SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.130 número11La depresión mayor como nuevo factor de riesgo en la cardiopatía coronaria en ChileImpacto de medidas regulatorias en la tendencia de consumo comunitario de antibióticos en Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.130 n.11 Santiago nov. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002001100008 

Rev Méd Chile 2002; 130: 1257-1264

Prevalencia de diabetes mellitus
en la VII Región de Chile

Roberto Baechler R, Verónica Mujica E, Ximena
Aqueveque S1, Lola Ramos I2, Alex Soto P3

Prevalence of diabetes
in the Seventh Region of Chile

Background: The prevalence of diabetes mellitus in Latin America is not well known. Aim: To study the real prevalence of diabetes mellitus (DM) and its associated risk factors in the VII region of Chile. Material and Methods: A probabilistic sample of 1,325 subjects over the age of 20, stratified by age and differentiated by place of residence was studied. The criteria of the World Panel of Experts convened by the World Health Organization in 1997, was used to define the presence of diabetes (two fasting blood glucose values over 126 mg/dl or a blood glucose over 200 mg/dl, 2 hours after a 75 g carbohydrate oral load). Results: The global prevalence estimated for DM in this population was 5.39%. The calculated prevalence in subjects between 20 and 44 years was 1.88% (CI 0.39-3.37); between 45 and 64 years, 10.75% (CI 8.35-13.14); 65 years or older 11.30% (CI 8.00-14.60), p <0.05. The prevalence was 5.8% in urban areas and 4.5% in rural areas. Forty five percent of diabetics were not aware of their condition. Forty eight percent of diabetics and 31% of non diabetics were hypertensive (p <0.01), whereas 47.8% of diabetics and 24.6% of non diabetics had at least one diabetic parent (p <0.01). Smoking was less frequent in diabetics than in non diabetics (15.7 and 24.3% respectively, p <0.05). Ninety percent of both diabetics and non diabetics were sedentary. Discussion: Health care systems require an epidemiological monitoring system to provide information about the prevalence of diabetes mellitus and to control the evolution of patients (Rev Méd Chile 2002; 130: 1257-64).

(Key Words: Diabetes mellitus; Diabetes mellitus, non-insulin-dependent: Epidemiology)

Recibido el 14 de mayo, 2002. Aceptado en versión corregida el 2 de septiembre, 2002.
Departamento Programas de Salud para las Personas, Servicio de Salud del Maule, VII Región.
1Enfermera Universitaria
2Químico Farmacéutico
3Estadístico

La Diabetes Mellitus (DM) es una enfermedad metabólica de naturaleza crónica, no transmisible y de etiología multifactorial, producida por defectos en la secreción y acción de la insulina. Entre 90 y 95% de los sujetos afectados por esta patología presentan una Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2); esta modalidad clínica en sus etapas iniciales es asintomática y se observa preferentemente en las personas mayores de 40 años, la epidemiología de la DM2 muestra que 20 a 40% de los enfermos presenta alguna complicación en el momento del diagnóstico1-5.

La DM2 puede producir descompensaciones metabólicas y, con el tiempo generar complicaciones crónicas como neuropatía, retinopatía, nefropatía y enfermedad vascular periférica. Asimismo, las personas afectadas por este problema de salud tienen 2 a 3 veces más riesgo de sufrir un infarto al miocardio y/o un accidente vascular encefálico6-9.

La obesidad, la vida sedentaria, el tabaquismo, pertenecer a ciertos grupos étnicos, ser hijo de padres diabéticos y/o tener una intolerancia a la glucosa constituyen factores de riesgo de DM2; en las mujeres se agrega la diabetes gestacional y/o haber tenido un hijo con peso mayor de 4 kilos. Las personas que presentan cualquiera de estas condiciones, ven incrementadas sus probabilidades de desarrollar esta patología10-12.

Los criterios diagnósticos actualmente en uso para catalogar a un individuo como diabético, fueron consensuados el año 1997 por un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) y de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD)13; las propuestas de ese grupo científico han sido aceptadas por la comunidad médica internacional. En Chile, el Ministerio de Salud ha oficializado su uso en todos sus organismos dependientes.

La prevalencia real de la diabetes mellitus es desconocida en Latinoamérica y el Caribe, los países de esta zona del mundo no han desarrollado sistemas de vigilancia epidemiológica que permitan disponer de los datos necesarios para cuantificar la enfermedad. La única fuente de información disponible para hacer una aproximación a la magnitud del problema, la constituyen las investigaciones que se han realizado sobre el tema, el inconveniente de esta situación es que los trabajos presentan importantes diferencias metodológicas, lo cual hace que sus resultados no sean comparables1.

Las publicaciones sobre el particular han mostrado un amplio rango de resultados, las prevalencias más altas publicadas son las de Barbados con 16,4%, seguido por Cuba con 14,8%, mientras que las frecuencias más bajas se han encontrado en población Mapuche (0,98%) y en individuos Aymarás (1,5%), ambos grupos corresponden a aborígenes que habitan en distintas regiones de Chile14-17. La Organización Panamericana Sanitaria ha señalado que en el año 2000, 19 millones de personas presentaban DM en Latinoamérica y el Caribe, las proyecciones establecen que esta cifra se incrementaría a 40 millones en el año 20251.

La situación de Chile no es diferente a la del resto de Latinoamérica y el Caribe, las fuentes de información disponibles para tener una aproximación a la prevalencia de la enfermedad, la constituyen los escasos trabajos que sobre el particular han desarrollado profesionales interesados en el tema. En 1981 Mella encontró que 5,3% de la población mayor de 20 años en Santiago presentaba una DM18. Posterior a esa fecha, no se han publicado investigaciones que hayan estudiado la frecuencia de DM en población no aborigen en Chile, utilizando los criterios diagnósticos consensuados el año 1997 por el Comité de expertos convocados por la Organización Mundial de la Salud.

Teniendo presente esta realidad, se estimó conveniente realizar un estudio que permitiera cuantificar la prevalencia de diabetes mellitus en una región de Chile, el objetivo de los autores es contribuir al conocimiento de la epidemiología de este problema de salud pública y, aportar información que permita optimizar la gestión de los programas de prevención secundaria que se desarrollan para este grupo poblacional.

El trabajo se desarrolló en la VII región de Chile, ésta tiene una extensión de 30.296 km2 y en ella viven 915.246 personas, 37,4% de los sujetos reside en sectores rurales.

MATERIAL Y MÉTODO

Se estudió una muestra probabilística estratificada por edad en los grupos de 20-44, 45-64 y 65 y más años en la VII región de Chile. Los tamaños muestrales fueron distribuidos en los sectores urbano y rural, de acuerdo al porcentaje de ruralidad estimado para la región por el Instituto Nacional de Estadísticas. Se definió un nivel de confianza de 95%, el error de estimación fue de 1,87 para el grupo de 20-44 años, 1,97 para el de 45 a 64 y 3,99 para el de 65 y más años. En todas las categorías, los tamaños muestrales fueron incrementados en 10% con el propósito de obviar la pérdida de sujetos en alguna etapa del trabajo, en total se encuestó a 1.325 individuos; el estudio se desarrolló durante la segunda mitad del año 1999 y el primer semestre del año 2000. En la Tabla 1 se presenta el número de personas que participó en la investigación según grupo etáreo y lugar de residencia.

Para seleccionar a los sujetos que se invitaría a participar en este estudio se realizó un diseño muestral polietápico. Al azar se elegía un conglomerado de viviendas en las zonas urbanas o un sector en las áreas rurales en cada una de las 30 comunas de la VII región, luego mediante un método probabilístico se escogía una casa de cada lugar. Personal entrenado perteneciente a los Departamentos de Salud Municipal de la séptima región visitaba los hogares elegidos, en cada domicilio los funcionarios seleccionaban en forma aleatoria a los sujetos que se les propondría participar en la investigación.

A los individuos se les explicaba el objetivo del estudio y se les invitaba a participar en él; si la persona aceptaba, se le preguntaba sus antecedentes personales y familiares, se le interrogaba respecto a su estilo de vida y se hacía una búsqueda intencionada de los siguientes factores de riesgo: antecedente de progenitores diabéticos, sedentarismo, tabaquismo e hipertensión arterial conocida; los datos eran recopilados en un instrumento especialmente diseñado para la investigación. En general, el estudio fue mayoritariamente aceptado, en los casos en que una persona rechazaba participar, se procedía a eliminar su nombre de la hoja de selección y se escogía un nuevo individuo.

Los sujetos seleccionados eran citados al establecimiento de salud más cercano a su domicilio para tomarles una muestra de sangre venosa, para ello se les solicitaba que concurrieran con un ayuno de 8 a 14 h sin que modificaran sus hábitos de alimentación. Las muestras se depositaban en tubos que contenían un anticoagulante compuesto por 2 partes de Fluoruro de Sodio y 4 partes de Etilen Diamino Tetra Acético (EDTA), éstas eran enviadas a los laboratorios clínicos de los hospitales dependientes del Servicio de Salud del Maule, allí se procesaban en equipos automatizados utilizando el método de la glucosa oxidasa; el coeficiente de variación del examen fue inferior a 5%. Las personas que tenían glicemias mayores de 111 mg/dl eran citadas para realizarles estudios complementarios.

Un individuo presuntamente sano era catalogado como diabético cuando cumplía alguna de las siguientes condiciones: presentaba dos glicemias en ayunas iguales o superiores a 126 mg/dl o, el nivel de glucosa en la sangre medido después de 2 h de la ingesta de 75 gramos de hidratos de carbono en ayunas (PTG), era igual o superior a 200 mg/dl. En los casos que la persona seleccionada decía que era diabético, se procedía a comprobar su condición en los registros del establecimiento donde controlaba su problema de salud. En la Figura 1 se presenta el árbol de decisiones que se utilizó para diagnosticar a las personas en esta investigación.

Se excluyeron del análisis 9 casos que tenían una glicemia en ayunas superior a 111 mg/dl, pero que no completaron su estudio. Además, no se consideró a un individuo que presentó una glicemia en ayunas normal y que refirió ser diabético, debido a que no se encontraron antecedentes que acreditaran su condición de enfermo y el sujeto no se realizó una PTG.

La presentación de los resultados se hace utilizando distribución simple. En la población que no había sido diagnosticada previamente como diabética, se realizó una evaluación epidemiológica de la glicemia en ayunas como prueba de tamizaje, para estos efectos se utilizaron los parámetros convencionalmente aceptados en este tipo de estudios. Para los análisis estadísticos se usó las pruebas de diferencia de proporciones y Chi cuadrado.

Figura 1. Diagrama de flujo diagnóstico de diabetes mellitus. En el caso de pacientes con diagnóstico previo de diabetes, se verificaba su calidad de enfermo en los registros del establecimiento donde controlaba su problema de salud.

RESULTADOS

Prevalencia global y por grupos etáreos

En los 1.315 sujetos finalmente incorporados en el análisis (1.325 de la muestra menos los 10 casos excluidos), se identificaron 115 personas diabéticas. El número de individuos pesquisados determinó una prevalencia de DM de 5,39% en la población mayor de 20 años en la VII región de Chile. El análisis por grupos etáreos muestra que la proporción de población que presenta la enfermedad es 1,88% (IC 0,39-3,37) en el grupo de 20 a 44 años; 10,75% (IC 8,35-13,14) en el grupo de 45 a 64 años y, 11,30% (IC 8,00-14,60) en el grupo de 65 y más años (Tabla 2).

Oportunidad del diagnóstico

En los 115 individuos pesquisados como diabéticos, sólo 63 personas (54,8%) conocían su patología, los otros 52 sujetos (45,2%) desconocían su condición de enfermo (Tabla 3). En el grupo de pacientes que estaban enterados de su problema de salud (n=63), 85,7% de ellos (n=54), controlaban su DM en alguno de los establecimientos del sistema público de salud.

Diagnóstico definitivo en la población
sin antecedentes de Diabetes Mellitus
y con glicemia en ayunas alterada

En los 1.252 individuos presuntamente no diabéticos (1.315 personas incluidas en el análisis menos los 63 diabéticos que estaban enterados de su enfermedad), 101 sujetos presentaron una glicemia en ayunas superior a 111 mg/%, de ellos 52 personas fueron finalmente catalogadas como diabéticas (51,5%), la confirmación diagnóstica de estos casos, se hizo con 2 glicemias en ayunas superiores a 126 mg/% en 31 individuos (59,6%), en los otros 21 sujetos (40,4%) se requirió realizar una prueba de tolerancia a la glucosa para certificar la enfermedad (Tabla 4).

Prevalencia según lugar de residencia

La prevalencia de DM obtenida en el área urbana fue 5,82% y en la población que habita en el sector rural se encontró una frecuencia de la enfermedad de 4,52% (p >0,1). Las prevalencias observadas en los diferentes grupos etáreos según lugar de residencia se presentan en la Tabla 5.

Factores de riesgo asociados al desarrollo
de Diabetes Mellitus

Hipertensión arterial y tener un progenitor con el mismo problema de salud fueron los factores de riesgo que se observó en mayor proporción en la población portadora de DM, en relación a las personas que no presentaban la enfermedad (p <0,001); el tabaquismo fue más frecuente en los individuos que no eran portadores de la patología. Es importante destacar que 9 de cada 10 sujetos, tanto sanos como diabéticos, tenía un estilo de vida sedentario (Tabla 6).

Análisis epidemiológico de la glicemia en ayunas
como prueba de tamizaje

En la Tabla 7 se presentan los antecedentes cuantitativos que permiten realizar la evaluación epidemiológica de la glicemia en ayunas, como prueba de tamizaje para la pesquisa de DM en población presuntamente sana. La proporción de exámenes válidos (verdaderos positivos más verdaderos negativos) nos señala una conformidad de la prueba de 0,979.

DISCUSIÓN

La prevalencia de DM en la población mayor de 20 años encontrada en esta investigación (5,39%), ubica a la VII región de Chile en una situación intermedia respecto a la frecuencia de la enfermedad estimada para la región de las Américas por la Organización Mundial de la Salud1. En el contexto nacional, los resultados de esta comunicación son mayores a lo informado por el estudio CARMEN en Valparaíso19, esta comparación debe considerarse sólo referencialmente, ya que los objetivos y la metodología de ambos trabajos son diferentes.

El análisis de la frecuencia de DM por grupos de edad muestra que el problema se concentra en los mayores de 45 años, toda vez que la enfermedad afecta a más de 10% de los sujetos de esa categoría. La prevalencia de la patología es relativamente uniforme en el mencionado grupo poblacional, no se observaron las diferencias que se registran en Estados Unidos de Norteamérica, en ese país el porcentaje de individuos con diagnóstico de DM en el rango de 45-64 años es 6,1%, la cifra se incrementa a 11,7% en el grupo de 65-74 años20.

La alta prevalencia de la enfermedad, ha motivado la discusión respecto a la conveniencia de realizar pruebas de diagnóstico precoz en la población adulta presuntamente sana; el informe del año 1996 del grupo de estudio de los Servicios Preventivos de Estados Unidos de Norteamérica, señala que no existe suficiente evidencia científica para recomendar o rechazar pruebas rutinarias de tamizaje para pesquisa de DM en personas asintomáticas21. El hecho que 45,2% de los pacientes diabéticos en este trabajo desconociera su condición de enfermo, permite avalar la postura que recomienda realizar una búsqueda intencionada de la patología en las personas que presenten factores de riesgo y en todo individuo mayor de 40 años.

La importancia del diagnóstico precoz, se basa en la necesidad que los sujetos portadores de DM se incorporen a los programas de prevención secundaria en las fases tempranas de la enfermedad; el objetivo del control médico es mantener al paciente con niveles de glicemia normales y pesquisar precozmente las eventuales complicaciones que pudiera presentar. Los pacientes que se mantienen con glicemias normales, tienen una menor probabilidad de sufrir complicaciones en relación a aquellos que permanecen metabólicamente descompensados22,23. En este sentido, es destacable, en esta investigación, que 85,7% de los pacientes que conocía su condición de enfermo, estuviese asistiendo a controlar su patología en alguno de los establecimientos del sistema público de salud.

El análisis por lugar de residencia, muestra que en los grupos de más de 45 años de edad, la prevalencia de DM es mayor en la población que reside en áreas urbanas respecto a aquella que habita en sectores rurales; si bien, las diferencias no son significativas, nos parece que es una situación que amerita estudios específicos. En relación a los factores de riesgo, en este trabajo aparece corroborado que la hipertensión arterial y el antecedente de tener un progenitor con la misma enfermedad, se observan en mayor proporción en la población diabética. El estilo de vida sedentario observado en 9 de cada 10 personas, tanto sanas como diabéticas, es una situación que debe ser motivo de reflexión y preocupación por parte de las autoridades responsables de la salud pública, estos individuos son potenciales obesos y tienen una alta probabilidad de desarrollar DM2.

En relación a la evaluación de la glicemia en ayunas como prueba de tamizaje, es necesario señalar que en estricto rigor epidemiológico, lo recomendable para este trabajo habría sido realizar una prueba de tolerancia a la glucosa a todos los individuos seleccionados en la muestra, ya que de este modo se habría identificado a los enfermos que en el examen de pesquisa tuvieron una glicemia en ayunas inferior a 111 mg/% (falsos negativos). La evaluación del costo y la dificultad logística que significaba realizar una PTG a todos los sujetos incorporados en la investigación respecto a los beneficios que ello aportaría al estudio, determinó que los autores decidieran no modificar el algoritmo consensuado por el panel mundial de expertos el año 1997. En todo caso, la aludida restricción metodológica no afecta la validez de los resultados.

Las organizaciones de salud y/o los médicos que tienen la responsabilidad de atender diabéticos, debieran disponer de sistemas de vigilancia epidemiológica que les permita dimensionar el problema y controlar la evolución de sus pacientes. En el caso de las instituciones que deben atender a una determinada población, disponer de antecedentes respecto a la prevalencia de la enfermedad, les permitirá estimar el número de sujetos que deberán atender, en este sentido la información que se proporciona en esta publicación muestra la realidad epidemiológica de una región de Chile, la cual puede ser utilizada como un parámetro de referencia en otras áreas geográficas.

En la medida que los países van mejorando el nivel de vida de su población, se asiste a un envejecimiento de su estructura demográfica. Como la DM es una enfermedad que afecta preferentemente a la población mayor de 40 años, lo único esperable en la región de Latinoamérica y el Caribe, tal como lo ha señalado la Organización Panamericana Sanitaria, es que en los próximos años se incremente el número de personas diabéticas en esta región del mundo. En este sentido, es deber de los profesionales de la salud educar a la población general respecto a la prevención primaria de esta patología y, a los enfermos entregarles todos los elementos necesarios para que realicen una adecuada prevención secundaria. Promover el autocuidado en salud y disponer de adecuados sistemas de vigilancia epidemiológica, permitirá a los países dar una buena respuesta a este problema de salud pública; asimismo, mediante estas estrategias las sociedades evitarán una escalada de costos en salud que puede resultar insostenible en el tiempo.

REFERENCIAS

1. La diabetes en las Américas. Boletín Epidemiológico. Organización Panamericana de la Salud. Junio 2001; 22: 1-3.        [ Links ]

2. Prevención de la Diabetes Mellitus. Informe de un grupo de estudio de la OMS Organización Mundial de la Salud. Serie de Informes Técnicos 844, 1994.        [ Links ]

3. Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease. Prevention and Health Promotion Diabetes. Public Health Resource. www.cdc.gov/diabetes.        [ Links ]

4. Harris MI. Undiagnosed NIDDM. Clinical and Public Issues. Diabetes Care 1993; 16: 642-52.        [ Links ]

5. Harris MI, Klein R, Welborm TA, Kuiman MW. Onset of NIDDM occurs at least 4-7 years before clinical diagnosis. Diabetes Care 1992; 15: 815-9.        [ Links ]

6. Harris MI. Diabetes in America: epidemiology and scope of the problem. Diabetes Care 1998; 21 supl 3: C11-4.        [ Links ]

7. Pyorala K, Laakso M, Uusitupa M. Diabetes and atheroesclerosis: an epidemiological view. Diabetes Metab Rev 1987; 3: 463-524.        [ Links ]

8. Klein R. Hyperglycemia and microvascular and macrovascular disease in diabetes. Diabetes Care 1995; 18: 258-68.        [ Links ]

9. Turner RC, Millns H, Neil HA, Stratton IM, Manley SE, Matthews DR, Holman RR. Risk factors for coronary artery disease in non-insulin dependent diabetes mellitus: United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS 23). BJM 1998; 316: 823-8.        [ Links ]

10. Kelestimur F, Cetin M, Pasaoglu H, Coksevim B, Cetinkaya F, Unluhizarci K et al. The prevalence and identifications of risk factor for type 2 diabetes mellitus and impaired glucosa tolerance in Kayseri Central Anatolia, Turkey. Acta Diabetol 1999; 36: 85-91.        [ Links ]

11. O’Sullivan JB. Body weight and subsequent diabetes mellitus. JAMA 1982; 248: 949-52.        [ Links ]

12. Haffner SM. Epidemiology of type 2 diabetes: risk factors. Diabetes Care 1998; 21: Suppl 3: C3-6.        [ Links ]

13. Reports of the Expert Committee on the Diagnosis and Classification of Diabetes Mellitus. Diabetes Care 1997; 20: 1183-97.        [ Links ]

14. Foster C, Rotimi C, Fraser H, Sundarum C, Liao Y, Gibson E, Holder Y, Hoyos M, Mellanson-King R. Hypertension, diabetes and obesity in Barbados: findings from a recent population-based survey. Ethn Dis 1993; 3: 404-12.        [ Links ]

15. King H, Aubert RE, Herman WH. Global Burden of Diabetes, 1995-2025: Prevalence, numerical estimates and projections. Diabetes Care 1998; 21: 1414-31.        [ Links ]

16. Santos JL, Pérez Bravo F, Carrasco E, Calvillán M, Albala C. Low prevalence of type 2 diabetes despite a high average Body Mass Index in the Aymara Natives from Chile. Nutrition 2001; 17: 305-9.        [ Links ]

17. Larenas G, Arias G, Espinoza O, Charles M. Prevalencia de Diabetes Mellitus en una comunidad Mapuche en la IX Región. Rev Méd Chile 1985; 113: 1121-5.        [ Links ]

18. Mella I, García de los Ríos M, Parker M, Covarrubias A. Prevalencia de Diabetes en el gran Santiago, Chile. Rev Méd Chile 1981; 109: 869-75.        [ Links ]

19. Jadue L, Vega J, Escobar MC, Delgado I, Garrido G, Lastra M, Espejo F et al. Factores de riesgo para enfermedades no transmisibles: metodología y resultados globales de la encuesta base del Programa CARMEN. Rev Méd Chile 1999; 127: 1004-13.        [ Links ]

20. Diabetes 2001 Vital Statistics. American Diabetes Asociation, Alexandra Virginie, Estados Unidos de América 2001.        [ Links ]

21. Guide to Clinical Preventive Services. Report of the US Preventive Service Task Force. Williams & Wilkins. Second Edition 1996 Baltimore, Maryland USA.        [ Links ]

22. Carter Center of Emory University. Closing the gap: the problem of diabetes Mellitus in the Unitated States. Diabetes Care 1985; 8: 391-406.        [ Links ]

23. Lasker RD. The diabetes control and complications trial. Implications for policy and practice. N Engl J Med 1993; 329: 1035-6.        [ Links ]

Agradecimientos

Los autores agradecen a los funcionarios, de los Departamentos de Salud Municipal de la VII Región y a los profesionales de los Hospitales dependientes del Servicio de Salud del Maule, por el apoyo brindado en esta investigación.

_______________

Correspondencia a: Dr. Roberto Baechler R. 1 Oriente 940
Talca. Email: dppmaule@ssmaule.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons