SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número57El uso de pero enfático en el corpus PRESEEA de Santiago de ChileDe las "metáforas culturales"a la "metonimia discursiva" en la crítica latinoamericana: Alrededor del contrapunto entre "hibridez" de Néstor García Canclini y "sujeto migrante" de Antonio Cornejo Polar índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  no.57 Valdivia jun. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17132016000100004 

 

La percepción fonético-fonológica del fonema /͡tʃ/ del español de Chile: un estudio sociofonético experimental

The phonetic-phonological perception of the Chilean Spanish phoneme /͡tʃ/: An experimental sociophonetic study

 

Christina Haska1

Pontificia Universidad Católica de Chile. Correo electrónico: tchaska@uc.cl
1 Becaria CONICYT, Programa de Formación de Capital Humano Avanzado; Beca Doctorado Nacional 2013, Folio: 21130101


El presente estudio explora, a nivel de percepción fonético-fonológica, la alofonía sociolectal que presenta el fonema /͡tʃ/, del español de Chile. Para este propósito se diseñó una prueba de percepción de discriminación simple en pares y cincuenta mujeres adultas de etapa etaria intermedia, residentes en Santiago y clasificadas en dos grupos socioculturales, emitieron valoraciones de proximidad entre los alófonos bajo estudio. La hipótesis fue que la distinción de las variantes de diferente uso social varía en los dos grupos. Los resultados de un análisis cuantitativo, en base a una prueba de escalamiento multidimensional (MDS), muestran que las mujeres del grupo alto presentan mayor sensibilidad perceptiva que las mujeres del grupo bajo, especialmente a nivel de disimilitud entre la variante africada estándar y las variantes con prominencia fricativa.

Palabras claves: español de Chile, fonema /͡tʃ/, alofonía sociolectal, percepción fonético-fonológica, escalamiento multidimensional (MDS)


The present study explores, at a phonetic-phonological level, the sociolectal allophony of the Chilean Spanish phoneme /͡tʃ/. For this purpose, a perception simple pair discrimination test was designed and fifty middle-aged women from Santiago, classified into two sociocultural groups, were asked to evaluate the proximity among the allophones under study. The hypothesis was that variant distinction of different social use varies between the two groups. Quantitative analysis results, based on a multidimensional scaling test (MDS), show that high social group women present greater perceptual sensitivity than those of the low social group, especially concerning the grade of dissimilarity expressed between the affricate standard variant and the allophones with fricative prominence.

Key-words: Chilean Spanish, phoneme /͡tʃ/, sociolectal allophony, phonetic-phonological perception, multidimensional scaling (MDS)


 

1. Introducción

El fonema /͡tʃ/ ha sido un tópico muy estudiado, tanto a nivel geolectal, como también sociolectal, principalmente por su variación en la duración de sus dos momentos de emisión: la oclusión y la fricción. En términos dialectales, la investigación en Chile muestra diferentes niveles de alternancia de sus variantes fonéticas en su característica oclusiva y fricativa en relación con su eje diatópico (Araya et al. 1973; Bernales 1978; Bobadilla y Bobadilla 1979; Duque y Tassara 1976; Wigdorsky 1978). Respecto a su eje diastrático, los estudios han evidenciado, entre la realización fricativa y la realización africada, la existencia de ciertas connotaciones sociales, vinculadas con los conceptos de estigma y prestigio (Bernales 1986; Bobadilla y Bobadilla 1980-1981; Cepeda 1991; Cepeda 1995; Tassara 1992; Valdivieso 1983; Valdivieso 1993; Valdivieso 1998-1999; Valencia 1993-1994; Vivanco 1998-1999).

En este marco, algunos estudios sociofonéticos recientes (Figueroa 2011; Figueroa et al. 2013) postulan la existencia de un eje oclusión-fricción en el sistema sociofónico del castellano de Chile. En pocas palabras, en base a los juicios subjetivos de los hablantes, dichos estudios llegan a comprobar que el polo fricción se relaciona con el estrato social bajo, mientras que el polo oclusión con el estrato social alto. Los resultados reafirman que cuanto mayor es la oclusión, más positivos son los juicios valorativos hacia el concepto de un uso prestigioso; por el contrario, cuanto mayor es la fricción, los juicios tienden a llevar connotaciones de estigma.

Hay que señalar que la variable africada del español de Chile cuenta con cinco variantes fonéticas (Figueroa 2011; Figueroa et al. 2013), cuya distribución sociolingüística constituye la base de estudio de la presente investigación que busca explorar el fenómeno de la alofonía sociolectal de dicho fonema en términos de percepción fonético-fonológica. Cabe notar que la variante africada, cuya duración de oclusión y fricción presenta igual porcentaje en la emisión acústica del sonido, está relacionada con una norma culta que llega a tener un comportamiento prestigioso sobrevalorado (Tassara 1992). Sin embargo, la presente investigación la clasifica como una variante con marca social no marcada o estándar, pues se considera que se acerca más a la consonante tradicional o normativa, claramente diferente de aquellas variantes de tipo prestigioso, cuya duración de oclusión es triple que su fricción. En efecto, Vivanco (1998-1999), en un estudio de producción, por un lado clasifica como forma estándar el alófono, cuya duración de cierre oscila entre 0,0656 y 0,1016 segundos, y por otro lado da evidencia a un nuevo alófono con cierre prolongado, entre 0,1328 y 0,1578 segundos.

Se sostiene que este nuevo alófono tiene un uso social prestigioso y eventualmente ha surgido, en el grupo alto juvenil de los santiaguinos, como una respuesta opuestaSe sostiene que este nuevo alófono tiene un uso social prestigioso y eventualmente ha surgido, en el grupo alto juvenil de los santiaguinos, como una respuesta opuesta hacia el uso estigmatizado de la variante fricativa. Asimismo, Sadowsky y Salamanca (2011) sugieren, en su propuesta del inventario fonético del español de Chile (AFI-CL), la incorporación de fonos, como el alófono con cierre prolongado del fonema /͡tʃ/, cuyo empleo, de acuerdo con estos autores, se manifiesta mayormente en las mujeres de procedencia sociocultural alta-media alta y es creciente en las mujeres de otros estratos socioculturales.

En este marco, la presente investigación toma en cuenta cinco variantes alofónicas que se resumen en la Tabla I.

 

Tabla I. Alofonía sociolectal del fonema /͡tʃ/
(A partir de propuesta de Figueroa 2011 & Figueroa et al. 2013).

 

Respecto a las nociones de estigma y prestigio, éstas están estrechamente vinculadas con dos conceptos en especial:

a. con la conciencia sociolingüística, relacionada con el grado del reconocimiento sociolectal que los integrantes de una comunidad tienen para identificar socioculturalmente a los demás miembros de la estructura social; y

b. con las actitudes lingüísticas que "(...) dan información acerca de los hablantes mismos, su posición dentro de un grupo social, sus valores y prejuicios lingüísticos y la clase de personas que son o les gustaría ser". (Silva-Corvalán 2001: 63).

Hay que señalar que la conciencia se hace más clara y definida en el sociolecto alto y disminuye en la medida que baja también el espectro social (López Morales 2004). Igualmente, resulta relevante destacar que las actitudes lingüísticas se reflejan mediante la valoración de las normas lingüísticas, en términos positivos o negativos, que conllevan los juicios subjetivos de los hablantes y su comportamiento sociolingüístico dentro de una cierta comunidad de habla. (Trudgill y Hernández Campoy 2007; Silva-Corvalán 2001).

En este marco, a diferencia de los estudios anteriormente mencionados (Figueroa Candia 2011; Figueroa Candia et al. 2013) que someten a los sujetos a juicios de asociación directa e explicita entre las variantes fonéticas y el estrato social que creen que corresponden, el enfoque de la presente investigación es explorar de modo indirecto las actitudes lingüísticas mediante valoraciones de similitud o disimilitud entre las variantes bajo estudio.

Este criterio de investigación resulta congruente con una dimensión sociocognitiva de la percepción del hablante (Moreno Fernández 2012) que trata los fonemas y sus variantes como categorías sujetas de interpretación en relación con los conceptos de esquema y prototipo. En particular, hay tres niveles de abstracción de la variación fónica: el esquema, el prototipo y el físico. El nivel esquema, es el más abstracto, que corresponde a lo que el hablante cree que pronuncia; el nivel prototipo corresponde a lo que el hablante cree que debe pronunciar; y el último, nivel físico se relaciona con lo que realmente pronuncia el hablante. Para los fines del presente trabajo, se consideran especialmente relevantes los dos primeros niveles, relacionados con el modo en que las variantes están percibidas por los sujetos.

La decisión de trabajar con mujeres se basa en un enfoque teórico-metodológico, pues varios estudios (Labov 1972; Trudgill 1974; Milroy 1981, entre otros) han demostrado que en general son las mujeres, al menos en las zonas urbanas, quienes son más innovadoras, portadoras de cambios lingüísticos y suelen estar más apegadas al uso de las formas estándares y/o prestigiosas para reforzar su posición en la sociedad. En este marco, se considera que las mujeres son más sensibles a las connotaciones sociales que ciertos usos lingüísticos pueden portar. Sin embargo, es esperable que sus juicios valorativos sean afectados por su diferente procedencia sociocultural.

Respecto al rango etario seleccionado, la razón por la cual se eligió trabajar con adultas intermedias, entre 34 y 55 años de edad, tiene su origen en la siguiente tesis:

(...) las diferencias por grupo de edad no son consecuencia del factor edad mismo sino de factores relacionados; entre éstos, el más importante parece ser la percepción que el hablante tiene de las ventajas sociales que puede obtener mediante el uso de rasgos lingüísticos, considerados de prestigio en la comunidad. En este sentido, los grupos de edades intermedias, inmersos en el mundo de la competencia profesional, económica y de ascenso en la escala social, son los que se espera que presenten perfiles más marcados de autocorrección (Silva-Corvalán 2001: 102).

A continuación, entonces, se presentan: el objetivo, la hipótesis y el diseño de la investigación, el análisis de los resultados y las conclusiones del estudio.

2. Objetivo e hipótesis

El objetivo principal es estudiar la percepción fonético-fonológica de la alofonía sociolectal de la africada chilena por parte de las mujeres adultas intermedias de Santiago y de diferente procedencia sociocultural.

Por consiguiente, la hipótesis del trabajo es que las mujeres del grupo sociocultural alto-medio alto (Grupo A) presentan mayor sensibilidad perceptiva que las mujeres del grupo sociocultural bajo-medio bajo (Grupo B) en la distinción entre las variantes de diferente uso social, especialmente entre la variante estándar y las variantes de uso estigmatizado.

En otras palabras, se espera que las mujeres del Grupo B expresen valoraciones de mayor parecido entre dichas variantes, pues su conciencia sociolingüística dentro del espectro social bajo no tiende a ser más clara o definida en la distinción entre variantes estándares, estigmatizadas y/o prestigiosas. Lo contrario se espera que suceda por parte de las mujeres del Grupo A, quienes tienden a diferenciar los fonos, de modo más consciente, según regularidades normativas o prestigiosas que eventualmente adoptan por su formación o posición social.

3. Metodología

3.1. Los sujetos

El grupo objetivo consiste en mujeres residentes en Santiago, de diferente procedencia sociocultural y de edad adulta intermedia. En este contexto, las participantes son nacidas en Santiago o han vivido mayor parte de su vida en la capital chilena y están dentro de un rango de edad entre 36 y 55 años. Los promedios de edad y desviación estándar de las 50 participantes, 25 por cada grupo, se resumen en la siguiente Tabla.

 

Tabla II. Datos de edad de los sujetos.

 

En relación con la determinación de la procedencia sociocultural de las mujeres y su respectiva agrupación en dos grupos, alto-medio alto (Grupo A) y bajo-medio bajo (Grupo B), la investigación tomó en cuenta tres criterios clasificatorios:

a. el nivel de estudios

b. la ocupación/profesión y

c. la comuna de residencia.

En este contexto, por un lado los sujetos del Grupo A tienen en su mayoría profesiones de prestigio, estudios universitarios completos y viven en comunas de Santiago de nivel socioeconómico alto-medio alto; por otro lado, las mujeres del Grupo B tienen oficios básicos, un nivel de estudios mayormente de educación básica y viven principalmente en comunas de bajos recursos. Sus datos se resumen en la Tabla III.

 

Tabla III. Criterios clasificatorios de los sujetos

 

Hay que señalar que la forma de selección de los sujetos consistió en un muestreo dirigido en lugares en donde se podría conseguir, con probabilidad aleatoria, una mayor participación posible. La toma de muestras duró dos semanas y se efectuó en los sitios de trabajo, de hogar o de encuentro común de los sujetos en seis comunas de la capital chilena: La Reina, Las Condes, Peñalolén, Providencia, San Joaquín y Vitacura.

3.2. Confección de estímulos y técnica de recolección de datos

Para la confección de los estímulos, una grabación en mono en el programa PRO TOOLS se realizó en la cabina insonorizada del Laboratorio de Fonética de la Facultad de Letras de la Pontificia Universidad Católica de Chile con un micrófono AT 3035 (AUDIO TECNICA), respuesta de frecuencia 20Hz-20KHz y con una frecuencia de muestreo 44.100 Hz. La palabra "ocho" se seleccionó como base de los estímulos auditivos y la pronunciación de las cinco variantes bajo estudio fue imitada por una fonoaudióloga. Con en el fin de minimizar el sesgo de la investigación, cinco distractores fueron también confeccionados, manteniendo el entorno intervocálico, redondeado y el acento en la sílaba inicial, dando a la muestra la mayor homogeneidad posible. Además, para lograr la duración exacta en los dos momentos diferenciadores de las cinco variantes bajo estudio, se aplicó una manipulación instrumental, alargando o recortando su oclusión y/o fricción según fuera el caso. Algunos de los resultados de las modificaciones aplicadas se pueden estimar en los siguientes dos oscilogramas:

 

Figura 1. Variante estándar "otso": Recorte de oclusión original de 0.10s.
a 0.05s. Mantenimiento de fricción original a 0.05 — oclusión 50% - fricción 50%

 

Figura 2. Variante estigmatizada "otsso". Recorte de oclusión original de 0.09s. a 0.03s.
Alargamiento de la fricción original de 0.16s. a 0.17s. — oclusión 25%-fricción 75%

 

Los diez estímulos utilizados se resumen en la Tabla IV .

 

Tabla IV. Estímulos

 

Para la recolección de los datos, se diseñó una prueba de percepción de discriminación simple de sonidos con la herramienta del Experimento MFC del Programa Praat (Boersma & Weenink 2013). Los diez estímulos combinados dieron un total de 45 pares, según formula de escalamiento multidimensional (n(n-1)/2) y fueron sometidos a juicios de similitud en una escala, tipo Likert, de 1 a 7, donde 1 corresponde a "no se parecen nada" y 7 "son iguales". Cabe señalar que un pilotaje de la prueba aseguró su buen funcionamiento en términos instrumentales e instructivos, para que luego se efectuara en forma individual, directa y digitalizada a las cincuenta mujeres participantes.

3.3. Ejecución de la prueba de percepción

Una vez explicado el propósito del estudio y tener el visto bueno de participación voluntaria por parte de los sujetos, se les solicitaba firmar una carta de consentimiento informado y llenar una ficha personal con sus datos socioculturales. A fin de controlar la paradoja del observador (Labov 1972), se explicaba a las participantes que su tarea consistía en escuchar unos sonidos en pares bastante parecidos, pero subjetivos en términos de percepción por cada individuo. Asimismo, les aseguraba que no existe respuesta "buena o mala", "correcta o falsa" y que toda respuesta fuera aceptable.

Para la ejecución de la prueba, los sujetos utilizaron audiófonos de marca Samson (CH700 R) y luego de haber escuchado por separado cada par de estímulo, con la opción de repetirlo hasta dos veces más, se les pedía marcar en la pantalla de un computador portátil sus respuestas a una escala de 1 a 7, según se indica en la Figura 3.

 

Figura 3. Pantalla de Prueba de Percepción

 

La duración total de la prueba no superó los diez minutos por individuo y, una vez terminada, se solicitaba a las participantes comentar o señalar posibles criterios utilizados para la discriminación de los sonidos. Cabe señalar que para controlar el efecto serie, es decir el efecto de una asociación de respuesta sistemática a un estímulo previo, los pares de sonidos se presentaban a cada sujeto en distinto orden y en forma aleatoria.

4. Análisis de los datos

Los datos recolectados, que dieron un total de 2.250 respuestas, se agruparon en una matriz de análisis para cada grupo, en base a los puntajes totales, promedios y porcentajes de similitud y disimilitud de los 45 estímulos. En las Tablas V y VI, se presentan para cada grupo los resultados de los datos de las cinco variantes de estudio en sus diez pares de combinación.

 

Tabla V. Resultados Grupo A

 

Tabla 6. Resultados Grupo B

 

A fin de comparar la cercanía o distancia de las percepciones grupales frente a las variantes fonéticas, la prueba estadística que se consideró como la más adecuada fue la de escalamiento multidimensional. La visualización de los resultados, en donde se puede apreciar la proximidad de los sonidos en comparación, se presenta en unos mapas perceptuales, elaborados en el programa estadístico R.

En específico, las cinco variantes de la africada muestran mayor cercanía, presentando triángulos definidos especialmente entre las tres variantes: la africada estándar "otso", la fricativa estigmatizada "osso" y la africada con prominencia fricativa "otsso". La diferencia entre los dos grupos es que dicho triángulo en el grupo B se ve más estrecho que lo del grupo A, lo que implicaría que los sujetos del grupo B perciben estos tres sonidos en forma más parecida.

 

Gráfico 1. Mapa Perceptual no métrico de dos dimensiones

 

Gráfico 2. Mapa Perceptual no métrico de dos dimensiones

 

Un resumen de los promedios obtenidos por ambos grupos de los diez pares de sonidos, se presenta en la Tabla VII y Gráfico 3, en donde se puede apreciar que los promedios del Grupo B son generalmente más altos que los promedios del Grupo A. Esto comprobaría la hipótesis inicial, que las mujeres del Grupo A distinguen las variantes en una escala de similitud más baja, es decir perciben que hay diferencia en las variantes, especialmente en los pares de comparación entre la africada estándar y las de uso estigmatizado.

 

Tabla VII. Promedios de similitud de las variantes

 

Gráfico 3. Promedios de similitud de las variantes

 

Respecto a la comparación entre la africada estándar "otso" y las dos variantes de prestigio "ottso1" y "ottso2" no se presentan mayores diferencias en las respuestas de similitud por ambos grupos (Grupo A: M=5,56/Grupo B: M=5,8 para el par "otso-ottso1". Grupo A: M=3,68/Grupo B: M=3,88 para el par "otso-ottso2").

Por último, parece ser particular el comportamiento del par de la africada estándar "otso" y la variante con prominencia fricativa "otsso", pues su diferencia de medias (Grupo A: M=3,6/Grupo B: M=5,16) en sus respectivas respuestas de similitud por grupo, tiene valores muy cercanos con el par de las variantes: africada estándar "otso"- fricativa "osso" (Grupo A: M=3,48/Grupo B: M=5,04), lo que implicaría que el Grupo B percibe dichos pares de sonidos de modo mucho más similar que el Grupo A. En efecto, la aplicación de una prueba t de Student, con varianza desigual en la comparación de las medias de las variantes "otso-otsso" entre los dos grupos, mostró una diferencia significativa (t=-2,9716, df=47,923, p< 0.001).

5. Conclusiones

El análisis anterior demuestra que el Grupo B, de las mujeres de nivel sociocultural bajo-medio bajo, tiende a emitir respuestas de similitud de los sonidos en una escala más alta, lo que significa que los percibe con un nivel de parecido mayor. Por el contrario, el Grupo A, de las mujeres de nivel sociocultural alto-medio alto, tiende a discriminar los sonidos en una escala más baja, lo que implica que hace una diferencia más clara. Cabe destacar que, a nivel comparativo, dicha tendencia no aparece ser absoluta, pues los promedios de algunos pares como el de "otso" estándar - "ottsol" prestigioso o de "otso" estándar-"ottso2" prestigioso no presentan mayores diferencias, sino más bien resultados parejos entre los dos grupos.

No obstante, existe una divergencia en las respuestas de los sujetos respecto a la comparación de la africada estándar "otso" y la fricativa estigmatizada "osso", lo que confirmaría la hipótesis de la presente investigación: las mujeres del Grupo A son más sensibles ante la variante de uso estigmatizado en relación con la africada de uso no marcado o estándar. Esta divergencia a nivel cognitivo, respecto a los conceptos de esquema y prototipo (Moreno Fernández 2012), se podría traducir como la tendencia de las mujeres del Grupo B a percibir dicha variante fricativa como más prototípica, pues en términos perceptivos no la ven muy alejada de la variante africada estándar de uso más normativo. Por el contrario, se puede sostener que las mujeres del grupo A perciben la variante fricativa como más periférica y menos prototípica, pues sus respuestas en relación con la africada estándar configurarían un alejamiento de lo que se considera normativo, reafirmando la tesis que su conciencia sociolingüística está más definida respecto a usos lingüísticos socialmente rechazados.

Esto mismo podría también sustentarse para la comparación de la africada estándar con la africada con prominencia fricativa ("otso-otsso"), ya que su diferencia estadísticamente significativa, hallazgo contrario al del estudio de Figueroa et al. (2013), demuestra que los dos grupos se comportan de manera distinta frente a estos alófonos. Dicho comportamiento seguramente se debe a que la variante con prominencia fricativa comparte un uso social estigmatizado (ver Tabla I), lo que hace que sea percibida del mismo modo que la variante fricativa. Sin embargo, queda abierta la pregunta de si la existencia de dicha variante podría ser un indicio de un primer cambio lingüístico desde el espectro social bajo, es decir una etapa intermedia entre la fricativa y la estándar. En ella, la variante con fricción 100% se acomoda o se transforma en una variante con menor fricción de 75%, lo que podría traducirse como un intento de acercarse a la pronunciación de la variante estándar. No obstante, dicha suposición necesitaría una indagación científica mayor, a nivel tanto de percepción como de producción, y podría ser puesta en comparación con los siguientes dos estudios: Figueroa et al. (2013), explican la evaluación subjetiva no marcada de la variante con prominencia fricativa, considerando el aumento de la utilización de la variante fricativa en el castellano hablado en Chile. Soto-Barba (2011), quien por su parte, identifica variante africada con mayor fricción que colusión, y evidencia el empleo, aunque mínimo, de la variante fricativa en el habla del grupo urbano alto de Ñuble (Región del Bíobío), lo que indicaría un posible proceso de ajuste hacia el uso más general de dicho alófono.

En relación con el total de los promedios obtenidos, la tendencia del Grupo B a emitir respuestas de mayor similitud que las de Grupo A podría interpretarse, en términos sociolingüísticos cognitivos, como una predisposición a percibir los sonidos a nivel de esquema, es decir según lo que creen que se pronuncia. Por lo tanto, es muy probable que el criterio de discriminación del Grupo B se base en el rasgo distintivo del fonema de los pares mínimos, presentados en la prueba. En otras palabras, al parecer las mujeres del Grupo B eventualmente no distinguen en base a los fonos, sino más bien según el significado que implicaría el significante del estímulo escuchado. Al contrario, las mujeres del Grupo A, especialmente cuando se enfrentan con las variantes alofónicas de uso social estigmatizado, tienden a juzgar en base al criterio del nivel prototipo, es decir, en relación con lo que creen que se debe pronunciar, según norma supuestamente establecida.

El hecho de que no haya distinción en los promedios de comparación entre la variante estándar y las variantes prestigiosas en los dos grupos, podría sostener la hipótesis que dicha divergencia no se encuentra todavía tan clara o definida en la conciencia sociolingüística de los sujetos y, por eso, no se manifiesta de modo implícito, como fue tratado mediante la prueba del presente experimento. Este comportamiento deja abierto un campo de exploración para futuros estudios (e.g. contrastar nivel de producción y de percepción de las variantes prestigiosas) y parece estar en acorde con la observación que "los hablantes del castellano chileno pueden elaborar comentarios críticos sobre diversos aspectos de la lengua, pero no son igualmente capaces de explicitar qué es lo que se considera prestigioso o no marcado". (Figueroa 2011: 225).

Para concluir, el presente estudio ha evidenciado una divergencia en la percepción fonético-fonológica de la africada chilena por parte de las mujeres adultas intermedias de Santiago de Chile, de diferente procedencia sociocultural, especialmente en relación con las variantes alofónicas de uso social estigmatizado. Cabe señalar que los resultados no pueden generalizarse, sino tratarse como un primer indicio que podría tanto aportar al estudio de las actitudes lingüísticas frente a este fenómeno sociofonético, así como contribuir al entendimiento y mayor indagación de la conciencia sociolingüística cognitiva de los hablantes.

 

Obras citadas

Araya, Guillermo, Constantino Contreras, Claudio Wagner & Mario Bernales. 1973. Atlas lingüisticoetnográfico del sur de Chile (ALESUCH). (I. d. Bello, Ed.) 1. 1, Valdivia: Instituto de Filología
de la Universidad Austral de Chile y Editorial Andrés Bello

Bernales, Mario. 1978. "Sobre la palatal africada en español de la ciudad de Valdivia". RLA, 16: 41-51

Bernales, Mario. 1986. "La palatal africada en el español del Sur de Chile: estudio de fonética experimental". Alfal, 5: 225-232.

Bobadilla, Félix. y Gustavo Bobadilla. 1979. "El comportamiento de las variables lingüísticas /tr/, /r/ y /͡tʃ/ en el área urbana de Rancagua". Cuaderno de Lenguas Modernas (2): 18-24.

Bobadilla, Félix y Gustavo Bobadilla. 1980-1981. "El estudio de tres variables sociolingüísticas en Rancagua: problemas preliminares". Boletín de Filología, XXXI: 721-741.

Boersma, Paul y David Weenink. 2013. Praat: Doing Phonetics by Computer. Recuperado el 14 de octubre de 2013, de www.praat.org

Cepeda, Gladys. 1991. Las Consonantes de Valdivia. Valdivia: Universidad Austral de Chile.

Cepeda, Gladys. 1995. "El condicionamiento lingüístico y sociolingüístico de las consonantes de Valdivia (Chile)". Boletín de Investigación Educacional (10): 262-278.

Duque, Carlos y Gilda Tassara. 1976. "Análisis acústico de las realizaciones de [ts] en Valparaíso". Revista Signos, IX: 5-31.

Figueroa, Mauricio. 2011. El Eje Oclusión/Fricción en el sistema sociofónico del castellano de Chile. Tesis de Magíster en Lingüística Aplicada, Concepción, Chile: Universidad de Concepción.

Figueroa, Mauricio, Gastón Salamanca y Marco Ñanculeo. 2013. "El eje oclusión/fricción en el sistema sociofonico del castellano chileno". Revista de Estudios de Fonética Experimental, XXII: 233-273.

Labov, William. 1972. Sociolinguistics Patterns. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

López Morales, Humberto. 2004. Sociolingüística (3a ed.). Madrid: Gredos.

Milroy, Lesley. 1981. Regional Accents of English: Belfast. Belfast: Blackstaff.

Moreno Fernández, Francisco. 2012. Sociolingüística Cognitiva. Proposiciones, Escolios y Debates. Madrid: Iberoamericana-Vervuert.

Sadowsky, Scott y Gastón Salamanca. 2011. “El inventario fonético del español de Chile: principios orientadores, inventario provisorio de consonantes y sistema de representación (AFI-CL)”. Onomázein 24(2): 64-81.

Silva-Corvalán, Carmen. 2001. Sociolingüística y Pragmática del Español. Washington D.C.: Georgetown University Press.

Soto-Barba, Jaime. 2011. “Variación consonántica en el habla urbana y rural de la provincia de Ñuble”. RLA, 49(2): 111-127.

Tassara Chávez, Gilda. 1992. "Actitudes lingüísticas ante la variacion del /ĉ/". RLA, 30: 263-271.

Trudgill, Peter. 1974. Sociolinguistics. An Introduction. Londres: Penguin.

Trudgill, Peter y Juan Manuel Hernández Campoy. 2007. Diccionario de Sociolingüística. Madrid: Gredos.

Valdivieso, Humberto. 1983."Prestigio y estigmatización. Factor determinante en la enseñanza institucionalizada de la lengua materna". RLA, 21: 137-142.

Valdivieso, Humberto. 1993. "Perfil fonético de escolares de Concepción". RLA, 31: 119-135. Valdivieso, Humberto. 1998-1999. "La variable fonológica /ĉ/ en Concepción". Boletín de Filología, XXXVII: 1199-1209.

Valencia, Alba. 1993-1994. "Realizaciones de /s/, /ĉ/ y /ĵ/ en el habla adolescente". Nueva Revista del Pacífico, 38/39: 159-180.

Vivanco, Hiram. 1998-1999. "Análisis fonético acústico de una pronunciación del 'ch' en jóvenes del estrato social medio-alto y alto de Santiago de Chile". Boletín de Filología de la Universidad de Chile, XXXVIII: 1257-1269.

Wigdorsky, Leopoldo. 1978. "Realización de algunos fonemas consonánticos en el castellano de Santiago: informe preliminar". RLA 16: 53-60.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons