SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.91 número2Variabilidad fenotípica del déficit de GLUT1: ¿Cuándo es necesario sospechar?Programas de fortalecimiento de prácticas parentales: Un aporte a la prevención de conductas externalizantes en preescolares índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.91 no.2 Santiago abr. 2020

http://dx.doi.org/10.32641/rchped.v91i2.1242 

ARTÍCULOS DE REVISIÓN

ABC de la diálisis peritoneal en pediatría

ABC of the peritoneal dialysis in pediatrics

Macarena Gajardo1 

Francisco Cano2 

1 Becada. Programa de Especialista en Nefrología Infantil, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Chile.

2 Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna, Chile.

Resumen:

La enfermedad renal crónica terminal (ERCT) tiene una incidencia de 5,5 a 9 ppm, y una prevalencia de 23 a 65 ppm en menores de 15 años. La diálisis peritoneal (DP) crónica representa en pediatría la terapia de reemplazo renal más usada, previo al trasplante renal. Existen 2 tipos de DP crónicas, manual (DPCA) y automatizada (DPA), cuya elección se basa en las características del peritoneo eva luado mediante el test de equilibrio peritoneal (PET), que divide a los pacientes en transportadores altos (intercambio rápido), promedio alto, promedio bajo, y bajos (intercambio lento). Este test eva lúa básicamente el transporte de solutos, al cual se ha sumado el MiniPET, que evalúa el transporte peritoneal de agua libre. Se debe igualmente determinar la cuantía de diálisis (Kt/V), que representa la dosis de diálisis aplicada, con un valor mínimo sugerido de 1,7, relacionado a la morbimortalidad. Estos parámetros deben ser evaluados periódicamente para ajustar la DP, y cada vez que se sospeche una depuración o ultrafiltración inadecuadas. El objetivo de esta revisión es entregar conceptos bási cos sobre fisiología del transporte peritoneal, modalidades de DP, evaluación del transporte de agua y solutos peritoneal, y el cálculo de la dosis de diálisis para una diálisis ajustada a las necesidades de cada paciente, como también revisar los mecanismos de corrección y ajuste del procedimiento cada vez que se requiera.

Palabras clave: Diálisis; peritoneo; membrana peritoneal; KtV; PET; MiniPET; transporte peritoneal

Abstract:

End-stage renal disease (ESRD) has an incidence of 5.5 to 9 pmp, and a prevalence of 23 to 65 pmp in children under 15 years of age. Chronic peritoneal dialysis (PD) represents the most widely used renal replacement therapy in children before kidney transplantation. There are two PD modalities, the manual one (CAPD) and the automated one (APD). The choice is based on the peritoneum characteristics, evaluated through the peritoneal equilibrium test (PET), which divides patients into high transporters (rapid exchange membrane), high average, low average, and low transporters (slow exchange membrane). This test basically evaluates the solutes transport rate, and the MiniPET has been added which evaluates peritoneal free water transport. The amount of dialysis (Kt/V), which represents the dose of dialysis administered also must be evaluated to assure a minimal value of 1.7 related to morbidity and mortality. These parameters should be evaluated periodically to ad just the PD and whenever suspected an inadequate clearance or ultrafiltration. The objective of this review is to provide basic concepts on peritoneal transport physiology, PD modalities, free water transport and peritoneal solute transport evaluation, and the dialysis dose to be applied according to the patient’s needs, as well as reviewing the correction mechanisms and procedure adjustment whenever required.

Keywords: Dialysis; peritoneum; peritoneal membrane: Kt/V; PET; MiniPET; peritoneal transport

Introducción

La enfermedad renal crónica terminal (ERCT) tiene una incidencia global entre 5,5 y 9 personas por millón de habitantes (ppm)1, y una prevalencia entre 23 y 65 ppm en menores de 15 años2. En Chile la in cidencia y prevalencia corresponden a 7.1 ppm y 54,2 ppm respectivamente (datos no publicados). El 50% de las enfermedades que provocan ERCT son adqui ridas y el 50% congénitas3 variando según el registro analizado4,5,6,7.

Indicaciones de diálisis

En ERCT pediátrica, alrededor del 50% inicia diáli sis peritoneal (DP)1. El objetivo es la compensación del paciente para un trasplante renal oportuno8,9. Además de la tasa de filtración glomerular (TFG), factores como retraso de crecimiento, alteraciones del metabolismo mineral, compromiso cardiovascular y psicosocial, se deben considerar para definir el comienzo de la terapia de sustitución renal (TRR). Indicaciones absolutas de diálisis son una TFG < 8 ml/min/1,73 m2, síndrome urémico o alteraciones metabólicas y/o hemodinámi- cas refractarias. Indicaciones relativas son una TFG 9-14 ml/min/1,73 m2 asociado a fatiga, malnutrición, retraso de crecimiento pondo-estatural y/o cefálico, desequilibrio hidroelectrolítico, anemia y alteraciones del metabolismo mineral, entre otros10.

Indicaciones de DP

La selección de la modalidad de diálisis depende del tipo de paciente y su familia. Indicaciones absolutas de DP son: peso < 5 kg, falta de acceso vascular, imposi bilidad de recibir anticoagulación; contraindicaciones se consideran pacientes con onfalocele, gastrosquisis, extrofia vesical, cavidad peritoneal obliterada, mem brana disfuncional y hernia diafragmática. La presen cia de ostomías abdominales no constituye contraindicación3.

Fisiología del intercambio peritoneal

El transporte peritoneal se realiza por: 1) difusión, gatillada por el gradiente de concentración entre dos compartimientos y utilizada principalmente por mo léculas pequeñas (urea, creatinina, glucosa); 2) convec ción, secundaria a la presión hidrostática de los com partimientos, especialmente útil para macromoléculas como albúmina e inmunoglobulinas, y 3) osmosis, secundario a la presión osmótica, para el transporte exclusivo de agua libre11. Estos mecanismos actúan a través del endotelio capilar de la membrana peritoneal, el cual consta de 3 tipos de poros12,13: poros pequeños (90-95% del total), radio 40-50 Angstrom, correspon diente a los espacios entre células endoteliales, res ponsables del 50-60% de la ultrafiltración; poros ultra pequeños (1-2%), 2-4 Angstrom, correspondiente a acuaporinas tipo 1, responsables del 40-50% de la ultrafiltración, dado por el gradiente osmótico de gluco sa y su coeficiente de reflección que alcanza el 100%; y poros grandes (5%), 250 Angstrom, ubicados en el espacio interendotelial venular, claves en el transporte convectivo de macromoléculas.

Otros mecanismos de reabsorción de líquido son los vasos linfáticos y tejido intersticial (retrofiltración). El glicocálix localizado externamente a las células endoteliales, con su carga negativa, podría tener también un rol en la selectividad de las macromoléculas11.

La superficie de la membrana peritoneal en pedia tría tiene relación directa con la superficie corporal, no así con el peso, el cual subestima en casi 2 veces el área peritoneal14. Esto tiene importancia para calcular volúmenes de dializado y optimizar la superficie de in tercambio, considerando que la superficie anatómica en contacto con el dializado es solo 30-60% de la su perficie total15.

Tipos de DP

Existen diferentes modalidades de DP y su elección dependerá de las características del paciente (Figura 1) y su entorno. Se dividen en diálisis automatizada y ma nual, aplicadas de forma continua o intermitente10,14,16:

Figura 1 Tipos de diálisis peritoneal. 

Diálisis peritoneal automatizada (DPA)

Modalidad más utilizada en niños (82%)17 e inclu ye:

a) Diálisis peritoneal nocturna intermitente (DPNI), sucesivos intercambios nocturnos mediante una máquina.

b) Diálisis peritoneal continua cíclica (DPCC) con sucesivos intercambios nocturnos automatizados y una última infusión durante el día que puede cambiarse manualmente.

c) Diálisis peritoneal tidal (DPT): diálisis nocturna en la cual se infunde un primer baño y se realizan los siguientes intercambios con 10 a 50% del volu men inicial. Permite maximizar la difusión y disminuir el dolor por drenaje;

d) Diálisis peritoneal automatizada adaptada (DPAa): con diferentes tiempos y volúmenes de baños en una misma sesión de diálisis, baños rápidos con 50% del volumen al inicio de la sesión para mejor ultrafiltración, seguidos de baños largos con 100% del volumen12,15,17.

Diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA)

Considera intercambios manuales diurnos y uno nocturno, lo que permite una diálisis continua de 24 h. Es la forma más utilizada en adultos.

Líquidos de diálisis

Existen diferentes tipos según el agente osmótico (glucosa, icodextrina, aminoácidos), tampón (lactato, bicarbonato), pH (5,5, 7,0, 7,4), concentración de calcio (1,25 a 3,5 mmol/lt) utilizada y osmolalidad (346 a 511 mOsm/L). Los más biocompatibles tienen un pH neutral, bicarbonato como tampón y políme ros de glucosa14. La glucosa es el agente osmótico más utilizado, en concentraciones 1,36%, 2,27% y 3,36% (dextrosa 1,5%, 2,5% y 4,25%)18. Las concentraciones altas permiten mayor ultrafiltración, pero se asocian a anorexia, hiperglicemia, dislipidemia, insulinorresistencia y estrés oxidativo13. El proceso de esterilización por calor de las soluciones genera productos finales de glicosilación avanzada (AGEs) que afectan la membra na por liberación de factores de crecimiento, como el factor de crecimiento vascular y factor de crecimien to transformante beta, asociados a neoangiogénesis e hiperpermeabilidad inicial, seguido por fibrosis y falla de membrana19. Para disminuir el daño existen bolsas con doble cámara que separan la glucosa y permiten esterilizarla a menor temperatura13. La Icodextrina, un polímero de glucosa de 16.200 Da, presenta un efec to coloide que genera una ultrafiltración (UF) lenta y sostenida. En niños pequeños puede provocar dismi nución de UF y peritonitis estéril por contaminación con bacterias termofílicas15,17. Existen también solucio nes con aminoácidos, diseñados para mejorar el estado nutricional, pero pueden provocar uremia y acidosis13. La concentración de sodio varía entre 130 a 137 meq/l; el calcio varía en 1,75, 2,5 y 3,5 mmol/l, y el magnesio en 0,25 y 0,5 mmol/l. El tampón más utilizado es el lactato, pero el bicarbonato (25-40 meq/l) en soluciones puras o mixtas con lactato, es más fisiológico18.

Dosis de diálisis

La dosis de diálisis se calcula mediante una fórmu la, Kt/V de urea20, relacionada a morbimortalidad. Los parámetros que considera son:

- K: cantidad de plasma depurada de urea, calculada con la fórmula UV/P, que representa la concentra ción de urea en orina (U) o dializado (D), mul tiplicado por el volumen total del líquido (V), y dividido por la urea en plasma (P).

- t: tiempo de aplicación de K, 7 días.

- V: volumen de distribución de la urea (agua corpo ral total) calculada por 0,6 x peso (kg).

Esta fórmula se utiliza para extrapolar la teórica re moción de otras moléculas, y dar una estimación cuan titativa de la diálisis14. El estudio CANUSA21 recomen dó un Kt/V de urea total (peritoneal más renal) de 2.1, pero un reanálisis mostró que la sobrevida se encon traba asociada a la función renal residual (FRR)22. El estudio ADEMEX23 mostró igual sobrevida con Kt/V entre 1,62 y 2,1318, mientras que otro estudio controla do randomizado24 tampoco encontró diferencias entre 1,5 y 1,7. En pediatría se recomienda una dosis de diáli sis igual o mayor a la mínima recomendada en adultos, Kt/V de 1,710,18, de acuerdo a la fórmula20:

Kt/V peritoneal:

Kt/V residual:

El concepto de diálisis adecuada debe considerar también factores como el balance hídrico, estado nu tricional, cardiovascular, crecimiento, anemia, meta bolismo calcio-fósforo y preservación de la FRR. En adultos, cada 250 ml de diuresis la mortalidad dismi nuye 36%25, en niños la FRR impacta en el control del volumen, depuración de fosfato, calcio y calidad de vida, siendo primordial en la remoción de macromoléculas como la beta 2 microglobulina, que no son depu radas adecuadamente por la DP26.

La dosis de diálisis se divide en un número de ba ños diarios, manteniendo una presión intraperitoneal (PIA) segura. Se recomienda un volumen por baño de 1.000-1.200 ml/m2 en niños > 2 años, equivalen te a 2.000 ml/1,73 m2 en adultos13. Este volumen no sobrepasa la presión máxima recomendada de 12 ± 2 cmH2O, la cual se alcanza con 1.400 ml/m2, y asegura un óptimo reclutamiento de la superficie de membrana17. Para niños < 2 años se recomiendan volúmenes de 600-800 ml/m2 sin superar los 8 a 10 cmH2O, eva luando tolerancia clínica o midiendo PIA (10,15,27). En vista que la PIA es mayor en bipedestación, se reco mienda que los baños diurnos sean del 50% del volu men nocturno14.

Inicio de DP

1. Preparación de la familia

Los cuidadores deben ser evaluados desde el pun to de vista psicosocial y capacitados continuamente en aspectos teóricos y prácticos del funcionamiento de la diálisis y sus complicaciones28.

2. Catéter peritoneal

La recomendación actual es utilizar catéter Tenckhoff, doble cuff, con túnel subcutáneo orientado ha cia abajo o lateral, con salida del cuff externo a 2 cm del orificio de salida para evitar la extrusión, sin uso de suturas para evitar la colonización, y utilizando profi laxis antibiótica una hora previo al procedimiento. El catéter debe estar alejado de la zona del pañal, cintu rón y ostomías28,29. Existen diferentes tamaños: infantil (38,8 cm); pediátrico (42,5 cm), y adulto (62,5 cm). Los cuidados posteriores incluyen cambio de línea de transferencia cada 6 meses y posterior a una peritoni tis, y las curaciones del orificio de salida, por una enfer mera capacitada, al séptimo día después de instalado (curaciones más frecuentes promueven colonización) y posteriormente de forma diaria con solución salina, manteniendo inmovilizado para promover la cicatrización28. Se recomienda un tiempo de cicatrización de 2 a 6 semanas antes de su uso, realizando permeabilizaciones con baños de entrada y salida diarios con dianeal 10 ml/kg y heparina 500 IU/l por 7 días, luego día por medio por 1 semana y posteriormente semanal hasta que comience su uso.

3. Inicio de diálisis

a) Automatizada (DPA)

Cálculo de volumen total por Kt/V teórico

Para calcular el volumen de la dosis de diálisis ini cial en pacientes incidentes, se puede realizar un ejerci cio teórico usando un Kt/V de 2,1, y asumiendo un re lación dializado/plasma (D/P) de urea promedio alto, en nuestro centro usamos un valor de 0,7, para luego despejar V como parámetro de interés en la fórmula. Se debe objetivar el Kt/V residual, para restar ese valor del Kt/V total calculado.

Cálculo del volumen, número de baños y permanencia

El volumen teórico calculado debe fraccionarse para baños de 900-1.100 ml/m2 en mayores de 2 años, y 600-800 ml/m2 en menores (promedio 5-10 ciclos nocturnos en 8-12 h). Si no existe urgencia, iniciar con el 50% del volumen calculado por baño y aumentar progresivamente en los siguientes 7 a 14 días hasta lle gar al volumen total. Utilizar la menor concentración de glucosa que permita un adecuado gradiente de con centración, usualmente iniciando al 1,5%.

Ultimo baño o última infusión

En pacientes anúricos o transportadores promedio puede ser necesario un último baño de >50% del vo lumen de baño habitual, pacientes en DPNI con FRR en general no lo requieren. La (Tabla 1) muestra ejem plos de inicio de diálisis crónica. Si se requiere un ini cio inmediato post instalación de catéter, usar 200 ml/ m2 por baño para lactantes y 300 ml/m2 por baño para niños mayores, con 12 a 24 baños/día, manteniendo el volumen inicial por 7 días e incrementando progresi vamente en 14 a 21 días hasta alcanzar el volumen del Kt/V teórico calculado.

Tabla 1 Cálculo e indicación de diálisis peritoneal a diferentes edades. 

b) Manual (DPCA)

Se realizan baños manuales durante las 24 h, con intercambios de duración constante durante el día (en general 3-4) y un baño largo durante la noche. Esta diá lisis es utilizada con menor frecuencia en pediatría, ya que se obtiene una menor dosis de diálisis, además de considerar factores como la escolaridad y dependencia de terceros. Se puede comenzar con 4 a 8 intercambios de 200 ml/m2 por cada baño para lactantes y 300 ml/ m2 para niños mayores, incrementando en los siguien tes 7 a 14 días. Para el ajuste posterior se recomiendan 3 baños de 3 a 5 h en el día y 1 baño nocturno de 9 a 12 h con los volúmenes máximos por baño comenta dos previamente.

4. Evaluación del transporte peritoneal

El test de equilibrio peritoneal o PET es una prue ba semicuantitativa que mide la velocidad de transferencia peritoneal. Se evalúa midiendo la aparición de creatinina (D/P) y la caída de la concentración de glucosa (Dx/D0) en dializado. El PET clásico evalúa la creatinina en dializado a las horas 0-2-4 y en plasma a la hora 2, calculando la relación D0-2-4/P2 de creatinina, y para glucosa la relación D0-2-4/D0. El PET acortado (Short PET) utiliza los valores a la hora 2 en lugar de la hora 430,31. Los resultados se comparan con rangos estandarizados para la población local clasificando la membrana peritoneal en 4 grupos: transportadores al tos, promedio altos, promedio bajos y transportadores bajos (Figura 2). Los transportadores altos o rápidos tendrán un D4/P2 de creatinina cercano a 1, y un D4/ D0 de glucosa cercano a 0, dado que la glucosa final vs la inicial será menor por degradación, transporte y dilución de la molécula. Los transportadores bajos se comportarán de manera opuesta12. Es importante un baño pretest (pre-exchange dwell) de 3 a 8 h de perma nencia, para un equilibrio dializado/plasma, calculan do el volumen del baño por área de superficie corporal y no por kg de peso, ya que este último subestima el vo lumen necesario, generando un equilibrio más rápido y simulando un alto transportador14. Este test permite definir la modalidad de diálisis según el tipo de trans portador: transportadores rápidos requieren tiempos de permanencia cortos ya que el gradiente osmótico de la glucosa se disipa rápidamente y el peak de ultrafiltración es precoz, recomendándose una diálisis DPA/ DPNI; en forma inversa, los transportadores lentos requerirán tiempos mayores, 4 a 6 horas (DPCA), ya que su peak de ultrafiltración es más tardío y tiempos más cortos no permitirán alcanzarlo14. Los transporta dores promedio pueden beneficiarse de regímenes de diálisis mixtos, como DPCC. Se ha demostrado que los transportadores altos presentan un menor crecimien to, inadecuado control de peso, enfermedad de bajo re cambio óseo en niños y mayor morbilidad en adultos13. Los pasos para realizar un short PET son los siguientes:

Figura 2 Gráfico 1: muestra relación D0-2-4/D0 de glucosa. Gráfico 2: muestra relación D0-2-4/Plasma de creatinina, adaptado de (12). Los valores específicos para Short PET y PET clásico para creatinina (D/P) y glucosa (D/D) se encuentran en gráfico inferior. Adaptado de (31). 

Preparación noche previa

- Paciente estable desde el punto de vista clínico y bioquímico

- Menores de 10 kg o 2 años: baño pre-PET de 600 800 ml/m2, permanencia de 4-6 h, concentración glucosa habitual.

- Mayores de 10 kg o 2 años: baño pre-PET de 1.100 ml/m2, permanencia de 4-6 h con Dianeal 2,5%.

Día del examen

- Drenar última infusión.

- Instalar bolsa de Dianeal 2,5% con conexión tipo Y.

- Infundir 1.100 ml/m2 en 15 min con paciente en posición supina, girando de lado a lado para favorecer mezcla.

- Obtener muestras de dializado al minuto 0 y 120 para creatinina y glucosa (10 ml).

- Obtener muestras de sangre al minuto 120 para creatinina.

- Drenar a los 120 min.

- Calcular la relación D2/P2 de creatinina y la rela ción D2/D0 de glucosa. Clasificar según valores de corte para la población (Figura 2).

5. Evaluación de la ultrafiltración

La UF se realiza principalmente por convección por poros pequeños y por osmosis de poros ultra pequeños (USP). El transporte de agua libre evita la so brecarga de volumen, y se ha relacionado al pronós tico cardiovascular25. El PET no evalúa el transporte de agua por los USP32, en cambio el miniPET permite esta evaluación administrando una solución hipertó nica de glucosa 3,86% en el peritoneo y midiendo la caída de la concentración de sodio en la solución a los 60 min, efecto denominado “dip de sodio”, que resulta de la dilución del ion por transporte de agua. La disminución del sodio tiene una correlación lineal con el transporte de agua libre vía acuaporinas, máxi mo a la primera hora por el efecto osmótico de la so lución hipertónica12. La UF de USP se obtiene restan do de la UF total la UF de poros pequeños, calculada dividiendo la remoción de sodio por la concentración de sodio plasmático; el valor final se normaliza por superficie corporal33. En un estudio local se identificó un valor de 110 ml/m2 como punto de corte para el transporte de agua libre en función del impacto car diovascular, correlacionando valores menores a este con hipertrofia de ventrículo izquierdo32. El protoco lo miniPET se encuentra detallado en publicaciones previas12,33.

El examen APEX (accelerated peritoneal examina tion time), ha sido propuesto para evaluar el tiempo de permanencia óptimo para una adecuada UF. Co rresponde a la intersección entre la curva de urea y glucosa en el examen PET clásico, que determina el momento de máxima UF10. En general es poco uti lizado como parámetro, ya que requiere realizar un PET clásico.

6. Monitorización

Una diálisis inadecuada manifiesta síntomas urémicos, compromiso cardiovascular, hipervolemia, re traso del crecimiento, hipertensión de difícil control y alteraciones hidroelectrolíticas persistentes. Frente a una evolución tórpida se debe evaluar: a) inadecuada prescripción para el tipo de transporte de la membrana peritoneal; b) pérdida de FRR (Kt/V residual); c) Kt/V peritoneal bajo requerimientos; d) pérdida de superfi cie peritoneal; e) mal funcionamiento del catéter peri toneal; f) mala adherencia.

Como indicadores de calidad en DP se propone13,14:

a) Mensual: Antropometría (incluyendo perímetro craneano en niños < 2 años), perfil bioquímico, gases venosos, presión arterial, hemograma, elec trolitos plasmáticos, ultrafiltración diaria.

b) Cada 1-3 meses: Ferritina, parathormona, vita mina D, evaluación nutricional y peso seco por Bioimpedanciometría, diuresis, cultivo de orificio de salida y nasal de paciente y cuidador (cada 3 meses).

c) Cada 4 a 6 meses: Dosis de Diálisis (Kt/V perito neal y residual), PET.

d) Cada 6 meses: Desarrollo psicomotor, rendimien to escolar, ecocardiograma (cálculo de índice de masa ventricular)

e) Anual: Monitoreo ambulatorio de presión arte rial.

7. Ajuste de la prescripción de diálisis

a) Diálisis automatizada

En caso de diálisis inadecuada, se puede indicar lo siguiente:

- Aumentar el volumen de cada baño (hasta máxi mo permitido). Indicado para transportador alto, promedio alto o Kt/V límite.

- Añadir un baño diurno: en pacientes con día seco se añade un baño largo y en pacientes con un baño diurno se puede añadir un segundo intercambio manual. Indicado para transportadores promedio o Kt/V límite.

- Aumentar el tiempo total de diálisis: permite in crementar el tiempo de cada baño y por lo tanto el intercambio. Indicado para transportadores pro medio, o Kt/V límite

- Aumentar el número de baños: para transporta dores rápidos; en transportadores lentos debe ir acompañado de un aumento en el tiempo total de diálisis.

b) Diálisis manual

- Aumentar el volumen del baño es la forma más efectiva. Se puede aumentar el volumen de 2 de los 4 baños, y si aún no se alcanza el Kt/V necesario, aumentar los restantes.

- Añadir un baño adicional: se puede añadir un quinto baño durante el día o en la noche.

En la (Figura 3) se presenta un algoritmo de posibles decisiones.

Figura 3 Recomen dación para ajuste de diálisis en pacientes con diálisis inadecua da. 

8. Manejo de la ultrafiltración

Falla de UF

Es la segunda causa de diálisis inadecuada y se de fine como una UF menor a 150 ml/m2, pudiendo ge nerar retención de sodio y agua, hipertensión arterial y compromiso cardiovascular. Las principales causas son15,34:

a) Falla de membrana: Prescripción de diálisis inade cuada al PET, volumen de baño insuficiente para la superficie de membrana, caída del transporte peri toneal por convección, disfunción de acuaporinas, mayor reabsorción linfática por elevada presión intraperitoneal.

b) Causas mecánicas: obstrucciones del catéter por omento o mal posición, disrupción peritoneal (poco frecuente), secuestro de fluido por adheren cias peritoneales secundarias a peritonitis.

Estrategias para optimizar la UF:

En transportadores rápidos y promedio rápido:

a) Acortar tiempo de permanencia; b) aumentar volumen de baños; c) aumentar concentración de glu cosa; d) agregar un baño de icodextrina diurno.

En transportadores promedio bajo y bajos:

a) aumentar tiempo de permanencia; b) aumentar volumen de baños; c) aumentar concentración de glu cosa; d) cambiar uno de los baños diurnos de glucosa por icodextrina.

9. Diálisis en lactantes

La instalación de catéter peritoneal se puede reali zar en recién nacidos, iniciando diálisis con volúmenes de 10-20 ml/kg (300-600 ml/m2) e incrementando has ta 600-800 ml/m2, con baños de 1 h o menos para una ultrafiltración adecuada. Los lactantes pierden hasta 250 mg/kg de proteínas por la diálisis, por lo que se recomienda una dieta con al menos 1.8 g/kg/día en los primeros 6 meses, las pérdidas de sodio también pue den ser altas, pudiendo suplementarse con 3-5 meq/ kg/día. Presentan complicaciones neurológicas y res piratorias en un 30%. Los casos de hipotensión severa pueden causar neuropatía isquémica óptica anterior con ceguera y edema cerebral35.

10. Manejo del fósforo

El fosfato es el principal anión intracelular36. Su volumen de distribución corresponde al agua corporal total, pero no difunde libremente. Su peso molecular es similar a la urea (96 Da), pero por sus propiedades hidrofílicas se rodea de una capa acuosa que le otor ga características de una molécula de mayor tamaño37. Tiene un radio de 2,8 Angstrom, similar a la creatinina, y carga negativa al igual que los capilares y matriz in tersticial peritoneal, lo que disminuye su difusibilidad. Su transporte se relaciona así con los gradientes osmó ticos, químicos, eléctricos y con el transporte activo transmembrana, siendo más complejo que el transpor te de urea o creatinina38, por lo cual la depuración de urea no tiene buena correlación con la depuración de fosfato.

La hiperfosfemia se correlaciona directamente con el hiperparatiroidismo, enfermedad metabólica ósea y compromiso cardiovascular en ERC39,40,41,42. La remoción de fósforo disminuye con la pérdida de diuresis resi dual, siendo importante tener una depuración perito neal adecuada36. El transporte se realiza principalmen te por difusión y convección a través de la membrana peritoneal, y es tiempo dependiente36,37. La DPCA per mite mejorar su remoción en pacientes transportado res promedio y transportadores lentos, comparado con DPCC36,37, por lo cual en DPNI la recomendación es añadir un baño largo en el día43, monitoreando el efec to sobre la UF en rápidos transportadores. En transportadores rápidos el fósforo se comportaría como una molécula pequeña y podrían manejarse en DPA, en los otros transportadores se comportaría como una molécula mediana y es preferible manejar con DPCC o DPCA a volúmenes altos38.

11. Sobrevida técnica y del paciente

La sobrevida técnica de la DP a 5 años alcanza al 80%3,7. Las principales causas de término de diálisis incluyen el trasplante renal (69%) y los cambios en modalidad de diálisis (17%) principalmente por infecciones (33%), falla en UF (25%) y adherencias (12%)3,29. La mortalidad de los pacientes con ERCT es 30 veces más alta que en niños sanos44, y en diálisis es de 5-8%29,45, seis veces más alta que niños trasplan tados1. No se ha probado superioridad entre modali dades dialíticas. Las principales causas de muerte son las enfermedades cardiovasculares (30%) e infecciones (20%)44. Se ha logrado una mejoría en la sobrevida de los pacientes a 5 años de 90% a 95% comparando co hortes entre la década del 90 y el 2000, los menores de 1 año también han mejorado su sobrevida, pero sigue siendo la menor a nivel global (84%)29,44,46.

Conclusiones

El conocimiento de la fisiología del transporte peritoneal, el cálculo de la dosis de diálisis o Kt/V, el diagnóstico del tipo de transportador mediante el PET y del transporte de agua libre mediante el MiniPET, son elementos indispensables para obtener una diálisis adecuada. La terapia óptima será la que garantice un mejor crecimiento, equilibrio bioquímico, evite el de terioro cardiovascular y permita alcanzar el trasplante renal en condiciones estables.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. Harambat J, Bonthuis M, Groothoff J, et al. Lessons learned from the ESPN/ ERA-EDTA Registry. Pediatr Nephrol. 2016;31:2055-64. [ Links ]

2. Harambat J, van Stralen K, Kim J, et al. Epidemiology of chronic kidney disease in children. Pediatr Nephrol. 2012;27:363-73. [ Links ]

3. Schaefer F, Warady B. Peritoneal dialysis in children with end-stage renal disease. Nat Rev Nephrol. 2011;7:659-68. [ Links ]

4. North American Pediatric Renal Trials and Collaborative Studies. NAPRTCS. 2011 Annual Dialysis Report. [ Links ]

5. Clinical statistics. International Pediatric Dialysis Network. Disponible en: http://www.pedpd.org/. [ Links ]

6. Reporte del registro anual ERA-EDTA 2016. Disponible en: https://www.espn-reg.org/index.jsp?p=pua. [ Links ]

7. Schaefer F, Borzych-Duzalka D, Azocar M, et al. Impact of global economic disparities on practices and outcomes of chronic peritoneal dialysis in children: insights from the international pediatric peritoneal dialysis network registry. Perit Dial Int. 2012;32:399-409. [ Links ]

8. Winnicki E, McCulloch CE, Mitsnefes MM, et al. Use of the kidney failure risk equation to determine the risk of progression to end-stage renal disease in children with chronic kidney disease. JAMA Pediatr. 2017. https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2017.40. [ Links ]

9. Rees L. Assessment of dialysis adequacy: beyond urea kinetic measurements. Pediatric Nephrology. 2019;35:61-69. [ Links ]

10. Warady B, Neu A, Schaefer F. Optimal Care of the Infant, Child, and Adolescent on Dialysis: 2014 update. Am J Kidney Dis. 2014;64(1):128-42. [ Links ]

11. Devuyst O, Goffin E. Water and solute transport in peritoneal dialysis: models and clinical applications. Nephrol Dial Transplant. 2008;23:2120-3. [ Links ]

12. Bolte L, Cano F. Adecuación en diálisis peritoneal pediátrica. Del test de equilibrio peritoneal a las aquaporinas. Rev Chil Pediatr. 2015;86:386-92. [ Links ]

13. Verrina E, Cappelli V, Perfumo F. Selection of modalities, prescription, and technical issues in children on peritoneal dialysis. Pediatr Nephrol. 2009; 24:1453 -64. [ Links ]

14. Warady B, Schaefer F, Alexander S. Pediatric dialysis case studies. A practical guide to patient care. First Edn. Springer: Switzerland, 2017; pp. 11-8. [ Links ]

15. Fischbach M, Warady B. Peritoneal dialysis prescription in children: bedside principles for optimal practice. Pediatr Nephrol. 2009;24:1633-42. [ Links ]

16. Kim Y, Kawanishi H. The essentials of clinical dialysis. First Edn. Springer: Singapore, 2018; pp. 163-78. [ Links ]

17. Fischbach M, Dheu C, Seugé-Dargnies L, et al. Adequacy of peritoneal dialysis in children: consider the membrane for optimal prescription. Perit Dial Int. 2007; 27(S2):167-70. [ Links ]

18. Guía clínica diálisis peritoneal. Serie de guías clínicas MINSAL 2010. [ Links ]

19. Devuyst O, Margetts P, Topley N. The Pathophysiology of the Peritoneal Membrane. J Am Soc Nephrol. 2010;21:1077-85. [ Links ]

20. Cano F. Adecuación de la diálisis peritoneal continua ambulatoria en pediatría. Rev Med Chile. 1999;127:848-55. [ Links ]

21. Canada-USA (CANUSA) Peritoneal Dialysis Study Group. Adequacy of dialysis and nutrition in continuous peritoneal dialysis: association with clinical outcomes. Canada-USA (CANUSA) Peritoneal Dialysis Study Group. J Am Soc Nephrol. 1996;7:198- 207. [ Links ]

22. Bargman JM, Thorpe KE, Churchill DN, CPDS Group. Relative contribution of residual renal function and peritoneal clearance to adequacy of dialysis: a reanalysis of the CANUSA study. J Am Soc Nephrol. 2001;12:2158-62. [ Links ]

23. Paniagua R, Amato D, Vonesh E, et al. Effects of increased peritoneal clearances on mortality rates in peritoneal dialysis: ADEMEX, a prospective, randomized, controlled trial. J Am Soc Nephrol. 2002;13:1307-20. [ Links ]

24. Lo WK, Ho YW, Li CS, et al. Effect of Kt/V on survival and clinical outcome in CAPD patients in a randomized prospective study. Kidney Int. 2003; 64:649-56. [ Links ]

25. Cano F, Rojo A, Azocar M, et al. The mini-PET in pediatric peritoneal dialysis: A useful tool to predict volume overload?. Pediatr Nephrol. 2013;28:1121-6. [ Links ]

26. Montini G, Amici G, Milan S, et al. Middle molecule and small protein removal in children on peritoneal dialysis. Kidney Int. 2002;61:1153-9. [ Links ]

27. Pérez V, Sanz S, Hernández E, et al. La presión intraperitoneal en diálisis peritoneal. Nefrología. 2017;37:579-86. [ Links ]

28. Warady B, Bakkaloglu S, Newland J, et al. Consensus guidelines for the prevention and treatment of catheter-related infections and peritonitis in pediatric patients receiving peritoneal dialysis: 2012 update. Perit Dial Int. 2012;32, Suppl 2: S32-86. [ Links ]

29. Weaver D, Somers M, Martz K, et al. Clinical outcomes and survival in pediatric patients initiating chronic dialysis: a report of the NAPRTCS. Pediatr Nephrol. 2017;32(12):2319-30. [ Links ]

30. Warady B, Jennings J. The short PET in pediatrics. Perit Dial Int. 2007; 27:441 -5. [ Links ]

31. Cano F, Sánchez L, Rebori A, et al. The short peritoneal equilibration test in pediatric dialysis. Pediatr Nephrol. 2010;25:2159-64. [ Links ]

32. Bolte L, Ibacache M, Delgado I, et al. Assessment of Free Water Transport through MiniPET and its association with cardiovascular status in children on peritoneal dialysis. Perit Dial Int 2019, in press. [ Links ]

33. La Milia V, Di Filippo S, Crepaldi M, et al. Mini-peritoneal equilibration test: A simple and fast method to assess free water and small solute transport across the peritoneal membrane. Kidney Int. 2005;68:840-6. [ Links ]

34. Warady B, Schaefer F, Alexander S. Pediatric dialysis case studies. A practical guide to patient care. First Edn. Springer: Switzerland, 2017; pp 83-88. [ Links ]

35. Warady B, Schaefer F, Alexander S. Pediatric dialysis case studies. A practical guide to patient care. First Edn. Springer: Switzerland, 2017; pp 27-35. [ Links ]

36. Courivaud C, Davenport A. Phosphate removal by peritoneal dialysis: the effect of transporter status and peritoneal dialysis prescription. Perit Dial Int. 2016;36(1):85-93. [ Links ]

37. Badve S, Zimmerman D, Knoll G, et al. Peritoneal Phosphate Clearance is Influenced by Peritoneal Dialysis Modality, Independent of Peritoneal Transport Characteristics. Clin J Am Soc Nephrol. 2008;3:1711-7. [ Links ]

38. Kuhlmann M. Phosphate Elimination in Modalities of Hemodialysis and Peritoneal Dialysis. Blood Purif 2010; 29:137-44. [ Links ]

39. Shroff R, Donald A, Hiorns M, et al. Mineral metabolism and vascular damage in children on dialysis. J Am Soc Nephrol. 2007;18:2996-3003. [ Links ]

40. Rees L. Assessment of dialysis adequacy: beyond urea kinetic measurements. Pediatr Nephrol. 2019;34:61-9. [ Links ]

41. Civilibal M, Caliskan S, Adaletli I, et al. Coronary artery calcifications in children with end-stage renal disease. Pediatr Nephrol. 2006; 21:1426-33. [ Links ]

42. Taylor J, Oladitan L, Denan A, et al. Psychosocial factors that create barriers to managing serum phosphorus levels in pediatric dialysis patients: a retrospective analysis. J Ren Nutr. 2016;26:270-5. [ Links ]

43. Guías EMO KDIGO 2017. [ Links ]

44. Chesnaye N, van Stralen K, Bonthuis M, et al. Survival in children requiring chronic renal replacement therapy. Pediatr Nephrol. 2018;33:585-94. [ Links ]

45. Hattori M. Current Trend of Pediatric renal replacement therapy in Japan. Contrib Nephrol. 2018; 196:223-8. [ Links ]

46. Vidal E, van Stralen K, Chesnaye N, et al. Infants Requiring Maintenance Dialysis: Outcomes of Hemodialysis and Peritoneal Dialysis. Am J Kidney Dis. 2017;69(5):617-25. [ Links ]

Recibido: 13 de Mayo de 2019; Aprobado: 03 de Septiembre de 2019

*Correspondencia: Francisco Cano. E-mail: fcanosch@gmail.com.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons