SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.61 número3Teología urbana. Prácticas de espiritualidad popular índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Teología y vida

versión impresa ISSN 0049-3449versión On-line ISSN 0717-6295

Teol. vida vol.61 no.3 Santiago  2020

http://dx.doi.org/10.4067/S0049-34492020000300405 

In Memoriam

Miguel Ángel Ferrando Palacios (28 de junio 2020)

Marcelo  Correa Schnake1 

Sergio  Armstrong Cox2 

1Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Universidad Católica del Maule

2Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas Universidad Católica del Maule

RESUMEN

En los últimos meses han fallecido dos ex decanos y profesores de nuestra Facultad de Teología. Algunos de sus antiguos estudiantes han enviado a la revista un recuerdo de sus profesores.

Presentar al Padre Miguel Ángel después de tantos años de haber sido sus alumnos no es fácil, pero se nos solicitó este servicio y con gusto nos embarcamos en él. Fuimos estudiantes de teología en los años 80, en un contexto muy distinto al de hoy, aunque con una cosa en común: la vida en una sociedad en constante crisis, con altos niveles de riesgo. Este dato, que podría parecer secundario, es relevante para hablar del Padre Ferrando como profesor. Y ello porque él se movió en más de un mundo: en el intelectual y teórico de la Facultad de Teología, donde fue académico, y en el de la vida pastoral, donde fue capellán del Colegio marianista Instituto Miguel León Prado casi hasta el final de su vida. Esta doble inserción, le permitió contrastar las diferencias de mundos en el trabajo eclesial y le llevó a buscar puntos de encuentro, lo que se tradujo en una preocupación permanente por la dimensión pastoral de la fe. Sobre este punto queremos centrarnos en estas líneas.

De su recorrido académico se puede decir sintéticamente que fue Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Teología Bíblica en la Universidad de Friburgo, Suiza. Como académico, ejerció la docencia en la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Chile entre los años 1968 y 2007 y fue Decano de la misma. Su trabajo intelectual se desarrolló fundamentalmente en el evangelio de San Juan y la literatura joánica, trabajo que plasmó principalmente en siete libros y varios artículos. Los libros son:

  • Cristianismo y poder civil (Madrid Casa de la Biblia, 1965).

  • Iniciación a la lectura de la Biblia: formación, transmisión e interpretación de la Biblia (Ediciones Mundo, Santiago, Chile (5 ediciones), 1976).

  • El Dios confiable: la revelación del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en la Biblia (Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago 1993).

  • Dios Padre en el evangelio según San Juan (Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago 1996).

  • Ver a Jesús, ver al Padre: un curso sobre el evangelio según San Juan (Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile 2000).

  • Interpretación, verdad y encarnación de la palabra de Dios (Conferencia Episcopal de Chile, Santiago 2011).

  • Yo creo. Un comentario al Credo de los Apóstoles desde la Biblia (PPC, Buenos Aires 2013).

La lectura de sus textos revela la capacidad que tenía el Padre Ferrando para abarcar temáticas complejas, como la hermenéutica contemporánea o el estudio en profundidad del Evangelio de San Juan, y traducirlas en un lenguaje sencillo y vital, al alcance del alumnado que se asomaba por primera vez al mundo de la Biblia. Este don lo utilizaba en sus clases para iluminar nuestra experiencia de fe, que se desarrollaba en la convulsionada y crítica vida política y eclesial de los años 80.

De igual modo, en la lectura de sus textos se evidencia que el Padre Ferrando era un hombre de Iglesia, lo que se refleja en el modo de acercarse a la lectura de la Biblia. En ella, buscaba transmitir esta experiencia de eclesialidad a sus lectores, utilizando un lenguaje simple, sin alardes de erudición, pero claramente dirigido a católicos con formación eclesial. En sus clases, por ejemplo, utilizaba metáforas ingeniosas que nos permitieran entender de modo gráfico los criterios de interpretación del libro del Apocalipsis. Una de estas imágenes era la de un atleta que practica el salto largo, para el cual retrocede tomando distancia para impulsarse y así dar el salto que le permitiera superar sus propias metas. De igual modo, nos animaba a mirar hacia atrás la historia humana a la luz de la salvación y reconocer en ella la actuación de Dios que posibilita un nuevo mundo, recobrando así la esperanza de superar estos tiempos de desconcierto y de sufrimiento opresor.

Esta actitud intelectual y pastoral era coincidente con la persona que se manifestaba como profesor. Era un hombre sencillo, cálido y accesible. Expresaba preocupación por la situación de vida de los estudiantes y trataba de acompañarlos en cuestiones personales de ser necesario. De igual modo, daba a conocer abiertamente su opinión ante las opciones que como estudiantes de teología manifestábamos contra la dictadura y no tardaba en hacernos ver su descontento ante posturas más extremas. Pero por sobre todo nos animaba a ser fieles al Evangelio invitándonos a buscar vías pacíficas y de diálogo para resolver los conflictos. Recordamos como en más de una ocasión salió a los patios de la Facultad, cuando esta estaba en el patio de la virgen en el Campus Oriente, e intervino en las luchas campales entre estudiantes y agentes de seguridad del gobierno.

Con agradecimiento escribimos estas palabras para recordar al Padre Miguel Ángel Ferrando, “el profe de San Juan”, quien nació un 17 de octubre de 1930 en Zaragoza y murió en Santiago de Chile el 28 de junio de 2020.


In Memoriam

Sergio Zañartu Undurraga, SJ. (27 de junio de 2020)

Fernando Soler3 

3Facultad de Teología Pontificia Universidad Católica de Chile

A los 88 años ha fallecido el Prof. Sergio Zañartu, quien se incorporó a nuestra Facultad, como profesor adjunto, a principios del año académico de 1964, cuando obtuvo su grado de doctor. Poco después, en 1967, fue nombrado profesor auxiliar, y, luego, profesor titular en 1982. En sus estudios y, ciertamente, en su docencia, se dedicó a la patrología. Lo hizo con una pasión, rigurosidad y generosidad tan particular, que despertaba entre quienes eran testigos de su quehacer académico sentimientos de todo género.

Yo lo conocí al final de su carrera, el 2007. Comenzando mi licencia en teología necesitaba un profesor que guiara mi tesis, y le propuse trabajar el concepto Logos en el Comentario a Juan de Orígenes. Si bien él no se había dedicado especialmente al autor, aceptó inmediatamente, reconociendo que comenzaríamos un camino juntos. Yo había crecido intelectualmente en una Facultad de Teología donde la disciplina patrística era fuerte, y esa fuerza se debía en gran parte al Padre Zañartu –como lo llamábamos– quien, junto a Óscar Velásquez, había impulsado el Seminario de Estudios Patrísticos desde 1977. Me enamoré tempranamente de la patrología gracias a esta herencia, que me permitió no solamente contar con una robusta colección de los Padres en nuestra Biblioteca, sino también conocer a muchos patrólogos y patrólogas en persona.

Comenzar un camino junto al Padre Zañartu. Me impactó esa humildad. Un reconocido profesor titular, con 75 años de vida, empezaría un camino conmigo. Así fue: en la medida en que yo seguía sus consejos, análogos muchos de ellos en una época digital, él también investigaba. Recuerdo una vez que me pidió hacer un índice temático del Comentario a Juan; en la sesión en que debía presentárselo, ¡él llegó con el suyo! Así, cada vez que me indicaba una tarea, también él la hacía, y comparábamos. ¡Verdaderamente estaba haciendo el camino conmigo! Yo avanzaba con mi tesis, él publicaba artículos. Compartíamos ideas sobre el griego de Orígenes y apreciaciones sobre bibliografía. Testimonio de esto quedó plasmado en uno de sus artículos, al comienzo, donde escribió: “Esta investigación fue realizada mientras dirigía la tesis de Licencia en Teología de Fernando Soler sobre ὁ λόγος ἦν πρὸς τὸν θεόν en este mismo Comentario. Agradezco, pues, desde ya todo lo que haya recibido de parte de él”1.

Hoy soy yo quien, a nombre de muchos y muchas, agradezco todo lo que recibí de parte él. Comenzar y hacer un camino juntos me ha dejado un profundo amor, ciertamente común: el amor al μέθοδος. Escribo este in memoriam tres días después de haber recibido mi primer nombramiento como profesor asistente de la Facultad, y estoy seguro de que el camino que me ha traído hasta acá se lo debo en gran parte a él, como también sé que le debo el ardor por seguir compartiendo este camino con otros y otras y, sobre todo, de recomenzar cada vez que sea necesario. Quisiera terminar con las propias palabras del Prof. Zañartu:

Nos toca pensar desde lo que realmente somos. Eso es lo que he tratado de hacer, aunque los resultados sean magros. Pero este es un largo camino que recién emprendemos. Una teología propia nuestra requiere generaciones y formar escuelas. Estamos solo en los inicios. América Latina se estrenó en sociedad con la Teología de la Liberación. Pero ahora hay que seguir más allá y profundizar en lo propio. Creo que el desafío de América Latina es, en buena parte, un desafío de método. Puedan estas sencillas ideas y experiencias estimular a alguien a descubrir su propio método. El futuro es de ustedes, yo estoy más bien terminando2.

1Sergio Zañartu, “Primogénito de toda creatura (Col 1, 15) en el Comentario de Orígenes al Evangelio de Juan”, Teología y Vida 52, N° 1-2 (2011) 105, nota 1.

2Sergio Zañartu, “El desafío del método en mi vida: un testimonio teológico”, Teología y Vida 42, N° 3 (2001) 359-366.

Creative Commons License This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution Non-Commercial License, which permits unrestricted non-commercial use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.