SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número40O tratamento dado à cannabis pela imprensa espanholaA relação entre a visualização e a avaliação do anúncio. Uma análise estrutural da publicidade não paga no YouTube índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Cuadernos.info

versão impressa ISSN 0719-3661versão On-line ISSN 0719-367X

Cuad.inf.  no.40 Santiago jun. 2017

http://dx.doi.org/10.7764/cdi.40.1009 

TEMAS GENERALES

¿Periodismo deportivo pasivo o proactivo? La cobertura del FIFAGate en la prensa deportiva de México y España

Passive or pro-active Sports journalism? The coverage of FIFAGate in the sports press in Mexico and Spain

Jornalismo esportivo proativo ou passivo? A cobertura do FIFAGate na imprensa de México e Espanha

Mireya Márquez-RamírezA  , José Luis Rojas TorrijosB 

A Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Ciudad de México, México. (mireya.marquez@ibero.mx).

B Universidad de Sevilla, Sevilla, España. (jlrojas@us.es).

RESUMEN:

El artículo analiza formatos, técnicas de reporteo y uso de fuentes para medir “proactividad” en la cobertura del escán dalo conocido como FIFAGate en cuatro diarios: Reforma y Récord, de México, y El País y Marca, de España. Se examina qué actores, ángulos y confederaciones de fútbol recibieron mayor cobertura; los indicadores de proactividad por tipo de diario (especialista o de referencia) y por país (México y España), y se determina cuál de estas dos variables propicia la presencia de proactividad. Se concluye que hubo escasa investigación, aunque El País presenta los mayores índices de proactividad en su cobertura.

Palabras clave: periodismo deportivo; periodismo de investigación; periodismo de calidad; análisis de contenido; FIFAGate

ABSTRACT:

This article analyses formats, reporting techniques and the use of sources to measure proactive journalism in the coverage of the corruption scandal known as FIFAGate in four major newspapers: Reforma and Récord from Mexico, and El País and Marca from Spain. The study examines the actors, angles and football confederations that received the most media coverage, the indicators of ‘proactivity’ per media type (specialist vs. reference) and per country (Mexico vs. Spain), and the variable with the highest impact in proactivity. It concludes that investigative journalism was overall scarce, although El País scored the highest standards of proactivity in the coverage.

Keywords: sports journalism; investigative journalism; quality journalism; content analysis; FIFAGate

RESUMO:

Este artigo analisa formatos, técnicas de comunicação e uso de fontes para medir a “proatividade” na cobertura do escân dalo conhecido como FIFAGate em qua tro jornais: Reforma e Record, do México, e El País e Marca, da Espanha. O traba lho analisa quais atores, ângulos e con federações de futebol receberam maior cobertura, indicadores de proatividade de acordo com o tipo de jornal (especia lizado ou de referência) e país (México e Espanha) e determina qual dessas duas variáveis leva à presença de proatividade. Conclui-se que havia pouca investiga ção jornalística, embora o El País tenha apresentado as maiores taxas de proati- vidade em sua cobertura.

Palavras-chave: jornalismo esportivo; jornalismo investigativo; jornalismo de qualidade; análise de conteúdo; FIFAGate

INTRODUCCIÓN

Con frecuencia se atribuye al periodismo deportivo la misión de entretener e informar sobre diversas jus tas deportivas, las que resultan atractivas a un público ávido de tales contenidos. Se trata de una actividad altamente rentable que, según la literatura académica, se encuentra entre los márgenes del infoentretenimiento y del periodismo (Rowe, 2007; Sugden & Tomlinson, 2007). Como resultado, los cánones y valores profe sionales del periodismo deportivo son menos claros y consensuados que los de otros campos de especiali dad, como el periodismo político, por ejemplo, del que se espera -como parte de sus funciones democráti cas- el cuestionamiento y la vigilancia constante a los actores en el poder, particularmente en la comisión de delitos y actos de corrupción. El periodista deportivo o bien omite asumir tales estándares como parte de sus funciones, o está “pobremente preparado” para llevar a cabo las tareas más difíciles asociadas con el “cuarto poder”, tales como la investigación (Rowe, 2016, p. 11; véase también Boyle, 2006; Rowe, 2005). Así, la prensa deportiva rara vez está llamada a ejercer los estándares periodísticos tradicionales (Surface, 1972, en Salwen & Garrison, 1998, p. 88).

De ahí que la interrogante sea, ¿cómo reaccionó el periodismo deportivo al tener ante sí uno de los casos de corrupción corporativa más grandes de la historia, como es el del llamado FIFAGate? En aras de la trans parencia, la justicia y la rendición de cuentas, ¿se dio a la tarea el periodismo deportivo de México y España de investigar a los personajes en el poder y de seguir activamente los tentáculos locales de un escándalo de dimensiones globales? Para responder esas interrogan tes, este artículo compara la cobertura informativa de los escándalos de corrupción en el fútbol conocidos como FIFAGate en dos diarios españoles y dos mexica nos. Se ha seleccionado a México y España por cuatro razones fundamentales: 1) la importancia y liderazgo de ambos países en sus respectivas confederaciones de fútbol, por sus mercados altamente redituables, la competitividad de sus Ligas de fútbol y el liderazgo de sus selecciones nacionales en los torneos regionales; 2) la coyuntura de señalamientos de corrupción que invo lucran tanto a ejecutivos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), como de la Confederación de Fútbol de América del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), a la que pertenece la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), y de la Unión Europea de Federaciones de Fútbol (UEFA), a la que está adscrita la Real Federación Española de Fútbol (RFEF); 3) el posible involucramiento en actos de corrupción por parte de ejecutivos de las federaciones de ambos paí ses; y 4) la disponibilidad de recursos y acceso que solo se nos facilita en dichos países.

Para llevar a cabo la investigación, realizamos un análisis de contenido destinado a medir el uso de téc nicas de reporterismo y de fuentes; y, por otro lado, tomamos en consideración la presencia o ausencia de doce indicadores de lo que aquí llamaremos perio dismo proactivo. Éste implica la intención e iniciativa del periodista en cuanto a indagar, a través del análisis de documentos y la investigación, en algo que pare cería un tema concluido; y ello a diferencia del perio dismo reactivo, que se limita a dar cuenta de lo ocurrido (Lamble, 2011, p. 21). Seleccionamos tanto secciones deportivas de diarios de referencia como diarios neta mente especialistas en Deportes, comúnmente de for mato tabloide. Para España, los diarios analizados son El País y Marca, mientras que para México son Reforma y Récord. Se analizó una muestra de artículos temáticos (N=467) publicados entre el 1 de mayo y el 31 de octu bre de 2015, durante la primera etapa del FIFAGate.

En función de la literatura académica sobre perio dismo de calidad (Gómez Mompart, 2013; Pellegrini & Mujica, 2006; Pellegrini, Puente, Porath, Mujica & Grassau, 2011; Programa Prensa y Democracia [PRENDE], 2007; De la Torre & Téramo, 2015), los indicadores que proponemos como periodismo proac tivo son los siguientes: 1) Se usan y citan fuentes documentales; 2) Se usan y citan fuentes expertas o líderes de opinión; 3) Hay provisión de datos duros y evidencia; 4) El ítem es el resultado de periodismo de investigación; 5) Provisión de información de contexto e historización; 6) Hay interpretación o explicación por parte del periodista; 7) Se reporta ampliamente una investigación externa; 8) Hay balance de uso de fuentes; 9) El género del artículo es reportaje; 10) La extensión del ítem es larga o mediana; 11) El ítem tiene autor identificado; 12) Hay compilación y documentación.

El objetivo de nuestro estudio es determinar si hubo una activa indagación ante los escándalos de corrupción ocurridos y si se dio seguimiento a posi bles complicidades o actos de corrupción a nivel local en México o España, dado que sus dirigentes naciona les fueron señalados por su posible involucramiento. En particular se busca corroborar si en los diarios de referencia seleccionados -El País y Reforma-, con una mayor tradición de periodismo de investigación, existen mejores técnicas de reporteo y de proactivi dad respecto de los diarios netamente deportivos, que pudieran considerarse más especialistas e interesados en el tema pero desde el sensacionalismo y el infoentretenimiento. Asimismo, buscamos determinar si hay diferencias sustanciales entre el periodismo deportivo que se ejerce en ambos países -México y España- que pudiera revelar diferencias o similitudes entre sus culturas periodísticas.

EL ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN EN LAS ESTRUCTURAS INSTITUCIONALES DEL FÚTBOL ASOCIADO

El denominado FIFAGate está considerado el mayor escándalo de la historia del fútbol (Bayle, 2015). Se hizo público en mayo de 2015, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó la detención de siete directivos de la FIFA en un hotel de Zúrich (Suiza). Desde entonces han sido acusadas y detenidas más de treinta personas con cargos relevantes dentro del órgano rector del fútbol mundial y sus confederaciones, muy especialmente de la Concacaf y la Confede ración Sudamericana de Fútbol (Conmebol), a las que pertenecía la mayor parte de los implicados (The New York Times, 2015). Los cargos presentados fueron por delitos de fraude, soborno y lavado de dinero en rela ción con la atribución de derechos de televisión, mar keting y patrocinio de torneos organizados por la FIFA, y adjudicación de sedes de campeonatos. Los sobornos ascendieron a 150 millones de dólares y se produjeron desde 1990, según la investigación.

En junio de 2015, las dimensiones del escándalo obligaron a Joseph Blatter a presentar su renuncia como presidente de la FIFA tras diecisiete años en el cargo, y días después de haber sido reelegido. En septiembre, la justicia suiza anunció la apertura de un procedimiento penal contra Blatter por sospecha de gestión desleal, abuso de confianza y, concretamente, por un pago sos pechoso de 1,8 millones de euros a Michel Platini, por entonces presidente de la de UEFA. Ambos serían sus pendidos por ocho años de cualquier actividad rela cionada con el fútbol.

En medio de esta coyuntura de señalamientos de corrupción no ha habido, hasta ahora, ningún ejecu tivo mexicano o español. Esto pese a que en junio de 2015 algunos reportes noticiosos, particularmente de medios digitales, publicaban el rumor de que los federativos mexicanos Justino Compeán y Decio de María también podrían estar siendo investigados por el FBI (Monforte, 2015). El primero de ellos presentó su renuncia como máximo dirigente de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) por esos días, alegando “motivos personales”, y fue sustituido por el segundo, que ya había ocupado otros cargos directivos con ante rioridad (Peña, 2015). Tales movimientos fueron vistos con suspicacia por varios comentaristas deportivos, pero no hay hasta ahora seguimientos concretos de casos de corrupción en la FMF por parte de los medios. Y si bien los propios directivos se han defendido de posibles acusaciones al argumentar que la cesión de derechos de televisión ocurre directamente con las televisoras y no a través de intermediarios (ESPN, 2016), se alude al posible amaño de un partido de México vs. Trinidad y Tobago en las eliminatorias de la selección mexicana de fútbol rumbo al Mundial de Alemania 2006.

Por su parte, en la Real Federación Española de Fút bol (RFEF), su presidente, José María Villar, ocupó de forma interina la presidencia del Comité Ejecutivo de la UEFA tras la suspensión de Platini, y su figura ha sido señalada por medios internacionales directa o indirectamente. Por un lado, The Daily Mail publicó que la candidatura del Mundial Qatar 2022 invirtió más de 200 millones de euros en ganarse el favor de España a través de Villar para conseguir el patroci nio de Qatar Airways para el F.C. Barcelona (Harris, 2015); por otra parte, el expresidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo, apunta al hijo del presidente de la RFEF, Gorka Villar, como figura principal en una pre sunta extorsión a los clubes uruguayos que denuncia ron la venta a la baja de los derechos audiovisuales de la Copa Libertadores.

En todo caso, como apunta Bayle (2015), con gran des sumas de dinero a su disposición, FIFA ha sido capaz de distribuir entre 2011 y 2014 más de mil millones de dólares a las federaciones nacionales para diversos proyectos, asignaciones que se encuentran envueltas en una gran opacidad, pero que, creemos, habrían podido ser el punto de partida para posibles investigaciones periodísticas a nivel local. La gobernanza errática y opaca de la FIFA, sus estructuras internas, y las confederaciones de fútbol, han sido un tema recurrente a lo largo de los años (Pielke, 2013; Tomlinson, 2014). Si bien ha habido investigaciones periodísticas que dan cuenta de la maraña de com plicidades locales, nacionales, regionales y globales (Blake & Calvert, 2015; Jennings, 2011, 2014, 2015), estas parecen no estar animando a más investigacio nes locales en los periodismos de México y España, dos países con mercados altamente redituables en sus respectivas confederaciones.

LA INVESTIGACIÓN Y LA CALIDAD EN EL PERIODISMO DEPORTIVO

En los últimos años han proliferado las investigacio nes y trabajos sobre periodismo deportivo. Por un lado, figuran las obras colectivas que aúnan voces académi cas y dirigen la atención a las diversas formas en que el deporte se comunica en la actualidad respecto de sus implicaciones políticas, sociales, culturales y educati vas (Billings, Butterworth & Turman, 2014; Pedersen, 2013). Por otra parte, sobresalen estudios que se centran en aspectos que definen esta área de especialización, entre ellos las temáticas, géneros periodísticos o estilo y lenguaje (Alcoba, 2005; Andrews, 2013; Boyle, 2006; Gisondi, 2011; Marrero-Rivera, 2011; Rojas Torrijos, 2011; Steen, 2015). La importancia creciente de los acontecimientos deportivos y su impacto en un con texto de globalización cultural y económica cada vez mayor también han sido reconocidos en diversos estu dios (Tomlinson & Young, 2006, p. 3), si bien han con ducido también a reflexiones sobre las consecuencias que la espectacularización puede tener en la calidad de este periodismo. La información deportiva suele quedar supeditada al entretenimiento, dando cabida a elementos provenientes de la industria del espectá culo ajenos al periodismo y derivando hacia una pro gresiva trivialización de los contenidos y una pérdida de calidad (Rojas, 2016).

La preocupación por la consecución de unos están dares encaminados a un periodismo deportivo de cali dad ha propiciado también una mayor concienciación profesional, que se ha visto reflejada en la publica ción de manuales de estilo (Mundo Deportivo en 1995 y Marca en 2012); y, en el plano académico, de tesis doctorales sobre técnicas de reporterismo, fuentes y ética profesional.

Entre estas últimas destaca la de Gómez Bueno (2013), quien argumenta que en la prensa deportiva digital española no existe una clara delimitación entre información y opinión, mientras alerta sobre el uso habitual de rumores y la “rigurosidad baja”, vinculada al escaso número de fuentes empleadas. Por su parte, Calvo (2016) señala que este periodismo tiende hacia el entretenimiento, contiene un número considerable de elementos sensacionalistas, aplica una jerarquización inapropiada minusvalorando la trascendencia de acontecimientos, y adolece de disfunciones propias de una prensa de baja calidad.

En México, la literatura sobre las culturas y prácticas de periodismo deportivo ha sido más bien escasa. Los más recientes estudios indican que la prensa deportiva mexicana rara vez recurre a los reportajes en sus cober turas de eventos especiales, y que menos del 5% tiene investigación propia (González Maclas, 2015); apuntan al mismo tiempo a la improvisación y a unas rutinas periodísticas tendientes a la pasividad y a la cober tura de eventos agendados, con el resultado de escasa diversidad de contenidos (Colin Vaughan, 2013). Estas serían condiciones que afectan y limitan el periodismo deportivo de calidad, y particularmente al periodismo de investigación en el ámbito deportivo. En todo caso, la prensa deportiva en general suele ser pasiva al solo cubrir eventos ya previstos y no a temas de investiga ción propia, suele enfocarse en gestas y resultados, y tiende a publicar noticias que carecen de fuentes, como muestra el estudio que se hizo en Estados Unidos al respecto (Project for Excellence in Journalism, 2005).

Por otra parte, el tema de la corrupción, tal y como asegura Numerato (2009), “continúa en los márgenes de la investigación entre los medios y el deporte” (p. 262). En algunos casos, escándalos en el deporte tam bién han llamado a una función de mayor escrutinio por parte de los periodistas en otras regiones. Como señalan Reinardy y Wanta (2009, p. 6), hace tiempo que los periodistas deportivos, al menos en su país, Estados Unidos, han dejado de limitarse a actuar como cheerleaders de los equipos locales que suelen cubrir, ya que la aparición de escándalos asociados a la práctica deportiva y relacionados con la corrupción, el dopaje o la violencia, ha hecho que los medios hayan incre mentado su labor de escrutinio diario a clubes, fede raciones y otros organismos deportivos.

Sin embargo, esto no parece ser la regla respecto de la cobertura de los órganos de gobernanza del fútbol asociado. No solo la estructura económica del fútbol per mite que la corrupción se naturalice, desde el momento en que ciertos dueños de equipos de fútbol también son magnates del entretenimiento (Giulianotti, 1999), sino que además este tema aparece muy marginalmente en las coberturas deportivas en general (Schultz-Jorgensen, 2005). Justo respecto del FIFAGate,Rowe (2016) observa que el escándalo alcanzó un gran nivel de cobertura mediática en todo el mundo, pero pocos periodistas mostraron un conocimiento profundo de cómo funciona la FIFA, por lo que la prensa tendió a narrativizar el escándalo a partir de la figura casi “cómica” de su líder, Joseph Blatter, lo que en parte explicaría algunos de los resultados a presentar en este artículo. Como explica el autor, esta cobertura fue por momentos entretenida, pero solo sirvió para “enfatizar la falla sustancial de la mayor parte de los medios noticiosos, y especialmente del periodismo deportivo, de tratar seriamente con la política institucional del deporte” (Rowe, 2016, p. 1).

PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN E HIPÓTESIS

El presente estudio tiene como objetivo comprobar si los medios de comunicación en cuestión investigaron los tentáculos locales de un escándalo de dimensión global o si, por el contrario, tal como presumimos, solo cubrie ron este asunto de una forma más bien pasiva y acrítica. Concretamente, analizamos si en los periódicos que conforman la muestra de esta investigación estuvieron presentes los doce indicadores de periodismo proactivo, que evalúan técnica de reporteo, uso de fuentes y carac terísticas de la información. También buscamos saber si es posible, a partir de estos resultados, caracterizar una cultura periodística deportiva a nivel nacional, en donde los diarios de un mismo país serían afines entre sí respecto de sus contrapartes, o si más bien la afinidad en cuanto a proactividad obedecería a la orientación del diario, más allá del país del que se trate.

Para tales efectos, las preguntas de investigación planteadas son las siguientes:

P1. ¿A qué actores o instituciones involucrados en el FIFAGate se les dio mayor cobertura en los cuatro diarios seleccionados?

P2. ¿Cómo varió la presencia del periodismo proactivo en los cuatro diarios seleccionados, tanto de manera total como por cada indicador de proactividad durante la cobertura del FIFAGate?

P3. ¿Qué dimensión explica mejor las diferencias en la presencia del periodismo proactivo: el tipo de medio (serio vs. tabloide) o el país (México vs. España) del que se trata?

La hipótesis que nos hemos planteado son las siguientes:

H1. Los diarios se centraron en el escándalo de FIFA y en el proceso sucesorio de Joseph Blatter, más que en el seguimiento de las pesquisas en sus confederaciones y federaciones.

H2. Los diarios de referencia El País y Reforma tenderán a ser más proactivos en su cobertura del FIFAGate, mientras que los especialistas Marca y Récord, más pasivos.

H3. El nivel de proactividad en la cobertura del FIFAGate está más asociado a la orientación y tipo del diario (tabloides vs. referencia) que a la del país del que se trate.

METODOLOGÍA

Para este ejercicio se seleccionaron dos diarios de cada país que fueran líderes en el mercado en su segmento, los cuales fueron sometidos a la téc nica de investigación conocida como análisis de contenido, entendido como el análisis de los men sajes manifiestos y latentes de un cuerpo de comu nicados (Krippendorff, 2013). Mediante el análisis de contenido se puede reconstruir la arquitectura, la estructura, los componentes básicos y el funcio namiento de los mensajes de los medios (Igartua & Humanes, 2004).

SELECCIÓN DE LA MUESTRA

Para el caso mexicano, elegimos como repre sentante de diario de referencia a Reforma, medio fundado en 1993 que, según los expertos, no solo revolucionó el periodismo mexicano por su modelo de negocio independiente del poder político, su diseño y contenido y los estándares profesionales y éticos de su sala de redacción, sino que además impulsó el periodismo de investigación (Hughes, 2009; Lawson, 2002). Récord, por su parte, es un tabloide que vio la luz en 2002 y modernizó el perio dismo deportivo en su diseño, formato, color, tipo de papel, y al contratar en sus inicios a jóvenes egresa dos universitarios. Se considera uno de los de mayor circulación en México.

En España, El País, fundado en 1976, mostró el camino de una nueva forma de hacer periodismo impreso, apostando por un modelo de periódico de calidad y europeísta, que fundamentó sus señas de identidad en una maquetación innovadora y en la elaboración del primer libro de estilo -así lla mado- de la prensa española (Seoane & Sueiro, 2004). Desde su nacimiento ha sido considerado un gran diario de referencia dentro y fuera de España; concretamente, su sección Deportes creó escuela y un estilo literario de crónicas deportivas que luego sería imitado en otros medios. Por su parte, Marca es el diario especializado en Deportes más leído en España y se ha caracterizado en los últimos años por una apuesta renovada de contenidos visuales y textuales.

UNIDAD DE ANÁLISIS

Nuestras unidades de análisis (ítems) fueron las notas informativas publicadas en las ediciones impresas de los cuatro diarios en cuestión entre el 1 de mayo y el 31 de octubre de 2015, ubicadas mediante búsquedas que contenían palabras clave como fútbol, corrupción, escándalo o FIFAGate. Para no sesgar los resultados solo respecto de FIFA, se repitieron todas las búsque das usando en combinación siglas y nombres de con federaciones y federaciones nacionales. Los artículos periodísticos fueron buscados en formato digitalizado en bases de datos de una empresa privada de monitoreo de medios en México (Eficiencia Informativa), y en la hemeroteca digital de los diarios españoles. El corpus final de artículos fue de N=467, luego de un proceso de depuración para identificar duplicados, o ítems margi nalmente relacionados con el tema. Se descartaron de la muestra columnas y artículos de opinión, cartones, o foto-notas que no estuvieran acompañados por un texto. Si bien el episodio de los escándalos de FIFA se prolongó hasta enero de 2016, fecha en que se produjo el despido del hasta entonces secretario general, Jérôme Valcke, fue durante el verano y otoño de 2015 cuando se suscitaron los principales acontecimientos y se con centró el mayor número de artículos. La distribución de la muestra es como sigue: el diario Récord conformó el 29,8% de la muestra, con 139 artículos; Reforma, el 33,8% de la muestra, con 158 artículos; Marca, 20,1% de la muestra, con 158 artículos; y El País, 16,3% de la muestra, con 76 artículos.

El equipo estuvo constituido por dos investigadores titulares y cuatro asistentes de investigación, a quie nes se entrenó en la utilización de un instrumento de codificación, el cual contó con un manual explicativo de cada variable y una ficha abreviada de codificación. El índice de interjueces Krippendorff fue de α, 721 para la primera pareja de codificadores y de α, 743 para la segunda. Los datos se analizaron por medio del paquete de análisis estadístico SPSS.

INSTRUMENTO DE MEDICIÓN

El instrumento se diseñó a través de un manual de codificación que midió 65 variables o indicadores respecto de datos de identificación del ítem, aspectos del formato, la cobertura, uso de fuentes y prácticas de reporteo. Si bien todos los ítems del instrumento están diseñados para medir ciertas dimensiones de la cobertura noticiosa al FIFAGate, para este artículo solo nos enfocamos en doce variables relacionadas al periodismo “proactivo”. Cada una de ellas medía la presencia de un indicador en escala dicotómica (1=Sí Hay, 0=No Hay). Para determinar cuáles y cuán tos eran los indicadores de proactividad, se hicieron varias rondas de prueba de fiabilidad y consistencia interna, encontrando el índice más alto en 12 de 16 posibles variables (Alfa de Cronsbach de α= ,699), un valor más que alto para estudios exploratorios como este (Huh, Delorme & Reid, 2006). Los indicadores resultantes de periodismo proactivo fueron: 1) Hay uso de fuentes documentales, 2) Hay uso de expertos, 3) Hay datos duros y evidencia, 4) Hay periodismo de investigación, 5) Hay información de contexto, 6) Hay interpretación o explicación, 7) Hay cober tura de investigación externa, 8) Hay balance de uso de fuentes, 9) El género periodístico es reportaje, 10) La extensión del ítem es mediana/larga, 11) Hay autor propio identificado o combinación de autor y agencia, 12) Hay recopilación de datos o investiga ción propia. En un segundo paso, para poder correr pruebas de análisis de varianza, procedimos a con vertir las doce variables individuales de naturaleza dicotómica (categórica) en una única variable (índice) de tipo intervalo para cuantificar la “proactividad”, y obtener una escala de 1 (menor nivel de proactivi dad) a 12 (mayor nivel de proactividad). Se diseñó y utilizó una matriz de codificación en hoja de cálculo Excel para cada codificador, y después se agregaron y analizaron los resultados en el paquete de proce samiento estadístico SPSS.

RESULTADOS Y HALLAZGOS

Para responder las preguntas de investigación sobre cómo varió el uso de fuentes y práctica de reporteo entre los cuatro diarios seleccionados, y qué dimensiones -tipo de medio o país- explican mejor la varianza, hicimos un primer acercamiento descriptivo a algu nos indicadores de forma y contenido que nos per miten notar diferencias y matices en la cobertura de los cuatro diarios. En la primera parte presentaremos los resultados sobre cómo jerarquizaron los distintos diarios la información en cuestión, y los actores e ins tituciones a los que se dio énfasis. Luego, procedere mos a mostrar el porcentaje de notas con presencia de periodismo proactivo (mediante 12 indicadores) en cada diario. Finalmente, compararemos los prome dios, coeficientes de significación y análisis de varianza (ANOVA) para determinar cuál de las variables -país o tipo de medio- tuvo mayor poder de explicación de la varianza entre resultados.

JERARQUIZACIÓN, TEMÁTICA Y ÉNFASIS

Para contestar la primera pregunta de investigación tenemos los siguientes resultados. En general, la FIFA, con más del 70% de las notas de la muestra, fue la ins titución que copó más noticias en los cuatro diarios. Comparativamente, UEFA (6%) y Concacaf (3,9%) obtuvieron un interés muy menor como foco central de los artículos. Respecto de la FMF, esta fue foco solo del 2,4% de la muestra, mientras que la RFEF lo fue en un 2,1%. Es decir, las federaciones nacionales de ambos países no fueron ni actor ni objeto de escrutinio de los diarios analizados, que prefirieron volcar la atención en otras federaciones en vez de lo que pudiera estar pasando en su país. Hay ligeras variaciones por dia rio: a la Concacaf, por ejemplo, en promedio, Reforma, Récord y Marca la tuvieron como foco principal solo en 4,3% de sus notas, y El País solo en el 1,3%. En cambio, la UEFA fue el foco principal de 7,9% de notas de El País y del 11,7% de las notas de Marca. En los diarios mexicanos fue en promedio del 3,7%. También cabe destacar que, de los cuatro diarios, El País es el que tuvo hasta un 10% menos de notas enfocadas en la FIFA (63,2%), aun siendo la institución que más enfatizó.

En cuanto a actores específicos en quienes se enfocó la información, Joseph Blatter copó el 32,5% de los artículos de la muestra; Jack Warner, de Concacaf, el 5,6%; y Michel Platini, el 9,9%. Cabe destacar que los diarios “serios” apuntaron menos al ex dirigente suizo que sus contrapartes tabloides, siendo Marca el diario con más notas centradas en este personaje (42,6%).

Además, cabe señalar que aunque la temática principal de cada nota giró en torno a la FIFA, salvo la RFEF, el resto de las instituciones fueron citadas significativamente menos. Por ejemplo, en total, el 45,2% de toda la muestra incluyó citas o referencias de alguna fuente de la FIFA -funcionarios, boletines, etcétera-, el 15,8% de la UEFA, el 7,5% de Concacaf y solamente el 1,7% de los ítems analizados tiene alguna fuente proveniente de la Federación Mexicana de Fútbol, lo que implica que no fue sujeto de interés. Para el caso de las fuentes de la Real Federación Española de Fútbol, el 5,4% de los ítems incluye alguna fuente de esa institución.

En el gráfico 1 podemos observar que definitiva mente el tema que acaparó la atención de los cuatro diarios y el mayor número de notas fue el proceso sucesorio y las renuncias en los distintos organismos futbolísticos, con un 28,9% del total de la muestra; le siguen los procesos judiciales de los implicados (19,3%), sobornos y compra de votos para sedes mundialistas (17,6%) y, finalmente, corrupción, evasión fiscal y lavado de dinero (12,2%), asunto que pudo haber des atado más seguimiento por parte de los diarios, dada la preponderancia de España y México en sus respec tivas confederaciones.

Gráfico 1 Temática principal (% de artículos) 

Sin embargo, hay variación de seguimiento de deter minado tema entre los distintos diarios. Vemos que Marca es el menos interesado en el tema de la corrup ción y evasión fiscal (con 4,3%), mientras que El País se enfocó casi cinco veces más en estos casos (19,7%). En México, el diario serio Reforma (14,6%) también se enfocó más que su contraparte tabloide Récord (10,8%) en el asunto de la corrupción. Pero si se compara, en cambio, por tipo de medio, Reforma se interesó menos en el asunto que El País, y Récord más que Marca.

Otros temas también fueron relevantes en distinta intensidad. Para los procesos sucesorios, los españo les fueron los que más lo cubrieron (Marca, 42,6%; El País, 30,3%), mientras que los diarios mexicanos se interesaron más en procesos judiciales y penales (Récord, 25,9%). Los diarios mexicanos, especialmente Reforma (9,5%), también se interesaron más que sus contrapartes españoles en dos temas: la transparencia y las reformas a las estructuras de fútbol, y los amaños de partidos (también 9,5% para Reforma). En cambio, para el tema de los sobornos y compra de votos para las sedes mundialistas, fueron los diarios tabloides en ambos países los que estuvieron cinco o seis puntos porcentuales por encima de sus contrapartes serios.

El único tema donde las diferencias y similitudes no son entre país o medio es en el de derechos de televisión, pues ni Récord (tabloide) ni El País (serio) publicaron una sola nota enfatizando ese aspecto en particular, mientras que Marca fue el que más lo hizo, con 5,3% de sus notas, y en el caso de Reforma, con 3,2%. Cabe señalar que los derechos de televisión debían consti tuir un tema importante en México debido a la alta concentración que impera en el país, con dos consor cios, Televisa y TV Azteca, acaparando el mercado de la TV abierta. La influencia indebida que tienen las televisoras en la liga mexicana de fútbol y la Selección Nacional durante las transmisiones de campeonatos internacionales ha sido un tema de creciente crítica, que pudo haber alentado a los periodistas mexicanos a indagar posibles actos indebidos durante los últimos Mundiales. Como vemos, nuestra primera hipótesis ha quedado comprobada: los diarios en general se cen traron en Jospeh Blatter y su proceso de sucesión, más que en las posibilidades de indagación de corrupción a nivel local.

USO DE FUENTES Y PRÁCTICAS DE REPORTEO: EL PERIODISMO PROACTIVO

La segunda parte de nuestro estudio busca comparativamente los indicadores de buen periodismo -o proactividad- en la prensa deportiva española y mexicana durante la cobertura del FIFAGate. Además de uso de fuentes variadas y técnicas de reporteo activas, asumimos que un uso mayor y más variado de fuentes reflejaría también periodismo de investigación y seguimiento profundo al tema de los escándalos. La indagación en el contexto, la recopilación de datos y los métodos de reporteo -a diferencia de boletines o comunicados- implican que los medios están empe ñados activamente en la búsqueda de pistas.

Fuentes por diario

Un primer dato es que el promedio de fuentes por nota no fue de -al menos- dos. Si bien el promedio total de la muestra es de M=1,51 (DE=1,13), hubo una variación significativa entre diarios, siendo los diarios tabloides los que menos fuentes usan en promedio, pero también los diarios mexicanos respecto a su contra parte. Récord tuvo un promedio de M=1,20 (DE=,69) fuentes respecto de Marca, con M=1,43 (DE=1,31); mientras que Reforma obtuvo un promedio de M=1,68 (DE=1,1) fuentes por nota y El País obtuvo el más alto con un promedio de M=1,86 (DE=1,13) fuentes por nota. Este primer resultado puede indicar, para el caso mexicano, una tendencia a preferir la fragmentación de la información en varias notas separadas publica das en una misma página, que la recopilación y contrastación en un solo artículo. Esto se respalda con el hecho de que los periódicos mexicanos cuentan con mayor número de ítems en la muestra, mientras El País es el que menos tiene (sus notas suelen ser más exten sas). Podemos inferir de este hallazgo que los diarios mexicanos privilegian más la cantidad de notas con una sola fuente que la redacción de pocas bien docu mentadas y elaboradas.

El periodismo proactivo por diario por indicador

En comparación de los demás diarios, El País se alzó como el diario con mayor proactividad de los cuatro. Fue el primero en artículos con presencia de los indi cadores Explicación o interpretación de los hechos (34,2%), Contexto (82,9%), Extensión larga o mediana (43,4%), Autor identificado (85%), Balance de fuentes (43,4%), Compilación y documentación (21,1%), Repor tajes (25%), y finalmente, la variable que más interesa: Periodismo de investigación (11,8%).

El tabloide español Marca punteó en solo un indi cador de entre los diarios analizados, uso de expertos (19,1%), que es de los indicadores con más baja pre sencia en todos los diarios (solo el 7% de los artículos); pero a su vez fue el diario más bajo de todos en Uso de evidencia y datos duros (25,5%), Uso de contexto (17%) e Investigación externa (6,4%).

En cuanto a la prensa mexicana, Reforma punteó en Uso de fuentes documentales (32,9%), y en Uso de evidencia y datos duros (63,9%); sin embargo, fue el más bajo de todos en el indicador Autor identificado (36,7%). Finalmente, el tabloide mexicano Récord no quedó primero en ningún indicador y resultó ser el más bajo en varios más: Uso de fuentes documentales (4,3%), Uso de fuentes expertos (2,2%), Explicación del periodista (12,9%), Artículos extensos y semiextensos (18,7%), Balance de fuentes (15,8%), Compilación y documentación (2,9%); por último, sus reportajes solo alcanzaron el 1,4% de sus publicaciones en la materia, y no tuvo ningún artículo producto de periodismo de investigación. Comparativamente, los diarios de refe rencia resultaron más proactivos que sus contrapartes tabloides, pero con grandes diferencias: los españoles resultaron mejor parados que los mexicanos, con lo que parcialmente se confirma la segunda hipótesis.

La prensa deportiva: indicadores de proactividad

Si consideramos el total de los artículos en con junto, los indicadores más altos en todos los diarios son, por este orden, Contexto (presente en 64% de la muestra), Identificación del autor (59,5%), Uso de evi dencia y datos duros (57,9%) y Publicación de notas extensas (31,3%). Los indicadores más bajos son Uso de fuentes expertas (7,1%), Reportajes (6,2%) y Perio dismo de investigación, con solo el 3,6% del total. Sin embargo, un dato trascendental para el estudio es que de los artículos que fueron producto de investigación propia, más de la mitad fueron sobre la FIFA y Joseph Blatter y ninguna tuvo como foco principal a la FMF o RFEF. De hecho, en ningún artículo de investigación se citó a ningún funcionario mexicano, y solo en cua tro artículos se citó a algún funcionario español. Es decir, no hubo investigación sobre los posibles casos de corrupción de funcionarios mexicanos y españoles, sino más bien sobre la FIFA en general. Estos hallazgos pudieran indicar que incluso en el escaso porcentaje de periodismo de investigación encontrado, la inicia tiva pudo no haber sido del periodista, sino la contri bución que hicieron al tema agencias de noticias y la propia investigación judicial, aun si los 17 artículos calificados como “periodismo de investigación” están firmados por un periodista.

LA VARIABLE EXPLICATIVA: PAÍS O TIPO DE MEDIO

Para contestar nuestra tercera pregunta de investigación y saber qué factor -tipo de medio o país-explica mejor los resultados obtenidos para cada indicador de proactividad, hicimos la prueba de significación del Chi-cuadrado (χ2) requerido con el uso variables categóricas, donde nuestras variables dependientes fueron cada uno de los doce indicadores de proactividad, y las dos variables independientes fueron el tipo de medio (de referencia vs. tabloide) y el país (México vs. España). Posteriormente, por medio del cálculo del coeficiente de contingencia V de Cramer, medimos el tamaño del efecto, es decir, el porcentaje de varianza que explica la variable independiente (tipo de medio o país) respecto del indicador de proactividad (a partir de). Es decir, buscamos comprobar si los indicadores varían debido al impacto de la variable independiente (relación significativa) o si varían debido al azar.

La tabla 1 arroja los siguientes resultados para los indicadores que se explican mejor por el tipo de medio. Los dos primeros grupos de columnas muestran el porcentaje de notas que cumplieron con cada indi cador respecto del tipo de medio de que se trató (de referencia vs. tabloide). La siguiente columna presenta los resultados del Chi-cuadrado, y las dos últimas, que son las más importantes para contestar nuestra pre gunta, la significación de la relación entre variables y el tamaño del efecto (mediante el coeficiente de con tingencia V de Cramer).

Tabla 1 Relación entre el tipo de medio y los indicadores de proactividad 

Fuente: Elaboración propia.

Los resultados muestran que hay una relación sig nificativa entre el tipo de medio y seis indicadores de proactividad, especialmente en cinco de ellos: uso de documentos, evidencia, contexto, explicación y reportajes. Por el índice de V de Cramer vemos que la relación entre proactividad y tipo de medio ade más de significativa es relativamente fuerte para dos indicadores: evidencia y datos duros. Es decir, el tipo de medio del que se trata sí influye en estos indicado res, pues explica el 34% y el 28% de la varianza en estos indicadores, respectivamente. Como vimos en anteriores apartados, los diarios de referencia tienden a tener mejores resultados en estos rubros. Asimismo, el tipo de medio explica el 19% de la varianza en la presencia de explicación e interpretación en las notas, y el 15% del uso de reportajes.

Por tanto, los hallazgos revelan que el tipo de medio -en este caso, los diarios de referencia, como ya vimos en apartados anteriores- determina la profundidad de la información sobre el FIFAGate, más que la cul tura periodística del país del que se trate. Por el con trario, los diarios netamente deportivos confirman su condición de diario tabloide al cubrir los temas de forma más superficial, aun cuando técnicamente son diarios especializados.

No obstante lo anterior, hay otros indicadores que sí están más asociados con la cultura periodística de cada país que con el tipo de medio, como se observa en la tabla 2.

Tabla 2 Relación entre el país y los indicadores de proactividad 

Fuente: Elaboración propia.

Cuando hacemos la comparación por variable País, los resultados muestran que el resto de indicadores se explica mejor por la cultura periodística que por el tipo de medio, al resultar significativa la relación entre variables. Encontramos que los indicadores Uso de expertos, Hacer o publicar periodismo de investi gación, Hacer reportajes, Firmar las notas y Procurar el balance de las fuentes en las notas son significati vas respecto de el país del que se trate. Es decir, para esos indicadores, el país determina las diferencias de desempeño de proactividad. Tomando en cuenta la cultura periodística deportiva de cada país respecto de apartados anteriores, podemos concluir que el perio dismo español hace mejor las cosas en estos rubros que el mexicano. En particular, los resultados indi can que el mayor tamaño de efecto encontrado hasta ahora para cualquier variable es en Autor identifi cado. Es decir, el 43% de la variación entre notas fir madas y no firmadas sobre el FIFAGate de los diarios analizados es explicado por el país del que procede el diario: los periodistas deportivos españoles firman sus notas, mientras que los mexicanos tienden a no hacerlo. El país del que procede el diario está fuerte mente ligado con dos indicadores: con periodismo de investigación, al explicar 20% de la varianza, y la publicación de reportajes, con el 22% de la varianza, lo que indica que hay una prensa deportiva (la espa ñola) que difiere sustantivamente de su contraparte (mexicana) en hacer periodismo profundo. Nuestra tercera hipótesis, por tanto, no se comprueba a nivel de proactividad por indicador específico. La orienta ción del diario sí explica algunos rasgos de proactivi dad, pero el país, otros.

VARIANZA DEL ÍNDICE GENERAL DE PROACTIVIDAD AGREGADA POR PAÍS Y TIPO DE MEDIO

Hasta ahora hemos visto los resultados de la proac tividad respecto a cada uno de sus indicadores espe cíficos; al respecto, los resultados muestran que el país del que se trata tiene mayor poder de explicación de algunos indicadores, mientras el tipo de medio lo tiene de otros. Pero, ¿cuál de las dos variables tiene el mayor peso definitivo para el periodismo proactivo en general? Para responder esta cuestión asociada a nuestra tercera pregunta de investigación, creamos una escala agre gada (del 1 al 12) usando todos los indicadores para poder extraer el promedio de proactividad agregada y la desviación estándar, y posteriormente realizamos una prueba de análisis de varianza (ANOVA) para medir la significación y el tamaño del efecto, al tratarse de una variable de tipo intervalo.

La tabla 3 muestra los resultados generales del índice de proactividad agregada en la cobertura del FIFAGate por diario, país, tipo de medio y total. La muestra anali zada tiene, en general, un bajo índice (M=2,93) de proac tividad agregada. Es decir, en promedio, cada noticia analizada tiene menos de tres de los doce indicadores. Los resultados indican que El País es el que presenta mayor proactividad en general, con un índice medio de M=4,63 y una desviación estándar que sugiere que tuvo artículos que cumplieron con hasta siete de doce indicadores, y algunos con ninguno. Ese resultado es muy superior al obtenido en toda la muestra, lo que ilustra que el periodismo deportivo en ese diario sobre sale respecto de los demás y puede indicar que tiene su propia cultura periodística. En contraste, Reforma tuvo un índice promedio de M=3,01, apenas unas décimas arriba del tabloide español Marca, que sacó M=2,68. Definitivamente, como se había visto a nivel de indi cador individual, el mexicano Récord obtuvo el puntaje más bajo de los cuatro, con un promedio de M=2,07, es decir, solo dos puntos de doce en proactividad por nota. En conclusión, la prensa deportiva de España en general tuvo mayor proactividad que la de México por casi un punto de diferencia, y los diarios de referencia tienen más de un punto de proactividad que los tabloi des especializados.

Tabla 3 Índice de proactividad en la prensa deportiva de México y España 

Fuente: Elaboración propia.

Luego, en términos comparados, ya con los indi cadores agregados, ¿cuál lo hizo mejor en general: la prensa deportiva española o la prensa seria? La prueba de varianza (ANOVA) sugiere que ambas son alta e igualmente significativas (p=<,001 para variable país vs. p=<,001 para variable tipo de medio), pero la eta cuadrada parcial (η2), que mide el tamaño y poder del efecto, sugiere que el tipo de medio es ligeramente más importante que el país para obtener resultados de proactividad. El tipo de medio explica casi el 10% de la varianza (F=50,81, η2 = ,099) en proactividad respecto del país, que explica solo el 6% de la varianza (F=30,47, η2 =,062). Con ello, nuestra tercera hipótesis sí se con firma a nivel de proactividad agregada.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Los resultados obtenidos nos conducen, en primer término, a dar cumplida respuesta a las preguntas de la investigación; y, en segundo lugar, a comprobar las hipótesis formuladas. Así, en lo que respecta a la pri mera pregunta (“¿Qué importancia tuvo el FIFAGate y a qué actores o instituciones se les dio mayor cober tura?”), el análisis pone de manifiesto que este escán dalo global acaparó la atención de los cuatro medios objeto del estudio, si bien en esa cobertura se obser van notables diferencias entre la prensa española y la mexicana. Respecto a los actores e instituciones a los que los medios otorgaron más espacio, sobresale cla ramente la FIFA muy por delante de confederaciones regionales y federaciones nacionales; mientras que Joseph Blatter fue el actor principal, lo que confirma la primera de nuestras hipótesis. Comparativamente, las federaciones nacionales no generaron algún tipo de interés ni de investigación, lo que significa que la inves tigación global no se aprovechó para extraer posibles pistas de índole nacional. Igualmente, el asunto que concitó más atención mediática en los cuatro diarios fue el proceso sucesorio y las renuncias en los distin tos organismos futbolísticos, por delante de procesos judiciales de implicados o casos de corrupción, que claramente constituyeron una oportunidad perdida para hacer periodismo de investigación en la prensa deportiva de México y España. En cuanto a la medi ción comparada de los indicadores de periodismo de calidad, en ningún caso el promedio de las fuentes empleadas por noticia fue siquiera de dos, lo que puede denotar un trabajo insuficiente de investigación y de seguimiento informativo. Los diarios ‘serios’ de ambos países cuentan con una media de fuentes superior a la de los ‘tabloides’, y el promedio de la prensa española supera a la de México en este aspecto. Los diarios mexi canos priorizan más la cantidad de notas, aunque estas solo tengan una fuente, mientras que El País opta por un menor número de piezas, pero más documentadas y con un tratamiento más profundo.

Nuestra segunda hipótesis apuntaba a que los diarios de información general de referencia (o serios) tende rían a ser más proactivos en su cobertura del FIFAGate que aquellos netamente deportivos (o tabloides). Los datos obtenidos confirman que El País se sitúa como el diario con mayor proactividad en casi todos los indi cadores analizados (Notas con explicación o interpre tación de los hechos, Contexto, Notas extensas, Notas con autor identificado, Balance de fuentes, Notas basa das en métodos investigativos, Investigación propia y Reportajes). Los diarios especializados tienden a ser más pasivos en los ítems analizados y los diarios mexicanos rara vez puntearon en algún indicador.

Además, escribir para la sección de un diario serio o para un tabloide deportivo especializado va a deter minar significativamente el desempeño en cinco varia bles -Uso de documentos, Uso de evidencia y datos duros, Contexto, Interpretación y Notas extensas-, que tienen que ver con el formato de los diarios y el espacio y tiempo que le destinan a un tema. En cam bio, escribir para un diario de México o de España es fundamental para hacer o no uso de seis variables clave de profundidad, como Firma de las notas, Publicación de reportajes, Periodismo de investigación -varia ble clave para el estudio-, Uso de documentación y recopilación de datos, y Uso de expertos. Solamente la presencia de un indicador -Investigación externa- no tiene que ver ni con tipo de medio ni con país. Aun cuando cada variable explica casi el mismo número de indicadores, si los consideramos de forma agregada, tiene más peso el tipo de medio que el país para expli car la proactividad o falta de ella, lo que significa que, para la cobertura del FIFAGate, el periodismo proactivo varió más entre tipos de medio (sobre todo en España, donde El País casi duplicó el promedio de proactivi dad de Marca, mientras en México Reforma superó por menos de un punto en promedio a Récord), que entre países, donde el periodismo español es poco menos de un punto más proactivo que el mexicano. Esto puede deberse a la gran escuela de periodismo que ha impul sado El País como sección deportiva de referencia en España (e Iberoamérica) y a que el periodismo mexi cano deportivo pudiera estar reflejando las inercias de pasividad que se arrastran en el periodismo generalista (Márquez Ramírez, 2012). Pese a que un diario como Reforma haya sido un gran referente del periodismo de investigación en México, los resultados revelan que esa escuela no se ha extendido a la sección de deportes, al menos para este caso de enorme potencial investigativo. Por otra parte, el periodismo supuestamente especia lizado en deportes no está dando muestras de querer irse a fondo a la investigación periodística, sino a tra tar los temas con superficialidad y de forma pasiva o reactiva: reaccionando al tema más que indagando por cuenta propia. A este respecto, cabe señalar las limi taciones que suponen para el periodismo de investi gación en deportes la cada vez mayor inaccesibilidad de las altas instancias deportivas como fuentes infor mativas (Bourgeois, 1995), así como los decrecientes recursos humanos y económicos en las redacciones.

Una implicación de nuestro estudio es que en el periodismo deportivo no necesariamente se corrobo rarían los resultados de estudios comparativos sobre periodismo político, que indican que el estilo de repor teo tiende a variar más entre países que entre tipos de medio dentro de un mismo país (Van Dalen, De Vreese & Albaek, 2012), lo que sugiere que el tipo de medio y la escuela de cada diario puede ser una variable fun damental para la configuración de las culturas perio dísticas deportivas. Sin embargo, para explorar este hallazgo a mayor escala, sugerimos que futuros estudios incluyan muestras más extensas de periodismo depor tivo y se comparen con otros tipos de periodismo, y se incluyan más medios y más países en comparación.

AGRADECIMIENTOS:

Los autores agradecen el financiamiento otorgado por la Dirección de Investigación de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, para la realización de este estudio, así como a los asistentes de investigación Cedric Gall, Víctor Hugo Ángeles, Juan Carlos Colín y José Luis Lemini. También agradecemos al Dr. Rob Johns de la Universidad de Essex por su invaluable asesoría, y a los dictaminadores anónimos del artículo por sus útiles sugerencias.

REFERENCIAS

Alcoba, A. (2005). Periodismo deportivo. (Sports Journalism). Madrid: Síntesis. [ Links ]

Andrews, P. (2013). Sports journalism. A practical introduction. (2nd ed.). London: Sage. [ Links ]

Bayle, E. (2015). “FIFA-gate”: An opportunity to clean up international sports governance. Soccer & Society, 1-2. (July, 2015). https://doi.org/10.1080/14660970.2015.1066574. [ Links ]

Billings, A. C., Butterworth, M. L. & Turman, P. D. (2014). Communication and sport. Surveying the field. (2nd ed.). London: Sage. [ Links ]

Blake, H. & Calvert, J. (2015). The ugly game: The Qatari plot to buy the World Cup (A Sunday Times insight team investigation). London: Simon & Schuster. [ Links ]

Boyle, R. (2006). Sports journalism: Context and issues. London: Sage. [ Links ]

Bourgeois, N. (1995). Sports journalists and their source of information: A conflict of interests and its resolution. Sociology of Sport Journal, 12(2), 195-203. https://doi.org/10.1123/ssj.12.2T95. [ Links ]

Calvo, I. (2016). Análisis de las disfunciones informativas en la prensa deportiva digital española. (Analysis of information dysfunctions in Spanish sports digital press). Ph.D. Thesis, Universidad CEU-San Pablo de Madrid. [ Links ]

Colin Vaughan, J. C. (2013). Nociones de profesionalismo de los periodistas deportivos de la Ciudad de México. (Notions of professionalism in sports journalists in Mexico City). Master Thesis in Journalism, Universidad de Buenos Aires. [ Links ]

De la Torre, L. & Téramo, M. T. (2015). La calidad de la información periodística: estrategias para su observación. (The quality of journalistic information: Strategies for its observance). Estudios sobre el Mensaje Periodístico, (21), 135-144. Retrieved from http://revistas.ucm.es/index.php/ESMP/article/view/50666. [ Links ]

El Observador (2015). Justicia seguirá la pista del dinero de Eugenio Figueredo. (Justice will follow Eugenio Figueredo’s money). (online), Dec. 26, 2015. Retrieved from http://www.elobservador.com.uy/justicia-seguira-la-pista-del-dinero-eugenio-figueredo-n711879. [ Links ]

ESPN (2016). Explica Decio por qué México no aparece en las listas de corrupción. (Decio explains why Mexico does not appear on corruption lists). Video. Interview by José Ramón Fernández to Decio de María, April 14, 2016. Retrieved from http://espndeportes.espn.com/futbol/mexico/nota/_/id/2645672/explica-decio-por-que-mexico-no-aparece-en-las-listas-de-corrupcion. [ Links ]

Gisondi, J. (2011). Field guide to covering sports. Washington, D.C.: CQ Press. [ Links ]

Giulianotti, R. (1999). Football: A sociology of the global game. Cambridge, UK: Polity Press. [ Links ]

Gómez Bueno, J. (2013). Ética, responsabilidad y observación de los códigos deontológicos en el periodismo deportivo. (Ethics, accountability and observance of ethical codes in sports journalism). Ph.D. Thesis, Universidad de Murcia. [ Links ]

Gómez Mompart, J. L. (Coord.). (2013). La calidad periodística. Teorías, investigaciones y sugerencias profesionales. (Quality in journalism. Theories, researches and profesional recommendations). Valencia: Universitat de Valencia. [ Links ]

González Macías, R. (2015). Del amor al odio: rutinas y lenguaje usado en la cobertura de la selección mexicana en Brasil 2014. (From love to hate: Routines and language usage in the coverage of the Mexican team in Brazil 2014). Global Media Journal México, 12(23), 19-34. Retrieved from https://journals.tdl.org/gmjei/index.php/GMJ_EI/article/view/225. [ Links ]

González Palencia, R. & Mendaña, J. C. (2012). Marca. Libro de estilo. (Marca. Style book). Madrid: La Esfera de los Libros. [ Links ]

Harris, N. (2015). Qatar paid £17.17billion to host the 2022 World Cup finals, and new research shows where all that money went. The Daily Mail. (online), April 25, 2015. Retrieved from http://www.dailymail.co.uk/sport/football/article-3055550/Qatar-paid-17-17billion-host-2022-World-Cup-finals- new-research-shows-money-went.html. [ Links ]

Herrera, C. & Hernández, E. (2013). Relaciones peligrosas: televisoras y el fútbol mexicano. (Dangerous relationships: TV networks and Mexican football). El Economista, Oct. 31. Retrieved from http://eleconomista.com.mx/deportes/2013/10/31/relaciones-peligrosas-televisoras-futbol-mexicano. [ Links ]

Hughes, S. (2009). Redacciones en conflicto: el periodismo y la democratización en México. (Newsrooms in conflict: Journalism and democratisation in Mexico). Mexico City: Porrúa. [ Links ]

Huh, J., Delorme, D. E. & Reid, L. N. (2006). Perceived third-person effects and consumer attitudes on preventing and banning DTC advertising. The Journal of Consumer Affairs, 40(1), 90-110. Retrieved from https://www.questia.com/library/journal/1G1-147928346/perceived-third-person-effects-and- consumer-attitudes. [ Links ]

Igartua, J. J. & Humanes, M. L. (2004). Teoría e investigación en comunicación social. (Theory and research in social communication). Madrid: Síntesis. [ Links ]

Jennings, A. (2011). Investigating corruption in corporate sport: The IOC and FIFA. International Review for the Sociology of Sport, 46(4), 387-398. https://doi.org/10.1177/1012690211408845. [ Links ]

Jennings, A. (2014). Omertà: Sepp Blatter’s FIFA organised crime family. London: Transparency. [ Links ]

Jennings, A. (2015). The dirty game: Uncovering the scandal at FIFA. London: Century. [ Links ]

Krippendorff, K. (2013). Content analysis: An introduction to its methodology. London: Sage. [ Links ]

Lamble, S. (2011). News as it happens. An introduction to journalism. South Melbourne, Victoria: Oxford University Press. [ Links ]

Lawson, C. (2002). Building the Fourth State: Democratization and the rise of a free press in Mexico. Berkeley, CA: University of California Press. [ Links ]

Márquez Ramírez, M. (2012). Valores normativos y prácticas de reporteo en tensión: percepciones profesionales de periodistas en México. (Normative values and reporting practices in tension: Professional perceptions of journalists in Mexico). Cuadernos de información, (30), 97-110. https://doi.org/10.7764/cdi.30.430. [ Links ]

Marrero-Rivera, O. (2011). Fundamentos del periodismo deportivo. (Foundations of sports journalism). San Juan: Terranova. [ Links ]

Monforte, F. (2015). El FBI también investiga al fútbol mexicano. (FBI investigate mexican soccer). Marca (México). (On line), June 27, 2015. Retrieved from http://www.marca.com/2015/06/27/futbol/futbol_internacional/mexico/1435415315.html. [ Links ]

Numerato, D. (2009). The media and sports corruption: An outline of sociological understanding. International Journal of Sports Communications, 2(3), 261-273. https://doi.org/10.1123/ijsc.2.3.261. [ Links ]

Pedersen, P. M. (Coord.). (2013). Routledge Handbook of Sport Communication. New York: Routledge. [ Links ]

Pellegrini, S. & Mújica, M. C. (2006). Valor Agregado Periodístico (VAP): La calidad periodística como un factor productivo en un entorno medial complejo. (Journalistic Added Value (VAP): Quality in journalism as a productive factor in a complex media setting). Palabra Clave, 9(1), 11-28. Retrieved from http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=64900101. [ Links ]

Pellegrini, S., Puente, S., Porath, W., Mujica, C. & Grassau, D. (2011). Valor Agregado Periodístico: La apuesta por la calidad de las noticias. (Journalistic Added Value: The bet for the quality of news). Santiago de Chile: Ediciones Universidad Católica de Chile. [ Links ]

Peña, J. (2015). Decio de María, nuevo presidente de Femexfut. (Decio de María, new Femexfut president). Récord (online), May 25, 2015. Retrieved from http://www.record.com.mx/futbol-futbol-nacional- liga-mx/decio-de-maria-nuevo-presidente-de-femexfut. [ Links ]

Pielke, R. (2013). How can FIFA be held accountable?. Sport Management Review, 16(3), 255-267. https://doi.org/10.1016/j.smr.2012.12.007. [ Links ]

Programa Prensa y Democracia (PRENDE). (2007). Periodismo de calidad. Propuesta de indicadores. (Quality in journalism. A proposal of indicators). Mexico City: Universidad Iberoamericana. [ Links ]

Project for Excellence in Journalism (2005). Box scores and bylines: A snapshot of the newspaper sports page. Retrieved from http://www.journalism.org/files/sports.pdf. [ Links ]

Reinardy, S. & Wanta, W. (2009). The essentials of sports reporting and writing. New York: Routledge. [ Links ]

Rojas Torrijos, J. L. (2011). Periodismo deportivo de calidad. (Sports Quality Journalism). Madrid: Fragua. [ Links ]

Rojas Torrijos, J. L. (2016). La creciente banalización de los contenidos deportivos. (The increasing trivialization of sports content). Cuadernos de Periodistas, (31), 48-56. Retrieved from http://www.cuadernosdeperiodistas.com/la-creciente-banalizacion-los-contenidos-deportivos/. [ Links ]

Rowe, D. (2005). Fourth estate or fan club? Sports journalism engages the popular. In S. Allan (Ed.), Journalism: critical issues. (pp. 125-136). Maidenhead & Nueva York: Open University Press. [ Links ]

Rowe, D. (2007). Sports journalism: Still the ‘Toy Department’ of the news media?. Journalism: Theory, Practice & Criticism, 8(4), 385-405. https://doi.org/10.1177/1464884907078657. [ Links ]

Rowe, D. (2016). Sports journalism and the FIFA scandal: Personalization, co-optation and investigation. Communication & Sport. (April 6). https://doi.org/10.1177/2167479516642206. [ Links ]

Salwen, M. & Garrison, B. (1998). Finding their place in journalism: Newspaper sports journalists’ professional ‘problems’. Journal of Sports & Social Issues, 22(1), 88-102. https://doi.org/10.1177/019372398022001008. [ Links ]

Seoane, M. C. & Sueiro, S. (2004). Una historia de El País y del Grupo Prisa. (A history of El País and Prisa Corporation). Barcelona: Plaza y Janés. [ Links ]

Schultz-Jorgensen, S. (2005). The world’s best advertising agency: The sports press. International Sports Press Survey 2005. Copenhagen: House of Monday Morning: Play the Game. Retrieved from http://www.playthegame.org/upload/sport_press_survey_english.pdf. [ Links ]

Steen, R. (2015). Sports Journalism. A Multimedia Primer. (2nd ed.). London: Routledge. [ Links ]

Sugden, J. & Tomlinson, A. (2007). Stories from Planet Football and Sportsworld. Journalism Practice, 1(1), 44-61. https://doi.org/10.1080/17512780601078860. [ Links ]

Surface, B. (1972). The shame of the Sports Beat. Columbia Journalism Review, 10(5), 48-55. [ Links ]

The New York Times (2015). A Hemisphere of Soccer Corruption. Updated Dec. 18, 2015. Online. http://www.nytimes.com/interactive/2015/05/27/sports/soccer/fifa-indictments.html?smid=tw-share&_r=0. [ Links ]

Tomlinson, A. (2014). The supreme leader sails on: Leadership, ethics and governance in FIFA. Sport in Society, 17(9), 1155-1169. https://doi.org/10.1080/17430437.2013.856590. [ Links ]

Tomlinson, A. & Young, C. (2006). National identity and global sports events: Culture, politics, and spectacle in the Olympics and the Football World Cup. Albany, NY: Suny Press. [ Links ]

Van Dalen, A., De Vreese, C. & Albaek, E. (2012). Different roles, different content? A four country comparison of the role conception and reporting style of political journalists. Journalism Studies, 13(7), 903-922. Doi: 10.1177/1464884911431538. [ Links ]

Recibido: 08 de Septiembre de 2016; Aprobado: 09 de Marzo de 2017

Mireya Márquez-Ramírez es académica titular en el Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México. Es doctora en Comunicación por la Universidad de Londres, Goldsmiths, maestra en Estudios sobre Periodismo por la Universidad de Cardiff, y licenciada en Comunicación Social por la Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco. Sus áreas de interés son las culturas periodísticas en perspectiva comparada y la sociología de producción de noticias.

José Luis Rojas Torrijos es profesor asociado de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Doctor en Periodismo por la Universidad de Sevilla, es también profesor en el Centro Universitario EUSA y en los másteres de Innovación en Periodismo la Universidad Miguel Hernández de Elche y de Periodismo Deportivo de la Universidad Pontificia de Salamanca, entre otros. Sus principales líneas de investigación son el periodismo deportivo y las nuevas narrativas digitales.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons