SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número29Bizancio en la Crónica Universal de san Isidoro de SevillaLa crítica sexual anticlerical en el Apókopos de Bergadís: la sollicitatio durante la confesión índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Byzantion nea hellás

versão On-line ISSN 0718-8471

Byzantion nea hellás  n.29 Santiago  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-84712010000100007 

Byzantion Nea Hellás 29, 2010: 99-112

BYZANTINA GRAECIA

 

La muerte de Digenís Akritas: Tradición medieval y cantares modernos

The death of Digenes Akritas: Medieval tradition and modern songs

 

Victoria Casamiquela Gerhold

CEICAM Bahía Blanca-Argentina.

Correspondencia a:


Resumen: el presente artículo tiene como objeto la presentación de un cantar akrítico perteneciente a la llamado Cancionero Popular Neogriego, cuyo argumento es una versión de la muerte del héroe bizantino Vasilios Digenís Akritas. Es a partir de este cantar que se desarrollan a continuación algunos comentarios referidos a sus aspectos estructurales y temáticos, fundados en comparaciones con los poemas medievales y con otros cantares akríticos modernos.

Palabras claves: Digenis Akritas — poemas bizantinos — tradición folklórica moderna.


Abstract: the aim of this article is to introduce a versión of a modern akritic song, generally considered as part of the Greek folkloric tradition, whose argument refers the circumstances of the death of the Byzantine hero Vasilios Digenís Akrites. Certain aspects of the structure and topics of the song are then discussed, on the basis of some comparisons established with the medieval poems and other modern versions of Digenes' death.

Key words: Digenes Akrites — Byzantine poems — modern folkloric tradition.


 

"Carente me ha derrotado del todo, a mí, que nunca fui vencido"1

El cantar que a continuación se presenta, bajo el título de "La muerte de Digenís Akritas", pertenece al llamado Cancionero Popular Neogriego, esto es, el conjunto de canciones propias de la tradición popular griega moderna, cuyas temáticas se remontan sin embargo a motivos de raigambre medieval y aún antigua2. Este cantar —que se ha conservado en dialecto deTrebizonda- fue publicado inicialmente por Émile Legrand en la segunda mitad del siglo XIX, como parte de su compilación Chansons populaires grecques, con traducción y comentario en francés. E. Legrand, por su parte, había entrado en conocimiento de esta versión gracias al profesor Sabbas loannidis, de la escuela helénica de Trebizonda, el propio descubridor de la primera versión publicada de la epopeya de Digenís Akritas, la versión T3, también editada por E. Legrand y C. Sathas.

Las siguientes páginas estarán dedicadas a una traducción y un breve comentario de esta canción, con el fin de señalar su interés y las valiosas posibilidades que ofrece su estudio.

LA MUERTE DE DIGENÍS AKRITAS

1- Akritas construía un castillo en los alrededores de las montañas, Hacia allí lleva todos los vegetales del mundo y los planta, Hacia allí lleva todos los pájaros del mundo y les construye nidos: Estos pájaros cantaban y decían: "¡siempre vivirá el Akrita!"

5- Ahora cantan y dicen que el Akrita morirá.

"¡Estos son pequeños pajaritos, que canten y que se alegren! Estos son pequeños pajaritos, que no saben lo que cantan!" Cuando (Akritas) mira hacia allá, (ve a) Caronte (que), desciende. "Adonde vas, adonde vas, Caronte mío, (adonde) vas así alegremente?"

10- "Vine para tomar tu alma, (por eso) vengo alegremente."

- "Caronte mío, ven, luchemos sobre la broncínea superficie: Si me vences, toma entonces mi alma, Si resulto yo vencedor, tomaré tu negro (caballo)." Salieron y lucharon, venció Caronte.

15- "¡Desgraciado de mí y desdichado sea yo, me ha vencido Caronte!" Tráiganme mi flecha, tráiganme mis armas, Tráiganme mi maza, que pesa sesenta okades4, mi otra maza, que pesa sesenta y cinco." Le traen la flecha, le traen sus armas,

20- Le traen su maza, que pesa sesenta okades, Y su otra maza, que pesa sesenta y cinco, En la mano toma sus armas, se viste con su coraza: Mi Akritas se lanza para ir de caza: Llegó sólo hasta mitad del camino, hasta mitad de camino fue:

25- le dolió (entonces) la cabeza, su corazón se perturbó, y temblaron sus rodillas, y no pudo continuar. Mi Akritas retrocede, y emite frecuentes suspiros: "Desgraciado de mí, el pobre, yo que voy a morir: Adiós a las cumbres, adiós a los animales salvajes,

30- Que no pueda yo ver las altas cumbres, las altas cimas, Para hacer llorar de pena a las aves de presa, y cantar tristemente a los bosques!

Ven, mi bella, tiéndeme un lecho mortuorio,
Y pon en mi cabecera flores montañesas."
Viene su bella, tiende los paños y los cobertores,

35- Y pone en su cabecera flores de las montañas.

"Bella, ¿por qué me tendiste (un lecho) de espinas y de cardos?" "¿Escuchas, escuchas dice: 'tomo a su bella.'"

40- "Juan no debe (tomar) el caballo, ni Jorge la maza, El viejo decrépito no debe tomar a mi bella." (Akritas) rompe la maza, al caballo mata. "Ven, bella, abracémonos antes de la separación!" Ella se inclina para abrazar el pecho del Akrita,

45- Él encierra (entre sus brazos) a la jovencita, a la bella admirable: Los dos juntos murieron, los dos juntos fueron enterrados.

Respecto del amplio marco que compone el Cancionero Popular Neogriego, el canto anteriormente presentado no puede menos que ser incluido dentro del llamado ciclo histórico, una de cuyas vertientes es precisamente el ciclo akrítico. Y es éste sin duda un ciclo que recoge una herencia antigua, en la medida en los poemas akríticos pueden ser remontados hasta los siglos del Imperio Bizantino Medio, momento en el que se datan las primeras versiones de la epopeya de Vasilio Digenís Akritas.

Sin embargo, la filiación de este canto no debería limitarse tan solo al ciclo akrítico. En efecto, tal como ocurre con otras canciones populares neogriegas que tratan de Vasilio Digenís, existe en el canto otro componente de innegable importancia: el tema de la muerte. Tema que, por su parte, remite a los ciclos agrarios y domésticos, dentro de los cuales las diferentes etapas de la vida humana y natural —nacimiento, madurez y muerte- cobran esencial relevancia.

El tema del muerte, cuya tradición es incluso más antigua que la de los combates akríticos5, se encuentra ya presente en las versiones medievales de Digenís antes mencionadas. Y precisamente por tal motivo puede resultar de utilidad -para la mejor comprensión del cantar aquí presentado- una comparación que remita tanto a las épicas medievales como a otras versiones de canciones neogriegas referidas a la muerte de Digenís.

Así, en el marco de la versión Escorialense —datada en el siglo X, y la más antigua conocida entre las epopeyas medievales del Akrita Digenís- el tema de la muerte corresponde al último canto —el número V-, llamado "Cantar del retiro y la muerte de Digenís". Allí, según se explica, la muerte del héroe es debida a una enfermedad6, motivo que se reitera en versiones posteriores del poema, como en las de Grotaferrata y Tebizonda. En G, el "Canto de la Muerte de Digenís" —el número VIII- ofrece algunas informaciones adicionales, como el hecho de que la enfermedad fue debida a un baño, y que su nombre es opisthótonon7. La versión T, en su "Décimo Libro de Digenís", añade por su parte que el héroe predijo su propia muerte en un día martes8, también como consecuencia de una enfermedad.

Tal como se observa, el tema de la muerte del héroe presente características notoriamente distintas en las epopeyas medievales respecto a los cantos neogriegos. La muerte debida a una enfermedad, por un lado, pone en duda la posibilidad de caracterizar la muerte del Akrita como una "muerte heroica", lo cual contrasta con la forma de morir que se atribuye a Digenís en los cantares neogriegos, en los cuales el héroe pasa sus últimos momentos en la función guerrera que lo caracteriza, y de hecho, librando el más grandioso combate de su historia9. Otra diferencia es el contexto significativamente cristiano en el que se produce el fallecimiento del héroe en las versiones bizantinas. En ellas —tanto en E como en G- la esposa del Akrita pronuncia extensas plegarias por su amado, y en E es incluso un ángel de fuego el que desciende de los cielos para conducir el alma del héroe. Por el contrario, los cantares neogriegos atribuyen al Akrita una actitud de abierto desafío ante Caronte e incluso, en al menos uno de los cantares neogriegos, Digenís —tras haber derrotado a Caronte- glorifica a Dios por haberle permitido obtener la victoria, como si de hecho Caronte fuese una figura disociada de la divinidad10.

Tales diferencias referidas a un aspecto de importancia central como es la muerte del héroe, podría conducir a pensar que las relaciones entre los cantares medievales y los modernos son en verdad escasas. No es tal el caso, sin embargo, y es para demostrarlo que —más allá de la muerte como tema específico- pueden considerarse aquí otros diversos aspectos del cantar.

Las primeras líneas, como ya se ha visto, están referidas al medio en que vive el Akrita: un castillo elevado en las cubres montañosas, y rodeado de un hermoso jardín:

1- " Akritas construía un castillo en los alrededores de las montañas, Hacia allí lleva todos los vegetales del mundo y los planta, Hacia allí lleva todos los pájaros del mundo y les construye nidos (...) ".

La referencia al castillo y al jardín se encuentra ya en las epopeyas medievales, aunque sólo en E se la incluye dentro del "Cantar del retiro y la muerte de Digenís": "(...) hizo allí su fortaleza (...) e hizo un lugar delicioso — y un (muy) hermoso jardín (.. .)11"; y es de hecho un tema que sobrevive en más de un canto akrítico neogriego "Una fortaleza Akritas — construía y un jardín,/ en un llano y en un valle, - en un lugar apropiado./ Todas las plantas del mundo — allí las lleva y las planta,/ (...)/ todas las aves del mundo — allí van y hacen sus nidos" 12, «Akritas bátissait une forteresse, Akritas faissait un jardín (...). La il apporte toutes les herbes du monde et les y séme; (...) la il apporte toutes les oiseaux du monde et ils y font leurs nids. »13.

Algo similar ocurre con los pequeños pájaros que cantan prediciendo la muerte del héroe:

Estos pájaros cantaban y decían: "¡siempre vivirá elAkrita!"
5 Ahora cantan y dicen que elAkrita morirá.
¡Estos son pequeños pajaritos, que canten y que se alegren!
Estos son pequeños pajaritos, que no saben lo que cantan"

Tal motivo se encuentra presente en E, aunque en esta versión los pájaros no llegan a hablar de su futura muerte. Se limitan tan sólo a las primeras palabras, alusivas a la felicidad del Akrita: "Alégrate, tú el Akrita, -Alégrate con tu amada"14. En algunos de los cantares neogriegos, en cambio, se presenta de modo muy similar el canto profético de las aves, al que Digenís otorga poco crédito. Suele ocurrir además que —ante la indiferencia del héroe- es su esposa quien presta atención al canto de los pájaros, e intenta advertir a Digenís al respecto15: "Su amada se afligió mucho — y tristemente suspira:/ -¿Oyes, oyes tú mi Akritas, -qué dicen los pajarillos?/ (...) y el sonríe y le dice:/ -Estos son pequeños pájaros, - y lo que hablan no lo entienden./ Dejad a esos seres necios — que hablen y se diviertan (.. .)"16, y « 'Écoute, Akritas; écoute, mon brave pallikare, écoute ce que disent les oiseaux, écoute ce qu'ils chantent'. 'C'est sont des petits oiselets et ils ne savent ce qu'ils chantent' »17.

El episodio que sigue, por su parte, es clave dentro del canto, pues se refiere precisamente a la lucha de Digenís contra Caronte:

Cuando (Akritas) mira hacia allá, (ve a) Caronte (que) desciende. Adonde vas, adonde vas, Caronte mío, (adonde) vas así alegremente?"
10- "Vinepara tomar tu alma, (por eso) vengo alegremente. "
- "Caronte mío, ven, luchemos sobre la broncínea superficie: Si me vences, toma entonces mi alma, Si resulto yo vencedor, tomaré tu negro (caballo)." Salieron y lucharon, venció Caronte.
15- "¡Desgraciado de mí y desdichado sea yo, me ha vencido Caronte!"

Tal episodio, ausente —como antes de dijera- de los poemas medievales, se halla en cambio presente en la mayor parte de los poemas neogriegos que se refieren a la muerte de Digenís. No obstante, existen algunas diferencias entre las versiones. Así, si bien en la mayoría de los cantares modernos la acción se desarrolla desde el punto de vista del héroe, existen asimismo versiones en que se toma la perspectiva de Caronte, su enemigo, narrando de qué forma éste se alista para partir, pide consejos a su madre antes de marchar, y luego parte en busca de Digenís18. Por otra parte, si también en otros casos el pacto de combate de ambos contendientes se hace por el alma de Digenís contra el negro caballo de Caronte19, se encuentra en otras versiones un pacto en el que Digenís sólo pide su vida en caso de obtener la victoria: « 'Si je suis vaincu, Charon, prends mon ame; mais, si je suis vainqueur, Charon, accorde-moi la vie'»20.

Por otra parte, si bien en la gran mayoría de las canciones neogreigas el Akrita es vencido por la Muerte, cierto es también que el héroe resulta vencedor en alguna ocasión: « lis luttérent et combattirent trois jours et trois nuits et, au bout de ees trois jours et trois nuits, Digénis vainquit Charon »21. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que pese a existir cantares que finalizan con las palabras antes citadas —por lo que puede deducirse de ello que el cantar admite la victoria del héroe-, existen también versiones en las que —tras haberse descripto la victoria de héroe en términos muy similares a los recién mencionados- se añaden luego algunas líneas en las que se describe cómo Dios mismo interviene para reprender a Caronte, y cómo éste se transforma en un águila para arrancar el alma del héroe22. De esta manera, el triunfo del héroe es sólo momentáneo, y finalmente acaba por claudicar ante la Muerte.

Del mismo modo, si bien en la mayor parte de los cantos neogreigos el Akrita muere tras haber sido derrotado por Caronte, existe también una versión que atribuye la muerte del héroe al mismo motivo ofrecido por las epopeyas medievales: la enfermedad. «Sur son lit de fer Digénis est a l'agonie; les médicins l'entournent, leurs livres a la main»23.

Lo que viene a continuación del enfrentamiento, según el poema aquí presentado, son, curiosamente, ciertos preparativos del Akrita para salir de caza, momento en el que lo alcanza una repentina pérdida de fuerzas:

"Tráiganme mi flecha, tráiganme mis armas, Tráiganme mi maza, que pesa sesenta okades,
Y mi otra maza, que pesa sesenta y cinco. " Le traen la flecha, le traen sus armas,
20- Le traen su maza, que pesa sesenta okades,
Y su otra maza, que pesa sesenta y cinco,
En la mano toma sus armas, se viste con su coraza:

Mi Akritas se lanza para ir de caza:

Llegó sólo hasta mitad del camino, hasta mitad de camino fue:

25- le dolió (entonces) la cabeza, su corazón se perturbó, y temblaron sus rodillas, y no pudo continuar. Mi Akritas retrocede, y emite frecuentes suspiros (■■■)"

Resulta de por sí extraña —y de hecho poco coherente- la despreocupada partida de caza que el héroe dispone luego de haber sido derrotado por Caronte. Tal episodio no presenta ilación lógica con el anterior, y su sentido no llega a comprenderse si se analiza el canto aisladamente. Sin embargo, al ponérselo en relación con otros cantares modernos se observa que la partida de caza tiene una razón de ser, aunque en otro contexto. En efecto, en varias versiones se narra cómo —tras haber escuchado el premonitorio canto de los pájaros- Digenís decide partir de caza, tras haber dicho que sólo creerá en las advertencias de las aves en caso de no encontrar ninguna presa para cazar: "(...) y me vaya yo a cazar — a los lugares de caza;/ y si encuentro qué cazar, - yo (entonces) no moriré;/ y si no hay que cace un ave, - en verdad voy a morir"24, «Je vais aller chasser dans les endroits giboyeux, et, si je trouve de quoi chasser, je ne mourrai pas; mais, si je ne trouve pas de quoi chasser, je mourrai»25. Se comprende así el valor del episodio, el cual —interpolado o modificado probablemente por la tradición oral- perdió en el canto que aquí se analiza su sentido originario.

A continuación —y tras haber cobrado conciencia el héroe de su próxima muerte- se presenta la despedida del Akrita, quien dice adiós a las bellezas naturales y a las criaturas que componen su entorno:

"Desgraciado de mí, el pobre, yo que voy a morir: Adiós a las cumbres, adiós a los animales salvajes,
30- Que no pueda yo ver las altas cumbres, las altas cimas,
Para hacer llorar de pena a las aves de presa, y cantar
tristemente los bosques1.

Ven, mi bella, tiéndeme un lecho mortuorio,
Y pon en mi cabecera flores de la montaña" Viene su bella, tiende los paños y los cobertores,

35- Y pone en su cabecera flores de la montaña.
"Bella, ¿por qué me tendiste un lecho) de espinas y de cardos?"

La despedida de la naturaleza se encuentra presente en otros cantares modernos, al igual que la preparación del lecho mortuorio decorado con flores silvestres: "Que gocen las altas cumbres — y los valles elevados./ Entra, amada, que me tienda — en una cama de muerte,/ pon flores a mi cabeza — y flores de las mesetas,/ pon flores como cobijas, - perfumados almohadones. Entró la amada y le puso — florecillas y violetas"26, « Viens, ma belle, et dresse-moi mon lit mortuaire; pour couvertures mets des fleurs (...) »27. Sin embargo, es interesante destacar que se halla ausente en esta versión la rememoración de las hazañas del héroe —que a veces alcanza proporciones extensas- y que el mismo Digenís hace ante un auditorio que varía según el caso. En la epopeya del Escorial, el recuerdo de las aventuras se relata en torno a un grupo de guerreros, los trescientos pallikaris del Akrita28, a diferencia de GrotafferatayTrebizonda, en las que el relato es hecho ante su amada. En algunas de las canciones modernas la tradición del recuento de las hazañas se mantiene29.

Las siguientes líneas, consumada la despedida del héroe, se refieren al presunto saqueo que los vecinos del Akrita planean hacer de sus bienes, tras la muerte de éste:

- "¿Escuchas, escuchas, mi Akrita, lo que dicen los vecinos?
Juan dice: 'tomo su caballo', y Jorge 'la maza',
Y el anciano, el anciano decrépito, dice: 'tomo a su bella.'"

40- "Juan no debe (tomar) el caballo, ni Jorge la maza,
El viejo decrépito no debe tomar a mi bella. "

Es este un episodio presente en otras versiones neogriegas -« '(...) et sors, ó ma belle, et observe ce que disent les voisins.' —L'un prendra ton courage et ta bravoure, et un vieillard, un vieux décrépit, dit qu'il prendra ta belle»30-, aunque nunca mencionado en las antiguas, en las cuales se insiste en el aislamiento de la residencia del Akrita, y, por ende, en la ausencia de vecinos. Sin embargo, E. Legrand ha llamado la atención sobre las figuras de los vecinos del Akrita en la versión que aquí se analiza: Juan —Iannis-, Jorge y el anciano, quienes podría representar, según este autor, a los apelates de los poemas medievales: el anciano Philopapús y sus dos compañeros, uno de los cuales se llama Ioannakis31.

Las últimas líneas del cantar están referidas a la muerte de la esposa de Akrita:

45- "'Juan no debe (tomar) el caballo, ni Jorge la maza,
El viejo decrépito no debe tomar a mi bella."
(Akritas) rompe la maza, al caballo mata.
"Ven, bella, abracémonos antes de la separación1.

'Ella se inclina para abrazar el pecho del Akrita,
50- . El encierra (entre sus brazos) a la jovencita, a la bella admirable:
Los dos juntos murieron, los dos juntos fueron enterrados. "

La muerte de la bella es otro de los temas particularmente interesantes del ciclo akrítico, en la medida en que puede ser encontrado incluso en las versiones más antiguas del poema. En E, el Akrita piensa en el futuro de la joven luego de muerto él, y si bien en un primer momento le ruega que no vuelva a casarse, luego modera sus palabras y le pide que —en caso de hacerlo- no elija a un hombre de menor valía que él mismo: "[amada mía], no pienses — a otro varón abrazar./ Pero si lo piensas, piensa - en el amor de un buen joven,/ que no le tema al peligro — en los terribles combates (.. .)"32. Algo similar ocurre en la versión G, con la diferencia de que allí el Akrita es más enfático respecto a la necesidad de la joven de contraer nuevo matrimonio: "Bien sé que no serás capaz de soportar tu viudez,/ así pues, consumada mi muerte, toma otro esposo,/ (...) Pero mira no vayas a caer rendida ante la riqueza o la gloria,/ sino ante un joven valeroso, audaz y notable (.. .)"33. Sin embargo, en ninguno de estos casos llega a consumarse una segunda unión de la bella, pues en ambos ella muere de tristeza momentos antes o después de la muerte de su esposo: "(...) al volverse, de repente, - ve al joven que entrega el alma./ Y no pudiendo sufrir un tan inmenso dolor/ (...)/ y desplomándose en tierra — su espíritu lo entregó34", "Y, ella, al no poder soportar la desolación de su infinito tormento,/ se desvaneció presa de un desmedido y violento desmayo,/ y, compartiendo su sufrimiento, la niña rindió el alma sobre el joven"35.

Distintas suelen ser las circunstancias de la muerte de la bella en los cantares modernos, en los que el Akrita tiende a cumplir un rol mucho más activo en el fin de su esposa. Además de la decisión de ahogar a la bella en un abrazo con objeto de salvarla del anciano36 que deseaba quedarse con ella tras la muerte del héroe -según la canción aquí comentada-, existe al menos otra versión de la muerte de la joven, como es el asesinato por celos. Este se produce luego de que la joven hubiese confesado al Akrita que —tras la muerte de él- ella contraería nuevas nupcias con Yannis, un antiguo prometido37. Del mismo modo hay versiones en que el héroe mata a su esposa sin que se especifique motivo para ello, por lo que puede suponerse allí alguna de las razones antes expuestas.

Las líneas anteriores han tenido como objeto aportar algunas evidencias con el fin de justificar ciertas afirmaciones realizadas al inicio de este comentario. Así, como ha podido observarse —y más allá de la diferencia esencial que existe entre las circunstancias de la muerte del Akrita en los poemas antiguos y modernos-, es clara la relación que se da entre las epopeyas medievales de Digenís y los cantos del Cancionero Popular Neogriego, cuyos temas son herencia directa de la tradición bizantina. De igual manera, ha sido posible advertir en qué medida el tema de la muerte —tema inherente a los ciclos de la vida agraria y doméstica- y el tema de los combates akríticos —perteneciente al ciclo histórico-, se combinan en éste y otros cantares de Digenís, para ofrecer un resultado particular. Y este resultado involucra desde ya un cambio en el carácter del la muerte del Akrita; en efecto, la muerte no se ofrece ya como un episodio más de su historia, la conclusión obligada y no especialmente relevante con que figura en las epopeyas medievales. La muerte es ahora un tema en sí mismo, y el combate que libra con ella el Akrita —el mayor guerrero de la tradición literaria- involucra en sí mismo connotaciones de parábola. La derrota de Digenís por Caronte simboliza—mucho más allá del combate como valor akrítico- la inutilidad de desafiar a la muerte, y el triunfo irremediable de ésta.38

Estos cantares representan, por ello, valiosos testimonios para ayudar a comprender la mentalidad de un período, en la medida en que las distintas connotaciones de la muerte del héroe permiten advertir un notorio cambio de perspectiva de la sociedad en la que se enmarcan los poemas, y —tal como ha intentado mostrarse- permiten asimismo observar tanto las permanencias de la tradición y las influencias del pasado como los cambios inherentes al correr del tiempo.

Notas

1 CVIII:125.

2 Ñ. Bádenas de la Peña, 1983:12-13.

3 Las versiones bizantinas del poema de Digenís Akritas son dos: E (Escorialense) —considerada como la más antigua conocida, datada entre los siglos XI y XII- y G (Grotaferrata) —considerada como perteneciente a los siglos XIII o XIV-. La versión T (Trebizonda) se cuenta entre las versiones modernas, posteriores al siglo XVII. De aquí en adelante, las referencias a E y G se remitirán a la versión griega fijada por Alexíou, con traducción castellana de M. Castillo Didier en el caso de E (Castillo Didier M., Poesía Heroica Griega, Epopeya de Diyenís Akritas, Cantares de Armurisy de Andrónico, Santiago de Chile, Centro de Estudios Bizantinos y Neohelénicos Fotios Malleros, Universidad de Chile, 1994.), y de O. Martínez García en el caso de G (Martínez García O., Poesía Heroica Bizantina, -Canción de Armuris, Digenís Akritas, Poema de Belisario, introducción, traducción y notas, Madrid, Credos, 2003). La versión T se remitirá a la edición y traducción francesa de C. Sathas y E. Legrand (Sathas C. y E. Legrand, Les exploits de Basile Digénis Acritas, épopée byzantine du dixüme siecle, París, 1875).

4 Oka (plural okades) es una medida de peso pre-griega —equivalente a la okka otomana-, que equivale a 1,28 kg (Zarinebaf et al., 2005: 187, nota 134).

5 Cf. P. Bádenas de la Peña, 1983:13.

6 E:1706.

7 G, VIII:36. Opisthótonon, que Martínez García traduce como "agarrotamiento de espina", y que identifica con la opistotonía, "una patología nerviosa consistente en una contracción muscular que agarrota los miembros. Puede ser síntoma de diversas enfermedades, tales como la meningitis o el tétanos" (página 206, nota 4).

8 Es importante aclarar que si bien la versión T desciende de las versiones propiamente medievales, su redacción se estima en el siglo XVII o incluso más adelante. De allí la mención del día martes como "jour pernicieux et nefaste" (T:3148- 3149), reputación que adquirió por haberse producido la segunda caída de Constantinopla precisamente un día martes. Tal alusión al martes se observa igualmente en algunas canciones neogriegas, como "Muerte de Diyenís" (M. Castillo Didier, 1994:151).

9 Cierto es que la muerte del Akrita en las versiones medievales bien puede tener connotaciones heroicas si se acepta la hipótesis de que las circunstancias de su muerte —enfermedad debida a un baño (G, VIII:36) y muerte en su juventud- coinciden con la muerte atribuida a Alejandro Magno. En tal sentido, la heroicidad de su muerte podría derivar de una asimilación con la figura del rey macedonio, lo cual resulta probable si se acepta que "the popular Alexander story seems to have played a part (...) in the shaping of Digenes Akrites" (Beatón, 1989:31). De todas formas, la diferencia con las versiones neogriegas continúa siendo notoria.

10 "Charonet Digénis", E. Legrand, 1874 :191. Nótese que, a pesar de no po seer el rol de rival de Digenís que se le atribuye en los cantares neohelénicos, la figura de Caronte era mencionada ya en los poemas medievales. En el marco de éstos, como en el de las versiones modernas de los cantares, "Caronte ya no es el viejo barquero que transportaba las almas hasta el reino de los muertos, sino una personificación de la propia Muerte" (Martínez García, 2003:205, nota 1). A pesar de haber perdido su connotación antigua de barquero del Hades, Caronte representa sin embargo una cita arcaizante en el marco de los poemas, de acuerdo a los patrones estilísticos que se consideraban deseables en la literatura bizantina del siglo X en adelante (Cf. Hunger, 1969-1970; Jenkins, 1963; Kaldellis, 2007, entre otros. Para la relación entre el cantar de Digenis y la novela bizantina erudita, cf. Beatón, 1989:45).

11 UE:1621-1628).

12 "Muerte de Diyenís" (Canto en dialecto del Ponto): 1-5, en M. Castillo Didier, ídem:152.

13 Akritas Mourant: 1-6, en E. Legrand, ídem, 195.

14 E:1659.

15 Algo similar se observa en otras canciones neogriegas, como la del Hermano Muerto, que trata sobre la figura de la esposa de Digenís. En este caso los pajaritos son los que advierten que la bella Eudocia cabalga en medio de la noche sobre un caballo guiado por su hermano Constantino, muerto a causa de una enfermedad, y que había dejado la tumba sólo para ir a buscarla por pedido de su madre. De modo similar, la joven advierte las palabras de los pájaros y hace preguntas a su hermano, quien responde con evasivas y trata de desviar su atención.

16 "Muerte de Diyenís" (Canto en dialecto del Ponto): 9-15, en ídem.

17 Akritas Mourant: 10-12, en ídem.

18 "Charon et Digénis", en E. Legrand, ídem :191-193.

19 Por ejemplo "Muerte de Diyenís" (Canto en dialecto del Ponto): 35-36, en ídem.

20  "Charon et Digénis" :29-30, en E. Legrand, ídem. Con palabras similares se lo reproduce en "Akritas Mourant": 24-25.

21  "Charon et Digénis": 36-37, en ídem.

22 Cf. A. Rambaud, 1912:86.

23  "Mort de la femme de Digénis" : 1-2, en E. Legrand, ídem :197. En ese mismo canto, Digenís señala expresamente que muere a la edad de 33 años, lo cual refuerza la posibilidad de relacionar su edad y las circunstancias de su muerte con aquellas atribuidas a Alejandro Magno, como antes se mencionara. Notoria es también en esta versión la presencia del ángel de la muerte, al que ya se había aludido en referencia a la epopeya del Escorial.

24 "Muerte de Diyenís" (Canto en dialecto del Ponto): 19-21, en ídem.

25 "Akritas Mourant": 15-17, en ídem.

26 "Muerte de Diyenís" (Canto en dialecto del Ponto): 46-50, en ídem.

27 "Akritas Mourant": 27-28, en ídem.

28 También aquí se advierte una connotación arcaizante en la referencia a los trescientos pallikaris —entendido el término en este contexto como jóvenes y valerosos guerreros de élite-, en relación a los trescientos espartanos de Leónidas en las Termopilas.

29 "Muerte de Diyenís", en ídem.

30 "Akritas Mourant": 27-31, en ídem.

31 E. Legrand, 1876:16-17.

32 E:1783-1785.

33 VIII:136-140.

34 E:1862-1865.

35 G,VII:184-186.

36 O de sus enemigos en general.

37 Cf. O. Martínez García, 2003:211, nota 8.

38 Debe señalarse, además, la cercanía entre las hazañas atribuidas a Digenís y a otros héroes medievales como Armuris y el hijo de Andrónico, y las proezas de valor y destreza física que en la segunda década del siglo XK se asociaba con los cleflas, los guerrilleros griegos activos antes y durante la guerra de independencia contra el poder otomano (Clogg, 1998:47-49). En este último caso, la Frontera no era ya la Cappadocia nativa del Digenis bizantino, sino las zonas más remotas del poder otomano, cuyos límites los cleftas se esforzaron por hacer retroceder tal como antes Digenís había guardado la frontera contra el califato abbasida. Aspectos relevantes en torno a la importancia de la frontera para comprender los poemas de Digenís fueron debatidos en el Congreso de Bucarest de 1971 (Cf. Ahrweiler, 1971; Obolensky, 1971; Pertusi, 1971).

Referencias Bibliográficas

Ahrweiler H., «La frontiére et les frontiéres de Byzance en orient», en Actes du XIV Congrés International des études byzantines, Bucarest, 1971.         [ Links ]

Beatón R., The medieval Greek romance, Cambridge, Cambridge University Press, 1989.         [ Links ]

Bádenas de la Peña R, "El cancionero popular neogriego", Revista Erythia n°2, Madrid, Asociación Hispano-Helena, 1983.         [ Links ]

Castillo DidierM., Poesía Heroica Griega, Epopeya de Diyenís Akritas, Cantares de Armuris y de Andrónico, Santiago de Chile, Centro de Estudios Bizantinos y Neohelénicos Fotios Malleros, Universidad de Chile, 1994.         [ Links ]

Clogg R., Historia de Grecia, Cambridge, Cambridge University Press, 1998.        [ Links ]

Hunger H., "On the Imitation (ÌÉÌÇÓÉÓ) of Antiquity in Byzantine Literature", Dumbarton Oaks Papers, Vol. 23, (1969-1970), pp. 15-38.         [ Links ]

Jeffreys E., Digenis Akritis: The Grotafferrata andEscorial Versions, Cambridge, Cambridge University Press, 1998. "Akritis and Outsiders", en Strangers to Themselves: The Byzantine Outsider, Papers from the Thirty-second Spring Symposium of Byzantine Studies, University of Sussex, Brighton, 1998.         [ Links ]

Jenkins R., "The Hellenistic Origins of Byzantine Literature", Dumbarton Oaks Papers, Vol. 17, (1963),pp.37-52.         [ Links ]

Kaldellis A., Hellenism in Byzantium, New York, Cambridge Univesity Press, 2007.        [ Links ]

Lambros S., Collection de romansgrecs en langue vulgaire et en vers, París, 1880.        [ Links ]

Legrand E., Chansonspopulairesgrecques, París, Maisonneuve et Cíe., 1876. Recueil des chansons populaires grecques, París, Maisonneuve & Cié, 1874.        [ Links ]

Martínez García O., Poesía Heroica Bizantina, -Canción de Armuris, Digenís Akritas, Poema de Belisario (introducción, traducción y notas), Madrid, Credos, 2003.         [ Links ]

Obolensky D., « Byzantine frontier zones and cultural exchanges », en Actes du XIV Congrés International des études byzantines, Bucarest, 1971.        [ Links ]

Oikonomidés N., « Lorganisation de la frontiére oriéntale de Byzance aux X-XI siécles et le Taktikon de l'Escorial », en Actes du XIV Congrés International des études byzantines, Bucarest, 1971.         [ Links ]

Pertusi A., "Tra storia e leggenda: akrítai e grázi sulla frontiera oriéntale di Bisanzio", en Actes du XIV Congrés International des études byzantines, Bucarest, 1971.         [ Links ]

Rambaud A., Études sur l'histoire byzantine, París, Librairie Armand Colín, 1912.        [ Links ]

Ricks D., Byzantine heroicpoetry, Bristol, Bristol Classical Press, 1990.        [ Links ]

Rúas V, "Ethopoeia no romance bizantino do século XII, en O Romance Antigo, origens de um género literario, Coimbra, Instituto de estudos clássicos da universidade de Coimbra, 2005.        [ Links ]

Sathas C. y E. Legrand, Les exploits de Basile Digénis Acritas, épopée byzantine du dixieme siécle, París, 1875.         [ Links ]

Zarinebaf F. et al., A Historicaland Economic Geography of Ottoman Greece, The American School of Classical Studies at Athens, 2005.        [ Links ]

Recibido: 20.08.09 -Aceptado: 29.10.09.

Correspondencia: Victoria Casamiquela Gerhold
victoria_gerhold@hotmail.com - Licenciada en Historia, CEICAM (Centro de Estudios e Investigaciones de las Culturas Antigua y Medieval), Universidad del Sur, Bahía Blanca, Argentina.