SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número34Las actitudes hacia la variación intradialectal en la sociolingüística hispánicaEl castellano hablado por mapuches: Rasgos del nivel morfosintáctico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  n.34 Valdivia  1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17131999003400006 

 

Estudios Filológicos, N° 34, 1999, pp. 73-82

 

Análisis crítico del discurso en una entrevista semiformal *

Critical discourse analysis in a semiformal interview

 

Gladys Cepeda, Gladys Mujica, Mauricio Pilleux, María Teresa Poblete

* Resultados parciales del proyecto de investigación DID UACH S-98-14 financiado por la Universidad Austral de Chile.


 

Basado en el principio de que el discurso oral conlleva la construcción del uso del poder, se presenta un extracto representativo de una entrevista semiformal a un hablante varón de la ciudad de Valdivia, Chile, generación adulta mayor perteneciente al estrato alto, a modo de ejemplo aplicado de la metodología del Análisis Crítico del Discurso. Dicho extracto se analiza en los diversos niveles lingüísticos (fonológico, morfofonológico, sintáctico y lexicosemántico, pragmático, interaccional, género discursivo, tópicos), extralingüísticos (estrato social, edad y sexo del entrevistado) y los procesos cognitivos de visión de mundo y de sí mismo del hablante con el propósito de extrapolar el contenido subyacente del mensaje. Los resultados de este Análisis Crítico del Discurso indican que la dimensión cognitiva del control del poder se ejerce, entre otras variables, por el origen racial, género, grupo etario y posición sociocultural del entrevistado.

 

Based on the principle that oral discourse implies the construction of the use of power, a representative extract of a semiformal interview of a male subject of the city of Valdivia, Chile, senior citizen, belonging to the high social stratum is presented as an example of the application of the methodology used for Critical Discourse Analysis. This extract is analyzed on the different linguistic levels (phonological, morphological, syntactic and lexicosemantic), extralinguistic aspects (social stratum, age and sex of the interviewee) and the cognitive processes of world vision and of himself of the speaker in order to extrapolate the underlying message. The results of this Critical Discourse Analysis show that the cognitive dimension for power control is exerted through such variables as racial origin, sex, age group, and sociocultural position of the interviewee.


 

El análisis crítico del discurso (ACD) se preocupa de cómo los textos orales o escritos funcionan dentro de la práctica sociocultural (Fairclough 1995: 7), esto es, de la descripción y análisis del nivel textual, de la estructura y organización de los niveles fonológico, sintáctico y lexicosemántico del lenguaje, de los sistemas de intercambios, junto a las estructuras pragmáticas y sociolingüísticas. En otras palabras, el ACD considera el lenguaje efectivamente como el "producto de la organización lingüística en todos los niveles de análisis" (Fowler 1985: 80). Su campo de análisis incluye la pragmática, el análisis conversacional, la sociolingüística, la etnografía y el nuevo campo del análisis de los medios audiovisuales (Martín, Pardo y Whittaker 1998).

Van Dijk (1996: 84) señala que una de las tareas cruciales del ACD es explicar, entre otras cuestiones, las relaciones entre el discurso y el poder para así dar cuenta del modo cómo el poder se expresa, se reproduce y legitima a través del lenguaje.

PROPOSITO

Siendo una de las metas del ACD intentar desvelar cómo se lleva a cabo la construcción de los acontecimientos entre dos interlocutores, de las relaciones sociales que éstos establecen a través del discurso y de las implicaciones sociales de este proceso de construcción, el propósito de este trabajo es presentar un ejemplo de aplicación metodológica del ACD, tomando como base el extracto de una entrevista semiformal, representativa de un corpus más amplio. Las siguientes presuposiciones de la relación lenguaje/poder servirán de fundamento para el presente análisis (ver Clegg 1989; Lukes 1986; Wrong 1979; Van Dijk 1984, 1991, 1996, entre otros):

1.Que el poder es una característica de las relaciones que se establecen entre grupos sociales e instituciones y, por lo tanto, entre las personas que pertenecen a dichos grupos o instituciones.

2.Que el poder está basado en el acceso privilegiado a recursos valorados por la sociedad, tales como tipo de trabajo, educación, riqueza, estatus.

3.Que dicho poder establece dependencia social, el que se define por el control ejercido por un grupo u organización (o sus miembros) en las acciones de los otros grupos u organizaciones.

4.Que el control que establecen estos grupos u organizaciones, o sus miembros, se expresa a través de variables tales como edad, estrato social y sexo.

5.Que la entrevista semiformal, ejemplo representativo de este análisis, en la que los interlocutores pertenecen a distintos grupos de la sociedad, debería mostrar las características más arriba indicadas.

Un elemento en común acerca del poder y la dominancia es la dimensión cognitiva del control. El hablante y el oyente (entrevistadora y entrevistado, en este caso) deben hacer uso del razonamiento inferencial y de sus procesos cognitivos para articular los distintos niveles de información de un suceso discursivo real (Cicourel 1978).

METODOLOGIA

Dentro del marco establecido, de puesta en práctica, a modo de ejemplo de la metodología propuesta para el ACD, el presente trabajo analiza un extracto de una entrevista de 30 minutos a un hablante del sexo masculino de la ciudad de Valdivia, Chile, representante del estrato alto, perteneciente al grupo de edad mayor, parte de una muestra probabilística estadísticamente significativa de la ciudad, conformada por 266 hablantes de ambos sexos, de distintos grupos socioculturales y etarios (Cepeda et al. 1988). La muestra fue extractada por medio del método sociolingüístico directo (Francis 1983), realizada y grabada por el investigador en una situación cara a cara de entrevista semiformal en el hogar del informante, sobre temas de interés para él y con la ayuda de un cuestionario ad hoc para cuando fuera necesario contribuir a la fluidez de la conversación, sin advertir al informante sobre el propósito lingüístico discursivo de la misma. La estratificación social se realizó sobre la base de un índice que adjudicó puntajes (dentro de una escala de 7 intervalos) a variables tales como educación, trabajo, barrio de residencia, muebles, aparatos electrodomésticos, vehículos y servicio doméstico con que contaba el grupo familiar.

Para el análisis, se procedió a identificar los momentos más informativos de cada entrevista, labor realizada por un investigador comunicador social -no lingüista- sin conocimiento previo de las entrevistas. En segundo lugar, se realizó el análisis léxico-sintáctico desde el punto de vista de la transitividad, voz y léxico-modal de los textos seleccionados. Luego, se identificó la información fonológica, morfosintáctica, léxico-discursiva, pragmática y de género de los textos. En una última etapa, se llevó a cabo el análisis crítico mismo aplicando inferencias, extensiones y analogías que permitieran formar un todo comprensivo de la información lingüístico-sociocultural, seleccionando los textos más representativos de cada hablante, de los cuales se presenta el ejemplo de aplicación metodológica del análisis que sigue. El tópico corresponde a la identificación personal del entrevistado, un hombre de 79 años, jubilado, de padres nacidos en Chile, descendientes directos de alemanes que eran amigos o miembros de núcleos familiares que emigraron a Valdivia, Chile, a partir de 1849. A modo de ejemplificación, el siguiente texto (A corresponde a la entrevistadora y B al entrevistado)1:

 

 

ANALISIS CRITICO

El rasgo dominante del entrevistado es su expresión de seguridad y supe-rioridad, que se advierte desde el comienzo de la entrevista, al romper el esquema de intercambio de turno y empezar él con una pregunta muy directa en su contenido semántico y en su línea de entonación, continuando en su siguiente turno con una pregunta de control de la situación ("¿Está grabando ya?"), haciendo caso omiso de la solicitud de información previa de la entrevistadora, para posteriormente interrumpirle su turno, cuando ésta dice "Ya ... dígame..." El entrevistado prácticamente sigue con una historia de su familia paterna y del núcleo familiar que formó con su propio matrimonio. Su sentimiento más arraigado es el de ser de origen alemán, cuya historia él conoce con detalles específicos ("mis padres son alemanes los dos; llegaron a Chile en el año 1872..."), y su superioridad por ser hombre, rol de género que se refleja en su relación interactiva con la entrevistadora (mujer), apropiándose del control del turno y del tópico del intercambio conversacional. Así, es el entrevistado quien hace la primera consulta y luego no contesta la consulta de la entrevistadora: "A: ...primero que nada su nombre completo", sino que hace una contrapregunta: "B: ¿Está grabando ya?"

El entrevistado comunica su autovaloración lexicosintácticamente a través del uso de la primera persona singular en oraciones con y sin sujeto elíptico: "Yo me llamo...", "Soy el hijo sexto...", "Yo soy" más otros posesivos y clíticos de la misma persona, además del uso de verbos de estado ser, quedar, tener, llamarse, que describen su origen y posición social. Su orgullo por lo alemán se observa en el hecho de haber mantenido su acento alemán al hablar español, especialmente en el nivel sintáctico en cuanto al orden de las palabras y uso de apositivos: "Soy el hijo sexto de la familia", "Yo soy de los hombres, cuatro, el más joven" y la omisión de la preposición en el nivel lexicosintáctico: "[En] Mi familia son siete por todos", el uso de tener por cumplir: "Y una de ellas, que es mi hermana mayor, tiene noventa años ahora el próximo mes".

La pertenencia del entrevistado al estrato social alto queda de manifiesto en la pronunciación, al mantener la fuerza consonántica de /bdg/ y /pt c k/, así como de /s/ y otros segmentos (Cepeda 1995a). En el caso de /s/, el de más frecuente ocurrencia, el entrevistado mantiene prácticamente todas las /s/, ya sea como [s] o como [h], incluso en aquellos contornos donde se espera su elisión (realización f). Tal es el caso de "...son siete por todo[s]##; Mis padre[s]# son alemane [h] #lo[h] #[?]o[s]##", ya sea por estar /s/ ante pausa ( _ ##), o por ir seguida de una consonante continua ([s] y [?]), o porque {s} es el morfema de plural en una posición de redundancia en el sintagma nominal (donde el primer constituyente es el que regularmente mantiene la marcación, eliminándose las posteriores por redundancia), o porque se trata de palabras polisilábicas (cf. "alemane [h]", "padre[s]"), donde la elisión de /s/ es más frecuente que si fueran palabras monosilábicas (Cepeda 1995b). Sin embargo, el entrevistado no pronuncia la /s/ en la forma verbal "está" "[f] grabando ya?", eliminando toda la sílaba, rasgo masculino que incorpora la informalidad a su habla, añadido al uso de "ochentiséis" y setentisiete", así como el uso del ítem léxico "guagua" para referirse a sí mismo, quiebres de registros observados en descendientes de habla alemana y del estrato alto.

Desde el punto de vista entonacional, su expresión de seguridad se expresa por el frecuente uso de cadencias y de tonos que suben para bajar inmediatamente, indicando énfasis y conclusividad en el fin oracional, de uso frecuente en el estrato alto. En su expresión de inconclusividad, se observa una gran cantidad de tonos que bajan para subir en semicadencia, dando al ritmo entonacional la expresión de familiaridad con el contenido temático y su seguridad y control de la situación interpersonal en que se encuentra, movimiento de uso frecuente entre los hombres. El entrevistado hace resaltar con estos movimientos tonales los sustantivos y sintagmas nominales del tema que intenta informar y las funciones adverbiales que los ubican, además de su conexión a nivel de coordinación (Cepeda 1998c,d).

Desde un punto de vista pragmático, y en concordancia con lo observado por Pilleux (1996a,b), los actos de habla utilizados en el extracto también identifican al hablante como miembro del estrato alto: el entrevistado muestra una tendencia a usar los actos de habla de especificar ("yo soy, de los hombres, cuatro, el más joven", "Soy el hijo sexto"), enfatizar ("Setenta y nueve"), darse tiempo ("Bueno..."), solicitar clarificación ("¿Está grabando ya?"). Su estatus masculino se revela en su intención informativa narrativa ("Yo me llamo Renato Spink Hons", "Soy hijo de Germán Spink Holt y María Spink Hons"), e informativa reiterativa ("Ya. Noventa años.") y de solicitud de especificación ("¿Qué quiere saber?"). La reiteración también es frecuente en representantes de la generación 3, de mayor edad, así como el uso de actos de habla de informar especificando ("Y una de ellas, que es mi hermana mayor, tiene noventa años ahora el próximo mes"), y ubicarse, tanto temáticamente como en su relación interpersonal con el interlocutor (uso del marcador de término "ya") (Pilleux 1996a,b). Por otro lado, también revela su pertenencia al estrato social alto el uso del marcador conjuntivo "y" en posición interna del turno, de inicio de acto de habla y de inicio de la unidad entonacional, ya sea en su función aditiva ("y mujeres tres"), de ordenador continuativo ("y una de ellas ..."), de aditivo consecutivo ("y yo soy la guagua"). Este último, también, de uso frecuente en la generación de mayor edad (Cepeda et al. 1997).

CONCLUSIONES

El ACD, como modelo aplicado a este extracto de entrevista semiformal nos ha permitido observar y comprobar:

1. Que el lenguaje es efectivamente "producto de la organización lingüística de todos los niveles de análisis" (Fowler 1985). Por ejemplo, a través de los verbos de estado ser, quedar, tener, llamarse, el entrevistado describe su origen y posición social; por el uso de la primera persona singular, que lo destaca como tenedor o receptor de los estados descritos; también por el uso de algunas libertades fonológicas, léxico-estructurales y pragmáticas, que afirman su situación de privilegio social.

2. Que la dimensión cognitiva del control del poder se puede observar por medio de las intenciones subjetivas de los individuos que las actúan (Duranti 1985: 204-5; Van Dijk 1996)). Así el sujeto entrevistado: hombre de clase alta, tercera edad (79 años), ejerce control sobre la entrevistadora, quien es más joven y de sexo femenino:

a) por su rango de autoridad, debido al prestigio por su origen alemán en esta ciudad de Chile (Valdivia);
b) debido al grupo etario a que pertenece;
c) por su posición social del estrato alto.

3. Que lo anterior lo "autoriza" para romper las reglas de la situación de entrevista y asumir su control haciendo valer su "capital lingüístico", cuya plusvalía específica lo autoriza para hablar (Bourdieu 1990:146), a tal punto que poco le importa lo que diga o quiera saber la entrevistadora. Así, controla, mantiene o cambia los turnos y los tópicos de la conversación, estableciendo una relación de dependencia social entre su persona y la entrevistadora como miembros de distintos grupos y privilegios sociales (Van Dijk 1984)

4. Que el ACD permite conformar un todo informativo que se complementa y amalgama con la información aditiva que proporciona cada nivel de análisis, haciendo posible inferir el contenido subyacente del discurso en cuanto a la identidad, ideología y visión del mundo del entrevistado (Fairclough 1995), sin que este último se esté refiriendo específicamente en su contenido discursivo a estas variables, sino que como producto de la organización lingüística en todos los niveles de análisis y al proceso comunicativo inferencial de cada uno de ellos.

Con el presente trabajo hemos presentado una metodología que puede ser replicada por otros investigadores en estudios del ACD. Nosotros pretendemos avanzar en el estudio de una muestra más amplia sobre la base de los niveles lingüísticos identificados más arriba.

NOTAS

1 El texto va acompañado de su transcripción auditivo-perceptiva a nivel fonético segmental y entonacional suprasegmental, donde, en este último, las flechas indican los elementos silábicos que conllevan el acento tonal de la línea entonacional y son los elementos imprescindibles que conforman las unidades tonales identificadas, las que se separan con una línea oblicua. Las sílabas con acentos no tonales se marcan con una línea sin flecha y las sílabas inacentuadas están representadas por un punto. Los números que acompañan a las flechas indicadoras del movimiento tonal señalan el rango que ha alcanzado el tono en ese momento. La numeración corresponde a los actos de habla identificados, con las unidades tonales que los conforman (a, b, c,...). Las letras mayúsculas, con adscritos y subscritos de rango tonal, sobre la transcripción entonacional indican la codificación de los movimientos tonales: A = cadencia, B = anticadencia o tono más alto, C = tono más bajo + semicadencia.

 

Universidad Austral de Chile
Facultad de Filosofía y Humanidades
Instituto de Lingüística y Literatura
Casilla 567, Valdivia, Chile

 

OBRAS CITADAS

Bourdieu, P. 1990. "El mercado lingüístico". Sociología y Cultura. México: Grijalbo.

Cepeda, G. 1995a. "El condicionamiento lingüístico y sociolingüístico de las consonantes de Valdivia". Boletín de Investigación Educacional 10: 262-278.

Cepeda, G. 1995b. "Retention and deletion of word-final /s/ in Valdivian Spanish (Chile)". Hispanic Linguistics 6/7: 329-353.

Cepeda, G. 1998c. "El movimiento anticadencial en la entonación del español de Valdivia: ejemplos". Estudios Filológicos 33: 23-40.

Cepeda, G. 1998d. "El movimiento tonal de cadencia: ejemplos del español de Valdivia". RLA, Revista de Lingüística Teórica y Aplicada 36: 37-51.

Cepeda, G., C. Jeldres y M. Cárdenas. 1997. "Las conjunciones coordinantes como conectores discursivos: análisis lingüístico y sociolingüístico". Boletín de Investigación Educacional 12: 261-279.

Cepeda, G. et al. 1988. El habla de Valdivia urbano: primera etapa de una investigación. Valdivia, Chile: FONDECYT, Universidad Austral de Chile.

Cicourel, A. 1978. "Language and society: Cognitive, cultural and linguistic aspects of language use". Social Wissenschaftliche Analen 2: 25-28.

Clegg, S. R. 1989. Frameworks of power. Londres: Sage.

Duranti, A. 1985. "Sociocultural dimensions of discourse". Handbook of discourse analysis. Ed. T. van Dijk. Vol. 1. Londres: Academic Press. 193-230.

Fairclough, N. 1995. Critical discourse analysis. The critical study of language. Harlow, Essex, Inglaterra: Longman.

Fowler, R. 1985. "Power". Handbook of discourse analysis. Ed. T. van Dijk. Vol. 4. Londres: Academic Press. 61-82.

Francis, W. N. 1983. Dialectology: An introduction. Londres: Longman.

Lukes, S., ed. 1986. Power. Oxford: Blackwell.

Martín, L. M., L. Pardo y R. Whittaker. 1998. "El análisis crítico del discurso. Una mirada indisciplinada. El poder de los discursos. Eds. Martín, L. y R. Whittaker. Madrid: Arrecife Producciones. 9-33.

Pilleux, M. 1996a. "Uso preferencial de actos de habla en hombres y mujeres. Análisis sociolingüístico". Estudios Filológicos 31: 151-162.

Pilleux, M. 1996b. "Edad y estrato social en el uso de los actos de habla". RLA. Revista de Lingüística Teórica y Aplicada 34: 183-193.

Van Dijk, T. 1984. Prejudice and discourse. Amsterdam: Benjamins.

Van Dijk, T. 1991. Racism and the press. London: Routledge.

Van Dijk, T. 1996. "Discourse, power and access". Texts and Practices. Eds. Caldas-Coulthard, C.R. y M. Coulthard. Londres: Routledge. 84-104.

Wrong, D. H. 1979. Power: Its forms, bases and uses. Oxford: Blackwell.

 

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons