SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.21 número1Tendencias en el diagnóstico de la neumonía asociada a ventilación mecánicaAlbendazol y reducción de convulsiones por neurocisticercosis índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.21 n.1 Santiago  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182004000100013 

Fibrobroncoscopia y aspirado gástrico en tuberculosis pulmonar con baciloscopia de expectoración negativa.

Comparison of bronchoscopy and gastric washings in the investigation of smear-negative pulmonary tuberculosis

Dickson S J, Brent A, Davidson R N, Wall R. Clin Infect Dis 2003; 37: 1649-53.

Tipo de trabajo: Análisis retrospectivo de rendimiento de tests diagnósticos.
Lugar de realización: Unidad de Enfermedades Infecciosas del Northwick Park Hospital, Harrow, Middlesex, Reino Unido.

El objetivo de este estudio fue comparar la utilidad diagnóstica de la fibrobroncoscopia (considerada el método de referencia) en relación con la muestra de contenido gástrico para el diagnóstico microbiológico de la TBC pulmonar con baciloscopia (BK) de expectoración negativa. La población asignada al hospital es una población con alta incidencia de inmigrantes a quienes habitualmente se hace screening por radiografía de tórax y se derivan además pacientes sintomáticos. En el estudio se incluyeron pacientes con diagnóstico de TBC pulmonar con baciloscopia de expectoración negativa en quienes se hubiera realizado fibrobroncoscopia y estudio de contenido gástrico, y que hubieran sido tratados como TBC. El estudio se prolongó por un período de 6 años y medio. Se descartó pacientes en que la BK de contenido gástrico hubiera sido positiva. La búsqueda de los pacientes se hizo por registros clínicos, de notificación, de fibrobroncoscopia y de laboratorio. Finalmente se identificaron 215 pacientes tratados por TBC con BK negativa en expectoración; de éstos a 180 se le realizó estudio de contenido gástrico. Setenta y ocho por ciento de los pacientes fueron derivados por radiografía de tórax anormal en los servicios de inmigración y 61% eran asintomáticos; en 172 pacientes se efectuaron dos lavados gástricos y en 149 tres lavados. Con la fibrobroncoscopia se aisló M. tuberculosis en 30% de los pacientes y en 16% de la expectoración obtenida post-fibrobroncoscopia. En el total de los pacientes, 34% tuvo al menos uno de estos dos cultivos positivos. Se encontró BAAR en 19 muestras de lavado broncoalveolar y 4 muestras de expectoración post-fibrobroncoscopia.

El lavado gástrico exclusivo obtuvo 21% de cultivos positivos siendo inferior a la fibrobroncoscopia, pero la posibilidad de una estrategia de fibrobroncoscopia más tres lavados gástricos dio una posibilidad de cultivo positivo de 38% (de 149 pacientes). Pero en el total de 180 pacientes, 75 (42%) arrojaron un cultivo positivo en alguna de estas técnicas (el lavado gástrico agregó 13 de estos 75). En forma adicional se obtuvo cultivos positivos en 9 pacientes (5%): 5 de expectoración, 3 en aspirado de ganglios y 1 en biopsia pleural.

Comentario: En Chile hace 3 años descendimos bajo el nivel de endemia de TBC. Esto nos incorpora una nueva realidad de una población con menor incidencia de tuberculosis. Asimismo una población con un mejor acceso en salud implica que el diagnóstico tiende a ser más precoz y por tanto menos sintomática _en esta serie, 61% de los pacientes era asintomático_ lo que nos acerca a una realidad probable en un futuro próximo. En nuestro medio tenemos como dificultad adicional en el diagnóstico, la difícil interpretación del PPD por tener una población vacunada con BCG. Esto lleva a la conclusión lógica de estar abierto a evaluar viejos y nuevos tests diagnósticos en este escenario. Este estudio nos aporta una realidad, si bien la fibrobroncoscopia parece ser mejor, no es lo suficientemente buena para considerarla un gran test diagnóstico. Asimismo, tampoco su superioridad es tan notoria como para dejar de lado la baciloscopia de contenido gástrico (que contribuyó con 13 de 75 cultivos positivos). Si bien el estudio adolece de ser retrospectivo, que podría subestimar el rol del contenido gástrico (los pacientes en que la BK de contenido gástrico fue positiva pueden no haber sido sometidos a fibrobroncoscopia). Por ahora volvemos a lo mismo de siempre: la TBC con baciloscopia negativa es un desafío para el médico clínico que requiere el conocimiento de estudios como éste para aplicar inteligentemente los limitados tests diagnósticos de que disponemos.

Mario Calvo A.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons