SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número2MORFOMETRÍA DEL PROCESO CONDILAR Y RAMA DE LA MANDÍBULA EN INDIVIDUOS ADULTOS DE LA CIUDAD DE TEMUCO, CHILE índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


International Journal of Morphology

versión On-line ISSN 0717-9502

Int. J. Morphol. v.22 n.2 Temuco  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95022004000200013 

 

Int. J. Morphol., 22(2):173-176, 2004.

 

MÚSCULO FIBULAR DEL DEDO MÍNIMO

M. fibular digiti minimi

 

Mariano del Sol & Valeria Epulef

Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera, Chile.
Proyecto DIDUFRO 120411

Dirección para correspondencia:


RESUMEN: Variaciones musculares en el dorso o borde lateral del pie no son frecuentes. Tampoco es posible encontrar mucha literatura sobre el tema, en los textos de Anatomía, a pesar que estos músculos podrían, eventualmente, producir alteraciones en la mecánica articular.

Describimos la presencia de un músculo supernumerario encontrado en un pie de un cadáver formolizado, de sexo masculino, adulto, disecado en el Curso de Anatomía Funcional del Pie, perteneciente al Programa de Magíster en Ciencias, Mención Morfología de la Universidad de La Frontera, Chile.

El músculo supernumerario destinado al dedo mínimo, se originaba por medio de un tendón aplanado en la cara lateral de la fíbula proximal al maléolo lateral. El vientre muscular fusiforme, pequeño, se situaba en la borde lateral del pie y se continuaba con un largo tendón que terminaba insertándose en la parte dorsal de la tercera falange del dedo mínimo del pie.

Esta variación múscular no es frecuente y constituye una forma completa de músculo fibular cuarto, denominado así por su inserción de músculo fibular del dedo mínimo. Su posición dorsolateral produciría extesión y abducción del dedo mínimo.

PALABRAS CLAVE: 1. Anatomía; 2. Pie; 3. Músculos; 4. Variación anatómica.


SUMMARY: Muscle variations in the dorsum or lateral border of foot are not frequent, nor it is possible to find much literature about the subject in anatomy textbooks, although these muscles might eventually produce alterations in articular mechanics.

We describe the presence of a supernumerary muscle found in a foot of a formolized adult male corpse dissected in the Course of Functional Anatomy of the foot belonging to the Master of Science, Mention Morphology Program of the Universidad de La Frontera, Chile.

The supernumerary muscle to the little toe originated by means of a flattened tendon in the lateral surface of the fibula proximal to the lateral malleolus. The small fusiform muscular belly was located in the lateral border of foot and it continued with a long tendon that attachment, in the dorsal surfaces of the distal phalanx of the little toe.

This muscular variation is not frequent and consist of a complete form of the fibular quartus muscle named correctly according to its attachments of M. fibular digiti minimi. Its dorsolateral position might produce and extension and abduction of the little toe.

KEY WORDS: 1. Anatomy; 2. Foot; 3. Muscle; 4. Anatomical variation.


 

INTRODUCCIÓN

La presencia de músculos supernumerarios de la pierna y del pie no es frecuentemente encontrada en los textos de Anatomía y Cirugía. Su presencia puede afectar la mecánica articular del pie y, cuando esto ocurre, adquiere importancia clínica y quirúrgica, encontrándose relatos en la literatura.

El músculo fibular del dedo mínimo está presente en algunos mamíferos. Entre los carnívoros, los osos y gatos son excelentes sujetos de estudio (Le Double, 1897).

Los osos americanos presentan tres músculos fibulares distintos: largo, corto y del dedo mínimo (5). El músculo fibular del dedo mínimo se origina entre los dos músculos precedentes y sobre un plano un poco posterior, confundiéndose en apariencia con el músculo fibular corto, pero completamente aislable por la disección. Un poco más pequeño que el músculo fibular corto, tiene una forma triangular, la base corresponde a su inserción sobre el músculo fibular corto. Su vértice se continúa por un tendón, el cual rodea el maléolo lateral, deslizándose sobre la cara dorsal del 5 metatarsiano y terminando sobre la primera falange del dedo mínimo.

El músculo fibular del dedo mínimo, tanto en sus formas completa como incompleta, ha sido descrito por numerosos autores y con distintas denominaciones: M. peroneus quinti digiti de Huxley, M. peroneus quinti de Macalister, M. extensor propius quinti digiti de Devis, M. peroneus medius de Cuvier, M. peroneus tertius y M. adductor digiti quinti longus de Burdach, M. extensor brevis digiti quinti de Ruge, M. peroneus parvus de Bischoff, M. peroneus accessorius de Henle, M. peroneus quartus de Otto, M. peroneus sextus de Macalister, M. peroneus cuboideum de Chudzinski, M. peroneus accessorius de Hecker, entre otros.

