SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.49 número4La demencia, una amenaza inminenteAdaptación y validación de la Entrevista de Carga familiar Objetiva y Subjetiva (ECFOS) en población chilena índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. vol.49 no.4 Santiago dic. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272011000400002 

REV CHIL NEURO-PSIQUIAT 2011; 49 (4): 315-319

EDITORIAL

NOMBRAMIENTO MAESTRO DE LA PSIQUIATRÍA CHILENA - PUCÓN, CHILE 2011

Appointment of Master in the Chilean Psychiatry - Pucón, Chile, 2011.

 

Acerca de Hernán Silva Ibarra
Presentación del Dr. Hernán Silva Ibarra en la Ceremonia Oficial SONEPSYN de Maestro de la Psiquiatría


 

Si hubiese que contar la historia de un hombre llamado Hernán Silva Ibarra, quizás pudiese ser apropiado remitirse a una secuencia de fotografías como la que tenemos enfrente de nosotros en esta ceremonia, y seguir lo que los cuadros van diciendo, de manera implícita o también abierta y explícita. Uno, siguiendo la secuencia, debiera decir: "Esta es la historia de un hombre ilustre que nació en Rancagua, hijo de Hernán y Rosa, que fundó junto a Sonia una hermosa familia, y que hizo una carrera académica brillante, que condujo a que sus pares le consideraran un Maestro y le otorgaran esa distinción a través de la Sociedad Científica más importante de su país en el área de su especialidad, Sonepsyn. Contribuyó a formar a decenas y quizás centenas de excelentes psiquiatras y dejó un legado de brillantez, honestidad y de una singular nobleza". Y a pesar de la exactitud, lo dicho sería enteramente inexacto pues quedaría fuera de la descripción una serie de hechos que son esenciales para comprender por qué nos encontramos reunidos aquí en esta noche estrellada.

Tal vez se podría decir: "Esta es la historia de un hombre que dedicó la vida a hacer el bien, a formar los espíritus más jóvenes en la senda de la verdad y la generosidad, del rigor del pensamiento y de la flexibilidad suficiente para mantener la mente abierta a lo nuevo y lo que sale de la norma. Su perenne entrega le valió el nombramiento de Maestro, con el cual se le conoció hasta el fin de sus días". Y probablemente continuaría siendo una historia inexacta, a pesar de su entera exactitud.

Así es que intentaremos decir la historia de un hombre llamado Hernán Silva Ibarra siguiendo directamente lo que las fotografías, la secuencia de diapositivas que guía esta ceremonia, quiera decir.

El Médico Hernán Silva

Nació en la ciudad de Rancagua el 1 de Julio de 1949. Sus padres fueron Hernán Silva Miranda y Rosa Ibarra Pérez. Fue hijo único. Las diapositivas muestran a un niño feliz y ordenado, de ojos serenos y brillantes. Estudió la básica (en esos años preparatorias) en el Rancagua College y completó sus estudios en Santiago, en el Instituto Nacional. En las diapositivas de su graduación se ve al Presidente de la República de la época, Don Eduardo Frei Montalva, asistiendo al acto, y también que el profesor que entrega el diploma es el Sr. Larach, profesor de Biología y padre de una distinguida psiquiatra y amiga de Hernán Silva. Ingresó a la carrera de Medicina en la Universidad Católica, donde se recibió de Médico Cirujano en 1975. Ejerció un año como médico general de zona en la ciudad de Santa Cruz, en la VI Región, desde donde postuló y ganó la Beca de Psiquiatría de la Universidad Católica, la cual llevó a cabo en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile con Armando Roa. Además de la Beca de Psiquiatría hizo posteriormente un postgrado en la Universidad Complutense de Madrid y también, con una beca de Sonepsyn, una estadía en la Clínica Mayo en Rochester, USA.

Se quedó en la Clínica Psiquiátrica Universitaria hasta hoy. Durante algunos años fue docente también en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, pero luego se dedicó sólo a la Universidad de Chile. Las imágenes que siguen en la secuencia muestran a un joven Hernán Silva junto a compañeros de trabajo y de generación, entre otros Rodrigo Labarca, Marco de la Parra, Julio Pallavicini, Pedro Eva, Angélica Montenegro y quien terminaría siendo su Musa, Sonia Jeréz.

Su carrera académica culminó hace unos años con el nombramiento de Profesor Titular de Psiquiatría de la Universidad de Chile, nombramiento realizado con absoluta unanimidad de la Comisión. Esta carrera ha transcurrido básicamente en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Chile, en los pabellones de internación, en el Hospital Diurno, y en la Unidad de Trastornos de Personalidad. Entre 1995 y 2002 fue el Director de ese Departamento y en la actualidad está dedicado preferencialmente a la investigación y a la educación de postgrado. En la siguiente diapositiva lo vemos en una imagen con su maestro, Armando Roa, y con quien fuese Director del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, el Neurólogo Guillermo Brinck hijo, una muestra de su dedicación al cargo de Director. El Dr. Silva ha tenido destacada participación en un sinnúmero de Congresos y actividades profesionales, algunas de las cuales vemos reflejadas en las fotografías que siguen, y hoy por hoy continúa su prolífica actividad societaria como miembro de destacadas sociedades científicas como las que reseñamos en otro cuadro de la secuencia.

El Investigador Hernán Silva

Es interesantísimo estudiar al científico Hernán Silva. El científico Hernán Silva ha sido eje fundamental de 13 proyectos científicos concursados y financiados, que se muestran en las diapositivas. En estos proyectos se ve la historia de un hombre que partió pensando en los determinantes de la psicosis y el delirio, que conoció con detalle la neurobiología de estas afecciones, que después se interesó por la neurobiología de dolencias contiguas a la psicosis pero a horcajadas de la normalidad, los trastornos limítrofes, y que en la actualidad intenta ir al fondo último de la neurobiología buscando respuestas en la actividad o inactividad de los genes. O sea, la historia de un hombre que, armado sólo con su inteligencia, busca denodadamente conocer los principios más fundamentales que determinan la realidad perceptible.

Toda esta línea, más que de pensamiento, del movimiento de un espíritu profundamente curioso e inquieto, le ha llevado a producir lo que ustedes pueden ver a continuación:

- 114 artículos en revistas nacionales, 81 como primer autor.
25 artículos en revistas extranjeras, 14 como primer autor.

- 38 capítulos de libros nacionales, 30 como primer autor.

- 8 capítulos de libros extranjeros, primer autor en 7.
- Editor de 11 libros, primer editor en 8.

Hoy, es miembro de los comités editoriales de una serie de revistas y publicaciones de gran nivel. Su participación en estos comités constituye un verdadero honor para la psiquiatría chilena.

Hernán

Quienes tienen en suerte conocer a Hernán saben de su cordialidad que va muchísimo más allá de la mera cortesía, y que refleja una genuina generosidad y nobleza del alma. Habría que hablar de un hombre agradable, que sabe hacer sentir a gusto a quienes comparten con él. En las diapositivas siguientes se le ve departiendo con amigos, gozando de cosas sencillas y del sencillo disfrutar del ocio. En otra diapositiva se le ve por ejemplo en compañía de los jóvenes Enrique Jadresic, Andrés Heerlein y de un coterráneo suyo, que en esta noche estrellada tiene el honor de contar esta historia, alrededor de una mesa o en una calle cualquiera en algún lugar del ancho mundo. Hernán Silva, el hombre, es una joya que quienes le rodean, saben admirar y estimar como se hace con aquellos espíritus que muy de tarde en tarde se suelen aparecer por la faz de la tierra y que vienen básicamente a fertilizar y hacer crecer la vida.

A propósito de ello, volvamos a la Musa. Con la inefable y profunda Sonia Jeréz se casaron en 1982.

Se parecen en muchos aspectos. Han hecho juntos gran parte de su carrera académica y han publicado numerosos artículos y capítulos en comunidad. Quizás sea por ello que fundaron un hogar en el cual los valores de la honestidad, la sencillez, la austeridad y el respeto a la singularidad del otro, son los valores esenciales que han transmitido a sus bellos hijos, Catalina, de 26, Rodrigo, de 24, y Eduardo, de 22. Sonia ha sido elegida casi cada año como la mejor docente por los becados que han culminado su formación en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile, y trabaja junto a su gran y querido Hernán no tan sólo en la academia sino también cada uno de los días de Dios que les toca compartir.

Debería terminar esta historia diciendo: "Y fueron felices y comieron perdices", o bien: "y así fueron los hermosos días de un hombre singular" al modo de las mitologías, o bien "dejó una estela de conocimiento y sabiduría" pero hay un problema. El Dr. Hernán Silva Ibarra y su espíritu inquieto y curioso están plenos de energía y vigor, de modo que lo más probable es que esta historia continúe escribiéndose aún por largo tiempo más, y no

solamente con sonrientes recuerdos y memorias, sino con proyectos y luchas por hacer. Hernán está ahora iniciando, junto con otros investigadores, un núcleo Milenio, un núcleo de investigación de altísimo nivel en el cual tiene participación esencial y del cual seguramente saldrá una miríada de proyectos y tareas por realizar. Hernán está contribuyendo a desarrollar el postgrado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, donde hay programas de magíster y doctorado que están en evolución. Hernán tiene proyectos de trabajo con investigadores jóvenes que han salido a los mejores centros extranjeros para recibir formación y volver a nuestro país a fertilizar lo bueno que hay. Hernán, Hernán, Hernán

De manera que por esta vez no tenemos el ingente trabajo de cerrar la historia, cuestión que aquellos que saben escribir consideran casi de lo más difícil en aquel oficio. Quedaremos con una historia en progreso de la cual queda pendiente el final. Tan sólo una última anotación. Gracias Hernán, gracias querido Hernán, y desde ahora, gracias, Maestro de la Psiquiatría Chilena Profesor Doctor Hernán Silva Ibarra.

Luis Risco Neira

Palabras de agradecimiento.

Words of acknowledgement

Deseo agradecer a la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía por otorgarme esta tan alta distinción. Tal como se lo expresara al Presidente de la Sociedad al comunicarme la nominación, la considero una demostración de generosidad que me alienta a esforzarme cada vez más para llegar a ser verdaderamente merecedor de ella.

Deseo agradecer a mi familia, a mi esposa Sonia y a mis hijos Catalina, Rodrigo y Eduardo por su amor y por su comprensión por el tiempo que he dedicado a las labores académicas, muchas veces en desmedro de la vida familiar.

También quiero agradecer a mis compañeros y amigos de la Clínica Psiquiátrica Universitaria, de SONEPSYN, de la Sociedad de Psiquiatría Biológica y de otras instituciones, con quienes hemos compartido esfuerzos por elevar cada vez más el nivel de la psiquiatría en nuestro medio.

El recibir una distinción de este tipo necesariamente lleva a analizar la propia trayectoria de vida. Al hacerlo resulta claro en qué medida uno es producto de su época, de su medio y de la influencia de algunas personas que dejan huella en la historia personal.

Son muchas las personas a quienes quisiera expresar mi gratitud en esta ocasión, pero correría el riesgo de olvidar injustamente a alguna, o me extendería en demasía. Por lo tanto, quiero personalizar mi agradecimiento en dos personas que ya no se encuentran con nosotros y que, de maneras distintas, marcaron mi desarrollo personal y académico.

En primer término deseo hacer un reconocimiento al Profesor Armando Roa. Tuve el privilegio de ser su alumno cuando cursaba mis estudios de Medicina en la Universidad Católica y luego como becado de esa misma universidad en la Clínica Psiquiátrica Universitaria. Quienes nos formamos con el Dr. Roa aprendimos no sólo una aproximación clínica de gran rigor y sutileza, sino que él nos enseñó a asombrarnos ante el insondable misterio del ser humano. En su enseñanza la consideración de los aspectos clínicos, psicopatológicos, culturales y espirituales de los pacientes daban paso al análisis de nuestra propia cultura y de nuestro papel en el mundo, a la luz del pensamiento de escritores o filósofos como Proust o Heidegger, por mencionar algunos de los que él más citaba. De él aprendimos el estudio en profundidad de los enfermos, haciendo realidad lo que Jaspers llama "la absorción penetrante en el caso individual, que enseña fenomenológicamente, a menudo, lo general respecto a incontables casos". Comprobamos que, efectivamente, procediendo de ese modo "se aprecia lo que es realmente desconocido por uno y se cae en fundado asombro. No hay ningún peligro de que ese asombro cese alguna vez".

La segunda persona a quien deseo recordar en esta oportunidad es a mi amigo, el bioquímico Ariel Gómez Galera. Ariel participó en muchas actividades docentes y de investigación con psiquiatras, neurólogos, neurocirujanos y clínicos interesados en el estudio del sistema nervioso. Sus vínculos con la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía fueron muy estrechos; participó activamente en el Grupo de Estudios de Enfermedades Extrapiramidales y en el Comité Chileno de Psiquiatría Biológica.

Ariel supo encarnar el ideal del investigador en ciencias básicas abierto a la clínica, el que permite el diálogo, la interacción y la integración entre disciplinas y eso lo conseguía naturalmente, sin aspavientos, por sus extraordinarias condiciones personales. Jamás presumía de sus conocimientos y, por el contrario, demostraba un profundo respeto por el saber de los demás. Tuvimos la suerte de compartir con él varios proyectos, como la creación de los primeros cursos de Psiquiatría Biológica y de Neuropsicofarmacología y el Programa de Magister en Neurociencias, entre otros. Conocerlo significó admirarlo y quererlo, gozar de su amistad fue un gran privilegio.

Como una prolongación del camino que hiciéramos con él surgió mi incorporación al Programa de Doctorado en Ciencias Médicas, el trabajo conjunto con diversos grupos de investigadores en ciencias básicas y mi actual participación en el Instituto de Ciencias Biomédicas (BNI), de la Iniciativa Científica Milenio.

Armando Roa y Ariel Gómez de algún modo representan el gran cambio que experimentó la psiquiatría a partir de la segunda mitad del siglo XX y que nos tocó vivir directamente: el paso desde una aproximación clínica de gran riqueza y profundidad, a otra influida por el enorme progreso de las neurociencias, el que -entre otras cosas- cambió radicalmente el tratamiento y el pronóstico de muchos trastornos mentales.

A nuestro juicio, un dilema de la psiquiatría actual es lograr compatibilizar el progreso de la investigación neurobiológica con una clínica y una psicopatología más fina. Y es que, en la búsqueda de clasificaciones de consenso, de lo objetivable y cuantificable se llegó a una encrucijada que era previsible. Hoy vemos que el progreso en la investigación neurobiológica de los trastornos mentales se ve obstaculizada por no poder correlacionar sus hallazgos con entidades clínicas mejor definidas. Ejemplos de esto son los frecuentes llamados a definir mejores "endofenotipos" en la investigación genética, o de revivir la depresión melancólica -antigua depresión endógena- en las clasificaciones actuales. Creemos que es el momento de volver a pensar en cultivar una clínica y una psicopatología más elaboradas. Y no se trata de revivir una psico-patología excesivamente especulativa y desligada de las neurociencias, sino que de volver a apreciar y cultivar el estudio clínico detallado y profundo de nuestros pacientes. Sólo de este modo podremos llegar a desarrollar una psiquiatría suficientementecomprensiva y explicativa (en el sentido en que emplea Jaspers dichos términos) acorde a los nuevos tiempos.

Por último, quisiera referirme a un lugar, la Clínica Psiquiátrica Universitaria. Habito allí (en el sentido de habitar de Heidegger) desde que asistía como alumno a las clases de Psiquiatría y de Antropología Médica y luego como becado y docente. Hace algunos días, en una reunión de camaradería con los integrantes de la institución -y a propósito de ella-, hice alusión a un texto de Robert Steiner sobre la idea de Europa, que traigo nuevamente aquí. Cuando Steiner trata de definir lo fundamental de Europa, pone en primer lugar los cafés. Efectivamente, en los cafés de París o de Viena nacieron el surrealismo, el psicoanálisis, el marxismo y otras grandes corrientes del pensamiento que han transformado nuestro mundo. La existencia de lugares en que se cultiva el pensamiento y el intercambio de opiniones, intereses e ideas, con maestros, compañeros o discípulos, es la base del progreso intelectual y espiritual de nuestra cultura. En nuestro medio ese papel lo cumple fundamentalmente la universidad. Hoy, cuando se discute la naturaleza y el papel que debe jugar esa institución en nuestro medio, me parece fundamental volver a reflexionar sobre el sentido de la universidad, tal como lo hicieran Newman, Ortega, Jaspers o Bello. Creo que hoy, más que nunca es necesario tener claro su papel como centro del saber, lugar de cultivo de la excelencia académica y del espíritu reflexivo y crítico.

Quiero terminar reiterando mi gratitud a mis maestros, compañeros y alumnos por todo lo que me han enseñado y a la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, por este reconocimiento.

Muchas gracias.

Profesor Hernán Silva Ibarra

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons