SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31 número2Niveles de malnutrición por exceso en la población atacameña de una región rural y una urbana en el norte de ChileUso "off label" de Stents Coronarios Medicados: Factores pronósticos en el Seguimiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de cardiología

versión On-line ISSN 0718-8560

Rev Chil Cardiol vol.31 no.2 Santiago  2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-85602012000200004 

Revista Chilena de Cardiología - Vol. 31 Número 2, Agosto 2012:102 -107.

 

Investigación clínica

 

Prevalencia de hipertensión arterial en comunidades pehuenches, Alto Biobio.

 

Prevalence of hypertension in Pehuenche communities living in the area of Alto Bio Bio Chile.

 

Claudia Navarrete Briones. 1a Ricardo Cartes-Velásquez.2, 3, 4 b

(1) CESFAM Ralco, Alto Biobio, Chile.

(2) Programa de Doctorado en Ciencias Médicas, Universidad de la Frontera, Chile.

(3) Centro de I+D en Odontología Social, CIDOS.org, Chile.

(4) Facultad de Odontología, Universidad de Concepción, Chile.

(a) Nutricionista.
(b) Cirujano Dentista.

Correspondencia a:


Antecedentes: En los últimos años se ha observado un aumento en la prevalência de hipertensión arterial (HTA), que incluso afecta a población rural e indígena. Sin embargo, no existen datos de la población pehuen-che, la que habita mayoritariamente en la comuna de Alto Biobio.

Objetivos: Determinar la prevalencia de HTA en habitantes de comunidades pehuenches y su relación con características etnodemográficas y el estado nutricional.

Métodos: Estudio de prevalencia, corte transversal, sobre una muestra de 400 individuos mayores de 15 años; la adquisición de datos se realizó entre mayo y octubre de 2011. Se incluyen variables sociodemográficas, étnicas y clínicas, estas últimas de acuerdo a criterios diagnósticos del MINSAL.

Resultados: La prevalencia de HTA corresponde al 24,5%; no pesquisamos diferencias estadísticamente significativas por sexo, etnia ni estado nutricional. En cambio, si las hubo por edad, donde las personas mayores tenían una mayor prevalencia y gravedad de HTA que sus contrapartes más jóvenes; el 70,59% de los mayores de 65 años tenía HTA. De la misma forma, se aprecia un aumento progresivo de las presiones diastólicas, sistólicas y medias con la edad. Solo el 32% de la población previamente diagnosticada tenía presiones en rango normal.

Conclusiones: La prevalencia de HTA en comunidades pehuenches es similar a la nacional, siendo la edad el único factor de riesgo asociado a este diagnóstico.


The prevalence hypertension is increasing in general, including the rural and native populations of Chile. However, there is no information regarding this problem in the Pehuenche population, which inhabits the High BioBio area.

Aim: to determine the prevalence of hypertension in Pehuenche communities and its relation to ethnic, demographic and nutritional factors

Methods: A cross sectional sample of 400 individuals 16 years and older were surveyed between May and October 2011. Socio-demographic, ethnic and clinical characteristics were assessed. The National Health Department's definitions were used.

Results: Hypertension was found in 24.5% of subjects. There were no differences in the prevalence of hypertension according to gender, ethnic factors or nutritional state. As expected, prevalence of hypertension increased with age, reaching 70.6% in those above 65 years. Both systolic and diastolic pressures increased with age. Only 32% of the previously evaluated subjects had a normal blood pressure.

Conclusion: the prevalence of Hypertension in pe-huenches is similar to that observed in the overall Chilean population. There was no relation of hypertension prevalence to ethnic or nutritional factors.

Key words: hypertension, ethnic origin, risk factors.


 

Introducción

En Chile, las enfermedades del sistema circulatorio constituyen la primera causa de muerte en adultos con el 28,35% del total de defunciones para el período 20052007 1, siendo la hipertensión arterial (HTA) de alta importancia para la salud pública. Por su rol en la morbi-mortalidad cardiovascular desde el año 2005 la HTA es patología GES, representando además uno de los 4 factores de riesgo mayores modificables para las enfermedades cardiovasculares, junto a dislipidemias, diabetes y tabaquismo 2.

La HTA afecta a una cifra estimada de mil millones de personas alrededor del mundo y se estima que produce 7,1 millones de muertes al año, ya que a medida que la población envejece la prevalencia de HTA se incrementa, especialmente en niveles socioeconómicos bajos. Así, la prevalencia en muchos países en vías de desarrollo, particularmente en sociedades urbanas, es tan alta como las observadas en las ciudades de países desarrollados 3.

La prevalencia de factores de riesgo cardiovascular en chilenos es muy similar a la observada en países desarrollados. Diversos estudios han demostrado un aumento en la prevalencia de hipertensión arterial desde el estudio de Berríos 4 con un 8,8%, hasta un 25% en el estudio RICAR en el 2003 5. Esto equivale a un aumento de un 90% en los últimos 5 años, aunque esta cifra es discutible, porque la metodología entre los trabajos citados es completamente diferente. En ese sentido, en un estudio en la VIII Región, que comparó dos poblaciones similares evaluadas con el mismo método los años 1988 y 2004, dio una cifra inicial de un 18,6%, y 15 años después, de un 21,7% de la población mayor de 15 años, existiendo cifras más elevadas en poblados rurales que en los grandes centros urbanos 6. La obesidad ha sido involucrada de diversas maneras en el perfil de riesgo cardiovascular, algunas muy controver-siales, como que la obesidad podría jugar un rol protector frente a la enfermedad cardiovascular 7, o que los hipertensos delgados, por razones inexplicadas tienen mayor mortalidad 8. El estudio de 26 años de seguimiento de Fra-mingham mostró que la obesidad era un factor de riesgo independiente de la edad, colesterol, tabaquismo, intolerancia a la glucosa e hipertrofia ventricular izquierda, tanto en hombres como en mujeres 9. Otros estudios realizados en Chile han demostrado que la frecuencia de obesidad aumenta en los niveles socioeconómicos inferiores, lo que expone al sector más vulnerable de nuestra población a un mayor riesgo coronario 10.

La hipertensión arterial y la obesidad representan un importante problema de salud pública, que obligan a establecer programas de prevención, detección, evaluación y tratamiento adecuados. Este estudio evalúa la prevalencia de HTA y obesidad en población de la comuna de Alto Biobio, que tiene un alto porcentaje de población pehuenche, de manera de establecer estrategias de salud apropiadas a esta localidad.

Metodología

El presente estudio de prevalencia forma parte del proyecto "Küme Mogüen Pehuenche" ("Buena Salud Pe-huenche"), que tiene el objetivo de cuantificar las patologías cardiovasculares de nuestra comuna y que cuenta con la autorización y apoyo del DSM de Alto Biobio y el Servicio de Salud Biobio.

La adquisición de datos fue realizada entre mayo y octubre de 2011, siendo la población objetivo los individuos mayores de 15 años de las comunidades rurales de Alto Biobio, con un universo de 4.921 personas, según datos validados a octubre del 2010 por FONASA.

La estimación muestral, de 370 individuos, se basó en un prevalencia estimada para diabetes mellitus tipo 2 (DM2) de 2,4%, precisión de 1,5% y un nivel de confianza de 95%. Se trabajó con los parámetros de DM2 pues determinaban el mayor tamaño muestral entre todas las patologías estudiadas (HTA, DM2, Obesidad y Dislipidemias).

A partir de la base de datos comunal INSCRITO III y mediante muestreo aleatorio simple (STATA 10/SE) confeccionamos una nómina de 555 pacientes (50% por sobre la muestra estimada, previendo inasistentes o con algún criterio de exclusión), los que fueron citados al establecimiento de salud de su comunidad donde se les explicaba el objetivo del estudio de manera verbal y vía consentimiento informado escrito, el cual fue firmado en caso de acceder a participar.

Como criterios de inclusión consideramos: personas que habitan en las diferentes comunidades, de ambos sexos y mayores de 15 años de edad. Los criterios de exclusión fueron: personas que no desearon participar en el estudio y embarazadas. La recolección de datos se realizó en una ficha ad-hoc por un solo evaluador (CNB) que consignó las siguientes variables:

- Datos personales: nombre, RUN, sexo, edad y etnia, determinada por apellidos indígenas según CONADI y que ya utilizamos en un estudio previo 11.

- Medidas antropométricas: peso y talla, con el individuo descalzo y con ropa ligera.

- Presión arterial: se determinó con el individuo sentado, tras reposo de al menos 5 minutos, considerándose el promedio de dos mediciones, una realizada al ingreso del control y otra después con un intervalo de 15 minutos 2.

Los criterios diagnósticos corresponden a los sugeridos por el MINSAL:

- Estado nutricional: para individuos menores de 65 años los rangos de IMC para bajo peso, normal, sobrepeso y obesidad corresponden a: <18,5, 18,5-24,9, 25-29,9 y >30 respectivamente; mientras que para 65 y más años estas fueron <23, 23-27,9, 28-29,9 y >30.

- Hipertensión arterial: presencia de presión arterial mayor a 140/90 y/o antecedentes de diagnóstico previo, con o sin tratamiento. Los niveles de HTA fueron: nivel 1: 140-159/90-99, nivel 2: 160-179/100-109 y nivel 3: >a 180/110 mm Hg 2.

La tabulación se realizó en MS Excel 2003 y el análisis estadístico en STATA 10/SE. Los resultados se expondrán mediante estadística descriptiva (tablas de frecuencia, promedios y desviación estándar) para población general y grupos de interés; se realizaron pruebas de significación estadística, chi-cuadrado, exacto de Fisher y ANOVA con comparaciones múltiples por estadístico de Bonferroni, para determinar diferencias entre grupos por etnia, sexo, edad y estado nutricional.

Resultados

La muestra final estuvo constituida por 400 individuos, por sobre la estimación requerida de 370. Sus características etnodemográficas se muestran en la Tabla 1. Se puede apreciar que la mayoría de los sujetos de la muestra fueron de etnia pehuenche, con un 64%.

Tabla I: Caracterización etnodemográfica.
Comuna de Alto Biobio, 2011.

La prevalencia general de HTA alcanzó un 24,5% (98), esto incluye a un 20,25% (81) que cumplieron el primer criterio diagnóstico, presentar presiones arteriales elevadas al momento del examen, y un 13,25% (53) de individuos que cumplían el segundo criterio, tenían un diagnóstico previo de HTA. Lo anterior implica que 9% (36) ingresaron por ambos criterios, vale decir, a pesar del diagnóstico e inicio de tratamiento médico y/o farmacológico previo, estos 36 pacientes seguían presentando presiones elevadas. Si bien no era un objetivo del presente trabajo, podemos estimar un control adecuado de la HTA en apenas el 32% de los pacientes diagnosticados, 17 de un total de 53 incluidos en esta muestra.

La prevalencia de HTA por grupos y las presiones arteriales promedio sistólicas y diastólicas se exponen en la Tabla 2. El hallazgo más importante fue la significativa diferencia por grupo etáreo, aumentando progresivamente desde 2% en sujetos de 15 a 24 años a 70,59% en mayores de 65 años (p< 0,001), sin otras diferencias estadísticamente significativas por etnia, estado nutricio-nal o sexo.

Tabla II: Presiones arteriales diastólicas y sistólicas promedio (±DE)
y prevalencia de HTA según sexo, edad, etnia y estado nutricional. Alto Biobio, año 2011.

Considerando la asociación con la edad, se realizó un análisis por etnia, sexo y estado nutricional en cada grupo etáreo, buscando posibles interacciones. Por sexo, se observó una discreta diferencia en el grupo de 25 a 45 años, con una prevalencia de HTA de 11,34% en mujeres y 15,66% en hombres (p=0,395).

Por etnia, hubo una diferencia no significativa en el grupo de 25 a 45 años, con una prevalencia de 7,41% en mestizos, 13,33% en pehuenches y 18,18% en occidentales (p=0,474).

Finalmente, según estado nutricional, se encontraron diferencias en el grupo de 25 a 44 y de 45 a 64 años; en el primer grupo, la prevalencia de HTA en sujetos con IMC normal fue de 6,82%; de 12,20% en sujetos con sobrepeso y de 20,37% en sujetos obesos. En el de grupo de 45 a 64 años la prevalencia de HTA fue de 34,78% para IMC normal, 43,75% para sobrepeso y 27,08% para obesos, no siendo diferencias significativas en ninguno de los grupos.

En los Gráficos 1 y 2 se aprecian la prevalencia de HTA según niveles de hipertensión para cada grupo. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas sólo para los niveles etáreos (p < 0,001), donde los grupos de mayor edad presentaron niveles mayores de HTA. En el Gráfico 3 podemos ver el aumento progresivo de las presiones sistólicas, diastólicas y medias a mayor edad de la población. Entre el grupo de 15 a 24 años y mayores de 65 años el aumento de la presión sistólica fue de 25,8 mm Hg (p<0,001), la diastólica de 12,2 mm Hg (p<0,001) y la media de 16mm Hg (p<0,001).

Finalmente, de los 98 pacientes con HTA, el 19,4% presentaron una hipertensión diastólica exclusiva y el 24,5% hipertensión sistólica exclusiva, mientras que el restante 56,1% tenían ambas presiones por sobre los niveles de normotensión.

Gráfico 1. Prevalencia de niveles de HTA según sexo y edad.
Alto Biobio, año 2011.

Gráfico 2. Prevalencia de niveles de HTA según etnia y estado nutricional.
Alto Biobio, año 2011.

Gráfico 3. Evolución de la presión arterial según edad.
Alto Biobio, año 2011.

Discusión

La HTA es uno de los factores de riesgo más importantes respecto de morbimortalidad cardiovascular. En Chile, la literatura muestra un incremento sostenido de la prevalencia de hipertensión. Es así como en 1986 Berríos (4) demostró una prevalencia de 8,8% en Santiago y en 1999 el estudio CARMEN (12) un 11% en Valparaíso. Por otro lado y en concordancia metodológica con nuestro estudio, en Concepción se encontraron prevalencias de 18,6% y 21,7% en 1988 y 2004 respectivamente (6). Estos últimos son comparables a nuestro estudio, cuyos resultados muestran una prevalencia de 24,5% en la población estudiada.

Especial referencia debe hacerse a la Encuesta Nacional de Salud 2003 13, estudio aleatorio y estratificado de 3619 personas mayores de 17 años, realizado por el Ministerio de Salud, que encontró una prevalencia de HTA en mayores de 18 años del 33,4%, de un 30,8% en mujeres y de 36,7% en hombres; mientras que en personas sobre 65 años los porcentajes subieron a 74,6% en hombres, y de 81,8% en mujeres. En este sentido, la prevalencia general encontrada en nuestro estudio es menor. Se utiliza como referencia esta encuesta nacional dado que se utiliza la misma metodología de medición de presión arterial en nuestro estudio.

En relación a la etnia, nuestros datos informan de cifras levemente superiores a las de población mapuche con respecto a los datos publicados por Pérez y cols.14, donde se observan cifras del 20,4% y 18,8 % en hombres y mujeres, respectivamente; comparados con un 27,3% en hombres y 22,1% en mujeres en nuestro estudio.

Con respecto a la prevalencia de hipertensión según estado nutricional, nuestras observaciones no demostraron diferencias significativas, lo cual podría sugerir que la obesidad en nuestra población aparentemente no representaría una mayor probabilidad de presentar HTA. Ya que este hallazgo es discordante a lo demostrado en otros estudios, en donde la prevalencia de hipertensión es mayor en sujetos obesos, requerirá de confirmación.

En cuanto a las condiciones sociodemográficas, la prevalencia de HTA en nuestro estudio no tuvo diferencias significativas de acuerdo al sexo, a pesar que en la literatura se describe predominio en hombres. Estudios previos han mostrado una asociación directamente proporcional con la edad e inversa con el nivel socioeconómico 6. Pese a que en nuestro estudio no se analizó la variable socioeconómica, es importante destacar que nuestra población es de alta vulnerabilidad socioeconómica, siendo la comuna más pobre de Chile 15.

Según el estudio RICAR, la presión sistólica aumenta con la edad en hombres y mujeres, mientras que la presión diastólica aumenta con la edad hasta los 50-60 años en los hombres y hasta los 60-70 años en la mujer y luego empieza a disminuir. Esto explicaría por qué las personas mayores tienen presión de pulso aumentada, con el consiguiente mayor riesgo cardiovascular 16. Nuestro estudio coincide con esos datos, ya que grupos de más edad tienen mayores tasas de HTA.

Si analizamos la presión sistólica aislada se observa una gradiente significativa que aumenta con la edad, lo cual concuerda con datos expuestos en la literatura. La edad es un factor riesgo cardiovascular debido los cambios morfológicos y funcionales relacionados con el envejecimiento, que favorecen la rigidez arterial y los fenómenos de arterioesclerosis, con consecuencia de mayor mortalidad e invalidez 17.

En nuestro estudio, la presión diastólica también aumentó de manera estadísticamente significativa en los mayores de 65 años, aunque menos notoriamente que la sistólica.

Aunque se podría haber esperado que la población pehuenche tuviera menores cifras de HTA que la población occidental o mestiza de la misma comunidad, nosotros no encontramos diferencias por etnia respecto de HTA (Tabla 2, Figura 2). Esto podría estar relacionado a los cambios en los hábitos alimentarios de la población pehuenche como resultado de su occidentali-zación y a la baja adherencia a dieta y farmacoterapia, asociados al escaso autocuidado y poca conciencia de enfermedad 18. Por lo tanto, es necesario orientar nuestras estrategias de promoción y prevención a mejorar el control de los factores de riesgo cardiovascular modifi-cables, como la hipertensión arterial. Es necesario además, establecer estrategias efectivas para el diagnóstico y tratamiento precoz de esta con énfasis en mejorar la adherencia a tratamiento 19 en población pehuenche.

Por otra parte es importante mencionar que para prevenir el aumento de la prevalencia de hipertensión arterial es necesario realizar intervenciones no sólo en salud, sino también en los determinantes sociales y étnicos que caracterizan a nuestra población 15, tal como sugiere las últimas investigaciones en países desarrollados 19,22.

Referencias:

1 . INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS. Evolución de la mortalidad en Chile según causas de muerte y edad 19902007. Instituto Nacional de Estadísticas. 2010. pp. 23-26.         [ Links ]

2. MINISTERIO DE SALUD. Guía Clínica: Hipertensión arterial primaria o esencial en personas de 15 años y más. Ministerio de Salud. 2010.         [ Links ]

3. VOSTER HH. The emergence of cardiovascular disease during urbanization of Africans. Public Health Nutr 2002; 5: 239-243.         [ Links ]

4. BERRÍOS X, JADUE L, ZENTENO J, ROSS M.I, RODRÍGUEZ H. Prevalencia de Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas. Estudio en la Población General del Área Metropolitana 1986-1987. Rev Méd Chil 1990; 118: 597-604.         [ Links ]

5. KUNSTMANN S, LIRA MT, MOLINA JC. Riesgo de Pie-sentar un Evento Cardiovascular a 10 años en Personas Sanas: Proyecto RICAR. Rev Chil Cardiol 2004; 23: 13-20.         [ Links ]

6. FASCE E, CAMPOS I, IBAÑEZ P FLORES M, ZÁRATE H, ROMÁN O. Trends in prevalence, awareness, treatment and control of hypertension in urban communities in Chile. J Hyper-tens 2007; 25: 1807-11.         [ Links ]

7. BARRETT CONNOR E, KHAW KT. Is hypertension more benign when associated with obesity? Circulation 1985; 72: 5360.         [ Links ]

8. CARMAN W, BARRETT CONNOR E, SOWERS M. Higher risk of cardiovascular mortality among lean hypertensive individuals in Tecumseh, Michigan. Circulation2004; 89: 703-711.         [ Links ]

9. HUBERT H, FEINLEIB M, MC NAMARA P. Obesity as an independent risk factor for cardiovascular disease: a 26 year follow-up of participants in the Framingham Heart Study. Circulation 1983; 67: 968-977.         [ Links ]

10. FASCE E, FASCE F, ZÁRATE H, CAMPOS I, FLORES M, IBÁÑEZ P Relación entre el perímetro abdominal, nivel socioeconómico y presión arterial. Rev. Chil Cardiol 2010; 29: 11-18        [ Links ]

11. NAVARRETE C, CARTES-VELASQUEZ R. Estado nutri-cional de preescolares de la comuna de Alto Biobio y su relación con características etnodemográficas. Rev Chil Nutr 2011; 38: 52-58.         [ Links ]

12. JADUE L, VEGA J, ESCOBAR MC. Factores de Riesgo de Enfermedades no Trasmisibles: Método y Resultados del Programa CARMEN. Rev Méd Chil 1999; 127: 1004-13.         [ Links ]

13. MINSAL. Encuesta Nacional de Salud 2003. Ministerio de Salud, 2003.         [ Links ]

14. PÉREZ F, CARRASCO E, SANTOS J, CALVILLÁN M, ALBALA C. Prevalencia de obesidad, hipertensión arterial y dislipi-demia en grupos de aborígenes rurales de Chile. Rev Med Chile 1999; 127: 1169-75.         [ Links ]

15. MIDEPLAN. Encuesta CASEN 2009. Modulo Pobreza. MIDEPLAN, 2010        [ Links ]

16. KUNSTMANN S, KAUFFMANN R. Hipertensión arterial: Factores predisponentes y su asociación con otros factores de riesgo. Rev Med Clin Condes 2005; 16: 71-74.         [ Links ]

17. ROMAN O, BADILLA M, VALENZUELA A, CUMSILLE I, RODRIGUEZ N. Perfil del hipertenso adulto mayor tratado. Rev Med Chile 2002; 130:616-622.         [ Links ]

18. OLIVA P BUHRING R. Problemas de adherencia a dietotera-pia en pacientes hipertensos pehuenches. Rev Chil Nutr 2011; 38: 285-288.         [ Links ]

19. HOLMES HM, LUO R, HANLON JT, ELTING LS, SUAREZ-ALMAZOR M, GOODWIN JS. Ethnic Disparities in Adherence to Antihypertensive Medications of Medicare Part D Beneficiaries. J Am Geriatr Soc 2012. In press.         [ Links ]

20. BAJEKAL M, SCHOLES S, LOVE H, HAWKINS N, O'FLAHERTY M, RAINE R. Analysing recent socioeconomic trends in coronary heart disease mortality in England, 2000-2007: a population modelling study. PLoS Med. 2012; 9: e1001237.         [ Links ]

21. VAN HULST A, THOMAS F BARNETT TA, KESTENS Y, GAUVIN L. A typology of neighborhoods and blood pressure in the RECORD Cohort Study. J Hypertens. 2012; 30: 1336-1346.         [ Links ]

22. ALVES L, AZEVEDO A, SILVA S, BARROS H. Socioeconomic inequalities in the prevalence of nine established cardiovascular risk factors in a southern European population. PLoS One 2012; 7: e37158.         [ Links ]


Recibido el 10 de abril de 2012/Aceptado el 4 de junio 2012.

Correspondencia: Dra. Claudia Navarrete. claudianavarreteb@yahoo.es Fono 56-43-333821. Domingo Salvo s/n, Alto Biobio.