SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.127 número10Estado actual de inmunidad para hepatitis por virus A en diversos grupos de adultos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.127 n.10 Santiago oct. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98871999001000001 

EDITORIAL

Los virus de la hepatitis: del A al TT

Hepatitis virus, from A to TT

A great progress in the knowledge about hepatitis virus has occurred in the last decades and several virus have been identified. Virus B, C and D are transmitted parenterally, while virus A and E use the enteral route. Highly effective vaccines for A and B hepatitis are presently available. Virus C is an important cause of chronic liver disease at the present moment. Since the identification of virus C and E, the number of acute hepatitis denominated as non A non B has decreased considerable. Although there are still patients with viral hepatitis of unknown origin and there is considerable effort to identify the agents causing them. Virus G and TT are frequently present in the sera of patients with chronic liver diseases but their real pathogenic role is not completely elucidated.
(Key Words: Hepatitis Viral, Human; Liver Cirrhosis; Liver diseases).

Aunque las hepatitis virales son conocidas desde la antigüedad, los grandes avances en su conocimiento han ocurrido en los últimos 35 años. El hito que originó la cascada de descubrimientos fue el hallazgo de Blumberg, en 1965, en un aborigen de Australia, de un antígeno —"Antígeno Australia"— que posteriormente fue reconocido como el antígeno de superficie del virus B de la hepatitis1. A este hallazgo siguieron investigaciones que permitieron precisar los aspectos morfológicos2 e inmunológicos3 del virus B, la epidemiología y características de la infección que produce, incluyendo su asociación con el hepatocarcinoma4, y al desarrollo de una vacuna5. Es un virus de la familia de los hepadnavirus, los que tienen en común ser de tipo DNA, hepatotropos, transmitirse por inoculación, de madres a hijos y por vía sexual y tener tendencia a producir infección y enfermedad hepática crónica que puede evolucionar a cirrosis y hepatocarcinoma.

En 1973, Feinstone y cols describieron partículas virales en la deposición de voluntarios infectados con hepatitis de transmisión enteral o hepatitis A6. Este resultó ser el actualmente conocido como virus A, que es un agente RNA de la familia de los picornavirus, cuya estructura se encuentra actualmente identificada. Su transmisión es habitualmente por vía oral, raramente por inoculación y nunca por vía sexual y la enfermedad que produce es en general benigna, excepcionalmente grave y nunca sigue una evolución crónica. El desarrollo de técnicas para detectar la presencia de anticuerpos ha permitido reconocer tanto la existencia de enfermedad actual como la de inmunidad por enfermedad ocurrida con anterioridad y comprender mejor su epidemiología. Este virus produce casos esporádicos y episodios epidémicos; estos últimos se conocen desde muy antiguo, especialmente en relación con guerras. También se ha desarrollado una vacuna para evitar su infección.

En 1977 Rizetto describió un virus RNA pequeño, de transmisión parenteral, que requiere de un hepadnavirus para replicarse y causar infección, al que se le denominó "agente delta" primero y virus D después7. Cuando el virus D se superpone en una infección por virus B, la enfermedad hepática por virus B es más grave, esto es, si es aguda tiende a ser fulminante y si es crónica a adquirir mayor agresividad.

El empleo de pruebas serológicas para detectar los virus A y B, hizo evidente que muchas hepatitis, tanto post-transfusionales como esporádicas, no eran causadas por estos virus ni por ninguno de los otros que son productores ocasionales de daño hepático agudo (citomegalovirus, Epstein Barr, herpes, etc). En efecto, las hepatitis post-transfusionales disminuyeron sólo en 25% con la introducción en los Bancos de Sangre de la detección del antígeno de superficie del virus de la hepatitis B y la consiguiente eliminación de las sangres que estaban infectadas8. Se llamó NoA,NoB, al agente(s) causante de esta hepatitis. En 1989, Choo y col9, identificaron por técnicas de biología molecular al virus C, a partir de ácidos nucleicos obtenidos del plasma de chimpancés infectados con virus NoA, NoB. Se trata de un virus RNA, de la familia de los flavivirus, causante del 85% de las hepatitis NoA, NoB trasmitidas parenteralmente y que, después de producir una infección aguda, habitualmente asintomática, evoluciona a la cronicidad —hepatitis crónica, cirrosis y hepatocarcinoma— en más de 80% de los casos. La elevada prevalencia de la infección crónica, que varía de cifras del orden de 0,2% en Chile a 13,6% en ciertas regiones de Africa10, junto con la alta tendencia a producir enfermedad crónica, explican que este virus, junto al alcohol, sean las principales causas de enfermedad hepática en el mundo. El único tratamiento disponible es a base de interferón, que es caro, poco eficaz y que en Chile, por ahora, no está al alcance de los beneficiarios del sistema estatal de salud.

En 1984 se identificó el virus E por inmunoelectromicroscopia11 en las deposiciones de pacientes con hepatitis. Su estructura molecular se conoció en 199012. Es un virus RNA de la familia de los calicivirus, que infecta por vía enteral y que produce una enfermedad similar a la hepatitis A, que nunca evoluciona a la cronicidad. Produce brotes epidémicos, pero también casos esporádicos.

Dos grupos de investigadores, siguiendo métodos distintos, descubrieron casi simultáneamente un virus RNA, de la familia de los flavivirus, que produciría hepatitis y que se transmite por vía parenteral13,14. Utilizando las iniciales del primer paciente en el que se detectó, unos lo denominaron virus GB y otros virus G, que es como ha seguido denominándose. Aunque es un flavivirus y productor de hepatitis por vía parenteral, como el virus C, no es claro que sea hepatotropo, esto es, que se ubique preferentemente en el hígado. La prevalencia de anticuerpos contra este virus, en donantes de sangre, en distintas series va desde 0,5 al 10%, pero en pacientes en hemodiálisis, drogadictos endovenosos y politransfundidos puede llegar al 40%. No es infrecuente su coinfección con el virus C15, pero ello no significa que la enfermedad sea más grave o más refractaria que cuando es producida exclusivamente por el virus C.

En 1997, Nishizawa16, en Japón, aisló un virus del suero de 3 de 5 pacientes que presentaron elevación de transaminasas después de transfusiones sanguíneas y en los que no se detectó infección con ninguno de los virus conocidos. Se le designó virus TT siguiendo las iniciales del primer paciente. Se ha demostrado que los títulos de este virus en el hígado son 10 a 100 veces superiores a los encontrados en el resto de los tejidos y que, además, se correlacionan con los niveles de transaminasas. Recientemente, en una comunicación de la Clínica Mayo, se informó positividad mediante técnica de PCR para el DNA del virus TT en 1% de 100 dadores de sangre, en 15% de 33 pacientes con cirrosis criptogénica en espera de trasplante, en 27% de 11 casos de hepatitis fulminantes idiopáticas y en 8% de 36 pacientes en espera de trasplante hepático por otras causas17.

Dr Juan Ramón Soto H.
Servicio de Medicina
Hospital San Juan de Dios

REFERENCIAS

1. BLUMBERG BS, ALTER HJ, VISNICH S. A "new" antigen in leukemia sera. JAMA 1965; 191: 541-6.        [ Links ]

2. DANE DS, CAMERON CH, BRIGGS M. Virus-like particles in serum of patients with Australia-antigen associated hepatitis. Lancet 1970; 1: 695-8.        [ Links ]

3. ALMEIDA DS, CAMERON CH, STOTT EJ. New antigen-antibody system in Australia antigen-positive hepatitis. Lancet 1971; 2: 1225-7.        [ Links ]

4. MACNAB CJ, ALEXANDER JJ, LECATSAS G, BEY EM, URBANOWICZ JM. Hepatitis B surface antigen produced by a human hepatoma cell line. Br J Cancer 1976; 34: 509-15.        [ Links ]

5. PURCELL RH, GERIN JL. Hepatitis B subunit vaccine: a preliminary report of safety and efficacy tests in chimpanzees. Am J Med Science 1975; 270: 395-9.        [ Links ]

6. FEINSTONE SM, KAPIKIAN AZ, PURCELL RH. Hepatitis A: detection by immune electron microscopy of a virus-like antigen associated with acute illness. Science 1973; 182: 1026-8.        [ Links ]

7. RIZETTO M, CANESE MG, ARICO S, CRIVELI G, TREPO C, BONINO F, VERME G. Immunofluorescence detection of a new antigen-antibody system (delta/antidelta) associated with hepatitis B virus in liver and in serum of HBsAg carriers. Gut 1977; 18: 997-1003.        [ Links ]

8. GOLDFIELD M, BLACK HC, BILL J, SRIGHONSE S, PIZUTTI W. The consequences of administering blood pretested for HBsAg by third generation techniques: A progress report. Am J Med Sci 1975; 270: 335-42.        [ Links ]

9. CHOO QL, KUO G, WEINER AG, OVERBY LR, BRADLEY DW, HOUGHTON M. Isolation of a cDNA clone derived from blood-borne non-A, non-B viral hepatitis genome. Science 1989; 244: 359-62.        [ Links ]

10. TERRAULT NA, WRIGHT TL. "Viral hepatitis A through G", en Sleisinger &: Fordtran’s. Gastrotointestinal and liver disease 6ª Ed. 1998; 1123-69.        [ Links ]

11. KANE M, BRADLEY D, SHRESTHA SM, MAYNARD JE, COOK EH, MISHRA RP, JPSHI DD. Epidemic non A non B hepatitis in Nepal. Recovery of a possible etiologic agent and transmission studies in marmosets. JAMA 1984; 252: 3140-5.        [ Links ]

12. REYES G, PURDY M, KIM J, LUK K-C, YOUNG LM, FRY KE, BRADLEY DW. Isolation of a cDNA from the virus responsible for enterically transmitted non A non B hepatitis. Science 1990; 247: 1335-9.        [ Links ]

13. SIMONS JN, LEARY TP, DAWSON GJ, PILOT-MATIAS TJ, MUERHOFF AS, SCHLAUDER GG ET AL. Isolation of novel Virus-like sequences associated with human hepatitis. Nat Med 1995; 1: 564-9.        [ Links ]

14. LINNEN J, ZHONG-ZECK ZY, FRY KE, KRAWCZYNSKI KS, ALTER HJ ET AL. Molecular cloning and disease association of hepatitis G virus: a transfusion-transmissible agent. Science 1996; 271: 505-8.        [ Links ]

15. TANAKA E, ALTER HJ, NAKATSUJI Y, SHIH JW, KIM JP, MATSUMOTO A ET AL. Effect of hepatitis G virus infection on Chronic hepatitis C. Ann Int Med 1996; 125: 740-3.        [ Links ]

16. NISHIZAWA T, OKAMOTO H, KONOSHI K, YOSHIZAWA H, MIYAKAWA Y, MAYUMI M. A novel DNA Virus (TTV), associated with elevated transaminase levels in post tranfussion hepatitis of unknown etiology. Biochem Biophys Res Commun 1997; 241: 92-7.        [ Links ]

17. CHARLTON M, ADJEL P, POTERUCHA J, ZEIN N, MOORE B, THERNAU T ET AL. TT virus infection in North American blood donors, patients in fulminant hepatic failure and cryptogenic cirrhosis. Hepatology 1998; 28: 839-42.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons