SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.30 número91Carlos de Mattos, María Elena Ducci, Alfredo Rodríguez y Gloria Yáñez (eds.). Santiago en la globalización: ¿una nueva ciudad? Santiago: SUR-EURE libros (2004).Manuel Tironi. Nueva pobreza urbana. Vivienda y capital social en Santiago de Chile, 1985-2001. Santiago: Universidad de Chile, Predes/RIL Editores (2003). índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


EURE (Santiago)

versión impresa ISSN 0250-7161

EURE (Santiago) v.30 n.91 Santiago dic. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0250-71612004009100009 

 

EURE RESEÑAS

Gonzalo Cáceres y Francisco Sabatini (eds).
Barrios cerrados en Santiago de Chile: entre la exclusión y la integración residencial.
Santiago: Lincoln Institute of Land Policy/Instituto de Geografía, P. Universidad Católica de Chile (2004).


 

En torno a la tesis de que asistimos a un cambio en el patrón tradicional de la segregación residencial en América Latina, se ha producido Barrios Cerrados, texto que constituye una compilación de once artículos, en su mayoría realizados por investigadores jóvenes. A juicio de los editores, la segregación se está reduciendo en una escala espacial grande, y sin embargo, se está intensificando a escala reducida, esto apoyado y promovido en parte importante por la proliferación de barrios cerrados localizados fuera del área de concentración de los grupos de más alta renta y en la periferia de bajos ingresos.

La variedad de temáticas abarcadas entrega herramientas para interpretar y comprender las implicancias que tiene para nuestras ciudades la proliferación de estos nuevos emprendimientos. Sin embargo, y a este respecto, son cinco trabajos los que me parecen más destacables.

Especial atención merece el artículo desarrollado por los editores, en el que se expone la tesis que orienta el libro a partir de cuatro afirmaciones. Primero, que "la dispersión espacial de las elites es una tendencia contemporánea y una posibilidad estructural" (p. 14). A juicio de ambos, el argumento del cambio en el patrón tradicional de segregación residencial refiere a que a medida que las elites comenzaron a suburbanizarse se localizaron en barrios colindantes entre sí, "formando una suerte de cono con el vértice en el centro histórico y un área de crecimiento en un sector de la periferia bien definido geográficamente" (p. 14). Sin embargo, desde la década de 1980 se observa una tendencia sin precedentes a la dispersión de los lugares de residencia, trabajo y servicios de estos grupos. De manera paulatina han comenzado a localizarse, por ejemplo, en la periferia pobre, bajo la forma de malls, conglomerados empresariales o barrios cerrados.

Si bien se continúan desarrollando muchos nuevos proyectos dentro del "cono de alta renta" o en su zona previsible de expansión, parece relevante destacar este cambio en la tendencia clásica de localización de las elites por las consecuencias que trae para la ciudad, en el sentido que está reduciendo distancias entre pobres y los grupos de altos y medios ingresos, y en tanto que refleja y es posibilitada por una serie de cambios que están ocurriendo tanto en la esfera económica como en la de la cultura.

Uno de estos cambios se relaciona con la maduración y concentración del capital privado inmobiliario –estimulado por la reforma económica y la liberalización de los mercados de suelo-, junto con la adopción del diseño contemporáneo de condominio cerrado como parte de las estrategias de innovación del producto. El promotor inmobiliario compra suelo barato, ubicado en comunas tradicionalmente populares, desarrolla un mega-proyecto bajo la forma de barrio cerrado, lo que le permite sacar mayor rentabilidad a la tierra al densificar, y lo vende a clases más acomodadas. A esto se agrega el desarrollo de infraestructura vial, que es posibilitado y a la vez promueve la ubicación de estos nuevos barrios en la periferia, pues conecta de manera más expedita estos puntos con otros sectores de la ciudad.

El desarrollo de la economía ha significado por otra parte una especialización creciente de submercados, a la vez que la institucionalización del consumo conspicuo. Actualmente, los bienes son menos satisfactores materiales que signos que nos identifican y nos distinguen de los otros en el escenario de la vida. Si lo que se busca entonces es distinción o la identificación social –referida esta ya no a la clase sino más bien a estilos de vida compartidos-, el modelo de barrio cerrado constituye una respuesta eficaz a este nuevo tipo de consumidor, pues plantea la posibilidad de convivir con personas que comparten estilos de vida similares, los cuales serían promovidos por los desarrolladores inmobiliarios en una aparentemente infinita variedad de proyectos inmobiliarios diferenciados sólo marginalmente. A este respecto, señalan los editores que si bien, como en el caso de grupos medios estadounidenses, muchas veces la identidad se consolida a partir de la segregación del territorio, en el caso chileno pareciera ser –al menos en lo urbano- una cuestión más bien individual o familiar que colectiva; a esto se agrega la influencia que tiene para nosotros el ethos católico, que a diferencia del calvinista, no considera la mezcla social en el espacio como una amenaza para la identidad social de las clases medias y altas.

La segunda afirmación sostiene que los pobres latinoamericanos han intentado siempre localizarse en sectores aledaños a residencias de mayores ingresos y a las actividades económicas que se concentran en los lugares de residencia de estos últimos, debido a que su geografía de oportunidades mejora a la vez que disminuye su vulnerabilidad social. En este sentido y si pensamos en la pobreza informal característica de la estructura social latinoamericana, los autores argumentan que se trata de una "inclinación estructural". Esta tendencia explicaría la penetración de grupos medios de los "conos de alta renta" y la marcada heterogeneidad que estos sectores presentan, así como la ocupación de espacios intersticiales aledaños a barrios de mayores ingresos, por parte de familias pobres.

En tercer lugar, se afirma que si bien la proximidad espacial entre grupos socialmente heterogéneos no garantiza la integración entre éstos, reviste ciertos aspectos que resultan favorables para los grupos de menores ingresos. Con la proliferación de barrios cerrados en sectores de menores recursos se ponen de manifiesto las diferencias entre el nuevo grupo que llega y el que se encuentra radicado; sin embargo, este acercamiento geográfico representa ventajas indiscutibles para los pobladores. A este respecto, el hecho más importante es que generan oportunidades laborales y que constituyen un nicho de mercado para que los pobladores desarrollen actividades de comercio minorista y de otros tipos. Además, se genera una modernización del sector, puesto que si bien la vida de estos nuevos barrios está volcada hacia su interior, surgen equipamientos e infraestructura asociada a la nueva capacidad de consumo que llega, con lo que dinamiza el sector y se mejora el entorno.

Sin embargo, hay también aspectos negativos asociados a la dispersión de barrios cerrados. A juicio de los editores, el principal –tanto por su alcance territorial como temporal- es la propagación de la especulación con suelos. Mientras el "cono de alta renta" mantuvo prácticamente intacto el monopolio de la localización de proyectos inmobiliarios para sectores de mayores ingresos, los dueños de tierra fuera de éste mantuvieron sus expectativas asociadas a usos de suelo "no modernos", más probables en sus terrenos; sin embargo, al dispersarse los barrios cerrados se produce un aumento en las expectativas de renta que el suelo puede dar, lo que se traduce en una alza de los precios del suelo en todas las áreas de la ciudad; en definitiva, esto contribuye a expulsar a los pobres de la ciudad, además de contribuir a densificar la periferia pobre. En este sentido, la ampliación de la segregación de los pobres se traduce en patologías sociales y en desintegración social.

Finalmente, señalan que la segregación residencial es un fenómeno que puede ser modificado a través de la política pública, pues reviste las características de un fenómeno autónomo que genera tanto efectos positivos como negativos; éstos deben investigarse y comprenderse de modo de impulsar estrategias que permitan reducir la segregación, resolviendo los problemas que genera en términos de vulnerabilidad social y promoviendo una mayor integración entre distintos grupos de la sociedad.

Otro trabajo destacable es el de Pauline Stockins, quien entrega una mirada macro del nuevo escenario en el que se desarrollan los proyectos inmobiliarios. Si bien es un trabajo que se fundamenta en estudios de los proyectos de barrios cerrados construidos en las comunas de Huechuraba, Peñalolén y del sector de La Dehesa (comuna de Lo Barnechea), el análisis se sitúa en un nivel más general, exponiendo el proceso actual de construcción de la periferia santiaguina. La autora aporta una exposición exhaustiva, que abarca desde la evolución de las lógicas de acción y las principales estrategias utilizadas por quienes construyen ciudad, hasta el diseño de los proyectos y las características de las viviendas. Este artículo parece mirar a la ciudad desde las alturas, para concluir que la proliferación de barrios cerrados "tiende a crear periferias socialmente más diversas, suponiendo beneficios para los grupos más desfavorecidos, derivados de las inversiones destinadas a vialidad y equipamiento que los proyectos traen asociados. Sin embargo, a una escala más reducida [...]aquella diversidad social colapsa ante la forma en que se ha construido el espacio habitable" (p. 108).

Por su parte, Guillermo Fernández, Rodrigo Salcedo y Álvaro Torres presentan un análisis del marketing utilizado para promover estos nuevos emprendimientos, contrastado con una caracterización de la demanda. También a partir de la metodología del estudio de caso se analiza la propaganda de barrios cerrados en sectores ubicados en las comunas de Huechuraba, Peñalolén y Lo Barnechea, en contraste con los discursos de los propios habitantes de barrios enrejados de esos sectores. Ciertas conclusiones aquí planteadas parecen relevantes, sobre todo por cuanto toman distancia de las interpretaciones más difundidas en la literatura respecto de las motivaciones más comunes para decidir vivir en un condominio.

Se señala así que en Chile la seguridad y vida en comunidad no serían los principales móviles, ni tampoco los que mayoritariamente se destacan en el avisaje nacional: cualidades de precio, calidad constructiva y entorno natural de cada proyecto. Si bien la seguridad es ampliamente mencionada como una motivación para adoptar esta forma de residencia (aunque entendida en un sentido más amplio que el solo miedo al crimen), la clave parece radicar en la ventajosa relación precio-calidad que ofrecen las urbanizaciones cerradas construidas en estas localizaciones.

Los mismos Salcedo y Torres desarrollan una investigación que retoma la tesis planteada por los editores, la cual sostiene que la proliferación de barrios cerrados en la periferia pobre de Santiago constituye una posibilidad de integración efectiva, puesto que reduce la distancia entre realidades sociales opuestas actuando como "frontera porosa". La reducción de escala de la segregación implicaría a su vez una reducción de su grado de malignidad, pues la cercanía de los grupos conlleva consecuencias positivas como la ampliación de la geografía de oportunidades para aquellos menos favorecidos, así como el mejoramiento de su entorno.

A partir de un estudio de percepciones de los pobladores históricos y los nuevos vecinos instalados en los condominios de la comuna de Huechuraba, los autores buscan comprender el impacto que para ambos grupos causa la cercanía con el otro. Se concluye que los pobladores destacan la vida en cercanía a estos nuevos grupos principalmente por el mejoramiento en la calidad de vida del sector, el aumento de las posibilidades de trabajo, la disminución del estigma social de vivir en una comuna marginal y el aumento de la plusvalía de los terrenos. Ahora bien, estos beneficios no se traducen en la generación de redes o en una percepción de vida en comunidad, sino más bien en una integración a través del mercado.

Al observar las relaciones al interior del propio condominio se observa que la diversidad de lugares de procedencia –que actúa como referencia de la clase social de origen- se constituye en un dato que integra o discrimina, dificultando la vida en comunidad. Este argumento se opone a los planteamientos de la Escuela de Los Ángeles, según los cuales la existencia del muro contribuiría a intensificar los lazos de comunidad. Por otra parte, los recién llegados ven a sus vecinos pobladores como "buenos pobres", atribuyéndole valores asociados al campesino; no obstante, esta percepción cambia al referirse a habitantes de otras poblaciones. En este sentido, como señalan los autores, además de una integración funcional, la reducción de la escala de la segregación implicaría una reducción de la dimensión subjetiva de esta. Finalmente, aunque los estudios señalan que la existencia de muros provocaría la acentuación de la segregación, en esta investigación se aprecia que para los pobladores tampoco constituye un dato que influya en la percepción que se tenga de los habitantes de los condominios o de su estilo de vida.

Finalmente, interesa revisar el artículo sobre metodologías de medición de la segregación residencial desarrollado por Sabatini, y que cierra el libro. El autor intenta sortear ciertas obstrucciones metodológicas y conceptuales que aquejan a los estudios de segregación en Latinoamérica, partiendo de la base de que "la dimensión espacial es parte componente de la sociedad y no su simple manifestación externa, como se tiende a asumir socialmente" (p. 278), además de recordar la importancia que debe asignarse a los mercados de suelo y a las racionalidades que allí operan como elemento fundamental en la evolución de la segregación residencial. Luego de exponer las dimensiones de la segregación residencial y realizar una revisión de los aportes de Massey y Denton, Sabatini señala los principales problemas metodológicos que tienen lugar al medir este fenómeno, y que se relacionan con las áreas de medición, con el índice de disimilaridad y con el hecho de que éste no da cuenta de la "dimensión ecológica de la segregación".

En consecuencia, se propone una estrategia iterativa para definir la segregación, la cual permitiría conocer con detalle la escala geográfica en que el fenómeno tiene mayores efectos urbanos, así como definir cuáles son aquellos problemas que aparecen asociados a este fenómeno con mayor claridad. Esta estrategia iterativa plantea además considerar a la segregación como un fenómeno que no reviste sólo consecuencias o aspectos negativos, sino que es parte integrante de los procesos urbanos y que puede tener también efectos positivos. Los alcances de esta propuesta metodológica van aun más allá, pues incorpora el estudio de la dimensión subjetiva de la segregación como parte fundamental para la comprensión del fenómeno, a la vez que promueve el desarrollo de investigaciones que superen las aproximaciones cuantitativas meramente descriptivas, para poder justamente incorporar dimensiones subjetivas del fenómeno y comprender mejor qué está pasando en nuestras ciudades.

Francisca Corvalán*

* Socióloga, Pontificia Universidad Católica de Chile. E-mail: fjcorval@puc.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons