SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.61 número2DETERMINACIÓN DE LOS ÍNDICES DE COSECHA DE DURAZNOS CVS. FLORDAKING Y SAN PEDRO 16-33MÉTODOS DE ESTIMACIÓN DEL NIVEL DE MASTITIS EN VACAS LECHERAS A PARTIR DE LA DETERMINACIÓN DEL TEST DE CALIFORNIA PARA MASTITIS (CMT) DE SUS CUARTOS INDIVIDUALES índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Agricultura Técnica

versión impresa ISSN 0365-2807

Agric. Téc. v.61 n.2 Santiago abr. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0365-28072001000200005 

PRODUCCIÓN DE CARNE BOVINA UTILIZANDO TAGASASTE
(Chamaecytisus proliferus
subsp. palmensis) Y PRADERAS
NATURALES EN LA PROVINCIA DE ARAUCO, CHILE.1

Beef production using tagasaste (Chamaecytisus proliferus subsp.
palmensis
) and natural pastures in Arauco province, Chile.

Germán Klee G.2, Alejandro Fraga S.2 y Juan Carlos Canobbi V.3

1 Recepción de originales: 20 de agosto de 2000 (reenviado).
2 Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Casilla 426, Chillán, Chile. E-mail: gklee@quilamapu.inia.cl
3 Esmeralda 019, Cañete, Chillán, Chile.

ABSTRACT

The variation of the liveweight of calves grazed on Tagasaste (Chamaecytisus proliferus subsp. palmensis) during fall-winter was studied for the first time in Chile. Sixteen Holstein x Aberdeen Angus or Hereford bull calves, 7.5 months old and 197 kg liveweight, were pastured on 4.6 hectares of 3 year-old tagasaste planted on natural pasture. The following treatments were studied during fall-winter season: a) Tagasaste grazing (T), and b) Tagasaste grazing plus 2 kg of oats calf/day (TA). In the spring and summer, all yearling steers grazed 6 ha of natural damp pasture consisting of berry clover (Trifolium fragiferum) and grass. The evaluation included availability and chemical composition of forage, variation of liveweight and carcass weight. The winter liveweight gains of the bull calves grazing on tagasaste reached 0.38 kg/bull calf/day. This value increased to 0.72 kg/ bull calf/day with the addition of oats. In the animals grazing spring and summer damp natural pasture, the daily liveweight gains were 0.9 and 1.1 kg/yearling steer for T and TA, respectively. The steers finished with 428 and 444 kg of liveweight at 17 months age and the liveweight production per ha reached 348.6 and 371.3 kg in T and TA, respectively. The carcass parameters did not differ significantly (P>0.05), however, the difference in carcass fat was significant at P<0.1, which is an important economic consideration. It is concluded that tagasaste is an acceptable resource for autumn and winter grazing.

Key words: tagasaste, winter grazing, weight gain, steers.

RESUMEN

El experimento tuvo como objetivo evaluar las variaciones de peso vivo (PV) de terneros en pastoreo otoño-invierno de tagasaste (Chamaecytisus proliferus subsp. palmensis), establecido sobre pradera natural, y estudiar el efecto al suplementar estos forrajes con avena grano. Se usaron 16 terneros enteros mestizos Holandés Europeo x Aberdeen Angus o Hereford, de 7,5 meses de edad y 197 kg de PV, los que pastorearon en 4,6 ha de tagasaste de 3 años de edad, plantados sobre pradera natural. Se estudiaron durante el invierno los tratamientos: a) Pastoreo de tagasaste (T), y b) Pastoreo de tagasaste más 2 kg diarios de avena grano/animal (TA). En primavera-verano todos los novillos pastorearon 6 ha de pradera natural de vega de trébol frutilla (Trifolium fragiferum) y gramíneas. Se evaluaron la disponibilidad y composición química del forraje, variaciones de PV y características de las canales. Los terneros que pastorearon tagasaste alcanzaron ganancias invernales diarias de 0,39 kg/animal, valor que aumentó a 0,72 kg/animal en terneros suplementados con avena. Las ganancias diarias en praderas naturales de vega fluctuaron entre 1,1 y 0,9 kg/animal para T y TA, para el ensayo de primavera-verano, respectivamente. Los animales finalizaron con 444 y 428 kg PV a los 17 meses de edad, y la producción anual de PV por hectárea alcanzó a 349 y 371 kg en los tratamientos T y TA, respectivamente. Las características de las canales no difirieron significativamente (P>0,05), sin embargo la diferencia de la grasa de cobertura fue significativa (P<0,10), aspecto importante de considerar en la evaluación económica de los tratamientos.

Palabras claves: tagasaste, pastoreo invernal, ganancias de peso, novillos

INTRODUCCIÓN

La producción animal en las zonas mediterráneas se ve limitada por el bajo crecimiento de las praderas en el período estival e invernal (Ovalle et al., 1993). Los requerimientos de los animales en estos períodos son cubiertos por el escaso forraje de las praderas y el uso de forrajes conservados, pero esta última práctica eleva los costos en los sistemas ganaderos. Lo anterior ha llevado a buscar especies vegetales que aporten forraje de calidad en períodos en que la pradera natural detiene su desarrollo, que contribuyan a controlar la erosión de los suelos del sector, y en lo posible que sean capaces de fijar N para mejorar las características nutricionales de los suelos.

En este contexto, el tagasaste (Chamaecytisus proliferus subsp. palmensis) surge como una alternativa interesante. Es un arbusto forrajero de la subfamilia Papilionáceas, leguminosas, originario de las Islas Canarias, que crece en áreas donde la pluviometría anual es de 500 a 700 mm, con 4 a 5 meses de sequía en verano, similares a las áreas de secano de las regiones VII y VIII del país (Ovalle et al., 1992). El tagasaste es una planta perenne que vive normalmente entre 20 y 30 años. Puede alcanzar 5 m de altura si no es talado o pastoreado, se desarrolla mejor en suelos con buen drenaje, de pH 5 a 7, e incluso en arenas. Posee raíces profundas que facilitan su establecimiento y sobrevivencia en suelos degradados. Contribuye al mejoramiento de la fertilidad del suelo a través de la fijación de N, y es una herramienta de conservación de suelos en zonas con fuertes pendientes (Ovalle et al., 1996). Tiene un buen comportamiento productivo con aportes de hasta 6.275 kg MS ha-1 en árboles de 5 años plantados a 4 x 1 m, es decir, 2.500 árboles ha-1 (Ovalle et al., 1996); posee una buena calidad de sus componentes: hojas y tallos consumibles menores a 7 mm (Mathew, 1989, Moate, 1989; McGowan y Mathews, 1994).

Tanto en las Islas Canarias como en Australia y Nueva Zelandia es utilizado en pastoreo para satisfacer las necesidades de forraje en los períodos críticos de fines de verano e invierno, cuando el crecimiento de la pradera se ve limitado. En bovinos produce las mayores ganancias de peso vivo (PV) entre los períodos de invierno y primavera. En verano y otoño, los animales tienden a mantener su PV, lo que se atribuye a una disminución en el contenido de proteína cruda y energía metabolizable de la planta (Snook, 1982; Tudor et al., 1997), y a un posible aumento en las concentraciones de alcaloides y fenoles que hacen disminuir la palatabilidad y digestibilidad del forraje (Muzquiz et al., 1996).

En Australia, a fines del verano, terneros de 250 kg PV a pastoreo con tagasaste, en plantaciones de alta densidad, sin estrata herbácea, y suplementados con cebada (Hordeum vulgare L.) a razón de 1,5% del PV, con una carga de 4 terneros/ha, lograron ganancias cercanas a los 0,52 kg/animal, y los no suplementados, con una carga de 2 terneros/ha, ganancias diarias de 0,21 kg/animal (Standing et al., 1994).

En Chile no existen publicaciones relacionadas con utilización del tagasaste en sistemas de recría_engorda de bovinos. Por lo tanto, se realizó el presente estudio con el objetivo de evaluar la utilización de este arbusto bajo condiciones de pastoreo en la zona centro sur de Chile.

MATERIALES Y MÉTODOS

El experimento se realizó en la Provincia de Arauco, VIII Región, sector Quiapo, fundo Ranquil (37°39’ lat. Sur; 73°39’long. Oeste), 15 km al norte de Lebu, en suelos de la serie Curanipe, con pH 5,2 a 5,5 (Carrasco et al., 1993). El clima es mediterráneo perhúmedo con pluviometría que alcanza a 1200 mm anuales, concentrándose entre marzo y agosto (Di Castri, 1968).

Se utilizaron 16 terneros enteros mestizos Holando Europeo x Aberdeen Angus o Hereford, destetados a los 7,5 meses de edad, con un PV promedio de 197,5 kg/animal, los que ingresaron al ensayo el 25 de abril de 1996. Los animales recién destetados fueron sometidos a una fase de acostumbramiento al consumo de tagasaste por 8 días. Para este efecto se mantuvieron encerrados en corrales con piso de tierra, donde se les suministró heno de trébol rosado (Trifolium pratense), tagasaste ad libitum, sales minerales y agua. Los terneros fueron vacunados contra las principales enfermedades de la zona y desparasitados contra distoma hepático y parásitos gastrointestinales. La castración de los animales se efectuó a los 10,5 meses de edad.

El estudio consideró dos etapas: Etapa I: período otoño - invierno, de recría, alimentación con tagasaste 25 abril - 8 agosto); y Etapa II: período primavera-verano de engorda (9 agosto - 3 septiembre), pastorearon praderas naturales de vega. En la Etapa I, los animales fueron sometidos a dos tratamientos: 1) Pastoreo de tagasaste (T), y 2) Pastoreo de tagasaste más suplementación con 2 kg avena grano entero/ternero/día (TA). Se dispuso de 4,6 ha de tagasaste de tres años de edad, en lomajes típicos del sector, plantados sobre praderas naturales, donde predomina la chépica (Agrostis spp.), especies anuales y perennes de los géneros Lolium, Holcus, Medicago, Taraxacum y otros. La distancia de plantación del tagasaste fue de 4 x 1 m, lo que determinó una densidad de 2.500 árboles/ha. El tagasaste rezagado de la temporada anterior se manejó en franjas para controlar el pastoreo de los arbustos.

Se evaluó la disponibilidad de materia seca (MS), MS consumible desaparecida, y composición química de los forrajes, muestreando arbustos y pradera antes del ingreso de los terneros a cada franja, y después del pastoreo de las mismas. Se utilizó una submuestra para determinar el material consumible por árbol y por hectárea, es decir, hojas y tallos tiernos menores a 7 mm de diámetro.

Los animales de ambos tratamientos invernales pastorearon juntos la plantación de tagasaste, disponiendo en el potrero de bebederos y sales minerales, siendo cambiados a una nueva franja cuando se determinaba visualmente una notable baja de disponibilidad de forraje aportado por el tagasaste; es decir cuando el arbusto estaba prácticamente desfoliado y los animales habían consumido hasta las ramillas de pequeño diámetro. El tagasaste se manejó con cerco eléctrico, proporcionando franjas de 0,27 ha promedio y los días de pastoreo fluctuaron entre 11 y 18 días por franja, desde el inicio del ensayo hasta el 6 de junio, para posteriormente disminuir a 6 - 9 días, entre junio y agosto. En cada cambio de franja se controlaba el PV de los terneros, previo destare de 14 a 15 horas. Los terneros del tratamiento TA se separaban diariamente en la mañana en corrales con comederos techados, de los terneros del tratamiento T, para suplementar la avena grano; posteriormente continuaban pastoreando con los animales no suplementados.

La avena grano suministrada tenia la siguiente composición: 88% MS; 10,6% PT; 23,4% de fibra y 2,6 Mcal kg-1

Durante la Etapa II de engorda, los animales de ambos tratamientos invernales pastorearon juntos una pradera natural mejorada de trébol frutilla (Trifolium fragiferum) y gramíneas en condición de vega, rezagada desde el 1 de mayo de 1996. Los animales se manejaron en 2 ha de pradera, dividida en tres potreros de igual tamaño, en un sistema de pastoreo rotativo. A los animales del tratamiento invernal TA se les suprimió gradualmente la avena grano a razón semanal de 0,5 kg/animal, durante 3 semanas.

Se estimó la disponibilidad de forraje de la pradera tomando muestras en el potrero antes y después de cada pastoreo. La carga animal se determinó calculando los días novillos corregidos en base al peso metabólico de novillos de 300 kg de PV.

Se determinó la composición química del tagasaste, de la pradera natural que estaba bajo la superficie de plantación del arbusto, de la avena grano usada en el período y también de la pradera de vega utilizada durante la engorda. Se determinó la MS en horno a 60 0C, contenido de proteína con el método Kjeldahl (A.O.A.C., 1970), fibra detergente ácido (FDA) según Van Soest (1963). La energía metabolizable y total de nutrientes digestibles (TND) se estimaron a partir del contenido de FDA.

Los novillos se sacrificaron a los 17 meses de edad en la Faenadora Agrolomas de Concepción, y se evaluaron las canales en frío. Luego de 48 h en frigorífico se determinó cobertura grasa y área del lomo realizando un corte a través del espacio intercostal entre la 9ª y 10ª costillas (músculo Longissimus dorsi), que aparece cubierto por un tejido adiposo o grasa subcutánea, el cual se midió, a las 48 h de estar en frigorífico, para determinar su espesor. Posteriormente se calculó el área del músculo y se midió el largo de la canal desde el borde anterior del pubis hasta el borde anterior y medio de la primera costilla. También se calculó el rendimiento centecimal en frío, relacionando el peso de los animales destarados durante 15 h, con el peso de la canal en frío.

Se utilizó un diseño estadístico de bloques al azar con dos tratamientos y ocho repeticiones, para procesar los resultados mediante el paquete estadístico SAS, aplicando la prueba de medias de Duncan (P<0,05) (Barrales y Flores, 1990).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Durante el pastoreo invernal de tagasaste, se lograron incrementos diarios de PV de 0,39 kg/ternero, comparables a los obtenidos en otros estudios en la zona con heno de trébol rosado (Klee, 1990). Estas ganancias diarias se incrementaron significativamente (P<0,05) a 0,72 kg/ternero al suplementar diariamente los animales con 2 kg de avena grano por animal. Las ganancias en el período invernal fueron de 52 y 95 kg/animal, para los tratamientos T y TA, respectivamente, permitiéndole al segundo tratamiento soportar una carga ligeramente superior y una mayor producción por hectárea (Cuadro 1).

Cuadro 1. Peso vivo, incrementos diarios de peso, carga animal y producción de peso vivo por hectárea, para el período.
Table 1. Liveweight, daily weight gain, stocking rate and liveweight production per hectare for the period.

Período

Tratamiento

 

Tagasaste1

Tagasaste1 + Avena

Otoño - Invierno (131 días)

Peso inicial, kg
Peso final, kg
Aumento diario, kg
Carga animal, novillos ha-1*
Producción, kg PV ha-1
Avena, kg/novillo/día

 

197 a
249 a
0,39 b
2,8
121
---


198 a
293 b
0,72 a
3,0
330
2

Primavera-Verano (162 días)

Peso inicial, kg
Peso final, kg
Aumento diario, kg
Carga animal, novillos ha-1*
Producción, kg PV ha-1

 

249 b
428 a
1,10 b
2,9
477

 

293 a
444 a
0,93 a
3,1
403

Total períodos (293 días)

Aumento diario, kg/novillo
Peso inicial, kg
Peso final, kg
Carga animal, novillos/ha*
Producción, kg PV ha-1


0,78 a
197 a
428 a
1,45
349

 

0,84 a
198 a
444 a
1,55
371

Letras distintas indican diferencias significativas (P<0,05).
* Carga corregida a W0,75 de 300 kg PV
1 Tagasaste establecido sobre pradera natural.

La principal fuente forrajera durante el período invernal fue el tagasaste y la estrata herbácea de la pradera naturalizada. El primero aportó en promedio 2.300 kg MS/ha de hojas y tallos menores a 7 mm de diámetro. En la pradera se determinó una disponibilidad de 4.141 kg MS/ha. En las evaluaciones posteriores al pastoreo se determinó que un 78% del material consumible de tagasaste había desaparecido y sólo un 23% en la pradera, aspecto que puede indicar que una vez que los animales se acostumbraron a consumir el arbusto, prefirieron el tagasaste, alimento con mayor valor energético que la pradera natural (Cuadros 2, 3 y 4). El consumo diario invernal estimado de tagasaste fue de 3,9 kg MS/animal. No fue posible estimar el consumo de pradera natural con los antecedentes obtenidos, ya que la desuniformidad de la pradera y los muestreos realizados proporcionaron datos erráticos.

Cuadro 2. Disponibilidad de forraje, residuo y material desaparecido de tagasaste y pradera natural por hectárea de pastoreo, durante el período otoño- invierno (kg MS ha-1).
Table 2. Forage availability, residue and missing material for tagasaste and natural pasture per grazing hectare during the autumn - winter period (kg DM ha-1).

 

Forraje disponible
total

Residuo
total

Material
desaparecido

Porcentaje
desaparecido

Tagasaste

Pradera

2.300

4.141

504

3.156

1.796

985

78

24

Cuadro 3. Composición química de hojas, tallos tiernos y leñosos de tagasaste, según fecha de muestreo.
Table 3. Chemical composition of leaves, tender and woody stems of tagasaste at different sampling dates.

 

Materia seca

 

Proteína total

 

Fibra detergente ácido

Total nutrientes digestibles

Energía metabolizable

Fecha

Componente

%

%

%

%

Mcal kg-1

Abril-mayo

Hojas

20,5

24,6

67,6

2,57

T. tierno

40,8*

9,6

50,3

50,6

1,83

T. leñoso

4,6

62,5

42,5

1,47

Junio

Hojas

22,8

26

66,7

2,53

T. tierno

42,2*

9,4

51,5

49,8

1,79

T. leñoso

3,4

61,7

43

1,49

Julio

Hojas

22,9

33,3

61,9

2,32

T. tierno

41,5*

8,7

50,7

50,4

1,82

T. leñoso

4,6

62,9

42,3

1,46

Agosto

Hojas

23,1

30,4

63,8

2,4

T. tierno

41,5*

9,4

51,8

49,6

1,78

T. leñoso

4,3

63,6

41,8

1,44

* Materia seca total de hojas y tallos tiernos de tagasaste.

Cuadro 4. Composición química de la pradera natural en la plantación de tagasaste, según fecha de muestreo.
Table 4. Chemical composition of natural pasture planted with tagasaste at different sampling dates.

Fecha

Materia seca

Proteína total

Fibra detergente ácido

Total nutrientes digestibles

Energía metabo-lizable

%

%

%

%

Mcal kg-1

Mayo-junio

27,6

8,6

38,8

49,7

1,82

Julio

31,1

9,9

40,6

48,6

1,78

Julio-agosto

22,2

6,3

48,7

43,2

1,54

Agosto-septiembre

26,7

8,4

42,0

47,6

1,73

La composición química del tagasaste no presentó grandes variaciones en el período estudiado. El contenido de MS fluctuó entre 40,8 y 42,2%. Por otro lado, los contenidos de proteína variaron en función del componente analizado, siendo mayor en las hojas, con valores entre 20,5 y 23,1% y 8,7 a 9,6% para los tallos tiernos, valores similares a los obtenidos por Edwards et al. (1996). La energía metabolizable también fue mayor para las hojas, con valores de 2,3 a 2,5 Mcal kg-1 MS y 1,7 a 1,8 Mcal kg-1 MS para los tallos tiernos (Cuadro 3 y Figuras 1a; 1b; 1c; 1d ). Al considerar estos valores, se observa que las ganancias de PV podrían ser mejores en los animales del tratamiento T, considerando la buena composición química del tagasaste estimado como consumido; en cambio la pradera natural, en la plantación de tagasaste presentó bajos niveles de proteína y TND (Cuadro 4).


Figura 1a. Variación de la fibra detergente ácido (FDA) y proteína total (PT) en hojas de tagasaste.
Figure 1a. Variation of acid detergent fiber (FDA) and total protein (PT) in tagasaste leaves.


Figura 1b. Variación de la fibra detergente ácido (FDA) y proteína total (PT) en tallos tiernos de tagasaste.
Figure 1b. Variation of acid detergent fiber (FDA) and total protein (PT) in tender stems of tagasaste.


Figura 1c.- Variación de la fibra detergente ácido (FDA) y proteína total (PT) en tallos leñosos de tagasaste.
Figure 1c. Variation of acid detergent fiber (FDA) and total protein (PT) in woody stems of tagasaste.


Figura 1d. Variación del contenido de materia seca en hojas y tallos tiernos de tagasaste.
Figure 1d. Variation of the dry matter content of leaves and tender stems of tagasaste.

Durante el período de pastoreo de primavera-verano de la pradera natural de vega mejorada, se alcanzó una mayor ganancia diaria de PV (P<0,05) de los novillos del tratamiento invernal con tagasaste, de 1,10 kg/animal, en relación a los animales del tratamiento TA, que aumentaron 0,93 kg/animal (Cuadro 1 y Figura 2). Este efecto se atribuye al crecimiento compensatorio de los animales del primer grupo, los cuales alcanzaron una ganancia de PV acumulada en el período de pastoreo de 179 kg en relación a los 151 kg obtenidos por los novillos del tratamiento TA.


Figura 2. Variaciones de peso vivo de los animales durante el período otoño - invierno y primavera - verano.
Figure 2. Variations of animal liveweight through the autumn-winter and spring-summer periods.

Las praderas naturales mejoradas de vega alcanzaron una disponibilidad de 9.500 kg MS ha-1 en el período de utilización, con valores de residuo de 1.750 kg MS ha-1, lo que permite inferir que la pradera se puede manejar con cargas mayores a la utilizada en el experimento.

La pradera natural de vega presentó una clara variación en su composición química a través del período de pastoreo, disminuyendo su calidad a medida que avanzaba el verano. Los mayores aumentos de peso se observaron entre septiembre y diciembre, cuando la pradera estaba dominada por leguminosas, principalmente trébol frutilla. Luego, debido a la sequía imperante, la composición botánica de la pradera varió pasando a dominar las gramíneas secas, determinándose en estas condiciones una disminución en el contenido de proteína y energía, y un aumento en la fibra del forraje (Cuadro 5).

Cuadro 5. Composición química de la pradera natural de vega, según época de muestreo.
Table 5. Chemical composition of the damp natural pasture at different sampling dates.

FECHA

Materia seca

%

Proteína total

%

Fibra detergente ácido
%

Total nutrientes digestibles
%

Energía metabolizable

Mcal kg-1

Septiembre

Noviembre

Enero

14

18

18

20,8

15,1

6,1

36,2

38,9

48,5

60,0

58,1

51,8

2,24

2,16

1,88

Durante los 293 días de ensayo (25 abril 1996 - 12 febrero 1997), los animales lograron una ganancia individual promedio de 231 kg y 246 kg, en los tratamientos T y TA, respectivamente. Las cargas resultantes fueron de 1,45 y 1,55 novillos, base peso metabólico (300 kg PV ha-1) para T y TA, respectivamente (Cuadro 1). En la Figura 1 se aprecian las variaciones de PV de los novillos durante todo el experimento, destacándose en el período otoño - invierno que las diferencias de peso vivo fueron ampliamente favorables a los animales del tratamiento TA. No obstante, los animales del tratamiento T, durante el período primavera-verano expresaron un crecimiento compensatorio que les permitió llegar al sacrificio con un PV que no difirió significativamente al de los novillos TA.

La cobertura de grasa de las canales fue de 4,6 mm en los animales del tratamiento T y de 6,0 mm en TA, diferencia no significativa al (P>0,05), pero significativamente diferente al (P<0,10), parámetro que influye en la tipificación de los animales y en el precio cancelado por éstos. Es así, como el 85% de los animales del TA calificaron en categoría V, en tanto que sólo el 35% de los animales del tratamiento T calificó en esta categoría. Este resultado requiere de mayor investigación, puesto que es un factor muy relevante al tomar decisiones y debe ser considerado en la evaluación económica de los tratamientos.

En relación al rendimiento en frío, área del lomo y largo de las canales, al término del ensayo no se obtuvieron diferencias significativas (P>0,05) entre los novillos de los tratamientos T y TA (Cuadro 6).

Cuadro 6. Características de las canales de los novillos de ambos tratamientos.
Table 6. Carcass characteristics of steers from both treatments.

Tratamiento

Peso
canal
kg

Rendimiento
canal
%

Cobertura
grasa1
mm

Área del
lomo
cm2

Largo de la
canal
cm

Tagasaste

224,9

56,8 a

4,6 a

46,5 a

120,7 a

Tagasaste + avena

237,9

57,8 a

6,0 a

50,8 a

122,3 a

Letras iguales indican que no hubo diferencia significativa (P>0,05) entre los tratamientos.
1 La cobertura de grasa de las canales de los novillos suplementados con avena fue significativamente superior (P<0,10) a las obtenidas en las canales de los novillos del tratamiento sólo tagasaste.

En conclusión, el tagasaste establecido sobre praderas naturales se presenta como una buena alternativa forrajera para alimentar el ganado durante el período otoño-invierno. Permite obtener aceptables ganancias de PV, las que se ven incrementadas al suplementar el pastoreo de tagasaste - pradera natural con avena grano entero. La complementación de este tipo de alimentación invernal con el uso de praderas naturales mejoradas de vega permite obtener animales para faena a temprana edad.

LITERATURA CITADA

A.O.A.C. 1970. Official methods of analysis. 11th ed. 105 p. Association of Official Analytical Chemists, Washington DC., USA.         [ Links ]

Barrales, L. y H. Flores. 1990. Análisis de varianza, diseños básicos usando PROC ABNOVA. 85 p. Boletín de Biometría N° 8. Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Estación Experimental La Platina, Santiago, Chile.         [ Links ]

Carrasco, P., J. Millan, y L. Peña. 1993. Suelos de la cuenca del río Bío-Bío, características y problemas de uso. Serie: Análisis territorial Vol. 3. 108 p. In Francesco Faranda y Oscar Parra (eds.). Programa interuniversitario de investigación científica aplicada y formación, EULA, Universidad de Concepción, Concepción, Chile.         [ Links ]

Di Castri, F. 1968. Esquisse ecologique du Chili. Tome IV. p. 7. In Biologie de L’Amerique Australe. C.N.R.S. París, France.         [ Links ]

Edwards, N., C. Oldham, G. Allen, D. McNeill, and G. Tudor. 1996. Animal production from tagasaste. p. 61-69. In Tagasaste review workshop. Club Capricorn, Yanchep, Western Australia.         [ Links ]

Klee, G. 1990. Sistemas de producción de carne bovina para la zona centro sur. Serie Quilamapu N° 21. p. 51-58. Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Chillán, Chile.         [ Links ]

McGowan, A.A., and G.L. Mathews. 1994. Effect of interow spacing on the production of tagasaste and associated pastures. Aust. J. Exp. Agric. 34:487-490.        [ Links ]

Mathew, G. 1989. Utilization of tagasaste. p.10-11. Research Report Series N° 83. In Tagasaste, research results and farmer experiences. Ellinbank Gripssland Agriculture Centre. Department of Agriculture and Rural Affairs, Victoria, Australia.         [ Links ]

Moate, P. 1989. Feeding tagasaste to livestock. p. 12-14. Research Report Series N° 83. In Tagasaste, research results and farmer experiences. Ellinbank Gripssland Agriculture Centre. Department of Agriculture and Rural Affairs, Victoria, Australia.        [ Links ]

Muzquiz, M., L.M. Robredo, C. Burbano, C. Cuadrado, G. Ayet, and P. Méndez. 1996. Variation in the alkaloid content of different subspecies of Chamaecytisus proliferus from the Canary Island. J. Chromatogr. 719:237-243.        [ Links ]

Ovalle, C., J. Aronson, J. Avendaño, H. Alvarez, R. Meneses, y L.A. Neira. 1992. Alfalfa arbórea o tagasaste: Un árbol forrajero leguminoso promisorio para sistemas agroforestales. Investigación y Progreso Agropecuario Quilamapu N° 54. p.37-40.        [ Links ]

Ovalle, C., J. Aronson, H. Alvarez, y J. Avendaño. 1993. Alfalfa arbórea o tagasaste (Chamaecytisus proliferus subsp. palmensis), un árbol forrajero leguminoso con potencial para sistemas agrosilvopastorales en Chile mediterráneo. Agricultura Técnica (Chile) 53:264-271.        [ Links ]

Ovalle, C., J. Aronson, y S. Arredondo. 1996. Tagasaste o alfalfa arbórea para el secano: Excelente forraje en períodos críticos. Tierra Adentro (Chile) N° 7 p. 46-49.        [ Links ]

Snook, L.C. 1982. Tagasaste (tree-lucerne) Chamaecytisus palmensis. A shrub with high potential as a productive foddercrop. J. Aust. Inst. Agric. Sci. 48:209-213.        [ Links ]

Standing, W., J. Rowe, C. Oldlham, C. McRae, T. Wiley, and D. Jong. 1994. Beef production from tagasaste-barley supplementation. Advances in Research on Tagasaste. 4:13-16.        [ Links ]

Tudor, G., W. Standing, and N. Costa. 1997. Supplementary feeding of cattle grazing tagasaste. In Proceeding 18th International Grassland Congress, 8-19 June, Winnipeg, Manitoba Saskatoon, Saskatchewan, Canada.         [ Links ]

Van Soest, P.J. 1963. Use of detergents in the analysis of fibrous feed. II. A rapid method for determination of fiber and lignin. J. Assoc. Off. Agric. Chem. 46:829-834.         [ Links ]

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons