SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número7El concepto de calidad y su aplicación en Medicina índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.7 Santiago jul. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000700021 

ESTA CARTA FUE ENVIADA AL AUTOR DEL ARTÍCULO
ALUDIDO, QUIEN OFRECIÓ LA SIGUIENTE RÉPLICA:

S r. Editor: Los alcances del Dr. Roberto García a lo que yo expusiera en el artículo "Aseguramiento de la calidad profesional. Un nuevo marco ético para el ejercicio de la medicina"1, y que Ud. tuviera la gentileza de hacerme llegar, no difieren en lo sustantivo de las ideas expresadas por el suscrito y, en general, amplían algunas ideas que, obviamente, no estaban explícitas en esa referencia. Desde luego, no intentamos definir calidad semánticamente sino que señalar algunos elementos que permiten caracterizar el concepto especialmente hacia un contexto ético.

No obstante, hay una apreciación que quisiera debatir ya que, tomada al pie de la letra, puede desorientar o debilitar el sentido de los procedimientos de acreditación que están incorporándose, afortunadamente con intensidad, en nuestra Educación Superior. Coincidimos que una acreditación no constituye una meta de calidad para ninguna institución; al revés es la calidad, lograda en un proceso de análisis y consiguiente gestión, lo que permite la acreditación. Por lo que esta última es sólo la metafase de una consistente autoevaluación (así ha sido concebida en el modelo que se está implantando en el país) que constituye el mecanismo efectivo para lograr la mejoría y el sostenimiento de la calidad a que todas las instituciones de educación superior aspiran, o debieran pretender.

Así entendido, la acreditación no es más que la información que da garantía pública de la calidad de los programas y de las instituciones, pero lo fundamental es el logro de la mayor excelencia posible, estimulada y verificada en la evaluación interna, y no esta certificación que procura, por su parte, el conocimiento público y promueve la regulación.

Esta distinción es fundamental, porque si el proceso se centra en la autoevaluación su consecuencia no puede ser sino mejoría de la calidad educacional; en cambio si se enfoca sólo en la acreditación puede significar, para bien o para mal, limitaciones en la oferta educacional y exigencias o intentos, incluso ideologizados, para acreditar (o desacreditar) a los organismos acreditadores.

Eduardo Rosselot J.
Director, Dirección Técnica de Educación en Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

REFERENCIAS

1. Rosselot E. Aseguramiento de la calidad profesional. Un nuevo marco ético para el ejercicio de la medicina. Rev Méd Chile 1999; 127: 1375-83.        [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons