SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 número2Trastorno de estrés post-traumático en niñosEstandarización del P.B.I. (Parental Bonding Instrument),versión adaptada a la población entre 16 y 64 años del Gran Santiago índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.39 n.2 Santiago abr. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272001000200004 

Rev Chil Neuro-Psiquiat 2001; 39(2): 121-131

ARTÍCULO ORIGINAL

 

Enseñanzas de la aplicación de un manual de psicoterapia dinámica para entrenar terapeutas inexpertos en un consultorio externo: resultados finales

Training Inexperienced Therapists in an Outpatient Clinic with a
Dynamic Psychotherapy Manual: Final Results

 

Guillermo De la Parra, Claudia Valdés, Rogelio Isla

Unidad de Psicoterapia Dinámica. "Instituto Psiquiátrico José Horwitz Barak"

Dirección para Correspondencia


With the aim of improving the quality of secondary care in psychotherapy at the outpatient clinic of the Instituto Psiquiátrico J. Horwitz B., inexperienced therapists underwent training with the Strupp and Binder's Dynamic Psychotherapy Manual. Eight therapists went through: 1) one year of general "pretraining", 2) eight theoretical seminars using the Manual and videotapes of therapy with experienced therapists, 3) supervision groups (with material and videos) and 4) therapy monitored by an external observer who was an inexperienced therapist him/herself. The Vanderbilt Negative Indicators Scale and the Therapeutic Strategy Scale were used to evaluate the learning process; the scales themselves were also used as a learning tool. Only 1/3 of the 27 assessed patients finished the 20-25 intended psychotherapy sessions. The patients' characteristics and progress, as well as the therapists' characteristics, the supervision and the learning process, were all assessed using the Howard Orlinsky scales and the Guba and Lincoln Qualitative Evaluation. The results showed statistically significant improvement in the nine patients who finished therapy. The Vanderbilt scales, as evaluated by independent analysts, showed that the inexperienced therapists did not use the specific strategies developed in the manual, and the supervision scales did not show that the therapists had learned to work with basic psychodynamic tools. Nevertheless, the overall results of the supervision scales showed statistically significant improvement in the learning process (t=2.9 p<0.05 pre post training; t=4.7 p<0.01 pre and during the process). The analysis of the results shows that the Manual (and the training program) acted as a catalyst for psychotherapy training, especially in the interactive aspects of psychotherapy.

Key words: psychotherapy research, outcome research, psychotherapy manual, psychotherapy training


Con el objetivo de mejorar la calidad de la atención secundaria en psicoterapia en el consultorio externo del Instituto Psiquiátrico "José Horwitz B.", se evaluó el Manual de Psicoterapia Dinámica de Strupp y Binder para entrenar a terapeutas inexpertos. Ocho terapeutas estuvieron expuestos a: 1) un período de formación general (un año de "preentrenamiento"), 2) 8 seminarios teóricos con el manual y sesiones de observación de videos de terapias de terapeutas expertos, 3) grupos de supervisión (material y videos) y 4) la monitorización de la terapia por un observador externo que, a su vez, era un terapeuta inexperto. El proceso de aprendizaje se evaluó a través de las Escalas Vanderbilt de Indicadores Negativos y la Escala de Estrategias Terapéuticas, las que también se usaron como herramientas de aprendizaje. De 27 pacientes evaluados para recibir la psicoterapia (de 20-25 sesiones de duración) sólo 1/3 terminó la terapia. Las características y resultados de los pacientes, los rasgos de los terapeutas, el proceso de supervisión y aprendizaje fueron evaluados con las Escalas Howard-Orlinsky y la Evaluación Cualitativa de Lincoln y Guba. Los resultados mostraron una mejoría estadísticamente significativa en los 9 pacientes que terminaron la terapia. Las Escalas Vanderbilt, evaluadas por jueces independientes, mostraron que los terapeutas noveles no adhirieron a las estrategias específicas del manual; las escalas de supervisión no dieron cuenta del aprendizaje de los terapeutas en el trabajo con herramientas psicodinámicas básicas. No obstante, los puntajes totales en las escalas de supervisión mostraron un incremento estadísticamente significativo en el proceso de aprendizaje (t=2,9 p<0,05 pre-post training; t=4,7 p<0,01 antes y durante el proceso). El análisis de los resultados muestra al manual (y al programa de entrenamiento asociado) como un catalizador del entrenamiento en psicoterapia, especialmente en lo que se refiere a la incorporación de aspectos interaccionales del acto psicoterapéutico.


 

Introducción

Según estudios efectuados en nuestro país por Jiménez (1) y Buguñá (2) el aumento de la demanda psicoterapéutica no parece correr a la par con la cantidad de terapeutas "formados" o con suficiente entrenamiento para satisfacerlas. Luego de observar la falta de entrenamiento en psicoterapia en el ámbito de la atención secundaria en el Consultorio Externo del Instituto Psiquiátrico, se propuso evaluar el Manual de Psicoterapia Dinámica de Tiempo Limitado (PDTL) de Strupp y Binder (3) para entrenar a psicoterapeutas inexpertos, con el fin de disponer de una herramienta que permitiera mejorar la calidad de la atención a este nivel.


Material y método

El diseño del presente trabajo se basó en un estudio piloto en que se entrenó a 8 terapeutas nóveles con el manual PDTL en el marco de las actividades de la Unidad de Psicoterapia del consultorio externo del Instituto Psiquiátrico (4). Se realizó una evaluación cualitativa de los resultados en aquel entonces en base al método naturalista de Lincoln y Guba (5).

1. Muestra

1.1 Muestra de terapeutas: Constituida por 8 terapeutas, 5 becados de psiquiatría en su etapa final de formación (3 mujeres y 2 hombres) y 3 psicólogos (1 mujer y 2 hombres). Cuatro de ellos tenían menos de 2 años de experiencia en psicoterapia. Los cuatro más inexpertos habían visto sólo 5 pacientes previo a su ingreso a la muestra y habían recibido no más de un año de supervisión. Seis terapeutas habían sido sometidos a algún tipo de psicoterapia.

1.2 Muestra de pacientes: Con el objeto de que cada terapeuta tomara en tratamiento como mínimo a dos pacientes consultantes del Consultorio Externo del Instituto Psiquiátrico, dos miembros del equipo los seleccionaron de aquellos que acuden por primera vez al Instituto. Estos pacientes, luego de una evaluación psicométrica (screening), eran asignados a los terapeutas respectivos. No hubo selección previa por sexo, edad o estado civil. Sí se emplearon los criterios de exclusión utilizados en el manual: a) intentos serios de suicidio, b) adicción a drogas, c) homosexualidad reconocida y distónica, d) hospitalización prolongada, e) más de una serie de terapia electroconvulsiva, f) alcoholismo crónico, g) síntomas obsesivos crónicos incapacitantes, h) síntomas fóbicos crónicos incapacitantes, o i) acting out destructivo o autodestructivo.

2. Procedimiento

La psicoterapia transcurrió frente al espejo unidireccional y fue observada desde la sala vecina por otro terapeuta novel en el rol de observador con el objetivo de, una vez terminada la sesión, discutir los aspectos técnicos y transferenciales-contratransferenciales. El observador aplicó además las Escalas Vanderbilt de Indicadores Negativos (mide, entre otras variables, falta de destrezas y actitudes negativas del terapeuta, interacción negativa e ineficacia de la sesión) de Strupp et al. (6) y de Estrategias Terapéuticas (mide adherencia al modelo PDTL) (7, 8) a la sesión con el fin de monitorizar el proceso de aprendizaje.


.

Las terapias duraron entre 20 y 25 sesiones. Se grabó en video una de cada 5 sesiones que luego fueron evaluadas por 3 jueces independientes con las escalas Vanderbilt ya mencionadas. Dado que los tres jueces tuvieron una alta correlación entre sí para ambos instrumentos Vanderbilt, se tomó el valor del juez que evaluó con puntajes medios.

2.1 Procedimiento con los terapeutas: entrenamiento

2.1.1 Pre-entrenamiento

Con el fin de entrenar en técnicas breves en un contexto intrahospitalario, la Unidad de Psicoterapia Dinámica del Instituto Psiquiátrico ha venido desarrollando a través de los años un programa básico de entrenamiento en psicoterapia dinámica (no manualizado), que incluye supervisiones, reuniones clínicas y seminarios. Los terapeutas noveles hicieron ese programa básico de un año que fue considerado como una etapa de "pre-entrenamiento", previo al entrenamiento mediante el manual.

2.1.2 Entrenamiento con el manual

Adquisición de elementos teóricos a través de:

a) Seminarios Teóricos con el Manual PDTL (8 en total)
(Para una descripción más detallada véase De la Parra (9))

b) Evaluación de videos demostrativos mediante la Escala de Indicadores Negativos y la Escala de Estrategias Terapéuticas.

2.1.3 Supervisiones

Se efectuaron 3 formas de supervisión:

1) Supervisión en grupo pequeño (2 personas) con terapeutas de mayor experiencia, semanal, durante el año que duró el registro.

2) "Supervisión" por parte del observador de la psicoterapia sesión a sesión, de cada terapia.

3) Supervisión grupal mediante sesiones videadas de los mismos terapeutas.

2.2 Procedimiento con los pacientes

A cada paciente tratado con la PDTL se le aplicaron los siguientes instrumentos:

· Escala de Goldberg abreviada (10): se aplicó al comenzar y al finalizar la psicoterapia y en seguimientos, en la medida de lo posible, 3, 6 y/o 9 meses después. Esta escala mide sintomatología relacionada preferentemente con angustia y síntomas psicosomáticos.

· Escala de Beck (11): al igual que la anterior, se aplicó al comenzar y finalizar la psicoterapia y en los seguimientos respectivos. Esta escala mide sintomatología depresiva.

· Instrumentos de Howard y Orlinsky: estos instrumentos corresponden a los utilizados por Howard, Orlinsky y otros (12) en su proyecto multicéntrico sobre investigación en psicoterapia. El trabajo de estudio y traducción de los "Instrumentos Howard" se realizó en colaboración con la Unidad de Psicoterapia del Hospital del Salvador.

Los instrumentos utilizados fueron (Tabla 2):

1. Instrumentos del Paciente:

a) de autoevaluación
b) aplicados por evaluador


2. Instrumentos del Terapeuta
3. Instrumentos del Supervisor





3. Evaluación

Los resultados fueron evaluados mediante dos metodologías:

a) Metodología Cuantitativa: se establecieron promedios por grupos los que fueron comparados a través del test "t" para muestras pareadas y no pareadas siguiendo estadísticos para n pequeños según Guilford (13). Se aceptaron niveles de significación 0,05% y 0,01% aceptables para trabajos en áreas relacionadas con psicología (13).

b) Metodología Cualitativa: fundamentamos un análisis cualitativo de los datos (aplicado específicamente al proceso de aprendizaje) utilizando la metodología naturalista de Lincoln y Guba (5). Pensamos que esta metodología es acorde a un diseño de investigación en psicoterapia orientada analíticamente. Tanto la naturaleza de los fenómenos a investigar al interior de la escena analítica como la metodología propuesta por Lincoln y Guba (5) plantean una estrecha relación entre el ser humano como instrumento y los métodos cualitativos, ya que dichos métodos corresponden a una extensión de la actividad humana, a saber: mirar, escuchar hablar, leer, etc. El ser humano puede entrevistar, observar grabaciones y documentos significativos, recoger claves no verbales e interpretar mediciones no obtrusivas. Es así como el instrumento humano llega a constituirse en la principal fuente de recolección de datos.

En la metodología naturalista el análisis de los datos atraviesa por distintas etapas: 1) Definición de unidades de análisis; 2) Construcción de categorías; 3) Verificación de la consistencia; y 4) Completación de patrones de categorías.

Entendemos como "unidades de análisis" aquellas unidades de información que sirven para definir categorías. Debe ser una pequeña pieza de información acerca de algo que puede explicarse por sí mismo, esto es, que debe ser interpretable en ausencia de información adicional que no sea aquella referida al contexto desde el cual el investigador extrajo la unidad. Tales unidades pueden ser simples sentencias verbales.

La siguiente etapa de "construcción de categorías provisionales" consiste esencialmente en llenar, con las unidades de análisis, registros que son aparentemente relativos a un mismo contenido. Esta tarea se realiza a través de varios pasos sucesivos en que cada vez va quedando más clara la regla por la cual se llena la categoría. Cada categoría deberá llevar un nombre que mejor represente la regla por la cual se construyó. Luego que se tienen estas categorías provisionales y se han agotado las viñetas o unidades de análisis, se pasa al procedimiento siguiente que es "verificación de consistencia". Aquí el investigador debe volver con sus categorías provisionales donde los respondientes y comprobar si sus reconstrucciones son aceptadas y corresponden a las construcciones de éstos. Habitualmente este procedimiento genera nueva información o afina la existente.

El último paso es la "completación de patrones de categorías". Con la nueva información definida desde el proceso de verificación de consistencia se realiza un afinamiento de las categorías previas, se precisan, se reubican sus miembros constituyentes y se derivan patrones categoriales que representan con mayor significación cada categoría. Todo este procedimiento termina cuando se han agotado las fuentes, cuando se han saturado las categorías o cuando comienzan a emerger regularidades que implican que la nueva información no contribuye especialmente a la emergencia de nuevas categorías viables.

Las dos fuentes de datos fueron los reportes de los terapeutas y de los observadores.

Resultados

Resultados cuantitativos

1. Pacientes

Características de los pacientes

Treinta y dos pacientes fueron seleccionados para ser evaluados y luego sometidos a la psicoterapia dinámica de tiempo limitado (PDTL). Veintisiete pacientes se sometieron a la evaluación inicial (screening); 23 eran mujeres y 4 hombres.


La edad promedio fue de 34 años (rango: 17 a 64 años; mediana: 37). Un 30% (n= 8) de los pacientes ha alcanzado sólo la educación básica y un 40% (n=10) tiene educación media incompleta. Un 76% (n=21) realiza trabajo doméstico. Un 41% (n= 12) refiere estar casado.

Los instrumentos revelan que más de la mitad de los pacientes refieren haber sufrido una enfermedad grave con hospitalización un año antes de consultar (51,9%, n=140); que un 55,6% (n=15) está ingiriendo medicamentos y un 52% (n=14) ingiere psicofármacos. Respecto a "eventos vitales" recientes, 25 pacientes (96%,) refieren haber vivido más de tres de éstos, presentando en su mayoría problemas de pareja (56%, n=15), carga excesiva de trabajo (41%, n=11) y enfermedad de los padres (41%, n=11).

Si bien los resultados anteriores sugieren un nivel de patología de cierta importancia, los instrumentos que registran motivos de consulta y persos síntomas muestran puntajes que se ubican a niveles medios de cada instrumento, dando cuenta de un nivel intermedio de patología en esta muestra.

En cuanto a los "instrumentos evaluados", que miden niveles de funcionamiento en diferentes áreas, presentan también una distribución a niveles medios de los puntajes en aquellos que dan cuenta de niveles de funcionamiento general.

La situación cambia para las "escalas de funcionamiento cotidiano" donde la distribución porcentual muestra un bajo nivel de funcionamiento en las áreas de la autoestima, relaciones íntimas, funcionamiento social y funcionamiento familiar.

Psicoterapia

Sólo 9 de los 27 pacientes seleccionados para el estudio completaron las 20 a 25 sesiones de psicoterapia y fueron dados de alta. En lo que sigue nos referiremos a los 9 pacientes que terminaron la psicoterapia y que fueron evaluados por un investigador independiente antes de la terapia y dentro de los primeros tres meses de terminada ésta.

Los pacientes mostraron mejorías significativas (t pareado) tanto de sus síntomas y quejas según las escalas de autoevaluación del paciente como de sus niveles de funcionamiento según las escalas del evaluador. Esto se demuestra en los resultados de los Instrumento Paciente (Figura 3): "problemas emocionales" (t=-2,62 p<0,05); "síntomas recientes"(t=-2,98; p<0,05); puntaje de angustia de Goldberg (t=-3,14; p<0,02); puntaje de depresividad de Beck (t=-3,25; p<0,02). Esto se verificó también en la subescala "nivel de satisfacción" (escala "situación actual de vida"), en que aumentó el puntaje en promedio de 1,7 a 3,1 (t=4,18; p<0,01).

En los resultados de los Instrumentos Evaluador: el "nivel de funcionamiento" (t=3,27; p<0,02); "autoestima" (t=2,51; p<0,05) y "funcionamiento laboral" (t=4,90; p<0,005) mostraron mejorías significativas (Figura 4).

2. Aprendizaje de los terapeutas

Escalas Vanderbilt

Si bien las Escalas Vanderbilt aplicadas por los observadores demostraron ser útiles como herramienta de aprendizaje, sus resultados mostraron aquí ser poco confiables, lo que se reveló en puntajes extremadamente bajos en las escalas.

Para cuantificar el proceso de aprendizaje se compararon los puntajes en las Escalas de Estrategia e Indicadores Negativos del principio de cada terapia para cada terapeuta con los del final; así como los puntajes promedio de la primera terapia con los puntajes promedio de la segunda terapia para cada terapeuta. Ninguna de estas comparaciones mostró resultados significativos. Esto se ilustra en la Figura 5, en que se presenta la evolución en los puntajes de la Escala de Estrategia para su primera terapia contrastándola con la segunda.

Instrumentos supervisor

En la Tabla 3 se comparan los resultados de los instrumentos de supervisión aplicados al principio, durante y al final de las supervisiones. Las diferencias entre la evaluación inicial y final son significativas para cada terapeuta (t pareado=2,9; p<0,05); así como las diferencias entre las evaluaciones inicial y la realizada durante el proceso (t pareado=-4,7; p<0,01).

Se analizaron los ítem mejor y peor evaluados de los instrumentos de supervisión de proceso y término. Los ítem peor evaluados corresponden a: aquel que evalúa la capacidad del terapeuta de reconocer y manejar las defensas y resistencias del paciente; aquel que evalúa la capacidad de interpretar del terapeuta; aquel que evalúa la capacidad de percibir los significados inconscientes; aquel que diferencia la alianza terapéutica de otros requerimientos del paciente y aquel que evalúa la capacidad de reconocer y entender la transferencia. El ítem mejor evaluado corresponde a aquel que contesta el supervisor respecto a la evolución del paciente tratado por el terapeuta.

Estos resultados nuevamente sugieren que los terapeutas aprendieron algo que no es específico de la PDTL, pero que provocó mejorías significativas en los pacientes que terminaron las terapias.

Resultados cualitativos

De la "fuente terapeutas" (ver método), se puede concluir:

Que para los terapeutas fueron las supervisiones la principal fuente de aprendizaje, seguida por los comentarios de los observadores, la observación de videos y en último lugar los seminarios teóricos con la utilización directa del manual.

La supervisión es destacada por todos los terapeutas como esencial en la comprensión e implementación de conceptos técnicos, entre los que destacan el foco terapéutico y el patrón transferencia-contratransferencia.

El foco es destacado como la herramienta técnica mejor incorporada al trabajo clínico, y la contratransferencia como el elemento más complejo y difícil de reconocer y utilizar en la práctica.


La transferencia es mencionada como un aspecto más fácilmente identificable, aunque también con dificultades para su aplicación al trabajo clínico.

Junto a estos aspectos técnicos los terapeutas mencionan algunos aspectos interaccionales como la psicoterapia personal, como un elemento que ayuda a la comprensión del paciente y de la relación terapéutica.

También es mencionado el "factor paciente" en el sentido que el grado de patología tendría una influencia en la calidad del trabajo terapéutico que es posible implementar.

Todos los terapeutas mencionan los problemas logísticos de la investigación como un aspecto que en mayor o menor grado influenció el proceso de aprendizaje, así como el hecho de ser sujeto de investigación, que implicaba para ellos una tensión adicional al estar siendo observados y evaluados constantemente.

Los resultados cualitativos de la "fuente observadores" muestra también la importancia asignada a las supervisiones en el proceso de aprendizaje de los terapeutas.

Los observadores ponen un mayor énfasis en los factores interaccionales de la psicoterapia, los que aparecen para ellos como teniendo una influencia directa en la posibilidad de implementación de la técnica PDTL: a medida que los terapeutas se van mostrando menos ansiosos y más seguros en su desempeño (lo que ocurre a través de las terapias), son capaces de estructurar mejor las sesiones de acuerdo al foco terapéutico y de intervenir más directa e incisivamente en la relación paciente-terapeuta.

Algunos observadores mencionan, asimismo, las dificultades personales de los terapeutas para el trabajo clínico con la interacción paciente-terapeuta. También destacan el "uso de la contratransferencia" como uno de los aspectos técnicos de más difícil manejo clínico.

Las Escalas Vanderbilt (Estrategias e Indicadores Negativos) fueron consideradas una buena guía de observación de los aspectos más relevantes de la técnica PDTL.

Los comentarios de los observadores coinciden con los de los terapeutas en relación al "factor paciente" y su influencia en la posibilidad de establecer una buena alianza terapéutica, así como respecto a la interferencia de las dificultades logísticas de la investigación en el ambiente hospitalario durante el proceso de aprendizaje.

Discusión y conclusiones

En resumen podemos concluir:

· Un bajo porcentaje de pacientes termina sus psicoterapias mostrando un nivel importante de deserción.

· La evaluación mediante las Escalas de Estrategia y de Indicadores Negativos realizada por los jueces no demostró un aprendizaje específico de las técnicas de la Psicoterapia Dinámica de Tiempo Limitado.

· Las evaluaciones de los supervisores muestran un proceso de aprendizaje en los terapeutas.

· Según lo revela la evaluación cualitativa, podríamos concluir que los factores interaccionales tanto en el aprendizaje (supervisión) como en las terapias adquieren especial relevancia. Del manual mismo se destaca el aprendizaje del uso del foco, pero adquirido más a través de la supervisión que directamente del manual a través de los seminarios. Este supuesto aprendizaje específico no fue detectado por los jueces a través de las escalas de estrategias.

No exploraremos aquí las posibles causas de la alta deserción de pacientes, aspecto que exploramos en otros trabajos (14, 15).

Del proceso de aprendizaje podemos concluir que el manual PDTL no logró perfilarse como una herramienta útil en la adquisición de técnicas específicas. Sin embargo, el análisis cuantitativo del proceso de supervisión y la estadísticamente significativa mejoría de los pacientes, además del análisis cualitativo de los informes de terapeutas y observadores, muestran al manual (y al programa de entrenamiento asociado) como un catalizador del entrenamiento en psicoterapia, especialmente en lo que se refiere a la incorporación de aspectos interaccionales del acto psicoterapéutico. Henry (16) dice: "En la actualidad se ha sobredimensionado en demasía el grado en que se pueden controlar los tratamientos a través de manuales". Citando trabajos de él mismo (17, 18, 19) plantea que se podría obtener una adherencia técnica similar a un manual con grandes diferencias en el proceso interpersonal subyacente a la díada terapéutica. Subraya que son estos procesos interpersonales y no la adherencia técnica a manuales los que parecen estar más relacionados con los resultados. En nuestro trabajo, la importancia, tanto de las características personales del terapeuta como del paciente, es destacada por los observadores y terapeutas cuando se refiere a su proceso de aprendizaje.

Henry (16), citando a Lambert (20) refiere cómo los pacientes atribuyen el éxito en su tratamiento a las cualidades personales de los terapeutas: " la notable similitud de estas cualidades personales a través de estudios y metodologías diferentes evidencia su gran importancia en el resultado de la psicoterapia".

Es inevitable contrastar nuestros resultados con los de Henry et al. (19), quienes usaron el mismo manual PDTL en su estudio Vanderbilt II. Ellos encontraron que un aumento de la adherencia al manual PDTL se asociaba al deterioro de aspectos interpersonales e interaccionales en la terapia. Nuestros resultados apuntan en el sentido contrario, ya que aun cuando nuestros terapeutas inexpertos no parecen haber aprendido estrategias específicas con el manual, sí aprenden "algo relacionado con procesos interpersonales", como lo destacan los observadores que ven trabajar mejor a sus colegas a través del espejo a medida que transcurre el tiempo.

En nuestro trabajo planteamos que el manual y el programa de entrenamiento actúan como catalizadores en el desarrollo de las cualidades terapéuticas. Probablemente esto es posible por el mejoramiento en la capacidad de los terapeutas para establecer una relación de trabajo positiva. Surge la pregunta: ¿qué es lo que aprenden los terapeutas con el manual PDTL (y con todo el programa de entrenamiento incluida la supervisión)?, la que se puede responder diciendo: aprenden a sostener una alianza de trabajo suficiente como para obtener resultados positivos en los pacientes que permanecen en terapia. Como plantea Henry (16), todo un cuerpo de datos empíricos sugiere que mejorar los factores de proceso interpersonal en la terapia lleva a mejortes resultados terapéuticos, por lo tanto, nuestro desafío es enseñar psicoterapia apoyados en una teoría que dé cuenta de esto y sea capaz de promover recursos interpersonales en psicoterapeutas noveles.

Estos hallazgos, desde la investigación empírica, plantean la necesidad de profundizar los conociminentos en un área tan propia de la terapia analítica como es la relación psicoterapéutica. Sin embargo, la experiencia muestra también la brecha existente entre investigadores y clínicos en su búsqueda de conocimiento al respecto. Los clínicos están interesados en descubrir cómo intervenir en situaciones particulares y no tanto en la codificación de un set general de factores inmutables supuestamente aplicables de modo general. ¿Cómo agregar hallazgos estadísticos al tratamiento de un paciente específico? Los hallazgos están típicamente ligados al paciente promedio. La media es una abstracción teórica, probablemente no representa a ninguna persona. Aparentemente, el proceso de investigación podría tener un impacto disruptivo sobre el tratamiento, haciendo que las generalizaciones basadas en la investigación sean más problemáticas (21). Sin embargo, tampoco estas preguntas se podrían siquiera formular sin la experiencia empírica que pone en juego estos datos. En este sentido, la información obtenida de la investigación cuantitativa en el campo de la investigación en psicoterapia nos parece un aporte fundamental.

REFERENCIAS

1. Jiménez JP, Florenzano R, Buguñá C, Sarnoff R, Vega S. Descripción del Sistema de Servicios de Atención de Psicoterapia en Chile. Manuscrito. Santiago, CPU, 1991

2. Buguñá C. Docencia en Psicoterapia: El Proceso de llegar a ser Psicoterapeuta en Chile. Unidad de Psicoterapia Breve. Servicio de Psiquiatría Hospital Salvador, Santiago, CPU, 1993

3. Strupp H, Binder J. Psychotherapy in a New Key: A guide to Time-Limited Dynamic Psychotherapy. New York, Basic Books, 1984

4. Alevy S, Martínez C, Muñoz A. Evaluación Cualitativa de una Experiencia de Entrenamiento en Psicoterapia Dinámica Breve con el Manual de H. Strupp y J. Binder. Tesis para optar al título de psicólogo. Universidad Gabriela Mistral, 1991

5. Lincoln Y, Guba E. Naturalistic Inquiry. Sage Publications, 1985

6. Strupp HH, Moras K, Sandel JA, Waterhouse GI, O'Malley SS, Keithly et al. The Vanderbilt negative indicators scale. Presentado en el Annual Meeting of the Society for Psychotherapy Research, California, Pacific Grove, 1980

7. Strupp HH. Vanderbilt Therapeutic Strategies Scale. Personal communication, 1989

8. Strupp H. The Vanderbilt Psychotherapy Studies: Synopsis. Journal of Consulting and Clinical Psychology 1993; 61:431-43

9. De la Parra G. El Manual de Psicoterapia de Tiempo Limitado: Una nueva alternativa para entrenar terapeutas en un consultorio externo. Rev Chil Neuro-Psiquiat 1993; 31:379-87

10. Goldberg DP. The detection of psychiatric illness by questionaire. Maudsley Monographs, 21, London, Oxford University Press, 1972

11. Beck AT, Ward CH, Mendelson M, Mock JE, Erbaugh JK. An inventory for measuring depression. Arch Gen Psychiatry 1961; 4:561-71

12. Howard K, Davidson CH, O'Mahoney M, Orlinsky D. The Research Project in Long Term Psychotherapy Patients, Processes and Outcomes. Northwestern Memorial Hospital's Institute of Psychiatry, 1991

13. Guilford JP. Fundamental Statistics in Psychology and Education, New York, McGraw-Hill, 1956

14. Belmar A, Valdés C, Guillón M, De la Parra G. Deserción de pacientes: Exploración de factores pronósticos en base a la evaluación psicométrica de ingreso. Santiago. Trabajo presentado en el 2o Encuentro Latinoamericano de Investigación en Psicoterapia (SPR), 1994

15. Boetsch ME, Riumalló P. Impacto de la Instrumentalización en la Deserción de Pacientes en el Marco de una Investigación Empírica de Entrenamiento en Psicoterapia Dinámica. Santiago. Trabajo presentado en el 2o Encuentro Latinoamericano de Investigación en Psicoterapia (SPR), 1994

16. Henry WP. Science, Politics and the Politics of Science: The Use and Misuse of Empirically Validated Treatment Research. Psychotherapy Research 1998; 8(2):126-40

17. Henry WP, Schacht TE, Strupp HH. Structural analysis of social behavior: Application to a study of interpersonal process in differential psychotherapeutic outcome. Journal of Consulting and Clinical Psychology 1986; 54:27-31. Reprinted in A. Kazdin (Ed) Methodological Issues in Clinical Research. Washington, D.C. American Psychological Association, 1992

18. Henry WP, Schacht TE, Strupp HH. Patient and therapist introyect, interpersonal process and differential psychotherapy outcome. Journal of Consulting and Clinical Psychology 1990; 58:768-74

19. Henry WP, Schacht TE, Strupp HH, Butler SF, Binder JL. The effects of training in time-limited psychotherapy: Mediators of therapist's response to training. Journal of Consulting and Clinical Psychology 1993; 61:441-7

20. Lambert MJ. Psychotherapy outcome research: implications for integrative and eclectic theories. In Norcross JC, Golfried MR (editores), Handbook of psychotherapy integration. New York, Basic Books, 1992

21. Firth J, Shapiro DA, Parry G. The Impact of Research on the Practice of Psychotherapy. Br J Psychotherapy 1986; 2:169-79

Dirección para correspondencia:

Dr. Guillermo de la Parra
Pío X N°2460, of. 1605
Providencia
E-mail: parrlop@entelchile.net

Recibido: enero de 2000
Aceptado: noviembre de 2000

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons