SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 número49-50El conocimiento metacomprensivo en escolares chilenos de Educación BásicaEl Pensamiento Americanista de Mario Picón Salas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.34 n.49-50 Valparaíso  2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342001004900012 

Revista Signos 34(49-50), 165-187

LINGÜISTICA

Las representaciones afectivas durante el procesamiento de noticias:

Estudio experimental

 

Bernardo Riffo

Universidad de Concepción

Chile


RESUMEN

El presente artículo da cuenta de un estudio experimental cuyo objetivo es, por una parte, determinar si durante el procesamiento de noticias se construyen representaciones afectivas y, por otra, establecer qué papel desempeñan ciertos factores textuales (titulares) en la activación de dichas representaciones. El trabajo se centra en torno a dos experimentos en los cuales participaron estudiantes universitarios. Como material lingüístico se utilizó textos de la prensa escrita.


ABSTRACT

The following article describes an experimental study where the objectives are: first, to determine if affective representations are built during news processing, and second, to determine the role certain textual factors (headlines) play in activating such representations. This work focuses on two experiments conducted with university students. Texts from newspapers were used as linguistic material.


 

1. Introducción

Para muchos sociólogos, economistas y analistas políticos la importancia de los medios masivos de comunicación y la pertinencia del estudio científico de su impacto en la sociedad y el mercado son obvias. Probablemente también muchos especialistas de otras disciplinas (entre ellos los psicolingüistas) reconozcan la relevancia de los fenómenos vinculados con la producción, transmisión y recepción del conocimiento a través de los medios; tal reconocimiento, no obstante, no se refleja hasta ahora en los temas objeto de su preocupación académica. En efecto, el procesamiento cognitivo del discurso, tema que ha acaparado mayoritariamente la atención de la psicolingüística en las dos décadas recientes, ha sido tratado privilegiando el discurso narrativo a un punto tal que rara vez se advierte la presencia de otros géneros discursivos como material lingüístico para los experimentos. Por otra parte, sólo en la última década han aparecido algunos trabajos que consideran los factores afectivos como elementos decisivos en la comprensión del discurso y en el procesamiento del lenguaje, en general (Gernsbacher et al., 1992; Oatley & Johnson-Laird, 1996); específicamente, no se encuentran estudios sobre el procesamiento on-line de noticias en relación con aspectos emocionales. El presente artículo pretende ser un aporte a nuestro conocimiento sobre el procesamiento cognitivo de las noticias; en él doy cuenta de una investigación basada en dos experimentos, cuya finalidad es estudiar la construcción de representaciones afectivas durante la lectura de noticias (on-line) y de la incidencia que en ello tienen ciertos factores textuales.

1.2. Las noticias

Las características generales de las noticias muestran una alta elaboración y pautamiento socialmente convencionalizado. Probablemente este género discursivo tuvo su origen en la narrativa y evolucionó después en una dirección distinta. Las noticias relatan un acontecimiento, pero no están estructuradas como una cadena narrativa lineal. Los elementos aparecen ordenados secuencialmente en la superficie del texto de acuerdo con su importancia (van Dijk, 1988). Esta organización obedece a razones comunicativas y cognitivas: se quiere, por una parte, destacar algunos elementos y, por otra, el orden dado pretende facilitar la comprensión y memorización de la información. Este último objetivo, sin embargo, casi nunca se alcanza, tal como lo demuestran numerosos estudios empíricos. Desde el punto de vista comunicativo, las noticias funcionan unilateralmente, es decir, no hay interacción de los interlocutores en términos de intercambiabilidad de roles: la audiencia es siempre receptora de los mensajes.

1.3. La comprensión de noticias

En torno a este tema se observa en las investigaciones psicolingüísticas, a diferencia de los estudios de corte sociológico o económico, una escasa elaboración teórica y un bajo número de trabajos empíricos, lo que ha traído finalmente como consecuencia que nuestro conocimiento de la comprensión de las noticias sea aún muy débil.

Gracias a los avances en los estudios psicolingüísticos cognitivos, especialmente en el desarrollo de metodologías experimentales, es posible hoy llevar a cabo investigaciones sobre el procesamiento del discurso y especular qué ocurre en la mente de las personas cuando leen un texto. No obstante, como dije antes, estos hallazgos se han encontrado principalmente en el estudio de la comprensión de textos narrativos; sobre otros géneros discursivos se tiene muy pocos datos empíricos. Tampoco se han propuesto modelos teóricos específicos para otros tipos de discursos, entre ellos las noticias. A continuación, presento los principales hallazgos en la investigación sobre comprensión de noticias con un enfoque cognitivo.

A la hora de considerar en forma global los hallazgos empíricos sobre la comprensión de noticias es necesario distinguir entre comprensión y recuerdo. La mayor parte de los estudios realizados hasta ahora se orienta a la cantidad de información que las personas pueden recuperar de un texto leído, la técnica usada preferentemente es la evocación libre. Sin embargo, hay muchos aspectos de la recepción de las noticias que quedan fuera de foco cuando se emplean técnicas muy restringidas en el sentido de que indagan un aspecto específico dejando de lado otros que, en muchos casos, presentan una estrecha relación con el proceso puntual que constituye el objeto de estudio y cuya consideración en el análisis puede contribuir en forma significativa a nuestro entendimiento del procesamiento cognitivo de los textos de la prensa. Así, el recuerdo reflejado en los protocolos de evocación permite obtener una imagen de conjunto, una visión de la representación global del discurso donde intervienen también procesos de (re)producción, los cuales no se deben dejar de lado a la hora de analizar e interpretar los datos.

Otros aspectos más puntuales de la comprensión, como inferencias sobre relaciones de causalidad, por ejemplo, rara vez se dejan observar mediante el recuerdo y sólo se hacen evidentes con la aplicación de cuestionarios (off-line) o el uso de técnicas experimentales más complejas, como la medición de tiempos de lecturas o de reacción frente a determinadas tareas (on-line). Esto hace pensar que lo comprendido no corresponde por completo a lo recordado, dicho de otro modo, el recuerdo no refleja cabalmente la comprensión. Junto con ello, debe reconocerse también que, dado el carácter paralelo del procesamiento del lenguaje, hay muchos procesos que ocurren simultáneamente, por lo que pueden permanecer ocultos para el observador dependiendo de la técnica empleada. En este sentido, indagar más profundamente en las representaciones mentales de los lectores podría requerir la inclusión de métodos de carácter cualitativo, casi por completo ignorados por los estudios cognitivos tradicionales (particularmente, por los trabajos en psicolingüística experimental). Aunque todavía se está lejos de alcanzar la meta de tener un conocimiento profundo del procesamiento de noticias, existe un conocimiento producto de las investigaciones hasta ahora realizadas, lo que resumo en los siguientes puntos:

a. Rol de la superestructura. Desde el punto de vista textual, los resultados más claros muestran que los receptores parecen manejar una representación esquemática de las noticias, la cual emplean como principio organizador global reflejado sobre todo en los protocolos de evocación. Aunque estos hallazgos se mantienen relativamente constantes a través de varios estudios, no se ha dilucidado por completo si esta representación superestructural opera en forma similar al esquema textual narrativo ni tampoco en qué grado está internalizada por los lectores (Seely & Long, 1994; Thorndyke, 1979).

b. Bajo porcentaje de información retenida. Los estudios hasta ahora realizados coinciden en que la información que los sujetos pueden recordar es muy escasa (entre un 7% y un 17%). La variabilidad de estos resultados, no obstante, es muy alta, ya que las condiciones en que se realizaron los estudios son muy heterogéneas en cuanto a la población participante como en la estructura de los experimentos y el tipo de medio estudiado (prensa escrita, radio o televisión) (Findahl & Höijer, 1984, 1985; Gunter, 1987; Thordyke, 1979; van Dijk, 1988).

c. Aspectos demográficos. Si bien los aspectos demográficos no han sido considerados en forma sistemática, existen evidencias claras de que éstos están asociados significativamente con los resultados en pruebas de comprensión de noticias. De este modo, la edad, el sexo y el grado de educación, como también los intereses de los receptores presentan correlaciones consistentes con los resultados en diversos experimentos sobre procesamiento de textos de la prensa (Gunter, 1987).

d. Falta de investigación. Las tendencias observadas en los estudios resumidos en este capítulo son bastante generales y no representan un conocimiento profundo acerca de la comprensión de noticias. Hay todavía muchos vacíos teóricos al respecto y, sobre todo, muy poca investigación empírica. Entre los aspectos casi por completo olvidados está la relación que se da entre lo afectivo y lo cognitivo durante la recepción de la prensa. ¿Existe un procesamiento afectivo o emocional de las noticias? ¿Qué elementos textuales están involucrados en ello? ¿Existe una suerte de lenguaje emocional en la prensa? ¿De qué modo podría influir la modalidad lingüística del texto en las representaciones emocionales construidas por los lectores? ¿Forma parte lo afectivo de la representación cognitiva del discurso en el caso de las noticias? Si es así, ¿qué grado de elaboración presentan los aspectos emocionales del modelo mental construido por los receptores?

1.4. Las representaciones emocionales y el procesamiento del discurso

Memoria y emoción

Gordon Bower (Bower, 1981; Anderson & Bower, 1973) propone, sobre la base empírica de una serie de experimentos realizados por él mismo y otros hallazgos, una teoría para explicar el efecto del estado afectivo sobre la memoria, mood-state-dependent effect. La memoria humana puede ser entendida como una red asociativa de conceptos semánticos y esquemas empleados para describir eventos. Un evento, a su vez, está representado en la memoria por un conjunto de proposiciones descriptivas. Dichas proposiciones son almacenadas por el establecimiento de nuevas conexiones asociativas entre instancias de los conceptos usados en las descripciones. La unidad básica del pensamiento es la proposición, el proceso básico de pensamiento es la activación de una proposición y de sus conceptos. El contenido de la conciencia lo constituye, en este escenario, el conjunto de sensaciones, conceptos y proposiciones cuyo actual nivel de activación excede un determinado umbral. La activación se transmite, probablemente, de un concepto a otro o de una proposición a otra por medio de vínculos asociativos entre los nodos.

Un evento determinado (Cristina me besó) puede causar, mediante un vínculo asociativo, otro evento (Yo me siento contento). La interpretación emocional de un evento que genera dicho vínculo está en sí moldeada por normas culturales o personales muy sutiles. El enfoque de red semántica supone que cada emoción en particular como alegría, depresión o miedo tiene un nodo específico o unidad en la memoria que recoge en forma conjunta muchos otros aspectos de la emoción que están también conectados por puntos asociativos. Estos aspectos son, entre otros, la conducta expresiva, valoración, etiquetas verbales, patrones fisiológicos autónomos, esquemas de situaciones similares que causan esta emoción específica. Algunos de estos vínculos son innatos (los fisiológicos, por ejemplo) y otros son aprendidos a través de la aculturación (el léxico referido a las emociones y la afectividad).

La teoría propuesta por Bower (1981) considera, además, que estos nodos emocionales pueden ser activados por diversos estímulos (fisiológicos y simbólico-verbales, entre otros). Cuando el nodo emocional alcanza un determinado umbral de activación transmite la excitación a aquellos nodos que producen la respuesta autónoma y la conducta expresiva asignada a esa emoción. De este modo, desde la perspectiva de la comunicación lingüística, cada vez que el hablante pone en funcionamiento la lengua, en cada acto de habla, se activan también los aspectos afectivos vinculados a los distintos nodos que almacenan nuestra representación de la realidad, incluidos, por supuesto, nuestro conocimiento del mundo y del lenguaje. Cada emoción puede, a su vez, inhibir otra cualitativamente opuesta, como miedo puede inhibir alegría. Por otra parte, si dos nodos son activados y no se inhiben mutuamente, los patrones de conducta pueden ser entonces mixtos: se puede estar, por ejemplo, sorprendido y triste a la vez.

El procesamiento "afectivo" del discurso

Al hablar de procesamiento "afectivo" del discurso es necesario distinguir entre un eventual compromiso emocional del lector en relación con el texto (o más bien con las implicancias emocionales de la situación representada), por una parte, y el procesamiento cognitivo de información afectiva, por otra. Los trabajos experimentales donde se emplea la hipnosis u otros métodos para inducir un estado afectivo determinado o aquéllos donde se considera el estado de ánimo de los participantes y las posibles impresiones afectivas producto de la lectura se insertan preferentemente en el primer caso. Otras investigaciones, especialmente los estudios de procesamiento del discurso que emplean métodos en curso (on-line), se orientan más bien al segundo tipo de los descritos más arriba.

Los estudios del segundo tipo son muy escasos. Prácticamente sólo se ha llegado a concluir que existe algún nivel de representación de lo afectivo en el modelo de situación que los lectores construyen durante la lectura de textos narrativos (Gernsbacher et al., 1992) y que tales representaciones pueden sufrir modificaciones en el curso del procesamiento (de Vega et al., 1996). Sobre representaciones afectivas en el procesamiento de noticias no se tiene mayor conocimiento, debido principalmente a que no se ha estudiado este género discursivo en forma experimental. No obstante, es posible pensar que, si los lectores construyen representaciones afectivas durante la dinámica del procesamiento del discurso narrativo, también lo hacen en el caso de la comprensión de noticias. Este supuesto constituye el fundamento teórico directo del estudio experimental que aquí se informa.

2. Estudio experimental

Dado el estado del arte descrito brevemente en la primera parte de este artículo, resulta pertinente e interesante el estudio on-line de la comprensión de noticias, en primer lugar, y, en segundo lugar, el estudio de las representaciones afectivas en el marco del procesamiento de textos de la prensa. Con este propósito se llevaron a cabo dos experimentos: uno en el que se midió la velocidad de lectura de la frase crítica y otro en el que se empleó una técnica priming para medir la velocidad de reacción en una tarea de decisión léxica.

2.1. Experimento 1

Tal como sostienen Tyler y Marslen-Wilson (1977), la comprensión textual es un proceso on-line, es decir, el lector no espera al final de la lectura de la frase u oración (y menos aún del texto completo) para asignarle una determinada estructura sintáctica. Por el contrario, el procesamiento tiene lugar en todos los niveles (fonológico, morfosintáctico, léxico, textual y pragmático) y comienza con la percepción de las primeras palabras; en otros términos, la construcción de la representación mental de lo referido por el texto ocurre desde el inicio del proceso. Este supuesto sirve de base teórica a la propuesta de Just y Carpenter (1980; 1987), quienes introducen una distinción complementaria al concepto on-line de Tyler y Marslen-Wilson (1977): a la idea de la inmediatez (immediacy assumption) del procesamiento hay que agregar el supuesto de la coordinación perceptora e integradora ojo-mente (eye-mind assumption).

El principio del procesamiento inmediato de Just y Carpenter (1980; 1987) sostiene que durante la lectura cada palabra es codificada e interpretada inmediatamente después de su percepción. Dicha interpretación no se limita al nivel del significado léxico, sino que incluye también los niveles de la oración y del texto. La unidad de procesamiento básico es el tiempo que permanece la mirada puesta en una palabra (duración de la fijación). Durante el procesamiento, la fijación en cada palabra dura hasta que se realiza su integración en el contexto en la medida que el análisis sintáctico y semántico lo permiten. En este sentido se da la coordinación ojo-mente.

El procesamiento on-line de textos de la prensa debería ocurrir fundamentalmente de la misma forma, aunque es posible la aparición de diferencias respecto del procesamiento de textos narrativos habitualmente empleados en la investigación experimental, diferencias que podrían tener lugar en los niveles macroestructural y pragmático, donde las noticias presentan características que las distinguen sustancialmente del relato común. Si la interpretación e integración de las unidades procesadas en el contexto inmediato comienza con la percepción de las primeras palabras, entonces es posible explicar por qué los titulares tienen tanta relevancia cognitiva (Bell, 1991; Gunter, 1987; Larsen, 1983; Thorndyke, 1979; van Dijk, 1988)

Las hipótesis de trabajo son las siguientes:

Hipótesis 1:

Junto a los aspectos espaciales y temporales, los lectores construyen también representaciones afectivas como parte del modelo mental cuando leen noticias.

Hipótesis 2:

Los elementos dados en el encabezamiento de la noticia contribuyen significativamente a la construcción del escenario, los conceptos emocionales asociados a éste permanecen activados durante el procesamiento.

Hipótesis 3:

Los elementos textuales de valencia afectiva congruente con el escenario representado requieren de un menor tiempo de procesamiento para su integración que aquéllos cuya valencia afectiva es incongruente con el escenario representado.

Hipótesis 4:

La diferencia en el tiempo de procesamiento descrita en la hipótesis 3 es significativamente mayor cuando el encabezamiento de la noticia está redactado en forma "emocional" que cuando el tono empleado es "neutral".

Método

Para estudiar el efecto del encabezamiento de la noticia sobre el procesamiento de aspectos afectivos del significado, cada texto debía tener dos versiones en su titular y lead: una versión emocional y una neutral (ver anexo). Con este propósito se prepararon, para cada texto, al menos tres alternativas de cada versión del encabezamiento, las que fueron sometidas a una selección mediante un rating en el que participaron 12 personas con características similares a los sujetos que participarían más tarde en los experimentos.

La hipótesis 3 sostiene que "los elementos de valencia afectiva congruente con el escenario representado requieren de un menor tiempo de procesamiento para su integración" en el modelo mental. Para probar esta hipótesis, el diseño del experimento contemplaba, para cada texto, la inclusión tanto de una frase crítica congruente como de una incongruente con el escenario representado en el titular.

El diseño del experimento es del tipo 2 x 2, ya que se combinan cuatro variables: dos versiones del encabezamiento (emocional/neutral) y dos versiones de la frase crítica (congruente/incongruente). Estas variables constituyen las condiciones en que se presenta el estímulo. El efecto que dicha combinación tiene sobre el tiempo de lectura es el tema del posterior análisis estadístico de los datos. En este sentido, el tiempo de lectura constituye la variable dependiente, ya que es la que se verá afectada de una u otra forma por el comportamiento de las demás, es decir, por la combinación de las variables arriba mencionadas.

Para cuidar la homogeneidad de las condiciones y lograr aislar efectivamente las variables en estudio, éstas debían ocupar siempre la misma posición en el texto. El propósito de esta disposición era evitar que la falta de control sobre el sitio exacto en que se daba un elemento pudiera producir un efecto no contemplado y, por lo tanto, difícil de interpretar. Por ejemplo, si en un texto la frase crítica aparece inmediatamente después del encabezamiento, su lectura puede demandar menor o mayor tiempo dependiendo de los conceptos activados en ese punto exacto del procesamiento. En cambio, si la unidad crítica se sitúa al final del texto, su interpretación e integración al escenario no requerirá exactamente de los mismos recursos cognitivos, porque los elementos activados en este punto no serán los mismos que al comienzo o por lo menos no con la misma intensidad.

Con esta distribución, el titular, el lead y la frase crítica ocuparon siempre la misma posición en todos los textos, la variación consistió en qué tipo de encabezamiento (emocional o neutral) tenía la noticia y en la congruencia o incongruencia de la frase crítica respecto del titular. La combinación de las variables también fue planificada con el objeto de que todos los sujetos participantes recibieran igual número de titulares en versión emocional y en versión neutral, como también la misma cantidad de frases críticas de tipo congruente y de tipo incongruente.

La posición que ocupaba la frase crítica obedece fundamentalmente a su distancia respecto del titular. Si la unidad crítica se ubica inmediatamente detrás del titular, será leída en un momento donde muchos conceptos están activados por influencia del encabezamiento, los que más adelante pierden su fuerza asociativa. Si la influencia del titular y el lead es fuerte ­tal como lo predicen las hipótesis-, entonces su efecto debe prolongarse a través del procesamiento de los elementos posteriores en la secuencia textual interna. Por otra parte, es conveniente evitar un posible efecto de recencia (recency effect) causado por la cercanía de la frase crítica respecto del encabezamiento, hecho que podría alterar los resultados sin que se tenga plena claridad de sus alcances y eventuales efectos colaterales sobre el procesamiento de la frase crítica. El papel que desempeña la distancia temporal en el procesamiento de información afectiva durante la lectura de noticias es el objetivo principal del experimento 2, ya que un estudio de esta naturaleza requiere de un diseño por completo diferente. Entre el lead y la frase crítica había siempre dos frases de relleno, las que tenían como función establecer, por una parte, una distancia entre el encabezamiento y la unidad crítica a fin de evitar el efecto de recencia. Por otra parte, el procesamiento de las frases de relleno debía llevar a los sujetos a la activación de otros conceptos no relacionados con el dominio afectivo, en este sentido, ellas funcionaban como distractores. Los distractores, por lo tanto, no referían aspectos emocionales de la situación, sino más bien personas participantes en los eventos y fuentes de información.

Otro criterio considerado para la planificación del experimento dice relación con la función textual de la frase crítica dentro de la superestructura del texto periodístico. La unidad crítica seleccionada para todos los textos corresponde a las categorías superestructurales reacciones verbales y comentarios (Bell, 1991; van Dijk, 1985; 1988). La razón de esta elección obedece al hecho de que la información contenida por tales unidades textuales ha demostrado un bajo nivel de recuperación (memoria de largo plazo) en estudios previos. Si la capacidad del encabezamiento de influir en la elaboración de representaciones emocionales es fuerte ­tal como lo predicen las hipótesis-, entonces su efecto se manifiesta en aquellas unidades textuales que, bajo otras condiciones, no se verían afectadas.

Por último, se tomó también en cuenta el efecto de inhibición (Gunter, 1987; Gunter, Clifford & Berry, 1980; Neuman, 1976; Seely & Long, 1994; Stauffer, Frost & Rybolt, 1983) que se produce cuando las personas leen una serie de noticias sobre el mismo tema, situación habitual en los noticieros y periódicos, donde los textos están agrupados por temática (economía, política, cultura, sociedad, etc.). Para evitar la influencia de este factor, las noticias fueron colocadas en una secuencia donde cada una se refería a un tema distinto del tratado por el texto que se situaba inmediatamente antes en la secuencia.

Participantes

En el estudio participaron 32 estudiantes universitarios (17 mujeres y 15 hombres), quienes recibieron un estímulo de $ 1.000 por tomar parte en los experimentos.

Resultados

La realización del experimento con apoyo computacional permitió la obtención de datos precisos registrados por el programa utilizado (PEST). Al correr el programa en el experimento, el PEST crea un archivo de datos para cada persona con los respectivos resultados; en este caso, con el tiempo de lectura de cada frase. El registro temporal está dado en milisegundos y los datos se registraron en una planilla electrónica del programa estadístico para las ciencias sociales SPSS, versión 8.0 para Windows. La tabla 1 contiene los valores generales obtenidos. Los mismos resultados contenidos en esta tabla se presentan en el gráfico 1.

 

Tabla N° 1: resumen de los datos obtenidos en el experimento 1

Variables N Mínimo Máximo Promedio Desviación estándar
Emo ­ congr 64 1608,00 17333,00 4248,01 2033,81
Emo­ incongr 64 2089,00 30476,00 5825,85 3805,91
Neu ­ congr 64 2278,00 21117,00 4719,50 2943,88
Neu ­ incongr 64 1751,00 20682,00 4907,37 2680,80

 

El análisis de los datos obtenidos requería de un modelo estadístico adecuado para el diseño del experimento. De importancia fundamental para estos propósitos es saber qué efecto tienen las variables independientes, a saber, versión encabezamiento y versión de la frase crítica. El modelo estadístico elegido fue el de varianza (allgemeines lineares Model mit Meßwiederholungen, en la edición alemana del SPSS), que considera también la interacción de varias variables independientes y su efecto sobre una o varias variables dependientes. La variable dependiente de este estudio era el tiempo de lectura.

 

 

Gráfico N° 1: Resultados globales, experimento 1.

 

Los valores significativos obtenidos del análisis estadístico (F = 8,211, p = 0,006) confirman las hipótesis propuestas para el presente estudio. En primer lugar, las personas construyen representaciones afectivas cuando leen noticias (hipótesis 1). En segundo lugar, la información afectiva congruente con el escenario dado es procesada con mayor velocidad que la información afectiva incongruente (hipótesis 3). En tercer lugar, la versión del encabezamiento sumada al valor de la frase crítica incide significativamente en el procesamiento (hipótesis 4).

2.2. Experimento 2

Desde una perspectiva conexionista la comprensión del discurso se entiende como un proceso on-line durante el cual tiene lugar la construcción de representaciones mentales mediante la activación de determinados conceptos en la red semántica que constituye el conocimiento del usuario de una lengua (Kintsch, 1988). La activación de conceptos no ocurre en forma instantánea, sino que se presenta en una secuencia temporal donde algunos nodos entran en la fase de activación antes que otros. También sucede que no todos los conceptos presentan la misma intensidad de activación en un momento dado de la lectura ni permanecen en ese estado por igual espacio de tiempo. Las diferencias en el nivel de activación de los nodos involucrados y su prolongación en la secuencia temporal del procesamiento dependen, entre otros factores, de la fuerza asociativa de los nodos activados entre sí como también de su adecuación al escenario representado y a las condiciones pragmáticas de la situación comunicativa. Las hipótesis postuladas en el presente estudio sostienen que las personas no sólo construyen representaciones mentales sobre las dimensiones afectivas de las noticias, sino también que los conceptos asociados a los aspectos emocionales de los textos de la prensa permanecen activos durante un período de tiempo más largo (hipótesis 3). Una función de especial importancia para la prolongación de la activación de determinados conceptos es la que desempeñan los significados macroestructurales del modelo textual en construcción al proveer los elementos relevantes para el escenario (Kintsch, 1988; van Dijk & Kintsch, 1983). Existen suficientes evidencias empíricas para afirmar que, en general, los significados macroestructurales del texto contribuyen en forma decisiva a conformar el contexto o universo textual, el que servirá de marco para la interpretación e integración de los conceptos durante el procesamiento (Riffo, 1994; Thorndyke, 1979; van Dijk, 1988; van Dijk & Kintsch, 1983).

El método más utilizado para investigar microprocesos cognitivos relacionados con la activación de conceptos en la red semántica son las técnicas priming. Fundamentalmente esta técnica estudia la relación o vínculo en términos de fuerza asociativa entre dos elementos dados durante la prueba experimental. Los sujetos leen oraciones presentadas una a una en la pantalla del computador y deben establecer, mediante tareas de decisión, el nexo entre los dos miembros de un par: al primer miembro del par se le llama prime, es decir, la información conocida, proporcionada previamente; al segundo miembro se le llama target, el que corresponde al blanco u objetivo, este es el elemento proporcionado en segunda instancia y debe ser conectado con el antecedente (prime). La tarea de la persona en el experimento se limita a decidir -y manifestar tal decisión- si el target es, por ejemplo, una palabra o no, si la palabra target estaba o no en el texto, o simplemente si el elemento target es adecuado para el contexto dado. Los investigadores miden el tiempo de reacción, llamado también latencia.

El marco en el que se han desarrollado métodos como el priming es el de una teoría que concibe la mente humana como una red cuyos nodos representan conceptos unidos mediante vínculos de activación e inhibición y que, además, no permanece en estado rígido, sino que se encuentra en permanente modificación a través de la generación de nuevos vínculos entre los nodos (Bower, 1981; Kintsch, 1988; McKoon & Ratcliff, 1980; Rumelhart & McClelland, 1986). Concebida la actividad cognitiva desde esta perspectiva, las latencias en un experimento con métodos priming se interpretan como una evidencia del grado de vinculación entre el antecedente (prime) y el blanco (target). Las latencias más cortas significan, en primera instancia, menor tiempo de reacción, lo que revela mayor facilidad de acceso al concepto que funciona como antecedente. Por el contrario, cuando la reacción del sujeto toma más tiempo es porque el acceso al elemento prime se ve inhibido (Haberlandt, 1994). Los vínculos de inhibición entre los nodos dificultan el acceso y pueden desencadenar procesos suplementarios destinados a superar los obstáculos para la integración del concepto procesado en el modelo mental en construcción, lo que demanda el consumo de recursos cognitivos adicionales e incide, por lo tanto, en el incremento temporal.

En la comprensión de noticias, en particular, los encabezamientos proporcionan elementos macroestructurales que canalizan la selección e integración de información. Aunque el género periodístico es una forma de relato, su estructuración no sigue el orden cronológico, sino que se rige más bien por otros principios organizatorios, como la importancia de los hechos referidos (Bell, 1991; van Dijk, 1985, 1988). De este modo, el titular y el lead predisponen al lector a privilegiar cierta información en desmedro de otros contenidos (van Dijk, 1988). Si en el encabezamiento se destacan ­mediante diversas estrategias textuales- determinados aspectos emocionales, la activación de los conceptos relacionados con representaciones afectivas será más fuerte. Una activación más fuerte, a su vez, mantiene los conceptos durante un período de tiempo más largo en la memoria de trabajo, situación que contribuye a que esta información tenga también mayor presencia en la memoria de largo plazo.

En resumen, el principal objetivo de este experimento era, por un lado, determinar en qué medida el encabezamiento de la noticia incide en intensidad de la activación de conceptos emocionales y sus nodos asociados y, por otro, en la duración de dicha intensidad a lo largo del procesamiento.

Diseño

Para alcanzar el objetivo propuesto el experimento fue diseñado según los criterios expuestos a continuación:

1. Con el propósito de establecer si el encabezamiento de la noticia contribuye efectivamente a la activación de nodos emocionales, el experimento incluyó, al igual que el primero, la variable versión del encabezamiento. Los textos que formaron parte del material discursivo tenían una versión emocional y una versión neutral, de modo que fuera posible la comparación de los resultados obtenidos en los textos de encabezamiento emocional con los de la otra versión. En otras palabras, el tener dos versiones del encabezamiento permite contrastar los efectos de cada una de las condiciones y determinar cuál de ellas posee mayor fuerza de activación.

2. La técnica priming escogida para el experimento consistía en que los sujetos debían decidir si el estímulo target era adecuado o no para el texto que estaban leyendo. En un momento determinado de la lectura el texto se borraba de la pantalla y, en el centro de ésta, aparecía la palabra target. Para responder afirmativamente, esto es, que la palabra proporcionada se adecuaba al contexto dado, la persona apretaba una tecla verde ubicada a la derecha del teclado. Si la respuesta era negativa, la tecla asignada para ello se encontraba en el extremo contrario del teclado y era de color rojo. Los colores asignados a las teclas obedecían al hecho de que está culturalmente pautado en la sociedad occidental asignar al rojo y al verde los significados que ellos tienen en los semáforos: rojo = deténgase, negativo; verde = continúe, positivo. Con esta medida se pretendía evitar la interferencia de factores ajenos que pueden incidir en el tiempo de reacción, como ocurriría si las teclas asignadas para responder tuvieran colores inusuales para estos efectos.

3. El segundo objetivo del experimento era determinar si la fuerza de la activación se mantiene a lo largo del procesamiento o disminuye. Con este propósito se diseñó el estudio de modo que la palabra target podía aparecer en tres posiciones distintas: a) inmediatamente después del lead, b) en medio del texto o c) al final de la lectura. Después de un lapso de aproximadamente 1000 milisegundos sólo permanecen activados aquellos conceptos cuyas representaciones son adecuadas para el contexto, es decir, los que pueden ser integrados con relativa facilidad en el modelo mental que se construye on-line (Kintsch, 1988; Kintsch & Mross, 1985; Till, Mross & Kintsch, 1988). Sobre la base de este supuesto, es posible predecir que sólo en los blancos ubicados en la primera posición las latencias no reflejarían grandes diferencias entre los textos con titular y lead en versión emocional y las noticias con encabezamiento neutral. En las demás posiciones, sin embargo, se espera que estas diferencias sean significativas, ya que la valencia afectiva de la palabra target presenta vínculos asociativos con los conceptos emocionales activados con mayor intensidad en el caso de las noticias con encabezamiento emocional. Esto significaría que la variable versión del titular y lead influye en la fuerza y duración de la activación durante el procesamiento.

4. Entre las críticas más frecuentes a las técnicas priming está su falta de certeza para determinar cuáles representaciones están activadas y cuáles no (Haberlandt, 1994). El hecho de que la palabra target esté activada y, por lo tanto, la latencia de la respuesta sea baja no revela necesariamente la razón de la activación, es decir, no es evidencia suficiente para atribuir tal estado a la influencia de un determinado antecedente. Es posible que, paralelamente al prime preparado por los investigadores, entren en juego otros conceptos, factor que conduce a interpretaciones erróneas de los resultados por la falta de control que se tiene sobre él. Para contrarrestar los efectos de eventuales factores ajenos el diseño del experimento y, sobre todo la preparación del material, deben ser cuidadosamente planificados (Keenan et al., 1990). En consideración a estas dificultades, el material textual fue estructurado. Al igual que en el primer estudio los distractores tenían como función establecer distancia entre el antecedente y la palabra blanco. Para evitar la activación paralela de otros conceptos emocionales las frases de relleno referían lugares, personas involucradas o fuentes de información sin incluir adjetivos, adverbios ni otro elemento léxico de valencia afectiva.

5. Dado que había tres posiciones para proporcionar el blanco y dos antecedentes distintos (3 x 2), en el experimento se daban 6 combinaciones posibles. Con el propósito de mantener un adecuado control de las variables implicadas el estímulo target era siempre positivo, con esta medida se evitó incluir un nuevo factor que habría dificultado la confección del material y el posterior análisis de los resultados desde el punto de vista estadístico. Sin embargo, la exposición a una serie de estímulos cuya respuesta es positiva conduce a una automatización de la conducta; después de tres o más ítemes en que la persona debe resolver la tarea con la misma alternativa los tiempos de la latencia se reducen sin que ello constituya evidencia de una activación más fuerte. Una forma de desautomatizar la respuesta es incluir entre los ítemes algunos blancos que requieren la alternativa contraria, en este caso, negativa. La distribución de textos distractores y sus respectivos target se detalla en la siguiente sección.

6. También en este experimento se cuidó la distribución de las temáticas en la secuencia de textos para evitar el efecto de inhibición encontrado por otros autores en estudios previos (Gunter, 1987; Gunter, Clifford & Berry, 1980; Neuman, 1976; Seely & Long, 1994; Stauffer, Frost & Rybolt, 1983).

Material e implementación computacional

El corpus de textos recolectados para la realización del primer experimento sirvió de base para la confección del material discursivo del segundo experimento. Para cada uno de los textos se prepararon versiones emocionales y neutrales del encabezamiento, material que fue clasificado posteriormente mediante rating de las mismas características que el llevado a cabo en el primer estudio. Junto con las versiones del encabezamiento se buscaron las palabras target, las que correspondían a sustantivos con un fuerte componente afectivo en su significado. Con el objetivo de seleccionar los target más adecuados se recurrió al juicio de los hablantes nativos mediante un nuevo rating. Las personas encuestadas (12) leyeron el encabezamiento de cada texto seguido de una lista de 10 a 12 palabras entre las que se encontraban los elementos target propuestos junto a algunos distractores. Los participantes en esta encuesta debían seleccionar las tres palabras más adecuadas para el encabezamiento y clasificarlas en orden de preferencia con los números 1, 2 y 3, respectivamente.

Para la implementación computacional del experimento se empleó el mismo programa que para el primer estudio, debido fundamentalmente a su capacidad operativa que lo hace adecuado para llevar a efecto investigaciones en psicolingüística experimental. Mediante el computador se proporcionaron los estímulos y se registró la latencia de las respuestas.

En las técnicas priming el texto es proporcionado frase a frase, situación que exige crear un archivo para cada una de ellas. Cada vez que la persona acciona la tecla correspondiente para leer la siguiente frase el PEST llama un nuevo archivo. Bajo tales condiciones se hace necesario crear una gran cantidad de archivos, en total fueron 94 para el experimento 2.

Por tratarse de un experimento donde se incluyen cinco factores (3 x 2), hay seis posibilidades combinatorias que constituyen las condiciones experimentales. Las combinaciones de variables necesitan ser distribuidas entre los ítemes de modo tal que todas las personas desarrollen las tareas bajo las mismas condiciones y, al mismo tiempo, que para cada texto se den todas las combinaciones. Siguiendo los criterios antes señalados la distribución de las variables del experimento (posición de la palabra target: 3; versión del encabezamiento: 2) se estructuró en seis series, que correspondían a las seis condiciones experimentales, y se programó su ejecución computacional para la toma de las muestras.

Independientemente de la posición de la palabra target se empleó en todos los ítemes una versión cumulativa de los textos, es decir, las frases ya leídas permanecían sobre la pantalla mientras la persona avanzaba en la lectura. El texto sólo se borraba para dar lugar al target. Si éste se situaba en medio del texto o inmediatamente detrás del lead, el texto aparecía nuevamente con todas las frases leídas más una nueva, después de que la persona había entregado su respuesta. Así continuaba la lectura. Al final siempre se disponía del texto completo, el que tenía el aspecto de una auténtica noticia extraída de un periódico cualquiera. De esta forma se intentó darle más naturalidad al experimento, tal como se hizo en el primer estudio.

Procedimiento

En el estudio, llevado a cabo en el mes de octubre de 1999, participaron 39 estudiantes de la Universidad de Concepción, 19 mujeres y 20 hombres, cuyas edades se ubicaban en el rango de 18 a 24 años. Los sujetos tomaron parte en forma voluntaria en el experimento y recibieron como pago por el tiempo ocupado en tal acción la suma de mil pesos chilenos.

Las personas que formaban parte de la muestra llevaron a cabo las tareas asignadas para el estudio en un computador portátil instalado sobre un escritorio. Sólo una persona a la vez podía participar en el experimento, por lo que la siguiente entraba cuando la anterior ya había concluido. El investigador daba siempre las instrucciones en forma oral y los participantes podían también leerlas posteriormente en la pantalla del computador. Ninguna de las personas participantes tardó más de 15 minutos en correr el programa.

Resultados

El punto central del análisis estadístico en el experimento 2 era la duración de la latencia de las respuestas de los participantes. En función de este objetivo, en la etapa de programación se asignó a cada archivo un código que representaba: a) la posición de la palabra target en el texto, b) la versión del encabezamiento, c) el lugar del texto en la secuencia textual del experimento y d) la ubicación del archivo procesado en la secuencia interna del texto. Al mismo tiempo, el programa registraba en milisegundos el tiempo empleado por el sujeto en procesar cada archivo. Con la información proporcionada por el código asignado fue posible seleccionar aquellos archivos que correspondían al target y extraer los datos del tiempo de reacción.

Una vez obtenidos los datos se procedió a ingresarlos en una planilla electrónica del programa estadístico para las ciencias sociales SPSS, versión 8.0 para Windows.

 

Tabla N° 2: Resultados globales, experimento 2

Variables N Mínimo Máximo Promedio Desviación Estándar
Pos.1 ­ neu. 39 1091,00 5266,00 2524,17 991,34
Pos.2 ­ neu. 39 1405,00 7578,00 3402,66 1403,51
Pos.3 ­ neu. 39 1568,00 11192,00 3935,82 1993,12
Pos.1 ­ emo. 39 947,00 3394,00 1852,74 604,63
Pos.2 ­ emo 39 1053,00 3667,00 1938,48 642,35
Pos.3 ­ emo. 39 894,00 4335,00 2066,76 847,91

El comportamiento de los datos resumidos en la tabla 2 puede apreciarse con mayor claridad en el siguiente gráfico:

 

Gráfico N° 2: Resultados globales, experimento 2.

 

Por tratarse, al igual que en el primer estudio, de un análisis donde se combinan una serie de variables, el modelo elegido fue también el de varianza. Como variables independientes fueron ingresadas la posición del estímulo target y la versión del encabezamiento. Se consideró variable dependiente el tiempo de reacción. El objetivo de un análisis de esta naturaleza es determinar en qué medida una variable influye sobre otras cuando se consideran varios factores en interacción. De especial importancia para los propósitos del experimento 2 es el efecto conjunto de las variables posición del target y versión del encabezamiento.

Los valores obtenidos del test estadístico (F = 31,921, p = 0,000) son significativos en todos los casos. Esto quiere decir que la interacción de las variables posición de la palabra blanco y versión del encabezamiento incide significativamente en la duración de la latencia. En otros términos, cuando el titular y el lead de la noticia están redactados en forma emocional se facilita el procesamiento de información afectiva, por lo que el tiempo de reacción es menor. Si el encabezamiento de la noticia es neutral, en cambio, la duración de las latencias crece significativamente.

Como bien lo muestra el gráfico 2 las latencias se hacen más largas a medida que el lector avanza en el procesamiento de la noticia. La relación entre distancia del target respecto del encabezamiento y tiempo de reacción es, entonces, directamente proporcional. La separación de las curvas refleja con nitidez la diferencia en el efecto de las variables tanto posición de la palabra target como versión del encabezamiento.

Con estos resultados se confirman las predicciones de las hipótesis en el sentido de que, por una parte, las personas construyen representaciones acerca de las dimensiones afectivas de las noticias (hipótesis 1) y que, por otra, el encabezamiento del texto incide tanto en la intensidad de la activación de nodos emocionales relacionados como en la duración de ella a través del procesamiento (hipótesis 2).

3. Discusión general

El tema del presente capítulo es la interpretación de los resultados obtenidos en el estudio experimental a la luz de los conceptos que conforman el marco teórico de la investigación. Los alcances de los hallazgos empíricos se discuten aquí de acuerdo con los principios que explican el procesamiento del discurso con especial referencia a la comprensión de noticias y, específicamente, al procesamiento de información afectiva durante la lectura de textos de la prensa.

3.1. El procesamiento on-line de noticias

En la psicolingüística de la comprensión del discurso es un hecho aceptado hace ya mucho tiempo por la mayoría de los autores que la recepción textual constituye un proceso on-line (Tyler & Marslen-Wilson, 1977). Esencialmente esto quiere decir que el lector no espera al final de cada oración o párrafo para asignar a la unidad procesada una estructura sintáctica y una interpretación semántica. Tales procesos comienzan a desarrollarse desde que se inicia la lectura o audición con la percepción de las primeras palabras del texto. De acuerdo con lo postulado por Just y Carpenter (1980; 1987), los procesos de percepción e interpretación no ocurren serialmente, sino que interactúan entre sí haciendo de la comprensión del discurso un fenómeno de alta complejidad:

De especial importancia para la presente investigación es la adecuación de la propuesta teórica de Just y Carpenter y las implicancias metodológicas derivadas de ella a los estudios de la comprensión del lenguaje escrito. Si bien los experimentos realizados en el marco de este estudio no estuvieron centrados en el movimiento de los ojos como indicio de los procesos cognitivos subyacentes durante la lectura, la idea de que en la comprensión de textos escritos el lector puede regular el tiempo que dedica al procesamiento de cada unidad textual (Just & Carpenter, 1980; 1987) resulta de particular utilidad para estudiar el procesamiento de noticias de la prensa escrita. Durante la comprensión de lectura, proceso de distribución paralela (Rumelhart & McClelland, 1986) donde el lector decodifica la información en varios niveles a la vez, el tiempo que la persona mantiene la atención sobre una palabra o frase es el tiempo requerido para su decodificación e interpretación. Sobre la base de estos supuestos es posible afirmar, entonces, que la lectura de cada frase en el experimento 1 registró la cantidad de tiempo requerida por el sujeto para su comprensión. Este hecho lleva a la conclusión de que las diferencias de tiempo obtenidas debido a la interacción de las variables independientes reflejan diferencias en los procesos cognitivos en juego.

En el modelo de Just y Carpenter se distinguen con claridad los diversos niveles de procesamiento de las unidades textuales durante la comprensión, entre los que se encuentran el nivel sintáctico y el semántico-referencial. La decodificación de las palabras y frases implica tanto la asignación de estructuras sintácticas como una interpretación semántica, las que ocurren como fenómenos relativamente autónomos. La relatividad consiste fundamentalmente en que el procesamiento tiene lugar en niveles distintos, pero los resultados de un nivel pueden influir en el otro. A la luz de estos supuestos los resultados del experimento 1 se explican atribuyendo las diferencias en los tiempos de lectura de la frase crítica a la interacción de variables semántico-referenciales, ya que las versiones congruente e incongruente de la unidad crítica tenían siempre, en función del diseño experimental, una estructura sintáctica idéntica. En otros términos, las diferencias en las condiciones textuales consistían en diferencias semánticas relacionadas con las dimensiones afectivas del universo representado en la noticia. El tiempo adicional empleado por los sujetos participantes para leer las frases críticas incongruentes debe considerarse una evidencia de que las personas llevaron a efecto procesos cognitivos o se vieron obligados a usar recursos cognitivos adicionales para lograr una interpretación coherente con la representación global en construcción.

Junto con las interpretaciones arriba expuestas los resultados de ambos experimentos (tiempo de lectura y priming) constituyen, en primer lugar, una prueba de que la comprensión de noticias puede ser vista también como un proceso on-line. Este hecho no tiene relación con el orden cronológico que pudiera presentar la organización de los eventos en la secuencia textual, sino más bien con la naturaleza temporal del procesamiento. En segundo término, las evidencias empíricas antes mencionadas demuestran la existencia de procesos cognitivos orientados a la decodificación e interpretación de información afectiva durante la comprensión de textos de la prensa escrita. Las dos interpretaciones mencionadas aquí son de relevancia para el estudio cognitivo de las noticias, toda vez que las investigaciones de tipo on-line referidas a este género discursivo se encuentran en completo abandono y que tampoco han sido estudiadas las emociones como parte de la lectura de textos de la prensa desde una perspectiva cognitiva. En este sentido, los resultados del presente estudio contribuyen a enriquecer significativamente el conocimiento que se tiene acerca de importantes procesos que ocurren en la mente de las personas cuando leen el periódico.

3.2. Construcción e integración de representaciones afectivas

En el marco de las teorías conexionistas la comprensión del discurso es vista como un proceso de construcción e integración de representaciones. Los modelos conexionistas pertenecen a la última generación de teorías cognitivas del procesamiento del lenguaje natural. Entre las teorías conexionistas de la comprensión del discurso se destaca el modelo de Kintsch (Kintsch, 1988; Otero & Kintsch, 1992) por su detallada descripción de los microprocesos involucrados en el procesamiento de la información paso a paso durante el desarrollo on-line de la lectura. La metáfora del conocimiento humano como una red cuyos nodos representan conceptos (Anderson & Bower, 1973; Bardnen, 1995; Rumelhart & McClelland, 1986) constituye la base teórica de la propuesta de Kintsch (1988). Inmediatamente después de la percepción de cada palabra, el sistema busca un referente en la red semántica, hecho que tiene como consecuencia la activación de uno o más nodos relacionados. Los nodos activados corresponden a conceptos que desempeñan una determinada función en la base proposicional en construcción. El nivel o intensidad de la activación de los conceptos procesados determina la facilidad o dificultad con que éstos pueden ser integrados en la representación mayor. Dicha intensidad de activación está dada, a su vez, por las posibilidades asociativas que un concepto tiene, en términos de potenciales de activación e inhibición, con otros nodos en la red. En el modelo de Kintsch (1988; van Dijk & Kintsch, 1983) la representación construida tiene dos caras: una base de texto de tipo proposicional, arbitraria y un modelo de situación, análogo y equivalente a la noción de modelo mental de Johnson-Laird (1983).

También en el marco de las teorías de red semántica y, específicamente para dar cuenta de la representación cognitiva de las emociones, Bower (1981) postula que el funcionamiento de la memoria humana se explica como un proceso de constante activación y/o inhibición de nodos que representan conceptos de diversa índole. A cada emoción específica corresponde un nodo o unidad en la memoria, un concepto, el cual puede ser activado por diversos estímulos.

Visto así, el procesamiento del lenguaje natural ­que incluye por supuesto la comprensión de noticias- implica en muchos casos la activación de nodos emocionales. La interacción lingüístico-comunicativa ocurre en el marco de una situación donde están involucrados seres humanos con sus respectivas emociones (Oatley & Johnson-Laird, 1996); es razonable, por lo tanto, pensar que lo afectivo forma parte de este proceso. Los resultados de los experimentos realizados en el presente estudio proporcionan nuevas evidencias que demuestran la validez psicolingüística de los postulados teóricos de Bower (1981), Kintsch (1988), y Oatley y Johnson-Laird (1996) para la comprensión de noticias en dos sentidos:

1. Por una parte, las frases de valencia afectiva incongruente con el encabezamiento se procesan más lentamente, debido a las dificultades que encuentra el lector para integrar los nuevos conceptos en la base proposicional y en el modelo de situación (experimento 1). En estas representaciones de mayor envergadura y complejidad juegan un papel de gran importancia los elementos proporcionados en el titular y en el lead como principios de selección y construcción. En este marco, las frases incongruentes con las propiedades afectivas de la situación representada encuentran dificultades para su interpretación e integración, ya que sus lazos asociativos actúan como inhibidores respecto de los conceptos emocionales preactivados en la red semántica. Con las frases congruentes ocurre lo contrario, el contexto conformado por los nodos preactivados facilita su integración.

2. Por otra parte, la intensidad de la activación de los nodos emocionales por influencia del encabezamiento puede apreciarse a lo largo del procesamiento (experimento 2). Esto constituye una prueba más de la importancia del titular y del lead en la comprensión de noticias. Los resultados de estudios previos que emplearon metodología del tipo off-line (Gunter, 1987; Thorndyke, 1979; van Dijk, 1988) se ven complementados por los hallazgos de este estudio experimental centrado en el proceso on-line en el sentido de que la función cognitiva del encabezamiento no sólo tiene que ver con la memoria a largo plazo, sino también con la memoria de trabajo.

3.3. El lugar de las representaciones afectivas en el modelo mental o escenario

Dada la función del titular y el lead en la comprensión de noticias, los elementos proporcionados por ellos contribuyen a conformar el modelo mental, entre cuyas funciones está el mantener la accesibilidad de aquellos referentes claves para la elaboración de la coherencia (Glenberg et al., 1987). Desde este punto de vista, los resultados del presente estudio contribuyen a extender este supuesto teórico a la comprensión de noticias. En el experimento 2, específicamente, las latencias más cortas asociadas al encabezamiento emocional significan que las representaciones emocionales en el modelo mental se encuentran más accesibles, razón por la cual los tiempos de reacción son significativamente más bajos.

Desde la publicación de Mental Models (Johnson-Laird, 1983), se han estudiado diversos aspectos de la representación cognitiva del discurso tomando como base teórica la noción propuesta por Johnson-Laird (Bower & Morrow, 1990; Garnham, 1987; Glenberg et al., 1987). La idea de que los modelos mentales representan diversos elementos cognitiva y funcionalmente relevantes de la situación referida por el texto es aceptada por quienes llevan a cabo este tipo de investigaciones, no obstante que no todas las dimensiones de la representación han recibido la misma atención. En una reciente publicación Zwaan y Radvansky (1998) hacen una revisión del concepto de modelo mental y de la literatura existente al respecto. De la publicación se desprende que las emociones y, en general, la afectividad no constituyen ningún campo privilegiado. Al contrario, los estudios de la comprensión del discurso que tienen como objeto la representación de las emociones como parte del modelo mental son escasos y no han tenido la continuidad que puede encontrarse en otras áreas (Gernsbacher et al., 1992). En este sentido, los resultados de los dos experimentos de la presente investigación constituyen evidencia de que también en el procesamiento on-line de textos de la prensa escrita las personas construyen representaciones afectivas como parte del modelo mental.

Otra perspectiva para la interpretación de los resultados es la teoría de los escenarios de Sanford y Garrod (1981). El universo textual representado en la mente del lector está organizado como un escenario que constituye el marco para los eventos que tienen lugar en la historia referida. A este marco pertenecen los personajes y las situaciones sociales que se dan como parte del desarrollo de los acontecimientos. A estos postulados, elaborados en principio para dar cuenta de la comprensión de textos narrativos, hay que agregar el hecho de que las emociones están presentes en los momentos decisivos de la vida social y mental de los seres humanos (Oatley & Johnson-Laird, 1996), y que si las noticias refieren sucesos donde hay intereses y acciones humanas de por medio, el escenario de ellas debe incluir las consecuencias y connotaciones afectivas de las circunstancias y eventos presentados.

En ambos experimentos realizados para el presente estudio el escenario de los textos con encabezamiento emocional incluía dimensiones afectivas dadas principalmente por elementos léxicos como adjetivos, las que permanecieron activadas durante el procesamiento como parte del foco implícito. En el caso del primer experimento, la frase crítica fue leída más rápida o más lentamente según su valencia afectiva, condición que determinaba su adecuación o inadecuación al escenario representado. Las dificultades de la frase crítica incongruente para ser integrada en el contexto, reflejadas por los tiempos de lectura más largos que las personas emplearon en el procesamiento, lleva a concluir que en el foco implícito permanecían activados los elementos afectivos del escenario. Algo equivalente ocurre con las latencias del experimento 2: cuando el escenario de la noticia incluía dimensiones afectivas de la situación referida, se veía facilitada la inferencia del foco implícito en la tarea de decisión frente a la palabra target. Por el contrario, en las noticias de encabezamiento neutral resultaba más difícil inferir el foco implícito, ya que los nodos emocionales no se encontraban activados o presentaban un nivel de activación muy bajo.

Por último, en relación con los postulados de Sanford y Garrod (1981) el aporte de la presente investigación consiste fundamentalmente en extender las nociones de escenario, foco implícito y foco explícito al estudio del procesamiento de información afectiva en la comprensión de noticias.

4. Conclusiones

Las conclusiones generales del presente estudio son las siguientes:

1. Las personas construyen representaciones sobre las dimensiones afectivas de la situación referida por la noticia cuando leen textos de la prensa escrita.

2. En la lectura de noticias ocurren también procesos del tipo on-line como en el procesamiento de textos narrativos.

3. Las nociones teóricas de red semántica, modelo mental y escenario pueden ser aplicadas con éxito al estudio de la comprensión de noticias.

4. La interacción entre elementos textuales como el encabezamiento y las tareas experimentales incide en los procesos cognitivos en juego durante la lectura.

Finalmente, quiero destacar que se han cumplido las metas propuestas para la presente investigación en tanto los resultados aquí expuestos contribuyen al conocimiento sobre los procesos cognitivos involucrados en la comprensión de noticias. Los experimentos realizados constituyen un primer paso en un terreno todavía muy poco explorado, futuras investigaciones deberán profundizar varios de los aspectos tratados aquí. Por ejemplo, podría estudiarse más en detalle la incidencia de factores textuales en la comprensión de noticias o las diferencias cualitativas de las representaciones afectivas construidas por los lectores.

 

REFERENCIAS

Anderson, J. R. & Bower, G. H. (1973). Human associative memory. Washington: Wiston.

Barnden, J.A. (1995). Semantic networks. En M.A. Arbib (Ed.), The Handbook of Brian Theory and Neural Networks (pp. 854-857). Cambridge, MA: MIT Press.

Bell, A. (1991). The Language of News Media. Oxford: Blackwell.

Bower, G. (1981). Mood and Memory. American Psychologist, 36, 129-148.

Bower, G. (1987). Commentary on mood and memory. Invited essay. Behavior Research and Therapy, 25, 443-455.

Bower, G. & Morrow, D. (1990). Mental models in narrative comprehension. Science, vol. 247, 44-48.

De Vega, M., León, I. & Díaz, J. (1996). The representation of changing emotions in reading comprehension. Cognition and Emotion, 10, 303-321.

Findahl, O. & Höijer, B. (1984). Comprehension analysis: A review of the research and an application to radio and television news. Lund: Studenttliteratur.

Findahl, O. & Höijer, B. (1985). Some characteristics of news memory and comprehension. Unpublished manuscript.

Garnham, A. (1987). Mental models as representations of discourse and text. Chichester: Ellis Horwood Limited.

Gernsbacher, M.A., Goldsmith, H.H. & Robertson, R.R.W. (1992). Do readers mentally represent characters' emotional states? Cognition and Emotion, 6, 89-111.

Glenberg, A., Meyer, M. & Lindem, K. (1987). Mental models contribute to foregrounding during text comprehension. Journal of Memory and Language, 26, 69-83.

Gunter, B. (1987). Poor Reception. Misunderstanding and Forgetting Broadcast News. Hillsdale: Erlbaum.

Gunter, B., Berry, C. & Clifford, B. (1981). Release from proactive interference: Further evidence. Journal of Experimental Psychology: Human Learning and Memory, 7, 480-487.

Gunter, B., Clifford, B. & Berry, C. (1980). Release from proactive interference with television news items: Evidence for encoding dimensions within televised news. Journal of Experimental Psychology: Human Learning and Memory, 6, 216-223.

Haberlandt, K. (1994). Methods in Reading Research. En A.M. Gernsbacher (ed.), Handbook of Psycholinguistics (pp. 1-31). New York: Academic Press.

Johnson-Laird, P.N. (1983). Mental Models. Cambridge, MA: Cambridge University Press.

Just, M. A. & Carpenter, P. A. (1980). A theory of reading: From eye fixations to comprehension. Psychological Review, 87, 329-354.

Just, M. A. & Carpenter, P. A (1987). The psychology of reading and language comprehension. Boston: Ally and Bacon.

Keenan, J., Golding, J., Potts, G., Jennings, T. & Aman, Ch. (1990). Methodological issues in evaluating the ocurrence of inferences. The Psychology of Learning and Motivation, 25, 295-312.

Kintsch, W. (1988). The role of knowledge in discourse comprehension: A construction-integration model. Psychological Review, 95, 163-182.

Kintsch, W. & Mross, E.F. (1985). Context effects in word identification. Journal of Memory and Language, 24, 336-349.

Larsen, S. (1983). Text Processing and Knowledge Updating in Memory for Radio News. Discourse Processes 6, 21-38.

McKoon, G. & Ratcliff, R. (1980). Priming in item recognition: The organization of propositions in memory for text. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior, 19, 369-386.*

Neuman, R. (1976). Patterns of recall among television news viewers. Public Opinion Quarterly, 40, 155-123.

Oatley, K. & Johson-Laird, P.N. (1996). The Communicative Theory of Emotions: Empirical Tests, Mental Models, and Implications for a Social Interaction. En L. Martin & A. Tesser (Eds.), Striving and Feeling. Interactions among Goals, Affect, and Selfregulation. Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Otero, J. & Kintsch, W. (1992). Failures to detect contradictions in a text: What readers believe versus what they read. Psychological Sciences, 3, 229-235.

Riffo, B. (1994). Modelos y niveles en la comprensión de textos narrativos. Tesis de Magíster, Universidad de Concepción.

Rumelhart, D.E. & McClelland (Eds.) (1986). Parallel distributed processing: Explorations in the microstructure of cognition. Vol 1: Foundations. Cambridge, MA: MIT Press.

Sanford, A. J. & Garrod, S. C. (1981). Understanding written language. Chichester: Wiley.

Seely, M. R. & Long, D. (1994). The Use of Generalized Knowledge Structures in Processing Television News Items. En H.van Oostendorp & R. Zwaan (Eds.), Naturalistic Text Comprehension (pp 149-164). Norwood, N.J.: Ablex.

Stauffer, J., Frost, R. & Rybolt, W. (1983). The attention factor in recalling network television news. Journal of Communication, 33, 29-37.

Thorndyke, P. (1979). Knowledge adquisition from newspaper stories. Discourse Processes, 2, 95-112.

Till, R.E., Mross, E.F. & Kintsch, W. (1988). Time course of priming for associate and inference words in a discourse context. Memory and Cognition, 16, 283-298.

Tyler, L.K. & Marslen-Wilson, W. (1977). The on-line effects of semantic context on syntactic processing. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior, 16, 683-692.

van Dijk, T. (1985). Structures of News in the Press. En T. van Dijk (Ed.), Discourse and Communication: New Approaches to the Analysis of Mass Media Discourse and Communication (pp. 69-93). Berlin: de Gruyter.

van Dijk, T. (1987). Episodic models in discourse processing. En R. Horowitz & S. J. Samuels (Eds.), Comprehending oral and written language. San Diego: Academic Press.

van Dijk, T. (1988). News as Discourse. Hillsdale: Erlbaum.

van Dijk, T. & Kintsch, W. (1983). Strategies of Discourse Comprehension. New York: Academic Press.

Zwaan, R. & Radvansky, G. (1998). Situation Models in Language Comprehension and Memory. Psychological Bulletin, 123, 162-185.

 

ANEXO

Ejemplo de texto utilizado en el experimento 1

Titular Norteamericanos creen ahora que China es su mayor amenaza (emocional)
Cambio en la actitud norteamericana hacia China (neutral)
Lead El reciente caso de espionaje ha sembrado el temor en la opinión pública (emocional)
El reciente caso de espionaje ha influido en la opinión pública (neutral)
Distractor 1 Frase de relleno
Distractor 2 Frase de relleno
Frase crítica Washington desconfía de las peligrosas relaciones con Pekín (congruente)
  Washington confía en las magníficas relaciones con Pekín (incongruente)
Distractor 3 Frase de relleno

 

Ejemplo de texto utilizado en el experimento 2

Titular

Rápido y misterioso aumento del asma (emocional)

Cambio en el comportamiento estadístico del asma (neutral)
Lead La enfermedad está creciendo peligrosamente a razón de un 10% anual (emocional)
Los especialistas estudian el crecimiento anual de un 10% (neutral)
Target posición 1 Alarma
Distractor Frase de relleno
Distractor Frase de relleno
Target posición 2 Alarma
Distractor Frase de relleno
Distractor Frase de relleno
Target posición 3 Alarma

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons