SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número30¿LEGISLACIÓN CIVIL O CANON ECLESIÁSTICO? EL STATUS DE LOS OBISPOS MONOFISITAS EN LA HISTORIA ECLESIÁSTICA De JUAN DE ÉFESOEL LUGAR DE ROMA-BIZANCIO EN LA APOCALÍTICA JUDÍA DURANTE LA ANTIGÜEDAD TARDÍA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Byzantion nea hellás

versión On-line ISSN 0718-8471

Byzantion nea hellás  no.30 Santiago oct. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-84712011000100007 

BYZANTION NEA HELLAS 30, 2011

ARTÍCULOS GRECIA BIZANTINA

ISÓCRATES Y LOS "ESPEJOS DE PRÍNCIPE" BIZANTINOS

 

Isocrates and the Bizantine "Mirrors of princess"

 

Dr. Roberto Andrés Soto Ayala

Universidad de Chile. Chile

Correspondencia:


Resumen: El artículo presenta un ordenado recuento de los géneros de la retórica bizantina y expone las características principales de cada uno de ellos, analizando con mayor detenimiento el de los denominados "Espejos de Príncipe". El estudio, respetando las debidas denominaciones epistemológicas en lengua griega, muestra cómo las composiciones parenéticas bizantinas de este género se vinculan, histórica y filológicamente, con la tradición retórica antigua de Isócrates.

Palabras claves: Retórica bizantina, Isócrates, "Espejos de Príncipe"


Abstract: This article presents an orderly account of the genres of Byzantine rhetoric and exposes the main features of each, looking more closely at the so-called "mirror of princes." The study, in accordance with due epistemological Greek names, shows how Byzantine parenetic compositions of this kind are related, historical and philological, with the ancient rhetorical tradition of Isocrates.

Key words: Byzantine rhetoric, Isocrates, mirror of princes.


 

La retórica bizantina no pude ser considerada como un todo uniforme. Además de la extensión temporal de la historia de Bizancio, la propia riqueza del arte retórico, expresada precisamente en su variedad tanto en el estilo literario como en la intencionalidad política, dan origen a diferentes géneros retóricos, cuyo estudio exige un examen por separado. Esto sin contar la presencia influyente de la retórica en otras composiciones literarias bizantinas, como es el caso de la Himnografía. (Hannick 207-218).

Entre los principales géneros del arte retórico de Bizancio pueden contarse el encomio (egkomio), la monodia (monodia), el epitafio (epitaphios), la écfrasi (ékphrasis), la ithopía (ethopoiia) el discurso ocasional (eukairiake logoi), la retórica eclesiástica (homiletike rhetorike), la epistolografía (epistolographía) y los "Espejos de Príncipe"(kátoptra hegemonos)1.

Durante toda la historia del Imperio Bizantino la educación se fundó en la antiguapaideia griega, particularmente de la primera (s.V-IV a.C.) y la segunda sofística (primeros siglos d.C.). La educación retórica no sólo resultaba valiosa para quienes aspiraban a ser considerados cultos, sino también para todos aquellos que perseguían ocupar cargos públicos, tanto civiles como eclesiásticos. Una vez terminada la educación primaria, propaideia, que contemplaba principalmente el aprendizaje de la lectura y la escritura, se procedía al segundo estadio educacional, en el cual a partir de ejercicios de gramática se realizaban análisis de textos. Por último, superados los niveles anteriores, cuyo fin principal era la preparación del estudiante para el ejercicio de la oratoria, comenzaba la educación retórica propiamente tal. Es evidente que el sistema educativo ponía como punto álgido de la formación del hombre la retórica y que, por esto, toda la paideia veía en ella su fin último. Para los bizantinos el arte retórico no sólo fue enseñado y cultivado sino además, de manera sistemática, definido epistemológicamente. Esta "absoluta necesidad de definir la retórica", conforme a la expresión de B. Schouler, que se manifiesta como una constante a lo largo de toda la historia del Imperio, les llevó a consultar y criticar las definiciones clásicas antiguas -como las de Gorgias, Demóstenes, Aristóteles, Hermágoras, Dionisio de Halicarnaso, Hermógenes2, entre otros- a la vez que a elaborar las suyas propias. (Schouler 136-175).

A partir del siglo II de la era cristiana es posible reconocer dos grandes tendencias en el ámbito retórico, la de Minuciano, cuyo centro de actividades e influencias estaba en Atenas3, y la de Hermógenes de Tarso. Con el paso del tiempo, y ya en la época bizantina propiamente tal, la retórica de éste acabó primando sobre la de aquél.4 En efecto, durante siglos las generaciones de jóvenes fueron educadas en Bizancio, hasta la tardía época de los Paleólogo5, siguiendo principalmente el modelo retórico de los antiguos: Hermógenes (s. II-III d.C.)6 a partir de su obra Techne Rhetorike 7, Aelio Teón de Alejandría8 y su Progymnásmata9 y Aphthonios de Antioquía10 (s.IV d.C.), autor también de una Progymnásmata11. Esta composición, igualmente con fines educativos12 e inspirada en la de Hermógenes13, fue y uno de los manuales más utilizados en la práctica docente bizantina14.

El encomio es un texto que pertenece a la llamada retórica epidíctica (epideiktike), es decir, de alarde u ostentación. Se trata de una obra, compuesta muchas veces por encargo, que se propone elogiar a su destinatario a fin de promover su imagen. Es común que los encomios estén por lo mismo dirigidos a personalidades conocidas del ámbito público. Se trata de uno de los géneros más cultivados en la historia de Bizancio, como también de la mayoría de los reinos e imperios medievales15, y como ejemplos representativos de él pueden considerarse algunas obras de Temistio, Juliano, Libanio y Eusebio, entre otros. También se cuentan entre los encomios aquellas obras, que compuestas con mayor libertad por sus respectivos escritores, fueron dedicadas a la alabanza de cosas, prácticas o animales. Tal es el caso, por ejemplo, de los encomios de Miguel Pselo Egkomion eis ton oinon (Encomio al vino)16 y Logos eis pseiran (Discurso al pio/'o).(Petta-Katsarós 38) Dada las características propias del encomio y atendiendo las singularidades de los "Espejos de Príncipe", que presentamos más abajo, es preciso no confundir ambos géneros.

