SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número1Conflicto de interés: una reflexión impostergable. Panel del comité editorial índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.42 n.1 Santiago ene. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272004000100001 

Rev Chil Neuro-Psiquiat 2004; 42(1): 7-8

EDITORIAL

 

Introducción al conflicto de intereses

Conflicts of Interest: an Introduction

 

Patricio Tagle

Editor Asociado de Neurocirugía


We have prompted a local discussion on the very timely issue of conflicts of interest in order to incorporate an official declaration into our publication. This editorial serves as a general introduction to the matter from the dynamics of communication. This issue of the journal also includes three articles on conflicts of interest based on the reflections of the Editorial Committee, the SONEPSYN Board, and the Ethical Council.

Key words: conflicts of interest, ethical conflicts, medical comunication


Desde los inicios de la humanidad, la comunicación entre los seres humanos ha sido esencial para su desarrollo. Es posible que en un comienzo, estuviera dirigida a establecer el bien común, para lo cual hayan sido suficientes algunos gestos o sonidos, de escasa complejidad que surgieron espontáneamente. Cuando las comunidades fueron creciendo y diversificándose, se hizo necesario transmitir elementos más complicados surgiendo el lenguaje. La evidente aptitud del lenguaje para comunicar las ideas, sentimientos, órdenes, ha constituido la base para la formación de los grupos, es decir el punto de partida de la sociedad y la cultura. Curiosamente en la medida que el hombre fue perfeccionando esta poderosa herramienta, y descubriendo otras, es decir civilizándose, el entendimiento entre los seres humanos se transformó un problema. La invención de la escritura en Mesopotamia o de los números en Súmer, junto con facilitar el intercambio de culturas, contribuyeron a destacar las diferencias entre los individuos desencadenando conflictos de poder. De tal modo, las confrontaciones bélicas o psicológicas han marcado la historia de la humanidad.

Podría argumentarse que hace algunos siglos, la lentitud con que se transmitía el conocimiento influyó en la incomprensión entre las personas. Es verdad, Isabel La Católica se demoró 6 meses en ser informada sobre el descubrimiento de América, con las consecuencias geopolíticas que ello pudiera significar. Sin embargo, en nuestro siglo, el avance de la tecnología permite que las noticias puedan ser difundidas en forma inmediata, a pesar de lo cual asistimos a desacuerdos que llevan a consecuencias desatrosas.

Algunos sostienen que la variabilidad genética de la especie humana es un factor extremadamente importante que impide una buena relación. Si así fuere, estaríamos condenados a no poder entendernos por el solo hecho de pensar en forma diferente, lo cual a mi juicio es la absoluta negación de la inteligencia. James F. Welles, en su interesante libro “The Story of Stupidity. A history of Western idiocy from the days of Greece to the moment you saw this Book” (1), desarrolla en forma amena las dificultades que han existido a través de la historia en las relaciones interpersonales, siendo una de sus conclusiones la tendencia a encasillarnos en modelos rígidos (religiosos, económicos, sociales) los cuales pasan a ser únicos e inmutables. El disentir no es posible, generando en los que están en la cima la peligrosa oportunidad del poder y para los que no lo están la envidia y la desconfianza.

Consciente del problema, la Asamblea General de Naciones Unidas en 1998 proclamó el año 2001 como el año del diálogo, señalando el secretario general Kofi Annan que “el diálogo... es una oportunidad para que las personas de diferentes culturas y tradiciones, sea que vivan en las antípodas o en la misma calle se conozcan mejor”.

Este concepto que parece tan obvio no es fácil llevarlo a la práctica. Desde la perspectiva de la actividad médica llama la atención la incapacidad que tenemos de intercambiar ideas en forma libre y auténtica. Algunas veces no nos atrevemos a criticar un determinado planteamiento por temor a dañar a nuestro interlocutor y en el otro extremo no nos detenemos a reflexionar sobre una opinión distinta sin considerarla una agresión. La tan socorrida “discusión con altura de miras” es excepcional y la mayor parte de las veces no es interesante y pasa desapercibida.

Es mi opinión que en nuestra Sociedad, la mayor parte de los problemas de relación interpersonal no existirían si intentáramos conocernos más profundamente a través del diálogo. Así como nuestras virtudes serían reconocidas y nuestras falencias comprendidas y quizás aceptadas. No tendríamos que estar certificando nuestra honestidad y buena voluntad contribuyendo naturalmente al bien común que fue el objetivo de nuestros primitivos antecesores.

Es en este contexto, de enaltecer la comunicación y la transparencia de las relaciones, con un sano supuesto de la vigencia de la honestidad y buena voluntad y en ausencia de un caso negativo particular que contamine el análisis, es que hemos creído propicio como comité editorial iniciar el intercambio de opiniones sobre el tema “conflicto de intereses” de plena y creciente actualidad en el ámbito editorial biomédico, incluso nacional (2, 3). En este número publicamos tres artículos al respecto desarrollados por el Comité Editorial de la Revista (4), Directorio de SONEPSYN (5) y Grupo de Trabajo de Ética de SONEPSYN (6).

 

Referencias

1. Welles JF, The Story of Stupidity. A history of Western idiocy from the days of Greece to the moment you saw this Book. Olympia Whashington Mt. Pleasant Press 1988. Disponible en URL: http://www.webroots.org/library/usahist/tsos-jw0.html        [ Links ]

2. Reyes H, Palma J, Andresen M. La importancia de declarar un conflicto de intereses en las revistas médicas. Rev Med Chil 2003; 131:7-9        [ Links ]

3. El conflicto de intereses en las revistas biomédicas. Rev Med Chil 2003; 131: 93-94        [ Links ]

4. Nogales-Gaete J, Tagle P, Godoy J, Heerlein A, Sanchez-Vega J, Ivanovic-Zuvic F, et al. Conflicto de interés: una reflexión impostergable. Panel del comité editorial. Rev Chil Neurop-Psiquiat 2004; 42: 9-21        [ Links ]

5. Jadresic E, Correa E. El conflicto de intereses en medicina: una preocupación de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (SONEPSYN). Rev Chil Neurop-Psiquiat 2004; 42: 22-28        [ Links ]

6. Ortiz-Pommier A. Conflicto de intereses en la relación clínica. Rev Chil Neurop-Psiquiat 2004; 42: 29-36        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons