SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.47 número1Aspectos fisicoquimicos y nutricionales del almendra y aceite de coco de babassu (Orbignya phalerata Mart.)ERICA: Consumo de grasas trans y grasas saturadas asociado a la dislipidemia en adolescentes con sobrepeso y obesidad índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. vol.47 no.1 Santiago feb. 2020

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182020000100067 

Artículo Original

Conocimientos sobre alimentación saludable en estudiantes de una universidad pública

Knowledge about healthy food among Peruvian public university students

Silvia  Reyes Narvaez1  * 

María Oyola Canto1 

1Escuela Profesional de Enfermería de la Universidad Nacional de Barranca, Lima, Perú.

RESUMEN

Una alimentación saludable es determinante para el buen estado de salud de las personas en cualquier etapa de su ciclo vital. Esta alimentación debe contener los nutrientes esenciales, además de ser variada, adecuada e inocua. El propósito de este artículo fue evaluar los conocimientos sobre alimentación saludable en estudiantes de una universidad pública. Estudio transversal en 136 estudiantes seleccionados por un muestreo aleatorio con afijación proporcional de las escuelas profesionales de Enfermería, Obstetricia, Contabilidad, Derecho, Ingeniería Agrónoma, Ingeniería de Industrias Alimentarias e Ingeniería Civil a los que se aplicó un cuestionario estructurado. En los resultados se observa que el mayor porcentaje (41,2%) tiene nivel medio de conocimientos sobre alimentación saludable y el (38.2%) nivel bajo. Según escuelas profesionales, la escuela de enfermería (66,7%) y obstetricia (26,7%) presentan un mayor nivel de conocimiento sobre alimentación saludable, seguido de los alumnos de Industrias alimentarias (14,3%), Ingeniería civil (13,5%), Derecho (12,5%), Contabilidad y finanzas (9,1%) y Agronomía (5,3%). La prueba de Chi cuadrado demuestra que el nivel de conocimiento tiene relación con su especialidad (p<0,001). Se concluye que los estudiantes del área de salud como enfermería y obstetricia tienen mayores conocimientos sobre alimentación saludable.

Palabras clave: Alimentación saludable; Conocimientos; Dieta saludable; Hábitos alimenticios insalubres; Patrones alimentarios

ABSTRACT

Healthy eating is important for good health at all life stages. A healthy diet must contain essential nutrients, be varied, adequate and safe. The purpose of this article was to evaluate knowledge about healthy eating among students of a public university in Peru. A cross-sectional study was conducted among 136 students selected via random sampling with proportional affixation of the professional schools of Nursing, Obstetrics, Accounting, Law, Agrocultural Engineering, Food Industry Engineering and Civil Engineering to which a structured questionnaire was applied. The results showed that 41.2% had a medium level of knowledge about healthy eating and 38.2% had a low level. According to professional schools, the nursing school (66.7%) and obstetrics (26.7%) had a higher level of knowledge about healthy eating, followed by students from Food Industries (14.3%), Civil Engineering (13.5%), Law (12.5%), Accounting and Finance (9.1%) and Agronomy (5.3%). The Chi-square test showed that the level of knowledge related to specialty (p<0.001). We conclude that students in the health area such as nursing and obstetrics have greater knowledge about healthy eating.

Key words: Food patterns; Healthy eating; Healthy diet; Knowledge; Unhealthy eating habits

INTRODUCCIÓN

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una “mala alimentación” es un problema de salud pública a nivel mundial. La OMS considera que las causas de las enfermedades no trasmisibles (ENT) es la alimentación no saludable y la inactividad física1. La alimentación saludable nos protege de múltiples enfermedades, en especial de las ENT como la diabetes, hipertensión, obesidad y sobrepeso; de allí la importancia que los buenos hábitos alimentarios se inicien en los primeros años de vida y continúen en la vida adulta para mantener la salud y calidad de vida2. Según la pirámide alimenticia, incluye estilos de vida saludable, el consumo de más frutas y verduras, grasa no mayor del 30%, azúcar menos del 10%, sal no mayor de 5 gramos3.

El consumo de una alimentación sana cada día es menor debido a la falta de conocimientos y preferencias sobre los alimentos, por este motivo es difícil mantener un estado nutricional normal. La alimentación saludable es fundamental para mantener la salud y protección a numerosas enfermedades, ésta debe ser completa y variada, además de contener los nutrientes necesarios de acuerdo a la edad, sexo, condición física y la situación de salud4.

La alimentación de los jóvenes se caracteriza por el consumo de una alimentación rápida y de bajo contenido nutricional, además de omitir algunas de las comidas como el desayuno, el almuerzo o la cena4. La adecuada alimentación de los estudiantes garantiza una buena salud por eso es importante considerar el tipo, la cantidad, calidad y horario de consumo de alimentos5.

La vida universitaria es una etapa que se caracteriza por grandes cambios en su estilo de vida. La OMS sostiene que el estilo de vida se basa en la interrelación de sus condiciones y patrones de conducta de las personas, entre ellos la alimentación6. Los jóvenes son un grupo de riesgo que se caracteriza por un estilo de vida poco saludable cargado de estrés y falta de tiempo, lo que conduce al consumo de una dieta rápida y poco nutritiva7. El consumo de una dieta saludable en los estudiantes no depende de los conocimientos que ellos tengan, se cree que los hábitos alimentarios dependen de los conocimientos sobre alimentación y salud, que a mayor conocimiento mejor alimentacion8. Sin embargo, de acuerdo a un estudio realizado en estudiantes de medicina en una universidad chilena, concluye que existe una elevada prevalencia de factores de riesgo nutricional, sobrepeso, inactividad y tabaquismo a pesar de los conocimientos que ellos tengan sobre salud9.

La baja ingesta de frutas y verduras favorece al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. En el Perú, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 2017 la prevalencia de sobrepeso en personas mayores de 15 años fue 36,9% y obesidad el 21,0%10. Diversos estudios confirman que la obesidad e hipertrigliceridemia son los principales factores de riesgo del síndrome metabólico en estudiantes universitarios, por tal motivo la promoción de la salud es fundamental para mejorar los conocimientos y modificar los hábitos alimentarios11. En una universidad privada se encontró que el 53,4% tiene un nivel regular de conocimientos sobre alimentación saludable, estos porcentajes varían con el sexo y la edad. La mayoría tienen entre 16 y 18 años y sólo tienen los conocimientos que se les brindó en el hogar, respecto al sexo el mayor conocimiento en mujeres (48,4%) probablemente se debe a que tienen mayor información sobre los alimentos que compran y consumen12.

En el presente estudio se plantea como objetivo general evaluar el nivel de conocimientos sobre alimentación saludable en estudiantes de una universidad pública y en el objetivo específico evaluar el nivel de conocimientos sobre alimentación saludable en estudiantes de una universidad pública según escuelas profesionales.

MATERIALES Y MÉTODOS

Estudio de corte transversal en una muestra aleatoria con afijación proporcional, conformada por 136 estudiantes que asisten regularmente a una universidad pública de Lima durante el segundo semestre del año 2017. Se seleccionaron los estudiantes de las escuelas profesionales de Enfermería, Obstetricia, Contabilidad, Derecho, Ingeniería Agrónoma, Ingeniería de Industrias alimentarias e Ingeniería Civil. Para la evaluación de conocimientos se elaboró un cuestionario estructurado basado en la revisión bibliográfica y la pirámide nutricional de la OMS3. Consta de dos partes: la primera referida a datos generales del estudiante y la segunda corresponde a preguntas de conocimientos sobre alimentación saludable (Figura 1). Ese instrumento fue elaborado y validado por los investigadores, para evaluar la confiabilidad se calculó con el coeficiente de Kuder Richardson obteniendo un valor del 80,7% puntaje aceptable para su aplicación.

Figura 1 Test de conocimientos. 

Se consideró como conocimientos a la información que tienen los estudiantes sobre alimentación saludable. La evaluación fue de 16 preguntas con un valor de 2 puntos a la respuesta correcta, clasificando el nivel de conocimientos en: <17 “bajo”, 17-25 “medio” y de >25 “alto”.

La recolección de datos fue realizada por los investigadores, quienes aplicaron el cuestionario auto administrado en forma presencial a los estudiantes en las horas libres en un tiempo promedio de 10 minutos. El análisis estadístico de la información se procesó en el programa SPSS versión 22 y para evaluar la dependencia entre conocimientos y especialidad se aplicó la prueba de Chi cuadrado.

En las consideraciones éticas se respetó la norma establecida en la Declaración de Helsinki, además los alumnos dieron su autorización para participar en la investigación firmando el consentimiento informado, documento que fue revisado y aprobado por el Comité de Ética de Investigación de la universidad. A los estudiantes se les brindó la información sobre el estudio y se aseguró el anonimato y la confidencialidad.

RESULTADOS

Con respecto a la edad del total de estudiantes el 46,3% tiene una edad comprendida entre los 20 y 24 años, el 44,9% entre los 15 y 19 años, el 8,1% entre 25 y 29 años y solo el 0,7% tiene 30 o más de 30 años. De acuerdo al género se establece una mayor participación del sexo masculino (56,6%) con respecto al femenino (43,4%).

Según nivel de conocimiento sobre alimentación saludable se observa que la gran mayoría (41,2%) de los 136 estudiantes tiene un nivel de conocimientos medio, 38,2% un nivel de conocimiento bajo y el 20,6% tiene un conocimiento alto.

En conocimientos sobre alimentación saludable según especialidad se observa que el 66,7% de los estudiantes de la escuela de enfermería presenta un alto nivel de conocimiento. Un 53,3% de los estudiantes de obstetricia, un 62,5% de los estudiantes de derecho y un 48,6% de alumnos de ingeniería civil presentan un nivel de conocimiento medio. Un 63,2% de los estudiantes de ingerieria agrónoma, un 54,5% de alumnos de contabilidad y finanzas y un 50,0% de estudiantes de ingeniería en industrias alimentarias presentan un nivel bajo de conocimiento (Chi cuadrado, p< 0,001) (Tabla 1 y 2).

Tabla 1 Nivel de conocimiento sobre alimentación saludable en estudiantes de una universidad. 

Nivel de Conocimiento Frecuencia %
Bajo 52 38.2
Medio 56 41.2
Alto 28 20.6
Total 136 100.0

Tabla 2 Nivel de conocimiento sobre alimentación saludable según escuela profesional en estudiantes de una universidad pública. 

Escuela profesional Nivel de Conocimiento Total
Bajo Medio Alto
% % % %
Ingeniería en Industrias 14 50.0 10 35.7 4 14.3 28 100
Alimentarias
Ingeniería Agrónoma 12 63.2 6 31.6 1 5.3 19 100
Ingeniería Civil 14 37.8 18 48.6 5 13.5 37 100
Enfermería 1 5.6 5 27.8 12 66.7 18 100
Contabilidad y Finanzas 6 54.5 4 36.4 1 9.1 11 100
Obstetricia 3 20.0 8 53.3 4 26.7 15 100
Derecho 2 25.0 5 62.5 1.0 12.5 8 100
Total 52 56 28 1 36

χ2= 38.364 P_valor=.000

DISCUSIÓN

Actualmente la alimentación saludable tiene gran relevancia para la salud de la población, en especial para los jóvenes universitarios. Grupo etario de características especiales y de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) para el año 2017, existirán 8 millones 441 mil jóvenes de 15 a 29 años, entre ellos 4 millones 275 mil son varones y 4 millones 165 mil son mujeres13.

“Los conocimientos en nutrición son vitales para obtener y conservar la salud”14. Sin embargo, diversos estudios han reportado la prevalencia de inadecuados hábitos alimentarios y bajo nivel de conocimiento sobre alimentación y nutrición, datos que coinciden con los resultados encontrados donde se observa que el mayor porcentaje de estudiantes tienen nivel medio de conocimientos (41,2%) y bajo (38,2%). Similar resultado encontró Rodríguez15, quien observó deficientes conocimientos sobre hábitos alimentarios saludables en universitarios colombianos, pero a diferencia del sexo, las mujeres tienen mayor conocimiento que los varones sobre alimentación saludable y la ingesta de verduras.

A diferencia de Sánchez16, observó que los conocimientos sobre alimentación antes de una intervención son de nivel medio y alto en estudiantes, sugiriendo que la educación nutricional puede mejorar la salud y calidad de alimentación de los universitarios. Tener conocimientos sobre alimentación y nutrición, no determina los hábitos y actitudes hacia los alimentos. Así Jauregui17, demostró que el patrón alimentario de los estudiantes es de riesgo y de características actuales; pues a la hora de decidir el consumo de alimentos la moda y presión social tienen gran influencia. En su mayoría los jóvenes universitarios de 18 a 25 años tienen conocimientos básicos sobre alimentación sin embargo no lo practican18.

Por escuelas profesionales, los resultados indican que los estudiantes de Enfermería y Obstetricia tienen un mayor nivel de conocimientos sobre alimentación saludable a diferencia de los alumnos de industrias alimentarias, Ingeniería civil, Derecho, Contabilidad y finanzas y Agronomía. Según López y col.14, los profesionales de la salud deben tener un mayor conocimiento sobre alimentación y nutrición para que puedan orientar a la población en general, por lo que deben incluir cursos de nutriología en su formación profesional.

Estos resultados son similares al estudio sobre alimentación y estilos de vida en estudiantes universitarios de 3 escuelas profesionales, se encontró que los alumnos de enfermería el 54% tienen una alimentación saludable y el 58% tiene conocimientos y control de su alimentación19. Sobre el consumo de alimentos en estudiantes universitarios del área de salud se demostró que la mayoría tienen conocimientos de nivel medio en alimentación y nutrición, resultados que se justifican por la naturaleza de las carreras universitarias16. Pero difieren de Morales y col.20 quienes encontraron que los estudiantes de enfermería de una universidad mexicana tienen conductas de riesgo nutricional, los resultados indican que el 55,49% de estudiantes califican como poco saludable su alimentación, dato que la universidad debe tener en consideración no solo en su formación profesional, sino un rol importante en la adquisición de estilos de vida saludable, en especial sobre la alimentación. López14, también encontró que los estudiantes relacionados al área de salud tienen escasos conocimientos sobre nutrición ya que no alcanzaron el 80% del puntaje considerado adecuado en conocimientos. Sobre el contenido de nutrientes en los alimentos, los alumnos de medicina y enfermería obtuvieron un puntaje de 56,6% y 58,1 % y los de nutriología el 75,9%.

El bajo conocimiento sobre alimentación saludable en estudiantes de ingenierías, es similar a los reportes de patrones de consumo de alimentos deseables en estudiantes de una universidad mexicana cuyos resultados son preocupantes. En el estudio se evaluó la calidad de dieta a través del consumo de alimentos saludables observando que el 82,3% de estudiantes de Ingeniería y Arquitectura tienen alimentación poco saludable al igual que Ciencias agropecuarias en 87,4%21. Los estudiantes de Ingeniería mecánica de Curitiba, consideran que la nutrición es importante para lograr un estilo de vida adecuado, sin embargo, el 85,7% de estudiantes les gusta las frutas y verduras, pero no lo incluyen en su dieta diaria. Asimismo, sustituyen el almuerzo por un refrigerio a pesar de tener conocimiento que no es un alimento saludable22. Los estudiantes de ingenierías tienen una conducta alimentaria inadecuada, pero esto no repercute en su estado nutricional; así lo demostró Cares23 en el estudio con 50 estudiantes universitarios que tienen un consumo elevado de azúcares y horarios inadecuados de alimentación.

En general los estudiantes universitarios de cualquier carrera profesional tienen inadecuada alimentación, caracterizada por el bajo consumo de frutas, verduras y fibra24. Su dieta habitual es el consumo de carbohidratos y grasas saturadas, por lo que es necesario mayor conocimiento y reflexión como futuros profesionales y deben estar bien informados25. La educación en nutrición puede neutralizar los efectos negativos de la alimentación a nivel mundial, pero es necesario analizar su complejidad, pues es evidente el fracaso de planes y políticas de alimentación26.

CONCLUSIONES

La mayoría de estudiantes universitarios tiene un nivel medio de conocimientos sobre alimentación saludable. No obstante, se observa diferencias significativas en los estudiantes de las distintas escuelas profesionales, tal es así que los estudiantes del área de ciencias de la salud como enfermería y obstetricia tienen mayor conocimiento que los estudiantes del área de ingenierías. Por lo que se recomienda implementar programas de promoción de la salud que incluya no solo conocimientos sino la práctica de comportamientos alimentarios saludables que permitan evitar patologías relacionadas a la dieta y alimentación.

BIBLIOGRAFÍA

1. World Health Organization. WHO. Healthy food. Geneva. 2015. [ Links ]

2. World Health Organization. WHO. Healthy food. 2018. [Accessed November 29, 2018]. Available in:http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet. [ Links ]

3. World Health Organization. WHO. Food pyramid. 2018. [Accessed June 12,2018]. Available in:https://piramidealimenticia.info/oms/Links ]

4. Samar Y. How to achieve a healthy life. An. venez. Nutr. 2014; 27(1): 129-142. [ Links ]

5. Pi R, Vidal P, Brassesco B, Viola L and Aballay L. Nutritional status in university students: its relationship with the number of daily food intakes and the consumption of macronutrients. Nutr Hosp 2015; 31(4): 1748-1756. [ Links ]

6. World Health Organization. WHO. Nutrition. Geneva: WHO. 2015. [ Links ]

7. Navarro S, González E, Montero M, et al. Estilo de vida y seguimiento de la ingesta dietética en estudiantes del Campus de la Universidad de Granada en Melilla. Nutr Hosp 2015; 31(6): 2651-2659. [ Links ]

8. Kuzmar I, Consuegra J, Cortés E, Rizo M, Almanza C, Keisy A, et al. Habits and nutritional status related to different university careers. Arch Venez Farmacol Ter. 2018; 37(3): 275-282. [ Links ]

9. Mc Coll C, Amador C, Aros B, Lastra C, Pizarro S. Prevalence of risk factors for chronic noncommunicable diseases in medical students of the University of Valparaíso. Rev. Chil. Pediatr. 2002; 73 (5): 478-482. http://dx.doi.org/10.4067/S0370-4106200200050000510. [ Links ]

10. National Institute of Statistics and Informatics.INEI. Peru: non-communicable and communicable diseases, 2017. Lima-Perú. 2018. [ Links ]

11. Méndez L, Vargas J, Mendoza K, Puig A. Prevalence and riskfactors for the development of metabolic syndrome and prevalence inuniversity students. Rev Cubana Invest Bioméd 2018; 37(1): 1-10. [ Links ]

12. Aguirre Z, Ccoto S. Level of knowledge about healthy eating and degree of acceptability of menus, by resident students of the Food Service of a private university of Lima. Rev Cienc Salud 2017; 10(2): 59-65. [ Links ]

13. National Institute of Statistics and Informatics. INEI. Lima- Peru. 2017. [ Links ]

14. López P, Rejón J, Escobar D, Roblero S, Dávila M, Mandujano. Nutritional knowledge in university students of the public sector of the State of Chiapas, Mexico. Inv Ed Med 2017; 6(24): 228-233 [ Links ]

15. Rodríguez H, Restrepo L, Deossa G. Knowledge and practices on nutrition, health and exercise in university students of Medellín-Colombia. Perspect Nut Hum. 2015; 17(1): 36-54. [ Links ]

16. Sánchez V, Aguilar A, González F, Esquius L, Vaqué C. Evolution in knowledge about food: an educational intervention in university students. Rev Chil Nutr 2017; 44(1): 19-27. [ Links ]

17. Jauregui I. Knowledge, attitudes and behaviors: eating habits in a group of nutrition students. JONNPR. 2016; 1(7): 268-274. [ Links ]

18. Navarro A, Vera O, Munguia P, Ávila R, Lascano M, Ochoa C, Hernández P. Food habits in a population of university students (18-25 years old) from the city of Puebla. Rev Esp. Nutr Comunitaria. 2017. 23 (2): 31-37. [ Links ]

19. Botello M, Villanueva N, Ruiz N, Gallegos R, Food and healthylifestyles perceived in university students in the health area of threebachelor's degrees. Lux Médica 2018; 39 (4): 55-62. [ Links ]

20. Morales M, Gómez V, García R, Chaparro L, Carreño S. Healthy lifestyle in nursing students of the State of Mexico. Rev Colomb Enferm 2018; 13(16): 14-24. [ Links ]

21. Muñoz J, Córdova J, and Del Valle D. The index of healthy eating of new students to a university in Mexico. Nutr Hosp 2015; 31(4): 1582-1588. [ Links ]

22. LevandoskiI G, Trombetta P. Perception of the lifestyle of mechanical engineering students in the city of Curitiba, Brazil. Mem Inst Investig Cienc 2017; 15(1): 33-41. [ Links ]

23. González M, Castañeda D, De León A, Rivas F. Study on eatinghabits in a student population of the Faculty of Engineering of the Autonomous University of San Luis Potosí. J. negat. no posit. Results 2018; 3(2): 86-158. [ Links ]

24. De Piero A, Bassett N, Rossi A, Sammán N. Tendency in food consumption of university students. Nutr Hosp 2015; 31 (4): 1824-1831. [ Links ]

25. Troncoso C, Doepking C, Zúñiga C. Healthy eating in the training of career students in the pedagogical area. Rev Chil Nutr 2013; 40(1): 43-47. [ Links ]

26. López E, Martínez A, Aguilera V, Salazar J, Navarro M, Reyes Z, et al. Study and investigation of the alimentary behavior: Roots, development and challenges. Rev Mex de Trastor Aliment 2018; 9(1): 107-118. [ Links ]

Recibido: 09 de Enero de 2019; Revisado: 10 de Mayo de 2019; Aprobado: 06 de Agosto de 2019

*Dirigir correspondencia a: Silvia Reyes. Universidad Nacional de Barranca. Jr. Arequipa N° 10. Barranca-Perú. Teléfono: 961941969. E-mail: reynaelizabet26@hotmail.com

Creative Commons License This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution License, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.