Como señalaron Donley & Leyes (2001), se han descrito varios músculos fibulares accesorios, siendo su terminología confusa, debido a la gran variedad en el origen y en la inserción de los músculos fibulares anómalos. Así, formas incompletas de músculos fibulares parecen ser más frecuentes, destacándose el músculo fibular cuarto con origen e inserción más o menos comunes, en el músculo fibular corto y en el calcáneo, respectivamente. Sobel et al. (1990) denominaron a todas estas variaciones músculo fibular cuarto, pero nosotros, para precisar más esta variación o anomalía, según sea el caso, y por tratarse de una forma completa de un músculo fibular accesorio, lo denominamos músculo fibular del dedo mínimo.

Poco conocida es la relevancia clínica de este músculo. Pudiera estar asociado al rompimiento del tendón del músculo fibular corto, posible subluxación del tendón fibular y a una prominente eminencia retrotroclear (Zammit & Sing, 2003).

Creemos interesante comunicar la presencia del músculo fibular del dedo mínimo, como contribución al conocimiento anatómico y clínico de la región dorsolateral del pie.

DESCRIPCIÓN

La variación muscular se encontró en el pie derecho de un individuo adulto, formolizado, de sexo masculino, disecado durante el Curso de Anatomía Funcional del Pie, en el Programa de Magíster en Ciencias, Mención Morfología de la Universidad de La Frontera, Chile.

La variación muscular consistía en un pequeño músculos fusiforme, que se originaba a través de un tendón largo y aplanado a nivel de la unión del tercio medio con el tercio distal, de la cara lateral de la fíbula, distal al origen del músculo músculo fibular corto y anterior y profundo a los dos músculos fibulares largo y corto.

El tendón del músculo fibular del dedo mínimo descendía verticalmente en íntimo contacto con la cara lateral de la fíbula, alcanzando la parte posterior del maléolo lateral, junto a los tendones de los otros dos músculos fibulares. Los tres tendones separados están profundamente situados al retináculo fibular superior, en una vaina sonovial común. Luego, el tendón se dirige anteriormente, rodea el maléolo lateral y, a nivel de su vértice, gira en ángulo aproximado de 125, dirigiéndose anteriormente.

A nivel del calcáneo, los tendones de los músculos fibulares corto y del dedo mínimo, ocupan un canal osteofascial, mientras que el otro canal es ocupado por el tendón del músculo fibular largo, todos estos músculos están cubiertos por el retináculo fibular inferior.

Después alcanzar el ápice del maléolo lateral y dirigirse anteriormente, el tendón del músculo fibular del dedo mínimo recorre un trayecto de 29 mm y se continúa con el vientre del músculo fibular del dedo mínimo, de aspecto fusiforme y aplanado lateromedialmente, con un largo aproximado de 44 mm. La cara profunda y proximal del músculo fibular del dedo mínimo se coloca en contacto con el origen del músculo extensor corto de los dedos, principalmente con el fascículo destinado al cuarto dedo. Luego, a nivel del hueso cuboides, el tendón de inserción del músculo fibular del dedo mínimo cruza posteroanteriormente la inserción del músculo fibular tercero y avanza anteriormente. A nivel de la articulación metatarsofalángica, se coloca lateral al tendón del músculo extensor largo de los dedos que se dirige al dedo mínimo.

El tendón del músculo fibular del dedo mínimo colocado en la cara dorsal de las falanges proximal y media, termina junto con el tendón del extensor largo de los dedos, en la falange distal del dedo mínimo.

Fig. 1. Vista lateral de la disección del tercio distal de la pierna y del pie izquierdo, de un individuo de sexo masculino, adulto. 1. Músculo fibular del dedo mínimo; 2. Tendones de los músculos fibulares largo y corto reclinados; 3. Músculo fibular tercero; 4. Maléolo lateral; 5. Músculo extensor corto de los dedos; 6. Tendones del músculo extensor largo de los dedos; 7. Músculo abductor del dedo mínimo; 8. Calcáneo; 9. Tendón calcáneo.

DISCUSIÓN

La presencia de músculos supernumerarios, extrínsecos o intrínsecos, que actúan sobre el pie, son escasamente reportados en la literatura. La importancia de éstos pareciera no ser de importancia en la mecánica articular de esa región. Sin embargo, cuando su origen está en la pierna y alcanza dimensiones considerables, se manifiesta clínicamente, especialmente en jóvenes que realizan actividades físicas provocando serias alteraciones funcionales en el pie (del Sol et al., 1989 y Donley & Leyes).

Por otra parte, aunque hace décadas existen datos sobre la presencia de músculossupernumerarios en el pie, sólo en los últimos años, se ha otorgado importancia clínica reconociéndolos como causantes de ciertas patologías, siendo su presencia diagnosticada por medio de la EMG, ecografía y TAC. (Romanus et al., 1986; del Sol et al., 1989; Buschmann et al., 1991; Cheung et al., 1997; del Sol et al., 2000 y Zammit & Singh).

La afirmación de Trono et al. (1999) es compartida por nosotros ya que, de acuerdo a los datos de la literatura, existen muchas variaciones del músculo fibular cuarto, siendo su terminología muy confusa. Pareciera ser que las formas incompletas son predominantes sobre las completas.

La denominación que le han dado los anatomistas al músculo en estudio, ha sido diversa, de ahí las enormes dificultades y confusiones al respecto. Este músculo que lo denominó Huxley M. peroneus quinti digiti y que nosotros renombramos como músculo fibular del dedo mínimo, debería abarcar las formas completas y parcialmente incompletas por su acción articular resultante.

Las formas completas del músculo fibular del dedo mínimo comprenden todos los fascículos, carnosos o tendinosos, que se originan de la fíbula y se insertan directa o indirectamente en el dedo mínimo. Ellos presentan tres variedades correspondientes, exactamente, a los tres primeros grados de diferenciación del músculo entre los mamíferos (Le Double). El músculo fibular del dedo mínimo, en nuestro caso, reproduce integralmente el 5 fibular de los mamíferos, por ejemplo, de los osos y de cualquier mono inferior.

En estado completo de desarrollo, el músculo fibular del dedo mínimo está representado por un cuerpo carnoso, que se origina de la parte inferior de la fíbula y que se une a un tendón que va a terminar en una de las falanges del dedo mínimo o sobre el tendón del músculo extensor largo de los dedos destinado al dedo mínimo (Le Double). Nuestro hallazgo es similar a lo referido por este autor, el músculo tenía su origen en la fíbula (coincidente con la mayoría de los autores ya señalados) y con una inserción muy poco frecuente en el dedo mínimo.

Entre las inserciones del músculo del fibular cuarto (formas incompletas de músculo fibular del dedo mínimo) la variante fíbulo-calcánea es la más común (Sobel et al.), pero puede insertarse también en el hueso cuboide. Según Donley & Leyes esta última, variante es rara, se asocia a un vientre prominente del músculo y que se extiende distalmente debajo del retináculo fibular. En nuestro caso, el vientre muscular estaba colocado en el pie, extendiéndose el tendón hasta el dedo mínimo. Creemos que esta variedad es aún más rara y sólo la hemos encontrado en los relatos de Devis, Burdach, Ruge y Macalister apud Le Double, entre otros.

En los últimos años, Sobel et al. en 124 miembros inferiores disecados, encontraron en el 21,7% de ellos al músculo fibular cuarto, con su orígenes e inserciones variables. Cheung et al. a través de resonancia magnética, han determinado la presencia del músculo en aproximadamente el 10% de los casos (14/136). Por otra parte, Chepuri et al. (2001), lo visualizaron en 7/31 pacientes y, en 6 de ellos, se originaba próximo al músculo fibular corto, pero insertándose en el calcáneo. Zammit & Singh encontraron este músculo en el 6% de los casos, con origen e inserción muy similares. Charley señala que haber encontrado una prevalencia menor del músculo fibular cuarto que en otros estudios, hecho que sería atribuible a diferencias de interpretación de la definición del músculo.

Además de la inserción calcánea, el músculo fibular cuarto, según los hallazgos de Cheung et al., terminaría en el calcáneo, tendones de los músculos fibulares largo y corto y hueso cuboide. Así, la variante fíbulo-cuboidea descrita por Donley & Leyes, estaría implicada en procesos patológicos que afectarían tanto al tobillo como al pie.

La forma incompleta del músculo puede estar asociada, como relata Cheung et al., con una eminencia retroclear prominente pero no con una alargamiento del tubérculo fibular, situación que no fue observada en el hallazgo, debido a que la masa muscular se encontraba distal a estas estructuras.

En nuestro caso, por tratarse de una forma completa, alcanzaba el dedo mínimo del pie, insertándose en la 3 falange, con consecuencias funcionales distintas, ya que sabemos que la mayor acción muscular se produce en la última articulación que el músculo cruza. Así, un músculo fibular accesorio (llámese fibular del dedo mínimo, músculo fibular cuarto, etc.) va a tener diferente acción y, en consecuencia, la relevancia clínica va a estar asociada a sus características anatómicas.

A pesar de lo anterior, según Trono et al., sólo existen pocos reportes en la literatura referentes a conflictos retromaleolares. Éstos, algunas veces en asociación con atrición longitudinal y rompimiento del tendón del músculo fibular corto. En nuestro caso, por tratarse de un músculo de mayor alcance en el pie, la tracción de la vaina del músculo accesorio pudo haber comprometido al tendón del músculo fibular corto.

Compartimos la opinión respecto a que el tendón del músculo fibular cuarto puede ser usado para procedimientos reconstructivos de la parte lateral del tobillo, especialmente dislocación anterior de los tendones fibulares y reconstrucción de ligamentos laterales.

Aunque la presencia de un músculo fibular del dedo mínimo, raramente causa sintomatología, la posibilidad de su existencia, se debe considerar en los individuos jóvenes y atletas con dolor crónico del tobillo, inestabilidad de la articulación (Lepow & Korfin, 1985; Coudert & Kouvalchouk, 1991; Trono et al.), hematomas a repetición (Sobel et al.) u otros síntomas que sugieren estenosis lateral del tobillo (White et al., 1974). Si el músculo fibular del dedo mínimo llegase a ocupar el surco retromaleolar, dentro del retináculo de los músculos fibulares, reduciría el espacio disponible para los dos tendones de dichos músculos, lo que provocaría una sintomatología retromaleolar lateral. El músculo sóleo accesorio puede causar síntomas similares (del Sol et al., 1989) en la región posteromedial del pie.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Buschmann, W. R.; Cheung, Y. & Jahss, M. H. Magnetic resonance imaging of anomalous leg muscles: Accessory soleus, peroneus quartus and the flexor digitorum longus accessorius. Foot Ankle, 12:109-16, 1991.         [ Links ]

Chepuri, N. B.; Jacobson, J. A.; Fessell, D. P. & Hayes, C. W. Radiology, 218(2):415-9, 2001.         [ Links ]

Cheung, Y. Y.; Rosenberg, Z. S.; Ramsinghani, R. Beltran, J. & Jahss, M. H. Radiology, 202(3):745-50, 1997.         [ Links ]

Coudert, X. & Kouvalchouk, J. F. Conflit musculaire dans la goutierre retromalleollaire per fascieux musculaires surnumeraires du court peronier lateral (PB). Rev. Chir. Orthop. Reparatrice Appar Mot., 77:260-2, 1991.         [ Links ]

Del Sol, M.; Junge, C.; Binvignat, O.; Prates, J. C. & Ambrosio, J. El músculo sóleo accesorio. Rev. Méd. Chil., 117:677-81, 1989.         [ Links ]

Del Sol, M.; Olave, E. & Gabrielli, C. Frecuencia e importancia anátomo-clínica del músculo accesorio del músculo cuadrado plantar. Rev. Chil. Anat., 18(2):279-82, 2000.         [ Links ]

Donley, B. G. & Leyes, M. Peroneus quartus muscle: A rare cause of chronic lateral ankle pain. Am. J. Sports Med. 29:3733-5, 2001.         [ Links ]

Le Double, A. F. Traité des variations du systeme musculaire de l'homme. Paris, Librairie C. Reinwald Schleucher Frères, Editeurs, 1897. V. 2.         [ Links ]

Lepow, G. M. & Korfin, D. H. Calcification of an accessory peroneal tendon in the athlete: A case presentation. J. Am. Podiatr. Med. Assoc., 75:323-5, 1985.         [ Links ]

Romanus, B.; Lindahl, S. & Stener, B. Accessory soleus muscle. J. Bone Surg., 68(A):731-4, 1986.         [ Links ]

Sobel, M.; Levy, M. E. & Bohne, W. H. O. Congenital variations of the peroneus quartus muscle: An anatomic study. Foot Ankle, 11:81-9, 1990.         [ Links ]

Trono, M.; Tueche, S. Quintart, C. Peroneus quartus muscle: A case report and review of the literature. Foot Ankle Int., 20:659-62, 1999.         [ Links ]

White, A. A.; Johnson, D. & Griswold, D. M. Chronic ankle pain associated with the peroneus accessorius. Clin. Orthop., 103:53-5, 1974         [ Links ]

Zammit, J. & Singh, D. The peroneus quartus muscle. Anatomy and clinical relevance. J. Bone Joint Surg. Br., 85(8):1134-7, 2003.        [ Links ]

Dirección para correspondencia:

Prof. Dr. Mariano del Sol
Facutad de Medicina
Universidad de La Frontera
Casilla 54-D
Temuco - CHILE

Email:mdelsol@ufro.cl

Recibido : 06-01-2004
Aceptado: 12-04-2004

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons