SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número4Hamartoma mioide, serie de casos y revisión de la literatura índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de radiología

versión On-line ISSN 0717-9308

Rev. chil. radiol. vol.22 no.4 Santiago  2016

http://dx.doi.org/10.1016/j.rchira.2016.11.003 

Signo radiológico

El signo de la seta en la coalición talonavicular

Mushroom sign in the talonavicular coalition

 

Lionel Suazo Rojas * , Rodrigo Palma Ceppi

Centro de Imagenología, Hospital Clínico Universidad de Chile, Santiago, Chile. lionel.suazo@gmail.com

Dirección para Correspondencia


Abstract: The talonavicular coalition is a rare congenital anomaly of the foot, often associated with other malformations. Unlike other coalitions, most patients are asymptomatic and do not require surgery. The authors describe two cases of patients with talonavicular coalition, one bilateral and the other unilateral associated with other malformations. The sign of the mushroom is presented as a practical way to diagnose talonavicular coalition on a standing anteroposterior radiograph, in which the contours of the bone fusion mimic the shape of a mushroom. This sign will help radiologists in the proper diagnosis of this rare coalition.

Keywords: Coalition. Talonavicular coalition. Tarsal coalition.


Resumen: La coalición talonavicular es una anomalía congénita poco frecuente del pie, a menudo asociada a otras malformaciones. A diferencia de otras coaliciones, la mayoría de los pacientes son asintomáticos, y no requieren cirugía. Los autores describen 2 casos de pacientes con coalición talonavicular, uno bilateral y el otro unilateral, asociados a otras malformaciones. Presentamos el signo de la seta como una práctica manera de diagnosticar la coalición talonavicular en proyección anteroposterior del pie, en el cual los contornos de la fusión ósea remedan la forma de un hongo. Este signo será de ayuda a los radiólogos para el adecuado diagnóstico de esta rara coalición.

Palabras clave: Coalición. Coalición talonavicular. Coalición tarsal.


 

Introducción

La coalición talonavicular es una anomalía congénita rara del pie, encontrándose entre las menos frecuentes y con menos reportes en la literatura1. Se ha planteado que puede heredarse de forma autosómica dominante o recesiva, por distintos autores2,3, y que frecuentemente se asocia a otras anomalías en el mismo pie, en el contralateral, en ambos o en las manos como por ejemplo sinfalangismo, clinodactilia, el primer ortejo más corto que el segundo, pie cavo, coalición calcaneonavicular, coalición talocalcánea, etc.3–10.

Los pacientes con coalición talonavicular suelen ser asintomáticos5. Si hay síntomas pueden presentar un dolor de inicio agudo del mediopié después de una lesión menor o de uso excesivo3.

 

Material y métodos

Presentamos 2 casos de coalición ósea talonavicular. El primer caso con coalición talonavicular unilateral asociada a ausencia del quinto metatarsiano y sus falanges (figs. 1-2), y el segundo caso con coalición talonavicular bilateral, sin otras malformaciones asociadas (fig. 3). Ambos pacientes presentan el signo de la seta, en la proyección anteroposterior del pie, que se identifica al seguir los contornos de la fusión ósea del hueso escafoides con el astrágalo, remedando la forma de un hongo o champiñón (fig. 4). En la proyección lateral se confirma la coalición talonavicular al identificar pérdida de la línea articular astrágalo-escafoidea a nivel de la articulación de Chopart (fig. 5).

Figura 1. Coalición talonavicular unilateral con ausencia del quinto rayo asociada. Proyección anteroposterior del pie (a), que muestra fusión ósea entre los huesos navicular y astrágalo, junto a la ausencia del quinto metatarsiano y falanges ipsilaterales. Proyección lateral del pie (b).

Figura 2. a y b) Coalición talonavicular unilateral. Imágenes de la RM en secuencias T1 sagital y coronal, que muestran unión ósea astrágalo-navicular.

Figura 3. Coalición talonavicular bilateral. Proyección anteroposterior de los pies (a) y laterales (b y c), que muestra fusión ósea entre los huesos navicular y astrágalo.

Figura 4. a y b) Signo de la Seta en la coalición talonavicular, en proyección anteroposterior del pie. Al seguir los contornos de la fusión ósea entre los huesos navicular y astrágalo se obtiene una imagen que remeda la forma de una seta.

Figura 5. Proyección lateral del pie, que muestra pérdida de la línea articular astrágalo escafoidea a nivel de la articulación de Chopart (a la derecha se observa una línea negra en el lugar habitual en que identificamos la articulación astrágalo escafoidea en esta proyección).

 

Discusión

El primer caso de coalición talonavicular fue descrito por Anderson en 18795, el que era bilateral. Entre otros autores, Challis5 encontró una asociación entre la coalición talonavicular y anomalías del 5.° ortejo como sinfalangismo y clinodactilia, solo en uno de sus pacientes, que tenían además un hueso navicular accesorio, tenía dolor. Zeide et al.3, sugirieron un modo de herencia recesiva, y todos sus pacientes tenían el primer ortejo más corto que el segundo. Otros autores han informado que a menudo es bilateral, familiar, y asintomática6. Doyle y Kumar presentaron los casos de 3 pacientes con coalición talonavicular, cuya queja principal fue dolor del mediopié, no causada por un evento traumático o uso excesivo. Aparte de tener un ortejo mayor más corto que el segundo ortejo, estos pacientes no tenían otras anomalías ortopédicas ni antecedentes familiares de una coalición tarsal conocida4.

La mayoría de los informes en la literatura sobre la coalición talonavicular no solo confirman que los pacientes son asintomáticos y tienen un familiar con la anomalía, sino que también indican que tienen otras anormalidades ortopédicas en las manos, los pies y los tobillos.

A diferencia de los niños, con coaliciones astragalocalcáneas y calcaneonaviculares, que a menudo requieren cirugía para el alivio de los síntomas, los pacientes con coaliciones talonaviculares sintomáticos respondieron bien al tratamiento no quirúrgico para la resolución del dolor11,12. Los médicos que tratan a niños con dolor en la parte media del pie, deben considerar el diagnóstico de la coalición talonavicular como una de las causas de dolor. El estudio inicial con radiografías simples, más el conocimiento por parte de radiólogos y tratantes de los signos radiológicos clásicos y del signo de la seta que presentamos en esta publicación, nos orientarán a plantear este diagnóstico poco frecuente.

 

Responsabilidades éticas

Protección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

 

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

 

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

 

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses

 

Bibliografía

1. David D.R., Clark N.E., Bier J.A. Congenital talonavicular coalition. Review of the literature, case report, and orthotic management. J Am Podiatr Med Assoc 1998; 88: 223-227.         [ Links ]

2. Vincent K.A. Tarsal coalition and painful flatfoot. J Am Acad Orthop Surg 1998; 6: 274-281.         [ Links ]

3. Zeide M.S., Wiesel S.W., Terry R.L. Talonavicular coalition. Clin Orthop Relat Res 1977; 126: 225-227.         [ Links ]

4. Doyle S.M., Kumar S.J. Symptomatic talonavicular coalition. J Pediatr Orthop 1999; 19: 508-510.         [ Links ]

5. Challis J. Hereditary transmission of talonavicular coalition in association with anomaly of the little finger. J Bone Jt Surg 1974; 56: 1273-1276.         [ Links ]

6. Stormont D.M., Peterson H.A. The relative incidence of tarsal coalition. Clin Orthop Relat Res 1983; 28-36.         [ Links ]

7. Mosier K.M., Asher M. Tarsal coalitions and peroneal spastic flat foot. A review. J Bone Jt Surg 1984; 66: 976-984.         [ Links ]

8. Migues A., Slullitel G.A., Suárez E., Galán H.L. Case reports: Symptomatic bilateral talonavicular coalition. Clin Orthop Relat Res 2009; 467: 288-292.         [ Links ]

9. Bryson D., Uzoigwe C.E., Bhagat S.B., Menon D.K. Complete bony coalition of the talus and navicular: Decades of discomfort. BMJ Case Rep 2011; 2011.         [ Links ]

10. Kembhavi R.S., James B. A rare combination of ipsilateral partial talocalcaneal and talonavicular coalition. J Clin Diagn Res 2015; 9.         [ Links ]

11. Blockey N.J. Peroneal spastic flat foot. Bone Joint J 1955; 37-B: 191-202.         [ Links ]

12. González P., Kumar S.J. Calcaneonavicular coalition treated by resection and interposition of the extensor digitorum brevis muscle. J Bone Jt Surg 1990; 72: 71-77.         [ Links ]


Correspondencia: * Lionel Suazo Rojas

Recibido el 7 de mayo de 2016. Aceptado el 17 de noviembre de 2016.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons