SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número47Tesis de la carga teórica de la observación y constructivismoLa búsqueda de la realidad o de la verdad: una aproximación a partir de la teoría sociológica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Cinta de moebio

versión On-line ISSN 0717-554X

Cinta moebio  no.47 Santiago set. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-554X2013000200003 

 

Fundamentos epistemológicos del liderazgo distribuido: el caso de la investigación en educación

Distributed leathership epistemological bases: The case of education research

 

Dr. Pablo López (pablopez@uchile.cl) Departamento de Educación, Universidad de Chile.


Abstract

The article reviews research between 1999 and 2013 with the aim of knowing the epistemological foundations of research on distributed leadership, with special interest in education studies. We conclude it is an area in developing, with potential, but its empirical foundations are weak and methodological strategies are not always explicit, making it difficult to evaluate their findings somewhat. With respect to the theoretical basis, much of the research finds their sustenance in Engeström’s activity theory and Hutchins’s distributed cognition. The importance of distributed leadership studies is its growing influence in the administration of colleges and universities, making these studies, a major political issue.

Key words: distributed leadership, activity theory, distributed cognition theory, methodological strategies, research techniques.


Resumen

El artículo revisa investigaciones entre los años 1999 y 2013 con el objetivo de conocer las bases epistemológicas de la investigación en liderazgo distribuido, con especial interés en estudios de educación. Se concluye que es un campo en formación, con potencial, pero que sus bases empíricas son débiles y sus estrategias metodológicas no siempre están explícitas, lo que dificulta un poco evaluar sus descubrimientos. Con respecto a las bases teóricas, gran parte de las investigaciones encuentran su sustento en la teoría de la actividad de Engeström y la teoría de la cognición distribuida de Hutchins. La importancia de los estudios de liderazgo distribuido es su creciente influencia en la administración de colegios y universidades, lo que hace de estos estudios un tema de gran relevancia política.

Palabras clave: liderazgo distribuido, teoría de la actividad, teoría de la cognición distribuida, estrategias metodológicas, técnicas de investigación.


 

Introducción

Los fundamentos epistemológicos respecto del liderazgo distribuido se encuentran en la teoría de la actividad y de la cognición distribuida. Derivadas de estas teorías se observan dos grandes discusiones conceptuales: la de Spillane et al. (2001), quienes se han basado en gran medida en la cognición distribuida para generar un liderazgo distribuido, y la de Gronn (2002) quien ha utilizado la teoría de la actividad para orientar su trabajo. Ambos enfoques son importantes como indicadores de los tipos de investigación que se pueden realizar para fortalecer el rendimiento de las formas y actividades del liderazgo como una actividad distribuida.

Teoría de la actividad

Esta teoría ofrece un marco conceptual en el que se formulan nuevas unidades de análisis que relacionan al sujeto y su medio sociocultural. Una de estas unidades es la actividad, desarrollada por Leontiev a finales de los años 70 y reformulada por Engeström (1987). 

La teoría de la actividad realiza un análisis del comportamiento y el conocimiento humano posicionado en un momento histórico, respecto de los sistemas de actividad orientados a un objetivo y sobre la base de la interacción cooperativa entre las personas. Al decir de Leontiev (1981), el sistema de actividad constituye una unidad básica para analizar los procesos psicológicos y sociales, tanto de la cultura como un todo, así como de los sujetos en forma individual.

Los sistemas de actividad se caracterizan por desarrollarse históricamente, estar mediados por herramientas, ser dialécticamente estructurados y analizarse desde la perspectiva de la relación entre los participantes y las herramientas utilizadas. De acuerdo con estos elementos, el cambio en el comportamiento humano no se produciría por sí solo, sino en la interacción con otros, ya que los sistemas de actividad son por naturaleza de carácter social.  Leontiev (1981) señala que un sistema de actividad no resulta de la sumatoria de las reacciones entre los individuos, sino que se configura como un sistema con su propia estructura, sus procesos internos y desarrollo particular.

En relación con este enfoque, las actividades humanas son sistemas complejos que cambian en forma continua, interactúan y se reorganizan a medida que las personas se adaptan y producen transformaciones en el ambiente. En otras palabras, esto significa que el conocimiento no se produce en forma individual sino que es inter subjetivo, la actividad humana es social. El cambio no se produce en un único sentido, se genera a partir de una actividad conjunta, ya que los sistemas de actividad son dialécticos, sean éstos cooperativos, conflictivos, de frente o a través de redes virtuales. Según Engeström (1991) la unidad de análisis no resulta del trabajo individual, sino de la relación entre las personas que lo conforman.

Larripa y Erausquin (2008) señalan que la actividad histórico-cultural ha evolucionado, al menos en tres etapas en el desarrollo de las investigaciones:

1. La primera, se basa en la idea de mediación cultural, es decir, la acción humana es mediada por los instrumentos y se orienta hacia ciertos objetivos. Se produce una tríada: objeto, sujeto y artefacto mediador, rompiéndose el dualismo cartesiano de individuo y sociedad. La implicancia de esta mirada es que para entender al individuo no se puede prescindir de entender su medio cultural.

2. En la segunda etapa, los trabajos de Leontiev (1981) permiten centrarse en la actividad colectiva. En ese contexto Engeström (2001) señala que la actividad es una formación colectiva que responde a una compleja estructura mediadora. Esto significa que los sistemas de actividad no se limitan a acciones, con un inicio y un término, sino que evolucionan a través de un tiempo socio-histórico y adoptan la forma de instituciones y organizaciones. De esta forma, la comunidad, las reglas y la división del trabajo posibilitan el análisis de sus interacciones y de los sistemas de actividad a un nivel macro que considera lo colectivo y la comunidad, sin concentrarse sólo en el individuo.

3. Engeström (2001), en la última etapa, desarrolla el análisis de los procesos de aprendizaje interorganizacionales, sus tensiones, contradicciones, negociaciones y luchas entre los objetivos y las percepciones de los miembros de estos sistemas.

Para examinar el concepto de liderazgo distribuido Gronn (2002) utiliza la teoría de la actividad de Engeström (2000). Esta enfatiza la actividad realizada en conjunto, la centralidad de la división del trabajo, la fluidez de las relaciones, los grados de libertad abierta a actores sociales y la dinámica interna del sistema de actividad que permite la transformación a través de pequeños cambios. En definitiva, la teoría de la actividad podría resumirse como aquella que describe la vida social como un proceso de relaciones en constante movimiento entre las tecnologías, la naturaleza, las ideas (conceptos), personas y comunidades. Su foco de acción pasa de una persona a otra de acuerdo con el contexto social y medioambiental y con el flujo de acción dentro de éste. En efecto, un individuo puede iniciar el cambio, en conjunto con otros que lo siguen, le contribuyen, aportan o lo alteran de varias formas. Sus acciones tienen un efecto hacia atrás y alteran las condiciones, relaciones, reglas, etc. de ese contexto. En síntesis, el flujo de la actividad incluye la circulación de la iniciativa. En trabajos anteriores Gronn, deja claro que también está influenciado por la teoría sociológica del dualismo analítico de Archer.

Teoría de la Cognición Distribuida

Desarrollada por Hutchins en los años 80, plantea un nuevo paradigma que permite repensar los dominios de la cognición. En este sentido, Hutchins (1995) postula que la cognición debe ampliarse más allá de los procesos que le ocurren al individuo, para incluir otros sistemas técnicos sociales o sistemas cognitivos de mayor escala. Por consiguiente, la cognición distribuida es un proceso de construcción de significado que incorpora situación, acción y artefactos como un todo. Por ejemplo, el uso de una calculadora no se separa de la resolución de un problema matemático: es una parte integral de la búsqueda de la solución. La actividad cognitiva se extiende a los actores y los artefactos para dar sentido a la situación, por lo tanto, es importante reconocer la naturaleza versátil de cualquier situación. De esta forma las personas, la historia, los eventos y el entorno físico son todos partes de la situación en la que se ejerce el liderazgo. Una consecuencia de esto es que se puede ver el liderazgo como "co-ejecutado por" o "extendido a" los actores y los artefactos que se incorporan en el proceso y, quizás, ubicados "entre" los actores interdependientes. Otra consecuencia es que el liderazgo puede encontrarse tanto en cargos formales dentro de una organización como en relaciones informales que dependen de formas de experiencia particulares.

Los fundamentos de la discusión de Spillane et al. (2001)sobre el liderazgo distribuido están en los conceptos de cognición distribuida y teoría de la actividad. Esta perspectiva del liderazgo distribuido examina cómo las responsabilidades del liderazgo y las acciones a través de las cuales éstas son ejecutadas se distribuyen entre lo que llaman liderazgo posicional e informal. Esto requiere un análisis cuidadoso de dos cosas: a) la o las tareas incluidas dentro de su ubicación (responsabilidades del liderazgo), y b) la relación entre las macro y micro actividades y los procesos involucrados (las acciones a través de las cuales se ejerce el liderazgo). En otras palabras, esto conlleva el estudio de cómo se lleva a cabo y de qué es. A partir de esta perspectiva, los líderes escolares deben tomar parte en la definición de las tareas y en la ejecución de ellas, lo que requiere la utilización activa de las teorías defendidas por los individuos y las teorías en uso. Se debe entender, entonces, que el liderazgo se desarrolla desde la perspectiva de los profesionales y a través de sus teorías en uso.

Revisión de estudios de liderazgo distribuido

Con el propósito de entender el campo de estudio del liderazgo distribuido, se realizará a continuación un análisis de investigaciones publicadas en revistas y libros internacionales. Se utilizaron bases de datos bibliográficas para buscar los textos y se utilizó cada artículo o libro para pesquisar dentro de su bibliografía otras referencias pertinentes. Los trabajos que se presentan a continuación se agrupan según las siguientes características: autor/es y título del trabajo; conceptos y teoría-estrategias; metodológicas y técnicas utilizadas.

Tabla 1. Principales características de las conceptualizaciones sobre el liderazgo distribuido

Autor/es y título del trabajo Conceptos y teorías Estrategia  metodológica Técnicas utilizadas
Spillane, J.P., Halverson, R. & Diamond, J.B. (2001) Investigating school leadership practice: a distributed perspective.  Educational Researcher  30(3): 23-28. Los fundamentos de la discusión sobre el liderazgo distribuido están en los conceptos de cognición distribuida y teoría de la actividad.
La cognición distribuida es un proceso de construcción de significado que incorpora situación, acción y artefactos como un todo.
La actividad cognitiva se extiende a los actores y los artefactos para dar sentido a la situación, y es importante reconocer la naturaleza  versátil de cualquier situación.
Los autores sostienen que a partir de esta perspectiva, los líderes escolares deben tomar parte en la definición de las tareas y en la ejecución de ellas, y esta actividad requiere la utilización activa de las teorías defendidas por los individuos y las teorías en uso. Se debe entender, entonces, que el liderazgo se desarrolla desde la perspectiva de los profesionales y a través de sus teorías en uso.
Los autores realizan un análisis  cualitativo, y recurren a tres ejemplos  para ilustrar el argumento general del estudio.
1. Observación de los intentos que hace una escuela primaria  centrando los  esfuerzos de mejora en base a las necesidades de aprendizajes de los estudiantes.
2. El director y miembros del equipo directivo se reúnen con cada profesor para tratar la planificación.
3. Sugerencias sobre  cómo la práctica del liderazgo puede extenderse a dos o más individuos.
Análisis de contenido de las observaciones de las prácticas de liderazgo.
Gronn, P. (2002) Distributed leadership. In: K. Leithwood & P. Hallinger (eds). Second International Handbook of Educational Leadership and Administration. Dordrecht: Kluwer, pp. 653-696. En el trabajo se recurre a la teoría de la actividad de Engeström. También está influenciado por la teoría sociológica del dualismo analítico.
Define el liderazgo como una “influencia emergente relacionada con el trabajo
Un asunto clave es el argumento de que el liderazgo distribuido es empírico.
El autor basa y sustenta su teorización del liderazgo distribuido usando como referencia una variedad de estudios empíricos de investigadores en diversos campos (meta análisis).
Desarrolla el concepto como una herramienta analítica para comprender este aspecto creciente del liderazgo en práctica.
Análisis de contenido

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, ambos autores presentan trabajos importantes como guías de los tipos de investigaciones que fortalecen nuestra comprensión de las formas de actividad de liderazgo que pueden ser consideradas como distribuidas. En ambos estudios los autores buscan defender que el liderazgo debe ser analizado en función de la práctica.

Tabla 2. Estudios estadísticos con datos empíricos

Autor/es y título del trabajo Conceptos y teorías Estrategia metodológica Técnicas utilizadas
Leithwood, K. & Jantzi, D. (1999). The relative effects of principal and teacher sources of leadership on student engagement with school. Educational Administration Quarterly 35(5): 679-706. Su estudio se centra en identificar empíricamente el grado en que el "liderazgo del profesor" puede considerarse efectivo.
Los autores sugieren que el liderazgo puede ser visto como el ejercicio de la influencia: como construido socialmente, más que definido estructuralmente en base al cargo que un sujeto ocupa formalmente en la organización.
Modelos causales, para evaluar los efectos directos e indirectos del liderazgo del director y del profesor en el compromiso del estudiante. Análisis factorial exploratorio, confirmatorios y ecuaciones estructurales
Heck, R. H. & Hallinger, P. (2009). Assessing the contribution of distributed leadership to school improvement and growth in math achievement. American Educational Research Journal 46(3): 659-689. Los autores apoyan la perspectiva del liderazgo distribuido, que tiene como objetivo la construcción de la capacidad académica de las escuelas como una forma de mejorar los resultados de aprendizaje de los estudiantes. Estudio longitudinal no experimental, en el que se pone a prueba un modelo conceptual de los efectos del liderazgo distribuido en el aumento del  rendimiento en matemáticas (análisis multivariado). Análisis Multinivel.
Modelos de ecuaciones estructurales.
Spillane, J. P. & Healey, K. (2010). Conceptualizing school leadership and management from a distributed perspective: an exploration of some study operations and measures. The Elementary School Journal111(2): 253-281. Para los autores una perspectiva distribuida tiene el potencial de generar nuevos conocimientos sobre el liderazgo y la gestión de las escuelas.
Definen el liderazgo y la gestión en términos de práctica lo que permite la posibilidad de que las personas sin designaciones formales de liderazgo pueden asumir responsabilidades de  trabajo en la organización.
Los investigadores utilizan  datos de 30 escuelas primarias  urbanas de tamaño medio, donde analizan el grado en que estas medidas recogen la variación entre escuelas y luego evalúan críticamente los puntos fuertes y débiles de las muestras medidas. Estadística descriptiva; correlaciones.
Baloglu, N. (2012) Relations between value-based leadership and distributed leadership: a casual research on school principles’ behaviors. Educational Sciences: Theory & Practice 12(2) Special Issue: 1375-1378. El autor basa su estudio en consideración con la teoría de la actividad.
Para el autor, el liderazgo distribuido significa que las personas están trabajando en conjunto para poner en común sus iniciativas y experiencias, por lo que el resultado es mayor que la suma de sus acciones individuales.
Análisis Multivariado. Correlaciones (Pearson), análisis factorial confirmatorio y regresión lineal múltiple.

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, en los estudios estadísticos revisados, la principal característica está dada por las técnicas de análisis de datos avanzadas que utilizan los diversos autores para dar respuesta a los objetivos planeados (regresión múltiple, análisis factoriales exploratorios y confirmatorios, ecuaciones estructurales y multinivel).

Tabla 3. Tipologías principales de estudios interculturales asociados al liderazgo distribuido

Autor/es y título del trabajo Conceptos y teorías Estrategia metodológica Técnicas utilizadas
Bryant, M. (2003) Cross-cultural perspectives on school leadership: lessons from Native American interviews. En: N. Bennett, M. Crawford & M. Cartwright (eds.) Effective Educational Leadership. London: Sage, pp. 216-228. Percepción de que el liderazgo no está localizado en una persona sino en una comunidad, y que “líder” tiene una posición momentánea. Cada persona juega un rol de liderazgo en diferentes momentos, y puede hacer una contribución significativa Estudio de caso Entrevistas largas con nativos americanos de seis tribus diferentes
Chang, I. (2011). A study of the relationships between distributed leadership, teacher academic optimism and student achievement in Taiwanese elementary schools. School Leadership & Management 31(5): 491-515. El estudio se centró en las escuelas primarias públicas en Taiwán.
El autor piensa que el liderazgo distribuido crea significado y valor para la organización y que la función del liderazgo se dispersa entre todos los miembros de la organización o grupo con el propósito de aumentar la conciencia de los miembros para que la organización cuente con más líderes para lograr los objetivos.
Se solicitó a los maestros  evaluar el papel de su director en dirigir y facilitar el liderazgo distribuido en las escuelas. Cálculo de las estadísticas descriptivas (media, desviación estándar, asimetría y curtosis).
Análisis de varianza y ecuaciones estructurales (SEM).
Singh, M., Han, J. & Woodrow, C. (2012). Shifting pedagogies through distributed leadership:  mentoring Chilean early childhood educators in literacy teaching. Australasian Journal of Early Childhood 37(4): 68-76. El fenómeno investigado en este estudio es el impacto de la formación profesional de los enfoques de liderazgos pedagógicos distribuidos en el liderazgo y la alfabetización de los educadores de párvulos.
El liderazgo pedagógico distribuido fue concebido como un vehículo para la aplicación de un enfoque socio-cultural a la lengua española y a la alfabetización.
Los autores utilizaron el Programa Futuro Infantil Hoy (PFIH). Programa de aprendizaje profesional para los educadores de párvulos chilenos, desarrollado por un equipo de académicos australianos expertos en educación infantil.
Los educadores de párvulos australianos  realizaron tutorías en educadores de párvulos chilenos para cambiar sus métodos pedagógicos de alfabetización.
Entrevistas con los cuatro grupos de informantes claves: educadores/as de párvulos, directores/as de los centros, sostenedores y las/os asistentes de la enseñanza.

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, los estudios interculturales revisados son los siguientes: 1) experiencias con nativos americanos de seis tribus diferentes, 2) escuelas primarias públicas en Taiwán y 3) una comunidad de escolar preescolar al norte de Chile. En ellos está presente el liderazgo distribuido en el ámbito pedagógico. Es significativo destacar que en este tipo de estudios se utilizaron diversas técnicas tanto cualitativas (entrevista, observaciones, etc.) como cuantitativas (análisis de varianza, ecuaciones estructurales, etc.).

Tabla 4. Estudios de liderazgo distribuido que emergen de iniciativas o influencias dispersas

Autor/es y título del trabajo Conceptos y teorías Estrategia  metodológica Técnicas utilizadas
Hartley, J. & Allison, M. (2000) The modernization and improvement of government and public services: the role of leadership in the modernization and improvement of public services. Public Money and Management 20(2): 35-40 Definen el liderazgo distribuido como el resultado de alianzas y trabajo en equipo y como la consecuencia natural de nuevas formas de trabajo cooperativo y estructuras más horizontales. Estudios de casos Entrevistas en profundidad y grupos focales con empleados.
También se  agregaron observaciones y documentación.
Harris, A. & Chapman, C. (2002). Democratic leadership for school improvement in challenging contexts. International Electronic Journal for Leadership in Learning, 6 (9): 1-9. En esta descripción, el liderazgo democrático incluye el liderazgo distribuido, este último consiste en un proceso en el que se delega responsabilidad y autoridad a grupos de administradores sénior y, luego, en un nivel más amplio, se da a los profesores la oportunidad de compartir la toma de decisiones, de sacar lo mejor a través de estas estrategias y otorgar reconocimiento. Estudio de caso Entrevistas semiestructuradas con directores, gerentes medios y profesores de aula, además de evaluaciones de las conclusiones con otros directivos, y una recolección de datos de documentación.
Oborn, E., Barrett, M. &  Dawson, S. (2013) Distributed leadership in policy formulation: a sociomaterial perspective. Organization Studies 34(2): 253-276 Los autores utilizan el concepto de liderazgo distribuido desde un enfoque sociomaterial para revelar cómo y por qué el liderazgo se distribuye a través de sus  prácticas que, en conjunto, (re) configuran coaliciones de políticas del contexto. Estudios de casos (etnografía política) Observaciones en  reuniones, presentaciones, conferencias,  eventos y encuentros informales que  suscitaron debates, opiniones y experiencias de diversas personas.
Grupos de discusión  del equipo de política.
Entrevistas, notas etnográficas detalladas y transcripciones de participación pública.

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, estos artículos presentan ambigüedades en la definición del liderazgo distribuido. También han dado lugar a una diversa nomenclatura que se utiliza en la literatura, tales como el liderazgo democrático (Woods 2004) y el liderazgo compartido (Pearce y Conger 2003). Estos términos son utilizados con frecuencia, por ejemplo, "liderazgo distribuido" y "liderazgo compartido" se utilizan a menudo en el mismo papel como si fueran iguales. El uso de estos conceptos crea confusión en la aplicación práctica de las definiciones y plantea dificultades de interpretación teniendo en cuenta las implicancias de los hallazgos basados ​​en estudios de investigación.

Tabla 5. Estudios que tratan conceptos de liderazgo relacionados con el liderazgo distribuido, y que tienen implicaciones para su comprensión, pero que no se refieren explícitamente al liderazgo distribuido

Autor/es y título del trabajo Conceptos y teorías Estrategia  metodológica Técnicas utilizadas
Knight, P. T. & Trowler, P. R. (2001) Departmental leadership in higher education. Buckingham: SRHE/Open University. Los autores apoyan hasta cierto punto las teorías de la actividad social de Wenger y Engeström, asociándolas con las teorías de Vygotsky sobre el aprendizaje y el compromiso social con el mundo como lo presenta Wertsch. Análisis de contenido Entrevistas vía web y correo electrónico con líderes académicos
Gold, A. (2003) Principled principals? Values-driven leadership: evidence from ten case studies of ‘outstanding’ school leaders. Educational Management Administration & Leadership 31(2): 127-138 Los autores no utilizan el término liderazgo distribuido, en su lugar se refieren al "desarrollo de la capacidad de liderazgo" en cuanto involucra la delegación de poder y responsabilidad a directivos de departamentos y facultades y los involucra a ellos en grupos e iniciativas de trabajo. Estudios de casos Observaciones etnográficas
Bolden, R., Petrov, G. & Gosling, J. (2008) Tensions in higher education leadership: towards a multi-level model of leadership practice. Higher Education Quarterly 62(4): 358-376. Para los autores, las formas resultantes de liderazgo en educación están ampliamente distribuidas (a través de las personas, estructuras, redes).
Las formas resultantes de liderazgo se pueden describir más exactamente como "híbridas" (que comprenden tanto los enfoques individualistas y colectivos).
Se utiliza un modelo Multi-Level  con información cualitativa, donde se identifican los elementos constitutivos de la práctica del liderazgo en la educación superior en los niveles personal, social, estructural, contextual y de desarrollo. Entrevistas semi-estructuradas cara a cara en 12 universidades del Reino Unido.
Además la  investigación utilizó  la técnica de la entrevista en profundidad y grupos de discusión con los representantes de la formación del personal de las instituciones participantes.
Lopez, V., Ahumada, L.,  Galdames, S. & Madrid, R. (2012) School principals at their lonely work: recording workday practices through ESM logs. Computers & Education 58(1): 413-422 Este estudio trata de ofrecer una herramienta para la investigación del liderazgo distribuido.
Conceptualmente, se aparta de las opiniones tradicionales sobre el líder y el enfoque natural, ya que los autores no están interesados ​​en el líder como  persona individual, sino en el patrón de interacciones entre sujetos que realizan tareas dentro del amplio ámbito de la gestión escolar.
Los autores utilizan un diseño de métodos mixtos secuenciales.
La investigación se realizó en dos etapas:
En la primera fase, se ha diseñado y implementado un sistema de registro de las experiencias cotidianas.
En la segunda fase, se realizó un seguimiento de las entrevistas semi-estructuradas con los participantes de la primera fase, en la que comparten y discuten los resultados primarios con el fin de lograr la comprensión en profundidad de los datos.
Registros de experiencias cotidianas
Entrevistas semiestructuradas

Fuente: Elaboración propia.

En resumen, de estos artículos podemos enfatizar el trabajo de Bolden, Petrov y Gosling por la descripción del liderazgo como "híbrido". En dicho trabajo se vinculan los enfoques individualistas y colectivos de acuerdo con Gronn y, además, se utiliza una estrategia metodológica novedosa, pues se realiza un estudio multinivel con información cualitativa en los niveles personal, social, estructural, contextual y de desarrollo.

Análisis

De acuerdo al análisis realizado puede inferirse que, conforme a los estudios revisados, los fundamentos de la discusión sobre el liderazgo distribuido se encuentran principalmente en los conceptos de cognición distribuida y teoría de la actividad. Sin embargo, hay autores como Gronn (2002) que en sus análisis también fueron influenciados por la teoría sociológica del dualismo analítico.

En relación con las discusiones conceptuales sobre el liderazgo distribuido, Spillane et al. (2001)presenta una pequeña cantidad de datos en forma de tres ilustraciones obtenidas a partir de su investigación, mientras que Gronn (2002) realiza varios estudios para probar la utilidad de su teorización del término. Estos dos trabajos son de gran relevancia y fortalecen la comprensión conceptual del liderazgo distribuido. El aspecto más importante a destacar es que el análisis bibliográfico muestra que numerosos autores contextualizan sus investigaciones en función de los trabajos propuestos por Spillane y Gronn.

Por otro lado, la mayoría de las investigaciones empíricas examinadas son "estudios de casos" cualitativos en entornos organizacionales educativos. En esta dirección es importante reconocer que una variedad de ellos, en pequeña progresión, pueden construir un conjunto substancial de evidencias en el tiempo. Sin embargo, el número de investigaciones pertinentes sigue siendo reducido y nuevamente la evidencia que ellos generan debe ser juzgada como indicativa más que concluyente. Sin perjuicio de lo anterior, se destaca que un estudio de grado menor podría permitir develar estructuras profundas del fenómeno.

La fortaleza y solidez de los trabajos resumidos en este artículo deben ser consideradas como un conjunto de propuestas sobre la naturaleza del liderazgo distribuido y algunos posibles lineamientos para futuras investigaciones que exploren y validen la teoría más a fondo.

En las investigaciones revisadas fue difícil comprobar la estrategia metodológica utilizada por los autores, debido principalmente a que éstos generalmente no la explicitan en su diseño metodológico. Asimismo, encontramos que existe una importante cantidad de trabajos en que los autores, al no explicitar la estrategia metodológica, generan confusión con respecto de las técnicas de análisis que se utilizan, sobre todo en estudios de tipo cualitativo.

Finalmente debemos estar conscientes que las percepciones sociales y políticas del liderazgo distribuido contribuyen fuertemente al desarrollo de las organizaciones, preferentemente educativas. El liderazgo distribuido en contextos educativos promueve cambios en la cultura de la organización, acrecentando procesos de participación, democratización y toma de decisiones compartidas que inciden en el desarrollo de toda la comunidad escolar. La visión del liderazgo distribuido sobrepasa a la posición del liderazgo formal (directivos y miembros de los equipos de gestión) e incorpora las actividades de varias personas en una comunidad educativa que trabaja en la movilización y orientación del personal en los procesos de cambio.

Dada esta argumentación, si las investigaciones en educación y liderazgo distribuido se consolidan, tiene mucho sentido un análisis epistemológico de las bases teóricas y metodológicas de tal línea de investigación en ciencias sociales, pues su aplicación en el campo de la educación es de vital importancia en estos tiempos.

Nota

Este trabajo se inscribe dentro del desarrollo teórico preliminar en torno a la noción de liderazgo distribuido del proyecto FONDECYT 1130161. En este contexto, agradezco a todas(os) quienes aportaron a su concepción y desarrollo, como a todas(os) aquellas(os) que contribuyeron desde sus evaluaciones formales e informales.

Bibliografía

Bolden, R., Petrov, G. & Gosling, J. 2008. Tensions in higher education leadership: towards a multi-level model of leadership practice. Higher Education Quarterly 62(4): 358-376. doi: 10.1111/j.1468-2273.2008.00398.x        [ Links ]

Baloglu, N. 2012. Relations between value-based leadership and distributed leadership: a casual research on school principles' behaviors. Educational Sciences: Theory & Practice 12(2), special issue: 1375-1378.         [ Links ]

Bryant, M. 2003. Cross-cultural perspectives on school leadership: lessons from Native American interviews. En: N. Bennett, M. Crawford & M. Cartwright (eds.) Effective Educational Leadership. London: Sage, pp. 216-228.         [ Links ]

Chang, I. 2011. A study of the relationships between distributed leadership, teacher academic optimism and student achievement in Taiwanese elementary schools. School Leadership & Management 31(5): 491-515. doi:10.1080/13632434.2011.614945        [ Links ]

Engeström, Y. 1987. Learning by expanding: an activity-theoretical approach to developmental research. Helsinki: Orienta-Konsultit.         [ Links ]

Engeström, Y. 1991. Non scolae sed vitae discimus: toward overcoming the encapsulation of school learning.  Learning and Instruction 1(3): 243-259.         [ Links ]

Engeström, Y. 2000. Activity theory and the social construction of knowledge: a story of four umpires. Organization 7(2): 301–310. doi:10.1177/135050840072006        [ Links ]

Engeström, Y. 2001. Los estudios evolutivos del trabajo como punto de referencia de la teoría de la actividad: el caso de la práctica médica de la asistencia básica. En: S. Chaiklin y J. Lave (comps.). Estudiar las prácticas: perspectivas sobre actividad y contexto. Buenos Aires: Amorrortu Editores, pp. 78-118.         [ Links ]

Gold, A. 2003. Principled principals? Values-driven leadership: evidence from ten case studies of 'outstanding' school leaders. Educational Management Administration & Leadership 31(2): 127-138. doi: 10.1177/0263211X030312002        [ Links ]

Gronn, P. 2002. Distributed leadership. En: K. Leithwood & P. Hallinger (eds). Second International Handbook of Educational Leadership and Administration. Dordrecht: Kluwer, pp. 653-696.         [ Links ]

Harris, A. & Chapman, C. (2002). Democratic leadership for school improvement in challenging contexts. International Electronic Journal for Leadership in Learning 6(9): 1-9. http://eprints.gla.ac.uk/75099/        [ Links ]

Hartley, J. & Allison, M. 2000. The modernization and improvement of government and public services: the role of leadership in the modernization and improvement of public services. Public Money and Management 20(2): 35-40. doi:10.1111/1467-9302.00209        [ Links ]

Heck, R. H. & Hallinger, P. (2009). Assessing the contribution of distributed leadership to school improvement and growth in math achievement. American Educational Research Journal 46(3): 659-689. doi:10.3102/0002831209340042        [ Links ]

Hutchins, E. 1995. How a cockpit remembers its speed. Cognitive Science 19(3): 265–288.         [ Links ]

Knight, P.T. & Trowler, P.R. 2001. Departmental leadership in higher education. Buckingham: SRHE/Open University.         [ Links ]

Larripa, M. y Erausquin, C. 2008. Teoría de la actividad y modelos mentales. Instrumentos para la reflexión sobre la práctica profesional: "Aprendizaje expansivo", intercambio cognitivo y transformación de intervenciones de psicólogos y otros agentes en escenarios educativos. Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires Vol. XV: 109-124.         [ Links ]

Leithwood, K. & Jantzi, D. 1999. The relative effects of principal and teacher sources of leadership on student engagement with school. Educational Administration Quarterly 35(5): 679-706.         [ Links ]

Leontiev, A.N. 1981. Problems of the development of the mind. Moscow: Progress Publishers.         [ Links ]

Lopez, V; Ahumada, L; Galdames, S. & Madrid, R. 2012. School principals at their lonely work: recording workday practices through through ESM logs. Computers & Education 58(1): 413–422.         [ Links ]

Oborn, E., Barrett, M. &  Dawson, S. 2013. Distributed leadership in policy formulation: a sociomaterial perspective. Organization Studies 34(2): 253-276. doi:10.1177/0170840612473552        [ Links ]

Pearce, C.L. & Conger, J.A. 2003. All those years ago: The historical underpinnings of shared leadership. In: C.L. Pearce & J.A. Conger (eds) Shared leadership: reframing the hows and whys of leadership. Thousand Oaks, CA: SAGE, pp. 1-18.         [ Links ]

Singh, M., Han, J. & Woodrow, C. 2012. Shifting pedagogies through distributed leadership:  mentoring Chilean early childhood educators in literacy teaching. Australasian Journal of Early Childhood 37(4): 68-76.         [ Links ]

Spillane, J. P. & Healey, K. 2010. Conceptualizing school leadership and management from a distributed perspective: an exploration of some study operations and measures. The Elementary School Journal111(2): 253-281. doi: 10.1086/656300        [ Links ]

Spillane, J. P., Halverson, R. & Diamond, J.B. 2001. Investigating school leadership practice: a distributed perspective.  Educational Researcher 30(3): 23-28. doi:10.3102/0013189X030003023        [ Links ]

Woods, P. 2004. Democratic leadership: drawing distinctions with distributed leadership. International Journal of Leadership in Education 7(1): 3-26.         [ Links ]

Recibido el 4 Mar 2013, Aceptado el 23 Jun 2013.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons