SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.91 número1Consejería adolescente índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.91 no.1 Santiago feb. 2020  Epub 12-Mar-2020

http://dx.doi.org/10.32641/rchped.v91i1.1585 

EDITORIAL

Consejería en Adolescentes con condiciones crónicas de salud: Su rol en el período de transición a la medicina del adulto

Counseling in Adolescents with Chronic Health Conditions: Its Role in the Transition Period to Adult Medicine

Teresa Millán Klüsse1 

Carolina Heresi Venegas1 

Carla Manterola Mordojovich1 

1 Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Chile.

La Consejería Adolescente (CA), constituye una estrategia psicoeducativa de valor innegable, para res ponder a las necesidades de salud de los adolescentes y jóvenes quienes viven un largo período de curso de vida, durante el cual están sometidos a múltiples y rá pidos cambios biológicos, psicológicos y sociales, que condicionan por un lado vulnerabilidades y por otras oportunidades, exigiendo orientación adecuada para alcanzar un desarrollo positivo. Ser adolescente prota gonista de la atención y en paralelo estar viviendo una condición crónica de salud, les transfiere a los profe sionales encargados de esta atención un doble desafío demandado por las necesidades propias del curso de vida del adolescente y por el diagnóstico, manejo y control del problema de salud.

Con el propósito de aportar una visión y caracte rización general de los adolescentes con condiciones crónicas de salud se presenta esta editorial que invita a los profesionales que participan de su atención, a ge nerar un vínculo que incorpore a la Consejería Ado lescente como actividad de acompañamiento en dicha atención de salud.

En las últimas décadas, hemos sido testigos de cómo los avances en las condiciones sociales y en la medicina han permitido que un conjunto de niños con enfermedades crónicas sobrevivan alcanzando la ado lescencia o bien hasta la adultez, lo que nos obliga a realizar un cambio de paradigma desde el cuidado en el sistema de atención pediátrico, centrado en la familia, al sistema de atención de adultos, que lamentablemen te continua centrado en las enfermedades, y no en las personas de manera integral1. Este cambio es vivenciado durante la adolescencia, que es una etapa compleja del desarrollo. Resulta importante enfatizar que dichos cambios, tanto físicos, psicológicos y sociales, han pre sentado variaciones importantes durante los últimos años, retrasando el momento en que la mayoría de las personas adquiere responsabilidades propias de la vida adulta. Un claro ejemplo de esto es la ampliación en los tiempos de escolarización, lo que conlleva un mayor tiempo de dependencia familiar del adolescente2.

Numerosas publicaciones abordan la transición desde la atención pediátrica a los sistemas de atención de adultos, pero hasta ahora no existe una manera única de abordar el problema. La transición se define como el proceso multi-etapas de traspaso programa do e intencionado de los pacientes desde el sistema de atención de salud pediátrico al de adultos. Se trata de un proceso activo, en el que los profesionales de salud acompañan al adolescente y su familia en el desarrollo de las competencias necesarias para su autocuidado3,4. La transición se diferencia de la transferencia, que se define como el simple traslado de un sistema de aten ción a otro4. Los expertos plantean que todos los ado lescentes mayores de edad merecen ser tratados como adultos y experimentar un modelo de cuidado autóno mo, aun cuando muchos de ellos requerirán apoyo en la toma de decisiones1.

Los objetivos del proceso de transición son: pre parar al adolescente para comprender y hacerse responsable de su patología crónica, empoderarlo para funcionar lo más independiente posible, identificar el sistema de atención en el que corresponde continuar la atención de salud como adulto y lograr comunicación efectiva con el nuevo sistema de atención. Un proceso de transición efectiva implica lograr todos estos obje tivos. Resulta fundamental que tanto el paciente, su familia y el equipo de salud tengan conciencia de esto, iniciando el proceso desde los primeros años de adolescencia3,4.

Se han evaluado diferentes estrategias para una transición efectiva, sin embargo, los estudios no han logrado mostrar cuál de ellas es la más exitosa5. La opi nión de expertos internacionales muestra consenso en que el sistema de salud debe asegurar que los ado lescentes tengan acceso ininterrumpido a servicios de calidad, apropiado a su nivel de desarrollo, proporcio nando la preparación adecuada en cada etapa hasta la adultez1.

El proceso de transición ha sido foco de atención de múltiples especialistas en los últimos años en nues tro país. En un esfuerzo por enfatizar la importancia de realizar una transición efectiva, la Rama de Ado lescencia de la Sociedad Chilena de Pediatría propuso una serie de recomendaciones para ello6. Actualmente en Chile se ha establecido que el límite formal para la atención de pacientes pediátricos es a los 15 años, sin una activa caracterización de sus conocimientos y ha bilidades para ser los responsables del cuidado de su salud y funcionar adecuadamente en un sistema de adultos. La Academia Americana de Pediatría plantea que el momento oportuno para la transferencia al sis tema de los adultos es diferente para cada persona, y que idealmente debiera concretarse entre los 18 y los 21 años1. Recientemente, el Ministerio de Salud de Chile publicó un documento donde propone “considerar la prolongación de edad pediátrica hasta los 18 años, en los niveles especializados de atención, tanto en los servicios de urgencia como en los servicios es pecializados abiertos y cerrados” (7. Sin embargo, en la práctica la mayoría de los hospitales ha definido los 15 años como la edad límite para la atención pediátrica en nuestro país.

Durante el proceso de transición, tanto el adoles cente con condiciones crónicas, como su familia, se enfrentan a cuestionamientos relacionados con la ca pacidad del adolescente, su autonomía progresiva y la conciencia de las limitaciones en aspectos cotidianos, dados por su condición de salud. Estudios muestran que un programa de transición adecuado permite potenciar la autonomía progresiva del paciente me diante una mayor comprensión de su patología y co nocimientos técnicos sobre el tratamiento y sistema de salud al que debe acceder. Durante la adolescen cia el paciente es monitorizado sobre su adquisición de conocimientos y habilidades. Cuando son estos adquiridos, es el momento óptimo para realizar la transferencia4,8. Se desprende de esto que la edad no es el único elemento para establecer el momento de la transferencia.

Los adolescentes con condiciones crónicas de salud constituyen una población altamente vulnerable, no sólo debido al riesgo de baja adherencia a tratamien to, exposicion a consumo de alcohol y drogas, sino también a su integración a la sociedad y desarrollo de competencias, en función de la autonomía, propia del adulto. Los equipos pediátricos deben estar preparados para acompañar a los adolescentes durante el proceso de transición, asegurando la entrega de conocimientos y el desarrollo de habilidades de autocuidado necesa rias en la vida adulta. La actividad de acompañamiento no es ni más ni menos que la Consejería Adolescente, cuya actualización se presenta en esta edición 1 de la Revista Chilena de Pediatría (2020), con el propósito de incentivar a los profesionales de la salud a su apli cación durante todo el continuo proceso de transición que viven los adolescentes con condiciones crónicas y sus familias, para llegar a constituirse en adultos autó nomos, independientes y responsables para asumir los desafíos que impone la siguiente etapa del curso de vida. El modelo de atención que recientemente dió a conocer el Ministerio de Salud en el “Programa Nacio nal de Salud Integral de Adolescentes y Jóvenes: Nivel Especializado de Atención Abierta y Cerrada 2018” tie ne el propósito de dar respuesta a las necesidades de sa lud de esta población en niveles de mayor complejidad y resolutividad, cuyo desafío es cerrar brechas y prestar servicios de salud de calidad, diferenciados, más equi tativos, integrales e integrados a los y las adolescentes y jóvenes de nuestro país7.

Conflicto de intereses: Las autoras declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. American Academy of Pediatrics, American Academy of Family Physicians, American College of Physicians, Transitions Clinical Report Authoring Group, Cooley WC, Sagerman PJ. Supporting the health care transition from adolescence to adulthood in the medical home. Pediatrics. 2011;128(1):182-200. doi: 10.1542/peds.2011-0969. [ Links ]

2. Sawyer SM, Azzopardi PS, Wickremarathne D, Patton GC. The age of adolescence. Lancet Child Adolesc Heal. 2018;0(0):1-6. doi: 10.1016/S2352-4642(18)30022-1. [ Links ]

3. Nagra A, McGinnity PM, Davis N, Salmon AP. Implementing transition: Ready Steady Go. Arch Dis Child Educ Pract Ed. 2015;100(6):313-20. doi: 10.1136/archdischild-2014-307423. [ Links ]

4. Tilton AH, de Gusmao CM. Transition From Pediatric to Adult Neurologic Care. Continuum (Minneap Minn). 2018;24:276-87. doi: 10.1212/CON.0000000000000570. [ Links ]

5. Campbell F, Biggs K, Aldiss SK, et al. Transition of care for adolescents from paediatric services to adult health services(Review). Cochrane Database Syst Rev. 2016;(4):CD009794. doi: 10.1002/14651858.CD009794.pub2. www.cochranelibrary.com. [ Links ]

6. Zubarew T, Correa L, Bedregal P, et al. Transición de adolescentes portadores de enfermedades crónicas desde servicios pediátricos a servicios de adultos. Recomendaciones de la Rama de Adolescencia de la Sociedad Chilena de Pediatría. Rev Chil pediatría. 2017;88(4):553-60. [ Links ]

7. Ministerio de Salud. Gobierno de Chile. Programa Nacional de Salud Integral de Adolescentes y Jóvenes: Nivel Especializado de Atención Abierta y Cerrada. 2018. [ Links ]

* Correspondencia: teresa Millán Klüsse. E-mail: tmillan@med.uchile.cl.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons