SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número46DOCUMENTOSOlea, Raquel. 2009. Como traje de fiesta: Loca razón en lapoesía de Gabriela Mistral índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  no.46 Valdivia nov. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17132010000200011 

ESTUDIOS FILOLÓGICOS 46: 183-185, 2010

RESEÑAS

 

Rubio, Patricia (selección, prólogo y notas). 2009. José Donoso. La cocina de la escritura. Diarios, ensayos, crónicas. Santiago de Chile. RIL Editores, 562 pp. (Santiago Aránguiz Pinto)


 

La publicación del libro La cocina de la escritura de la académica chilena Patricia Rubio viene a confirmar el importante sitial que durante la última década ha tenido la obra de José Donoso (1924-1996), escritor no exento de polémica a raíz de la revelación de parte de su archivo privado depositado actualmente en universidades estadounidenses, pero no por eso menos atractivo para los estudiosos que se han aproximado al análisis de su creación literaria desde perspectivas distintas, entre ellas la de ponderar sus escritos periodísticos y otros registros escritúrales, como es el caso del Diario, incluido aquí en fragmentos y como parte de una propuesta creativa unitaria. Este registro literario, de carácter intimista y testimonial, difiere de las entregas periodísticas redactadas sobre la marcha y con el apuro de la entrega inmediata, textos que circularon en espacios sociales masivos que, no obstante, se yuxtaponen a los de la creación literaria de largo aliento, inserta ésta a su vez dentro de marcos creativos que responden a una estética narrativa mayor. Para Rubio, estas instancias creativas granean el proceso creativo de Donoso como parte de un mismo y único universo de preocupaciones humanas y literarias, que condensan su universo creativo y personal, como parte de un todo orgánico y coherente.

Pese a que tanto los ensayos, las crónicas y los fragmentos de dicho Diario fueron publicados en prensa, en un intervalo de tiempo de casi cuatro décadas, entre 1960 y 1996, la naturaleza de éstos difiere si consideremos que los dos primeros formatos narrativos fueron parte del ejercicio periodístico cotidiano y regular de Donoso, como parte de su trabajo renumerado en diversas instancias periodísticas -como, por ejemplo, su incorporación a la revista Ercilla a instancias de Lenka Franulic-, mientras que el registro testimonial posee otros marcos referenciales de escritura, tiempos disímiles y una densidad narrativa distinta. Si tomamos en cuenta este elemento, no advertido por Rubio en el prólogo, en el entendido de que ella considera que esta tríada de prácticas escritúrales forma parte de un mismo ejercicio de prosa periodística, no estableciendo diferencias con el registro narrativo intimista y testimonial, tendríamos que señalar la apremiante necesidad de publicar dicho Diario de forma independiente y autónoma, con la advertencia de que los fragmentos que se publican aquí son sólo una parte, supuestamente, de un conjunto de diarios más amplio de los cuales no se tenía registros de ellos, pero que ahora, con el descubrimiento de estas entregas publicadas en el diario madrileño ABC, se dan a conocer en forma fragmentaria en formato de libro, aunque no es material inédito en estricto sentido.

En el Diario se revelan las obsesiones y secretos de Donoso, recuerdos y vida familiar, angustias y temores, fracasos y satisfacciones. Es un Donoso íntimo y personal, expuesto a la manifestación de sus sentimientos. Intuyendo de alguna manera de que estos cuadros narrativos, ordenados en esta ocasión de forma cronológica de acuerdo a la fecha en que fueron escritos y no de acuerdo a la fecha en que fueron publicados, podían ser publicados en un futuro no muy lejano, Donoso reconoce los límites de este ejercicio escritural, cuyos contornos él mismo se encarga de precisar tanto en sus énfasis y enunciaciones como en los silencios que aparecen como sombras de sus propios fantasmas.

En ese sentido, Donoso fue un escritor que conoció a cabalidad las técnicas de la escritura narrativa con que cuenta el escritor, las cuales a su vez es capaz de detectar en otros escritores, como ocurrió con Carlos Fuentes o Mauricio Wacquez. Sin embargo, los temores de la escritura, con toda la carga afectiva, estética y ética que eso implica, están siempre latentes en Donoso, experimentando momentos de angustia creativa que él mismo se encargó de traspasar a sus escritos periodísticos en los cuales explicitaba las supuestas deficiencias de su narrativa, la imposibilidad de terminar novelas de largo aliento (El obsceno pájaro de la noche) o bien la escasez de proyectos literarios de envergadura. Fue un permanente insatisfecho de su trabajo literario, al punto de dudar de su condición de escritor, pese a los reconocimientos y premios que recibió.

Los ensayos y crónicas periodísticas reunidos en La cocina de la escritura, si bien constituyen una selección del material literario disperso no publicado anteriormente en formato de libro, se deben insertar como parte de trabajos compilatorios anteriores, como es el caso de Artículos de incierta necesidad (1998) y El escribidor intruso (2004), ambos editados por Cecilia García-Huidobro. Tanto el trabajo de Rubio como el de García-Huidobro son parte de una apuesta de algunas editoriales chilenas con resultados de investigación desiguales y poco rigurosos en ciertos casos, que se aproximan al libro de difusión más que a la investigación académica, pese a que sus autoras provienen de este último ámbito. Estos libros deben entenderse, a su vez, como recopilaciones que tienen por finalidad poner a disposición del lector parte significativa, aunque no completa aún, de la prosa periodística de Donoso, quedando todavía un importante número de artículos dispersos dados a conocer en diarios y revistas mexicanas, españolas y chilenas que esperan ser recopilados. Si bien con estos libros se ha establecido un avance relevante para el estudio de la obra periodística de Donoso, aún queda mucho por hacer para instalar un corpus único y completo de este tipo de materiales literarios, como lo advierte Patricia Rubio, especialmente en relación a aquellos textos que fueron adquiridos por la Agencia EFE y puestos a disposición para el lector hispanoparlante, los cuales, a diferencia de otros textos, se publicaron en varias versiones según el periódico que adquiriese los derechos de publicación.

El registro temático de los textos incluidos en la recopilación realizada por Rubio son expresión de los tres ejes centrales que estructuran el libro y que, además, reflejan los núcleos medulares de la creación literaria de Donoso durante aquello años y, a la vez, son muestra de las obsesiones de este autor que tuvo intereses que iban desde el arte, el cine y la cultura en su amplia expresión, pasando por la literatura y los escritores, hasta desembocar en aspectos de política, sociedad y vida urbana capitalina de Chile. En ellos se advierte el "ojo crítico" -al decir de Rubio- de Donoso para transferir sus inquietudes artísticas, sociales y políticas a la creación literaria y hacer de ellas los ingredientes necesarios para practicar un periodismo cultural inmerso en la vida cotidiana desde una perspectiva narrativa integradora, donde el ejercicio literario y la vida de un escritor no constituyen espacios sociales ajenos a los cambios sociales. Sin ser un escritor militante ni comprometido en fanatismos ideológicos, Donoso no estuvo ajenos a los vaivenes políticos ni rehuyó tampoco conocer de primera mano a los actores históricos que participaron de procesos políticos, sociales o culturales relevantes en el contexto latinoamericano o mundial, como es el caso de Claudio Bravo, Miguel Serrano o Arnold J. Toynbee.

Prosa periodística y prosa narrativa forman parte de un mismo tejido de la escritura de Donoso que convergen y se amalgaman estrechamente en la medida que tanto en uno como en el otro registro hay huellas y marcas de autor identificables que constituyen hebras vinculantes entre sí. La narrativa donosiana, expuesta aquí en su más franca desnudez, sensible a las expresiones ocultas en los ámbitos artísticos, literarios o sociales, es capaz de traspasar los márgenes literarios que los propios escritores se autoimponen a veces con intenciones de establecer separaciones entre géneros, formatos o tipos narrativos. En Donoso conviven un solo escritor y distintas formas de escritura, conservando en todo momento y bajo cualquier soporte narrativo una organicidad literaria que se expresa en un registro escritural amplio y profuso, elemento presente en el libro de Rubio, trabajo que representa un aporte importante al estudio de la obra donosiana, pero que, por distintos motivos, entre ellos la aplicación de un discutible criterio editorial y la necesidad de parte de la autora de haber trabajado una introducción más rigurosa y completa, lo convierte en una recopilación de textos literarios que requiere ser ordenada y clasificada bajo otros criterios. Una vez logrado esto, recién ahí podremos ponderar adecuadamente el total del corpus de materiales periodísticos y testimoniales de Donoso. Con todo, este libro es un muy buen trabajo de investigación que merece ser divulgado entre estudiantes universitarios e investigadores.

Universidad Diego Portales
Facultad de Ciencias Sociales e Historia
santiago.aranguiz@udp.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons