SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número1ADHERENCIA DE LAS ENFERMERAS/OS A UTILIZAR UN MODELO TEÓRICO COMO BASE DE LA VALORACIÓN DE ENFERMERÍAPERCEPCIÓN DEL RIESGO DE LA INFECCIÓN VIH ENTRE HOMBRES Y MUJERES CON INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ITS) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Ciencia y enfermería

versión On-line ISSN 0717-9553

Cienc. enferm. v.13 n.1 Concepción jun. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95532007000100007 

 

CIENCIA Y ENFERMERÍA XIII (1): 59-68,2007
ISSN 0717-2079

INVESTIGACIONES

 

VÍAS DE COMUNICACIÓN PREFERIDAS POR PROFESIONALES DE LA SALUD PARA ACCEDER A PROGRAMAS DE FORMACIÓN CONTINUA EN UNA ESCUELA DE ENFERMERÍA CHILENA

HEALTH PROFESSIONALS' PREFERRED WAYS OF RECEIVING INFORMATION RELATED TO CONTINUING EDUCATION IN A CHILEAN SCHOOL OF NURSING

 

MONICA MUÑOZ SERRANO* y BÁLTICA CABIESES VALUES**

* Enfermera-Matrona. Magíster en Comunicación Social. Profesora Adjunta. Escuela de Enfermería. Pontificia Universidad Católica de Chile. E-mail: mmunozse@uc.cl
** Enfermera-Matrona. Licenciada en Enfermería. Escuela de Enfermería. Pontificia Universidad Católica de Chile. E-mail: bcabiese@puc.cl


RESUMEN

Comunicar es una función básica y en salud tiene como uno de sus propósitos informar respecto de programas que promuevan la actualización permanente de sus profesionales. El objetivo del estudio fue conocer las vías de difusión preferidas por profesionales de la salud para obtener información acerca de los programas de formación continua de la Escuela de Enfermería de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue un estudio descriptivo de corte transversal, con una muestra de 93 profesionales de la salud. Se diseñó un cuestionario de autoapli-cación revisado por jueces, aplicado previo consentimiento informado. Como resultado se obtuvo que los profesionales accedían a programas de formación continua principalmente a través del lugar de trabajo (36%, n=42). En relación a las vías de comunicación preferidas para utilizar a futuro, el uso de e-mail personal aparece como primera opción (40%, n=38) y el e-mail laboral en segunda preferencia (20%, n=19). Destaca como sugerencia de otra vía de comunicación los medios masivos. Se concluye que la vía de comunicación preferida por los profesionales es la Internet a través de e-mail personalizados. Una base de datos on-line se convierte en una herramienta clave en comunicación que requiere un uso cuidadoso para prevenir su saturación y no constituirse en un elemento de interferencia comunicativa. Resulta importante además el uso de varias vías alternativas para fijar el mensaje enviado.

Palabras claves: Comunicación, vías, profesionales de la salud, programas educativos.

ABSTRACT

Communication is a basic function in society, and one of the goals in health is to promote continuing education in health professionals and facilitate this learning process. The purpose of the study was to explore preferences of health professionals to receive information regarding continuing education programs offered by the School of Nursing at Pontificia Universidad Católica de Chile. The authors developed an ad hoc self-administered questionnaire, which was applied to 93 health professionals who previously signed an informed consent form. Results showed that health professionals had access to continuing education programs through information received by their workplace supervisors and coordinators (36%, n=42). They preferred to receive information in the future through personal e-mail (40%, n=38), e-mail from the workplace (20%, n=19) and massive media. Authors concluded that Internet is becoming an effective way of communication. Therefore, on-line databases are a very useful communicative tool, however they require careful use to prevent abuse and also to plan and use other ways of communication in order to assure that the message is fixed in the target population.

Keywords: Communication, ways, health professionals, educative programs.


INTRODUCCIÓN

Comunicar resulta una función básica en todos los ámbitos de la realidad social y como acto está presente en diversos momentos de la interacción cotidiana. La sintonía entre emisor y receptor se da cuando existe una adecuada comprensión del sistema de signos que se usan. En la comunicación humana, este aspecto resulta complejo e involucra el campo de experiencias de los participantes del proceso comunicacional, el que sin duda apela a factores socioculturales (Fernández y Dahnke, 1986). La comunicación en salud tiene como propósito informar sobre asuntos de salud a la comunidad general o grupos específicos de personas, mantener en la agenda pública dichos temas y promover estilos de vida saludables (OPS/OMS, 2001). Además, es necesario considerar que la expansión incesante del conocimiento y el gran desarrollo tecnológico han transformado a la generación de nuevas ideas y a la educación en elementos estratégicos de vital importancia para el desarrollo profesional (Rosso, 2000). La nueva forma de concebir la educación universitaria significa un proceso permanente y continuo con el objeto de desarrollar en los profesionales/estudiantes las potencialidades que los nuevos mercados laborales consideran necesarios.

La Escuela de Enfermería de la Pontificia Universidad Católica de Chile, a través de su Dirección de Extensión, ha dado a conocer por largo tiempo sus diversos programas de postítulo y de formación continua a profesionales de la salud, en su mayoría de la disciplina de la enfermería.

Esta difusión ha permitido que, año tras año, un grupo importante de profesionales logren actualizar y profundizar sus conocimientos y destrezas en distintas áreas de la salud. La Escuela de Enfermería además imparte desde el año 2005 un Programa de postgrado, Magíster en Enfermería, orientado a adquirir destrezas en investigación, con énfasis en dos áreas, enfermería clínica y gestión en enfermería. Las vías de difusión utilizadas para promover estos programas han sido, hasta hoy, seleccionadas de acuerdo a supuestos, impresiones y a evidencia recogida de otras áreas, pero sin un criterio claramente definido. El presente artículo tiene como propósito dar a conocer un estudio exploratorio sobre las vías de difusión preferidas por profesionales de la salud para obtener información acerca de los programas de formación continua de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica. El artículo se organiza de la siguiente manera: primero se exponen algunas definiciones y teorías de comunicación en salud, luego se menciona el material y método, se describen los resultados y se concluye con las implicancias para enfermería de la información obtenida.

OBJETIVO GENERAL

Conocer las vías de difusión preferidas por profesionales de la salud que participan en algún diplomado y postítulo de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

- Identificar las vías de comunicación utilizadas por los profesionales de la salud para conocer los programas de formación continua de la Escuela de Enfermería.
- Reconocer el grado de satisfacción percibido por los profesionales de la salud respecto de las vías de comunicación utilizadas.
- Describir las vías de comunicación preferidas por los profesionales de la salud para recibir futura información de la Escuela de Enfermería.

COMUNICACIÓN EN SALUD: DEFINICIONES Y TEORÍAS

Don Nutbeam (OPS/OMS, 2001) define comunicación en salud como el proceso que permite desarrollar conocimiento, comprensión y habilidades que permitan a las personas llevar a cabo cambios sostenibles en el tiempo. Este proceso requiere de algunas condiciones, que son influidas por factores medioambientales, económicos y culturales. A lo anterior se agrega la especial relevancia de la comunicación para la capacitación continua de los profesionales, que contribuya a fortalecer y perfeccionar competencias para mejorar la calidad profesional y por ende la calidad de la atención en salud.

Para comunicar en salud es necesario intervenir en distintos niveles y considerar teorías y modelos que dicho proceso (Otero, 1999). Un modelo relevante a considerar es el Modelo de Procesamiento de la Información, que plantea como supuesto que la información es clave para la toma de decisiones por parte del consumidor. Este modelo sugiere que antes que las personas usen la información, ésta debe estar disponible, debe ser nueva, utilizable, comprensible y de fácil acceso (Muñoz, Allende e Irarrázaval, 2003). La teoría de Acción Razonada por su parte, afirma que la mayoría de las conductas están determinadas por creencias que se derivan del patrón cultural de cada grupo en particular. La teoría propone que los individuos se deciden por un cambio de conducta según sus intenciones personales, intenciones que a su vez dependen en gran medida de la percepción que se tenga sobre lo que personas significativas piensen que se debería hacer (Prieto, 2000; Muñoz et al, 2003). Esta postura es interesante si se considera que en el ambiente de la salud aumentan día a día las exigencias y expectativas hacia la calidad de los profesionales por parte de los usuarios y también de los empleadores. Estos se convierten en personas significativas, que motivan al profesional de la salud a realizar programas de espe-cialización, surgiendo la búsqueda de información disponible y clara que oriente a la capacitación y el perfeccionamiento.

Por otra parte, la evidencia indica que mientras mayores sean los canales de comunicación empleados y mientras mayor sea el tiempo que se exponga a las personas a los mensajes, éstos serán incorporados con mayor éxito (OPS/OMS, 2001). Ejemplo de lo anterior es un estudio realizado en Nigeria (Bankole, Rodríguez & Watson, 1996) que mostró que las personas que recibieron una información específica en tres fuentes de información masiva (radio, TV y prensa) incorporaron dicha información en mayor proporción que aquellos que se informaron por sólo una o dos fuentes. Además, como una necesidad de los programas de comunicación en salud, ha surgido el periodismo en salud, que es la presentación de la información sobre salud en la prensa, medios electrónicos y radio, en secciones de noticias, suplementos, artículos de revistas, programas de radio o televisión, entre otras (Wolf, 1996).

Un excelente medio de comunicación masivo lo constituyen los medios escritos, que son utilizados para informarse en Chile por los distintos públicos. Según un estudio realizado por Kandar Media Research (2005), la mayor proporción de lectores lo constituyen, de acuerdo a nivel socioeconómico, el grupo ABC1 y C2 y en relación a edad, la mayor frecuencia es entre los 25 y 39 años. Además, se encontró que el diario El Mercurio es considerado líder en lectoría del día domingo, independiente de la edad y nivel socioeconómico de las personas.

Dentro del ámbito de la salud, enfermería se enfrenta a un gran reto: aprender cómo aprovechar la disponibilidad de los medios de comunicación para dar a conocer temas de interés y generar en los profesionales de la salud la motivación por obtener dicho conocimiento. La Escuela de Enfermería de la Pontificia Universidad Católica de Chile tiene especial interés en identificar dichos mecanismos motivadores y en especial los medios de difusión más adecuados para entregar la información a profesionales de salud de manera simple y clara, utilizando vías que resulten atractivas, motivadoras y duraderas en el tiempo. Además, ser capaz de transmitir la necesidad de perfeccionarse, que marca la gran diferencia entre el profesional de ayer con el de hoy, presente en un mundo globalizado y competitivo.

MATERIAL Y MÉTODOS

El estudio es de tipo cuantitativo, descriptivo y de corte transversal. El universo corresponde a todos los profesionales de la salud que participaron en los programas de formación continua desarrollados por la Escuela de Enfermería de la Pontificia Universidad Católica de Chile durante el año 2003 (N=113). De este total, 93 profesionales completaron un cuestionario, previa lectura y firma de consentimiento informado. La muestra no es equivalente al universo, puesto que hubo en total 20 alumnos ausentes durante el periodo de recolección de la información (abril a octubre del 2003), que posteriormente no se pudo ubicar vía telefónica o vía e-mail. El instrumento consistió en un cuestionario de autoaplicación, diseñado por las autoras y revisado por jueces expertos para contribuir a su validación. Está constituido por ocho preguntas: seis abiertas, una semiabierta (escala análoga de grado de satisfacción con puntuación de 1 a 7) y una cerrada (jerarquización de las vías de difusión existentes) . Para el análisis de los datos se utilizó el programa estadístico SPSS 8.0 y como supuesto se consideró que la información entregada por los profesionales que participaron en el estudio es fidedigna. Se considera limitación del estudio no contar con un instrumento probado y validado para la recolección de datos. Las variables consideradas para el estudio fueron: características profesionales y laborales del grupo en estudio, vías de difusión utilizadas por los alumnos de los programas de postítulo y educación continua, grado de satisfacción de las vías de difusión de las actividades desarrolladas por la Escuela de Enfermería y preferencia asignada a las vías de comunicación utilizadas.

RESULTADOS

Características del grupo en estudio

Como se mencionó previamente, los profesionales participantes en el estudio se encontraban realizando algún diplomado o postítulo. Un 23,6%% era de sexo masculino (n=22) y un 76,3% de sexo femenino (n=71). De éstos, la mayoría fueron enfermeras con un 39% (n=36) y enfermeras-matronas con un 37% (n=34). El resto de los profesionales se describe en la Tabla 1.


Respecto del cargo laboral del grupo en estudio, un 6% no respondió la pregunta (n=6). Considerando este porcentaje (n=93), la muestra arroja que un 46% (n=43) tiene cargo asistencial, un 40% (n=37) de los profesionales tienen un cargo de jefatura y un 8% refiere cargo docente (n=7).

Vías de comunicación utilizadas

Respecto de la variable de vías de comunicación utilizadas por los alumnos de los programas de postítulo y educación continua, los profesionales dieron más de una respuesta, por lo cual el n aumentó a 111. De este total, se encontró que un 36% (n=42) se informó a través del lugar de trabajo, principalmente por medio de jefaturas y personal de capacitación. Un 12% de los encuestados (n=13) se informó a través de docentes de la Escuela de Enfermería. Los profesionales refieren además haber recibido información a través de la internet y de un colega, con un 11% respectivamente (n=12). Un 8% (n=9) refiere el uso del folleto de difusión diseñado por la Escuela de Enfermería como medio de obtención de la información. Es interesante señalar que este porcentaje podría ser mayor al obtenido, ya que las alternativas "lugar de trabajo" sea hospital o escuela de enfermería y "docentes de la escuela" contaban con el folleto informativo para dar a conocer a sus empleados o para decidir alternativas de capacitación. Otros medios de difusión de los diplomados referidos por el grupo en estudio se exponen en la Tabla 2.


Grado de satisfacción

Se evaluó el grado de satisfacción del grupo en estudio respecto de las vías de difusión utilizadas por la Escuela de Enfermería para dar a conocer sus programas de formación de postítulo y formación continua. Esta variable se midió a través de una escala de satisfacción de 1 a 7, siendo 1 muy insatisfecho y 7 muy satisfecho. Dentro de los resultados destaca que el promedio de satisfacción corresponde a 5,06 ± 1,16 D.S. La escala de 1 a 7 se categorizó en "baja satisfacción" con calificación entre 1 y 3, "mediana satisfacción" entre 4 y 5 y "alta satisfacción" entre 6 y 7. La mayor proporción de los encuestados calificó como de "mediana satisfacción" las vías de difusión utilizadas por la Escuela de Enfermería, con un 49% (n=46). Mayor detalle aparece en la Tabla 3. Este resultado desafía a perfeccionar las vías de difusión utilizadas hasta la fecha y más aún mejorar el acceso a ellas de nuestros posibles públicos objetivos.


La variable "Grado de Satisfacción" incluyó además una pregunta abierta donde se daba la posibilidad de manifestar opiniones y comentarios acerca de las vías de comunicación utilizadas por la Escuela de Enfermería para difundir sus programas de formación profesional. Se recibieron 55 comentarios (equivalentes al 100%), clasificados como "positivos" y "negativos". Se categorizó a un 87.2% (n=48) como comentarios de carácter negativo y a un 12.7% (n=7) como positivos. Respecto de los comentarios "negativos", destaca que existe falta de conocimiento de las vías de difusión de la Escuela, que la información tiende a permanecer a nivel de jefaturas en los distintos centros de salud y que no se difunde de manera masiva en todos los servicios donde se desempeñan profesionalmen-te. Considerando este resultado, se hace necesario profundizar el contacto con los responsables o jefaturas que reciben la información, evitando de esta manera que se bloquee el ciclo comunicacional. El detalle de estas opiniones aparece en la Tabla 4.


Respecto de los comentarios "positivos", se ción es entregada de manera clara y oportu-obtuvo las siguientes opiniones: la informa- na (n=4), la información es variada y actualizada (n=l), los folletos de difusión son de alta calidad (n=l) y las vías de difusión utilizadas son variadas (n=l).

Vías de comunicación preferidas

La última variable considerada corresponde a la preferencia de los encuestados por diversas vías de comunicación. En esta categoría los profesionales debían ordenar de 1 a 6 diferentes formas de difusión, siendo 1 la más preferida y 6 la menos preferida. Las alternativas entregadas fueron: folletos informativos, aviso en el diario, e-mail personal, e-mail laboral, dípticos, afiches y vía telefónica.

Se pudo observar que la mayoría de los profesionales del grupo en estudio prefiere el uso de e-mail personal para recibir información, siendo el más seleccionado como primera categoría (40% con n=38) (Tabla 5). Le sigue en frecuencia como primera categoría el e-mail de uso laboral, con un 20% (n=19) (Tabla 6). De los seleccionados en segunda categoría, el uso de folletos informativos destaca como más seleccionado, con un 27% (n=25) (Tabla 7). La alternativa peor catalogada (número 6 de ordenación más seleccionado) corresponde a la vía telefónica con un 11%(n=10) (Tabla 8).





Además, se preguntó por el diario preferido para recibir información de la Escuela de Enfermería. Del total de los profesionales, un 63% (n=59) mencionó el diario El Mercurio como el diario preferido como vía de comunicación. Le sigue en frecuencia y con un porcentaje mucho menor, el diario La Tercera (8%, n=7). El detalle de las respuestas se expone en la Tabla 9.


Finalmente, se realizó una pregunta abierta a los profesionales acerca de qué otras vías de difusión sugerirían ellos para acceder a la información de la Escuela de Enfermería UC. Algunos profesionales manifestaron más de una sugerencia, por lo cual el n final aumentó a 110, aun cuando un 33% no respondió esta pregunta (n=36). Considerando este porcentaje, destaca que un 10% (n=11) refirió la televisión (Canal 13 UC) como potencial vía de difusión y un 7% (n=8) sugirió mantener las vías institucionales y entregar información en el trabajo de manera más individualizada. Todas las sugerencias del grupo en estudio se exponen en la Tabla 10.


Llama la atención la baja prioridad asignada a la página web, siendo este el medio más utilizado por los alumnos de pregrado como medio de información según un estudio realizado por la Dirección General de Estudios y Planificación de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Bellolio, 2004) y por un estudio de Cabieses, Muñoz, González y Gómez (2007).

CONCLUSIONES E IMPLICANCIAS

Los profesionales refirieron haber obtenido información de los distintos programas de formación principalmente a través de sus jefaturas en el lugar de trabajo. Un grupo menor lo hizo gracias a lo referido por docentes de la Escuela de Enfermería. La mayoría del grupo en estudio refirió encontrarse en un nivel intermedio de satisfacción en cuanto a las vías de comunicación utilizadas hasta la fecha para dar a conocer actividades de formación profesional por parte de la Escuela de Enfermería de la UC. Dentro de los comentarios recibidos acerca de las vías de difusión, destaca el desconocimiento respecto de los canales utilizados y que la información tiende a permanecer en las jefaturas de los lugares de desempeño laboral sin difundirse por toda la institución.

La mayoría de los profesionales refiere el uso de e-mail personal como primera opción de vía de comunicación, siendo el e-mail laboral el que le sigue en preferencia. La vía de comunicación peor considerada por los profesionales corresponde a la telefónica. Por otra parte, ante la posibilidad de escoger un diario para obtener información, la gran mayoría del grupo en estudio refiere el diario El Mercurio, lo que es avalado por los estudios de medición de lectoría realizados en Chile en el último tiempo (Kandar Media Research, 2005). Destacan finalmente como sugerencias de otras vías de comunicación masiva a utilizar, la televisión (Canal 13 UC), las vías institucionales y laborales más directas y personalizadas.

El presente estudio tiene varias implicancias de relevancia para el desarrollo en enfermería. Por un lado, permite identificar las vías de comunicación que con mayor frecuencia son utilizadas por los profesionales de la salud y el grado de satisfacción que existe hacia éstas, aspecto vital a considerar si se quiere lograr un medio accesible y de comunicación real. De acuerdo a los resultados, se vuelve prioritario el uso de internet como vía de comunicación masiva, a través de correos electrónicos personalizados. Una base de datos on-line podría convertirse, entonces, en la principal herramienta de comunicación. Sin embargo, es importante considerar que esta herramienta tan utilizada actualmente puede producir también saturación, debido al uso masivo, indiscriminado y excesivo con que literalmente "se bombardea" a los posibles consumidores de distintos bienes y servicios. Por este motivo, se debiera cautelar su uso de modo de atraer su recepción y no constituirse en un elemento de interferencia comunicativa. Surge además el desafío de abrirse a nuevas vías que si bien son tradicionales y tienen gran vigencia, como la televisión y la prensa, debido a su alto costo se hace indispensable evaluar ventajas y desventajas de su elección.

Por otro lado, los profesionales manifiestan la necesidad de contar con información clara y al día, por lo cual el uso de página web resulta de gran potencia, siempre y cuando ésta se actualice en forma constante, de modo de no caer en la obsolescencia que resta credibilidad a cualquier medio utilizado.

En este estudio se refleja el perfil de un grupo específico, que ya es particular por su interés en la formación continua. En este sentido, no podemos desconocer la existencia de otros grupos de profesionales en que el uso de e-mails personalizados o internet resulte menos habitual y quizás lejano. Si se considera que el concepto de equidad incluye el libre acceso de la información, los esfuerzos comunicativos debieran orientarse a la incorporación de diferentes canales que aseguren la recepción de los mensajes a todos los posibles destinatarios.

Surge además la necesidad de evaluar las vías de comunicación constantemente, puesto que los canales de distribución pueden cambiar a través del tiempo, de acuerdo al grupo objetivo, a modificaciones culturales y avances tecnológicos en nuestra sociedad.

De acuerdo a la reflexión anterior, resulta necesario ampliar este estudio a grupos de profesionales que no estén participando en programas de perfeccionamiento, ya que sus vías preferidas de acceso a la información podrían ser distintas al grupo estudiado. La gestión comunicativa, centrada en la equidad del crecimiento profesional en Enfermería, debe garantizar que la información entregada sea accesible a todos y no sólo a la mayoría. De esta manera, los resultados obtenidos en este estudio no son generalizables para todo profesional enfermero (a), sino que se deben realizar estudios profundos y rigurosos que orienten a los mejores canales de información para cada grupo en particular.

Finalmente, cabe destacar que los recursos humanos altamente calificados se forman en etapas sucesivas, en el marco de lo que podemos llamar "educación continua" y que, bajo este esquema, el perfil de egreso de una etapa formativa se transforma en el perfil de ingreso de la siguiente (Rodríguez, 2005). Para favorecer este desarrollo, es indispensable que los profesionales se mantengan informados respecto de los programas existentes. Canales de comunicación eficientes y complementarios permitirían la toma de decisión libre e informada que impulse la capacitación permanente.

 

REFERENCIAS

Bankole, Rodríguez & Watson (1996). Mensajes de comunicación y conducta reproductiva en Nigeria. Journal of Biosocial Science. 28(2), 227-239.

Bellolio, J. (2004). Sistema de educación superior y admisión 2004. Dirección General de Estudios y Planificación. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Cabieses, B.; Muñoz, M.; González, P y Gómez, C. (2007). Motivaciones y medios de comunicación preferidos para conocer la carrera de Enfermería en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Cognición. Revista Educativa del Instituto Latinoamericano de Investigación educativa. 1 (9). Extraído en mayo, de: http:// 216_75_15.III/~cognicion/index.php?option =com_content+&task=view&id=28&itemid=51

Fernández, C. y Dahnke, G. (1986). La Comunicación humana. México: McGraw-Hill.

Kandar Media Research (2005). Presentación de medición de lectoría. Santiago, Chile: El Mercurio SAP

Muñoz, M.; Allende, C. e Irarrázaval, H. (2003). Equidad en el ciclo Comunicacional en Salud. Casos consultorios El Roble y Santiago de Nueva Extremadura de la comuna de La Pintana. Tesis de Magíster. Santiago, Chile: Universidad Diego Portales.

OPS (Organización Panamericana de la Salud) / OMS (Organización Mundial de la Salud). (2001). Manual de Comunicación Social para programas de promoción de la salud de los adolescentes. (Ia ed). Washington, EE.UU.: Autor.

Otero, M. (1999). Teorías de la Comunicación. (Ia Ed). España: Universitaria.

Prieto, D. (2000). Comunicar para la salud. En Comunicación, universidad y desarrollo (Ia ed). Buenos Aires, Argentina: Universidad de la Plata.

Rodríguez, C. (2005). Desafíos para la educación chilena. Educación Continua en el Intersticio Pregrado-Postgrado. Pontificia Universidad Católica de Chile. Recuperado de www.uc.cl/ noticiasuc el 05-06-06.

Rosso, P. (2000). Plan de desarrollo de la Pontificia Universidad Católica. Recuperado de www.uc.cl/documentosderectoriael 05-06-06.

Wolf, M. (1996). La Investigación de la Comunicación de masas. Críticas y Perspectivas. (3a Ed). Buenos, Aires, Argentina: Paidós.

 

Fecha de recepción: 13/06/05. Fecha de aceptación: 29/03/07.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons