SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 issue71SANTIAGO EN EL MUNDO DE LAS SOCIEDADES GLOBALESCausas da inviabilizao Econmica da Amrica portuguesa: Relatrio da Comisso Mista Naes Unidas-Banco Mundial de Desenvolvimento author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


EURE (Santiago)

Print version ISSN 0250-7161

EURE (Santiago) vol.24 n.71 Santiago Mar. 1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0250-71611998007100008 

LAS SOCIEDADES LOCALES EN EL NUEVO CONTEXTO ARGENTINO

María Rosa Colantuono

Gaciela Vives

Departamento de Geografía,

Facultad de Humanidades,
Universidad Nacional del
Comahue

Resulta interesante al momento de reflexionar acerca del rol de las sociedades locales en el actual contexto argentino referirnos a la provincia del Neuquén


La reestructuración del Estado encarada por la actual administración nacional desde comienzos de la década de 1990, se expresa en profundas transformaciones que sacuden la estructura socioeconómica del país y afectan en forma particular a las economías regionales. El aparato estatal propiamente dicho ha sido sometido a un plan de privatizaciones por el cual empresas públicas nacionales vinculadas a la producción y a los servicios pasaron a integrar el sector privado. Tal situación significó el inicio de una nueva etapa en el sector energético que alcanza al petróleo, el gas y las centrales hidroeléctricas. Este nuevo escenario afecta en forma especial a la provincia del Neuquén. Puerta de entrada, conjuntamente con su vecina provincia de Río Negro, a la región patagónica, es un territorio con ricos recursos energéticos -principal productora nacional de petróleo, gas y energía hidroeléctrica-, y fue durante un largo período asiento de empresas nacionales vinculadas a la gestión de aquéllos - Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), Gas del Estado e Hidroeléctrica Nordpatagónica S.A. (HIDRONOR S.A.) 

Para el problema que nos interesa exponer la empresa YPF, en particular, tuvo un alto significado. Esta, prácticamente, vertebró la actividad petrolera en lo que hace a la explotación del recurso, pero también su accionar se extendió al ámbito social, de manera tal que se convirtió en un agente clave en el desarrollo de las localidades petroleras de Cutral Co y Plaza Huincul -ubicadas a 100 kilómetros de la capital de la provincia del Neuquén-. Entonces a partir de los noventa, la privatización de YPF produce efectos importantes, tales como el desprendimiento de dependencias y actividades que no hacían directamente a la producción de petróleo pero que habían incluido en la vida social y económica -proveedurías, servicios, centros sanitarios, educativos y recreativos-. Pero la gran consecuencia de la nueva YPF fue la notable reducción de personal que alteró, en particular, el mercado laboral en la primitiva comarca petrolera. Con una población cerca a los 50.000 habitantes se registra un índice de desempleo de aproximadamente el 20%, convirtiéndose en uno de los bolsones de desocupación más importante de la provincia. La crítica situación afecta a la gran mayoría de la población de Cutral Co y Plaza Huincul: los que han perdido su trabajo, los que han perdido indemnizaciones y fracasaron en sus nuevas estrategias laborales -pequeños comercios, quioscos, taxis-, limitando sus posibilidades de consumo y forma de vida, y hasta los comerciantes que han visto reducir drásticamente sus ventas. De una comunidad próspera dentro del período 1960-1990 hoy es escenario de fuertes tensiones sociales. 

Dos veces la comunidad de Cutral Co-Plaza Huincul se volcó a las calles y logró la paralización total del asentamiento y su aislamiento mediante el corte de todas las vías de circulación, cuando la mitad de la población -unos 20.000 vecinos- impidió el tránsito de personas y vehículos y la distribución de combustible que alcanzó a otros sectores de territorio provincial. En junio de 19996 exigió del poder ejecutivo provincial solución laboral para un número de desocupados calculado en 5.000 y en abril de 1997 se reclamó por promesas consideradas incumplidas, en un levantamiento que es la mayor movilización popular que registra la historia reciente de Neuquén. Si bien a esta provincia se la identifica por su alto grado de movilización social hasta la "pueblada" de Cutral Co y Plaza Huincul, las manifestaciones fueron de carácter sectorial. Tales son los casos originados a partir de los conflictos relacionados con la construcción de represas hidroeléctricas como los surgidos a partir de demandas salariales. En la situación que estamos presentando participó la comunidad en forma masiva, otorgando así a este movimiento de protesta características propias tanto en el número como en la diversidad de participantes. "Acá no es un grupo, no es una fracción de un partido político, no es un gremio, acá hay un pueblo." (Dra. Margarita Gudiño de Arguelles, jueza federal que actuó en el lugar). 

Como actores sociales se constituyeron dos nuevas fuerzas autodefinidas como: (a) Piqueteros. Protagonizaron el primer levantamiento. Conformaron un grupo heterogéneo, que alcanzó las 5.000 personas, y recibió el apoyo de distintos sectores urbanos -desocupados obreros, docentes, comerciantes-. Durante una semana ocuparon las calles de las ciudades exigiendo la presencia del gobernador. En reclamos donde lo social se puso de la mano con lo económico se esgrimía una aspiración histórica de la comunidad local, sustentada en la transformación de los hidrocarburos extraídos en la región -una reivindicación de toda la provincia-, que se concretaría por medio del desarrollo de un polo petroquímico. Con el avance del conflicto este grupo adoptó una actitud de "diálogo" frente a las autoridades estatales, logrando del poder ejecutivo la firma de un compromiso que contemplaba medidas inmediatas -otorgamientos de subsidios a los desempleados, apuntalamiento de los servicios sanitarios, invasión en obra pública- y de más largo plazo -entre los que se incluyó programas de desarrollo económico. Con estas promesas se cerró el primer conflicto. (b) Fogoneros. Reiterando las mismas demandas, asumen durante la segunda "pueblada" una postura disociada y más contestataria que la asumida por los anteriores. Son un grupo más pequeño -unos 100 jóvenes de entre 14 y 20 años- que sostuvieron violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. En este caso perdió la vida un habitante del lugar. Estas nuevas formas de protestas se extendieron más tarde a otras provincias argentinas. Así los gobiernos locales se ven enfrentados a conflictos, demandas y presiones de sus comunidades, por causa de procesos político-económicos que no controlan. En el caso de las localidades que nos interesan, el conflicto abre una dimensión especial por el fuerte sentido de arraigo de su población. El rol municipal En el marco de la crisis que afecta a la comarca petrolera el municipio adquiere un protagonismo creciente que se manifiesta en distintos esfuerzos que apuntan de manera específica a la ampliación de la demanda laboral y a la diversificación de la base económica local. 

La principal preocupación de los gobiernos locales se centra en la disminución de la desocupación. Al momento las respuestas se reducen a subsidios de distintos orígenes. En Cutral Co. 3.000 personas participan en distintos programas organizados por la Red Municipal de Empleo e incluyen a: beneficiarios incorporados a programas nacionales (Trabajar I y II); beneficiarios de programas de origen provincial (adscriptos al régimen de la Ley Provincial 2128, un caso único en el país de asistencia a los desempleados, y también del decreto provincial 1821, que establece un cupo especial adicional para la zona y que constituye una respuesta del Estado provincial directamente vinculada a las "puebladas"); beneficiarios de puestos de trabajo ofrecidos por la privatizada empresa YPF. En Plaza Huincul los beneficiados por estos programas alcanzan a 1.300 personas. Las soluciones laborales resultantes, si bien son temporales y de baja remuneración se encuentran orientadas a la producción primaria y a la construcción de infraestructura pública, y se imbrincan en la vida de la comunidad. Un gran número de mujeres jefes de hogar desocupadas participan en estos programas y los jóvenes son integrados en programas de capacitación profesional y pasantías, conducidos por tutores locales también receptores de estos beneficios. Proyectos en funcionamiento muestran a los beneficiarios retribuyendo con su trabajo el subsidio obtenido estando en marcha por caso, cultivos hortícolas intensivos en invernaderos cuya producción regularmente abastece comedores comunitarios atendidos por otros grupos de subsidiados. Participando en el ámbito laboral el municipio expande su campo de acción y redefine el rol que desempeña, consolidándose como interlocutor entre las esferas públicas privadas de la producción económica. 

Diversas herramientas de gestión ensayan los municipios para el desarrollo de sus proyectos. Cutral Co creó en 1992 el Instituto Municipal de Promoción y Desarrollo (IMPRODE), cuyo objetivo básico es promover el desarrollo de actividades productivas y de servicios, como también prestar asistencia técnica, asesoramiento e información a potenciales inversores. Una segunda herramienta es el Ente Autárquico Intermunicipal que se integra en 1997 con participación de representantes de Cutral Co y Plaza Huincul, luego de la entrega por parte de la provincia de yacimiento "El Mangrullo". Las regalías provenientes de su explotación fueron cedidas a ambas localidades. Este ente administrará el Fondo de Reconvención Productiva, el cual definirá la forma de inversión de tales regalías para apoyar el desarrollo productivo de la región. Estas estructuras fortalecen los municipios y marcan las estrategias que los gobiernos están adoptando. De este modo y ante el vacío provocado por la retirada del Estado Federal, el municipio se transforma en el principal actor a nivel local y suma sus esfuerzos a los del Estado Provincial en la definición de una economía local alternativa. Algunos estudios preliminares del organismo de planificación de la provincia -POPADE- como las declaraciones de autoridades municipales, indicarían que la comarca petrolera se encamina a reconvertir su perfil actual por otro agrícola. 

Sociedades locales y municipios asoman en el nuevo orden nacional con protagonismos desconocidos en los últimos años. Piqueteros y fogoneros ejemplifican formas de protesta contemporáneas. Los municipios adquieren roles protagónicos como instancias de gestión pública, mediando entre su comunidad y los gobiernos provincial y nacional o bien entre su comunidad y las empresas privadas que actúan en el territorio.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License