SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.30 suppl.1IMÁGENES Y RECUERDOS DE LA SOCIEDAD CHILENA DE NUTRICIÓNHISTORIA DE LA SOCIEDAD CHILENA DE NUTRICIÓN, VISTA A TRAVÉS DE LAS PÁGINAS DE SU REVISTA índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista chilena de nutrición

versão On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. v.30  supl.1 Santiago dez. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182003030100004 

Rev Chil Nutr Vol. 30, Suplemento Nº1, Diciembre 2003

CONTEXTO HISTÓRICO PARA LA CREACIÓN DE LA SOCIEDAD
CHILENA DE NUTRICIÓN, BROMATOLOGÍA Y TOXICOLOGÍA

HISTORICAL SOURROUNDINGS OF THE CREATION OF THE
CHILEAN NUTRITION, BROMATOLOGY AND TOXICOLOGY SOCIETY

Anabella Rebolledo A.
Departamento de Nutrición. Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

Este trabajo fué recibido el 20 de Noviembre de 2003 y aceptado para ser publicado el 1 de Diciembre de 2003.

Partiendo de la premisa « para poder enfrentar el futuro es imprescindible conocer nuestra realidad, cuyos orígenes se encuentran en el pasado», efectuaremos a través de estas líneas una breve reseña de los hechos históricos, culturales y sociales que sirvieron de marco a la creación y desarrollo de la Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología, en sus 60 años de historia.

Traer al presente lo que ocurría en el año 1943 no es tarea fácil, son 60 años, llenos de historia y ¿Cómo seleccionar aquellos hechos que fueron más fundamentales y trascendentes en la creación de nuestra Sociedad?. Procuraremos en lo posible, dar una visión objetiva, tanto del acontecer mundial como nacional, que rodeó a quienes tuvieron la iniciativa, visión y responsabilidad de emprender esta aventura, que mirada retrospectivamente puede valorar en toda su magnitud.

Se iniciaba el año 1943 con 33 grados a la sombra y gobernaba el país Don Juan Antonio Ríos. Pocas veces las horas que señalaban el tránsito de un año a otro habían aparecido tan cargadas de interrogantes para los chilenos como estas en que terminaba 1942 y comenzaba 1943. Los estragos de la guerra desatada que sacudía a casi todos los continentes, habían venido haciéndose progresivamente más amenazadores para Chile. Sin embargo, la vida científica y cultural de aquel año era productiva, se anunciaba la inauguración de la Escuela de Verano de la Universidad de Chile, para el 2 de Enero con mas de 1.000 alumnos inscritos. Los diarios de la época seguirían día a día el desarrollo de este evento y de los numerosos cursos que se dictaban, destacándose la excelencia académica de los profesores y de las materias dictadas.

Septiembre es un mes que siempre ha revestido para Chile y los chilenos un sino especial. Se iniciaba este mes del año 1943 un día miércoles y al igual que hoy los avisos de productos alimentarios eran bastante destacados. Evocador puede resultar para algunos la siguiente propaganda:

«Fuerza, Salud Fosfatina Falier».

De composición científica la Fosfatina Falier es rica en vitaminas, encierra harinas y féculas diversas, escogidas y parcialmente digeridas bajo la influencia de tratamientos especiales. Es un alimento ideal para niños después del destete, de los ancianos y de los convalecientes, a causa de la facilidad de su digestión y de sus propiedades fortificantes. Su uso es económico: el tarro grande permite preparar 50 platos, de manera que el costo de cada uno es de sólo 20 centavos» (Diario El Mercurio 1/9/1943).

Y muy patriótico, pero con un aire ligeramente actual el siguiente:

«Todo chileno o chilena que sea patriota debe comer PESCADO todos los días, con ello levantará una gran industria nacional». (Diario El Mercurio 3/9/1943).

Y de características muy singulares el siguiente:

«Yogurt, es delicioso y evita la vejez y las intoxicaciones intestinales». El vaso de Leche (Diario El Mercurio 11/9/1943).

Pero no solo de pan vive el hombre y las coincidencias con la vida actual siguen:

«Excursión extraordinaria de fiestas patrias a Buenos Aires. La travesía se hará en automóvil».(Diario El Mercurio 5/9/1943).

Este tipo de aviso referido a productos alimentarios no era casual, ya que autoridades, productores y científicos mostraban su gran preocupación por las repercusiones de la II Guerra Mundial en el consumo de alimentos de la población. Por ejemplo la Comisión Coordinadora de Pesca, presidida por el Subsecretario de Economía y Comercio tomaba el siguiente acuerdo: «Proponer al Gobierno dictar un decreto por el cual se establece obligatoriamente el consumo de pescado 2 veces por semana en las entidades fiscales o semifiscales, donde hubiese consumo colectivo de alimentos». Y en un artículo del 6 de Septiembre del diario El Mercurio, el Doctor Jorge Mardones Restat, a propósito de la editorial «Nuestras necesidades alimenticias» publicada días antes, escribía: «La adaptación de nuestra población a su régimen actual, se paga en un bajo rendimiento del trabajo por los obreros, en un aumento de la mortalidad infantil y en gran frecuencia de tuberculosis. Este hecho reconocido por sociólogos, higienistas y fisiólogos en la actualidad establece: «Solo se puede resolver nuestro problema de alimentación introduciendo modificaciones sustanciales en el consumo de alimentos». En el bajo consumo de algún producto juega mucho más la imposibilidad de conseguir, que la ausencia de deseo, por ejemplo la leche. Si comparamos nuestros consumos con Hot Spring. Constatamos «Que mucho nos falta en leche y huevos, que algunas deficiencias existen en fruta y verduras y que consumimos trigo y azúcar en exceso».

Y las inquietudes alimentarias seguían, el 15 de Septiembre la editorial del mismo diario anteriormente citado, se titulaba «Política de alimentación» en ella se discutía que la postguerra obligaría a una agricultura más industrializada, que permitiría aumentar la producción de alimentos, pero que en justicia había que reconocer que la pobre alimentación de los sectores populares, también se debía a otras dos causas, las económicas y las culturales, las cuales debían ser solucionadas.

No debería sorprendernos, por lo tanto, que sea en el mes de Septiembre de 1943 cuando nace la Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología. Sin duda sus fundadores haciéndose eco del ambiente social que los rodeaba y sintiendo la necesidad de contar con una organización que les permitiera debatir y entregar opiniones y alternativas respaldadas científicamente, se animaron a crearla con la convicción que ayudarían a la sociedad chilena a formar una conciencia crítica y fundamentada, en aquellos momentos tan trascendentes en los que se encontraba gran parte del mundo y por consecuencia también Chile.

La Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología se funda bajo el alero de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Chile, con el innegable apoyo del que fuera su director Doctor Juan Ibáñez y bajo la presidencia del Doctor Hermann Schmidth Hebbel. Dieciocho años después, el 17 de Enero de 1961, obtiene personalidad jurídica mediante el Decreto Número 260 del Ministerio de Justicia y un año más tarde se edita por primera vez la Revista de Nutrición, Bromatología y Toxicología.

La Sociedad se ha distinguido por su carácter multiprofesional, buscando y utilizando la correlación entre las distintas facetas de las ciencias. En ella se ha mantenido un intercambio permanente de ideas y conceptos, los que se han sometido a la crítica y análisis especializado. Sus reuniones científicas han significado un concurso eficaz y valioso, dando especial relieve a los efectos de la alimentación sobre la salud y bienestar de la población, tal como fueron los deseos e inquietudes de sus fundadores.

Esperamos que esta breve reseña, anecdótica a veces, haya permitido reflejar el marco histórico y social que rodeó la fundación de nuestra Sociedad de Nutrición, Bromatología y Toxicología. No podemos ni debemos dar la espalda a la historia, para poder enfrentar el presente y proyectar el futuro es necesario analizar el pasado, done muchas veces nos encontraremos con sorprendentes hechos, lecciones y experiencias, que nos permitirán realizar un mejor y más fructífero trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

1. Diario "El Mercurio". Ejemplares Enero a Diciembre de 1943.         [ Links ]

2. Diario "Diario Ilustrado". Ejemplares Enero a Diciembre de 1943.         [ Links ]

3. Mariana Aylwin y cols. "Chile en siglo XX". Primera edición. Santiago, Editorial Emisión Ltda. 1985.         [ Links ]Dirigir la correspondencia a:
Profesora Anabella Rebolledo A.
Departamento de Nutrición
Facultad de Medicina,Universidad de Chile
Independencia 1027
Santiago
Fono: 6786241
Fax: 7355581
e-mail:arebolle@med.uchile.cl

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons