SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.21 issue4TESTICULAR FUNCTION VARIATIONS IN ADULT Octopus mimus author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


International Journal of Morphology

On-line version ISSN 0717-9502

Int. J. Morphol. vol.21 no.4 Temuco  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95022003000400011 

Int. J. Morphol., 21(4):325-330, 2003.

MESOSCOPÍA E HISTOLOGÍA DE LA GLÁNDULA VESICULAR EN EL
CONEJO (Oryctolagus cuniculus)

MESOSCOPY AND HISTOLOGY OF THE VESICULAR GLAND IN THE RABBIT (Oryctolagus cuniculus)

Mariano del Sol & Bélgica Vásquez


DEL SOL, M. & VÁSQUEZ, B. Mesoscopía e histología de la glándula vesicular en el conejo (Oryctolagus cuniculus). Int. J. Morphol., 21(4):325-330, 2003.

RESUMEN: El objetivo de este estudio fue conocer con mayor detalle la morfología de la glándula vesicular del conejo Oryctolagus ciniculus para, posteriormente efectuar estudios morfofuncionales.

Se utilizaron 12 conejos machos (Oryctolagus cuniculus) clínicamente sanos, mantenidos en el Bioterio de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Sacrificados los conejos, se registró su peso corporal y se disecó la región pélvica, retirando en bloque los componentes anatómicos del aparato urogenital, aislando posteriormente la glándula vesicular de las otras glándulas anexas. Las muestras fueron fijadas en formalina tamponada y procesadas para su inclusión en paraplast. Se realizaron cortes seriados de 4 µ de espesor, los cuales fueron teñidos para su estudio histológico e histoquímico. Para el análisis morfológico y las fotografías se utilizó un microscopio Carl Zeiss, Axiolab con cámara MC 80 DX.

Los resultados mostraron que la glándula vesicular del conejo macho (Oryctolagus cuniculus) presentó una forma irregular, globosa cranealmente y aplastada caudalmente. De tamaño y volumen variables según el ejemplar y la cantidad de líquido en su interior. La pared dorsal de la glándula vesicular en su parte craneal se relacionaba con la parte terminal del colon y recto. La parte caudal estaba en relación con la propróstata y en su extremo distal formaba el conducto eyaculatorio. La pared ventral se relacionaba con las ampollas del conducto deferente.

El estudio histoquímico mostró que la glándula vesicular estaba constituida por una capa muscular con fibras musculares lisas organizadas irregularmente y una capa mucosa con una lámina propia rica en fibras colágenas y vasos sanguíneos, sobre la cual descansaba el epitelio glandular, simple, columnar bajo a cúbico. La histoquímica reveló la presencia de mucinas ácidas sulfatadas y no sulfatadas principalmente en la zona apical de las células glandulares y hacia el lumen de cada glándula. No fueron detectados glucógeno ni mucinas neutras.

PALABRAS CLAVE: 1. Glándula vesicular; 2. Morfología; 3. Conejo.


INTRODUCCIÓN

El término glándula vesicular fue originalmente usado y sugerido por Oudemans (1892) y, posteriormente, por Rauther (1904). Jost (1943); Elchlepp (1952) y Carr (1954) señalaron que la glándula vesicular ontogenéticamente se originó por la fusión de una parte del conducto deferente en su momento de cierre.

La glándula vesicular en el conejo se localiza entre las dos ampollas de los conductos deferentes y craneal al complejo prostático, adyacente por tanto a la propróstata (Vásquez & del Sol, 2002).

Según Holtz & Foote (1978) el líquido que contiene la glándula vesicular del conejo es claro, variando de un líquiso viscoso a un gel consistente, siendo también variable en cantidad. Usualmente además contiene algunas células espermáticas, morfológicamente normales y con motilidad.

El conducto deferente post ampolla, de acuerdo a Holtz & Foote, entra al lumen de la glándula vesicular, formando dos papilas. Posteriormente, la glándula se estrecha caudalmente para formar el conducto eyaculador, el cual después de un milímetro se abre en la uretra.

El objetivo del trabajo fue conocer con mayor detalle la morfología de la glándula vesicular del conejo Oryctolagus cuniculus, tanto sus aspectos mesoscópicos como microscópicos.

MATERIAL Y MÉTODO

Utilizamos 12 conejos machos (Oryctolagus cuniculus), clínicamente sanos, criados y mantenidos en cautiverio, alimentados con pellets y zanahorias ad libitum. Los conejos fueron obtenidos del Bioterio de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

Una vez sacrificados los conejos, registramos su peso corporal y disecamos macro y mesoscópicamente, la región pélvica, retirándose en bloque los componentes anatómicos del aparato urogenital. La disección la realizamos utilizando una lupa ransor (10X). Posteriormente, aislamos las estructuras cuyos conductos terminaban en la uretra.

Efectuamos el estudio de la anatomía mesoscópica, describiendo las relaciones existentes entre la glándula vesicular y las otras glándulas anexas. El tracto reproductivo fue mantenido húmedo con suero fisiológico estéril, mientras se realizaba la disección. Luego, para los estudios histológico e histoquímico, separamos la glándula vesicular de las otras glándulas.

Las muestras fueron fijadas en formalina tamponada, durante 24 horas y procesadas para su inclusión en paraplast. Posteriormente, realizamos cortes seriados de 4 µm de espesor, los cuales fueron montados en portaobjetos. Los cortes de tejido desparafinados e hidratados, fueron teñidos siguiendo los métodos adecuados para su observación histológica e histoquímica. Para el análisis histológico las secciones fueron teñidas con hematoxilina-eosina (H. E.), tricómico de Masson, van Gieson, impregnación de plata para fibras reticulares y coloración de Verhoeff para fibras elásticas. Para el análisis histoquímico se realizaron las técnicas de ácido periódico de Schiff (PAS), PAS diastasa, azul alcian (AA) (1%) a pH 2.5, azul alcian (1%) a pH 0.4 y la técnica combinada AA y PAS . El montaje se realizó con entellán (Merck). El estudio morfológico y las fotografías fueron realizadas utilizando un microscopio Carl Zeiss, Axiolab, con cámara MC 80 DX.

RESULTADOS

La glándula vesicular del conejo macho (Orycto-lagus cuniculus) se observó globosa cranealmente y aplanada y con forma de paleta caudalmente. Debido a la presencia de líquido en su interior y según el ejemplar y el estado de dilatación, su tamaño y volumen eran variables. El líquido presentaba un carácter viscoso, semiclaro a turbio y algunas veces era más consistente adquiriendo la glándula vesicular una forma más definida.

La glándula vesicular presentó como promedio un ancho máximo de 13,7 mm. Su diámetro transversal en la parte caudal fue de 6,77mm. El diámetro mediano, hasta su unión con los conductos deferentes, fue de 23,61 mm.

En la glándula vesicular fue posible obsevar dos partes anatómicamente distintas: craneal y caudal. La parte craneal, globosa presentaba seis caras: ventral, dorsal, craneal, caudal y laterales. La parte caudal era aplanada, debido a la presión de la propróstata por dorsal y a las ampollas deferenciales por ventral, presentando así dos caras: ventral y dorsal y dos bordes laterales. La parte craneal presentaba una pequeña incisura mediana que le daba un aspecto bilobulado a la glándula. Esta incisura, de sólo 1,5 mm de largo, poco profunda en sentido anteroposterior, era más visible por su superficie externa. El interior de la glándula es unicameral. (Fig. 1).


Figs. 1a y 1b. Glándulas accesorias del aparato genital del conejo macho. 1. Glándula vesicular; 2. Propróstata; 3. Próstata; 4. Glándula bulbouretral; 5. Parapróstata; 6. Conductos deferentes; 7. Uretra. En Fig. 1b se han separado las estructuras.
Figs. 1c,d y e. Glándula vesicular del conejo:
c. Vista lateral.
d. Vista dorsal.
e. Vista ventral.

La pared ventral de la glándula vesicular era fina, dividida externamente por una pequeña cresta mediana en cuyos lados presentaba una depresión, producto de la impresión y relación estrecha con las dos ampollas de los conductos deferentes, las cuales comprimen a la glándula vesicular. Al término de la parte caudal de la glándula vesicular, los conductos deferentes, de menor diámetro que en las porciones funicular y abdominopélvica, penetraban y atravesaban la pared ventral de la glándula vesicular. Los dos conductos deferentes hacían protrusión dentro de la cavidad vesicular, formando dos papilas más o menos visibles en la pared interna de la glándula.

La pared dorsal de la glándula vesicular en su parte craneal (globosa), se relacionaba con la parte terminal del colon y con el recto. La parte más inferior de sus paredes laterales se relacionaban estrechamente con las parapróstatas.

La propróstata, al comprimir la glándula vesicular a nivel de su parte caudal, determina que la parte globosa presente una cara caudal, la cual se relacionaba estrechamente con la cara craneal de la propróstata.

La parte caudal de la glándula vesicular, presentaba una cara dorsal que se relacionaba estrechamente con la propróstata, siendo por tanto, la superficie similar a esta última. Esta parte de la glándula vesicular aplanada dorsoventralmente, se estrechaba caudalmente adquiriendo un aspecto infundibi-liforme, en cuyo extremo distal formaba el conducto eyacula-torio. Este conducto, de diámetro muy pequeño, tenía una longitud de, aproximadamente, 2,3 mm y era de localización mediana. Se abría en su extremo distal en la uretra, prácticamente dividido y próximo a la parte más sobresaliente del colículo seminal. La pared de esta región era fina y estaba estrechamente relacionada con la parte caudal de la propróstata.

Externamente, la glándula vesicular presentaba numerosos vasos sanguíneos, los cuales por transparencia se visualizaban en su pared, especialmente en la región dorsal.

Histológicamente, la glándula vesicular fue analizada en tres partes: craneal, media ( a nivel de la cara craneal de la propróstata) y caudal.

La parte craneal de la glándula vesicular, presentaba una gruesa pared muscular, cuyas fibras se organizaban en fascículos separados por tejido conjuntivo constituido, principalmente, por fibras colágenas y vasos de pequeño calibre. Las fibras musculares de estos fascículos se distribuían irregularmente sin formar capas definidas.

La capa mucosa de la parte craneal de la glándula era bien desarrollada, con una lámina propia muy irrigada, rica en fibras colágenas y algunas fibras musculares lisas. Esta capa formaba proyecciones digitiformes o arborizadas hacia el lumen, en las cuales se encontraban numerosas glándulas tapizadas por un epitelio columnar bajo o simple cúbico (Fig. 2). Además observamos fibras reticulares, presentes en las capas muscular y mucosa, en especial en esta última rodeando el epitelio glandular (Fig. 3). Entre ambas capas, observamos una pequeña banda constituida, principalmente, por fibras colágenas y elásticas (Fig. 4).


Fig. 2 Parte craneal. Se observan proyecciones digitiformes de la capa mucosa conteniendo numerosas glándulas y una lámina propia rica en fibras colágenas (color rojo). La capa muscular de pared gruesa presenta fascículos cuyas fibras se distribuyen irregularmente. Coloración de Verhoeff para fibras elásticas (100X).
Fig. 3 Parte craneal. Fibras reticulares (café oscuro) distribuidas en ambas capas, principalmente rodeando el epitelio glandular. Impregnación de plata para fibras reticulares (400X).
Fig. 4 Parte craneal. Banda de fibras colágenas (color rojo) y elásticas (color negro) presentes entre la capa mucosa y capa muscular. Coloración de Verhoeff para fibras elásticas (400X).

En la parte media, existían diferencias en sus paredes, en cuanto a grosor. En las paredes laterales de la glándula vesicular la capa muscular era más gruesa, llegando a desaparecer en la pared ventral, observándose en esta pared sólo algunas fibras colágenas y musculares lisas en la cual descansaba la capa mucosa. No se observó una banda de fibras elásticas y colágenas entre ambas capas y la fibras reticulares se distribuían en forma similar a la parte craneal en el epitelio glandular. En cuanto a la mucosa, también era más desarrollada en sus paredes laterales, con proyecciones digitiformes que se hacían cada vez menores hacia la pared ventral (Fig. 5). Además, se observó, una gran cavidad central con productos de secreción y espermatozoides.


Fig. 5 Parte media. Proyecciones digitiformes hacia el lumen de la capa mucosa en la pared lateral y ventral de la glándula vesicular. Se observa además epitelio secretor de la glándula propróstata. Van Gieson (100X).

La parte caudal de la glándula vesicular, presentaba paredes de menor grosor, con una capa mucosa poco desarrollada y con menor cantidad de glándulas. La capa muscular poseía pocas fibras musculares lisas y tejido conjuntivo formado, principalmente, por fibras colágenas. En la cavidad central fue posible observar los espermatozoides aglutinados junto al producto de secreción (Fig. 6).


Fig. 6 Parte caudal. Se observa una capa mucosa poco desarrollada la cual descansa sobre unas pocas fibras musculares lisas y tejido conjuntivo. Reacción positiva leve para mucinas ácidas sulfatadas (color azul) distribuida en la zona apical del epitelio glandular. Tinción AA al 1%, pH 0,4 (600X).

La histoquímica de la glándula vesicular del conejo Oryctolagus cuniculus reveló negatividad para PAS y PAS- diastasa, en toda la glándula. Sin embargo, se observó una reacción positiva para mucinas ácidas no sulfatadas y en menor intensidad para mucinas ácidas sulfatadas, tanto en el extremo apical del epitelio glandular, como en el interior las glándulas. La positividad a las mucinas ácidas fue mayor en la parte craneal, destacándose que la reacción no era homogénea en todo el epitelio glandular, existiendo, por tanto, zonas negativas (Fig. 7).


Fig. 7 Parte craneal. Reacción positiva para mucinas ácidas no sulfatadas (color azul) distribuida principalmente en la zona apical del epitelio glandular. Tinción AA al 1%, pH 2,5 (600X).

DISCUSIÓN

La glándula vesicular del conejo Oryctolagus cuniculus puede ser homologada a las vesículas seminales de otros mamíferos, incluido el Hombre. En este último, las vesículas seminales son dos, compuestas por túbulos tortuosos, lobulados, revestidos de un epitelio secretor de un material mucoide rico en fructosa, ácido cítrico y otras sustancias nutritivas, así como grandes cantidades de prostaglandinas y fibrinógeno (Guyton & Hall, 1997). En los roedores, las vesículas seminales también son pares. En ratas adultas, se encuentran distal a la ampolla del conducto deferente, secretando su contenido a través de los conductos eyaculadores en el piso de la uretra, próximo al colículo seminal. Sin embargo, algunos animales no presentan conductos eyaculatorios y las vesículas seminales secretan directamente en la uretra pélvica (Price et al., 1961).

En el conejo Oryctolagus cuniculus, la glándula vesicular es globosa cranealmente y aplanada caudalmente, no es un conducto tortuoso y enrollado sobre sí mismo y no emite divertículos irregulares, como ocurre en el Hombre (Williams et al., 1995). La glándula vesicular presenta dos partes anatómicamente distintas: craneal y caudal. La parte craneal es globosa presenta seis caras y la parte caudal, aplanada por la propróstata y por las ampollas deferenciales, presenta sólo dos caras y dos bordes laterales.

En el Hombre, las vesículas seminales se extienden hasta la base de la próstata y al lado del margen medial de cada una de ellas, corre la ampolla del conducto deferente. Por presentar el conejo un complejo prostático, la relación más íntima la establece con la propróstata, la cual comprime a la glándula a nivel de su parte caudal, lo que determina, junto con las ampollas de los conductos deferentes, que la parte globosa de la glándula adquiera la forma de un embudo aplanado ventrodorsalmente.

Los dos conductos deferentes en el conejo Oryctolagus cuniculus hacían protrusión dentro de la cavidad vesicular y esta última en el extremo distal formaba el conducto eyaculador; en cambio en el Hombre y en otros mamíferos, los conductos deferentes se unen a las vesículas seminales para formar los conductos eyaculadores.

La forma de la glándula vesicular en el conejo está influenciada por la cantidad de líquido y por las estructuras adyacentes; en cambio en el Hombre la forma de ella está determinada por una densa vaina fibromuscular que la envuelve.

Histológicamente, las vesículas seminales en mamíferos también presentan diferencias. En humanos, la mor
fología de su epitelio, que es muy variable, depende de la edad y del estado fisiológico del individuo. Sin embargo, lo más común es que se encuentre seudoestratificado y constituido por una hilera de células basales redondas y una hilera de células cilíndricas más grandes. La capa media muscular se dispone en dos camadas, circular interna y longitudinal externa, la cual se encuentra rodeada por una capa externa areolar (Ninomiya et al., 1995).

En ratas y hamster el epitelio glandular es columnar simple conteniendo, ocasionalmente, células basales, las cuales descansan sobre una delgada membrana basal (Lyman & Dempsey, 1951; Melampy & Cavazos, 1953). El epitelio de las vesículas seminales de ratones es pseudoestratificado al igual que en humanos, conteniendo células secretoras columnares y una pocas células basales (Deane & Porter, 1960).

Las diferencias señaladas anteriormente, se pueden observar incluso en animales de la misma especie. En el conejo adulto (Sylvilagus floridanus) las vesículas seminales son menos desarrolladas presentándose en par o en forma única, no siendo evidentes en una disección grosera. Esto se puede deber al origen ontogenético de la glándula, producto de la fusión de una parte del conducto deferente (Elchlepp y Carr), comprobado en nuestro estudio por la presencia de una incisura mediana, la cual denotaría el vestigio antimérico de la glándula.

Histológicamente, se observan pequeños túbulos con un epitelio columnar simple, el cual, ocasionalmente, puede formar paquetes de células secretoras en su pared ventral (Elchlepp). Lo observado anteriormente, contrasta con la glándula vesicular del conejo Oryctolagus cuniculus, cuya cavidad es única y de mayor tamaño. Esta cavidad central se encuentra llena de líquido y con algunos espermatozoides, cubierta por un epitelio simple columnar bajo y a diferencia de las vesículas seminales del Hombre, las fibras de la capa muscular no estaban ordenadas por capas.

La secreción de la glándula vesicular en el conejo, no ha sido del todo estudiada. Eltohamy & Younis en 1991, determinaron el efecto que causa el déficit de zinc en la composición bioquímica de la glándula vesicular. Observaron inhibición en la función de ella, produciendo disminución de los niveles de fosfatasas alcalina y ácida, ácidos siálico y cítrico, entre otras sustancias. En nuestro estudio, la histoquímica reveló la presencia de mucinas ácidas sulfatadas y no sulfatadas, sin embargo, la tinción para glucógeno y mucinas neutras fue negativa.


DEL SOL, M. & VÁSQUEZ, B. Mesoscopy and histology of the vesicular gland in the (Oryctolagus cuniculus). Int. J. Morphol., 21(4):325-330, 2003.

SUMMARY: The objective of this study was to find out more details about the vesicular gland of the rabbit (Oryctolagus cuniculus) to later proceed with their morphofunctional studies.

12 male clinically healthy rabbits (Oryctolagus cuniculus) were used and kept in the Biotery of the Faculty of Medicine of the Universidad de la Frontera, Temuco, Chile. The rabbits were slaughtered and their body weight was recorded, the pelvic region was dissected, removing in block the anatomic components of the urogenital system, later isolating the vesicular gland from the nearly glands. The samples were fixed in buffered formalin and processed for their inclusion in paraplast. Serialized cuts of 4µ thick were performed, which were stained for their histological and histochemical studies. For morphological analysis and for the photographs a Carl Zeiss Axiolab with MC 80 DX microscope was used.

The results showed that the male rabbit (Oryctolagus cuniculus) vesicular gland presented an irregular shape, cranially globed and caudally. The vesicular gland was variable size and volume according to the specimen and the dilation due to the presence of liquid in the inner side. The dorsal wall of the gland in its craneal part is related to the ending part of the colon and rectum. The caudal part is related to the proprostate and it forms the ejaculatory duct in its distal end. The ventral wall is connected with the ampulla of the deferent duct.

The histochemical study shoed that the vesicular gland was made up of a muscular layer with muscular smooth fibers irregularly organized and a mucous layer with an own sheet rich in colagenous fibers and blood vessels on which the simple low to cubic column gland epithelium rests. Histochemistry revealed the presence of sulfate and non sulfate acid mucines mainly in the apex zone of the gland cells and towards the lumen of each gland. No presence of glucogen nor of neutral mucines was observed.

KEY WORDS: 1. Vesicular gland; 2. Morphology; 3. Rabbit.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Carr, E. B. The vesicula seminalis of the rabbit. Proc. Zool. Soc. London (J. Zool.), 124: 675-83, 1954.         [ Links ]

Deane, H. W. & Porter, K. R. A comparative study of cytoplasmic basophilia and the population density of ribosomes in the secretory cells of mouse seminal vesicle. Z. Zellforsch. Mikroskop. Anat., 52:697-711, 1960.         [ Links ]

Elchlepp, J. C. The urogenital organs of the cottontail rabbit (Sylvilangus floridanus). J. Morph., 91:169-98, 1952.         [ Links ]

Eltohamy, M. M. & Younis M. Response of testes, epididymis, and seminal vesicle of rabbits to zinc deficiency. Arch. Exp. Veterinar. med, 45(1):155-60, 1991.         [ Links ]

Guyton, A. C. & May, J. E. Tratado de fisiología médica. 9. ed. México, Mcgraw-Hill Interamericana, 1997.         [ Links ]

Holtz, W. & Foote, R. H. The anatomy of the reproductive system in male Dutch rabbits (Oryctolagus cuniculus) with special emphasis on the accessory sex glands. J. Morphol., 158(1):1-20, 1978.         [ Links ]

Jost, A. Etude d' embryologie et de physiologie genitales chez le lapin. Ann. d' endocrim., 4: 221-38, 1943.         [ Links ]

Lyman, C. & Dempsey, E. The effect of testosterone on the seminal vesicle of castrated, hibernating hamsters. Endocrinology, 49:647-51, 1951.         [ Links ]

Melampy, R. M. & Cavazos, L.F. Effects of testosterone propinate on histochemical reactions of rat seminal vesicles. Endocrinology, 52:173-87, 1953.         [ Links ]

Ninomiya, J. G.; De Coronado, I. Z. P. & Aguilar, R. Fisiología Humana, endocrinología y metabolismo. Santa Fé de Bogotá, El manual moderno, 1995. pp 313-4.         [ Links ]

Oudemans, J.T. Die accessorischen Geschlechtsdrüsen der Säugetiere, Haarlem, 1892.         [ Links ]

Price, D. & Williams-Ashman, H.G. The accessory reproductive glans of mammals. In: Sex and Internal Secretions (3 ed.), edited by W. C. Young Baltimore: Williams & Wilkins, chapt. 6, pp. 366-488, 1961.         [ Links ]

Rauther, M. Ueber den Genitalpparat einiger Nager und Isektivoren, insbesondere die akzessorischen Genitaldrüsen derselbe. Jen. Z. Naturwissensch., 38:377-472, 1904.         [ Links ]

Vásquez, B. & del Sol, M. Complejo prostático en el conejo (Oryctolagus cuniculus). Rev. chil. anat., 20 (2):175-80, 2002.         [ Links ]

Williams, P. L.; Warwick, R.; Dyson, M. & Bannister, L. H. Gray Anatomía. 37 ed. Guanabara Koogan, Rio de janeiro, 1995.         [ Links ]

Dirección para correspondencia
Prof. Dr. Mariano del Sol
Facultad de Medicina
Universidad de La Frontera
Casilla 54-D
Temuco - CHILE

Recibido : 28-09-2003
Aceptado: 25-11-2003


Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera, Chile.

Proyecto DIDUFRO 130203, Universidad de La Frontera, Chile - Programa Magíster en Ciencias, Mención Morfología.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License