La monodia y el epitafio fueron composiciones muy cercanas al encomio. Son las circunstancias específicas en que son pronunciadas las que permiten separarlas de él. El epitafio es el discurso compuesto expresamente para ser pronunciado con ocasión de la muerte de alguien y en homenaje a la vida del difunto. La monodia, por su parte, sigue la misma intención del epitafio, pero a fin de no cansar al auditorio, utiliza como fórmula retórica una composición que no puede exceder los 150 versos, compuestos comúnmente en hexámetro. Así como el encomio, también la monodia se presenta en ocasiones, dentro de la tradición bizantina, dirigida a alguna cosa o suceso, como la famosa composición de Andrónico Calisto titulada Monodia epí te Dystychei Kwistantinoupolei17.

Se considera écfrasi, a las composiciones retóricas en prosa o en verso que se proponen la descripción comúnmente de una obra de arte, aunque a veces también de un paisaje, de una estación del año, etc. Representativas ecfráseis en la tradición bizantina son los discursos: Descripción de Santa Sofía de Pablo Silenciario, Invierno en Gaza de Juan de Gaza, El templo de los santos apóstoles de Constantino de Rodas y Descripción de las estatuas que están en el gimnasio popular llamado Zéuxippos de Xristódoro Koptites. (Vasilicopúlu-Ioanídu 62).

La ithopía, como es posible advertir en la etimología de la palabra, es un ejercicio retórico que en alguna medida se aproxima al teatro. Se trata de un discurso sobre alguna materia que el compositor pone en labios de algún personaje conocido de la historia. En consonancia con la teoría de Hermógenes, la ithopía es... "... he mímese tou charaktera enós prosopou (Petta-Katsarós 37).

El discurso ocasional (eukairiake logoi) debe ser a su vez clasificado en diferentes tipos, de los cuales los más frecuentes son: a) El discurso prosfonítico (prosfonetikós) que consiste en una arenga usualmente de bienvenida a algún personaje que arriba a un sitio como embajador, que regresa de un viaje o que asume un cargo público; b) El discurso propémptico (propemptikós logos), que de carácter encomiástico al igual que el prosfonítico es pronunciado en circunstancias exactamente opuestas a éste, es decir, con ocasión de la despedida de algún hombre conocido que abandona algún lugar o función pública; c) El discurso de embajada (presbeutikós logos); d) El discurso de aniversario (genethliakós logos), y e) El discurso de matrimonio (epithalamion).

Otro de los géneros que admite la retórica bizantina y ciertamente uno de los más cultivados, es la llamada retórica eclesiástica u homilética. La homiletike rhetorike fue cimentada en los primeros siglos de Bizancio por los Padres de la Iglesia - San Basilio, San Juan Crisòstomo, San Atanasio de Alejandría, San Gregorio de Nisa, entre otros-, quienes trazaron el modelo a seguir para los siglos posteriores. Apoyada en esta tradición, la retòrica eclesiástica encontró cultores incluso fuera del ámbito del clero, como es el caso del propio emperador León VI el Sabio, uno de los más renombrados compositores de este género18. Al igual que los Himnos, los discursos eclesiásticos tienen por fin educar y guiar a la feligresía hacia su salvación y suelen apoyar su argumentación en ejemplos tomados de las Sagradas Escrituras y de la vida de santos. Además de fortalecer la fe cristiana del auditorio, este género retórico se propone defender la ortodoxia y apoyar la obra evangelizadora y civilizadora de Bizancio.

La epistolografía, por su parte, constituye otro tópico duradero en la historia de la retórica bizantina. Desde Sinesio de Cirene hasta Demetrio Cidones, el venerado maestro de Manuel II19, la epistolografia, con claro predominio aticista, sigue los cánones convencionales del arte retórico en la estructuración, el estilo, las figuras retóricas y la utilización de sentencias, dichos y refranes. Entre los más conocidos autores bizantinos que nos han legado cartas de estilo retórico pueden mencionarse: Temistio, Juliano el Apóstata, Sinesio de Cirene, San Juan Crisóstomo, Gregorio de Gaza, Miguel Pselo, Teofílacto de Ocrida, Miguel Acominatos, Nicéforo Blemida, Tomás Mágistro, Nicéforo Gregorás, Demetrio Cidones y Manuel II Paleólogo, entre otros.

Los "Espejos de Príncipe" conforman uno de los géneros retóricos más singulares de la tradición bizantina, porque además de tener como referencia, como ocurre con toda la retórica de Bizancio, las composiciones de la época helenística, los kátoptra hegemonos siguen de cerca y directamente la tradición establecida por el A Nicocles isocrático. La gran novedad que ofrece Isócrates, fundamentalmente con su A Nicocles, dando origen al género retórico de los "Espejos de Príncipe", y más allá de la tradicional convicción de que el gobierno y el gobernante deben estar regidos por la arete es el hecho de que escoja un discurso admonitorio dedicado a un príncipe específico real, como soporte para la manifestación de su ideario político. De modo que, si bien el A Nicocles condensa las ideas políticas de Isócrates, presentándolas como un clásico capaz de conservar su vigencia fuera de su contexto histórico, el enseñoramiento de la retórica sobre la política se erige como un elemento constitutivo esencial de su obra, estableciéndose una relación de dependencia de ésta con aquella. A partir de entonces, aparece como necesario que el gobierno, ejercido por el príncipe, se halle regido por las directrices de una educación universal que a éste, de modo particular, le ha sido ofrecida por sus maestros. Más allá de la confianza que Isócrates muestra en la monarquía como sistema de gobierno, de la fe en un panhelenismo poderoso capaz de hacer frente al Imperio Persa y de la ventajosa situación estratégica de Chipre para la materialización de su sueño de universalizar el helenismo, el A Nicocles exhibe el modo a través del cual los pensadores han de participar del gobierno, poniéndolos ineludiblemente al servicio de la educación del gobernante, y el inconmensurable aporte que cabe a la retórica como forma de materializar dicha educación y de conducir directamente la política de la sociedad a través de la admonición a su soberano. Así, a partir del A Nicocles el arte retórico se hará partícipe en la política no sólo como instrumento de propaganda en favor del gobernante, como ocurre con los panegíricos o los encomios, sino también como herramienta fundamental para la educación del gobernante, único camino para alcanzar el bien común. Tal es la característica esencial de los llamados "Espejos de Príncipe", el estar dirigidos a quien gobierna no sólo para su beneficio sino sobre todo para el de quienes son gobernados. Isócrates inaugura de este modo un género retórico que encontró continuidad en las letras bizantinas, tanto desde la estilística como desde la teoría política, y que obliga a considerar a los "Espejos de Príncipe", en el ámbito de la retórica de Bizancio, como un "género en sí mismo". (Petta Katsarós 42) Es por esto que resulta indispensable diferenciar los "Espejos de Príncipe" de los encomios como sugiere Hunger (Hunger 245-246) en oposición a la obra de Hadot (Hadot 555-632), donde aparecen homologados con la encomiástica, y advertir en ellos sus características esenciales. El "Espejo de Príncipe" no es un simple panegírico compuesto a algún destinatario, sino por el contrario, como lo que pretende es el buen gobierno del soberano, suele incluir consideraciones críticas a su comportamiento así como sabios y oportunos consejos. El auténtico "Espejo", en consecuencia, dado el carácter práctico de los consejos que ofrece, exige un cierto grado de conocimiento del orador con su destinatario. Aunque el "Espejo de Príncipe" encomie en ocasiones a quien ha sido dirigido, no se le puede tener entre los encomios porque no es esa su intención principal, así como porque tradicionalmente la literatura encomiástica no incluye consejos y críticas al quehacer del elogiado, como si ocurre con los "Espejos de Príncipe". Al mismo tiempo, tampoco es prudente homologar este género con el de los Tratados Políticos, pues aunque el "Espejo de Príncipe" puede contener de modo implícito o incluso explícito una teoría política, no es tampoco la exposición de ella el fin de su redacción. El "Espejo de Príncipe", desde esta perspectiva, es más retórico que político y se ajusta más al ámbito de lo práctico que de lo puramente teórico.

Los "Espejos de Príncipe" bizantinos, junto con recoger los elementos constitutivos de este género que arrancan de la tradición isocrática a partir los discursos vinculados con la monarquía chipriota20, se caracterizan por la presencia de una fuerte impronta cristiana, propia de la cultura griega bizantina. Con excepción de Juliano el Apóstata y a partir de Agapito Diácono, cuya obra fue de las más conocidas a lo largo de la historia de Bizancio y que, como "...puente entre la tradición isocrática y la bizantina..." (Soto - Yáñez 42) sirvió de modelo para la composición de otros "Espejos" posteriores, la visión cristiana del poder, que sitúa al PaoiXsú^ como un vicario de Cristo y como un servidor de los hijos de Dios, se incorpora definitivamente a las características constitutivas de los "Espejos de Príncipe" bizantinos. De este modo, junto a los elementos tradicionalmente isocráticos, los kátoptra hegemonos son depositarios de la teoría política cristiana de Bizancio, que hunde sus raíces en los tempranos escritos de los Padres Griegos de la Iglesia. (Chrestou 35).

Desde una perspectiva formal, los "Espejos de Príncipe" Bizantinos deben ser clasificados en dos grupos. Los llamados de tradición "gnomológica" que se caracterizan por estructurarse en breves capítulos a modo de sentencias - que conforman además a lo largo de toda la obra un acróstico- y, los que alejados de esta tradición formal, carecen de acróstico y exponen el contenido en capítulos más extensos que bien permitirían, sin embargo, una subdivisión en capítulos más pequeños.(Hunger 247) Al primer grupo pertenecen los discursos de Agapito, Basilio I y Manuel II y al segundo las obras de Juliano el Apóstata, Sinesio de Cirene, Cecaumeno, Teofílacto de Ocrida, Nicéforo Blemida y Tomás Mágistro.

Conforme a las definiciones del género de los "Espejos de Príncipe", establecidas por Hadot primero y con mucho mayor precisión por Hunger más tarde, y a pesar de sus diferencias singulares, que lejos de ser una dificultad constituyen un punto de apoyo objetivo para su inclusión en este género retórico, los discursos que a continuación presentamos admiten ser clasificados sin mayores objeciones, aunque cada uno con sus matices particulares, dentro del género retórico de los "Espejos de Príncipe" y no del de los encomios.

Una de las pocas publicaciones recientes que reconocen y estudian el género de los "Espejos de Príncipe" bizantinos es la tesis doctoral de Chrestou sobre la obra de Nicéforo Blemida, que el autor considera un símbolo de la teoría política de Bizancio. En la investigación, en efecto, el discurso admonitorio a Teodoro II Láscaris no es presentado como una obra aislada, sino inserta en el marco de la tradición bizantina de los "Espejos de Príncipe". Los autores que menciona en dicha tradición concuerdan, en líneas generales, con los que reconocemos como autores de "Espejos". Constituyen excepciones, sin embargo, la omisión que hace de la obra de Juliano el Apóstata y la adición de los discursos de Theodoros Metochites Perí Basileias21, que a nuestro juicio se ajusta más a un tratado de teoría política que a un discurso parenético, y de Demetres Chrysolorás Synkrisis palaion archonton kai neou tou nyn autokrátoros22 dedicada a Manuel II Paleólogo, cuya redacción se aproxima más al género del encomio. (Chrestou 33-39) Por su parte, nuestro repertorio de fuentes coincide igualmente, con la sola excepción de nuestra consideración de Juliano el Apóstata, con la lista presentada por Blum en su breve pero extraordinariamente sugerente "Introducción" a su traducción al alemán de los "Espejos" de Agapito Diácono, Teofílacto de Ocrida y Tomás Mágistro. Aunque no se trata propiamente de un estudio de la problemática de los "Espejos de Príncipe", la presentación de Blum sugiere un esquema comparativo de las composiciones parenéticas bizantinas con la obra de Isócrates, esquema que valoramos como la más importante aproximación a la problemática histórica de la continuidad de la retórica isocrática en Bizancio, publicada hasta la fecha23. A su vez, la lista de fuentes con que ha trabajado K LMSat; su presentación de los "Espejos de Príncipe" bizantinos, tanto de las épocas temprana, media y tardía como él mismo denomina24, es también concordante con la nuestra. Anotamos como excepción sí, la adición de la composición To periphanestato kai periblepto egapemeno en kyrio pneumatiko hyio Michael to ek Theou árchonti Boulgarias 25, dedicada por el Patriarca Focio al príncipe Búlgaro Boris (riai5a<; 23-24), la cual, aunque bajo un formato epistolar y no discursivo sigue ciertos lineamientos esenciales del género retórico de los "Espejos", se aleja a nuestro juicio del marco de los propiamente bizantinos, que circunscriben la exposición política parenética al ámbito del poder imperial de Constantinopla. El carácter variado de las fuentes no sólo enriquece y facilita el estudio de este fenómeno literario-político, sino que además, creemos, le concede la condición de ser una auténtica problemática historiográfica constitutiva de toda la historia bizantina, atravesándola prácticamente de principio a fin, lo cual ofrece una mayor legitimidad epistemológica a su estudio y a su consideración como género de la retórica bizantina. En efecto, los textos en cuestión abarcan temporalmente desde el siglo IV d.C., con la obra Oi Praxeis tou Autokrátoros e Peri Basileias de Juliano el Apóstata, hasta las postrimerías de la historia del Imperio, en el siglo XV d.C., con el discurso Pros ton erasmiotaton hyion autou kai basilea Ioannen ton Palaiologon ypothekai basilikes agoges 26 de Manuel II Paleólogo, penúltimo dignatario a la cabeza de Bizancio antes de su caída en 145327.

Dentro de esta extensión temporal, la relativa simetría con que se manifestaron cronológicamente los nueve discursos admonitorios que reconocemos como kátoptra hegemonos, presentes prácticamente en cada siglo de la historia del Imperio con excepción de la época tradicionalmente denominada "la gran brecha del helenismo", colabora igualmente a la legitimación del repertorio de las fuentes, que apreciamos como textos historiográficamente fidedignos, como punto de partida para el estudio y reconocimiento de los "Espejos de Príncipe" como género de la retórica bizantina.

Por otra parte, las diferencias que advertimos entre los autores de los discursos parenéticos en relación con el ámbito de sus ocupaciones, que permiten contar con figuras de diferentes órdenes como el político, el militar y el eclesiástico (secular y regular), sumado a las particularidades estilísticas y de énfasis temático de cada uno, configuran, en conjunto con la extensión temporal del fenómeno y con los préstamos que es posible reconocer entre los discursos más tardíos respecto de los más tempranos, constituyéndose además de un género una tradición literaria, un fenómeno, que aunque amplio, resulta claramente identificable con la historia bizantina y la de su expresión literaria en el ámbito de la política.

En consecuencia, atendiendo las diferencias de temporalidad y de singularidad histórica de cada uno de los textos, consideramos historiográficamente pertinente el repertorio de fuentes que sugerimos para el tratamiento de la problemática de los "Espejos de Príncipe", circunscrita, aunque su origen se halla en la Antigüedad en la obra retórica de Isócrates, al marco de la historia de las letras retóricas bizantinas.

No cabe duda que un estudio riguroso del género de los "Espejos de Príncipe" en el mundo bizantino como continuidad de la tradición retórica isocrática, junto con contribuir a la discusión en torno a la continuidad cultural existente entre el helenismo antiguo y el bizantino28, tema aún insuficientemente estudiado a nuestro juicio29, abre innumerables posibilidades de estudios posteriores. Resulta necesario, en esta línea, traer a colación el concienzudo ensayo de los profesores Kazhdan y Cutler publicado en 198230 con el fin de discutir las conclusiones del bizantinista alemán Weiss31. En el artículo, los autores se esmeran por negar la posibilidad de una continuidad cultural entre el mundo antiguo, tanto griego como romano, y el bizantino. El análisis se apoya fundamentalmente en la comparación de elementos políticos, sociales, artísticos, religiosos y éticos y en menor grado literarios, para concluir finalmente que, aunque en Bizancio es posible admitir para ciertos periodos de su historia una cierta intención de imitar a los antiguos (uíur|or|), no es posible plantear que exista una continuidad cultural sino más bien una discontinuidad. De modo que Bizancio constituiría un mundo en sí mismo y no sólo la transformación de un mundo precedente. Concordamos en líneas generales con este planteamiento teórico y no sólo para el mundo bizantino sino en general, desde la óptica de la teoría de la historia, para la historia de todos los pueblos. Sin embargo, creemos que así como no es prudente presentar en términos absolutos la continuidad de la Grecia Antigua en Bizancio, ni siquiera definir la llamada "Grecia Antigua" como si se tratase de una sola unidad histórica parece oficioso, tampoco lo es negar en términos igualmente absolutos la posibilidad de continuidad histórica, en ciertos aspectos del quehacer humano, de un pueblo a otro o de una época a otra. Es evidente que Bizancio se presenta como un mundo en muchísimos aspectos diferente del helenismo antiguo y del mundo helenístico, como también del romano, del persa, del árabe, del eslavo, del turco, etc. No obstante, el estudio histórico sobre temáticas específicas, que pretende centrarse en un aspecto de la realidad, matizándola, permite mostrar que Bizancio es deudor de muchos elementos de las culturas que le precedieron como de aquellas con las que compartió contemporaneidad32. Lo cual, desde luego, no niega en absoluto su originalidad histórica. Desde esta perspectiva creemos, que el estudio cuidadoso de los "Espejos de Príncipe" bizantinos, que esquematizamos más abajo, a la luz de las composiciones isocráticas antes referidas, puede constituir un aporte específico no para continuar con una discusión entre posturas absolutas, que creemos carece de sentido, sino para abrir un campo de investigación aún insuficientemente estudiado. Los "Espejos de Príncipe" bizantinos, aún reconociendo las singularidades propias de sus respectivas épocas como de sus correspondientes compositores, son evidentemente deudores de la retórica y de la teoría política de Isócrates. Esto es lo que anotamos como conclusión preliminar: no que Bizancio sea por ello una expresión tardía del helenismo antiguo, sino simplemente que es posible trazar un puente en el ámbito de la retórica y de la teoría política entre los hombres que hablaban griego en los siglos del Imperio Bizantino y el viejo, también griego, Isócrates.

 

ESPEJOS DE PRÍNCIPE BIZANTINOS

Autor

Obra

Destinatario

Epoca

Juliano el

Apóstata,

Emperador

Oi Praxeis tou Autokrátoros e Per, Basileias33

Constancio

s. IV

Sinesio de Cirene, Obispo

Eis ton Autokrátora, Per basileias34

Arcadio

s. IV

Agapito Diácono, Clérigo secular

Ekthesis kephalaión Parainetikór

35

Justiniano

s. VI

Basilio I, Emperador

Pros Léonta Kephalaia Parainetiká

36

León VI

s. IX

Cecaumeno, General de ejército

Logos nouthetikós pros npoc basilea37

s. XI

Teofílacto de

Ocrida,

Obispo

Paideia basilike 38

Constantino Ducas

s. XI

Nicéforo Blemida, Clérigo regular

Ho Basilikós Andriás39

Teodoro I Láscaris

s. XIII

Tomás Mágistro,

Logos perí basileias 40

Andrónico II

s. XIV

Clérigo secular

Manuel IIPaleólogo,

Emperador

Hypothekai bastillees agoges 41

Juan VIII

s. XV

 

 

Notas

1 Para un estudio introductorio ordenado, sistemático y completo de la literatura bizantina en general y de la retórica en particular, véase: Vasilicopúlu-Ioanídu, A., Introducción a la Literatura Bizantina. Santiago de Chile, 2005; KATSAROS, B., Eisagôgë stë Mesaiônikë Hellënikë (Byzantinë) Filología. Tesalónica, s/d.; TSOLAKHS , E. TH., Eisagôgë stë Mesaiônikë Hellënikë Filología. Tesalónica, 1986; TOMMADAKHS, N., Kleis tës Byzantins Filologías. Atenas, 1986; Garzya, A., Lezioni di Filologia Bizantina (Appunti di storia letteraria di Bizancio). Nápoles, 1961; TOMMADAKHS, N., Eisagôgë eis tën Byzantinën Filologían. Atenas, 1956. A sólo tres años de su edición, esta obra fue elogiosamente comentada por P. Joannou en la prestigiosa Byzantinische Zeitschrift, véase: Joannou, P., "N. B. Tomadakes Eisagôgë eis tën Byzantinën Filología", Byzantinische Zeitschrift, 52 (Múnich, 1959), pp. 82-83. Para la consulta más especializada de estas mismas materias, véase: Krumbacher, K., Historia tës Byzantins Filologías II. Atenas, 1990; Hunger, H., ByzantinëLogotechnía, ë logia kosmikë grammateia tön byzantinön, I. Atenas, 1987.

2 Para una presentación sucinta y ordenada de las definiciones clásicas y helenísticas del arte retórico, véase: Kennedy, G., Historía tës klasikës rëtorikës. Atenas, 2001, pp. 51-163.

3 Para la teoría retórica de Minuciano, véase: Kennedy, G., Historía tes klasikës rëtorikës, op.cit., pp. 333-361.

4 Para el análisis de las tendencias retóricas de Minuciano y Hermógenes y de cómo sus respectivas escuelas se opusieron durante los siglos siguientes, véase: Kustas, G., Studies in Byzantine Rhetoric. Tesalónica, 1973, pp.5-26.

5.- Para la sobre vivencia de la retórica de Hermógenes y de Aphthonios en tiempos del llamado "Renacimiento Paleólogo", véase: Fryde, E., The Early Palaeologan Renaissance (1261-c.1360). Leiden, Boston, Köln, 2000, pp. 213-225

6 Para la constatación de los abundantes comentarios bizantinos de la obra de Hermógenes, véase: Richter, H., "Byzantinischer Kommentar zu Hermógenes", Byzantion, III (Bruselas, 1926), pp. 153-204.

7 Rabe, H., Hermogenis Opera. Leipzig, 1913.

8 Llamamos a este autor expresamente Aelio Teón de Alejandría para evitar confusiones con Teón de Alejandría, el conocido matemático y filósofo padre de Hipatia, con quien se formara sinesio de cirene.

9 Patillon, M., Aelius Theon, Progymnasmata. París, 1997.

10 Para una exposición ordenada de la Progynmásmata de Aphthonios y de su influencia en la teoría retórica y en la práctica docente posterior, véase: Kennedy, G., Historía tës klasikës rëtorikës, op.cit., pp. 324-346.

11 Rabe, H., Aphthonii Progymnásmata. Leipzig, 1926.

12 La Progymnásmata de Aphthonios procura el aprendizaje de la retórica a partir de cuatro ejercicios. La fábula (mythos), inspirándose principalmente en Esopo, el cuento (diegema), el discurso útil (chreia) y la elaboración de una opinión (gnómé). En Aelio Teón encontramos la misma Progymnásmata pero con los ejercicios presentados en otro orden: , chreia, gnómé, mythos y diegema. Roueché, Ch., "The rethoric of Kekaumenos", en: Jeffreys, E. (Ed.), Rethoric in Byzantium. Oxford, 2001, p. 30; Para una presentación ordenada de la denominada Progymnasmata como técnica de enseñanza y ejercicio de la retórica característica de la teoría retórica de la Antigüedad tardía griega, véase: Kennedy, G., Greek Rhetoric under Christian Emperors. Nueva Jersey, 1983, pp. 54-72.

13 Para uno de los trabajos más completos sobre la sobre vivencia de la retórica de Hermógenes en las letras bizantinas, véase: Kustas, G., Studies in Byzantine Rhetoric, op.cit, pp. 159199.

14 Para mayores precisiones sobre los autores mencionados, véase, respectivamente: Smith, W. (Ed.), Dictionary of Greek and Roman Biography and Mithology, I-III. Boston, 1867, I, pp. 419-420; III, p. 1081; I, pp. 224-225.

15 Para el caso por ejemplo del Reino Nazarí, en el otro extremo de Europa respecto de Bizancio, véase: Damaj, A., "El panegírico al servicio del gobernante en la Granada Nazarí. Las bases de su contenido", MEAH (Miscelánea de Estudios Arabes y Hebraicos), 54 (Granada, 2005), pp. 29-38.

16 Para la primera edición (con traducción al italiano) de este breve encomio, véase: Garzya, A., "Un encomio del vino inedito de Michele Psello", Byzantion, XXXV (Bruselas, 1965), pp. 418-428.

17 Monodia a la desdichada Constantinopla.

18 Para un interesante y reciente estudio de las Homilías de León VI, que además de clasificarlas en cuatro categorías (hagiográficas, marianas, dominicales y ocasionales), inserta la obra del emperador en el marco de la tradición bizantina de este género retórico, ofreciendo además un completo análisis de la homilética de Bizancio en general, véase: Antonopoúlou, Th., "The Homilies of the Emperor Leo VI", The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 400-1453, 14 (Leiden-Nueva York- Köln, 1997), pp. 298312 A la vez, para un comentario crítico de esta obra, véase: Somers, V., "Theodora Antonopoúlou, The Homilies of the Emperor Leo VI (The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 400-1453, vol 14), Leiden-Nueva York- Köln, 1997", Byzantion, LXIX, 2 (Bruselas, 1999), pp. 589-590; Congourdeau, M-H., "Theodora Antonopoúlou, The Homilies of the Emperor Leo VI (The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 14). - E.J. Brill, Leyde-Nueva York-Cologne 1997. 24,5x16. x-308 pages", Revue des Études Byzantines, 57 (París, 1999), p. 290. Por otra parte, para un comentario de la contribución arqueológica de las observaciones espaciales de algunas homilías de León VI, véase: SYNAIKA, L., " Paratéréseis se dyo homilíes tou Léontos tou Sophou", Epistemonik e Epeterís Filologikes Scholes Aristoteleion Panepistemion Thesalonikes, VI (Tesalónica, 1956), pp. 209-214

19 Para la estrecha amistad de Manuel con su venerado maestro véase en el Epistolario de Manuel II las cartas: 3, 4, 5, 8, 10, 11, 12, 14, 16, 19, 20, 21, 22, 23, 25, 26, 29. 31, 36 y 62. Dennis, G.T., The Letters of Manuel II Palaeologus. CFHB, VIII. Washington, 1977; Loenertz, R., "Manuel Paléologue et Démétrius Cydonés. Remarques sur leurs correspondances", Échos D'Orient, 36 (París, 1937), pp. 271-287 / 474-487, 37 (París, 1938), pp. 107-124.

20 N. (III) Nikokles (Nicocles); Nic. (II) Pros Nikoklea (Ad Nicoclem); Ev. (X) Euagoras (Evágoras). Para una reciente y rigurosa traducción castellana anotada de la obra de Isócrates, véase: Guzmán H., M., Isócrates, Discursos, I-II. Madrid, 1979-1980.

21 Sobre la realeza.

22 Comparación de los antiguos emperadores con el nuevo y actual emperador.

23 Blum, W., Byzantinische Fürstenspiegel. Agapetos, Theofylakt Von Ochrid, Thomas Magister. Stuttgart, 1981, pp. 1-56 Para un comentario crítico especializado de esta obra, que centra más su atención en observaciones filológicas a la traducción al alemán de las fuentes, véase: Koder, J., "Byzantinische Fürstenspiegel. Agapetos, Theofylakt Von Ochrid, Thomas Magister. Übersetzt und erläutert von W. Blum [Bibliothek der griechischen Literatur, 14.] Stuttgart, Hiersemann 1981. V, 205 S.", Byzantinische Zeitschrift, 78 (Múnich, 1985), pp. 365-366.

24 TIaiaax, K., He thematike tön byzantinön"kätoptra hegemonos" tes pröimes kai meses periodou 398-1085. Atenas, 2005; TIaiaaz, K., Ta byzantiná kátoptra hegemonos" tes hystertesperiodou (1254-1403). Atenas, 2006.

25 Al eminente e insigne amado señor hijo espiritual de Miguel rey en Dios de Bulgaria.

26 A su cultísimo hijo y emperador Juan Paleólogo, consejos de educación Real.

27 Para las circunstancias en que Manuel II compuso su discurso admonitorio y para el análisis de su contenido como último "Espejo de Príncipe" bizantino, véase: Soto A., R., "Manuel II Paleólogo y la admonición a Juan VIII: una ilusión tardía de resurgimiento imperial", Byzantion Nea Hellás, 25 (Santiago de Chile, 2006), pp. 165-182.

28 En el importante trabajo sobre la continuidad de la cultura griega a través de los siglos de Arnold Toynbee, que dedica un capítulo precisamente a las herencias clásicas recibidas por los bizantinos, no encontramos de hecho, en señal de prueba de dicha continuidad, mención alguna de la retórica en general ni de los "Espejos de Príncipe" en particular. Cfr. Toynbee, A., Los Griegos: Herencias y Raíces. México, 1995, pp. 80-87.

29 Existen, no obstante, importantes monografías que abordan el tema de la continuidad cultural entre el mundo griego antiguo y, el también griego, mundo bizantino. Téngase por ejemplo la reciente publicación de G. Kustas: Kustas, G., "Rhetoric and the Holy Spirit", en: Littlewood, A.R. (Ed.), Originality in Byzantine Literature, Art and Music. Oxford, 1995, pp. 29-37 En el capítulo, el autor muestra una línea posible de estudio para continuidad del arte retórico entre la Antigüedad y Bizancio.

30 Kazhdan A., Cutler, A., "Continuity and Discontinuity in Bizantine History", Byzantion, LH (Bruselas, 1982), pp. 429-478.

31 Weiss, G., "Antike und Byzanz. Die Kontinuität der Gesellschaftsstruktur", Historische Zeitschrift, 224 (Berlín, 1977), pp. 529-560.

32 A. Bravo y M.J. Álvarez, comentando la obra de Kazhdan, A., Change in Byzantine Culture in the Eleventh and Twelfth Centuries. Berkley, Los Ángeles, Londres, 1985, en una actitud comprensiva de la búsqueda de esta obra por enfatizar la originalidad de la cultura bizantina en relación con las herencias culturales que recibió, sostienen que la idea del cambio en Bizancio "...no significa que sus autores no crean en una continuidad en la evolución de la civilización de Bizancio y en una omnipresencia de los elementos heredados; como estos mismos autores escriben, se trata de hacer hincapié en los cambios para conseguir así -sin distorsionar la realidad- un retrato que se oponga decididamente a la idea corriente de que la civilización bizantina fue estática." Bravo G., A., Álvarez A., M.J., "La civilización bizantina de los siglos XI y XII: notas para un debate abierto", Erytheia, 9 (Madrid, 1988), p. 121 Aún de acuerdo con las apreciaciones de Bravo y Álvarez a esta obra de Kazhdan, observamos una actitud mucho más intransigente de Kazhdan y Cutler, de la que ciertamente discrepamos, en el artículo citado anteriormente (véase supra nota 44), en el cual, a nuestro juicio, se desconecta a Bizancio de la tradición clásica.

33 Sobre las acciones del emperador o sobre la realeza.

34 Al emperador, sobre la realeza.

35 Exposición de capítulos admonitorios.

36 Capítulos admonitorios a León. Discurso admonitorio al emperador.

38 Educación Real.

39 La estatua del soberano.

40 Discurso sobre la realeza.

41 Consejos de educación Real.

 

BIBLIOGRAFIA

Antonopoúlou, Th. (1997) "The Homilies of the Emperor Leo VI", The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 400-1453, 14 (Leiden-Nueva York- Köln, 1997), pp. 298-312         [ Links ]

Blum, W, (1981) Byzantinische Fürstenspiegel. Agapetos, Theofylakt Von Ochrid, Thomas Magister. Stuttgart.         [ Links ]

Bravo G., a., Alvarez a., M.J. (1988) "La civilización bizantina de los siglos XI y XII: notas para un debate abierto", Erytheia, 9 (Madrid, 1988), pp. 77-132.         [ Links ]

Congourdeau, M-H. (1999) "Theodora Antonopoúlou, The Homilies of the Emperor Leo VI (The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 14). - E.J. Brill, Leyde-Nueva York-Cologne 1997. 24,5x16. x-308 pages", Revue des Études Byzantines, 57 (París, 1999), p. 290.         [ Links ]

Damaj, A. (2005) "El panegírico al servicio del gobernante en la Granada Nazarí. Las bases de su contenido", MEAH (Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos), 54 (Granada, 2005), pp. 29-38.         [ Links ]

DENNIS, G.T. (1977) The Letters of Manuel II Palaeologus. CFHB, VIII. Washington.         [ Links ]

Fryde, E., The Early Palaeologan Renaissance (1261-c.1360). Leiden, Boston, Köln, 2000.         [ Links ]

GARZYA, A. (1961) Lezioni di Filologia Bizantina (Appunti di storia letteraria di Bizancio). Nápoles.         [ Links ]

GUZMÁN H., M. (1972) Isócrates, Discursos, I-II. Madrid, 1979-1980.         [ Links ]

Hadot, P., "Fürstenspiegel", Reallexikon für Antike und Christentum, VIII. Stuttgart, pp. 555-632.         [ Links ]

HANNICK, Ch. (1999) "Exégèse, typologie et rhétorique dans l'hymnographie byzantine", Dumbarton Oaks Papers, 53 (Washington, 1999), pp. 207218.         [ Links ]

HUNGER, H. (1987) Byzantine Logotechnía, ë logia kosmikë grammateia tön byzantinön, I. Atenas.         [ Links ]

Kazhdan A., Cutler, A. (1982) "Continuity and Discontinuity in Bizantine History", Byzantion, LH. Bruselas. pp. 429-478.         [ Links ]

KENNEDY, G. (1983) Greek Rhetoric under Christian Emperors. Nueva Jersey, 1983.         [ Links ]

KENNEDY, G. (2001) Historia tes klasikës rëtorikës. Atenas. pp. 51-163.         [ Links ]

Koder, J. (1981) "Byzantinische Fürstenspiegel. Agapetos, Theofylakt Von Ochrid, Thomas Magister. Übersetzt und erläutert von W. Blum (Bibliothek der griechischen Literatur, 14.) Stuttgart, Hiersemann 1981. V, 205 S.", Byzantinische Zeitschrift, 78 (Munich, 1985), pp. 365-366.         [ Links ]

Katsapos, B., . Eisagöge stë Mesaiönike Hellënikë (Byzantine) Filología Tesalónica, s/d.         [ Links ]

Krumbacher, K. (1990) , Historia tës Byzantins Filologías I. Atenas.         [ Links ]

Kustas, G. (1973) Studies in Byzantine Rhetoric. Tesalónica.         [ Links ]

Loenertz, R. (1938) "Manuel Paléologue et Démétrius Cydonès. Remarques sur leurs correspondances", Échos D Orient, 36 (París, 1937), pp. 271287 / 474-487, 37 París. pp. 107-124.         [ Links ]

Patillon, M. (1997) Aelius Theon, Progymnasmata. París.         [ Links ]

PAIDAS, K. (2005) Hë thematikë tön byzantinön"kätoptra hëgemonos" tës prôimës kai mesës periodou 398-1085. Atenas.         [ Links ]

paidas, K. (2006) Ta byzantiná "kátoptra hëgemonos" tës hystertës periodou (1254-1403). Atenas.         [ Links ]

PETTA, M., "Retorikë", en: KATSAROS, B., Eisagöge stë Mesaiönike Hellënikë (Byzantine) Filología , op.cit., p. 38.         [ Links ]

Rabe, H. (1926) Aphthonii Progymnasmata. Leipzig.         [ Links ]

Rabe, H. (1913) Hermogenis Opera. Leipzig.         [ Links ]

Richter, H. (1926) "Byzantinischer Kommentar zu Hermogenes", Byzantion, III Bruselas. pp. 153-204.         [ Links ]

RouechÉ, Ch. (2001) "The rethoric of Kekaumenos", en: Jeffreys, E. (Ed.), Rethoric in Byzantium. Oxford.         [ Links ]

Schouler, B. (1995) "La définition de la Rhétorique dans l'enseignement byzantin", Byzantion, LXV, 1. Bruselas. pp. 136-175.         [ Links ]

Smith, W. (Ed.), (1867)Dictionary of Greek and Roman Biography andMithology, I-III. Boston. I, III.         [ Links ]

Somers, v., "Theodora Antonopoúlou, (1997)7he Homilies of the Emperor Leo VI (The Medieval Mediterrean, Peoples, Economies and Cultures 400-1453, vol 14), Leiden-Nueva York- Köln,.", Byzantion, LXIX, 2 (Bruselas, 1999), pp. 589-590.         [ Links ]

Soto A., R., (2006) "Manuel II Paleólogo y la admonición a Juan VIII: una ilusión tardía de resurgimiento imperial", Byzantion Nea Hellás, 25 Santiago de Chile. pp. 165-182.         [ Links ]

Soto A., R., Yáñez R., E., (2006) El Arte del Buen Gobierno. Agapito Diácono, Exposición de Capítulos Admonitorios. Santiago de Chile: Centro de Estudios Griegos. p. 42.         [ Links ]

Synaika, l., (1956) " Paratêrêseis se dyo homilies tou Léontos tou Sophou", Epistëmonik ë Epetëris Filologikës Scholës Aristoteleion Panepistëmion ThesalonikësVI (Tesalónica. pp. 209-214.         [ Links ]

Tsoaakhs, Ë.©. (1986) Eisagöge stë Mesaiönike Hellënikë Filología. Tesalónica.         [ Links ]

TîîMAAAKHZ, N. (1950) Eisagöge eis tën Byzantinën Filologían. Atenas.         [ Links ]

TîîMAAAKHZ, N., Kleis tës Byzantins Filologías. Atenas, 1986.         [ Links ]

Xphstoy, K. (1996) Ho "Basilikós Andriàs"tou Nikëforou Blemmydë Symbolë stën politikë theöria tön byzantinön. Tesalónica. p. 35.         [ Links ]

Toynbee, A. (1995) Los Griegos: Herencias y Raices. México.         [ Links ]

Vasilicopúlu-Ioanídu, A. (2005) Introducción a la Literatura Bizantina. Santiago de Chile.         [ Links ]

Weiss, G. (1977) "Antike und Byzanz. Die Kontinuität der Gesellschaftsstruktur", Historische Zeitschrift, 224. Berlín. pp. 529-560.         [ Links ]


Recibido: 14.01.11 - Aceptado: 16.03.11

Correspondencia: Roberto Andrés Soto A. soto.robertoandres@gmail.com Doctor en Historia, Universidad de Granada, España. Doctor Europeus Universidad de Granada-Universidad Aristotélica de Tesalónica, Grecia. Master en Historia, Universidad de Granada. Profesor e investigador, Centro de Estudios Griegos, Bizantinos y Neohelénicos, Universidad de Chile.