓ CON EL BAJO PRECIO.

En todos los ejemplos, el verbo vicario es pasar; la misma función pueden cumplir suceder y ocurrir, entre otros.
Siempre en materia de funtivos, resulta interesante el registro de dos focalizaciones de constituyente verbal:

(44) Lo que tenemos que hacer es MANTENER UNA MEDIA.
(45) Lo que el escritor tiene que hacer es TRABAJAR.

El primer caso muestra el relieve del componente auxiliado de la perífrasis de infinitivo tenemos que mantener, a lo que se suma el OD. En el segundo caso, la ponderación recae en la unidad verbal plena de la construcción perifrástica tiene que trabajar.
En lo que respecta a la ponderación de complementos, los resultados muestran que, salvo el OI y suplemento, las estructuras ecuacionales extraen todo tipo de complementos verbales. La función más focalizada fue el complemento argumental sujeto con 49.09%, en tanto que el adjunto verbal menos requerido fue el atributo con 6.36%.
El primer resultado puede estar asociado al carácter temático del sujeto en español, condición que lo sitúa generalmente en la posición inicial de la oración, haciéndolo más proclive a la extracción informativa.
En el caso de la función atributo, su reducido índice de aparición está vinculado a la configuración que adquiere una ecuacional de atributo, en la que se constata una gramaticalidad dudosa. Esto ocurre en los siguientes enunciados que no pertenecen a la muestra:

(46) Lo que es Espinoza es PORFIADO.
(47) Son DELINCUENTES lo que son estos barristas.
(48) HIPÓCRITAS es como somos.

Sin duda, el nivel de aceptabilidad de estas construcciones es problemático, considerando su alto grado de artificiosidad y redundancia. En la muestra analizada en este trabajo, los pocos casos de focalización de atributo correspondieron al relieve de atributos predicativos y no copulativos como en los ejemplos precedentes. En aquellos se neutraliza la reiteración del verbo copulativo:

(49) Pero es COMO VEDETTE que Beatriz Alegret despierta respeto.
(50) LO IMPORTANTE es que no se note.
(51) LO TRISTE es que sean justamente actores.

Hasta el momento, los resultados confirman la tendencia constada en otros trabajos similares respecto del tipo de unidad y funciones comúnmente integrables por una construcción ecuacional y ecuandicional (Gutiérrez, 1989; Herrero, 1992; Sedano, 1990). A continuación, se hará mención a manifestaciones no consideradas en los trabajos aludidos comenzando por la introducción de un segundo dispositivo de focalización. Se trata de oraciones en que el constituyente ecuacional y ecuandicional aparece dislocado a la izquierda:

(52) "Si el detenido no fue sometido a proceso es porque tiene que haber sido dejado en libertad", señaló
  [él] al fiscal militar.
(53) "Lo importante es que se decida", advierte Argiro.
(54) "Lo que queremos es abrir en México y ojalá en Argentina también", dice [él].
(55) "Es la propia rigidez de la legislación la que favorece que la gente se plantee el matrimonio como un
  medio para evitar la expulsión", dice a este diario el abogado José María Ortiz.
(56) "Lo que más me costó hoy día es que me saliera agua caliente en la ducha y levantarme", señaló
  [él].
(57) "Si hay alguien que nunca escribió para la crítica fue Roberto Bolaño", comentó un prestigiado
  crítico literario.

Aunque debe considerarse la posibilidad de que se trate de oraciones yuxtapuestas, la posición posverbal del sujeto de la cláusula matriz es característica de los enunciados dislocados. Como lo demuestran los siguientes intentos, su anteposición introduce agramaticalidad a las expresiones3:

(58) *"Si el detenido no fue sometido a proceso es porque tiene que haber sido dejado en libertad", [él]
  señaló al fiscal militar.
(59) *"Lo importantes es que se decida", Argiro advierte.
(60) *"Lo que queremos es abrir en México y ojalá en Argentina también", [él] dice.
(61) *"Es la propia rigidez de la legislación la que favorece que la gente se plantee el matrimonio como
  un medio para evitar la expulsión", el abogado José María Ortiz dice a este diario.
(62) *"Lo que más me costó hoy día es que me saliera agua caliente en la ducha y levantarme", [él]
  señaló.
(63) *"Si hay alguien que nunca escribió para la crítica fue Roberto Bolaño", un prestigiado crítico
  literario comentó.

La ubicación posverbal obligatoria del sujeto demuestra que estos enunciados forman oraciones complejas y no oraciones yuxtapuestas; de no ser así, no se trataría de casos de dislocación, pues la yuxtaposición integra proposiciones autónomas en el plano sintáctico. Aunque la explicación sintáctica es relativamente simple, no ocurre lo mismo en el plano discursivo. En primer término, no está claro cuál es la extensión del segmento ponderado. En forma interna, las cláusulas ecuacionales y ecuandicionales traen una porción destacada, pero como se encuentran dislocadas (a la izquierda), teóricamente toda la construcción quedaría bajo foco. Precisamente, por esta duda es que no se ha puesto en mayúscula ningún constituyente.
A lo anterior, se suma el hecho textual de que en esa posición las cláusulas constituyen una cita directa; al situarlas detrás del verbo se verifica un cambio discursivo importante con lo cual las mismas cláusulas pasan a operar como citas indirectas:

(64) Señaló al fiscal militar que si el detenido no fue sometido a proceso es porque tiene que haber sido
  dejado en libertad.
(65) Argiro advierte que lo importante es que se decida.
(66) Dice que lo que quieren es abrir en México y ojalá en Argentina también.
(67) El abogado José María Ortiz dice a este diario que es la propia rigidez de la legislación la que
  favorece que la gente se plantee el matrimonio como un medio para evitar la expulsión.
(68) Señaló que lo que más le costó hoy día es salir del agua caliente en la ducha y levantarse.
(69) Un prestigiado crítico literario comentó que si hay alguien que nunca escribió para la crítica fue
  Roberto Bolaño.

La conversión de las cláusulas en OD del verbo principal, introduce en los casos (66) y (68) una serie de modificaciones deícticas vinculadas al cambio de voz (de cita directa a indirecta). Por otra parte, los segmentos focalizados quedan subordinados al verbo matriz, produciendo un cambio sintáctico importante, toda vez que los casos de dislocación se interpretaron como una relación de parataxis, lo que contrasta con la relación de hipotaxis que genera el traslado de las cláusulas ecuacionales y ecuandicionales a continuación del verbo matriz.
A modo de conclusión provisoria, se mantiene la tesis de que los segmentos dislocados se encuentran bajo foco, pero en toda su extensión, por lo cual se asume que el fragmento no focalizado inicialmente (las cláusulas relativas y pseudocondicionales, respectivamente) se integra a dicho contexto informativo.
En otra materia, en el corpus se recogen oraciones en que la focalización ecuacional implicó una modificación léxica del enunciado primitivo:

(70) Lo único que hace es LEVANTAR SUSPICACIAS (cfr. Solo levanta suspicacias).
(71) Lo único que quieren ES QUE VUELVA A COLO COLO (cfr. Solo quieren que vuelva a Colo Colo).
(72) Lo único que espera es que LA JUSTICIA HAGA SU TRABAJO (cfr. Solo espera que la justicia haga su
  trabajo).

Al menos, en los trabajos que se han citado en este artículo no se ha tenido en cuenta que la paráfrasis ecuacional de una oración neutra pueda suponer una alteración de la secuencia parafraseada. En los tres ejemplos, el adverbio solo es sustituido por la secuencia lo único, pues de lo contrario no es posible realizar la extracción informativa.
Por otra parte, en el caso particular de las construcciones ecuacionales se presentan algunos registros que incluyen algún fenómeno sintáctico soslayado en los estudios considerados aquí sobre este mecanismo:

(73) Los chinchineros siempre van acompañados de un organillero, porque los que bailan solos son
  FALSOS.
(74) Por mí derogaría los derechos del delincuente y del detenido, pues lo que importa son LOS
  DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS.
(75) En ocasiones eres TÚ el que da la lección, aunque más generalmente eres TÚ el que recibe la
  lección.
(76) Lo importante es que NO SE NOTE, que NO PAREZCA PUBLICIDAD.

Tanto en el enunciado (73) como en el (74), la cláusula ecuacional funciona como una proposición causal. Por su parte, el ejemplo (75) incluye la ecuacional en función de nexus concesivo. En el caso (76), se da una yuxtaposición de ecuacionales, donde la segunda cláusula presenta una reducción del constituyente lo importante es, fenómeno que potencia la información nueva aportada por la magnitud destacada. Por último, (75) y (76) contienen la integración de estructuras ecuacionales, lo que constituiría otra forma de superposición de dispositivos de focalización (ver más arriba).
La Tabla 3 muestra que los recursos de focalización más utilizados son la dislocación (46.89%) y la pasiva analítica (41.79%). Estas cifras deben haber incidido en la baja frecuencia de construcciones ecuacionales y ecuandicionales, pero de un modo parcial porque la pasiva perifrástica solo permite focalizar el OD de una oración activa. Como se precisó en el inicio del trabajo, no hay pleno acuerdo en la función informativa de la pasiva analítica. Concretamente, el desplazamiento del OD a la posición inicial es interpretado como la tematización de la referencia expresada por dicha función o bien como la focalización de la misma entidad. Esta última posición es adoptada por González (1991, 1992), quien relaciona la baja aparición de esta pasiva con su carácter enfático (Pinuer, 2000).
El estudio de los casos estaría demostrando que las oraciones pasivas dinámicas funcionan permanentemente como estrategia de tematización y no siempre como dispositivo focalizador. Esto último debe ser validado en el contexto del registro, a partir de la determinación de valores como la rectificación o la negación, característicos del relieve o ponderación. En todo caso, esto se aparta del propósito central de este artículo, por lo que no se ahondará más en el tema.

2. Aspectos fóricos y metalingüísticos de las construcciones ecuacionales y ecuandicionales

El análisis detallado de estos recursos pragmáticos ha permitido profundizar en algunos rasgos textuales y gramaticales muy singularizadores, que se sitúan entre los resultados importantes de este trabajo, cuya descripción se inicia con los siguientes casos:

(77) Si fumo marihuana es PORQUE MIS PADRES SON DIVORCIADOS.
(78) Si hay algo que no aceptaremos es que SAQUEN EL GAS POR CHILE.

A diferencia del ejemplo (77), en el (78) existe una geminación del objeto nocional de aceptar. El segmento hipotético incluye una proforma indefinida (algo), que replica o copia la referencia de la magnitud destacada (sacar el gas por Chile). Esta geminación genera un fenómeno de coindización entre los dos brazos de la construcción. En (77) este proceso se manifiesta entre la marca deíctica del verbo subordinado (fumo) y el determinante del sintagma nominal (mis padres).
La forma geminada no puede elidirse, pues es correferente con un complemento argumental (no aceptaremos que saquen el gas por Chile). En cambio, cuando la coindización se produce con un complemento no argumental la unidad correferida puede omitirse sin problemas:

(79) Si (por algo) debe reclamarse es POR EL ABUSO DE LAS GRANDES MULTITIENDAS.
(80) Si (alguna vez) fui bello y fui bueno fue ENREDADO EN TU CUELLO Y TUS SENOS.

Otro aspecto de interés tiene que ver con la presencia de un índice de negación en la oración primitiva:

(81) No dije antes mi verdad porque no estaban las condiciones para hacerlo.
(82) El poder legislativo no aceptará la presión de ninguna institución, por muy respetable que sea.

Como se demostrará a continuación, la negación no puede afectar al verbo copulativo en las correspondientes enfatizadas:

(83) Si no dije antes mi verdad (*no) fue PORQUE NO ESTABAN LAS CONDICIONES PARA HACERLO.
(84) Si algo no aceptará el poder legislativo (*no) será LA PRESIÓN DE ALGUNA INSTITUCIÓN, por muy
  respetable que sea.

En cambio, las construcciones ecuacionales admiten la anteposición del adverbio:

(85) No es ESO lo que (no) correspondía decir (cfr. No correspondía decir eso).
(86) No soy YO quien (no) debe decir si Nelson Mery es culpable o no (cfr. Yo no debo decir si Nelson
  Mery es culpable o no).

Otro punto relevante se relaciona con el uso que reciben las oraciones ecuandicionales como mecanismo probatorio. Bajo esta referencia metalingüística aparecen citadas en trabajos de Gutiérrez (1997a) y Marcos–Marín, Satorre, y Viejo (1999). En efecto, la transformación ecuandicional permite distinguir con bastante exactitud entre una proposición causal de enunciado y una de enunciación:

(87) Muchos jóvenes abandonan el sistema escolar porque deben ayudar económicamente en sus
  hogares.
(88) Muchos jóvenes deben ayudar económicamente en sus hogares porque abandonan el sistema
  escolar.

En (87) existe una subordinación causal de enunciado, lo cual significa que la proposición degradada identifica la causa de lo expresado por el verbo matriz y su complemento argumental. En cambio, en la (88) incluye un nexus subordinado causal de enunciación que constituye la causa que justifica el acto de enunciación (la causa del decir), tal como lo prueba la inserción de un verbo dicendi:

(89) Digo que muchos jóvenes deben ayudar económicamente en sus hogares porque abandonan el
  sistema escolar.

La paráfrasis revela que la causalidad se refiere a la percepción de la situación y no a la situación misma. Precisamente, esta diferencia deductiva, que distingue a una causal de otra, determina que el relieve ecuandicional no sea compatible con ambas expresiones de causalidad:

(90) Si muchos jóvenes abandonan el sistema escolar es PORQUE DEBEN AYUDAR ECONÓMICAMENTE EN
  SUS HOGARES.
(91) *Si muchos jóvenes deben ayudar económicamente en sus hogares es porque abandonan el sistema
  escolar.

Como se puede apreciar, las causales de enunciación no admiten la conversión ecuandicional. Concretamente, la referencia causal presente en (88) no es empírica, además de conectarse a un elemento tácito. En suma, este carácter de causa irreal es la razón que, a nuestro entender, impide la extraposición informativa.
Gutiérrez (1997a: 572) se refiere al "milagro de las ecuandicionales" para destacar este uso. Al respecto, sostiene que en la tarea gramatical estas construcciones funcionan como: "un hermoso recurso metodológico en la determinación de extensión, carácter y naturaleza de segmentos lingüísticos".
En lo que respecta a las estructuras ecuacionales, se puede acotar que la focalización sintáctica de un componente oracional involucra un proceso de reflexión metagramatical por parte del hablante, en el sentido de que en su producción es imprescindible establecer un vínculo semántico entre la unidad focalizada y el relativo de la cláusula subordinada:

(92) Es AQUÍ donde discrepan gobierno y oposición.
(93) Quien debe hacerse parte es EL CONSEJO DE DEFENSA DEL ESTADO.
(94) Son LAS PROPIAS MUJERES las que deben exigir igualdad de trato.

La asociación semántica es reforzada por la concordancia de género y/o número que se produce entre ambos componentes cuando estos tienen flexión nominal.

CONCLUSIONES

No cabe duda de que las construcciones ecuacionales y ecuandicionales se distinguen por tener una configuración sintáctica muy singular. En la modalidad de segmentos independientes son clasificables como oraciones complejas, pues están compuestas por dos o más cláusulas integradas hipotácticamente. Sin embargo, en ellas no parece posible identificar funciones de rango oracional, fenómeno desconcertante que, seguramente, tuvo en cuenta Bello (1981) para interpretar las oraciones ecuacionales como estructuras atípicas. En el mismo sentido, Gutiérrez (1989) defendió la tesis de que las ecuacionales no pueden ser descritas a partir de las funciones sintácticas ordinarias por tratarse de estructuras de relieve. Adherimos a la solución de Gutiérrez (1989), pues una y otra oración presentan una configuración relacional de orden pragmático. Esto significa que la selección y distribución de constituyentes está subordinada a factores informativos más que a propiedades generales del sistema. De lo anterior, se infiere que el análisis sintáctico tradicional es insuficiente para describir estas construcciones, por lo que es necesario incorporar elementos de semántica y pragmática oracional.
El estudio del corpus confirmó ampliamente la condición de dispositivos de relieve de ambas estructuras. En esta función, se aprecia que las construcciones ecuandicionales se destinan al relieve de circunstancias de causalidad y finalidad, por lo que su índice de aparición es notoriamente más bajo en comparación con las ecuacionales, utilizadas para ponderar toda clase de funciones primarias, con excepción de objetos indirectos y suplementos que no figuraron en el corpus.
En el conjunto de medios sintácticos de focalización (donde se incluyen la dislocación y la pasiva analítica), ecuacionales y ecuandicionales evidencian una baja frecuencia (10.38% y 0.94%, respectivamente), lo que puede deberse a la complejidad de ambos mecanismos, cuya construcción demanda un procesamiento lingüístico que comprende una serie de fases donde se integran elementos de naturaleza sintáctica (eg. hipotaxis), semántica (eg. coindización) y pragmática (eg. énfasis).
La tendencia general de los resultados revela que las estructuras ecuandicionales no constituyen un esquema sintáctico preferido en el español de Chile y, seguramente, en el resto de las variedades regionales, teniendo en cuenta la homogeneidad que existe entre las variedades cultas de los distintos países hispanohablantes4.
Si bien las construcciones ecuacionales son mucho más frecuentes, su índice de aparición es igualmente bajo, por lo que tampoco se erigen como un recurso de relieve muy solicitado. Estas estructuras, al igual que las ecuandicionales, presentan una configuración artificiosa, lo que en ciertos casos las pone en el límite de la gramaticalidad. No obstante esta condición, los datos muestran que las cláusulas ecuacionales, de igual forma, experimentan procesos sintácticos regulares como la coordinación, la yuxtaposición y la reducción.
La superposición o concurrencia de mecanismos específicos de focalización, concretamente la dislocación de ecuacionales y ecuandicionales, plantea una serie de interrogantes vinculadas a la verdadera extensión del segmento ponderado e incluso, a la productividad real de usar dos dispositivos para cumplir la misma función. Las conclusiones obtenidas hasta ahora son de carácter provisorio, pues se necesita una muestra más amplia y un análisis más contrastivo para llegar a resultados confiables.
En definitiva, los resultados muestran lo que ocurre en el español de Chile, lo que no necesariamente asegura tendencias generales de la lengua española. Por esto, adquieren tanto valor las investigaciones dialectológicas, algo postergadas en los estudios lingüísticos actuales.


* Proyecto 034820 3/R, Dirección de Investigación, Universidad del Bio–Bío.

 

NOTAS

1 El ene (n) muestral se recogió linealmente, es decir, los enunciados se tomaron en orden de aparición, por lo que no hubo selección de registros teniendo en cuenta que el objeto de estudio es, teóricamente, "infinito".

2 Se consideraron las secuencias "ser + participio" y "estar + participio", con el verbo auxiliar en forma personal y no personal. Se descartaron las cláusulas reducidas de participio por tratarse de una interpretación generativa.

3 Se catalizó un sujeto léxico en los enunciados que carecen de tal constituyente. La unidad aparece encerrada entre corchetes. Lo mismo se hizo en los ejemplos (52), (54) y (56).

4 La muestra corresponde a esta variedad, ya que fue tomada de diarios tradicionales del país.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alarcos, E. (1978). Estudios de gramática funcional del español. Madrid: Gredos.

Alcina, J. & Blecua, J. (1994). Gramática española. Madrid: Gredos.

Carrasco, A. (1999). El tiempo verbal y la sintaxis oracional. La consecutio tempororum. En I. Bosque & V. Demonte (Eds.), Gramática descriptiva de la lengua española (pp. 3061–3128). Madrid: Espasa– Calpe.

Bello, A. (1981). Gramática de la lengua castellana. Tenerife: Ediciones Instituto Universitario Andrés Bello.

Butler, C., Mairal, R., Martín, J. & Ruiz de Mendoza, F. (1999). Nuevas perspectivas en gramática funcional. Barcelona: Ariel.

Fernández, M. & Anula, A. (1995). Sintaxis y cognición. Madrid: Editorial Síntesis.

Fernández, M. (1999). La predicación: Las oraciones copulativas. En I. Bosque & V. Demonte (Eds.), Gramática descriptiva de la lengua española (pp. 2357– 2460). Madrid: Espasa–Calpe.

González, J. (1991). Notas sobre las estructuras llamadas pasivas con ser en español (I). Anuario de Estudios Filológicos, XIV, 183–198.

González, J. (1992). Notas sobre las estructuras llamadas pasivas con ser en español (II). Anuario de Estudios Filológicos, XV, 107–123.

Gutiérrez, S. (1989). Variaciones de la atribución. León: Ediciones Universidad de León.

Gutiérrez, S. (1997a). La oración y sus funciones. Madrid: Arco Libros.

Gutiérrez, S. (1997b). Temas, remas, focos, tópicos y comentarios. Madrid: Arco Libros.

Herrero, G. (1992). Las oraciones ecuacionales en español. Verba, Anuario Galego de Filoloxia, 19, 201– 222.

López, A. (2000). Teoría gramatical. En M. Alvar (Ed.), Introducción a la lingüística española (pp. 7–22). Barcelona: Ariel.

Marcos–Marín, F., Satorre, F. & Viejo, M. (1999). Gramática española. Madrid: Síntesis.

Moreno, J. (1999). Las funciones informativas: Las perífrasis de relativo y otras construcciones perifrásticas. En I. Bosque & V. Demonte (Eds.), Gramática descriptiva de la lengua española (pp. 4245–4302). Madrid: Espasa–Calpe.

Pinuer, C. (2000). Estructura informativa y atribución. ONOMAZEIN, 5, 153–166.

Pinuer, C. (2002). Sintaxis y pragmática de la oración ecuacional. Revista de Lingüística Aplicada, 40, 129– 145.

Real Academia Española (1973). Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa– Calpe.

Sedano, M. (1990). Hendidas y otras construcciones con ser en el habla de Caracas. Caracas: Ediciones Universidad Central de Venezuela.

Sedano, M. (1995). Variación de las hendidas en cinco lenguas romances. Anuario de Lingüística Hispánica, 11, 353–366.

Sedano, M. (1996). Estructura y forma de las hendidas en cinco lenguas románicas: Tensión entre economía y claridad. Hispanics Linguistics, 8(1), 123–153.

Dirección para Correspondencia: Claudio Pinuer (cpinuer@ubiobio.cl). Tel.: (56–42) 253576 Fax: (56–42) 253516. Departamento de Artes y Letras, Facultad de Educación y Humanidades, Universidad del Bío–Bío. Av. La Castilla s/n, Concepción, Chile.

Recibido: 26 de noviembre de 2004 Aceptado: 17 de enero de 2005

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons