SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número6Discurso de recepción a la Academia Chilena de Medicina de la Dra. María Elena Santolaya de Pablo: Diciembre, 12, 2018 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. vol.35 no.6 Santiago  2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182018000600629 

Editorial

Redes sociales y Salud

Social networks and Health

Michel Serri1 

1Medico infectologo, Hospital Fuerza Aerea de Chile. Hospital San Juan de Dios. Red Salud Vitacura.

Las redes sociales (Social Networks Sites) se definen como un grupo de aplicaciones basadas en Internet que se desarrollan sobre los fundamentos ideológicos y tecnológicos de la Web 2.0, y que permiten la creación y el intercambio de contenidos generados por el usuario. “El término Web 2.0 está asociado a aplicaciones web que facilitan el compartir información, la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario y la colaboración en la red. Un sitio Web 2.0 permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido generado en una comunidad virtual, a diferencia de sitios web donde los usuarios se limitan a la observación pasiva de los contenidos que se ha creado para ellos (web 1.0). Ejemplos de la Web 2.0 son las comunidades web, los servicios web, las aplicaciones Web, las redes sociales, los servicios de alojamiento de videos, las wikis, blogs, etc.”.

En la mayoría de estas aplicaciones los usuarios construyen un perfil público o privado y generan una lista de “contactos” con los que comparten una conexión.

Aunque algunos pudieran pensar que las redes sociales solo tienen utilidad para compartir información personal, estas tienen una amplia y diversa aplicación en distintos ámbitos, incluida la Salud.

La Organización Mundial de la Salud, el 2009 en su Bulletin of the World Health Organization llamaba la atención sobre las potencialidades de las redes sociales para los trabajadores de la salud pública y las instituciones. Se señalaba que “hasta hace poco el modelo de comunicación predominante era de una autoridad a muchos (por ejemplo, de una institución de salud, del Ministerio de Salud, o de un periodista al público). Sin embargo, las redes sociales han cambiado el monólogo a un diálogo, donde cualquiera con acceso a las tecnologías de la información e Internet puede ser creador de contenido y comunicado”.

Las comunidades y redes que se establecen en Internet generan sociabilidad y relaciones entre sus miembros debido a que la red posibilita sobrepasar los límites físicos, permitiendo que personas con intereses similares se puedan conectar y establecer una relación. Cada vez es menor la sociabilidad de tipo comunitaria en ambientes físicos y tradicionales, y aparecen cada vez más relaciones interpersonales sin lazos físicos sino más bien intereses comunes. Este punto rompe con los paradigmas clásicos en salud ya que la sociabilidad digital actual se realiza al ámbito de una condición de salud que comparten personas procedentes de entornos muy distintos reunidas por la red y no en lugares físicos clásicos como hospitales, centros de salud, consultas médicas, etc. Se produce en redes sociales un fenómeno de contagio emocional que se genera entre personas con interés comunes. Estudios han mostrado que las publicaciones de algunas personas influyen positiva o negativamente en nosotros, lo que indica que el factor emocional está también muy presente en estos ámbitos. Otro aspecto interesante, que va en alza, es la utilización de Internet por los llamados movimientos sociales, utilizando la red como medio de acción y organización. Se está produciendo una transferencia de los movimientos sociales organizados en entornos físicos a entornos digitales, y las redes sociales se conforman como grandes medios catalizadores de este tipo de movimientos.

La incorporación de las redes sociales al ámbito de la salud ha tenido una evolución más lenta que en otros sectores. La salud es el valor más preciado por la población y precisamente por eso surge en ocasiones controversia al incorporar en su ámbito las redes sociales, dado que los valores en los que se basa la atención sanitaria (privacidad, confidencialidad, trato personal, y procedimientos formales) pueden colisionar con los valores abiertos subyacentes en las redes sociales.

La utilidad de las redes sociales para la Salud Pública no se encuentra sólo en potenciar la comunicación horizontal, sino que el análisis automatizado del tráfico de información compartida a través de ellas permite detectar patrones y comportamientos asociados a la búsqueda y suministro de información sobre salud. Esto puede aplicarse para la vigilancia en salud, la planificación de servicios sanitarios, el desarrollo de programas de intervención y de promoción de la salud, entre otros. Un estudio de Young SD. et al, publicado en Annals of Internal Medicine en el año 2013, mostró cómo la participación en comunidades de Facebook llegó a duplicar la petición de pruebas de VIH entre sujetos de riesgo. Moorhead A et al, en J Med Internet Res 2013, estableció seis beneficios generales de las redes sociales para la comunicación en Salud: incremento de la interacción con otros usuarios; información más personalizada; aumento de la accesibilidad a ésta; soporte emocional para los usuarios; vigilancia de la salud pública y, finalmente, potencial para influir en las políticas de salud. En el otro lado se identificaron diversas limitaciones, principalmente referentes a la falta de privacidad, heterogeneidad y de veracidad de la información

Los sistemas sanitarios y los profesionales de la salud, tendremos en el futuro que adaptarnos a estas herramientas digitales. La Salud no puede y no podrá, quedar al margen de los avances tecnológicos y las plataformas digitales. La necesidad de normativas específicas para establecer los márgenes de acción de la salud a nivel de redes sociales, la incorporación de las tecnologías en las mallas curriculares y la capacitación de los actuales profesionales; son puntos necesarios a considerar en el futuro de la e-Salud.

Referencias bibliográficas

1.- Ponce I. Monográfico: Redes sociales. Internet Web 2.0. Observatorio Tecnológico. INTEF. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. 2012. http://recursostic.educacion.es/observatorio/web/en/internet/web-20/1043-redes-sociales (accedido en octubre de 2017). [ Links ]

2.- McNab C. What social media offers to health professionals and citizens. Bull World Health Org 2009; 87: 566. doi: 10.2471/BLT.09.066712. [ Links ]

3.- Moorhead S A, Hazlett D E, Harrison L, Carroll J K, Irwin A, Hoving C. A New dimension of health care: systematic review of the uses, benefits, and limitations of social media for health Communication J Med Internet Res 2013;15 (4): e85. [ Links ]

4.- Young S, Cumberland D, Lee S, Jaganath D, Szekeres G, Coates T. Social networking technologies as an emerging tool for HIV Prevention: a cluster randomized trial. Ann Intern Med. 2013;159 (5): 318-24. doi: 10.7326/0003-4819-159-5-201309030-00005. [ Links ]

Correspondencia a: Michel Serri Venegas serri.michel@gmail.com

Creative Commons License This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution Non-Commercial License, which permits unrestricted non-commercial use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.