SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.91 número3Trombosis senovenosa cerebral en un recién nacido con mutación MTHFR C677T tratado con enoxaparinaAcoso escolar (bullying) como factor de riesgo de depresión y suicidio índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.91 no.3 Santiago jun. 2020

http://dx.doi.org/10.32641/rchped.v91i3.920 

ARTICULO DE REVISION

Aplicación de una nueva terminología “BRUE: Eventos breves, resueltos e inexplicados”. Definiciones y recomendaciones

Application of a new terminology “BRUE: Brief, resolved and unexplained events”. Definitions and recommendations

Daniel Zenteno-Araos1 

Javiera Díaz-Silva2 

Pablo Brockmann-Veloso3 

1 Departamento de Pediatría, Universidad de Concepción. Servicio de Pediatría, Hospital Guillermo Grant Benavente, Concepción, Chile.

2 Interna Medicina, Universidad de Concepción. Chile.

3 Departamento de Cardiología y Respiratorio Pediátrico, Centro del Sueño Pediátrico, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.

Resumen:

Hace tres décadas se propuso el término Apparent Life-Threatening Events (ALTE), siendo incorpo rado paulatinamente en el enfrentamiento clínico de estos pacientes; permitiendo determinar riesgos, atribuir causas y realizar tratamientos específicos. Sin embargo, llevó a realizar estudios y hospitalizaciones en muchas instancias considerados innecesarios, generando un aumento de los costos sanitarios. Por estos motivos nace el concepto de Brief Resolved Unexplained Events (BRUE), que pretende disminuir la subjetividad del evento y focalizar una estrategia de manejo según determina ción del riesgo. En el siguiente artículo se analizan diferencias entre ALTE y BRUE según consensos internacionales y chilenos, profundizando en el enfrentamiento e incorporando consideraciones de relevancia para la práctica clínica cotidiana de lactantes que presentan un BRUE.

Palabras clave: BRUE; ALTE; apneas; muerte súbita

Abstract:

Three decades ago, the term Apparent Life-Threatening Events (ALTE) was proposed and was gra dually incorporated into the clinical approach of these patients, allowing to determine risks, attribute causes, and perform specific treatments. However, this led to studies and hospitalizations considered unnecessary in many cases, increasing health costs. For this reason, the concept of Brief Resolved Unexplained Events (BRUE) was created, in order to reduce the subjectivity of the event and focus a management strategy according to the risk determination. This article analyzes the differences bet ween ALTE and BRUE according to international and Chilean consensus, deepening the approach and incorporating relevant considerations for the daily clinical practice with infants who present a BRUE.

Keywords: BRUE; ALTE; apnea; sudden death

¿Qué se sabe del tema que trata este estudio?

Gran parte de la evidencia se basa en el término ALTE, que nos permitió mejorar el enfrentamiento de muchos pacientes. BRUE permite definir concretamente el episodio, determinar conductas según categorización de riesgo y optimizar el recurso en salud.

¿Qué aporta este estudio a lo ya conocido?

El artículo reúne la evidencia actual en relación con el tema, ex poniendo las diferencias más relevantes para que el lector realice juicio propio de ambos términos y puedan incorporar el concepto de BRUE en su práctica clínica cotidiana.

Introducción

En el año 1970, los conceptos de síndrome de muerte súbita del lactante y muerte súbita abortada comienzan a ser mencionados en la literatura, este úl timo específicamente utilizado para referirse a aquellos pacientes que sufrían un evento aparentemente mortal pero que lograban vivir. Para similares presentaciones clínicas se empleaban los términos de muerte súbita frustra, crisis de apnea o crisis de cianosis, sin existir una categorización del riesgo que implicaba el episodio1.

En 1986 el Instituto Americano de Salud y Desa rrollo Humano plantea el concepto de ALTE, del inglés “Apparent Life-Threatening Events”, el cual paulatina mente se va incorporando en distintas instancias cien tíficas internacionales hasta ser recomendado en 1994 por la Academia Americana de Pediatría (AAP). Luego de esto, se generó un notorio aumento de las investi gaciones y publicaciones al respecto1. Entre los años 2003 y 2005, se publican los consensos europeo2 y lati noamericano de ALTE3. El año 2014, un grupo de es pecialistas de distintos centros asistenciales de nuestro país, publican el primer consenso de ALTE en Chile, conforme a la realidad de nuestro medio y a recomendaciones internacionales4.

Recientemente, en el 2016, el Subcomité de ALTE de la Sociedad Americana de Pediatría recomienda un nuevo concepto, en el marco de la publicación de una guía clínica para el enfrentamiento clínico de estos lac tantes, donde sugiere modificar el término de ALTE por BRUE, del inglés Brief Resolved Unexplained Events, definido como eventos breves, resueltos e inexplicados, basándose en nuevas investigaciones, avances en medicina clínica y el análisis sobre el recurso en sa lud empleado5. Sin embargo, se limita a comparar los casos de ALTE menor con BRUE, dejando de lado a las situaciones de ALTE de riesgo mayor (Figura 1).

Figura 1 Cronología ALTE y BRUE. ALTE: eventos de aparente amenaza a la vida del lactante. sochíNEP: sociedad chilena neumología Pediátrica. BRUE: eventos breves, resueltos e inexplicados. 

El objetivo de este artículo es analizar las diferen cias entre ALTE y BRUE según consensos internacionales y chilenos, profundizando en el enfrentamiento e incorporando consideraciones de relevancia para la práctica clínica cotidiana de lactantes que presentan un BRUE.

Definiciones

Las definiciones de ALTE y BRUE no son compa rables mediante evidencias científicas, pues obedecen a recomendaciones de expertos en tiempos distintos y con gran variabilidad en el número de publicaciones. Hasta la fecha, existen muchas más publicaciones rela cionadas con el concepto de ALTE que con el concepto de BRUE. En relación este último, los artículos prin cipalmente reportan la incorporación del concepto y hay artículos sobre BRUE en los que se utilizó la misma definición de ALTE al reclutar los sujetos6.

La Academia Americana de Pediatría define ALTE como un evento brusco e inesperado que incluye ma nifestaciones de apnea junto con cambios de color y de tono muscular, donde el observador cree que el niño ha muerto1. El consenso chileno define el cuadro como un episodio brusco, que ocurre en un lactante menor de un año, con la presencia de 2 o más de las siguien tes manifestaciones: apnea, cambio de color, cambio de tono o atoro; en el que es necesario de algún tipo de maniobra de reanimación y que para el observador genera la sensación de riesgo de vida para el menor4. Es decir, el consenso nacional incorpora la edad, determi nación de número de características y la necesidad de maniobras de reanimación.

El concepto de BRUE corresponde a un even to que ocurre en menores de un año, presentado en forma brusca, corta (menos de 1 minuto) y resuelta, sin necesidad de reanimación. Incluye, uno o más de los siguientes criterios: cambio del patrón respiratorio (apnea, disminución o irregularidad), cambio del co lor (cianosis o palidez), alteración del tono muscular o de la conciencia y que, luego de una historia clínica y examen físico completo, no se encuentre explicación5.

A diferencia de ALTE, el concepto BRUE considera la información obtenida en la anamnesis y procesada por un profesional de la salud calificado, incorpora la posibilidad de alteración de conciencia, excluye la ru bicundez e involucra la alteración del patrón respirato rio como concepto más amplio que ALTE, alejándose del solo episodio de apnea. Adicionalmente, BRUE considera como límite de edad el año de vida, define un número mínimo de criterios, especifica las carac terísticas de la coloración del paciente y amplia las po sibles alteraciones respiratorias, siendo una definición globalmente más precisa y parecida a la de ALTE del consenso chileno7 (Tabla 1). La (Figura 1) y muestran los aspectos relevantes sobre anamnesis y examen físico en la evaluación de lactantes (Figura 2 y Figura 3).

Tabla 1 Diferencias entre definiciones de ALTE y BRUE según AAP. 

Figura 2 Aspectos principales en la anam nesis de un BRUE. 

Figura 3 Aspectos principales en el examen físico de un BRUE. 

Motivos del cambio de concepto

El concepto ALTE nos permitió mejorar procesos diagnósticos, categorizar a los pacientes por riesgo y por etiología atribuida. Progresivamente se fue refor zando la importancia de una anamnesis completa, de un examen físico adecuado e incluso a plantear algo ritmos de estudios complementarios por etapas4,8. Sin embargo, generó un aumento en el gasto en salud, atribuidos principalmente a la indicación de estudios y hospitalizaciones, que en muchas ocasiones pudiesen haber sido innecesarias para determinar tratamientos específicos9.

El concepto cambia, considerando la necesidad de dar mayor precisión del evento y los aspectos relaciona dos con este, para posteriormente establecer el riesgo y asumir distintas estrategias de manejo. Adicionalmen te, al introducir la apreciación del clínico y excluir la subjetividad del observador, nos podría permitir expli car de mejor forma aspectos clínicos y probablemente nos facilitaría una mayor calidad de investigación5,9.

Tieder J. y cols el 2008 publicaron un estudio que incluyó 20 hospitales con 12.067 pacientes que reveló que, a pesar de existir protocolos locales para ALTE, se practicaban diferentes tipos de exámenes y cantidad de ellos para cada caso, teniendo como consecuencia un alto gasto en recurso sanitario10. A nivel local, nuestro grupo presentó un estudio que reclutó casi 300 lactan tes con diagnóstico de ALTE durante 7 años, compa rando cohortes que fueron manejados con guías clíni cas y otro con protocolo local más guía, demostrando que se lograba atribuir causas con mayor frecuencia cuando existía más estandarización en la evaluación clínica y además se redujo el tiempo de hospitalización11.

Altman RL. y cols el 2013, recopiló información de 40 años que incluyó 37 estudios y expone como prin cipal factor de riesgo la prematuridad y la recurrencia de los episodios, junto con recomendar la realización de exámenes específicos sólo en casos de riesgo alto12.

Categorización de riesgo en BRUE

La guía clínica de BRUE de 2016 integra el antece dente de edad gestacional y de edad post-concepcional como un marcador relevante en la definición de pa ciente de bajo riesgo, incluyendo a todo aquel lactante mayor de 60 días o recién nacidos de pretérmino de 32 semanas en adelante con una edad gestacional corregi da de 45 o más días, que no necesitaron reanimación cardiopulmonar por un profesional de salud, con un evento de menos de un minuto y que no presente re currencia. Para estos pacientes la guía no recomienda hospitalización. Sin embargo, se sugiere considerar la observación en el recinto de urgencia por 1 a 4 horas y la posibilidad de realizarse algunos exámenes con re sultados rápidos5.

La edad y la prematurez, son factores relevantes en estos lactantes, y punto fundamental para realizar la división entre BRUE de bajo o alto riesgo. Esto ha sido reportado en varios estudios. Tieder y cols, en una revisión sistemática, demostraron que a menor edad el riesgo de repetir eventos de ALTE durante la hospita lización es significativamente mayor en menores de 6 meses10. En esta línea, dos estudios chilenos de ALTE reportaron que la mayor parte de los casos sucede an tes de los 6 meses, con un alza de los casos alrededor del 2° mes de vida8,13. Otros autores, han demostrado que una edad gestacional corregida < 43 semanas, aumenta hasta en 5,2 veces el riesgo de repetir un evento14.

La recurrencia de eventos durante o después de hospitalizaciones se ha relacionado con convulsiones o maltrato infantil12. Claudius evaluó el riesgo de múltiples ALTE, 24 horas previo a la hospitalización y encontró mayor probabilidad de recurrencia y gravedad15.

La utilización de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) es un criterio de gravedad e indicación de hospitalización en distintos consensos de manejo de ALTE, pese a la incerteza de su real necesidad. La guía de BRUE lo avala sólo cuando las maniobras RCP son realizadas por personal de salud entrenado2,3,16,17.

En un reporte de nuestro grupo constatamos que la principal causa de ALTE eran patologías respirato rias y que un 25% de los pacientes estudiados, egre saba del centro hospitalario sin causa evidente8. En cuanto a recurrencia, existen reportes que relacionan la presencia de síntomas respiratorios con riesgo de presentar nuevos episodios y ser reingresados a cen tros asistenciales de hasta 5 veces mayor que aquellos sin clínica respiratoria18. Por otro lado, pueden existir infecciones respiratorias que se manifiesten única o inicialmente como apneas, especialmente en lactantes menores20. Frente a estos datos epidemiológicos, los avances tecnológicos y la consideración sobre reali zar estudios de resultados rápidos, se puede plantear realizar estudios etiológicos virales mediante técnicas disponibles en la actualidad.

Recomendaciones para BRUE de bajo riesgo

En el caso de BRUE de bajo riesgo no están indica dos estudios neuroimagen, radiografías de tórax, exámenes de sangre, de orina; tampoco estudios de sueño, terapias antiepilépticas ni otros medicamentos. Estas conductas están respaldas por una serie de estudios que incluye la nueva guía de la AAP5.

La hospitalización no estaría indicada, situación re forzada recientemente con un metaanálisis que incluyo 12 artículos y 3.005 pacientes, donde se evaluó el riesgo de muerte post ALTE/ BRUE. Los autores concluyeron que el riesgo de muerte es similar al riesgo de un lac tante que no presentó este evento6.

Puede considerarse la monitorización con oximetría de 1 a 4 horas en el centro asistencial tanto como la realización de electrocardiograma y estudios para descartar como casusa una infección por Bordetella pertussis5. Según el consenso americano, la monitori zación durante 1 a 4 horas de signos vitales y oximetría es una posibilidad que podría plantearse, puesto que la recurrencia se presenta en un 12 y 16% de estos pacientes. En caso de presentarse nuevos episodios, es considerado un paciente de riesgo y tendría indicación de hospitalizar5,8.

Pese a la baja frecuencia de alteraciones cardiovas culares en el contexto de estos eventos, se puede identi ficar arritmias u orientar sobre alteraciones estructura les mediante un electrocardiograma, cuyo diagnóstico puede ser relevante para evitar eventos graves posteriores21.

Se ha reportado infección por Bordetella Pertussis y ALTE, especialmente si existen factores epidemioló gicos identificables en ausencia de inmunización a la madre y/o al lactante. Los estudios nasofaríngeos mo leculares actuales proporcionan un diagnóstico rápido de la infección5,20,22 (Tabla 2).

Tabla 2 Recomendaciones cardiopulmonares para BRUE de bajo riesgo y nivel de evidencia15

Grados de recomendación: A. Ensayos bien diseñados y meta-análisis aplicables a la población. B. Ensayos o estudios diagnósticos con limitaciones mínimas, hallazgos consistentes de múltiples estudios observacionales. C. Uno o pocos estudios observacionales o múltiples estudios con hallazgos inconsistentes o limitaciones mayores. D. Opiniones de expertos, reportes de caso.

Recomendaciones adicionales para el manejo de BRUE5

1. Educar sobre BRUE. Para esto la AAP proporcio na un documento claro y conciso sobre los ries gos, cuando volver a consultar y su relación con la muerte súbita de lactante. Se encuentra disponible en español, por lo cual puede ser una herramienta de gran ayuda para nuestra práctica clínica.

2. Tomar decisiones compartidas con los padres. Es una recomendación que posee cierto grado de ambigüedad, pues abre las posibilidades a hospi talizaciones y estudios adicionales potencialmente innecesarios. Es de gran relevancia la experiencia del médico y del equipo de salud para orientar a los padres.

3. Entrenamiento a los cuidados sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar. Puede ser complejo en un servicio de urgencia educar sobre RCP, to mando en cuenta la presión asistencial que poseen los equipos de salud en nuestro medio. Las condi ciones de nuestro país no siempre poseen el mis mo nivel de preparación en los diferentes niveles de atención que reciben estos pacientes. A juicio de los autores, podría plantearse educación de RCP básica a todos los padres de RN antes de su egreso hospitalario, con estrategias educativas escritas que permitan reforzar acciones en momentos de con tingencia, como la presencia de un BRUE.

4. Educación sobre medidas de dormir seguro. Inclu yen dormir en decúbito supino, evitar el colecho, ambiente libre de tabaco, uso de colchón firme y bien encajado, evitar el sobreabrigo, juguetes y almohadas en la cuna23. Si bien, no son una reco mendación formal de las guías de BRUE referidas, debido a la relevancia epidemiológica que poseen, consideramos debe ser incorporado en las recomendaciones de estos pacientes, eventualmente mediante la utilización de tarjetas de cuna.

La dificultad se presenta en pacientes que presentan un evento más severo o que no cumplen los criterios de bajo riesgo definidos en la guía de BRUE. En estos casos, las recomendaciones de este nuevo concepto son insuficientes, y los protocolos locales pasan a ser deter minantes para conductas de enfrentamiento4,5.

Los pacientes que no cumplen criterios de BRUE de bajo riesgo, se deberían hospitalizar por un mínimo de 24 horas en una unidad que permita el monitoreo cardiorrespiratorio continuo, para un estudio comple to orientado en una anamnesis exhaustiva y posterior mente complementar con estudios escalonados según la realidad de cada centro de salud. Iniciar estudios con exámenes generales de sangre (hemograma, gases en sangre, glicemia, electrolitos plasmáticos, nitróge no ureico), electroencefalograma, electrocardiograma, radiografía de tórax, y panel respiratorio. En caso de no tener hallazgos, continuar con evaluación por sub- especialistas y estudios más complejos que procedan4,11 (Figura 4).

Figura 4 Caracterización de riesgo de paciente con sospecha de episodio de BRUE. *Se sugiere consenso chileno u otro algoritmo según realidad local. 

El monitor cardiorrespiratorio domiciliario podría ser utilizado en pacientes de riesgo, luego completar su proceso de estudio y lograr estabilidad clínica. El equipo tratante es el encargado de evaluar caso a caso su indicación. Se recomienda el uso de monitores que permitan registrar movimiento cardiorrespiratorio, electrocardiográficos y que posean memoria para la validación de eventos. Es de relevancia mencionar que hasta la fecha no han demostrado disminuir el Síndro me de Muerte Súbita del Lactante4,24,25 (Tabla 3).

Tabla 3 Indicaciones monitor cardiorrespiratorio domiciliario4

Estudio de sueño

El conjunto de este tipo de estudios está indicado en pacientes catalogados de alto riesgo4. Si bien la polisomnografía es el estándar de oro para el diagnóstico de trastornos respiratorios del sueño, la poligrafía es una buena alternativa que puede realizarse en un pa ciente hospitalizado y monitorizado, siendo una venta ja en estos casos. Nuestro grupo publicó recientemente un artículo sobre poligrafía en menores de 3 meses: el 33% correspondía a lactantes ingresados por ALTE mayor. El 93% de los registros fueron confiables para su interpretación, similar a pacientes pediátricos ma yores. El 16% de los estudios eran anormales, los cuales presentaron principalmente un patrón de respiración inmadura26. Si bien la poligrafía permite en la gran ma yoría de los casos descartar apneas, existen casos en los cuales la polisomnografía completa es necesaria, espe cialmente en aquellos del ámbito neurológico.

En caso de no contar con estudios formales de sueño, la saturometría nocturna continua, podría ser una alternativa a considerar en menores de 3 me ses. Este estudio tiene buena sensibilidad, pero baja especificidad, pudiendo ser utilizada como método de tamizaje. Sin embargo, si presenta alteraciones se requiere repetirlo o ejecutar otro estudio de sueño como una poligrafía27.

BRUE en otros países

En Europa hay grupos que han aceptado y publi cado comentarios sobre la incorporación del concepto de BRUE. Se han referido a la ambigüedad de algunos criterios y la débil evidencia en las recomendaciones, sugiriendo la realización de hemoglucotest, la obser vación de 1 a 4 horas y una educación dirigida a los padres al momento de consultar28,29.

Conclusión

En suma, BRUE es un término aceptado que se basa en un consenso que nos podría permitir optimizar el recurso en salud en nuestro medio. La anamnesis es el pilar diagnóstico para poder determinar el riesgo. Si el riesgo es bajo, se pueden seguir recomendaciones de la AAP planteados en la guía de BRUE y descritas en este artículo. Sin embargo, si el riesgo es alto, se deberían seguir protocolos locales, como el consenso chileno de ALTE. Resulta de relevancia incorporar las sugerencias dirigidas a los padres sobre educación en el concepto de BRUE y de RCP. Las recomendaciones planteadas por este nuevo concepto podrían ser incorporadas paulatinamente en los distintos centros asistenciales de nuestro país.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. National Institutes of Health Consensus Development Conference on Infantile Apnea and Home Monitoring. Consensus Statement. Pediatrics. 1987;79(2):292-9. [ Links ]

2. Kahn A. Recommended clinical evaluation of infants with an apparent life-threatening event. Consensus Document of the European Society for the Study and Prevention of Infant Death, 2003. Eur J Pediatr 2004;163:108-15. [ Links ]

3. Comité en síndrome de muerte súbita del lactante. Asociación Latinoamericana de Pediatría. Guía de práctica clínica 2005. Episodio de posible amenaza a la vida- ALTE. Disponible en: Disponible en: https://alape.org/wp-content/uploads/2018/08/consenso_alte.pdf (Fecha acceso: 30 de agosto de 2019). [ Links ]

4. Brockmann P, Abara S, Campos C, et al. Consenso sobre el manejo de eventos de aparente amenaza a la vida del lactante (ALTE): Comisión de Sueño, Sociedad Chilena de Neumología Pediátrica 2013. Rev chil Pediatr. 2014; 85:378-87. [ Links ]

5. Tieder J, Bonkowsky J, Etzel R, et al. Brief Resolved Unexplained Events (Formerly Apparent Life-Threatening Events) and Evaluation of Lower-Risk Infants. Pediatrics. 2016;137-69. [ Links ]

6. Brand D, Fazzari M. Risk of Death in Infants Who Have Experienced a Brief Resolved Unexplained Event: A Meta Analysis. J Pediatr. 2018;197:63-7. [ Links ]

7. Arane K, Claudius I, Goldman R. Brief resolved unexplained event: New diagnosis in infants. Canadian Family Physician. 2017;63:39-41. [ Links ]

8. Zenteno Daniel, Quiroz Gonzalo, Celis Magdalena, Tapia Jaime. Causas atribuidas a eventos de aparente amenaza a la vida del lactante. Rev Chil Pediatr. 2008; 79:163-71. [ Links ]

9. Rocca Manuel. BRUE: a new term and approach that could improve our practice. Arch Argent Pediatr. 2016; 114:506-7. [ Links ]

10. Tieder J, Cowan C, Garrison M, Christakis D. Variation in Inpatient Resource Utilization and Management of Apparent Life-Threatening Events. J Pediatr. 2008;152:629-35. [ Links ]

11. Zenteno D, Peña R, Fuentes C, Tapia J, Verbal D, Rodríguez I. Efecto de un enfoque estandarizado en lactantes hospitalizados por eventos de aparentemente amenaza a la vida. Biomédica. 2018; 38: 479-85. [ Links ]

12. Tieder J, Altman R, Bonkowsky J, et al. Management of Apparent Life- Threatening Events in Infants: A Systematic Review. J Pediatr 2013; 163:94 -9. [ Links ]

13. Brockmann P, González X, Bertrand P, Sánchez I, Holmgren N. Perfil clínico de lactantes hospitalizados por un episodio de ALTE (Apparent Life Threatening Event). Rev Chil Pediatr 2006;77:267-73. [ Links ]

14. Al-Kindy H, Gélinas JF, Hatzakis G, Coté A. Risk factors for extreme events in infants hospitalized for apparent life- threatening events. J Pediatr 2009; 154: 317-9. [ Links ]

15. Claudius I, Keens T. Do all infants with apparent life-threatening events need to be admitted?. Pediatrics 2007;119:679-83. [ Links ]

16. Kaji AH, Claudius I, Santillanes G, et al. Apparent life-threatening event: multicenter prospective cohort study to develop a clinical decision rule for admission to the hospital. Ann Emerg Med. 2013; 61:379-87. [ Links ]

17. Samuels M, Poets C, Noyes J, Hartmann H, Hervenston J, Southall D. Diagnosis and management after ALTE in infants and young children who received cardiopulmonary resuscitation. BMJ. 1993;306:489-92. [ Links ]

18. Ueda R, Nomura O, Maekawa T, Sakai H, Nakagawa S, Ishiguro A. Independent risk factors for recurrence of apparent life-threatening events in infants. Eur J Pediatr. 2017;176:443-8. [ Links ]

19. Zenteno D, Peña R, Cerda M, Fuentes C. Apneas e infecciones en lactantes. Neumol Pediatr. 2012;7:48-50. [ Links ]

20. Hoki R, Bonkowsky JL, Minich LL, Srivastava R, Pinto NM. Cardiac testing and outcomes in infants after an apparent life-threatening event. Arch Dis Child. 2012;97:1034-8. [ Links ]

21. Centers for Disease Control and Prevention. Pertussis (whooping cough): diagnostic testing. (en línea). Agosto 2017. (Fecha de acceso: 28 de agosto de 2019). Disponible en: Disponible en: https://www.cdc.gov/pertussis/clinical/diagnostic-testing/index.html . [ Links ]

22. Carlin R, Moon R. Risk factors, Protective Factors, and Current Recommendations to Reduce Sudden Infant Death Syndrome: A Review. JAMA Pediatr. 2017;171:175-80. [ Links ]

23. Ueda R, Nomura O, Maekawa T, Sakai H, Nakagawa S, Ishiguro A. Independent risk factors for recurrence of apparent life- threatening events in infants. Eur J Pediatr 2017;176:443-8. [ Links ]

24. Hunt CE, Corwin MJ, Lister G, et al. Precursors of cardiorespiratory events in infants detected by home memory monitor. Pediatr Pulmonol. 2008;43:87-98. [ Links ]

25. Poets A, Urschitz MS, Steinfeldt R, Poets CF. Risk factors for early sudden deaths and severe apparent life- threatening events. Archives of disease in childhood Fetal and neonatal edition 2012;97(6):395-7. [ Links ]

26. Zenteno D, Rodríguez-Núñez I, Molina I, et al. Poligrafía en menores de 3 meses hospitalizados. Rev Chil Pediatr. 2017;88:230-5. [ Links ]

27. Zenteno D, Bancalari A, Navarro X, Díaz V, Rodríguez-Núñez I, Brockmann P. Diagnóstico de los trastornos respiratorios del sueño en recién nacidos con sospecha de apneas: comparación entre la saturometría nocturna y la poligrafía. Rev Chil Pediatr. 2017;88:759-64. [ Links ]

28. Tate C, Sunley R. Brief resolved unexplained events (formerly apparent life-theathing events) and evaluation of lower - risk infants. Arch Dis Child Pract Ed. 2018;103:95-8. [ Links ]

29. Zafra M, Alonso de la Hoz J, Fernández B, Nieto N. Reciente modificación de la Academia Americana de Pediatría del concepto episodio aparentemente letal (ALTE) por el actual evento breve resuelto inexplicado (BRUE). Comentarios a propósito de una experiencia de cinco años en monitorización cardiorrespiratoria domiciliaria. Rev Pediatr Aten Primaria. 2017;19:23-8. [ Links ]

Recibido: 16 de Octubre de 2018; Aprobado: 08 de Septiembre de 2019

*Correspondencia: Daniel Zenteno Araos. E-mail: danielzenteno@gmail.com.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons