SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.82 número6Epidemiología de la infección asociada a catéter venoso centralMalformaciones urinarias del recién nacido: Estudio ECLAMC 1998-2010 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.82 no.6 Santiago dic. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062011000600004 

Rev Chil Pediatr 2011; 82 (6): 502-511

ARTÍCULO ORIGINAL/RESEARCH REPORT

Estimación de masa grasa en niños chilenos: ecuaciones de pliegues subcutáneos vs densitometría de doble fotón

Estimation of body fat in chilean children: comparing subcutaneous fold equations amd doble photon densitometry

 

Pascuala Urrejola U.1, M. Isabel Hernández C.2, M. Gloria Icaza N.3, Silvia Velandia A.1, M. Loreto Reyes G.1, M. Isabel Hodgson B.1

1. División de Pediatría. Unidad de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile.
2. Instituto de Investigación Materno Infantil. Universidad de Chile.
3. Instituto de Matemática y Física, Universidad de Talca.

Dirección para correspondencia


ABSTRACT

Estimation of thickness of subcutabeous folds (SqF) is a simple way to estimate body composition in children, although it has its limitations. Double photon densitometry (DXA) is considered a new standard. Objective: To compare the precision of estimation of body fat by SqF and DXA in a population of chilean children. Patients and Methods: Body fat was estimated in 128 eutrophic healthy children (70 females, 58 males), between 2 and 18 y.o. through SqF equations and DXA. Differences between both methods were evaluated through the Bland and Altman method and Lin concordance coefficient. Results: Most SqF equations had poor concordance with DXA. There was better concordance if the Westrate and Deurenberg equation was used among prepuberal and children of all ages (average difference of 2,96 ± 1,20% and 4,92 ± 0,98% and Lin concordance index of 0,50 ± 0,22 and 0,43 ± 0,88, respectively). Conclusions: Body fat estimated through subcutaneous fold measurements is poorly correlated with double photon densitometry among chilean children. However, until more precise equations are developed, Westrate and Deurenberg for all ages, and Westrate/Deurenberg specific for pre-puberal age can be used.

Key words: Body composition, subcutaneous folds,percentage of body fat, double photon densitometry.


RESUMEN

La estimación del grosor de pliegues subcutáneos (PS) es una manera simple de estimar composición corporal en niños, sin embargo, tiene limitaciones. La densitometría de doble fotón (DXA) es considerada como el nuevo estándar de referencia. Objetivo: Comparar la precisión de la estimación del porcentaje de masa grasa por PS con la obtenida por DXA en población infantil chilena. Pacientes y Método: Se estimó el porcentaje de masa grasa en 128 niños (70 mujeres y 58 hombres) sanos, eutróficos, entre 2 y 18 años, por diversas ecuaciones de PS y se comparó con DXA. La diferencia entre ambos mediciones fue evaluada mediante el método de Bland y Altman y el coeficiente de concordancia de Lin. Resultados: La mayoría de las ecuaciones de PS tuvieron un pobre nivel de concordancia con DXA. Sin embargo, existe una mejor concordancia entre lo calculado según PS y DXA tanto en niños pre-puberales con la fórmula específica de Westrate y Deurenberg y en niños de todas las edades, con la ecuación general de Westrate y Deurenberg (diferencia promedio de 2,96 ± 1,20% y 4,92 ± 0,98% e índice de concordancia de Lin de 0,50 ± 0,22 y 0,43 ± 0,88, respectivamente) Conclusiones: La estimación del porcentaje de masa grasa a partir de los PS, tiene una baja concordancia, sin embargo, mientras no se desarrollen ecuaciones con una precisión más alta se podrían utilizar las ecuaciones de Westrate y Deurenberg a todas las edades y la de Westrate y Deurenberg específica para la edad pre-puberal.

Palabras clave: Composición corporal, pliegues subcutáneos, porcentaje de grasa corporal, densitometría de doble fotón.


Introducción

La determinación de la composición corporal (CC) es una herramienta útil para la evaluación del estado nutritivo a distintas edades y permite entender de manera más exacta las posibles asociaciones entre la proporcionalidad de los distintos compartimentos orgánicos y su alteración debido a diversas enfermedades1,2. En pediatría la evaluación nutricional ha cobrado mayor importancia en el último tiempo debido al aumento en la prevalencia de enfermedades que producen variaciones en los distintos compartimentos corporales, como la obesidad, los trastornos de la conducta alimentaria, algunas enfermedades crónicas y el uso de medicamentos por períodos prolongados3-5, que inciden directamente en la CC.

La CC varía acorde de la edad, sexo y etnia del sujeto6,7, siendo el contenido de grasa corporal (GC) el componente más variable, ya que puede diferir entre individuos del mismo sexo, talla y peso8. En relación a la GC, ésta varía a medida que el sujeto crece, según el estadio de Tanner y es dependiente del origen étnico6,10. Por otro lado, durante el crecimiento y desarrollo, existe una "inmadurez química" de masa magra, dado que ésta tiene un menor contenido de potasio, menor densidad y mineralización, y mayor contenido de agua que en adultos6-8. Por esto en niños y adolescentes la CC no es constante y, por lo tanto, para su evaluación es necesario usar constantes específicas para la edad y sexo8-10. Todo esto ha significado que aún no se cuente con un método estándar y preciso para determinar CC, de uso internacional y aplicable para todas las edades, tanto en la práctica clínica, como en estudios epidemiológicos.

El desafío es desarrollar técnicas no invasivas para estimar la CC en niños, que además tengan exactitud y sean rápidas y fáciles de usar. La impedanciometría biolectrica (IBE) se basa en que la conducción de una corriente eléctrica es a través del compartimento acuoso, permitiendo estimar la masa magra y grasa a través de ecuaciones. Tiene ventajas por su simplicidad y rapidez sin embargo, dado que la CC varía en pediatría las ecuaciones deben ser validadas en diferente poblaciones9. Por otro lado, la estimación del grosor de los pliegues subcutáneos (PS) ha sido más frecuentemente utilizada9,15. Dichas mediciones tienen algunas limitaciones que incluyen: variabilidad entre examinadores, cambios en la densidad corporal con la edad y la escasa relación entre grasa subcutánea y visceral15. Esto hace que el uso de PS para estimar grasa corporal sea altamente dependiente del examinador y de la población evaluada13-15. Sin embargo, cuando las mediciones son realizadas por un examinador entrenado y se usa una ecuación población específica, el error de la determinación de la grasa corporal no debiera superar el 5%7,9.

Un método de estudio de CC más reciente es la densitometría de doble fotón (DXA), la que es considerada por muchos investigadores, como el nuevo estándar de referencia16,17. La DXA es un método simple, rápido, con una duración máxima de 20 minutos, de gran aceptabilidad en los niños y sin error del examinador16,17. La DXA basa sus mediciones en el hecho que cada componente del organismo tiene diferente densidad, la que se mide de acuerdo a un modelo multicompartamental que da información de los tres componentes del cuerpo: masa grasa, tejidos blandos libres de grasa y contenido mineral, los dos últimos son combinados y corresponden a la masa libre de grasa. La DXA es bien tolerada en la población pediátrica, sin embargo, en Chile, a pesar de estar ampliamente disponible, existen pocos centros que dispongan de software pediátrico.

El objetivo del presente estudio es comparar la precisión de la estimación de grasa corporal por PS (a través de diferentes fórmulas disponibles en la literatura), con la medición obtenida por DXA, y analizar la concordancia entre ambos métodos en población infantil chilena.

Pacientes y Método

Sujetos

Se estudiaron 128 niños entre 2 y 18 años, 70 (55%) mujeres, provenientes de Santiago. Criterios de inclusión: antecedentes de ser recién nacido de término, con peso de nacimiento mayor a 2 500 g, sano, tener los dos apellidos chilenos, índice peso talla (IPT) entre 90 y 110%, índice de masa corporal (IMC) entre percentil 10 y 85 de las curvas del CDC18 y talla entre percentil 25-75. Los padres o guardianes legales firmaron el consentimiento informado aprobado por el Comité de Ética de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Mediciones

A cada niño se le realizó: Anamnesis para determinar patologías previas. Examen físico completo que incluyó determinación de desarrollo puberal según estadio de Tanner. Antropometría: Previo ayuno de 10 horas los sujetos fueron pesados en pesa marca SECA, calibrada (100 g de precisión) con graduación de 0,1 kg, con ropa interior y descalzos. Se realizó medición de estatura en estadiómetro incorporado a la pesa, con graduación de 0,1 cm. El IMC fue calculado como peso/talla2. La medición de pliegues cutáneos se efectuó con un caliper LangeR, en el lado izquierdo del cuerpo, en cuatro sitios: tríceps, bíceps, subescapular y suprailíaco de acuerdo al procedimiento estandarizado7. Se usó la ecuación de Slaughter19 con los pliegues tricipital y subescapular y la ecuación de Westrate y Deurenberg20 con la utilización de 4 pliegues cutáneos, para determinar el porcentaje de masa grasa. Dichas ecuaciones (tabla 1), han sido desarrolladas en población infantil caucásica y son las más frecuentemente utilizadas en la literatura.


Densitometría de doble fotón: se realizó densitometría ósea de cuerpo total para obtener CC y %GC, en densitómetro DXA Lunar, modelo DPX-L, Radiation Corp., Madison WI, EEUU, programa de análisis de datos versión 4.7, en el laboratorio de densitometría de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Los valores de composición corporal fueron calculados por el instrumento.

Análisis estadístico

Los sujetos fueron reclutados por mostreo consecutivo y fueron distribuidos homogéneamente por estadios de Tanner (pre puber vs púberes) y sexo (test de exacto de Fisher y prueba t de Student, p > 0,5 respectivamente). Se utilizó estadística descriptiva para las diferentes mediciones. La relación entre el %GC por DXA y PS fue analizada mediante Prueba t Student para muestras relacionadas. Las diferencias entre promedios de hombres y mujeres se analizaron mediante la Prueba t de Student para muestras independientes. La concordancia entre DXA y las ecuaciones de PS se evaluó mediante el método de Bland y Altman21 y el coeficiente de concordancia de Lin22. El método de Bland y Altman21 es gráfico y analítico, permitiendo discriminar cuánto difiere un nuevo método de otro ya establecido y considera que, al no conocerse el valor verdadero de los métodos estudiados, la mejor estimación es el promedio de las mediciones. La magnitud del promedio de las diferencias indica el sesgo entre las dos mediciones.

Resultados

La edad, el desarrollo puberal, el puntaje Z de IMC y talla, y el %GC estimado por DXA y por las ecuaciones de PS en hombres y mujeres se muestran en tablas 2 y 3. El % GC promedio estimado por DXA en la muestra total de hombres fue de 17,13 ± 6,59% y de 22,71 ± 7,51% en las mujeres, existiendo una diferencia estadísticamente significativa (t-student, p < 0,001) entre ambos sexos. Sin embargo, el %GC en hombres y mujeres pre púberes es comparable, 16,97 ± 5,28% y 18,32 ± 4,84%, respectivamente (t-student, p > 0,05). Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre el % GC determinada por las diferentes ecuaciones de PS en ambos sexos y en los diferentes grupos de desarrollo puberal (t-student, p < 0,001) (tabla 3).



Al aplicar el criterio de Bland y Altman21 para la muestra total se observó que el nivel de concordancia entre el %GC medido por DXA y el estimado por las ecuaciones de PS fue bajo. Esto es demostrado gráficamente en las figuras 1 y 2 donde el tamaño de la diferencia promedio (DXA-PS) y la dispersión entre las mediciones es muy amplio, 5,49 ± 0,82% para fórmula de Slaughter19 y de 4,92 ± 0,98% para la de Westrate y Deurenberg20, con un 95% límite de concordancia de 9,13 y 10,82 respectivamente (tabla 4). Al aplicar el índice de concordancia de Lin22 para la fórmula de Slaughter19, éste fue débil (rc 0,55 ± 0,09), como también para la fórmula de Westrate y Deurenberg20 (rc 0,43 ± 0,88) (tabla 4).


En relación al análisis según sexo ambas ecuaciones de PS fueron poco concordantes con el %GC estimado por DXA (tabla 4 y figuras 1 y 2), siendo la ecuación de Westrate y Deurenberg20 en el grupo total de hombres, la con una menor diferencia promedio (2,86 ± 1,24%) y un índice de concordancia de Lin de 0,55 ± 0,14. Esta última ecuación en el grupo total de mujeres mostró una diferencia promedio de 6,62 ± 1,38% y un índice de Lin22 de 0,3 ± 0,11 (tabla 4 y figuras 1 y 2).


Al analizar la muestra según desarrollo puberal la ecuación de Slaughter19, presentó un bajo nivel de concordancia con el %GC estimado por DXA en pre púberes y púberes. Esto es demostrado gráficamente en las figuras 1 y 2 donde el tamaño de la diferencia promedio y la dispersión entre las mediciones es muy amplio, 5,11 ± 1, 47% para la fórmula de Slaughter19 en pre púberes y de 6,00 ± 0,22% para púberes, con un 95% límite de concordancia de 7,15 y 11,36 respectivamente (tabla 4) y un índice de concordancia de Lin22 de 0,51 ± 0,13 y 0,33 ± 0,12. Sin embargo, la ecuación de Westrate y Deurenberg20 en pre púberes mostró una diferencia promedio menor con %GC por DXA, 3,37 ± 0,38%, con un 95% límite de concordancia de 7,35 y coeficiente de concordancia de Lin22 de 0, 51 ± 0,13. En púberes la ecuación de Westrate y Deurenberg20 mostró una diferencia promedio con %GC por DXA de 7,12 ± 0,32%, con 95% límite de concordancia de 13,31 y un coeficiente de concordancia de Lin22 de 0, 33 ± 0,12 (tabla 4 y figuras 1 y 2). Al analizar la muestra según sexo y desarrollo puberal la ecuación de Westrate y Deurenberg20 para hombres pre púberes fue la que tuvo una menor diferencia promedio (2,80 ± 1,23%, 95% límite de concordancia de 6,91 y un coeficiente de concordancia de Lin22 de 0, 60 ± 0,17 (tabla 4 y figuras 1 y 2).


Discusión

Este estudio evaluó la comparabilidad de la estimación de grasa corporal usando DXA y la medición de PS por fórmulas pediátricas, en niños de 2 a 18 años, sanos y eutróficos. De las ecuaciones de PS utilizadas, tanto la ecuación de Slaughter19 como la de Westrate y Deurenberg22, tienen una baja concordancia con la medición realizada por DXA.

En la actualidad DXA es reconocida como un nuevo estándar de referencia de CC basado en diversos trabajos, tanto en animales, como en seres humanos, los que avalan su precisión y seguridad, atribuyéndole un error de 1,5-2% en la estimación del %GC comparado con hidrodensitometría, agua corporal total por dilución con óxido de deuterio y modelo de cuatro compartimentos23,27.

La determinación de la GC utilizando la suma de pliegues subcutáneos (PS) se basa en los supuestos de que el grosor del tejido adiposo subcutáneo refleja una proporción constante de la GC total y que los sitios seleccionados para su medición, representan el grosor promedio del tejido subcutáneo. Las ecuaciones utilizadas en adultos para estimar CC y determinar GC desde el grosor de PS parecen ser inapropiadas en niños, ya que sobreestiman el contenido graso. En este estudio se evaluaron fórmulas validadas en población pediátrica como la ecuación de Slaughter19 y la de Westrate Deurenberg20. Estas ecuaciones toman en consideración los cambios de la relación entre el grosor de diferentes PS y las variaciones en la densidad de masa magra dependientes de la edad.

Otra variable a considerar en la validación de los PS, es el estado nutricional de los sujetos estudiados. Existe evidencia en la literatura respecto a que la medición de masa grasa a base de PS subestima la masa grasa a medida que el porcentaje de masa grasa aumenta. Las causas atribuibles a esta imprecisión serían, el aumento comparativo de la grasa subcutánea a medida que aumenta el porcentaje de masa grasa24-25 y también la influencia de las variaciones en la distribución de la grasa26 y la dificultad técnica en la obtención de los PS en personas obesas26. Para evitar los inconvenientes previos, este estudio fue realizado en población eutrófica, estado nutricional similar al que tenía la población en que fueron desarrolladas todas las ecuaciones estudiadas. Además, cuando se determinó %GC por DXA, en la muestra total se observó que los hombres tenían un %GC menor que las mujeres, sin embargo, el %GC en hombres y mujeres pre púberes fue similar. Estos resultados concuerdan a lo encontrado en un estudio realizado por Sala et al27, donde analizaron composición corporal en niños canadienses utilizando DXA y los comparó con población infantil argentina y holandesa.

A pesar de lo anterior, el nivel de concordancia encontrado entre el %GC, estimado por los PS (ecuación de Slaughter y de Westrate y Deurenberg) y DXA en la población total fue pequeño, tanto por el método de Bland y Altman21 como por el coeficiente de concordancia de Lin22. De las fórmulas analizadas, Westrate y Deurenberg20, en la población total y en niños pre púberes, fueron las que tuvieron una mejor concordancia. Estos resultados se contraponen al trabajo de Wong et al28, quienes validaron el uso de las ecuaciones de Slaughter19 en niñas norteamericanas de 9 a 17 años, como también con otro estudio de validación realizado en hombres pre púberes30. En un estudio reciente realizado por Rodríguez et al31, en población adolescente española, encontraron que la precisión de las ecuaciones de Westrate y Deurenberg20 y de la de Slaughter19, para evaluar %GC en adolescentes, era pobre a nivel individual.

Tanto la ecuación de Slaughter19 como las de Westrate y Deurenberg20, fueron desarrolladas en población infantil caucásica. Numerosos estudios han demostrado que la composición corporal es dependiente del origen étnico de la persona, ya que tanto la masa magra, como el contenido de mineral óseo presentan variaciones con relación a la etnia, lo que orienta a pensar en la participación del componente genético9,10. A pesar que se supone que la población chilena tiene una CC semejante a la de origen caucásico, la falta de concordancia de las ecuaciones de Slaughter19 y de Westrate y Deurenberg20 podría estar influenciada por variantes genéticas diferentes a las de las poblaciones de las que se originaron dichas fórmulas. El estudio de Sala et al33, encontró pequeñas diferencias geográficas en la CC en los niños estudiados.

Acorde con nuestro mejor conocimiento, ésta es la primera vez que ecuaciones de PS se comparan con un método de referencia de estimación de CC como es la DXA, en un grupo grande de niños pre púberes y púberes en población chilena infantil.

Los resultados obtenidos en este estudio permiten concluir que en niños chilenos, sanos y eutróficos, la estimación del %GC a partir de los PS, tiene una baja concordancia con la medición realizada por DXA. Sin embargo, mientras no se desarrollen ecuaciones con una precisión más alta se podría, en poblaciones como la nuestra, utilizar las ecuaciones de Westrate y Deurenberg24 a todas las edades y la de Westrate y Deurenberg24 específica para la edad pre puberal.

Referencias

1.- Flegal KM, Graubard BI, Williamson DF, Gail MH. Excess deaths associated with underweight overweight and obesity. JAMA 2005; 293 (15): 1861-7.         [ Links ]

2.- Baumgartner RN, Heymsfield SB, Roche AF. Human body composition and the epidemiology of chronic disease. Obesity Research 1995; 3: 73-95.         [ Links ]

3.- Freedman DS, Mei Z, Srinvasan SR, Berenson GS, Dietz WH. Cardiovascular risk factors and excess adiposity among overweight children and adolescents. The Bogolusa Heart Study. J Pediatr 2007; 150: 12-7.         [ Links ]

4.- Thibault R, Cano N, Pichard C. Quantification of lean tissue losses during cancer and HIV infection/AIDS. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2011; 14 (3): 261-7.         [ Links ]

5.- Haas VK, Kohn MR, Clarke SD. Body composition changes in female adolescents with anorexia nervosa. Am J Clin Nutr 2009; 89 (4): 1005-10.         [ Links ]

6.- Fomon SJ, Haschke F, Ziegler EE, Nelson SE. Body composition and constants for children from birth to age 10 years. Am J Clin Nutr 1982; 35: 1169-75.         [ Links ]

7.- Martin AD, Drinkwater DT. Variability in the measures of body fat: Assumptions or techniques?. Sports Med 1991; 11: 277-88.         [ Links ]

8.- Ellis KJ, Shypailo RJ, Abrams SA, Wong W. The reference child and adolescent model of body composition. Ann N Y Acad Sci 2000; 700: 375-82.         [ Links ]

9.- Eisenmann JC, Heelen KA, Welk GJ. Assessing body composition among 3 to 8 year old children: anthropometry, BIA, and DXA. Obes Res 2004; 12: 1633-40.         [ Links ]

10.- Forbes GB. En: Body composition in infancy, childhood and adolescence: Human body composition. Growth, aging, nutrition and activity. ed. Spring Verlag 1987; 125-68.         [ Links ]

11.- Dietz WH, Robinson TN. Use of body mass index (BMI) as a measure of overweight in children and adolescents. J Pediatr 1998; 132: 191-3.         [ Links ]

12.- Horlik M. Body mass index in childhood measuring a moving target. J Clin Endocrinol Metab 2001; 86: 405-960.         [ Links ]

13.- Lohman TG. Skinfolds and body density and their relation to body fatness: A review. Hum Biol 1981; 53: 181-225.         [ Links ]

14.- Sutcliffe JF. A review of in vivo experimental methods to determine the composition of the human body. Phys Med Biol 1996; 41: 791-833.         [ Links ]

15.- Durnin JV, de-Bruin H, Feunekes GI. Skinfold thickness: Is there a need to be very precise in their location?. Br J Nutr 1997; 77: 3-7.         [ Links ]

16.- Goran MI, Driscoll P, Johnson R, Nagy TR, Hunter G. Cross calibration of body composition techniques against dual energy X-ray absorptiometry in young children. Am J Clin Nutr 1996; 63: 299-305.         [ Links ]

17.- Sopher AB, Thornton JC, Wang J, Pierson RN Jr, He-ymsfield SB, Horlick M. Measurements of percentage body fat in 411 children and adolescents: A comparison of dual energy X-ray absorptiometry with a four compartment model. Pediatrics 2004; 113: 1285-90.         [ Links ]

18.- Kuczmarski RJ, Ogden CL, Grummer-Strawn LM. Advance data from vital and health statistics. Hyattsville: National Center for Health Statistics 2000; 314: 1-28. Available at: http://www.cdc.goc/growthcharts        [ Links ]

19.- Slaughter MH, Lohman TG, Boileau RA. Skinfold equations for estimation of body fatness in children and youth. Hum Biol 1988; 60: 709-23.         [ Links ]

20.- Westrate JA, Deurenberg P. Body composition in children: proposal for a method for calculating body fat percentage from total body density or skinfold thickness measurements. Am J Clin Nutr 1989; 50: 1104-15.         [ Links ]

21.- Bland JM, Altman DG. Statistical methods for assessing agreement between two methods of clinical measurement. Lancet 1986; 8: 307-10.         [ Links ]

22.- Lin L. A concordance correlation coefficient to evaluate reproducibility. Biometrics 1989; 45: 255-68.         [ Links ]

23.- Pintauro S, Nagy TR, Duthie C, Goran MI. Cross calibration of fat and lean measurements by dual energy X-ray absorptiomtry to pig carcass analysis in the paediatric body weight range. Am J Clin Nutr 1996; 63: 293-9.         [ Links ]

24.- Deurenberg P, Pieters J, Hautvast J. The assessment of the body fat percentage by skinfold thickness measurements in childhood and young adolescence. Br J Nutr 1990; 63: 293-303.         [ Links ]

25.- Westrate JA, Deurenberg P, Tinteren H. Indices of body fat distribution and adiposity in Dutch children from birth to 18 years of age. Int J Obes 1989; 13: 465-77.         [ Links ]

26.- Gray D, Bray G, Bauer M. Skinfold thickness measurements in obese subjects. Am J Clin Nutr 1990; 51: 571-7.         [ Links ]

27.- Sala A, Webber CE, Morrison J, Beaumont LF, Barr RD. Whole Body Bone Mineral content Lean Body Mass, and Fat mass Measured by Dual Energy X-Ray Absoptiometry in a Population of Normal Canadian Children and Adolescents. CARJ 2007; 58: 46-52.         [ Links ]

28.- Wong WW, Stuff JE, Butter NF, Smith EO, Ellis KJ. Estimating body fat in African American and white adolescent girls: a comparison of skinfold thickness equations with a 4-compartment criterion model. Am J Clin Nutr 2000; 73: 348-54.         [ Links ]

29.- Reilly JJ, Wilson J, Durnim JVGA. Determination of body composition from skinfold thickness: a validation study. Arch Dis Child 1995; 73: 305-10.         [ Links ]

30.- Rodríguez G, Moreno LA, Blay MG, Fleta VA, Sarria A, Bueno M. Body fat measurement in adolescents: comparison of skinfold thickness equations with Dual Energy X Ray Absorptiometry. Eur J Clin Nutr 2005; 59: 1158-66.         [ Links ]


Trabajo recibido el 24 de junio de 2011, devuelto para corregir el 01 de agosto de 2011, segunda versión el 08 de septiembre de 2011, aceptado para publicación el 24 de septiembre de 2011.

Apoyo Financiero: Child Health Foundation of University of Alabama.

Correspondencia a: Dra. P Urrejola N. E-mail. pascualaurrejola@gmail.com

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons